Page 1

Tunturuntu por Astrid Noboa


PRÓLOGO Los trastornos mentales se manifiestan cuando la salud de la persona se ve afectada por un desequilibrio emocional y la alteración en la facultad de reconocer la realidad o la relación con los demás. El sufrimiento, la incapacidad de adaptación y la pérdida de control son razones por las que la salud se ve afectada. Cuando perdemos la memoria u otras capacidades de razonamiento se nos llaman locos y se nos llega a denigrar nuestra dignidad como ser humano, por carecer de la capacidad de actuar dentro de los parámetros socialmente aceptados como normales. A pesar de que se reconoce como un derecho de todo ser humano preservar la seguridad personal, así como no recibir tratos crueles, degradantes e inhumanos, en la actualidad todavía no se conocen acciones suficientes para la protección y la ayuda de las personas que han perdido su salud mental, existiendo solo algunos proyectos o conjunto de guías para: • Desarrollo de políticas. • Utilizar recursos existentes para poder obtener los mayores beneficios posibles.

3


Servicios eficaces para los enfermos bajo cuidado médico. • Asesoría para las familias o personas alrededor. •

En la República Dominicana existe la ley 1206 sobre salud mental, que tiene como objeto “… regular el derecho a la mejor atención disponible en materia de salud mental de todas las personas en el ámbito de lo dispuesto en la Ley General de Salud, en su Libro I, Artículo 3, atención que será parte del sistema de asistencia sanitaria y social. Se entiende a la salud mental como un bien público a ser promovido y protegido por el Estado a través de políticas públicas, planes de salud mental y medidas de carácter legislativo, administrativo, judicial, educativo y de otra índole que serán revisadas periódicamente.” Sin embargo, no existe constancia de planes o acciones encaminadas por el Estado para brindar atención de manera digna a personas afectadas por trastornos mentales, mientras basta solo dar un vistazo por las calles de las ciudades para encontrarnos con personas que requieren asistencia a causa de la pérdida de su salud mental y no existe ninguna institución u organismo estatal donde acudir para que se les brinde cobijo

4


y atención a las necesidades que como ser humano les corresponden. Cabe destacar los artículos 22 y 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que reconocen: “Artículo 22. Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad.” “Artículo 25. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad…” Asimismo, el artículo 38 de la Constitución dominicana reconoce como parte de los derechos

5


fundamentales: “Dignidad humana. El Estado se fundamenta en el respeto a la dignidad de la persona y se organiza para la protección real y efectiva de los derechos fundamentales que le son inherentes. La dignidad del ser humano es sagrada, innata e inviolable; su respeto y protección constituyen una responsabilidad esencial de los poderes públicos.” A pesar de contar con un conjunto de disposiciones válidas no han sido suficientes ni efectivas para que se respete y se consideren las condiciones de vida de las personas con trastornos mentales, dejando a la sociedad una retórica de buenas intenciones que no cumplen con la función esencial del Estado establecida en la misma Carta Magna dominicana sobre “…la protección efectiva de los derechos de la persona, el respeto a la dignidad y la obtención de los medios que les permitan perfeccionarse de forma igualitaria, equitativa y progresiva…”. Disposiciones similares son reconocidas por los distintos Estados modernos en respeto a los derechos de la dignidad humana y no siempre el denominador común es la efectividad de las mismas.

6


lusión, se podría definir como esperanza de conseguir lo que se anhela intensamente, que cuando no tiene un fundamento real puede ir de mano con la demencia. Me llaman Isadora, nací en Cabañas, municipio de la provincia Artemisa, antes de que la vida de todos los cubanos cambiara. Tenía 17 años cuando inició la Revolución, todavía cursaba mi último año en la escuela. Mi gente y en todo mi entorno vivíamos en ascuas bajo el acecho de chivatos del Gobierno, por lo que solo tenía permitido salir a clases o a hacer mandados. La escuela era el lugar para compartir con amigos, para reírnos y estar en camaradería en un ambiente tan convulso para ese entones. Aunque nunca fui muy buena con las matemáticas y eso de la permanencia en las aulas no se me daba muy bien, me encantaba escribir y escuchar historias, cada vez que visitaba a mi abuela en la capital insistía en que me contara relatos de cuando era joven y siempre trataba de escribir para no perder la memoria familiar, pero se quedaban en sueños y frases inconclusas en espera de esa musa que me inspirara a darle sentido y estructura a mis deseos y pensamientos.

