Page 1


Resumen Salvajemente flamante y orgulloso de serlo, Keeton Taylor, sabe que es demasiado para la mayoría de los hombres. Logan es todo lo que ha soñado alguna vez en una pareja, pero el aprendizaje al que están destinados como compañeros lo tiene al borde. Siempre es un gran compromiso. Logan ha pasado años buscando a su compañero. Nunca se imaginó que el destino quisiera elegir a alguien tan perfecto para él, sin embargo. Su atracción inmediata hacia Keeton es más que feromonas cambiaformas. Es amor a primera vista. Aunque la ex-novia de Logan tiene otros planes para el maldito cambiaformas. Un Demonio Arsidian en su calor de apareamiento, está empeñado en tener a Logan como suyo y tiene en mente la erradicación de la competencia... Keeton. ¿Puede salvar Logan a su compañero antes de la nueva luna llena, o va a perder a su ángel para siempre?

1


DEDICATORIA Para Sidney Octavio, por recordarme por qué me gusta tanto mi trabajo, pero sobre todo porque me hace sonreír.

2


CAPITULO 1 ―Está bien, todo el mundo a ocultarse. Boston, apague las luces. Keeton recibió solo un mensaje de texto, y ya estaban casi aquí. Braxton Carmichael corrió por la habitación, lanzando órdenes por encima del hombro a su paso. Logan Cartwright miró a su hermano, Talon, y sonrió. Él estaba feliz por su hermano de manada, Xander. Braxton era un buen compañero y un buen amigo. Todos los chicos lo adoraban. Talon rodó sus ojos, pero incluso él sonrió. Logan suspiró y pasó un brazo por los hombros de su cita. Había estado viendo a Mariah Bernini poco más de un mes. Era una muchacha bonita, pequeña, menuda, con buenos pechos redondos y largos rizos de ébano. Ella exudaba inteligencia bien educada y bien hablada y el sexo lo dejaba con más ansias. También podría ser pegajosa, necesitada, aburrida, y sólo un poco espeluznante. Logan la había pillado con su mirada fija en él a veces como si ella quisiera comérselo –no literalmente- sino de manera sexual. A esto le añadía el hecho de que no podía oler sus emociones. Nunca había conocido a otra persona que no pudiera oler algo de ellos. Infiernos, ni siquiera había sido capaz de oler las lágrimas cuando lloró en esa película para chicas que lo arrastró a ver. Él sabía que tenía que romper pronto. Tal vez podrían hablar después de su cita, más tarde en la noche. Braxton lo mataría si hacia algo durante la fiesta de Xander. Aunque no tenía ganas de ir al teatro con Mariah, ella ya había comprado las entradas. Probablemente sería un movimiento idiota cancelar en el último minuto. De pronto la sala quedo a oscuras, y Braxton silbó a todo el mundo para que se callaran y ocultaran. Logan tomó la mano de Mariah y tiró de ella a la cocina con la mayoría de los otros huéspedes. Oyó el crujido de los neumáticos contra el camino de

3


grava, mientras Xander se detuvo enfrente de la casa. Dos juegos de pasos llegó a oídos de Logan, junto con la profunda risa de Xander y la voz de otro, un poco más aguda. ¿Era una risa? El sonido le pegó un tiro de una descarga de electricidad directamente a la ingle de Logan, lo que le causó gemir en voz alta. Mariah se inclinó hacia arriba, apretando los labios a su oído y le susurró: ―¿Estás bien, cariño? ¿Estoy bien? Él no lo creía, pero asintió con la cabeza y le dio una débil sonrisa. Alejándose de su cita, esperaba que no notara el bulto repentino en sus pantalones vaqueros. La puerta principal se abrió y las luces se encendieron. Los gritos de ¡Sorpresa! Hicieron eco en toda la casa. Boston y Jackson se adelantaron, llevando una tarta enorme, y todos se reían y se burlaban mientras Xander se sonrojaba a un rojo brillante. Agarró a su compañero por la cintura y le plantó un beso ardiente en los labios. Mirando profundo a los ojos de Braxton, sonriendo como un tonto. ―Te quiero, bebé. Braxton le devolvió la sonrisa de ensueño. ―Te quiero también. Logan sonrió, pero por dentro, le dolía algo. Dios, quería que-quería a alguien que cuidara de él como si fuera la persona más importante del mundo. Sabía que Mariah disfrutaba de su compañía, tal vez incluso se preocupaba por él, pero no podía ver un futuro con ella. Reprimió un suspiro. El día pertenecía a Xander, y Logan apoyaría a su familia de cualquier forma posible. Talon podía ser su único pariente de sangre en la manada, pero él consideraba a cada miembro su hermano, su familia.

Keeton se tambaleó hacia atrás, con los brazos bruscamente llenos de un Braxton muy borracho. ―Gracias, gracias, gracias, ¡Kee! —Cantó Braxton cuando envolvió sus brazos alrededor del cuello de Keeton y lo besó profundamente en la boca.

4


Keeton se echó a reír, empujando suavemente a su amigo lejos. ―Estoy muy agradecido contigo, pero he crecido bastante unido a las bolas, por lo que tal vez deberías ir a buscar a tu hombre. ¿Sí? Braxton sólo se rió, agarrando la mano de Keeton y tirando de él entre la multitud de personas. ―Hay alguien que quiero que conozcas. Todavía no puedo creer que de todas las veces que has estado aquí, no os hayáis fijado el uno en el otro. Keeton se echó a reír y dejo que Braxton tirara de él a lo largo de la habitación, serpenteando a la multitud a su paso. ―Yo lo huelo. ¿Dónde diablos está? —Braxton levantó la nariz y olfateó el aire. Keeton negó con la cabeza. Todavía se estaba ajustando a las nuevas habilidades de su mejor amigo. No le importaba, y Braxton no había cambiado mucho, pero todavía le extrañaba cuando Braxton le olía. Sobre todo, se sentía feliz por su amigo. Había encontrado a su verdadero amor, su compañero, la otra mitad que faltaba. Parecía más feliz de lo que Keeton lo había visto nunca. ―¡Ajá! —Exclamó Braxton. Tirando de la mano Keeton lo condujo a través del patio a un grupo de hombres que estaban vigilando la parrilla. Keeton rodó los ojos. Nunca había entendido por qué siempre había al menos tres hombres trabajando en una parrilla. Al parecer, la cerveza y un exceso de testosterona eran los ingredientes secretos para una gran hamburguesa. Reconoció a Talon y Jackson de inmediato, pero no reconoció al tercer hombre de pie con ellos. El forastero era casi una cabeza más alto que sus propios 1’73 y Keeton no tuvo ningún problema en observar las cuerdas ondulantes de los músculos bajo la blanca y ajustada camiseta. Se lamió los labios. Realmente esperaba conocer a esta hermosa criatura. ―Logan, —llamó Braxton, caminando hasta el nuevo sueño húmedo de Keeton. El hombre se giró, con una gran sonrisa. Keeton sintió que su corazón hacia un golpe doble, y el estómago hizo un giro lento. De repente, no podía respirar. Los ojos azul-hielo más hermosos que jamás había visto lo inmovilizaron en el lugar con la intensidad de su mirada. El pelo corto, rubio sobresalía en picos, peinados con gel y la barba de dos días a lo largo de la

5


mandíbula del hombre se veía sexy como el infierno. Sólo un segundo antes, Keeton había estado fantaseando con poner sus manos en toda esa piel dorada, besada por el sol, pero de repente se sintió muy tímido, una experiencia totalmente nueva para él. ―Logan, me gustaría para que pudieras finalmente conocer a Keeton Taylor. Braxton volvió su atención a Keeton. ―Kee, este es Logan Cartwright. Logan le tendió la mano, dándole a Keeton una sonrisa sexy. ―Es muy agradable conocerte al fin. He oído mucho acerca de ti a los chicos. La voz de Logan sonaba baja y sensual, y estableció un punto de ebullición en la sangre de Keeton. ―Espero que todo ha sido bueno. —Sonrió tímidamente mientras estrechaba la mano de Logan. ―Oh sí, y ahora veo que todo era cierto, también. —Logan se acercó, todavía aferrando la mano de Keeton. Se agachó, susurrando al oído de Keeton: ―Eres absolutamente precioso, bebé. Keeton se estremeció ante el deseo crudo de la voz de Logan. Esta criatura hermosa, divina ¿lo consideraba hermoso? No se podía mover, no podía hablar. Maldita sea, apenas podía respirar. Todo lo que sabía en ese momento era que quería a Logan Cartwright como nunca había querido a nadie en todos sus veintiséis años. Logan se enderezó lentamente, sin hacer ningún movimiento para esconder el bulto presionando en contra de su cierre. Keeton olía increíble, como caña de azúcar, fresas y flores de madreselva, algo... tal vez. Quería saber si el hombre pequeño sabía tan bueno como olía. Quería correr la lengua por cada centímetro de la piel pálida de Keeton, empezando por ese sexy culo suyo.

Mio. Oh, sí, Keeton le pertenecía a él. Después de años de espera, su destino acababa de caer en su regazo. Logan lo sintió profundamente hasta lo más profundo de su ser. Se sentía... completo. Sus encías comenzaron a picar, ya que amenazaban con alargarse, un nudo en el estómago y todo se desvaneció, excepto el hombre delante de él. Ni se dio cuenta de las miradas extrañas que sus hermanos le dieron. Clavó la

6


mirada en el azul profundo de los ojos de Keeton, ojos del color de las aguas del Caribe. Estaba perdido. ―Uh, Logan, tenemos que salir pronto si vamos a llegar al teatro a tiempo. Logan levantó la cabeza cuando la realidad se apresuró a regresar a él. Se aclaró la garganta, tomó un paso atrás, liberando su control sobre la mano de Keeton, y negó con la cabeza para despejar la niebla que rodeaba su cerebro. Su mirada se posó sobre Mariah, que estaba a pocos pasos, que miraba de él a Keeton, con el ceño levemente fruncido. ―Sí. Bien. Bueno... sólo dame un minuto, ¿por favor? —Logan se giró a Keeton—. ¿Puedo hablar contigo a solas un momento? Keeton no lo miró, sin embargo. Miraba a Mariah con las cejas juntas. Logan suspiró. ¿Por qué tuvo que encontrar a su compañero ahora? ¿En realidad, el destino no podía haber esperado un día más? Ahora parecía como si hubiera arrojado a Mariah para estar con Keeton. El destino puede ser una perra odiosa. Logan se aclaró la garganta otra vez, llamando la atención de Keeton de nuevo a él. ―¿Un minuto a solas? ¿Por favor? —Trató de mantenerlo casual, pero aun podía oír a súplica en su voz. Keeton miró a Mariah de nuevo antes de que asintiera con la cabeza y siguió a Logan hasta el borde de los bosques que bordeaban el patio trasero. ―¿Tu novia? —Preguntó sin preámbulos Keeton, su tono acusatorio. Logan tomó una respiración profunda, paralizado mientras recogía sus pensamientos. ―He estado viéndola por un par de semanas, pero no es nada serio. Yo no le pertenezco. Keeton le dio una mirada confusa, pero no habló. ―¿No lo sientes, ángel? Tu me perteneces a mí, y yo te pertenezco. —Él tomó la mano Keeton y rozó su dedo pulgar sobre la suave piel de su muñeca—. Tu corazón está latiendo tan rápido bebé. Sé que lo sientes. Keeton bajó la cabeza una vez. ―Sí, lo siento... bueno, algo.

7


—Pero desde donde estoy parado, parece que le perteneces. Logan frunció el ceño. ―No. No lo hago. Keeton entrecerró los ojos cuando colocó sus manos en sus caderas. ―Tenemos que irnos antes de que empiece a preguntarse qué nos esta llevando tanto tiempo. Logan suspiró. ―Tienes razón, pero estaré de vuelta contigo. ¿Te quedas aquí esta noche? Keeton inclinó la cabeza hacia un lado como si lo considerara. ―Yo me quedo el fin de semana, en realidad. Jackson se supone que me enseñara a conducir una motocicleta. ―Está bien, bebé. Te veré esta noche. Tenemos un montón de cosas que discutir. ―La primera era que Keeton no estuviera en el lugar cerca de una de esas máquinas de la muerte de dos ruedas. ―¿Caminas conmigo a la casa? Dios, quería a Keeton. Todo lo que hacia ponía a Logan duro como una roca. Quería tomar al rubio allí mismo contra un árbol en el bosque, y al diablo con todo lo demás. Keeton dio un paso atrás y negó con la cabeza. ―Creo que voy a ir a buscar a Braxton. No voy a fingir que no estoy atraído por ti, Logan, pero no voy a hacer esto. Sé que todos piensan que soy una puta, y tal vez lo soy, pero no voy a estar contigo mientras estás con alguien más. Si alguna vez te encuentras solo, ven a buscarme. Luego se volvió y se alejó.

8


CAPITULO 2 Keeton se acurrucó en el sofá para ver a Talon y en el fondo el juego de Boston. Después de que todos se habían ido, se había ofrecido a ayudar a limpiar las consecuencias de la fiesta de cumpleaños de Xander. Trabajó duro para que no tener que pensar. Pensar le dañaba. ―Oye, Blondie, ¿quieres jugar? Keeton miró a Talon y sonrió. ―Sabes que me gusta chupar Talon le devolvió la sonrisa y rió por lo bajo. ―Sí, lo sé. ¿Por qué crees que quiero jugar? ¿Cansado de tener mi culo pateado? Keeton rodó los ojos. ―Estoy bien. Sólo tendrás que encontrar otra manera de inflar el ego que ya es enorme. ―¿Por qué? ¡Nunca! ―Talon pegó su mano al pecho, fingiendo indignación. ―La reina del drama. ―Keeton bufó al ver a Boston luchando por contener su risa, su cuerpo temblaba por el esfuerzo. ―Entonces, ¿qué opinas de Logan? La pregunta de Talon le pilló desprevenido. ―Bueno, él parecía estar bien, supongo. Quiero decir, yo sólo hablé con él por un minuto. ―Keeton se encogió de hombros―. Realmente no quiero hablar de Logan. Había pasado toda la tarde tratando de no pensar en el hombre. Al final, se dio por vencido, mucho trabajo. No podía poner un dedo en la llaga, pero algo le atraía hacia Logan como hormigas a un picnic. Keeton nunca había visto un hombre más hermoso, pero no era el motivo de su enamoramiento. Se sentía casi como una necesidad. Al igual que respirar, necesitaba estar cerca de Logan. No tenía ningún sentido, y lo dejó confundido y ansioso.

9


Logan tenía un aura resplandeciente. El núcleo brillaba, azul hielo, lo mismo que sus ojos; y todos los anillos que lo rodeaban parpadeaban en varios tonos de azul. Brillaba como todas las auras de los cambiaformas lo hacían, pero el aura de Logan también le provocaba, como pequeñas explosiones... o una tormenta eléctrica. Keeton nunca había visto nada igual y no sabía lo que significaba. Suspiró para sus adentros. No importaba. Por mucho que quería al hombre, Logan tenía una novia. ¿Por qué siempre parece que me atraen los que están pillados? Él nunca tuvo escasez de hombres dispuestos a divertirse un poco, pero ninguno de ellos se quedaban el tiempo suficiente. Keeton quería un para siempre. Tal vez era un poco extraño, un poco demasiado extravagante para algunos, pero simplemente no podía evitarlo. Había tratado de bajar el tono de exigencia por un tiempo hace unos años, pero había sido peor. Se puso de pie y se estiró. Necesitaba una distracción. Tendría que haber estado trabajando en los diseños de los personajes para la nueva novela gráfica de Braxton, Quest, pero no estaba inspirado. ―¿Conociste a Mariah? ―Sonrió Talon. ―Uh... ―Infierno, realmente no quería hablar de ella―. Sí. Realmente muy bonita. Talon lo estudió durante un minuto, y luego sonrió diabólicamente. ―De acuerdo. Inténtalo de nuevo. Keeton rodó los ojos. ―Creo que tu hermano es caliente como el infierno, y ella es una perra con suerte. Espero que sean muy felices juntos, ―se quejó― y que sea por poco tiempo ―agregó en voz baja. Boston se echó a reír. Talon parecía estar teniendo un tiempo difícil por no seguir su ejemplo. Keeton simplemente miró a ambos y pisó fuerte fuera de la habitación, el efecto se perdió cuando se tropezó con la esquina de la alfombra y cayó de bruces a los pies de Talon. Talon perdido, riendo tan fuerte, se dobló sobre si mismo, agarrándose fuerte por la cintura. Si Keeton no hubiera estado tan molesto, se habría quedado asombrado. Nunca había oído su risa tan ronca y fuerte. Keeton estaba enojado y avergonzado. No sabía cuánto Talon sabía, pero se dio

10


cuenta de que el hombre lo esta incitando e incordiando. Idiota. Se levantó del suelo con tanta dignidad como pudo reunir y abandonó la habitación sin decir palabra.

―Estuvo bien, ¿no te parece? Especialmente para el teatro de la comunidad, ―gorjeó Mariah desde el asiento del pasajero del jeep de Logan. ―Mmm Mmm. ―Logan no había prestado mucha atención. Había pasado toda la noche pensando en Keeton y contando los minutos para poder estar con él, otra vez. Sintió una punzada de culpa cuando miró a Mariah. Le gustaba la chica, incluso si ella realmente siguió haciéndole sentir incómodo. Logan le había cogido mirándolo con una sonrisa leve en su cara varias veces. No sabía por qué, pero roía sus nervios. El hecho de que no se sentía... le hacía sentirse como un culo. No quería hacerle daño, pero nunca había sentido conexión con ella. No como con su sienota -su alma gemela- su pieza faltante. Durante unos minutos, sólo por ese pequeño espacio de tiempo el que había estado con Keeton, Logan se había sentido completo por primera vez en su vida. ―¿Qué está pasando, Logan? Puedes decirme algo que te moleste. Por favor, háblame. ―Mariah retorcía las manos nerviosamente en su regazo. Logan suspiró para sus adentros. No vio ninguna razón para retrasar lo inevitable. ―Sí, tenemos que hablar. Vamos a esperar hasta que llegue a tu casa, sin embargo, ¿de acuerdo? ―Estás rompiendo conmigo, ¿no? ―Ella habló en voz baja, con la voz tensa―. Es por el rubio, amigo de Braxton. Lo vi en tus ojos hoy. La forma en que lo mirabas. ―Su respiración se enganchó, pero no lloró. ―Sí y no. Es más complicado que eso. Vamos a llegar a casa, y te prometo que te lo explico todo. ―Bueno, todo lo que pueda. Nunca se confió a un amante, y la niña sentada en el asiento del copiloto no iba a cambiar eso. Sí, le gustaba, pero no sabía lo suficiente como para confiarla sus secretos.

