Page 8

Mafia Boy

Melinda Jackson Al salir de la clase, Doris sintió que la blusa se le pegaba a la piel, y que la humedad le mojaba el pelo, convirtiéndolo en el desastre horroroso que había deseado que no se convirtiera. Una corriente de chicas salió rápidamente, dirigiéndose hacia el baño de mujeres. Historia del arte era una asignatura tediosa y, aunque a diferencia de sus compañeras, la disfrutaba mucho, hoy no era el día. Encendió el teléfono, comprobando el millón de mensajes que saturaban la bandeja de entrada de su correo electrónico. Lo apagó rápidamente, caminando hacia la cafetería. Encontró a Hannah sentada en la única mesa medio vacía en el extremo izquierdo, el sitio en el que solían sentarse en la cafetería. "¿Por qué te empeñas en averiguar dónde estoy cuando sabes que nos vemos aquí todos los días?" dijo sonriendo mientras le daba un abrazo rápido a Hannah. Se sentó y tomó un sorbo del refresco que le esperaba. "Simplemente me gusta saber que estás aquí. Además, siempre tengo el miedo de que me abandones por Regina y compañía", dijo Hannah guiñando un ojo, y usando la mirada para señalar hacia la mesa de Regina y Todd, que bullía de ajetreo y dama escolar. Hannah había sido descartada por Regina en su primer día en el Mill's College. Con su aspecto europeo, una figura con ciertas curvas y su fuerte acento británico, ella era la pieza perfecta que faltaba en la colección personal de amigas de Regina. Según Hannah, Todd y Regina habían empezado una extraña excusa para una fraternidad en su facultad, y ella nunca habría dejado que una chica sensible como Doris arruinara su educación al convertirse en parte de su grupo.

Historias cortas  

Historias eróticas H/M