7


Mi pueblito es una zona pesquera y mi ma’ me mandaba después de las clases al muelle para comprar pescado donde el señor Bolívar, propietario de la principal pescadería del pueblo. Una tarde de esas fue cuando esa musa y sentido apareció, dándole un giro a mi visión de la vida. De camino al mandado escuché decir “tumba, tumba” que aquí en mi pueblo significa vete, me acerqué al andén y vi a unos niños tirándole piedras a la loca del pueblo, tenía entendido que se llamaba Isamar. En el pueblo estaba el rumor que ella era la novia de Pepe Zaldívar, uno de los tantos que se fue donde los gringos para una mejor vida, decían que el le había prometido que volvería pero ya pasaron como unos 3 o 4 años y todavía ella seguía ahí esperando. También decían que su familia la había abandonado por ella estar con un hombre que se olvidó de su Patria y su gente, por igual comentan que ella era de la capital, que había venido a este pueblo a vivir su cuento de amor. Todos decían conocer su historia, su espera incansable en el muelle y su mirada postrada constantemente en el horizonte y por eso la veían como la loca. Ante la burla y agresión de los niños me detuve a tratar de entender la causa por la que esta mujer era apedreada. Sin embargo, ella solo se cubría y trataba de esquivar cada piedra sin querer apartarse

8


del muelle, como si algo la adhería a el, ni los golpes y heridas pudieron hacer que ella se desprendiera de ahí. No entendí la agresión, solo podía observar una mujer desvalida, con la mirada perdida en el mar. Me acerqué y alejé a los niños, vi si estaba bien, si tenía algún daño pero solo seguía repitiendo “tumba, tumba”. Le dije mi nombre, traté de limpiarle los rasguños y me quedé con ella hasta que estuviera segura, que no iban a venir otra vez a molestarla y cuando se calmó comencé a hacerle preguntas, las cuales no me respondía, hablaba entre murmullos como si no fuera conmigo. Pasaron las horas, estaba oscureciendo así que me fui a mi casa para evitar problemas con mi madre, sin embargo no quería dejarla sola, sentía una conexión como si ella siempre me estuviera esperando. Desde que llegué a casa traté de hablar con mi mamá y contarle lo sucedido pero solo me dijo que se lo merecía, que en este pueblo ella era una vergüenza, me reprendió por la hora y la preocupación causada por mi tardanza en momentos tan difíciles como los que se estaban viviendo en el país, por lo que me reprendió sentenciando que iba a pasar un tiempo hasta que pudiera volver por donde el señor Bolívar y encontrarme con esa mujer, que no podía traer riesgos a la casa por locos que ni su familia

9


la querían y obviamente como castigo por no haber cumplido con la encomienda de comprar el pescado. No pude comenzar a visitarla en las tardes, pero antes de ir a la escuela tomaba otra ruta y la iba a ver, le llevaba comida, quería saber si estaba segura, nunca me respondía ni daba las gracias, apenas se percataba que me acercaba y seguía con su mirada clavada en la distancia como si estuviera esperando algo; pero al día siguiente notaba que había comido lo que le dejaba. Duré visitándola diariamente como unos 3 meses, los fines de semana me las arreglaba para ir a visitarla cuando me dirigía a las actividades de la iglesia. Mi mamá por fin me volvió a mandar a buscar los pedidos donde don Bolívar, entonces pensé que así podía aprovechar y visitar a Isamar, quedarme unos minutos con ella a ver si me hablaba. Fui rápido a buscar los pescados para no tener inconvenientes con mi madre y fui corriendo hasta el muelle. Al llegar me senté a mirar el mar a ver si también podía ver lo que ella buscaba, a los pocos minutos un perro callejero se acercó y para mi sorpresa las palabras comenzaron a fluir; pensé era conmigo, En principio no podía entender hasta que por fin noté como el perro se acomodaba en sus piernas mientras ella lo acariciaba, comenzó a contarle a el, con una