11


Además, no eran sólo sus secretos, y haría cualquier cosa para proteger a sus hermanos. ―Está bien, ―dijo en voz baja―. ¿Podemos pasar por tu casa en primer lugar? Creo que me dejé mi teléfono móvil esta tarde. No puedo encontrarlo por ninguna parte. ―Claro. ―Trató de sonreírle, pero se sentía barato y falso, y se dio por vencido rápidamente. Veinte minutos más tarde, Logan se sentó en el sofá de gamuza en la sala de estar, mientras que Mariah buscaba su teléfono. Tal vez él podría hablar con ella aquí, y luego uno de sus hermanos llevarla a casa. No, no tomaría el camino del cobarde, pero eso no quería decir que lo esperaba con impaciencia. ¿Y dónde se habían ido todos? Talon y Boston estarían en el trabajo en el bar, pero el resto de la manada debería estar allí, incluyendo a su compañero. ―Lo encontré. ―Mariah levantó su teléfono móvil mientras se deslizaba por la habitación. Se detuvo a pocos metros del sofá y lo miró perpleja―. ¿Por qué? Logan cerró los ojos. Por lo tanto, iban a hacer esto ahora. Mirando hacia arriba, le dio una pequeña sonrisa y palmeó el cojín a su lado. ―Ven aquí. Mariah dudó por un momento, luego, lentamente, fue a sentarse junto a él. ―¿Es algo que hice? ¿Algo que no hice? ―No, cariño. ―Logan se giró, sosteniendo las dos manos en las suyas―. No es nada que hayas hecho o dejado de hacer. Eres una mujer increíble. Cualquier persona sería afortunada de tenerte. ―Hizo una pausa para tomar una respiración profunda antes de continuar. ―Simplemente no hay chispa... no hay conexión que me diga que esto va a convertirse en algo más permanente. Estoy seguro de que lo sientes así. Se sentó durante mucho tiempo, sólo lo miraba. Finalmente, negó con la cabeza y apretó las manos entre las suyas. ―No, Logan. Te equivocas. Siento una conexión. Te amo. Logan parpadeó y casi gimió. ¡Ah, mierda! En todas las formas en que había imaginado la conversación en su cabeza, nunca lo vio venir.

12


―Mariah, sólo nos hemos conocido durante unas semanas. ¿Cómo es posible que me ames? Estoy seguro de que te preocupas por mí, ¿pero amor? ―Le colocó el pelo detrás de la oreja―. Tú no me quieres, cariño. ―Sí, lo sé. Conozco a mi propio corazón, Logan. Está bien que no me quieras. Todavía no. Pero, creo que lo harás. Puedo hacerte muy feliz. Sólo danos un poco más de tiempo. ―Empezó a llorar, y Logan se sentía más impotente con cada minuto que pasaba.

Keeton quedó paralizado justo en la puerta de la cocina. Agarró la bolsa de malvaviscos en el pecho y se mordió el labio. Él no había querido escuchar. Ni siquiera se había dado cuenta que Logan había vuelto hasta que oyó su voz en la sala de estar. Acechando un poco más cerca, pero manteniéndose en las sombras de la cocina, escuchó a Mariah llorando y pidiéndole a Logan sólo un poco más de tiempo. Su corazón se rompió por ella. ―Mariah, esto no está funcionando para mí. Lo siento. Realmente me preocupo por ti, y espero que podamos seguir siendo amigos, pero yo no te amo. No de la manera que mereces ser amada. Esto es lo mejor. ―Logan habló en voz tan baja, que Keeton tuvo que esforzarse para oírlo. ―Es por el amigo de Braxton, ¿no? Keeton? ―Su voz se endureció. ―Sí y no. ―Suspiró Logan, y Keeton podía ver su tensión en el cuello y los hombros. Entonces las palabras de Logan se hundieron en él, y el aliento Keeton se quedo atrapado en su pecho. No sabía qué sentir. Una parte de él quería bailar de alegría, Logan quería estar con él. Otra parte de él se sentía como un idiota colosal por el dolor causado a Mariah. La confusión ganó, sin embargo. Sólo había conocido a Logan durante unos minutos, pero el hombre parecía dispuesto a tirar lo que tenía con Mariah para estar con él. Keeton frunció el ceño. ¿Qué quiso decir Logan sí y no? Extrañamente, él quería saber más sobre el "no". Tuvo que admitir, que se

13


sentiría mucho mejor sabiendo que no causó la ruptura de la que estaba siendo testigo. ―Sí, siento algo por Keeton. ―Logan meneó la cabeza lentamente―. No puedo explicarlo. ―Mariah lo miró a los ojos de nuevo cuando él continuó―. Pero, él no es la razón por la que yo no te amo. Lo siento si esto suena duro, pero quiero que me entiendas. Yo no te amo, Mariah. Y nunca lo haré. Hay algo que falta. Lo siento mucho. Keeton decidió retirarse. Él no necesitaba saber nada más. Dio una última mirada a la pareja en el sofá y se quedó helado. El aura de Mariah pulsaba y se arremolinaba, los anillos exteriores brillantes y vibrantes, rojos y naranjas. Donde el corazón debería haber estado, sin embargo, no había nada, sólo un enorme vacío oscuro. El estómago de Keeton rodó. Tenía que alejar a Logan de ella. No tenía idea de lo que significaba, pero no podría ser nada bueno. Sintió frío. No sabía cómo podía ver las auras de otras personas, solamente lo hacia. Siempre había tenido el don, desde siempre, desde que podía recordar. Le tomó mucho tiempo ordenar los diferentes anillos y colores, lo que significaban, pero el aura de una persona siempre le fue muy útil para juzgar su carácter. ―Logan, ―comenzó Mariah en un tono aparentemente dulce. Keeton quería tirarla de su pelo―. Yo no quería que te enteraras de esta manera, pero... ―Se calló, mirando hacia abajo, a sus rodillas. ―¿Qué pasa, cariño? Sólo dime. ―Logan puso un dedo bajo la barbilla y le levantó la cara hacia arriba. Se inclinó hacia delante, mirando por encima del hombro de Logan, y sonrió a Keeton. Él vio el brillo perverso en sus ojos antes de que ella apretara los labios al oído de Logan y le susurrara lo bastante alto para que Keeton escuchara. ―Estoy embarazada. Estoy llevando a tu hijo.

14


CAPITULO 3 Logan se echó hacia atrás y miró a la mujer delante de él. ―No. ―Sí, respondió ella con sencillez. ―¿Va a abandonar a tu hijo, Logan? Logan se levantó y empezó a caminar enfrente del sofá. Por supuesto, él no abandonaría a su hijo. Si el niño existía, lo que dudaba. Siempre había sido tan cuidadoso, llevaba siempre un condón. No podía recibir o transmitir enfermedades, pero nunca había querido tener hijos. No quería tomar la posibilidad de que iba a pasar su maldición a un niño. ―¿Recuerdas la primera noche en Atlanta, el mes pasado? Fuimos a los casinos. Habías bebido mucho y estabas acelerado por todo el dinero que ganaste. Íbamos a volver a nuestra habitación y... ―Tuvimos sexo en el ascensor. ―Jadeó Logan. Dejó de caminar, cerrando los ojos y dejó caer su rostro entre sus manos. No, no, mierda, ¡no! ¿Qué demonios iba a hacer? Acababa de encontrar a su compañero. Él ni siquiera había tenido tiempo para decirle a Keeton que era su compañero y ahora tenía que elegir. Logan no sabía si podría vivir sin Keeton, sin parte de su alma, pero tampoco podía alejarse de su hijo. Dudaba seriamente que Mariah estuviese abierta a la posibilidad de darles el bebé a Keeton y a él. Ella se puso de pie y tomó una de las manos de Logan, colocandola en su vientre plano. ―Nuestro bebé, ―susurró. El cuerpo entero de Logan tembló. Se sentía como si fuera a vomitar. Él hizo este lío y ahora sólo tendría que lidiar con eso. No decirle a Keeton, de repente, no parecía tan malo. De alguna manera, si no lo hablan en voz alta, tal vez no sería verdad. Él haría lo correcto, un paso adelante y asumir la responsabilidad de su descendencia. Él encontraría una manera de vivir sin su sienota. Al abrir los ojos, miró a la madre de su hijo. Su corazón latía con fuerza

15


cuando abrió la boca para decirle que él era de ella. Que andarían el camino juntos. ―Ella está mintiendo, Logan. Logan apartó la mano del estómago de Mariah y dio un paso atrás, dando vueltas alrededor para ver a Keeton emerger de las sombras de la cocina. Su boca salivó y sus palmas sudaron cuando miró a su compañero, su milagro, su ángel. Keeton llevaba un par de pantalones de chándal gris, bajos en las caderas y una simple camiseta negra que caía justo por debajo de su ombligo, mostrando varios centímetros de piel cremosa. ―Ella está mintiendo, Logan ―repitió Keeton. Las cejas de Logan se juntaron mirando de Keeton a Mariah antes de asentar finalmente su mirada en Keeton. ―¿Cómo lo sabes? ―Solamente lo sé. Te lo explicaré más tarde, ―dijo con una mirada intencionada a Mariah―. En este momento, sólo necesito que confíes en mí. ―Sus ojos se volvieron de nuevo a Logan, suplicante. Logan caminó hacia su compañero y se acercó para acariciarle suavemente su cara. ―Tengo que estar seguro, ángel. Es mi hijo del que estamos hablando. Keeton se acarició en la palma de la mano de Logan por un momento antes de que diera un paso atrás y sacudiera la cabeza. ―No hay ningún niño. Por favor, confía en mí. ¡Dios! Logan quería creer en él, quería confiar, pero necesitaba una prueba. Necesitaba saber lo que Keeton sabía. Keeton lanzó una mirada gélida a Mariah y gruñó: ―Dile la verdad. Las lágrimas corrían por sus mejillas. ―Te juro que es la verdad. Estoy embarazada. ―¡Mentirosa! ―Escupió Keeton. Logan no sabía qué hacer. Afortunadamente, Braxton, Xander y Jackson eligieron ese momento para entrar por la puerta de la cocina, riéndose y hablando en voz alta. Todos ellos se congelaron y se quedaron en silencio, viendo la escena en la sala de estar. ―¿Qué está pasando? ―Preguntó Jackson, vacilante.

16


―Ella, ―señaló Keeton a Mariah― esa puta esta mintiendo. ―Sus ojos no dejaron a Mariah y él la miró fijamente durante varios segundos antes de que su fachada calmada se derrumbara―. ¡Dile la puta verdad! ―Gritó, saliva volando de su boca. Braxton se apresuró a Keeton y lanzó sus brazos alrededor de él. Logan tuvo que morderse las ganas de gruñir y arrebatar a su compañero lejos del pequeño hombre. ―¿Qué está pasando, Kee? Mariah respondió: ―Yo estoy embarazada. Es de Logan. Todo el mundo se quedó en silencio otra vez, excepto Keeton. ―¡No estás embarazada! Vil puta egoísta, ¡manipuladora! Mariah se acercó a Keeton y le dio una sonrisa acuosa. ―Sé que te sientes atraído por él. Él es una preciosidad. También sé que estás sufriendo, pero hay que aceptar esto. Keeton dio un paso hacia ella hasta que quedaron frente a frente. ―¿Por qué estás haciéndole esto? ―Su voz era baja y peligrosa, helada. Mariah se acercó y le susurró a Keeton algo al oído que Logan no podía oír. Vio tensarse el cuerpo Keeton, con el rostro de un tono brillante de color rojo, y él explotó. ―No puta, ¡no te pertenece! Braxton se caminó hasta pararse frente a Keeton, quedando entre su mejor amigo y Mariah. ―Te creo, Kee. Yo te creo.

―Dinos lo que sabes, ―murmuró Braxton. Keeton respiró hondo y cerró los ojos, apretando fuerte. No podía mirar a Logan, no quería ver la mirada de incredulidad o desdén en su rostro. ―Cuando mi mamá estaba embarazada de mi hermana pequeña, Ana, siempre había una luz blanca en el centro de su aura. Todas las mujeres embarazadas la tienen.

17


Nunca he visto a una que no la tenga. Incluso si son mujeres horribles, tienen poco de brillo blanco. Los bebés son tan puros e inocentes, ya sabes. ―¿Y Mariah no tiene este resplandor? ―Habló Xander por primera vez desde que había entrado en la habitación. Keeton se relajó un poco. Xander sabía que podía ver las auras y el gran Alfa sonaba como si le creyera. ―No, ella no la tiene. ―Vaciló Keeton en decirles que el aura de la mujer no tenia ningún núcleo en absoluto. Siempre el núcleo del aura de alguien se relacionaba con la pureza de su alma. El hecho de que esa perra loca no tenia ningún centro lo asustó de mierda. ¿Eso significaba que ella no tenia alma? ¿Cómo era posible? Mariah resopló con sorna y todos se volvieron a mirarla. ―Nadie compra esta mierda, ¿verdad? ―Se burló de Keeton―. Esto es ridículo. ¿Las auras? ―Se giró para mirar a Logan―. ¿Bebé? Keeton, finalmente se permitió mirar a Logan y se sorprendió de encontrar al hombre mirando fijamente atrás. La mirada de la esperanza y la impotencia compitiendo por el dominio en la cara de Logan le rompió el corazón. Keeton dio un paso hacia él y le tendió la mano. ―Te lo juro, estoy diciendo la verdad. ―¿Logan? ―La petulancia de Mariah comenzó a desvanecerse. Parecía, desde que la conversación empezó, por primera vez insegura. Keeton ni siquiera la miró, tampoco Logan. ―Quiero creer. ―Logan tomó la mano de Keeton entre las suyas―. Quiero decir, yo creo que ves las auras, pero ¿qué si te equivocas esta vez? ¿No has cometido un error antes? ―Oh, joder, Logan, ―gritó Braxton, causando que todos saltaran―. ¿Eres un paramédico o no? Recoge un poco de maldita sangre o hazla orinar en una taza y llévalo al hospital. Infierno, voy a salir a comprar una prueba de embarazo casera. Esto es ridiculo. Cada uno miró fijamente a Braxton en shock. ―¿Qué? ―Él se rompió. Xander envolvió sus brazos alrededor de él y le acarició su rostro en el cuello de Braxton. ―Te quiero, chulo ―dijo en torno a una sonrisa.

18


Logan se quedó mirando el suelo, frunciendo el ceño. ―¿Por qué diablos no pensé en eso? ―Se giró a Mariah―. Tu escoges. ¿Sangre o orina? Keeton tomó un gran placer al ver el color irse de la cara de la mujer. Sus ojos abiertos y dio un paso atrás. ―¿Tú crees en él? Preguntó ella en voz baja. ―Si estás llevando a mi hijo, yo no veo cuál es el problema. Podemos conseguir resolver esto en este momento. Logan sonaba aparentemente tranquilo, pero Keeton podía ver los músculos de su mandíbula contraerse y sus manos en puños. ¡Te gane, perra! Él probablemente podría haber dejado que la sonrisa se dibujara en su rostro, pero no lo hizo. ―Pero es demasiado pronto para que aparezcan en una prueba, ―balbuceó ella. ―Entonces, ¿cómo sabes que estás embarazada? ―Preguntó Jackson. ―Una mujer sólo sabe de estas cosas, ―le espetó. ―No es suficiente. Así que, ¿qué va a ser? ―Preguntó Logan de nuevo. La habitación quedó en silencio durante varios minutos. Por último, Mariah apretó los puños a los costados y fulminó con la mirada a Keeton. ―Te arrepentirás de esto. No soy alguien que desees como enemigo. La cabeza de Keeton se disparó al oír el gruñido profundo de Logan. Sonaba a felino y salvaje, e hizo cosas increíbles en su interior. Mariah marchó a través de la habitación, mirando por encima del hombro por última vez a Keeton. Luego pisoteó en la puerta, cerrándola detrás de ella. Logan se dio la vuelta y barrió a Keeton a sus brazos, aplastándolo duro, en la musculosa pared de su pecho. Los labios de Logan rozaron su sien, haciéndole temblar cuando su corazón amenazaba con salirse a través de su esternón. Entonces, sin previo aviso, Logan lo levantó en el aire. Keeton se apresuró a

19


aferrarse, bloqueando sus piernas alrededor de Logan aferrándose a su cintura y anchos hombros. Una gran mano ahuecó su culo, sosteniéndolo. La otra se envolvió alrededor de la parte de atrás de su cuello y tiró de él cerca. ―Gracias, ―susurró Logan contra sus labios. Aplastó su boca, hacia abajo sobre Keeton, chupando y mordisqueando. Keeton se quedó sin aliento por la sorpresa y Logan aprovechó al máximo, empujando su lengua en su boca devorándolo. Keeton barrió su lengua en contra de Logan, feliz de dejar que el hombre más grande tomara el control. Se movió y gimió, haciendo todo lo posible por acercarse aún más. Si pudiera, quería meterse dentro de la piel del hombre. Logan se sentía tan caliente, olía tan bien, y besaba como un sueño. ―¡Guarros! ―La voz de Braxton trajo a Keeton de vuelta a la realidad. Él interrumpió el beso y hundió el rostro en el cuello de Logan, con las mejillas ardiendo. ¿Qué demonios le pasaba? Nunca se había sentido avergonzado por algo como esto. Por otra parte, por lo general, daba el primer paso. Él nunca tuvo un hombre que lo consumía como Logan acababa de hacer. ―Consigan una habitación, ―dijo Braxton con una sonrisa en su cara. Keeton gimió y empujó su cara mas apretada en la carne caliente de Logan. Sintió el ruido en el pecho de Logan cuando se echó a reír junto con Braxton. ―Por lo tanto, ¿vas a decirle? ―preguntó Xander de repente. La risa de Logan se detuvo de inmediato. Keeton levantó la cabeza y miró a Xander luego de nuevo a Logan. ―Decirme, ¿qué? ―Vio cuando el hombre grande en sus brazos fulminó al amante de su mejor amigo. ― ¿Logan? Xander se limitó a sonreír con una sonrisa de come mierda, a continuación, envolvió sus brazos alrededor de Braxton de nuevo, tirando de él cerca de su gran cuerpo. Keeton miraba desde Xander y Braxton, a Logan, luego atrás, en varias ocasiones, para recaer de nuevo su mirada en Xander. Sus ojos se agrandaron, su corazón latía con fuerza cuando empezó a comprender ¡Oh, mierda! Dejó de respirar y su estómago hizo una voltereta hacia atrás, contemplando a Logan, mirando a los ojos de su compañero.

20


CAPITULO 4 ―Keeton ―Braxton gritó cuando Keeton se paseaba por la sala de estar. ―¿Estás escuchándome? Keeton miró a su mejor amigo. ―Sí. No es un difícil cuando estás gritando como una loca. Braxton giró su mirada y se dejó caer pesadamente en el asiento del amor. ―Eres un hipócrita, ―se quejó. Keaton rodó sus ojos, pero permaneció en silencio. ¿Qué podía decir? Sabía que Braxton estaba en lo cierto. No es que lo admitiría, pero aún así, lo sabía. ―¿Qué fue lo que me dijiste cuando yo llegue por aquí, volviéndome loco por estar acoplado a Xander? ―Braxton se inclinó hacia adelante y suavizó su tono―. Keeton, ¿por qué no quieres estar acoplado a Logan? Pensé que serías feliz. Keeton suspiró. ―¿Por lo menos entiendes lo que esto significa? Si soy el compañero de Logan, entonces, significa que tengo sangre de shifter en mí. ―Créeme, lo sé. ―Resopló Braxton, sacudiendo la cabeza. Keeton tuvo que sonreír. Lo recordaba muy bien, cuando tuvo que calmar a su amigo cuando aprendió, no solo que se había acoplado a un shifter si no que él era parte bestia peluda también. Los shifters solo algunas veces se acoplaban con otros shifters. A pesar de que tanto Keeton como Braxton no podían cambiar, al parecer, tenía algún gen shifter diluido en la sangre. ―Keeton, a veces eres un idiota. ―Braxton levantó la mano para evitar la réplica de Keeton―. Cariño, tu abuela es un shifter, ¿no?

