Issuu on Google+

Artículo de Opinión Sobre la Guerra Fría, se puede tomar 3 posiciones. Como sabemos fue un enfrentamiento entre dos ideologías: el capitalismo y el comunismo. Las posiciones que mencione vendrían a ser: a favor del capitalismo, a favor del comunismo o la neutralidad. Tomar una decisión con respecto a estas 3 decisiones, para mí, generó una gran controversia. Considero que las dos ideologías tienen una buena base y poseen características favorables, tanto como desfavorables. Por una parte el capitalismo se centra más en el aspecto económico mientras que el comunismo se centra en el aspecto de igualdad social. Los dos son aspectos que a mi parecer son totalmente válidos por lo que decidirme por uno de los dos se me hizo muy difícil. Finalmente opté por la neutralidad. Empezando por el capitalismo, se pueden enumerar tantas ventajas como desventajas de ésta. El capitalismo promueve el progreso económico de un país y de sus habitantes, se permite la propiedad privada y se incita la competencia entre empresas y empresarios. Esto genera que se avance como país y se innove tecnológicamente. Si consideramos esto, el capitalismo es una muy buena opción pero también existen desventajas. En un sistema capitalista las riquezas no se distribuyen equitativamente, es por eso que existen clases sociales diferentes; es decir, mientras que unos pueden estar disfrutando de una gran cantidad de dinero, otros pueden tener dificultades para subsistir. Además pone las necesidades básicas de la población en un segundo plano, me refiero a la salud, educación, vivienda, etc. Ahora es el turno del comunismo. En un sistema comunista no existe propiedad privada (pertenece al estado), no hay competencia entre las empresas y no hay libertad de expresión en los medios de comunicación. Normalmente se toma al comunismo como el peor de las dos ideologías mencionadas. Sin embargo, me parece importante recalcar una característica que considero importante que es la equidad. El comunismo se centra en las necesidades sociales de la población y no en la economía. Es por eso que todos los ciudadanos de un estado comunista tienen acceso a una educación, a los servicios de agua, luz y otros, no hay desempleo y no hay diferentes clases sociales. Yo sostengo que ninguno de los dos es el más adecuado, pero tienen ideas muy acertadas. Quizá una ideología que surja a partir de estas dos podría solucionar los problemas que tiene cada una. Una ideología que se preocupe por el progreso económico y por la sociedad de una manera equitativa.


Guerra Fría