10


voz cargada de nostalgia, sobre un día en el mes de julio que llevaba un vestido blanco: “…no pude hablarle solo pude mirarle con su traje seductor, estaba con unas jineteras, sentía su mirada en mi espalda descubierta, había mucha gente solo pude verlo bailar con alguien que quiero olvidar.” Se le llenaron los ojos de lágrimas y el perro comenzó a ladrarle al mar como si le estuviera reclamando su tristeza, era como si tuviera un nexo especial con los animales. Ahí me di cuenta que cada vez que la veía estaba rodeada de aves o ese perro que parecía su confidente, era como si la entendieran, como si junto a ella esperaran eso que vendría del mar a rescatarlos de este mundo incomprensible. Su mirada estaba perdida entre las olas, nunca volteó a mirarme a los ojos, sin embargo su rostro reflejaba que tenía miles de momentos por vivir que no podía, la ausencia de su amado le destruía su materia gris y sus pensamientos se convertían en puro veneno para su cordura. Por mi mala suerte las viejas chismosas de la esquina le dijeron a mi madre que me habían visto hablando con la loca del muelle, mi mamá no comprendía, que podía yo hablar con una loca, se

11


preguntaba solo porque nunca ha entendido lo que es perder la cordura por un amor. Mi madre es una mujer sencilla, criada en una familia de pueblo acostumbrada al trabajo para la subsistencia de los suyos, casada muy joven con un buen prospecto de la comunidad escogido por sus padres para que la respetara, le brindara un hogar y unos hijos como era costumbre en aquel entonces, ella decía que el amor se construía con la convivencia y el tiempo. Se construía, como si fuera un proyecto, como si se pudiera controlar o elegir el día que el amor dice presente en tu vida. Desde que llegué a mi casa ella me esperaba con el cinturón en la mano, ya sabía lo que venía pero no me importaba, me dijo que no me podía juntar con esa demente porque es un peligro e iba a terminar loca como si acaso eso se contagiara, solo pude responderle “su deterioro es por un amor y una pasión que influye en su vida diaria.” Mi madre sorprendentemente se calmó, pero me di cuenta que se preocupó y comenzó a decirme de los riesgos de enamorarse, que así como Isamar, terminaba la gente loca por el amor, que tuviera cuidado con enamorarme de marineros o aventureros, que dejara de estar soñando y volviera a la realidad, que el amor llega viviendo el día a día, esforzándose y trabajando para que la respeten. Sus palabras sonaron como advertencia cargada de temor y

12


tristeza, no me habló más, esquivó mi mirada y me dejó sola murmurando que esa muchacha ahora se va a volver loca creyendo en el amor. Y así transcurrieron los días, yo buscando como ver a Isamar mientras mi madre me repetía que dejara de soñar con el amor, pero ya no me castigaban por verla, creo que me entendió pero me miraba con tristeza cada vez que salía, pareciera que sabía que pasaría por el muelle y por alguna extraña razón la nostalgia también invadía su mirada. Recuerdo un día nublado donde la llamada loca seguía ahí sentada en la esquina de siempre, imbuida en sus sueños y pensamientos, comenzó a llover cada vez más fuerte, así que regresé corriendo a la casa. Desde que llegué escuché el anuncio por la radio de la llegada de una tormenta, lo cual era normal en esta vida insular pero esta vez me preocupaba y dolía saber que ella se quedaría sola, desamparada, sin cobijo que la protegiera de las inclemencias del clima; mas sabiendo que mi mamá no me iba dejar salir bajo esas condiciones del tiempo y mucho menos al muelle a ayudarle o visitarla. La tormenta duró tres días de lluvia incesante, en ocasiones más fuerte que otras, pero gracias a Dios sin destrucción alguna. Al salir los primeros rayos de sol mi mamá quería que viera si sus amigas chismosas