21


Keeton asintió con la cabeza. ―Entonces esto quiere decir que tu padre tiene un poco de sangre shifter. Solamente esta demasiada diluida para que él cambie. Por lo tanto, tu tienes algunos genes shifter también. ―Lo sé. ―Keeton suspiró de nuevo―. Solo que hasta ahora nunca pensé en ello. ―Bueno, ¿cuál es el problema? Keeton no sabía cómo explicarle. A pesar de que siempre había querido a alguien para siempre, tenía dudas de que pudiera haber material para siempre. Fácilmente se hizo aburrido, iniciaba peleas sin razón, empujando y probando los límites. A menudo, él era terco e impulsivo, siempre se distraía fácilmente y podría ser sensible a cualquier fallo. En pocas palabras, era un desastre total. Su abuela, tío y primo eran shifters, por lo que sabía un poco acerca de la cultura. Si Keeton se apareaba con Logan, era un concierto de por vida. Ninguna opción de divorcio, separación. Keeton siempre estaría destinado a Logan y Logan a él. ―¿Y si él no me quiere? ―Susurró. Logan no tendría otro compañero de verdad y siempre parecía un infierno de compromiso. ―No sabrás a menos que le des una oportunidad. ―Braxton se puso en pie, se inclinó y besó la parte superior de la cabeza de Keeton―. Sólo piensa en ello, ¿vale? Tengo que irme antes de que Xander se empiece a preguntar dónde estoy. ―Rodó sus ojos cuando se enderezó y se dirigió a la puerta―. Idiota sobreprotector, ―refunfuñó por lo bajo. ―Gracias, Brax. Sólo necesito algo de tiempo. Yo te llamo. Después de que Braxton saliera, Keeton se tendió en el sofá y se quedó mirando el techo. ¿Cómo sería tener a alguien preocupándose por él? Tener a alguien haciéndose cargo de él, asegurandose de que estaba seguro, cómodo y feliz. ¿Cómo sería tener a alguien como Logan Cartwright amándolo?

22


Logan se sentó en el borde de su cama, mirando a sus pies. Había pasado casi una semana, y todavía no había visto o escuchado nada de Keeton. Se frotó el pecho sobre el corazón. Podía sentir el ritmo constante por debajo de la palma, pero podía no estar en lo cierto. Su corazón estaba roto, arrancado de su pecho y simplemente siguió funcionando. De ninguna manera debía estar en funcionamiento. ―Joder, ―murmuró cuando se puso en pie. Todavía podía ver la mirada de asombro en la cara de Keeton. Había conocido el momento exacto en que las piezas de Keeton se ensamblaban. Su pequeño cuerpo se tensó en los brazos de Logan, con sus ojos alrededor tan grandes como platillos y se le aceleró su ritmo cardíaco, golpeando frenéticamente contra el pecho de Logan. Luego, con una palabra simple y pequeña, respiraba tan silenciosamente que casi no lo había oído, Keeton había destrozado el mundo entero de Logan. No. Eso es todo lo que Keeton dijo. Logan no recordaba mucho después de eso. Vagamente recordó el alivio de Keeton a sus pies subiendo las escaleras hacia su habitación. Entonces, Talon vino, casi azotando su puerta, gritándole para despertar su culo lamentable e ir a trabajar. Eso había sido hace cuatro días. Él ni siquiera sabía cuánto tiempo había estado en su habitación antes de eso. Solamente dale tiempo. Braxton le había estado constantemente diciéndole durante toda la semana. A veces, Logan sólo quería dar un puñetazo a la mierdecilla. Él miró a su alrededor, olvidó lo que había estado apunto de hacer, se encogió de hombros y subió atrás en la cama. Tiró de la almohada, encrespándose alrededor de él, y cerró los ojos. El golpe en la puerta lo tenia gimiendo en las sábanas. ―Vete. El pomo de la puerta se movió y Logan mentalmente se dio palmaditas en la espalda por recordar cerrar la puerta.

23


―Logan Edward Cartwright, abre la puerta de mierda, o te juro que tendré a Xander rompiéndola, ―gritó Braxton a través de la madera. Logan volvió a gruñir y rodó de la cama. Braxton no hacia amenazas vacías. Tendría a Xander rompiendo la maldita puerta, y Xander lo haría. Haría cualquier cosa por su compañero. Incluso destruir la casa. ―¿Qué demonios quieres? ―Gritó Logan, tirando de la puerta y dejándola golpear contra la pared. Xander no era el único que podía joder la casa. Ni siquiera miró a Braxton, sino que se fue y se subió en la cama. ―¿Edward? ―Una voz curiosa preguntó desde la puerta―. ¿En serio? Logan se levantó de la cama tan rápido, que su cabeza le daba vueltas. Se tambaleó a mitad de camino a la puerta antes de que sus piernas cedieran y dobló las rodillas. Se arrodilló en el suelo, mirando abiertamente a la vista más hermosa que jamás había visto. ―¿Has bebido? Logan se limitó a mover la cabeza sin decir nada. Keeton arrugó la nariz cuando entró en la habitación. ―Huele como un saco de culos aquí. ― Entonces se inclinó y olió a Logan―. ¡Dulce infierno! ¿Cuándo fue la última vez que te duchaste? Logan no podía recordar, no le importaba. Se limitó a seguir bebiendo de la vista del ángel delante de él. Keeton lo miró fijamente por un minuto antes de que rodara los ojos y resopló. ―Bueno, ducha, comida, y luego hablaremos. ―Ayudo a Logan a ponerse de pie y lo empujó hacia la puerta―. Voy a tratar de limpiar, este sitio que llamas dormitorio, de desechos tóxicos. Logan miró sobre su hombro cuando entró en la sala. Él no quería irse no quería dejar a Keeton fuera de su vista. Abrió la boca, pero Keeton agitó una mano, cortándolo. Keeton le dio una sonrisa tan dulce que hizo sus rodillas débiles. ―Voy a estar aquí.

24


Logan asintió con la cabeza y se apresuró por el pasillo hasta el baño. Keeton comenzó a recoger la ropa sucia esparcida a través de la habitación de Logan. Estaba por todas partes en el suelo, en la cama, la cómoda, incluso envuelta en las lámparas. Depositó todo en el cesto vacío, entonces agarró el bote de basura detrás de la puerta y empezó a recoger las botellas de cerveza vacías. Había docenas de ellas en las mesas de noche, el tocador e incluso encontró algunas debajo de la cama. A continuación, quitó las sábanas y las mantas de la cama de Logan y las arrojó en el cesto. Encontró ropa de cama nueva en el armario y de forma rápida rehizo la cama. Cuando finalmente terminó, Keeton se sentó en el borde de la cama y suspiró. No había creído a Braxton cuando le dijo como estaba de deprimido Logan. Él mismo, había sido desgraciado durante toda la semana. Infierno, su habitación probablemente se veía peor que la de Logan. No podía dormir y apenas había comido desde que salió después de la fiesta de cumpleaños de Xander. Las únicas cosas que venían fácilmente eran los pensamientos de Logan. Logan apareció en la puerta justo cuando Keeton se situó hacia atrás para retirar las cortinas. Casi se tragó la lengua. Logan sólo llevaba una toalla, colgada bajo las caderas. El agua goteaba de los extremos de su pelo, y miró a Keeton con incertidumbre. Keeton sintió su tartamudeo de corazón en la expresión guardada en los ojos del hombre. Sabía que Logan tenía buenas razones para considerarlo de tal modo. Él quería hacer algo, decir algo, para tranquilizarlo, pero estaba tan nervioso... como su compañero. Puede ser que también me acostumbre a decirlo. Su relación más larga duró exactamente veinticuatro días. ¿Qué diablos sabía de ser compañero de alguien o pareja? Ya había estado volviéndose loco sobre el conjunto de Mariah-la-cosa-no-tiene-un-alma y ellos habían dejado caer la gran bomba en su regazo. También comprendió acerca de la obligación que los shifters tenían de estar cerca de sus compañeros. Tal vez, Logan sólo lo quería debido a la conexión. Keeton no se contentaría con ser sólo un premio de consolación. Él quería la cinta azul. Él necesitaba a alguien que lo amara y no sólo estar pegado a él. Miró de nuevo a Logan, sorprendido al encontrarlo de pie en la puerta, mirando

25


a sus pies y completamente abatido. ― Morton salt1 ―dijo Keeton. Logan lo miró inexpresivamente. ―Ya sabes, cuando llueve, esto fluye. ―Resopló cuando Logan lo seguía mirando con confusión. ―No importa. ―Caminó por la habitación y se detuvo justo enfrente de él―. Lo siento. Entre en pánico y lo maneje mal. No te puedo prometer nada, pero estoy dispuesto a intentarlo. Keeton tomó el último paso, presionando su cuerpo contra el de Logan, y ligeramente envolvió sus brazos alrededor de su estrecha cintura. ―No sé nada de ti, pero quiero. Siento la conexión, y sé que es probable que sólo sean las feromonas estúpidas de shifter, pero me sentí muy mal esta semana, ―susurró―. Entonces, ¿podemos simplemente tomar las cosas con calma? Logan se limitó a asentir. Keeton frunció el ceño al darse cuenta de que Logan no había hablado una palabra desde que Keeton llegó a la sala. Aunque todavía tenía Keeton sus brazos alrededor de él, los brazos del gran hombre colgababan a los lados. Rápidamente se soltó y dio un nuevo paso vacilante. Tal vez Logan había cambiado de opinión. Dio un chillido muy impropio de un hombre cuando los brazos de Logan se ataron alrededor de él sin previo aviso y Keeton fue aplastado con tanta fuerza en su amplio pecho que exprimió el aire de sus pulmones. ―Podemos ir tan lento como quieras, cariño. Toma todo el tiempo que necesitas, pero por favor, no me dejes otra vez ―murmuró Logan en su cabello. Keeton luchó hasta que los brazos de Logan se aflojaron en torno a él y pudo retroceder para mirar esos ojos azul hielo. ―No puedo prometer que no me marchare, pero prometo dar a esto una oportunidad. Esperaba que Logan estuviera herido o enojado con él, pero sólo sonrió. ―Está bien. Puedo vivir con eso. ―Besó la sien de Keeton, su frente, la nariz, los labios y 1

Morton Salt es una empresa productora de sal de alimento en los Estados Unidos, de acondicionamiento de agua, industrial, agrícola y de carretera / uso en carretera. La sal cuando se echa al agua fluye efervescente, creo que es una forma de decir que se siente de esa manera. NT

26


por último, sólo cepilló un dulce, casto beso contra su boca―. Voy a hacerte tan feliz de que nunca vas a querer marcharte. Keeton dejó caer la cabeza de nuevo cuando los besos de Logan se arrastraban a lo largo de su garganta y en los hombros. ―No muerdas, ―advirtió sin aliento―. No esta permitida ninguna reclamación. Logan calló por un segundo antes de volver a lamer y mordisquear a lo largo de la clavícula de Keeton. ―¿Te puedo marcar? ¿Poner mi olor sobre ti? Un gemido escapó de los labios entreabiertos de Keeton, y arqueó su cuerpo contra su futuro amante. ―Sí. ―Él tiró la toalla en la cintura de Logan hasta que cayó al suelo. Poco a poco, movió las manos sobre las caderas y los grandes muslos del hombre. Finalmente llegó a la polla gruesa de Logan, tomándolo en una mano y usando la otra como una copa para su pesado saco. Wow... Logan era grande. Keeton tenía que verlo. Él se apartó de la boca de Logan para tratar de obtener una visión más directa del monstruo en su mano. Tragó saliva audiblemente cuando Logan finalmente se puso de pie para dar acceso sin obstáculos a su hermoso cuerpo. ¡Su polla era enorme! Larga y gruesa, y llena de venas palpitantes. La cabeza roja oscura e hinchada, con una forma de hongo perfecta y el tamaño de una pelota de golf. ―No va a caber, ―murmuró Keeton, moviendo la cabeza lentamente.

27


CAPITULO 5 Logan se echó a reír ante la mirada asombrada en el rostro de su pareja. ―Por supuesto que sí. Fuiste hecho para mí, cariño. Keeton negó con la cabeza. ―Esa cosa se hizo para golpear touchdown o matar dragones. No fue hecho para encajar en mi culo. Logan se echó a reír más fuerte. ¿Golpear touchdowns? Keeton era adorable. ¿Y qué si cada fibra de su ser clamaba por él para reclamar a su pareja? Keeton no estaba listo, pero le dijo a Logan que lo podía marcar. Él tenía toda la intención de hacer precisamente eso. Él planeaba bañar a Keeton con su olor para que todos supieran que él pertenecía a Logan. Haría todo lo posible para demostrarle a Keeton lo mucho que lo necesitaba, lo mucho que lo amaba. Oh, sí, amaba a su pareja. Nunca había creído en el amor a primera vista. Esas cosas como que sólo sucedían en los cuentos de hadas e historias antes de dormir. Pero una mirada al ángel ante él, el sabor de su piel dulce, lo habían convertido. Logan era un creyente. Keeton probablemente no le creería, todavía no, pero Logan sabía ser paciente. La bestia en él se enfureció y rechinó sus dientes, rogándole que dominara al hombre más pequeño. Exigía que Logan reclamara a Keeton y lo hiciera rendirse. Enjauló a la bestia y trató de calmarse. Se había comprometido a tomar las cosas con calma. Un suave gemido alejó a Logan de sus pensamientos y le hizo . Envolvió una correa alrededor de sus propios deseos y volvió su atención a Keeton. Vio como su compañero se humedecía los labios lentamente, sin dejar de mirar hacia abajo a la polla de Logan. Reprimiendo un gemido, Logan se estremeció, su cuerpo vibraba con su esfuerzo para contenerlos. Ya estaba lo suficientemente duro como para golpear clavos de ferrocarril y Keeton apenas si lo había tocado.

28


Infiernos, ni siquiera había visto a su pequeño hombre desnudo. ―La ropa. ―La orden derramada de su boca antes de que él incluso lo registrara como un pensamiento consciente para decirlo. La cabeza de Keeton saltó y sus ojos fijos en los de Logan. Contuvo el aliento, esperando contra toda esperanza que no estaba a punto de ser reprendido. Entonces los ojos de Keeton se agrandaron, con el rostro enrojecido, y aceleró la respiración. Interesante. Keeton bailó lentamente hacia atrás y sacó su camiseta sobre su cabeza, tirándola hacia Logan. Puso un poco más de movimiento en sus caderas, frotándose las manos sobre cada centímetro, que revelaba, de piel cremosa. Sus manos se deslizaron por su pecho al descubierto y se pellizcó los pezones, tirando de ellos. Su cabeza cayó hacia atrás y gimió, siguió moviendo sus caderas bajó el ritmo inexistente. Logan se agachó y se apoderó de la base de su pene para no venirse en ese mismo momento. Nunca había visto nada tan erótico en su vida, era para babear. Él gimió cuando la demostración continuó. Keeton incluso hizo el acto de empezar con sus vueltas que lucían sexys como el infierno. Abrió el primer botón de sus pantalones vaqueros, deslizó la cremallera hasta que la tela cayó al fondo alrededor de sus tobillos. Logan no había pasado por alto el hecho de que la ropa interior no estaba en la pila de ropa que Keeton se había quitado. También era muy consciente de que su compañero apareció completamente liso, sin pelo en cualquier lugar que Logan pudo ver. Agarró su polla dura y respiró hondo, tratando de calmar su libido. Mala idea. El olor de su compañero en combinación con el aroma de la excitación lo dejó jadeante. A esto se añadía la perfecta forma del cuerpo de Keeton aún en medio de la habitación y Logan creyó que jamás respiraría bien de nuevo. ―¡De rodillas, las manos detrás de tu espalda, y ningún toque. ―Logan habló a grandes rasgos, su voz profunda y dominante. Tuvo que tragarse su grito de victoria cuando Keeton inmediatamente se arrodilló frente a él y unió sus dedos detrás de su espalda. La mirada en los ojos Keeton cuando levantó la mirada hacia Logan era una de total confianza con una porción entera de lujuria.

29


Logan quería ser malo, su polla goteante estaba totalmente de acuerdo, pero él tenía que estar seguro. ―¿Qué quieres, bebe? Nunca mirando lejos de los ojos de Logan, Keeton se humedeció los labios otra vez. ―Quiero chupar tu polla, Señor. Logan gimió de nuevo cuando sus ojos se quedaron en blanco en su cabeza. Sabía que su sienota era su otra mitad, el yin para su yang, la pieza que faltaba al conjunto. Nunca esperó que Keeton fuera tan perfecto para él, sin embargo. ¡Gracias, suerte! Todo en él, desde las puntas de su pelo rubio, peinado de punta gracias al gel, hasta la parte inferior de sus pies pequeños y elegantes, hizo a Logan doler y desear. Tenía que ser la pareja dominante. No sabía si se trataba de su ADN o sólo una parte de su psique, pero tenía que controlar a su pareja. Keeton parecía más que dispuesto a someterse a Logan. Incluso parecía estar en ello. Logan alcanzó abajo para acariciar la mejilla suave de su amante, por un momento se puso de pie derecho, dejando caer las manos a los costados. Él no dijo una palabra, se limitó a asentirle. Keeton sonrió, luego se abalanzó para envolver la cabeza de la polla de Logan en su boca húmeda y caliente. ¡Oh, dulce misericordia! Había estado demasiado duro por demasiado tiempo y su cuerpo clamaba por la liberación. Se mordió los labios, cerró los ojos y trató de no pensar en nada más que los labios de su compañero envueltos alrededor de su polla dolorida. Fracasó miserablemente cuando Keeton se retiró, jugando con la ranura de Logan con su lengua y luego se lanzó hacia abajo hasta la cabeza hinchada de la polla de Logan golpeando la parte trasera de su pequeña garganta dulce. No muchos amantes hombres o mujeres habían sido capaces de tomar todo de él. Logan tenia que ver. Abrió los ojos y miró hacia abajo justo en el momento que Keeton lo tragaba, contrayendo los músculos en la garganta y apretando la polla de Logan. ―Oh, mierda, ―gimió. La visión de su eje brillante, entrando y saliendo de los labios carnosos, rosados, estirados, tensos sobre su carne dura, tenía sus bolas cerca de su cuerpo.

30


Enredó ambas manos en el pelo de Keeton y le dio un brusco tirón. ―Basta ya. Keeton dejo que la polla de Logan resbalara de su boca y se sentó sobre sus talones, dándole una mirada de curiosidad. ―¿Qué? ¿Hice algo mal? ―Oh, no, ángel. Simplemente no quiero venirme todavía. No hasta que tenga al matador de dragones enterrado profundamente en ese culo bonito tuyo. ―Logan tragó duro en el crudo deseo que brillaba en los ojos de su amante―. Métete en la cama, en tus manos y rodillas y no puedes tocarte. Tuvo que morderse el interior de la mejilla para no reírse cuando Keeton se levantó del suelo y prácticamente se lanzó sobre la cama en su afán por cumplir. Logan se movió en torno a un lado de la cama, tirando de una botella de lubricante de la mesa de noche. Se arrastró sobre el colchón, colocándose detrás de Keeton, empujando las piernas más ampliamente. Colocando un pequeño beso entre los omóplatos de Keeton, susurró: ―No puedo transmitir o contagiarme de enfermedades humanas, por lo que no necesitamos los condones. Keeton se asomó por encima del hombro y sonrió. ―Sí, lo sé. Logan le devolvió la sonrisa antes de empujar suavemente en la parte posterior de la cabeza de Keeton. Keeton arrastró la cabeza y el pecho hasta el colchón, el culo siendo elevado en el aire. ―No te puedes venir hasta que yo diga, Keeton. ¿Entiendes? Al no recibir respuesta, Logan le dio una bofetada ligera al culo de Keeton. ―Espero tener respuesta cuando te haga una pregunta. Ahora bien, ¿me entiendes? Keeton gimió antes de decir entrecortadamente, ―Sí, Señor. Maldita sea, Logan podía acostumbrarse a oír eso.

