Page 33

Scott respondió quitándole el sujetador, lo único que llevaba puesto bajo las sábanas que envolvían su piel suave y desnuda, y empezó a apretarle un pezón con los dedos, lo cual le hizo soltar un gemido agudo desde lo más profundo de la garganta. Él deslizó la otra mano por su espalda, mientras ella le acariciaba desde el pecho hasta los pantalones, justo por encima del punto sensible que tenía sobre el ombligo. Se detuvieron en unos segundos de placer secreto cuando Scott bajó la lengua al lugar dentro de sus braguitas que siempre había querido saborear. Metía y sacaba el dedo, intentando calcular si estaba preparada. Acarició los labios con la lengua y la empujó dentro y fuera de ella, saboreando su humedad y enviándole ráfagas de placer por todo el cuerpo. Ella le hizo un gesto para que se levantara, tomando su masculinidad en sus manos y acariciándola, deseando que la penetrara. Descendiendo para entrar en ella, enviaba ondas de su propio placer a su interior, mientras ella sucumbía completamente a él. Él se movía dentro de ella, y tras terminar completamente extasiados, se tumbó junto a ella y susurró: "Te amo, Dori. ¿Te quedarás conmigo para siempre?"

FIN

Gracias por leer!

Historias cortas  
Historias cortas  

Historias eróticas H/M

Advertisement