13


necesitaban algo en que pudiera ayudarlas, por lo que aproveché a ver si Isamar también estaba bien y necesitaba algo, pero pasó el indefectible suceso que dio vida a este libro. La historia de la que llamaban loca, la demente por amor, con el corazón más puro que conocí, quedó sin el fin tan anhelado… A causa de la tormenta, el Gobierno había dispuesto medidas para sacar de las calles toda persona deambulante o peregrina, supuestamente por seguridad, pero todo el mundo sabía que era una acción contra los guerrilleros de la Revolución. El día que todos menos lo esperaban ella gritó “tunturuntu1”, tres veces para ser más exactos, así como hace 3 años su amado la abandonó y justamente era 3 de mayo cuando se la llevaron; nadie la entendía solo el viento y las olas, todos se burlaban y se alegraban; dos hombres la llevaban con camisa de fuerza sin escapatoria alguna. Podía escuchar a las viejas breteando y murmurando en la esquina cuando se juntaban hablar sobre la vida ajena, diciendo que por fin se iba ese mal olor del muelle. ¿Pero es que nadie podía entender que así de descompuesto y destruido estaba su corazón por la espera de aquel amor que tanto anheló? 1

Neologismo cubano que significa “que se vaya, que desaparezca”.

14


Mientras los caballitos, quienes eran los que recogían a los vagabundos, la llevaban ella gritó mi nombre con fuerza, me quedé sorprendida porque pensaba que no se lo sabía; fui corriendo y solo me pasó de entre sus trapos una libreta que a diferencia de ella estaba bien cuidada, me dijo como una súplica, con los ojos ahogados en lágrimas “búscalo, encuéntralo”. Entendí que se refería a Pepe pero yo no sabía como hallar a alguien que desconocía y que solo tenía referencias de su partida muy lejos por el mar hacia un paradero desconocido, así que como ella decidí escribir y dar a conocer al mundo sus palabras hacia su amado delirio, para no dejar que solo el viento y el mar se queden con ellas, con la esperanza de que quizás el logre escuchar su clamor y encuentre paz tanto amor. Al leer me encontré con un grupo de frases sueltas, de escritura irreverente que reflejan un sentir puro y verdadero, una apología al amor lejano y anhelado, sin más cuidado que el de transmitir la espera del más profundo sentimiento.

15


MENSAJE DE ISAMAR No es lo que haces con otras lo que pido, es tu ternura lo que necesito. Sé de aquello que no quieres contar pero te conozco hasta mas que el mar. Días en que sé que estás y otros son puro tormento, Quiero poder olvidarme que no estás y sacarte de mis sueños. Te veo en cada momento, no quiero esperarte, ni puedo olvidarte Pero no negaré que todas las noches me las paso llorando por ti. Entre la soledad y el mar encontré un rumor Las aves me dijeron que eras tú En las olas veo nuestros recuerdos que aún siguen siendo el rayo de luz. Mariposa azul entre las olas, Desvistiéndome para ser libre e irme a donde prometiste llegar Para siempre seré el rocío de tu imaginar. No estoy loca, solo siento amor por mi amado que no está a mi lado y eso hace que no encuentre el sentido mas preciado. Su pecho varonil hace que sepa que la naturaleza tiene magia entre sus ramas unidas a la raíz de mis ansias.

17


Y ojo, nunca es demasiada locura si te lo ha dicho tu corazón. Si ha estado dos segundos en tu cerebro eclipsando a la razón. Y peor aun venciéndola. Él era lo prohibido de mi ser, lo que hacía que viera el universo con sus constelaciones y más allá. Era la fiebre de mi piel, La noche de placer, mi castigo. Tu llegada es como un 30 de febrero, sin principio ni fin. Quererte, aunque no te tengo, me hace ser mejor. Grito tarde, cuando nadie me escucha Mi cordura nadie la espera, la espera solo me desespera. La comparación del pueblo hebreo en el desierto es como este amor que ahoga mi vida sin llegar. Te mando palomas a toda hora para que su gorjeo te acurruque mientras no estés a mi lado. Inventé un alfabeto entre las olas para que te digan cuanto te extraño. Mis hormonas no puedo controlar y mi imaginación va más allá de solo ver tus labios rosarles sin parar. Prefiero quedarme soñando como sería una vida juntos, que solo poder tocar tus labios una vez y hacer pasar como si nada fue.