Si Logan no ponía su polla grande, magnífica en su culo en los próximos tres segundos, Keeton iba a perder la maldita cabeza. No podía creer que el dominio de Logan lo había manipulado. Keeton odiaba a la gente que le ordenaba alrededor, dentro o fuera de la habitación.

31


Él era demasiado terco, demasiado independiente, demasiado alto de espíritu para permitir que nadie lo domara. Sin embargo, se puso de rodillas, culo en el aire, manos en puños en las sábanas y jadeando como una perra en celo. Su polla le dolía y palpitaba, la punta goteando copiosamente. Elevándose a sí mismo lo suficiente como para mirar hacia debajo de su cuerpo, vio la carne dura moviéndose libremente entre sus piernas, sacudiéndose con cada latido de su corazón. Otra bofetada a su culo, más duro que antes, lo tenia gimiendo largo y bajo facilitando su pecho de vuelta en las sábanas. ―No te muevas. ―El tono de mando de Logan envió electricidad corriendo arriba y abajo de su columna vertebral. La necesidad de presentarse a su amante, para complacerlo, abrumaba a Keeton, y lo hacia estremecer. Las manos de Logan se movían sobre las colinas redondeadas de su culo hacia arriba, lentamente, tortuosamente, frotando y apretando. Keeton sentía la brisa de aire fresco pasar a través de su apertura, temblando, cuando Logan le separó suavemente sus mejillas. ―Maldita sea, bebé. ―El clic de la tapa de una botella, una pausa, y luego un dedo resbaladizo acariciándolo, sondeando poco a poco su entrada. ―Mm, tan bonito. ―La calidad gruesa, lujuriosa de la voz de Logan se apoderó de Keeton, arrastrando un gemido desigual de sus labios. El dedo acariciando empujo hacia adentro, rebasando el anillo exterior de los músculos y Keeton jadeó. Maldita sea, se sentía bien y quería más. No podía recordar alguna vez estar así de duro. Como si sintiera la necesidad, Logan se retiró y dos dedos entraron, Keeton empujó contra los dedos de Logan, olvidándose de su orden de no moverse, meneando el culo y en silencio rogando por más. ―Eso es, bebé. Joder. Este pequeño culo apretado se va a ver tan bien envuelto alrededor de mi polla. ―Logan empujó un tercer dedo, rastrillando el punto dulce de Keeton. Su cabeza se levantó de la cama, se puso a gritar desesperadamente al mismo tiempo que luchaba por no venirse. ―¡Logan! Por favor, te necesito. ¡Jodeme! ―Shh, bebé, tengo que estirarte más. No quiero hacerte daño. Un dedo más. ―Logan los sacó luego empujó de nuevo con cuatro dedos.

32


Keeton se quejó en voz alta, su cuerpo se sacudía con el esfuerzo de contener su orgasmo. Notó un poco de quemazón, pero no lo suficiente como para querer parar. ―Logan ―Está bien, ángel, está bien. Relájate. ―Una mano fuerte le acarició por la espalda y los dedos de Logan desaparecieron, reemplazados por la cabeza bulbosa de su polla. Metió la corona más allá del anillo de protección de los músculos y lentamente, muy lentamente, empujo hacia delante. ―Oh maldito infierno, ―gimió Logan―. Maldita sea, estas apretado. Tan, caliente. Como un infierno de mierda. Keeton repitió el lamento de su amante. Joder estaba en lo cierto. Pensó que podría tener menos que ver con su culo apretado y más con la polla de Logan ¡era descomunal! Le había dicho a Logan que no cabría. En el momento que el culo de Keeton terminó de alimentar la polla Logan, pensó que probablemente le perforaría un riñón. Justo cuando sabía que no podía aguantar más, sintió el cepillo de las caderas de Logan contra su culo y su amante se calmó. Oh, Dios, quemaba. Keeton se mordió los labios para no gritar. Su erección comenzó a marchitarse y sus músculos se contrajeron, tratando de sacar al monstruo invasor alojado en su culo. Logan gimió, sus manos aferradas a las caderas de Keeton. ―¿Listo? ―Sí. No. Muévete. Logan se retiró y luego empujó hacia adentro, y otra vez, lenta y constantemente. La quemazón comenzó a ceder, cuando Keeton se relajó y sus músculos se estiraban y aflojaban más. La polla de Logan rozó por encima de su próstata con cada golpe, enviándolo en un torbellino de placer y el deseo. Keeton gimió y se retorció cuando su erección volvió a la vida, latiendo y goteando líquido pre-eyaculatorio en contra de su vientre. No podía creer que momentos antes le había rogado casi a Logan que se detuviera. Maldita sea, se sentía increíble. ―Déjame hacerte sentir bien. Dime lo que quieres, ángel. ―Logan tocó cada

33


centímetro de Keeton, donde podía llegar. Él le acarició y calmó, cogió y amasó, dejando un rastro de fuego después de que sus manos vagaran. ―Mas duro. Por favor, Logan. Por favor... necesito... yo... ¡oh, mierda! Keeton gimió cuando Logan se inclinó hacia delante, cambiando el ángulo y conduciéndose aún más profundo en su canal. Se sintió tan abrumado de sensaciones, que no sabía dónde terminaba él y comenzaba Logan. Logan estaba sobre él, cubriéndolo, acariciándolo en la parte de atrás de su cuello. Keeton sabía que lo había marcado, ahogándolo en el olor de su pareja. ―¿Quieres venirte, bebé? ¿Es eso lo que necesitas? ―Oh, Dios, por favor, sí, ―gimió Keeton. Logan se sentó, se apoderó de las caderas de Keeton y comenzó a empujar en él, más duro, más rápido. Se retiraba de las caderas de Keeton con cada embestida, empujando tan profundamente como podía. ―Entonces córrete ahora, ―Logan lo molió. Él cambió el ángulo, clavándose en el punto dulce de Keeton de nuevo―. Córrete para mí, ángel. Luces explotaron detrás de los párpados cerrados de Keeton y la cabeza le daba vueltas. Gritó, gritando el nombre de Logan, cuando esperma caliente y pegajoso tiró de su raja en largas cuerdas cremosas. Cubriendo el estómago de Keeton, su pecho, y las sábanas debajo de él. Logan gimió, envolviendo sus brazos alrededor del torso de Keeton, y tirando de la espalda de Logan, a su caliente y sudoroso pecho. Él continuó palpitando en él, sacando su orgasmo, hasta que se hundió en los brazos de Logan. ―¿A quién perteneces, Keeton? Quiero que me lo digas. ―Gruñó Logan sensualmente en su oído. No podía luchar contra ello. Nunca se había sentido así con nadie antes y estaba seguro de que nunca volvería a hacerlo. Dondequiera que Logan fuera, ahí es donde quería Keeton estar. ―A ti, Logan. Te pertenezco a ti, ―susurró. Girando la cabeza capturó la boca de su amante con la suya.

34


Logan gimió, sollozó en realidad y Keeton nunca había escuchado un sonido más dulce. ―Córrete para mí, Logan. Muéstrame que soy tuyo, ―murmuró contra los labios de Logan, antes de sellar las bocas juntas, de nuevo. Logan gimió en su boca mientras su cuerpo se congeló y se puso tenso. Sintió el calor del orgasmo de Logan profundamente dentro de su túnel oscuro y disfruto de ello. Este grande, fuerte, hermoso, hombre lo quería. Todo lo que tenía que hacer era extender la mano y lo tomaba, lo aceptaba y lo detenía.

35


CAPITULO 6 Logan yacía de espaldas, mirando hacia el techo, una sonrisa de satisfacción en su rostro. Su compañero cubierto por encima de él, le acarició el rostro, su cuello y todo estaba bien en el mundo. No había reclamado a Keeton, pero podía oler su aroma por todo su compañero y le dieron ganas de ronronear. Pronto, Keeton estaría dispuesto a dar ese último paso. Pensó que su corazón iba a estallar de felicidad cuando Keeton dijo le que pertenecía. Tenía ganas de reclamar a su compañero, sin embargo. Necesitaba ese vínculo. Logan no quería volver a vivir sin su sienota. Un gemido suave contra su garganta hizo a Logan mirar hacia abajo, a su compañero. ―¿Qué pasa, bebé? ¿Te duele? ―Tal vez había sido demasiado duro con su amante. Él rezó para que fuera que no. ―Soy una puta, ―se quejó Keeton. Logan se mordió la lengua para no reírse. ―¿Por qué dices eso? ―Bueno, teniendo en cuenta que tu leche sigue filtrándose fuera de mi culo, pensé que la respuesta sería obvia. Se rió en silencio. Sabía que tenían que levantarse y ducharse, pero a él le gustaba que su semilla llenara a su compañero. Más pruebas de que Keeton le pertenecía. ―Tener sexo con tu pareja no te hace una puta. Keeton se sentó y lo miró con seriedad. ―No hace media hora, yo pensaba sobre como nosotros deberíamos tomar esto lento. Lo siguiente cosa que supe, fue que prácticamente te pedí que jodieras mis sesos. ―Dejó caer su rostro entre sus manos y volvió a gemir. Muy suavemente, Logan separó las manos de su amante lejos y le levantó la cara. ―Para. Tú no eres una puta. Aunque, si sientes el impulso, te prometo que

36


puedes sacar tus frustraciones sexuales en mí. ―Le guiñó un ojo, provocando una pequeña risa a Keeton. ―Eres hermoso, encantador, atractivo, increíblemente brillante y un montón de otros adjetivos voy a pedirle a Braxton para más adelante. Sonrió a las risas que provenían de su compañero. ―Pero no una puta. Tu dijiste que todo el mundo piensa que lo eres. Exactamente ¿con cuántos hombres has estado? No era una pregunta que normalmente les pidiera a sus amantes. No era asunto suyo, pero le importó. Quería saber todo acerca de su compañero, sin embargo, y tenía que llegar al fondo de la auto-degradante actitud de Keeton. Las mejillas de Keeton ardían de color rojo y se mordía el labio inferior. Logan levantó una ceja, pero por lo demás se mantuvo el silencio. Keeton murmuró algo que no pudo entender y trató de apartar la mirada, pero Logan le cogió la barbilla, para impedir su fuga. ―¿Qué fue eso, ángel? ―Uno, ―murmuró Keeton abatido. Logan se sentó allí con la boca abierta, no había palabras que salieran. Cuando por fin pudo formar una frase coherente, le preguntó: ―¿Por qué en el infierno tu o cualquier otra persona, crees que eres una puta si sólo has estado con un hombre? ―He tenido muchos novios. Bueno, yo no sé si lo llamaría novios exactamente, pero he estado fuera de mi cuota de citas. He tirado y chupado una gran cantidad de chicos y viceversa, pero sólo tuve sexo real con un hombre. ―Keeton todavía trató desesperadamente de mirar a cualquier parte, pero no Logan. ―Eso sigue sin responder a mi pregunta. Keeton suspiró, finalmente, mirando a los ojos de Logan. ―Supongo que porque estoy tan... por ahí... todo el mundo asume que yo soy una gran puta. Diablos, incluso Braxton piensa que me he acostado con todos los hombres que han respirado cerca mio. ―Rodó los ojos antes de continuar―. Era más fácil dejar que la gente pensaran lo que querían. Mejor que ser un perdedor, virgen de veintiséis años, ―murmuró. Logan tuvo que esforzarse para escuchar la última parte. Apretó los dientes y

37


luchó por controlar su respiración. No podía determinar exactamente por qué infierno estaba tan enojado, pero su shifter en él le exigía proteger a su compañero, incluso si, era sólo la reputación de su pareja. Alcanzándole, dio una palmada suave a la mejilla de Keeton. ―Ángel, eres perfecto. No me importaría si hubieras tenido sexo con un centenar de hombres, al mismo tiempo. Yo todavía creeré que eres perfecto. Aunque, tengo que admitir que, ser el segundo hombre que... ―Primero, ―susurró Keeton, cortando a Logan. Él se quedó quieto, cuando la sangre se drenaba de su rostro. Destellos de su forma de hacer el amor fluyeron a través de su mente, empujándolo al mando, y dominando a su amante. Había sido tan duro con su compañero. Cerró los ojos e hizo una mueca. ―¡Joder! ―Incluso había tenido a Keeton por detrás, empujando su cara en el colchón como una puta de dos dólares. Yo fui el primero. La idea hizo que el estómago de Logan se apretara dolorosamente. ¿Qué había hecho? Se había reído cuando Keeton expresó su temor de que Logan era demasiado grande, despidiendo completamente sus preocupaciones. Si Keeton nunca había tenido sexo anal antes, Logan, probablemente se sentiría un maldito dos por cuatro. Sólo tenía un trabajo, una directiva. Su principal propósito en la vida era proteger a Keeton y cuidar de él. Bueno, él se lo había tirado abajo de forma espectacular. Buen trabajo, imbécil. Rodando lejos de su compañero, salió de la cama. Agarrando la ropa de su armario, se vistió rápidamente, sin mirar a Keeton. El asco de sí mismo hizo ebullición en su interior. Quiso gritar, arremeter contra algo, chocar con algo, pero se contuvo, pues no quería asustar a su amante. Yo fui el primero. Keeton había venido a él, confiaba en él, dándose libremente a él, queriendo sólo tomar las cosas con calma a cambio. Por lo tanto, Logan, siendo el hombre recto que era, había visto lo que quería ver, oído lo que él quería oír y forzó a su compañero inexperto. Un dolor punzante se inició en su pecho. Pensó que quería a Keeton para estar con él, pero quizá había malinterpretado las señales del hombre más joven.

38


Dios, él estaba muy confundido, muy frustrado por su falta de control. La primera vez de Keeton -su primera vez juntos- debería haber sido especial. Él debería haber tomado su tiempo, explorar el regalo del cuerpo de Keeton. ―¿Logan? Hizo una pausa en su nombre, suavemente hablando por su amante. Girando lentamente, se aferró a su control de un hilo. No pediría el perdón de su ángel. Él no se lo merecía. Yo fui el primero. ―Lo siento, bebé, ―susurró. ―¿Qué? ¿Por qué te arrepientes? ―Keeton ofreció sus brazos y Logan no podía dejar de moverse en ellos. Se arrastró a la cama y tiró de su compañero con suavidad. ―Yo debería haber hecho las cosas de manera diferente. ―Logan, no sigas. ¿De qué estás hablando? Sacudiendo la cabeza, Logan se apartó y se levantó de la cama otra vez. Necesitaba pensar y no podía hacerlo con el aroma de sus semillas combinadas llenado su cabeza. ―Voy a correr, ―dijo de repente―. Sólo necesito pensar. Estaré de vuelta. ―¡Logan, espera! No lo hizo. Se deslizó por la puerta, cerrándola detrás de él con suavidad.

Keeton se sentó en la cama en silencio, atónito, al ver a Logan huir de la habitación. ¿Qué demonios había sucedido? ¿Por qué Logan huía de él? Hacer el amor con Logan había sido la experiencia más increíble de la vida de Keeton. Claro, hubo un poco de dolor, pero lo esperaba. Si su recompensa por un poco de incomodidad venia en forma de un shifter caliente, rubio, no cambiaba un segundo de ello. Logan le hizo sentirse acariciado, amado, querido y necesario.

39


Incluso cuando Logan había estado enterrado hasta las bolas profundamente en su culo, así como él dominaba y lo abrumaba, se había sentido seguro y protegido. Así que, ¿por qué su amante salió corriendo por la puerta? ¿Por qué Logan se disculpó? Un pensamiento repentino se le ocurrió, y su pecho se oprimió dolorosamente. Tal vez Logan había cambiado de opinión. Parecía que el hombre más grande no podía escapar lo suficientemente rápido, una vez que Keeton le dijo que había sido su primer amante. Recordó la cara de Logan justo antes de que saliera de la habitación. Lo había mirado tan triste, abatido y Keeton creyó detectar un indicio de ira en todo la miseria. No a él, pero dirigido hacia el interior. Maldita sea, era tan confuso. ―¿Qué demonios? ―Murmuró en voz baja. ―Piensa que te hizo daño. Keeton miró hacia arriba, entonces, comprobó asegurándose de que la sábana lo cubría. Su mejor amigo entró en la habitación y se metió en la cama junto con él. ―Brax, ¿qué diablos pasó aquí? Braxton negó con la cabeza. ―No sé, cariño, pero hay que ir a hablar con él. Está herido, y te necesita. ―Le dije que no me podía reclamar, ―susurró Keeton, mirando hacia abajo a sus manos que descansaban en su regazo. ―Inteligente. Él rompió su atención de nuevo al hombre a su lado. ―¿Qué? ―Pensó que Braxton se molestaría con él. ―No dejé a Xander reclamarme de inmediato. Apenas lo conoces. Por supuesto, no debes dejar que te reclame. Una vez que lo haga, no hay ninguna cláusula de escape, Kee. Es para toda la vida. ―Braxton respiró hondo antes de continuar― no voy a mentirte. Él estará devastado si lo niegas. Si permites que te tome como suyo y luego lo niegas, sin embargo, lo destruiras. Keeton no dijo nada, pero le dolía el corazón. Sabía que los shifters se acoplaban de por vida. Él era para Logan un tiro a la verdadera felicidad. Nunca habría otro. A pesar de que estaba empezando a sospechar que lo mismo podría ser cierto a

40


la inversa. Había pasado menos de tres horas en total con Logan desde que se conocieron, pero ya no podía imaginar estar sin él. La semana que pasó lejos del hombre, sintió un gran agujero en su pecho, como si una parte vital de su ser hubiera desaparecido. ―Voy a tener que ver a todos los que amo envejecer y morir, ―susurró Keeton. Gritó cuando Braxton tendió la mano y le golpeó en la parte posterior de la cabeza. ―Keeton eres el miembro más joven de tu familia. No es por ser una perra, pero vas a verlos envejecer y morir de cualquier manera. Además... todavía me tienes. ―se pavoneó Braxton, dibujando un resoplido en Keeton―. Y vas a envejecer sin interrupciones con el resto de nosotros. Los shifters no viven para siempre, tal vez más allá de su centésimo cumpleaños. En realidad no es pata tanto. Keeton gimió. Realmente lo odiaba cuando Braxton tenia la razón. Lo que su amigo le dijo tenía sentido, pero aún así… ―¿Qué pasa si no puedo hacerlo feliz? ―Tú eres su pareja. Lo haces feliz solo con respirar, ―respondió Xander desde la puerta. ―Y no puedes hacerlo más miserable de lo que se está sintiendo. ―Talon se arrastro detrás de Xander. Keeton tenía ganas de gritar a Boston y Jackson. Así podían tener una gran fiesta. Tiró de la sábana y la ciñó más en la cintura y frunció el ceño cuando Boston y Jackson se presentaron en la habitación, ocupando filas junto a Xander y Talon. Que empiece la fiesta. ―¿Por qué tienes tanto miedo, Keeton? ―Preguntó Boston. Keeton abrió la boca para responder, pero la cerró rápidamente. Su frente se arrugo por su ceño fruncido y cerró los labios. ¿Que él tenía miedo? Un hombre fuerte, amable, hermoso lo quería. En cuanto a cada uno de los hombres en la habitación, se mordió el labio inferior antes de soltarse, y demandar. ―Explícame sobre los sienotas otra vez.

