Page 22

forma instintiva el brazo alrededor de tu cuello, presionando sin saber lo poderoso que era el dominio que Scott tenía sobre su cuerpo. Sin embargo, podía sentir que había algo que le atraía tanto como para creer sus reparos acerca de la seguridad de Hannah. Al separarse, Scott la miró tímidamente. "Se que te diste cuenta de lo que los hombres que estuvieron fuera de tu casa", dijo convirtiendo la sonrisa en una mueca. "¿Así que eso era de verdad?" "¡Pues claro que lo era!" "¿Eso significa que el cumpleaños de Hannah es una artimaña?", preguntó confusa. "No, no lo es. Tenemos un par de familiares de mamá en Berkeley y querían ver a Hannah así que les llamé para invitarlos y planeé la sorpresa". "¿Tan pronto?", dijo Doris levantando la ceja. "Mira, no me creas si no quieres. Sólo quería darte las gracias porque has sido suficientemente valiente como para proteger a mi hermana contra todo pronóstico cuando más lo necesitaba", dijo y se marchó, dejándola aún con la duda. Doris sintió cómo se derretía un poquito. Nunca nadie había mostrado tanta fe en ella, y mucho menos le habían pedido que hiciera algo por un ser querido. Su mente seguía volviendo a la sonrisa de Scott y a la forma en la que la alagaba. Entró a la cocina, en donde estaba él de pie, hablando con una de las personas que estaban allí por el cumpleaños de Hannah. "Jason, esta es la mejor amiga de Hannah, Doris", dijo Scott, presentándola. "Tío, ¿es ella?", le preguntó a Scott. "Chica, tienes unos nervios de acero por defender a Hannah así. ¡Los de OG deben estar orgullosos de

Historias cortas  
Historias cortas  

Historias eróticas H/M

Advertisement