18


Hablo mientras duermo porque cuando estoy despierta solo puedo imaginarme como sería la vida contigo. Y aquí estoy frente a las olas, mis amigas Las que conocen mis heridas, si mis heridas Las que tú me dejaste, cuando decidiste olvidarme. Dios mío apiádate de este amor, que ya no sé si es amor porque solo veo una ilusión. El sol entre mi piel, su brillo llega a mi ser y recuerdo su sonrisa con tan solo escuchar la inicial de su nombre y pensar en el color de mi corazón que por lo que veo va como un arcoiris en pleno día de lluvia y llanto. Veo ego y señales tuyas a mi alrededor pero nunca en mi interior y no te preocupes eso no te quita ni te pone, solo me da ilusiones. Trato de ignorar tu presencia en mi o solo trato de buscarle solución a la ausencia de ti. Por qué ya no me buscas si me hice tan fácil de hallar? por qué ya no me amas si fui tan fácil de atrapar? Por creerme de revista tuve el valor de lanzarme a ti Pero, de pronto se hunde mi vista y recuerdo que soy una más, De las que debes olvidar.

19


Solo quise un beso pero no conseguí ni eso, Solo quise que fuéramos amigos Pero ya cometí el delito. Quizás después de todo no estemos tan lejos Si vemos el mismo cielo. Vino el sol y te llevó lejos de mi Vino la luna y preguntó por ti Las olas del mar me contaron sobre ti Las aves me piden esperar por ti. Puede parecer desatino convertir la espera en mi destino. Puede parecer locura anclar mi cuerpo a la orilla de mis ansias. Puede que el viento y las palomas me susurren tu llegada. Puede que mi alma te arrulle en tu morada. Y lloro todas las noches esperando una señal. Mis lágrimas se convirtieron en un mar. Besos ya no me das y la palabra no me diriges más. Aunque parezca una locura quiero decirte que te amo sin cordura.

20


Muchos labios has besado ya y mi boca no aguanta más. Aunque de celos quiero morirme sé que eres un experto en seducirme. Labios rojos, voz de otoño Pecho ancho, corazón de oro Mirada seductora, manos que me tocan ¡Ayyy! me vuelvo loca. Pero nunca pensé que no verte más sería mejor que no ver tus respuestas llegar. Quisiera crear una sociedad contigo para poder utilizar palabras sin que nadie juzgue mi destino. Aun siento tu aliento acariciar mi cuello, tus ojos bordear mi cuerpo y mis piernas suspiran por el roce de tus dedos. Las olas del mar me cuentan sobre ti. El canto de las sirenas traen consuelo a mi existir. Y si en esta vida no pudiera ir tras de ti, los ángeles entre sus alas me entregarán a ti.

21


El silencio de la noche oculta el sonar de mis palabras Mientras los latidos de mi corazón aclaman mi presencia en tu cama.

Lluvia, disfraz de mis lágrimas caudal de mi agonía lleva contigo mi alma y deja las estrellas deslumbrar su cercanía.

La soledad, mi más fiel compañera insiste en saber si aún se queda, si aún no hay límites para mi espera y si mi amor aun arde en tu hoguera.

Miradas que me recuerdan la fidelidad de la entrega, la renuncia a la cordura que esperan. El ruido de unas pisadas en el camino sacuden mis entrañas pensando que vuelves a ser mío.

22


EPÍLOGO Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) “la estigmatización y la discriminación de que son víctimas los enfermos y sus familiares disuaden a los pacientes de recurrir a los servicios de salud mental2 ” , destacando que existe la creencia de que no es posible tratar los trastornos mentales y esos prejuicios pueden ser causa de “malos tratos, rechazo y aislamiento, y privar a las personas afectadas de atención médica y apoyo.” A la vez, se hace referencia que a pesar de la existencia de tratamientos eficaces los establecimientos que disponen los sistemas de salud por lo regular parecen mas “almacenes humanos” que instituciones que brindan salud. A través de los mismos datos publicados por OMS resalta que en la mayoría de los países son frecuentes las denuncias de violaciones de los derechos humanos de las personas con discapacidad mental o psicológica. Esas violaciones incluyen la coerción física, la reclusión y la privación de las necesidades básicas y la intimidad. Otra información interesante es que según los datos http://www.who.int/features/factfiles/mental_health/mental_health_ facts/es/index5.html 2