41


―Como compañero de Logan, eso significa que tienes alguna sangre diluida de shifter. ―Xander comenzó el tutorial sobre el apareamiento Keeton asintió con la cabeza. Él lo sabía. Tenían que llegar a las cosas buenas. ―Así que, una vez que intercambies sangre con Logan, y te reclame, su peluda bestia se desatara. Envejecerás como un shifter, nunca te enfermaras, no son susceptibles a las enfermedades, y vas a ser un infierno menos frágil, ―Braxton sacudió afuera. ―¿Voy a convertir en un animal en la luna llena? ―Keeton no sabía cómo se sentía acerca de eso. ―Eso depende de la pureza de la sangre de shifter que tengas. Ya que no cambias ahora, es bastante improbable, ―dijo Xander. ―También sabes que tu fuerza de vida estará unida a la de Logan. Si Logan muere, tu también. Lo mismo al revés. Keeton tragó saliva. Sí, él lo sabía, pero en realidad no quería pensar en ello. ―Nadie me ha necesitado antes, ―murmuró Keeton. Ahí estaba el nudo. Logan lo necesitaba y Keeton sabía que si él lo dejaba, fácilmente podría caer en el amor con el shifter grande. Eso era cosa de miedo. Ser el centro de la existencia de una persona llevaba a cabo una gran responsabilidad. ―Logan sin duda tenia el final crudo de este acuerdo. Él es así, perfecto, y yo soy, bueno... estoy... mírame a mí. ―Él miró a su delgado pecho y el abdomen―. ¿Cómo no iba a estar decepcionado? Sólo estoy... ¡eh! ―Gritó Keeton, frotándose la frente, donde Braxton le había dado. ―Bien hecho, enano ―elogió Talon en voz baja. ―¡Cállate de una puta vez, Keeton! ―Los ojos de Brillaban con su ira. Keeton no podía recordar un momento en el que Braxton hubiera estado alguna vez enojado con él. Frustrado, exasperado, impaciente, sí, pero nunca enojado. ―En primer lugar, ¿qué coño quieres decir que nadie te necesitaba? ¡Siempre te he necesitado! ¿Quién se hizo cargo de mí y me hizo volver a mis pies, cuando mi familia murió en ese incendio? ¡Sino fuera por ti y tu familia, no sé qué hubiera sido de mí! ―Braxton se inclinó arriba en sus rodillas y fue directo a la cara de Keeton. Luchó contra el impulso de inclinarse hacia atrás y taparse los oídos.

42


Maldita sea, Braxton imponía cuando estaba enojado. ―Y para que conste, creo que Logan es un maldito afortunado al tenerte como compañero. Eres inteligente, divertido, cariñoso y sexy como el pecado. ¿Por qué no te querría? Yo no quiero volver a oír esa mierda estúpida salir de tu boca de nuevo. ¿Entendido? Keeton se quedo sentado boquiabierto mirando a su mejor amigo. Jackson y Boston estaban tratando desesperadamente de no reírse. Talon rodó sus ojos, sin molestarse en ocultar su diversión. Xander... bueno, Xander parecía que podría doblar a su compañero un poco más en la cama y joderlo hasta dejarlo inconsciente. ―Joder, eres caliente cuando te pones así, bebé. Solo te falta echar vapor. ―Flotó la voz de Xander por la habitación, baja y fuerte, casi goteando con el deseo―. Vamos, chulo o te jodo aquí, delante de todo el mundo. ―Él sostuvo sus brazos abiertos y Braxton saltó a ellos con una sonrisa. ―Vamos, hombre grande, tengo mucho más de donde salió eso. ―Sus labios se cerraron y Xander tropezó en la habitación con Braxton envuelto alrededor de él. Esto golpeó a Keeton en ese momento. Él quería lo que Braxton y Xander tenían y lo más importante, podría tenerlo. Necesitaba encontrar a Logan. Jackson y Boston los siguieron, todavía temblando por el esfuerzo de contener la risa. Talon miró a Keeton por un largo tiempo antes de hablar. ―El enano está bien, ya sabes. Eres perfecto para mi hermano. ―Se giró para abandonar la habitación sin más comentarios. ―¿Dónde está Logan? ―Keeton demando a toda prisa. ―Corriendo en el bosque. ―Talon lo miró―. Estas seguro, Keeton. ―Él asintió con la cabeza, y Talon salió.

43


CAPITULO 7 Keeton se abrió paso entre los árboles y arbustos, en busca de su compañero. Ya no tenía que obligarse a decir la palabra. La lluvia caía desde el cielo, el sol salía por el este y Logan era su compañero. Se sentía como si hubiera estado vagando por el bosque durante horas, y tal vez lo hizo. El cielo se oscureció y la brisa traía el aroma de la lluvia. En realidad esperaba que Logan viniera a buscarlo. Sin duda, el hombre podía olerlo. Infierno, Keeton podía olerse. Estaba sucio y cansado y le dolía por todas partes. Odiaba la naturaleza. Jackson y Boston le habían ofrecido su ayuda, pero Keeton tenía que hacer esto por sí mismo. Cuanto más tiempo caminaba a través de los árboles, más lamentaba la decisión. A medida que el sol empezó a ponerse y la oscuridad se tragaba la tierra, comenzó a preocuparse. No sabía lo que vagaba por el bosque de noche, pero su imaginación no tuvo reparos en la evocación de bestias de todo tipo, en su mayoría con largas garras y dientes afilados. Keeton suspiró, dando finalmente en el hecho de que sus habilidades de rastreo estaban expiradas. Él solamente volvería a casa a esperar a su compañero allí. Logan tenia que volver a casa en algún momento. Dando la vuelta para dirigirse hacia allí, se quedó paralizado, azotando su cabeza alrededor. Se giró en un círculo, una vez, dos veces, una tercera vez. ―¡Mierda! ¡No, no, no! ―Keeton gimió. En algún momento en su búsqueda, se había desviado del camino. No reconocía nada, no tenía idea de cuán lejos había caminado en el bosque. Todo lo que podía ver eran los árboles. Oyó un trueno en la distancia, causando que Keeton llorase patéticamente. Sería demasiado esperar que la tormenta diera la vuelta, o que hubiera podido refugiarse antes de que esto lo golpeara. Empezó a caminar de nuevo, con la esperanza de lir en la dirección correcta de la casa y oró para que alguien viniera a buscarlo.

44


Logan subió los escalones de la entrada y se tropezó a través de la puerta. Tenía frío, estaba mojado y cansado. Cuando dejo a Keeton, había pensado ir a correr al bosque. Ni siquiera había llegado a la puerta de atrás antes de que su teléfono sonara llamándolo del trabajo. Uno de los paramédicos había tenido una mala caída, se había fracturado una pierna en tres partes, y lo necesitaban para rellenar su turno. Había estado agradecido por la distracción de sus pensamientos en torno a su compañero. A pesar, que en sólo seis horas, había atendido a dos accidentes automovilísticos, un disparo, y un derrame cerebral, había sido agotador. Pero nadie había muerto en el horario de Logan y estaba orgulloso y agradecido por el hecho. Ahora, necesitaba hablar con su compañero. Había hecho un lío grande de esta cosa del apareamiento y sólo esperaba que Keeton le diese la oportunidad de disculparse. Tal vez no se merecía el perdón de Keeton, pero tenía que intentarlo. ―¿Dónde está Keeton? ―Preguntó a Braxton cuando entró en la habitación. Logan había visto el coche de Keeton aparcado detrás del de Jackson cuando llegó y asumió que Keeton todavía estaba en la casa. ―¿No esta aquí? ―No, él fue a buscarte. ―Braxton lo miró con los brazos cruzados sobre el pecho. ―Fui llamado del trabajo. ―Tu Jeep ha estado aquí todo el día. ―Sí, tomé mi bicicleta, lo que explicaría por qué estoy empapado. Noventa kilómetros por hora harían eso. Logan no sabía por qué estaban teniendo esta conversación. ¿Qué importaba el modo de transporte que utilizó? Vio cómo los brazos de Braxton cayeron sin fuerzas a sus lados, y su rostro palideció. ―Oh, mierda, ―le susurró Braxton―. Xander. Xander bajó corriendo las escaleras, seguido de cerca por Jackson. ―¿Qué chulo? ¿Qué pasa? ―Él caminó por la habitación y se envolvió

45


firmemente alrededor de Braxton, en un abrazo firme. ―Keeton, ―dijo el pequeño hombre, con voz tensa―. Tenemos que encontrarlo. ―¿Qué diablos está pasando? ―Gritó Logan―. ¿Dónde coño está mi compañero? Xander empujó a Braxton lejos y caminó hasta Logan, señalando con el dedo en el pecho. ―¡Saliste y lo dejaste! Pensábamos que te habías ido a correr en el bosque, entonces eso fue lo que le dijimos. ¡Salió hace horas para ir a buscarte! Ahora, está ahí fuera solo bajo la lluvia en la oscuridad y probablemente este muerto de miedo. ―La voz de Braxton se había reducido a un susurro horrorizado por el momento en que terminó. Toda la ira pareció desvanecerse, reemplazado por la preocupación por su amigo. Logan no podía respirar. Su ángel estaba en el bosque solo. Podía escuchar la lluvia golpeando contra el techo. El trueno retumbó y un rayo cruzó el cielo. ―¡Ve a buscarlo! ―Gritó Braxton. Xander tiró cerca a su compañero y le acarició el pelo. ―Shh, bebé. Lo encontraremos. Logan comenzó a quitarse la ropa y cambiar antes de que Xander, incluso terminara de hablar. ―¡No! ―Rugió Xander. Su atención se rompió en Xander y vio al gran Alfa envolver a su pareja en sus brazos y darle vuelta a la escalera. ¡Mierda! Se había olvidado por completo que no podían cambiar enfrente de Braxton. ―Jackson, quédate aquí y mantén a Braxton seguro. ―Xander dio a su compañero un pequeño empujón para que se moviera. Braxton asintió con la cabeza. ―Sólo lo encontramos. ―Luego se apresuró a subir las escaleras con Jackson siguiéndolo de cerca. Con el compañero de su Alfa fuera de la habitación, Logan cerró los ojos y sintió la propagación del calor a través de él, cuando su bestia se hizo cargo. Con la transformación completa, abrió los ojos y echó a correr por la casa a la puerta de atrás. Se detuvo de golpe cuando llegó, silbando y escupiendo en el pomo de la

46


puerta. Xander llegó justo detrás de él, sin embargo, ya había comenzado a despojarse de su ropa. Abrió la puerta y Logan salió disparado como si fuera lanzado desde un cañón. Sabía que Xander cambiaría y lo seguiría. Corriendo a través del patio, llegó a la orilla del bosque en un tiempo récord. Se paseó por entre los árboles, oliendo el suelo, tratando de recoger el olor de su pareja. Eran dueños de las cuarenta hectáreas de los bosques de los alrededores de la casa y Logan buscaría cada pulgada de ellos hasta encontrar a Keeton. El pánico comenzó a invadirlo porque no podía encontrar el olor de Keeton, oyó un ruido profundo. Levantó la vista de su frenética respiración para encontrar un tigre blanco, enorme, de pie a unos metros abajo de la línea de árboles. Logan dio un suspiro mental, aliviado porque su Alfa había encontrado el camino. Corrió inmediatamente, recogiendo el olor y voló a través de los árboles. No sabía cuánto tiempo corrieron, no le importaba, pero al final el olor de Keeton se hizo más fuerte. Aceleró el paso, sabiendo que se está acercando a su compañero. Logan dio un paso a través de los árboles, en un pequeño claro, y olfateó el aire. Sus pasos vacilaron y al mismo tiempo oyó un gruñido profundo de Xander. El olor de la sangre espesa colgaba en el aire. Sus ojos felinos cortaban fácilmente a través de la oscuridad, Keeton se acurrucaba junto a una roca grande en el centro del claro, estaba lleno de sangre. Logan cambió rápidamente de vuelta a su forma humana y corrió hacia su compañero. Él cayó de rodillas y agarró el hombro delgado de Keeton, cuidadosamente haciéndolo rodar en su espalda. Los ojos de Logan se llenaron de lágrimas al ver el cuerpo de su amante. La camisa mojada de Keeton se aferró a él en jirones. Cuatro cortes profundos corrían en diagonal desde el hombro izquierdo a su hueso de la cadera derecha. Un charco de sangre debajo de su pequeño cuerpo, se arremolinaba con la lluvia. Logan tendió la mano a la cara de su ángel, su corazón se paró cuando encontró frío en la piel. ―¡No, no, no! Keeton, abre los ojos, bebé. ¡Keeton! ―Logan suplicó. Movió la mano en la garganta de Keeton y casi se desmayó cuando el alivio se estrelló contra él. Lento y débil, pero se notaba un pulso por debajo de sus dedos.

47


Un sollozo ahogado se le escapó cuando se inclinó y besó la sien de Keeton. ―Voy a cuidar de ti, bebé. Vas a estar bien, ―le susurró Logan en el cabello a su compañero―. Por favor, abre los ojos, Keeton. Sus súplicas no recibieron respuesta alguna y apenas podía sentir el auge y le caída del pecho de Keeton. Se dio la vuelta cuando Xander dio un paso a través de los árboles, también en su forma humana. ―Necesitamos una ambulancia. Xander asintió con la cabeza y se apresuró a salir del claro. Tiró suavemente de su amante en sus brazos, Logan acunó su cuerpo roto contra su pecho y rápidamente siguió a Xander entre los árboles. El viaje de vuelta por el bosque tomó mucho más tiempo, pero hizo un progreso constante. Llegando través de la última fila de árboles, un pequeño gemido llamó la atención sobre el paquete en sus brazos. ―Está bien, bebé. Te tengo. Vamos a conseguir que te cures. Sólo espera, Keeton. ―Logan habló en voz baja, tratando de tranquilizar a su compañero. En el interior, sin embargo, el pánico le corroía. Él necesitaba desesperadamente conseguirle a su ángel un médico. Keeton había perdido tanta sangre. Sus labios estaban azules y su piel cremosa por lo general, estaba pálida y gris. ―¿Logan? ―Keeton gorgoteaba. ―Estoy aquí, cariño. Sólo descansa. ―Duele, ―respiraba débilmente. Logan sintió que las lágrimas picaban en las esquinas de sus ojos, pero no les permitía caer. Keeton lo necesitaba fuerte. ―Shh, lo sé, cariño. Ya casi estamos allí.

―¿Cómo esta Braxton? ―Preguntó Logan en el teléfono mientras seguía paseando por la sala de espera. Keeton había estado en operación desde hace más de una hora y la falta de noticias devoraba a su paciencia. ―Mejor. Dormido. ¿Sin embargo nada de Keeton? ―Xander habló en voz

48


baja. Braxton había entrado en histeria cuando vio a Logan traer a Keeton de los bosques. Le había costado a Xander casi veinte minutos calmar a su compañero y obligarlo a tomar una pastilla para dormir. ―No. Nada. ¿Alguien llamó a sus padres? ―Logan corrió una mano temblorosa por la cara. ―Llamé, pero no hubo respuesta. Les dejé un mensaje para ellos que volvería a llamar. No sé qué más hacer. ―Has hecho todo lo posible. Gracias, Xander, por todo. ―En cualquier momento. Voy a comprobar a Braxton, pero llámame si necesitas algo. ―Lo haré. Gracias de nuevo. ―Logan colgó y se dejó caer pesadamente en una de las sillas de la sala de espera. ―¿Logan? Saltando en sus pies, cruzó la sala de espera, envolviendo sus brazos alrededor de su socia y compañera de paramédicos, Carmen Mendoza. Ella le devolvió el abrazo, alisando con las manos arriba y abajo de su columna vertebral. ―Xander llamo. ¿Cómo está? Logan liberó a la mujer menuda y se apartó. ―No sé, Mendoza. Todavía está en la cirugía. ―Suspiró Logan―. Sabes que no me pueden decir nada de todos modos. Yo no soy de la familia. Mendoza tomó sus manos entre las suyas y las apretó. Le dio una pequeña sonrisa y un guiño rápido. ―Rafa está trabajando esta noche en la UCI. Sólo déjamelo a mí. Logan sonrió. Rafael Mendoza era el marido de Carmen y uno de los médicos en el hospital. ―Te amo. Mendoza le dio unas palmaditas en el hombro. ―Lo sé. Vamos, lo van a pasar a la UCI una vez que está fuera, en recuperación. Vamos a ir hacia arriba y esperar allí. ―La dejo pasar delante cuando hizo su camino hacia el ascensor. Logan la siguió a lo largo en una especie de estupor. Él no recordaba haber estado tan asustado en su vida. Si Keeton muriera, Logan nunca se perdonaría.

49


Keeton había estado en el bosque, en primer lugar a causa de él. Si no se hubiera ido, Keeton no habría ido a buscarlo y su compañero no estaría en el hospital, luchando por su vida. Obviamente, algo había atacado a Keeton en el bosque. Logan no podía ni siquiera empezar a imaginar lo que podría haber desgarrado a su compañero así. Ni él ni Xander habían recogido ningún olor en ese claro, nada más que el de Keeton. Además, Keeton no había sido mutilado o picado. No tenía otras lesiones, además de las heridas en el pecho. No tenía ningún sentido, y Logan estaba demasiado cansado para pensar. ―Siéntate aquí y descansa. Estaré de vuelta. ―Mendoza le dio un suave empujón. Logan no se había dado cuenta de que había llegado a la sala de espera en la UCI. No discutió, pero se dejó caer en el asiento, se cubrió el rostro con las manos y finalmente se dejó ir.

50


CAPITULO 8 Keeton se despertó con el sonido de voces. No sabía a quién pertenecía la voz femenina, pero reconoció la voz profunda y masculina de inmediato. ―¿Logan? ―Keeton raspó con voz ronca. Logan apareció a su lado al instante. Tomó la mano de Keeton, la que no estaba conectada a una IV2 y la apretó suavemente―. Estoy aquí, cariño. ¿Cómo te sientes? ―Duele, ―susurró Keeton. Le dolía por todas partes. Sabía que estaba en un hospital, pero no podía recordar por qué. Cualquiera que fuera la razón, sabía que había sido terrible. Nada puede ser tan doloroso y no ser malo. Keeton alcanzó hasta envolver sus brazos alrededor del cuello de Logan y jadeó. Su estómago le dolió y quemó, el dolor se irradia claro a través de su cuerpo. Su espalda se arqueó, se puso a gritar. ―Fácil, fácil, bebé. No te muevas. Estoy aquí y no voy a ninguna parte. ―Logan le dio un beso suave en la frente. ―Señor Cartwright, lo siento, pero las horas de visita se han terminado. A menos que sea de la familia, voy a tener que pedirle que se vaya. ―Esa voz femenina molesta estaba de vuelta. ―Yo no me voy, ―dijo Logan con firmeza, sin apartar la mirada de Keeton. ―Señor Cartwright, por favor, me veré obligada a llamar a seguridad si no se va. ―A Keeton inmediatamente le desagradó. Ella no se llevaría a Logan lejos de él. ―No. ―Señor Taylor. ―Ahora, la irritante voz se dirigió a él―. Lo siento, pero las horas de visita se han terminado. El señor Cartw-

2

N de C: vía intravenosa.

51


―No, ―Keeton la interrumpió―. Es mi marido y yo lo quiero aquí. Keeton apretó la mano de Logan cuando el gran hombre quedó sin aliento por la sorpresa. Logan estaba de espaldas a la enfermera, por lo que se perdió la mirada de asombro en su hermoso rostro. Keeton tenía el loco deseo de reír. El dragón-mujer se cruzó de brazos y entrecerró los ojos a la pareja en la cama. ―No creo que... ―Lo hago. ―Keeton fulminó con la mirada a la enfermera, con rostro cansado―. Si fuera mi esposa, no tendría ningún problema con que él estuviera aquí, y los dos lo sabemos. Ella resopló una vez, antes de dar vuelta sobre sus talones y salir de la habitación. Keeton giró su atención a su compañero, sorprendido al ver una fugaz sonrisa en los labios de Logan. ―Eres increíble, ―murmuró Logan. ―¿Cuánto tiempo he estado en el hospital? ¿Por qué estoy en el hospital? ¿Qué pasó? ―Keeton frunció el ceño. ―¿No te acuerdas de nada? ―Cuando negó con la cabeza, Logan cerró brevemente los ojos y suspiró―. Has estado en la UCI durante cuatro días. Has perdido mucha sangre y tus heridas se infectaron. Te han mantenido sedado. Si lo haces bien esta noche, vamos a pasar a una habitación en planta, mañana. Keeton miró hacia abajo y se dio cuenta de la gasa blanca envuelta alrededor de su torso desnudo. ―¿Qué diablos me pasó? ―Jadeó. ―¿No te acuerdas de nada? Arrugó la nariz con la concentración. ―Fui al bosque a buscarte. Se hizo de noche y luego empezó a llover. Eso es lo último que recuerdo antes de despertar aquí. ―Keeton miró a los ojos de Logan―. ¿Dónde estabas? ―Oh, bebé, me llamaron del trabajo. Estoy tan, tan triste. Nunca debí haberte dejado así. Nunca volverá a suceder. Te lo juro. Keeton no podía dejar de confiar en la sinceridad en la voz de Logan. Él sonrió a su amante. ―Perdonado. Ahora, cállate y bésame. ―Todo lo que quieras, ángel, ―susurró Logan. Se inclinó y apretó su boca

52


tiernamente en los labios secos de Keeton. El beso fue breve, casto, pero para Keeton fue el beso más dulce que jamás había recibido. Suspiró cuando Logan se echó hacia atrás. Él habría estado muy contento de seguir besando al hombre, pero necesitaba respuestas. ―Así que, ¿me dijiste que tenía una infección? ―Fue casi como si hubieras sido envenenado. Nunca he sentido tanto maldito miedo en mi vida, ―respondió con voz temblorosa Logan. Su voz se quebró dos veces. Keeton alcanzó a Logan una vez más, pero se detuvo, frunciendo el ceño ante la aguja en la mano. ―Necesito abrazarte, ―murmuró. Logan se quitó los zapatos y la camisa, luego poco a poco y suavemente maniobrando se subió en la cama junto a él. Tomó la mano no canalizada de Keeton y se lo llevó a su cara. ―¿Mejor? ¿Está bien? ¿No te hago daño en ninguna parte? Keeton sonrió. Su compañero grande y fuerte era realmente demasiado maravilloso con las palabras. ―Mejor que bien. Gracias.

―¿Necesitas algo? ¿Tienes hambre? ¿Agua? Keeton rodó los ojos y suspiró. Logan había estado agitándose a su alrededor como una gallina desde su salida del hospital dos semanas antes. La preocupación de su amante y la atención había sido buena al principio, pero rápidamente comenzó a asfixiarlo. En secreto, se alegraba cuando Logan se iba a trabajar. ―Estoy bien, Logan. En serio. Apenas una punzadas más y ni siquiera he tomado una pastilla para el dolor en dos días. ―Keeton trató de tranquilizarlo, pero temía que saliera más como molesto y exasperado. Logan frunció el ceño. ―¿Está seguro? Me puedes llamar, cariño. ―¡Logan! No has ido a trabajar desde que llegué a casa. ¡Deja de cernirte sobre mi y vete ya! ―Rompió Keeton.

53


Lamentó sus palabras casi de inmediato cuando vio la mirada de dolor en la cara de Logan. ―Ah, Logan, lo siento. ―Keeton se pasó los dedos por su pelo corto―. Ven aquí. ―Tenía los brazos extendidos, aliviado cuando Logan se metió en la cama junto a él sin dudarlo. ―Yo también lo siento, ―susurró Logan. Con cuidado y suavidad con la herida enrolló sus brazos alrededor de Keeton y lo abrazó―. No sabes lo que era. Yo tenía miedo, te iba a perder. Tengo miedo de nuevo cada vez que tengo que dejarte. Voy a tratar de ser mejor. Promesa. Keeton parpadeó rápidamente, desterrando las lágrimas que sentía venir. Sabía que estaría actuando de la misma manera en la posición de Logan. No podía imaginar lo que haría si alguna vez perdiera a su compañero. Ni siquiera quería pensar en ello. A medida que su cuerpo se curaba, Logan se negó a hacer más que acurrucarse y besarse. Keeton entendía, incluso si su cuerpo no lo hacia. Se sentía malditamente frustrado a veces, sin embargo. Así que, a cambio, habían pasado mucho tiempo hablando, llegando a conocerse uno al otro. Todo lo que Keeton había aprendido acerca de Logan lo tenia enamorándose del hombre mucho más. Logan vivía para ayudar a la gente, hacer su vida mejor, más fácil. Él cocinaba, tocaba la guitarra y estaba obsesionado con las películas de slasher3. Había traído incluso un televisor a su habitación para que pudieran abrazarse y ver un poco de su colección en la cama. Keeton apretó más estrechamente a su compañero, le besó la parte superior de la cabeza y luego lo empujó con suavidad y le sonrió. ―Ve a trabajar. Braxton me hará compañía y será mi siervo durante la noche. Logan se frotó la nariz juntos y sonrió. ―Está bien. ―Rodó de la cama y se dirigió hacia la puerta―. ¿Me necesitas para conseguir cualquier cosa, de tu casa antes de que yo vuelva? Keeton giró la cabeza para ocultar su sonrisa. No se había escapado a su atención que sus cosas habían sido poco a poco haciendo su camino desde su casa a la casa que ahora compartía con Braxton y la manada. Amaba su casa, pero su lugar estaba junto a Logan. Tendría que llamar a un agente de bienes raíces mañana. ―No, estoy bien. Vamos a recoger todo y moverlo aquí en tu próximo día libre. 3

N de C: Subgénero del cine de terror. Su principal característica es la presencia de psicópata que asesina brutalente a adolescentes y jóvenes que se hallan lejos de la supervisión de un adulto. Es un anglicismo de la palabra slash, cuchillada o corte en ingles.

54


―¿En serio? ―Logan lo miró como si la Navidad hubiera llegado temprano. Keeton se rió entre dientes. ―Sí, de verdad. Yo te pertenezco y tu necesitas estar con la manada, así que... ―Se calló, abriendo los brazos. Logan se desplazó por la habitación y le plantó un beso ardiente en los labios a Keeton. ―Me perteneces. ―Eso es lo que acabo de decirte, tonto, ahora ¡Fuera! Logan se echó a reír con una risa profunda retumbando su vientre, saltando en su paso cuando salía de la habitación.

55


CAPITULO 9 Su llamada fue directamente al buzón de voz por tercera vez esa semana. Keeton frunció el ceño, puso fin a la llamada sin dejar un mensaje, y marcó de nuevo. ―¿Hola? ―Oye, Blas, es tu primo favorito, ― bromeó. ―Anna es mi primo favorito, imbécil. ―Se rió Blaise de su propia broma―. Es bueno saber de ti, hombre. ¿Cómo te va? ―Bastante bien en realidad. Y estoy acoplado a un shifter. Keeton lo dijo con tal facilidad que se sorprendió. Se había convertido en una parte más de su vida. Tenía el pelo rubio, una marca de nacimiento en el tobillo derecho y se había acoplado a un shifter. ―¿Qué? ―Gritó Blas―. ¡Santa maldito, Keeton! Bueno... ¿es caliente? Keeton se rió. Hombre, echaba de menos a su primo. ―Blas, ¡ni siquiera eres gay! Pero, ¡oh, sí, es magnífico! ―Muy buena anotación. ―Gritó Blaise, atrayendo más risas de Keeton. Hablaron un poco más acerca de lo que Keeton había estado haciendo, acerca de Logan y acerca de las últimas aventuras de Blaise. Los viajes de su primo por todo el mundo nunca dejaban de sorprenderlo. Todavía no sabía exactamente lo que Blaise hacia para ganarse la vida, pero le parecía interesante, además de un poco peligroso. ―Oye, Blas, la razón por la que te llamaba es, bueno, me preguntaba si has hablado con mis padres. He estado tratando de llamarles durante casi dos semanas y solo soy remitido al correo de voz. Cuando Logan le había dicho que no podían ponerse en contacto con sus padres, Keeton no había pensado mucho en ello. Sus padres siempre se desconectaban en alguna nueva empresa y algunas veces pasaban meses antes de

56


saber nada de ellos. ―Eh, bueno, no. Uh, Keeton, ¿cuándo fue la última vez que hablaste con tus padres? ―La voz de Blas sonaba tensa. ―Ha sido casi cuatro semanas, supongo. ¿Por qué? ―¿Está todo bien? ¿Hay alguna razón por la que necesites ponerte en contacto con ellos? ―Blaise respondió la pregunta de Keeton con una de las suyas. Keeton le dijo a Blaise sobre su ataque por algún animal desconocido en el bosque, el tiempo que pasó en el hospital, la infección, todo. Aseguró a su primo que lo estaba haciendo bien y sanando bien. ―Es extraño que no pueda entrar en contacto con ellos, y me tiene preocupado, ―concluyó. ―¿Un animal? ―Blaise sonaba más como si estuviera hablando para sí que para Keeton―. ¿Peleaste con alguien antes de que fueras atacado? ―Sólo Logan, pero nunca me haría daño, ―dijo Keeton a la defensiva―. Ah, y la perra de una ex-novia de él, ―escupió. ―¿Había algo extraño en la novia? ―Ex-novia, y sí en realidad. Ella no tenía un aura. Bueno, la tenia, en cierto modo, pero no tenia un núcleo. Era como si no tuviera alma. Luego continuó con que le pertenecía y mintió acerca de estar embarazada. Ah, y no creo que Logan pueda oler sus emociones. Quiero decir, él sería capaz de saber si ella estaba mintiendo sólo por su olor, ¿no? ―Keeton, yo quiero que te quedes donde estás. No dejes la casa por cualquier motivo. Estaré allí tan pronto como me sea posible, lo que probablemente será alrededor de tres días. ―Blaise habló rápidamente, su voz tensa y preocupada. ―¿Por qué? ¿Qué demonios está pasando? ―¡Simplemente no salgas de aquella casa! Prométemelo, ―gritó Blas. ―Bien, pero- ―Keeton se echó hacia atrás y miró el teléfono cuando Blaise le colgó. Bien el infierno, sin duda no había ido como estaba previsto. Él todavía no tenía ninguna noticia de sus padres y ahora a alguien que ni siquiera vivía allí lo

57


habían puesto bajo arresto domiciliario. Añadido a la reacción de Blas a sus divagaciones acerca de Mariah. Había sonado enojado, pero también un poco preocupado. Keeton necesitaba hablar con Logan. Dio a la marcación rápida de su teléfono móvil y esperó.

Logan estaba en la parte posterior de su equipo, comprobando los suministros y la reposición en caso necesario. Sacó su teléfono de su bolsillo cuando sonó y frunció el ceño cuando vio el nombre de Keeton en el identificador de llamadas. ―¿Keeton? Bebé, ¿qué pasa? ―Preguntó Logan con preocupación―. ¿Necesitas que vuelva a casa? La risa tonta de Keeton alivió el nudo en su pecho. ―No, estoy bien. ¿Has estado en el trabajo por, dos horas? Logan sonrió. Sí, sabía que sonaba sobreprotector, pero no podía cambiar su naturaleza. ―Está bien, ¿qué pasa? ―Necesitaba que supieras que mi primo, Blas, viene a visitarme. Es un shifter y no sabe muy bien el protocolo. ¿Es necesario obtener el permiso de Xander? ―Keeton hablaba con tanta rapidez, que Logan apenas podía entenderlo. ―¡Guau! Reduce la velocidad, ángel. Ahora, ¿quién va a venir de visita? ―Mi primo, Blas ―respondió Keeton un poco más lento. ―Y, dijiste que es un ¿shifter? ―Sí, y me preguntaba si tenía que obtener el permiso de Xander, como él es el Alfa, y esta es su territorio. Logan pensó por un momento antes de responder. ―Probablemente sería una buena idea dejar a Xander saberlo, pero no precisamente tienen que pedir su permiso. ―Se detuvo de nuevo y preguntó: ―¿Qué tipo de shifter es tu primo? ―Eh, un lobo, ―respondió Keeton―. ¿En que cambias tu?

58


―Un leopardo de las nieves, ―murmuró. Realmente no quería tener esta conversación por teléfono. Keeton sabía un poco acerca de shifters, pero no sobre la raza en particular de Logan. Tendrían que tener esa conversación antes, pero no ahora. ―¿Qué? ―Sonaba Keeton curioso, nada más. ―Un leopardo de las nieves, ―repitió Logan con más claridad. ―Oh, no, mierda. ¡Eso es impresionante! Apuesto a que eres hermoso. ¿Cuándo puedo verte cambiar? Logan cayó en un silencio conmocionado. Tuvo que recordar que su pequeño compañero no entendía la maldición que venía con un shifters blanco. Su clase había sido cazada por tanto tiempo como podía recordar... a veces por sus propias familias. ―Yo te mostraré cuando lo desees. ―¡Yay! Bueno, voy a dejar que vuelvas a trabajar. Logan se echó a reír ante el entusiasmo de su amante. ―Te veré cuando llegues a casa. ―Miró su reloj y se quejó―. En ocho horas, más. ―¿Puedes llamarme en tu descanso? Obtienes un descanso, ¿verdad? ―Mi descanso es en unas tres horas. Te llamare entonces, a menos que esté en una emergencia. ―No puedo esperar. Más tarde, entonces. ―Colgó la llamada. Logan sonrió y deslizó su teléfono en el bolsillo. Keeton encarnaba todo lo que siempre había querido en una pareja. Tenía un gran corazón, un alma caritativa, y un entusiasmo por la vida que a menudo dejaba a Logan tropezando para mantener el ritmo. No entendía la mitad de las cosas que Keeton decía algunas veces, pero escuchaba con gran atención, disfrutando de la animación en la voz de su compañero, la emoción en su rostro. Logan no podía esperar a llegar a casa.

59


CAPITULO 10 ―No se puede ocultar para siempre, cariño. Keeton miró a su mejor amigo. ―Yo no estoy escondiendo nada, Brax. No sé lo que estás hablando. Keeton ya se sentía de mal humor, porque Logan nunca lo había llamado. Sí, su compañero tenía trabajo que hacer, pero eso no significaba que tenía que gustarle. Unas horas antes, había estado feliz de ver a Logan dejándolo, pero ahora, lo extrañaba como loco. ―Sabes exactamente de lo que estoy hablando. ―La voz de Braxton le sacó de sus pensamientos―. Logan te amara cueste lo que cueste, Keeton. Tienes que dejar de pretender ser algo que no eres. ―¿Qué diablos se supone que significa eso? ―Espetó. Braxton suspiró y levantó las manos con frustración. ―¿Cuándo cortaras la mierda? Has estado usando mi ropa. He encontrado todo el maquillaje en la basura, y no te has pintado las uñas en las últimas semanas. Pretendes que te gustan esas películas slasher de brutos y comiste una hamburguesa de mierda anoche. ¿Desde cuándo comes carne? ―Braxton estaba sobre ello―. Infierno, incluso tu manera de hablar ha cambiado, ―despotricó Braxton―. No he oído un comentario sabelotodo de tu boca desde que llegaste a casa del hospital. ¡Me estás volviendo loco! ―Hizo una pausa para tomar una respiración profunda. ―Quiero volver a tener a mi mejor amigo, Keeton, ―añadió, en tono casi suplicante. Keeton no sabía cómo responder. ¿Qué podía decir? Braxton había dicho todo. ―¿Qué pasa si no le gusta? Quiero decir, él yo que por lo general soy, ―susurró. ―Entonces no te merece, cariño. ―Braxton le dedicó una sonrisa torcida y le dio unas palmaditas en la rodilla doblada de Keeton―. Si sigues así, vas a ser miserable. Tanto tu como Logan merecen algo mejor que eso. Ten un poco de fe en tu

60


compañero. Keeton se recostó en las almohadas y suspiró. ―No se parece a nadie con los que haya tenido citas, Brax. Y está el hecho de que él es tan... tan... ¡enorme! Es grande y fuerte... y fuerte, pero también es dulce, amable y gentil. Es la esencia de la bondad, y me hace querer ser una mejor persona. ¿Tiene esto algún sentido? Braxton sonrió ampliamente y asintió. ―Yo sé lo que quieres decir. Yo siento lo mismo acerca de Xander. ―Se subió a la cama para apoyarse en la cabecera al lado Keeton―. Y está bien querer ser una mejor persona, Kee, pero eso no significa que tengas que cambiar todo acerca de ti. Creo que eres bastante fantástico de la manera que eres. ―Braxton le hizo un guiño. Keeton resopló y rodó los ojos. ―Te amo, Brax, incluso si eres un culo a veces. Braxton se rió y le dio un codazo al hombro de Keeton con el suyo propio. ―También te amo, incluso si eres una perra llorona a veces. Se liberó de la cama y caminó hacia la puerta. ―Vuelvo en un segundo, ―dijo por encima del hombro mientras desaparecía por el pasillo. Menos de un minuto más tarde, entro de nuevo en la habitación, llevando un neceser de maquillaje azul que se parecía mucho a una pequeña caja de trastos. Se sentó sobre la cama, dio la vuelta al pestillo y lo abrió. Los ojos de Keeton se abrieron como platos y su rostro se dividió en una enorme sonrisa. Clavó la mirada en el neceser lleno de todo, desde el delineador hasta el esmalte de uñas. Incluso tiras de cera y tela y una caja de tinte de cabello. ―Yo sé que no es tu cumpleaños o Navidad, ―se encogió de hombros Braxton― pero pensé que necesitabas esto ahora. ―Miró a los ojos de Keeton, y luego inclinó la cabeza hacia un lado―. Así que, ¿qué dices, Kee? Braxton lo consiguió. Entendió todos los caprichos de Keeton y sus idiosincrasias y lo amó a causa de ellos, no a pesar de ellos. ―¿Podrías ayudarme a teñirme el pelo? Sólo sé que mis raíces son un desastre. Braxton le sonrió y asintió con la cabeza. ―Claro, pero no voy a ayudarte a encerar tus bolas, amigo. Eso es todo suyo.