23


recabados pocos países cuentan con un marco legal que proteja debidamente los derechos de las personas con trastornos mentales. Según esta organización internacional se deben superar cinco obstáculos primordiales para la mejora de los servicios de salud mental, como son: “a) la no inclusión de la atención de salud mental en los programas de salud pública y las consiguientes consecuencias desde el punto de vista de la financiación; b) la actual organización de los servicios de salud mental; c) la falta de integración de la salud mental en la atención primaria; d) la escasez de recursos humanos para la atención de salud mental; y e) la falta de iniciativa en el terreno de la salud mental pública.” A pesar de tan triste escenario existe esperanza de aunar esfuerzos y recursos para lograr luchar contra un flagelo mas en nuestra sociedad, por eso cada 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, con el “objetivo general de concientizar sobre los problemas relacionados con la salud mental y movilizar esfuerzos para ayudar a mejorarla.” Bajo ese entendido existen personas que se unen en favor de esta causa creando instituciones que ayudan a personas con trastornos mentales

24


y sus familiares. Si bien es cierto al tratar de buscar ayuda para este tema la mayoría de las organizaciones creadas a tales fines se conforman con el objetivo de asistir a personas que su salud mental ha sido afectada a causa de eventos externos ocasionadas por violencia doméstica, estatal, a causa de guerras o terrorismo, se pueden encontrar otras instauradas para la salud mental indistintamente del origen o causa. A nivel internacional podemos citar: Centro de Atención Psicosocial Barcelona, España.

(CAPS).

Centro de Desarrollo y Asesoría Psicosocial (CEDAPP). Perú. Grupo de Acción Comunitaria, Centro de Recursos en Salud Mental y Derechos Humanos (GAC). Madrid, España. Instituto de Salud Mental y Derechos Humanos (ILAS). Chile. Red de Atención Social a Personas con Enfermedad Mental. Comunidad de Madrid. www.madrid.org FEAFES Confederación Española de Agrupaciones de familiares y personas con enfermedad mental. CONSALUDMENTAL. Madrid, España. www.feafes.com ahora www.consaludmental.org

25


CERMI Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad. Madrid, España. www.cermi.es EUFAMI Federación Europea de Asociaciones de Familiares de Personas con Enfermedad Mental. Bélgica. www.eufami.org En el contexto local podemos encontrar entidades que ofrecen sus servicios profesionales en esta área de la salud, que a través de sus páginas de internet se pueden obtener información sobre su ubicación y especialidades, entre ellas están: http://ansalud.com/ https://centrodepsicoterapiard.blogspot.com/ http://www.idpp.org/idpp_esp/codopsi_esp/ codopsi_esp01.html/ http://praxis.com.do/ http://renovard.business.site/ Sin embargo, la ausencia de instituciones impulsadas por el Estado es evidente. No obstante, a raíz de una serie de reportajes publicados por el periódico de circulación nacional Listín Diario, entre los meses de noviembre y diciembre de 2016, titulado En la piel de la locura, se puso en ejecución un programa de protección integral desde la

26


Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública y el Despacho de la Primera Dama, por medio del cual se logró rescatar de las calles 97 personas con trastornos mentales durante el 2017, según publicara el mismo medio el 19 de diciembre de 20173 . Según indica, estas personas fueron asistidos y tratados en las unidades de intervención en crisis (UIC) que se han instalado en diferentes hospitales públicos, logrando reintegrar al seno familiar 37 de ellos. Esperemos que estas medidas no sean coyunturales por la presión de los medios de comunicación y se conviertan en verdades directrices de los planes de trabajo de la institución del Estado encargada de trazar las políticas públicas referentes a la salud mental.

https://www.listindiario.com/la-republica/2017/12/19/495507/losexcluidos-una-deuda-pendiente 3

27


Tunturuntu media carta  
Tunturuntu media carta  
Advertisement