61


Logan llegó al camino de entrada y apagó el motor diez minutos antes de la medianoche. Se sentó en su Jeep, sólo miraba a la casa a través de su parabrisas. Él sonrió y sintió su corazón palpitar. No podía creer que en pocos días, Keeton iba a vivir aquí permanentemente. Nunca en su vida había sido más feliz. Había soñado con encontrar la pareja perfecta desde que se enteró de lo que significaba esa palabra. Logan no había estado con muchos hombres, prefiriendo siempre la construcción suave y menuda de una mujer. Las mujeres encontraron su tamaño y físico caliente y jugaron a su necesidad de ser dominante y estar en control. Los hombres, por otro lado, se sentían intimidados por su tamaño o lo miraban como un desafío a la autoridad. Keeton no hizo ninguna de las dos. Parecía feliz de que Logan estuviera a cargo y controlara los aspectos más físicos de su relación. Nunca dejó de hacer prevalecer sus razones conocidas, sin embargo. Su compañero no dudaría en entregar a Logan su culo sobre una bandeja de plata si él saliera de la línea. Le encantaba eso de su compañero. Ninguno de sus amantes, hombres o mujeres habían sido capaz de navegar en esa estrecha línea. Keeton tenía la capacidad de afirmarse a sí mismo, sin dejar de reconocer el estado de Logan como alfa en su relación. En el corto tiempo que el destino había lanzado a Keeton en su camino, se había convertido en el centro del mundo de Logan. Él ejemplificaba todo lo que Logan había imaginado en su compañero. Cálido, acogedor y sexy, su cuerpo suave y flexible, su piel pálida y suave, el hombre personificaba sexo. Aunque no necesariamente femenino, aunque nadie le llamaba el muchacho del cartel para personificar la masculinidad tampoco. Añade ingenioso encanto e inteligencia a su lista de atributos y Keeton era el total del paquete. Logan miró al segundo piso y sonrió cuando vio la luz en su dormitorio y a Keeton, a través de la ventana. Su compañero esperaba por él. Nunca encontró tiempo para llamar a Keeton. Su estómago rugía, recordándole

62


que no había encontrado el tiempo para comer tampoco. Había llegado el verano oficialmente. Los meses entre el último día de clases y el comienzo de un nuevo año siempre eran más largos y agotadores. Logan iba a pasar un montón de tiempo en el lago o una de las varias piscinas comunitarias. Entonces, tenia que sobrevivir al 4 de Julio. El fin de semana sería una locura. Sólo dos semanas se mantenían de junio. A veces deseaba que hubiera elegido una profesión diferente. Un fuerte golpe de nudillos en la ventana hizo saltar a Logan. Se dio media vuelta para encontrar a su hermano, frunciendo el ceño ante él. Asintiendo con la cabeza, recogió sus cosas, abrió la puerta, y salió de la camioneta. ―¿Qué pasa? ―Mariah vino esta noche, ―respondió con prontitud Talon. Logan apretó los dientes y luchó contra su ira. ―¿Qué quería? ―Preguntó con la mayor calma posible. Luego otro pensamiento se le ocurrió―. Oh, mierda, Keeton no la vio, ¿verdad? Talon negó con la cabeza, metiendo las manos en los bolsillos de sus pantalones vaqueros. ―No, no entró más allá de la puerta de entrada hermano. Yo no te haría eso. Dio una palmada a su hermano en la espalda cariñosamente. ―Lo sé, Tal. Gracias. Por lo tanto, ¿qué pasó después? ―Ah, bueno... ―Talon se apagó, obviamente incómodo. Una expresión rara en él y de inmediato pusó en alerta a Logan. ―¿Talon? ―Bueno, creo que estaba detrás de mí. Logan casi se rió. Casi. Talon se veía tan confuso, tan inquieto, que se ahogó por su diversión. Él había pillado a Mariah mirando a Talon una o dos veces, pero sólo lo tomó como cosa de gemelos. No podía contar el número de veces que alguien se acercó a ellos con ofertas de un trío. Aunque no eran idénticos, se parecían lo suficiente como para contar.

63


―Fue espeluznante, hombre. Me preguntó si estabas aquí, y cuando le dije que no, ella sólo me miró de reojo. Como si me fuera a comer, ¿sabes? ―Talon miró al suelo. Logan conocía la sensación. ―Entonces, ¿qué pasó? ―Diablos, no sé. Le estaba diciendo que tenia que irse y tenia sus manos sobre mí. Entonces empezó a frotarse contra mí como una gata en celo. Te lo juro, pensé que iba a empujar la pierna derecha en el porche. Logan se rió entre dientes. ―Es una pieza de museo, ¿eh? No sé lo que vi en ella. ―Bueno, es caliente como la mierda, te voy a dar eso. Es malditamente extraña, sin embargo. ―Talon negó con la cabeza―. Entonces, Jackson llegó a la puerta y ella lo observó como si fuera el especial en el menú. ―Talon gruñó, su ira clara en su rostro. Logan no sabía qué hacer con eso, así que lo desestimó. Tenía otras cosas de qué preocuparse. ―¿Qué pasó entonces? ―Bueno, le dije del chico golpeado, entonces fue y le chivateo a Xander, al parecer. Xander llegó a la puerta y Mariah encendió todo el encanto para él. ―Esta vez, Talon se echó a reír. Interesante. ―Estaba pegada a él, sonriendo y ronroneando. Entonces... ―Talon se volvió a reír y sacudió la cabeza―. Entonces, Braxton caminaba por ahí, maldita sea, con un engendro de pistola. Nos tomó a Xander y a mi, mucho para detenerlo. Logan se echó a reír junto con su hermano. Sólo podía imaginar a Braxton tratando de arrancarle el pelo a Mariah de la cabeza por haberse atrevido a tocar a su compañero. ―Nadie le ha dicho a Keeton, ―continuó Talon serio―. Creo que tiene que saber, sin embargo. Hay algo que no está bien en esa mujer, hermano. Logan asintió con la cabeza. ―Se lo diré. No creo que ella sea peligrosa, pero es mejor estar en guardia. Talon asintió con la cabeza también. ―Bueno. Voy a correr. Te veré más tarde.

64


Logan lo miró salir alrededor de la casa y dirigirse al bosque y defendió la necesidad de seguirlo o llamarlo de nuevo. Algo peligroso se escondía en los bosques. Sabía que su hermano era más grande y más fuerte que Keeton, y podía cuidar de sí mismo, pero aún le preocupaba. Mirando hacia atrás a la ventana de su dormitorio, suspiró cuando vio la luz apagada. Al parecer, Keeton se había cansado de esperarlo y se había ido a la cama. Entonces, antes de que pudiera dar un paso, oyó al hombre gritar desde el interior de la casa. Su cuerpo se tensó, preparándose para defender a su compañero, corrió por las escaleras del porche y se precipitó por la puerta principal. La vista que lo recibió congeló sus pies en el suelo. Él gruñó en voz baja, pero no se movió más cerca. Keeton yacía boca arriba, tendido en el suelo de la sala, desnudo de cintura para abajo. Jackson arrodillado entre sus piernas, mirando hacia abajo en él. Ni notaron la llegada de Logan. ―¡Mierda! ―Gritó Jackson―. ¿Estás bien, Keeton? No quiero hacer más esto. ¿Por qué demonios alguna vez has hecho esto? Sí, eso es lo que Logan quería saber. ¿Por qué demonios Keeton jugaba un poco con Jackson? ¿Cómo pudo hacerle esto a él? ―Ya casi hemos terminado, Jacks. Sólo uno más, ―jadeó Keeton. ¿Eh? ¿Uno? ¿Qué más? Obviamente, Logan se había perdido algo. Él permaneció en silencio, manteniéndose en la entrada oscura, observando. ―Keeton, yo no quiero, ―se quejó Jackson―. No me gusta hacerte daño. ―Realmente no duele tanto, ―le aseguró Keeton―. Justo allí y date prisa. Logan estará en casa pronto, y todavía tengo que ir a la ducha. Logan miró a la pareja, con curiosidad, viendo como Jackson tomaba un frasco pequeño, daba vueltas alrededor de algo en él y untaba un pegote amarillo sobre el saco de Keeton. Tuvo que ahogar otro gruñido con la vista de otro hombre tocando a su compañero tan íntimamente. La única cosa que salvaba a Jackson de una paliza en el culo era que, obviamente, no quería hacerlo.

65


Logan no podía detectar ni un rastro de olor de excitación de cualquiera de ellos. Jackson tenia una larga tira de tela blanca y la alisó sobre la sustancia viscosa. Logan se dio cuenta, la claridad del trabajo que estaban haciendo abriendo su camino a través de sus celos. Dulce infierno, estaba depilando el escroto de Keeton. ―¿Por qué no puedes hacerlo tu mismo? ―Jackson todavía sonaba quejumbroso e incómodo. ―No me puedo doblar como necesito sin tener que tirar de los puntos de sutura en el pecho, ―dijo Keeton irritado―. Justo allí y recuerda tirar de la piel firme o te arranco las pelotas. Aparte del hecho de que otro hombre acariciaba los cojones de su compañero, Logan pensó que era la cosa más divertida que había visto nunca. Siguió mirando desde las sombras, cuando Jackson sujetó la piel tensa de Keeton, respiró hondo, y luego tiró fuertemente de la tira de tela. Logan se mordió el labio e hizo una mueca de simpatía cuando sus bolas se encogieron y trataron de arrastrarse en su interior. Keeton gritó de nuevo y su cuerpo se inclinó para arriba del suelo. Jackson se alejó a toda prisa y se puso de pie. ―No más, Keeton. Nunca me pidas que haga esta mierda ¡otra vez! ―Él miró hacia abajo al pequeño hombre y luego corrió a la habitación. Logan no podía estar más de acuerdo. Aunque no se entusiasmaba en causarle dolor a Keeton, estaría absolutamente seguro de ser el único a ayudar a su compañero la próxima vez. Nadie debía ver a Keeton así o el tacto de su flexible cuerpo, con excepción de Logan. Keeton respiró hondo varias veces, se levantó del suelo, reuniendo el desorden y salió de la habitación. Logan suspiró, Keeton se abrió camino por las escaleras. Sonaba como si su ángel tuviera algo planeado y no quería arruinar la sorpresa. Le daría a Keeton unos minutos más antes de ir a buscarlo. Mientras tanto, tenía que hablar con Jackson. Encontró al hermano más joven, en la cocina, causando estragos en un paquete de galletas Oreo. Jackson se puso tenso cuando lo vio entrar en la sala, la culpabilidad escrita en su rostro.

66


―Eh, eh, Logan, ¿cuándo llegaste a casa? ―Oh, tan sólo hace unos minutos, ―respondió sonriendo. Jackson tragó saliva de forma audible viéndose un poco verde. Entonces empezó a balbucear a una milla por minuto. ―Lo siento mucho, Logan. Yo no quería hacerlo. Keeton me preguntó si yo le ayudaría y le dije que sí, pero yo no sabía lo que quería que hiciera. Te prometo que no hice nada y ni siquiera me gusta él de esa manera. Oh, mierda, Logan, no me mates. Logan se echó a reír. Toda su ira se desvaneció y revolvió el pelo de Jackson. ―Cálmate, chico. No voy a matarte. Tengo que admitir que pensé en ello cuando entré por primera y os vi desde la puerta, pero estoy bien ahora. No volverá a suceder, sin embargo. ¿Esta claro? Jackson asintió con entusiasmo, con la cabeza moviéndose como un martillo neumático. ―No hay problema. No quiero volver a hacerlo de nuevo. ¿Cómo diablos puede soportarlo? Hace que mis pelotas se encojan con sólo pensar en ello. Logan volvió a reír ante la mirada perpleja en el rostro de Jackson. ―Bueno, no es algo que me gustaría hacer a mí. Miró hacia el techo―. Así que, ¿cuánto tiempo crees que debo darle? Descansando un poco más, Jackson rodó sus ojos y se encogió de hombros. ―Yo diría que al menos otros diez minutos. Es una especie de... de mantenimiento. Logan se limitó a sacudir la cabeza. ―Creo que es perfecto. ―Bueno, por supuesto que sí. ―Resopló Jackson. Guardó las galletas y se giró hacia la puerta de atrás―. Voy a correr. Te veré más tarde. ―Y desapareció en la noche.

67


CAPITULO 11 Después de Logan se comió un par de bocadillos para calmar su hambre, limpió la cocina y fue a buscar a su compañero. Sin duda, le había dado tiempo suficiente a Keeton. Subió las escaleras hasta la habitación que compartían, abrió la puerta, y casi cayó de rodillas. Keeton estaba tendido de espaldas en el centro de la cama, con absolutamente nada. Sus picos gelificados parecía recién pintados, tan rubios que parecían casi blancos. Logan se acercó a la cama, con las piernas y cuerpo temblando. Delineador de ojos negro rodeaba los brillantes ojos azules de su compañero. Sus labios de color rosa brillaban, lisos y brillantes y Logan tenia ganas de probarlos. De color azul eléctrico el esmalte de uñas adornaba sus manos y pies, destacándose en relieve sobre su piel suave y cremosa. Keeton rastreó sus dedos ligeramente a través de las heridas aún curándose en su pecho. ―No hay mucho que pueda hacer sobre esto. Sé que no es bonito. ―Dejó de hablar y se encogió de hombros. Su otra mano se movía hacia abajo de su torso desnudo a su saco recién depilado―. No hay nada malo aquí, sin embargo. ―Sonrió con picardía. Logan no podía hablar. Keeton había sido magnífico, pero ahora Logan tenía miedo de dejar a su compañero salir de la casa. Estaría luchando contra los posibles pretendientes a izquierda y derecha. ¿Keeton normalmente tenia este aspecto? ¿Había estado conteniendo esta parte a Logan? ―Logan, por favor, di algo. ―Keeton parecía nervioso y Logan podía ver el temblor de su cuerpo. Se quito su uniforme rápidamente, sus ojos sin dejar de mirar a Keeton.

68


Haciendo su camino a la cama, con cuidado se deslizó junto a su ángel, cubrió la mandíbula Keeton con su mano y colocó un suave beso en la mejilla. ―Te ves completamente comestible, bebé. ―Apretó su erección contra la cadera de su amante para enfatizar su punto―. ¿Por qué no te he visto así antes?

Keeton respiró hondo y soltó el aire lentamente. ―Si voy a dejarte reclamarme, ―ignoró el jadeo superficial de Logan― y si vamos a estar verdaderamente acoplados, entonces quiero que sepas en lo que te estás metiendo. Maniobrando en su lado, apoyo un codo para hacer frente a Logan. ―Soy terco, demasiado emocional, demasiado sensible por mi propio bien. Me gusta empujar los límites, y soy la personificación de los estereotipos típicos acerca de los hombres homosexuales. Me gusta cantar, bailar y cocinar. Me gusta cuidar de las personas que quiero, y creo que probablemente moriría si no pudiera dibujar o pintar. Keeton ni siquiera le dio a Logan la oportunidad de responder. Tenía que sacar todo antes de que se atragantara con las palabras. ―Soy vegetariano y la hamburguesa que mordisqueé anoche fue el primer animal que he comido en casi nueve años. Realmente no me gustan tus películas de slasher, y no entiendo una palabra de lo que me estas diciendo cuando hablas de tu motocicleta. Levantó la mano cuando pareció que Logan lo interrumpiría. ―Creo que el gimnasio es un paso por debajo del séptimo círculo del infierno, y odio todas esas cosas que los chicos se suponen que aman, como los deportes, pesca, camping y la cerveza. ―Keeton se estremeció―. Me gusta usar maquillaje y pintarme las uñas. Se inclinó más cerca de Logan y puso una mano en el pecho de su compañero, a la derecha, sobre su corazón. ―También creo en los cuentos de hadas, caer demasiado rápido, demasiado duro y después vivir felices para siempre. ―Ahora venía la parte difícil―. Y si me dejas, ―le susurró― si aún me quieres, yo te amaré por el resto de mi vida. Nadie te amará como yo, Logan. Keeton retrocedió y esperó la reacción de su amante. Había descargado todo en Logan, y era mucho para absorber. Braxton estaba en lo cierto, sin embargo. Él nunca sería feliz si realmente no podía ser él mismo. Logan lo miró durante mucho tiempo, con el rostro inexpresivo. Luego se inclinó y besó a Keeton con tanta ternura que sentía las lágrimas en sus ojos. No sabía si fue un beso de aceptación, o un beso de adiós.

69


―Boston es vegetariano, así que los dos pueden hacer la comida juntos, ―comenzó a Logan―. Te permitiré elegir las películas que vemos a partir de ahora, aunque prefiero no documentales o cualquier cosa donde tengo que leer los subtítulos. Keeton no lo podía creer. Logan lo aceptó todo él. No le pidió que cambiara o volviera a ser normal. ―Yo creo que te ves sexy como el pecado con el delineador de ojos y esmalte de uñas, y espero que los uses con más frecuencia. Me encanta el hecho de que quieras cuidar de mí porque, bueno, francamente, lo necesito. No puedo cantar o bailar, pero soy bastante bueno en la cocina. Me encantan todas esas cosas que odias, como los deportes y camping. Logan besó la punta de la nariz de Keeton y sonrió. ―Pero, te quiero. Quiero pasar el resto de nuestras vidas mostrándote lo mucho que te quiero. Keeton se mordió los labios para evitar que le temblaran. Nadie lo había amado, y aceptado como era. Bueno, excepto Braxton, pero él no contaba. Le echó los brazos alrededor del cuello de Logan, enterró el rostro en la cálida piel de su cuello, y lloró. Lloró porque Logan le amaba, porque quería estar con él, y porque no quería que cambiara. Los brazos de Logan se envolvieron alrededor de él y lo acercó más. Tomó la parte posterior de la cabeza de Keeton y lo sostuvo allí. El olor de la piel de Logan, combinado con el peso caliente de su cuerpo desnudo presionado contra Keeton, lo tenia gimiendo y retorciéndose en contra de su compañero en cuestión de segundos. Había pasado mucho tiempo desde que Logan lo había tocado. ―Te necesito, Logan. Necesito que me toques, que me hagas el amor. Por favor, amor. No digas que no, ―le susurró en el hueco de la garganta de Logan. Acarició la columna vertebral de su amante con la yema de sus dedos y sonrió cuando lo sintió temblar. Logan lo puso suavemente sobre su espalda y se cernió sobre él, con cuidado de mantener su peso fuera de Keeton. Lo miró con tal intensidad que Keeton no pudo contener su estremecimiento de necesidad. Luego sonrió, lo suficientemente brillante como para rivalizar con el sol. ―Te amo, ángel.

70


―¿Por qué me llamas así? ―¿Ángel? Porque tú eres mi milagro. Mi dulce... puro... perfecto ángel. Logan puntuó cada palabra con pequeños besos a lo largo de la mejilla y la mandíbula de Keeton. Su cerebro estaba empañado y su respiración se aceleró ligeramente. ―Okay, ―suspiró. ¿Quién era él para argumentar de todos modos? ―Lo siento por la forma en que te trate la primera vez. Lamento no poder volver atras, pero te prometo, que voy a hacer todo lo posible para hacer las paces contigo. Keeton lo miró con confusión. Le había pedido prácticamente a Logan todo lo que el hombre había hecho con él. ¿Cómo Logan lo maltrató? Empezó a preguntarse, pero todos los pensamientos huyeron cuando Logan le aplastó la boca hacia abajo con un beso hambriento. Logan mordió y lamió la boca zalamera, buscando la entrada. Keeton se abrió con un gemido, inclinando la boca y tomando el beso más profundo. El sabor único de Logan explotó a través de su lengua y puso su pulso acelerado. Keeton se deslizó fácilmente en el papel de sumiso, el deseo de la sensación de seguridad, dando y dejando su placer a su amante. ―Por favor, ―gimió, rompiendo el beso―. Por favor, Señor, tócame. Necesito que me toques. Logan se apartó y frunció el ceño. ―No tienes que llamarme señor. Keeton sonrió. Su compañero era en realidad demasiado lindo a veces. ―Te encanta cuando te llamo señor. Te gusta tener el control, Logan. Sé que lo haces. Te encanta que sea sumiso. Si no me gusta algo, te lo diré. ―Dijo a su amante―. Ahora, ―susurró contra los labios de Logan― cállate y haz lo que se siente bien. Logan lo miró por un largo tiempo antes de hablar. ―Si hago algo, cualquier cosa… Keeton puso su mano sobre la boca de Logan y sonrió. ―Yo te lo diré.

71


Logan asintió con la cabeza y la expresión de su rostro lo convirtió en un depredador. ―Tú lo has querido, ángel. ―Gruñó seductoramente. ¡Sí! Definitivamente lo había pedido, y no podía esperar para conseguirlo. Alcanzando una mano bajo de su almohada, sacó una botella de lubricante y un par de esposas. Él sonrió con satisfacción a Logan, al presentar sus ofrendas. Logan tomó la botella de lubricante, pero levantó una ceja ante las esposas. Las tomó de las manos de Keeton y las dejó caer sobre el lado de la cama. Keeton hizo un mohín de decepción. aLogan se rió y besó a su labio inferior. ―No te preocupes, cariño. ―Se arrodilló al lado de Keeton y le dio unas palmaditas en la cadera―. Date vuelta, bebé. Keeton cumplió con impaciencia, tal vez con demasiada ansiedad. Se arrojó sobre su estómago y siseó mientras su pecho se apretaba contra las sábanas. Las cuchilladas a través de su cuerpo quemaron directamente a través de su columna vertebral. Se mordió el labio, tratando desesperadamente de impulsar su camino a través del dolor. Si Logan sabía que él estaba haciéndole daño, todo se detendría.

Logan puso su mano entre los omóplatos de Keeton y sintió la tensión de los músculos debajo de su palma. ―¿Keeton? Él no respondió, pero Logan podía oír su rechinamiento de dientes. ―Ángel, ¿qué pasa? Sin embargo, Keeton se negó a responder. Negó con la cabeza, y Logan vio el rubor de su rostro, el sudor por la frente. La inhalación profunda, Logan hizo una mueca cuando atrapó el olor de la sangre de su pareja. Tiró suavemente en el hombro de Keeton, y luego un poco más insistentemente cuando se opuso. ―Keeton, ―Logan ordenó mientras el seguía luchando―. Date la vuelta y mírame. ―No quería ser duro con su compañero, pero hizo el trabajo. Keeton suspiró con voz temblorosa mientras lentamente se dio la vuelta sobre su espalda. Su sangre salpicada las sábanas y untaron el pecho y el estómago. La propia sangre de Logan desapareció de su rostro, e hizo una mueca. ¿Cuándo en el infierno obtendría este apareamiento? No había dado nada más que dolor a Keeton

72


desde que se conocieron. Tres de los puntos de sutura de Keeton se habían reventado y la carne arrugada alrededor de sus heridas parecía de color rojo e infectada. La sangre siguió goteando poco a poco por el pecho. ―Oh, cariño, lo siento, ―susurró Logan. Se levantó de la cama y caminó lentamente hacia la puerta. ―¡Logan Cartwright, si me dejas de nuevo, te lo prometo, no voy a ser responsable de mis acciones! ―La voz airada de Keeton vibró a través de la habitación. Logan en realidad sonrió a la vehemencia de su compañero. Se dio la vuelta y levantó las manos, las palmas hacia fuera. ―Sólo voy a conseguir una toallita para limpiarte. Estaré de vuelta, bebé. Keeton lo miró con desconfianza por un segundo antes de que asintiera con la cabeza. ―Está bien. Logan se precipitó por el pasillo hasta el cuarto de baño, mojando un paño limpio con agua tibia y rebuscó en el botiquín una gasa y cinta adhesiva. Cuando entró de nuevo en la habitación, Keeton parecía estar más relajado y la hemorragia se había detenido. Logan suspiró de alivio. ―¿Todavía te duele, ―preguntó mientras se sentaba en el lado de la cama con su compañero. ―No tanto. ―Keeton se mordió el labio y se ruborizó―. Creo que debería haber añadido que soy un torpe en la lista que te di antes. Logan se limitó a sonreír con indulgencia a su amante cuando suavemente limpiaba la sangre de la piel de Keeton. Miró las heridas, comprobando la infección. Por suerte, todo iba bien. La piel alrededor de los puntos se sentía caliente, pero no febril. Cuando terminó, aplicó compresas de gasa a las heridas y pegó de forma segura con una cinta quirúrgica. ―Esto va a estar bien por ahora, pero vamos a ir a ver al médico por la mañana. ―Keeton le dio una mirada severa. No habría ningún argumento. Keeton sonrió y asintió con la mirada. ―Gracias, ―susurró. ―En cualquier momento, bebé, pero por favor trata de ser más cuidadoso.

73


―Logan dispuso de la basura y tiró la tela hacia el cesto antes de deslizarse en la cama y envolverse alrededor de su amante. Keeton abrió la boca para discutir, pero Logan le hizo callar con un beso rápido. ―No hasta que los puntos estén bien.. Ahora, a dormir.

Once días más tarde, los puntos de Keeton fueron retirados. La piel todavía se veía de color rosa y arrugada, pero el médico les aseguró que todo estaba sanando bien. Prácticamente se lanzó a su compañero desnudo en la cama, Logan quería bailar de alegría. Su auto-impuesto celibato era poco atractivo para él, y no podía esperar para celebrar su fallecimiento. Arrastrando las yemas de sus dedos sobre la cadera de Keeton y a lo largo de su muslo, sonrió cuando la polla se animó inmediatamente, saludándolo. La polla de Keeton era agradable y gruesa, la piel suave y pálida, y Logan quería probarla. ―Ha sido demasiado tiempo, ―murmuró a su compañero, pasándose la lengua por el pliegue donde el muslo de Keeton se unía con la ingle. Keeton se arqueó en su boca y gimió. ―Logan, ¡por favor! Tomando los gritos de su compañero como un acuerdo, golpeó su lengua encima del eje largo de Keeton, entonces se arremolinó alrededor de la punta, capturando las gotas, que se reunían allí, de líquido pre-seminal. Logan gimió en los sabores que zigzaguearon a través de sus pupilas gustativas. Maldita sea, su bebé sabía increíblemente rico y picante, dulce, amargo y salado, todo mezclado. Agitó su lengua alrededor de la cabeza, luego envolvió sus labios firmemente alrededor de la carne turgente, y chupó con fuerza. Keeton gritaba y hundía sus manos en el cabello de Logan. ―¡Oh, Dios mío! Logan sonrió alrededor de la polla de Keeton. Deslizó sus labios hacia abajo del eje de su compañero hasta que hundió la nariz en contra de su ingle. Se tragó la corona, masajeando con los músculos de su garganta, deleitándose en los gemidos y quejidos de su amante.

74


Continuó en el eje lujoso de Keeton con sus labios, su lengua y sus dientes. Justo cuando realmente comenzó a entrar en ello, follando su propia polla palpitante contra el colchón, Keeton tiró la cabeza hacia atrás más o menos. ―Jodeme, ―jadeó―. Por favor, Logan... oh, maldición... por favor. Ningún hombre vivo podría resistir a tales suplicas. Logan se arrastró de rodillas entre las piernas de su amante y buscó la botella de lubricante sobre la mesita de noche. Agarrando dos almohadas, rápidamente las colocó por debajo de las caderas de Keeton. ―Si te hiciera daño… ―¡Cállate de una puta vez y jodeme, maldita sea! ―Gruñó Keeton. Logan lo contempló con profunda admiración. Wow, eso era caliente. Asintió con la cabeza bruscamente, lubricando su polla y empujó dos dedos lubricados en su pareja. Sostuvo sus dedos aún cuando los músculos de Keeton lo sujetaron a su alrededor, y gimió con la espalda arqueándose cuando se agarró a las sábanas. Logan nunca había visto nada más hermoso en su vida. Se condenó por omitir esto la primera vez. Keeton estaba exquisito en su placer. Cuando los músculos de Keeton se soltaron y relajaron, Logan empezó a bombear sus dedos dentro y fuera del agujero de su compañero. Keeton se retorcía y se retorcía, sus piernas se abrieron más ampliamente, y sus ojos se clavaron en los de Logan. ―Ahora, Logan. No puedo esperar. ―Keeton palmeó su pene y comenzó a acariciarlo frenéticamente. Logan se rompió. Quería estar dentro de su amante cuando Keeton se viniera, pero sabía que necesitaba estirarlo más. No había ninguna regla que dijera que Keeton no podía venirse dos veces, sin embargo. Sonriendo para sí mismo, introdujo otro dedo y siguió jodiendo a Keeton con la mano. Keeton tiró y tiró de su polla, sus pelotas se apretaron. Logan avanzó poco a poco, entonces se inclinó para chupar el saco sin pelo de Keeton, haciendo a su compañero gritar, su cuerpo temblando, con la mano un borrón a medida que continuaba masturbándose. Logan sabía que su compañero estaba cerca y quería verlo encima del borde. Levantó la cabeza y miró directamente a los ojos de Keeton. ―Correte para mí, bebé. Quiero que te vengas ahora. ―Y añadió un cuarto dedo al culo apretado de Keeton.

75


Keeton echó atrás la cabeza y gritó cuando cuerdas calientes, perlas nacaradas de esperma brotaron de su raja. Él seguía acariciándose, ordeñando su polla hasta que había cubierto su estómago con su semilla. ―¡Maldita sea, eso fue caliente! ―Keeton gimió, largo y bajo, cuando Logan se inclinó para lamer, limpiándolo. Liberó sus dedos fuera del canal estrecho de Keeton, lubricó su polla de nuevo y posicionó la cabeza en la entrada. Hizo una pausa, sin entrar, mirando a su amante por el permiso. Keeton asintió con la cabeza, y, sorprendentemente, su polla comenzó a llenarse de nuevo. ―Jodeme, Logan. Logan envolvió las piernas de Keeton alrededor de su cintura y se encorvó sobre su compañero. Preparando una mano contra el colchón junto a la cabeza de Keeton, se mantuvo por encima de su amante. Empujó hacia adelante lentamente, rompiendo el primer anillo de músculos y no paro hasta que tocó fondo. ―Dulce infierno, ―gimió Logan―. Estás tan jodidamente apretado, cariño. Los músculos de Keeton se sujetaron sobre él, convulsionando y estrangulando su eje. Él volvió a gemir. ―Relájate, cariño. Maldita sea, me vas a castrar. ―Lo siento... no puedo ―gimió Keeton―. Sólo tienes que moverte. Logan se retiró lentamente, luego empujó atrás. Puso un ritmo constante, luchando contra las ganas de correrse. Keeton empezó a relajarse, y Logan se deslizó dentro y fuera de él con facilidad, aumentando su ritmo. Metió la mano debajo de las caderas de Keeton, envolviendo su brazo firmemente alrededor de la espalda baja del hombre. Levantando a su compañero con sus caderas hacia delante, viendo como golpeaban en el cuerpo acogedor de su amante. ―¡Oh, oh, sí! ―Gritó Keeton. Él gemía y gemía, gritaba una y otra vez cuando se reunía con el empuje de Logan. La mirada de puro éxtasis en el rostro de su compañero, combinado con los sonidos deliciosos que brotaban de su boca abierta y Logan supo que no sería capaz de resistir mucho tiempo más. Él soltó la cintura Keeton y puso su mano sobre la boca de su amante.

76


―Tranquilo, ―le ordenó sin aliento. En lugar de tener el efecto deseado, Keeton se volvió loco. Sus gritos crecieron en volumen incluso cuando salió ahogado contra la palma de la mano de Logan. Su pequeño cuerpo se resistió y tiró contra Logan, y se aferró a los sudados hombros de Logan. Entonces, de repente, su cuerpo se tranquilizó, sus músculos internos agarraron alrededor del eje pulsante de Logan, y cuerdas cremosas de semen brotaron de su polla. Miró a Logan aturdido y giró la cabeza hacia un lado, ofreciendo su cuello. ―Reclama-me, ―susurró con voz entrecortada. Logan rugió tan fuerte que hubo una vibración en las ventanas, empujando a su compañero por lo que podría conseguir y lo siguió por el borde. Se inclinó sobre su amante y le clavó los colmillos en la piel suave entre el cuello y el hombro de Keeton. Su cuerpo temblaba y se estremecía cuando se vació en el agujero hambriento de Keeton y probó el néctar de su sangre, después cerró la herida con unas pasadas de su lengua. Sintió una punzada de dolor, seguido de una succión suave en el hombro, y se dio cuenta que Keeton lo había mordido. La comprensión de lo que eso significaba envió a Logan en una picada de placer, extendiendo su orgasmo y desgarrando un grito ahogado. Una vez completamente saciado, gentilmente retractó sus colmillos en la carne tersa y deslizó su polla del cuerpo de Keeton. Se dejó caer a su lado y extendió la mano ciegamente para su amante. Keeton vino a él inmediatamente, suspirando y apretándose contra su pecho. ―Me asusta cuanto te amo, ―respiró Logan en el cabello de su compañero―. Gracias, cariño. ―Sé como es el sentimiento, ―murmuró Keeton medio dormido―. Te amo, Logan. Ahora, a dormir. ―Bostezó, enterró el rostro en el cuello de Logan, y se quedó dormido al instante. Logan apretó su asimiento y suspiró con satisfacción. Habían completado su apareamiento y nadie podía alejar a Keeton de él. Él destruiría a cualquiera que lo intentara.

77


CAPITULO 12 Keeton sintió el sudor rodar por su espalda e hizo una mueca. Odiaba el trabajo manual. Recogiendo la última caja, la llevó fuera de su casa al Jeep de Logan. Después de que puso la caja en el interior con las demás, volvió a su casa y le sonrió con cariño. Echaría de menos su pequeño lugar. ―¿Estás seguro de esto, bebé? ―Preguntó Logan mientras caminaba detrás de él, envolviendo con sus brazos alrededor de la cintura de Keeton, acariciándole el cuello. Keeton sonrió, poniendo sus manos sobre los brazos de Logan, apretando. ―Sí, estoy seguro. Habían pasado dos semanas desde que Logan lo reclamó. Las lesiones de Keeton fueron sanando a un ritmo espectacular ahora. Sólo cuatro ronchas ligeramente elevadas se mantenían a través de su torso. Logan le aseguró que incluso se desvanecerían en el próximo par de semanas. Keeton seguía preocupado por lo que le había atacado, sobre todo con la luna llena cerca. Logan y sus hermanos estarían corriendo esos mismos bosques. Él esperaba que su primo no tardara en llegar. Habían pasado tres semanas desde que Blaise le dijo que estaría allí. No había habido ningún contacto, y Keeton comenzaba a preocuparse. La cuarta semana de julio brincó hacia ellos también, y no esperaba con impaciencia esto tampoco. Logan estaría trabajando turnos de doce horas, y si bien entendía que Logan tenia un trabajo importante, todavía quería ser egoísta y mantener al hombre con él. Por el lado positivo, Logan tendría tres días después de este fin de semana. Podría ser peor, sin embargo. Xander también consiguió turnos de doce horas en la estación de bomberos, con un total de veinticuatro horas en el cuarto turno.

78


―Estoy muy contento de que no seas un bombero, ―murmuró Keeton. No sabía cómo Braxton podía soportarlo, sabiendo que su compañero arriesgaba su vida cada vez que iba a trabajar. Logan sólo se rió y tiró de él más de cerca. ―¿Tienes todo? Los labios de Keeton se estiraron en una sonrisa y asintió con la cabeza. Se dio la vuelta en los brazos de Logan y enrolló sus brazos alrededor del cuello de su amante. ―Oh, sí. Tengo todo lo que necesito.

Tan pronto como dieron la vuelta en el largo camino de grava que conducía a su casa, Keeton se tensó, y una sensación de inquietud se apoderó de él. Miró a Logan y se dio cuenta del apretón de su compañero con los nudillos blancos sobre el volante. Keeton suspiró. La capacidad de sentir las emociones de Logan podría ser un gran dolor en el culo a veces. Sobre todo, le encantaba, especialmente cuando Logan estaba caliente. Con la lujuria y el deseo de Logan alimentando su propia excitación, las sensaciones se duplicaban, y el sexo se convertía en sorprendente y estremecedor. En momentos como este, sin embargo, cuando Logan se sentía enojado o nervioso, podía ser agotador, por no mencionar, frustrante como el infierno. Keeton sabía que su compañero estaba inquieto y un poco enojado, pero no sabía por qué. Podía oler las cosas un poco mejor, ya que Logan lo había reclamado. Podía seleccionar cada uno de los olores únicos de los hermanos, pero no podía alcanzar ni siquiera un indicio de sus emociones. Keeton suspiró de nuevo mientras seguía mirando a su compañero. ―Logan, podrías decirme. Sabes que yo puedo sentir lo que sientes, y lo voy a saber de todos modos. Logan hizo eco de un suspiro y cerró los ojos brevemente. ―Tenemos compañía ―gruñó, sin mirarlo. Keeton comenzó a pedirle que aclarara su declaración cuando se detuvo delante de la casa. Todo el mundo se quedó fuera, acurrucados en un pequeño círculo, y enojados, obviamente. Cada hombre tenía una expresión idéntica de odio, y sus

79


músculos parecían vibrar con su tensión. Talon gritó tan fuerte, que Keeton podía escuchar a través de las ventanas cerradas de la camioneta. Luego Boston dio un paso amenazador hacia adelante, creando una brecha entre los cuerpos, y Keeton la vio. Mariah Bernini estaba en el centro del círculo libremente formado, con las manos en las caderas, y mirando desafiante a Talon. Keeton salió volando de su puerta antes de que Logan incluso detuviera el vehículo. Marchó hasta Mariah y la señaló con el dedo en la cara. ―¿Qué diablos estás haciendo aquí? ―Exigió. Sin previo aviso, su mano salió disparada y se envolvió alrededor de su garganta, las uñas cavando en la carne. ―He venido a reclamar lo que es mío, ―le gruñó ella a él. Keeton escuchó varios gruñidos amenazadores, pero la que estaba directamente detrás de él, le hacía temblar. ―Saca tus sucias manos de encima, ―dijo Logan con frialdad. Mariah hizo girar a Keeton rápidamente a su alrededor, su mano todavía alrededor de su cuello y su espalda pegada a sus pechos. ―Arrancare su corazón y me alimentare con el, ―replicó ella al igual con frialdad. Keeton miró fijamente a los ojos de su pareja y negó con la cabeza una fracción. Él no quería que Logan se involucrara en esto. A pesar de que las uñas de Mariah continuaban mordiendo en su piel, todavía podía respirar. Además, era sólo una niña. ¿Qué podía hacerle a él? Los ojos de Logan se abrieron como platos, y miró horrorizado. ―¿Qué coño estás...? ―Susurró. Keeton no sabía lo que eso significaba, y no tenia tiempo de preguntar. Los dientes de Mariah se hundieron en su piel salvajemente, y él gritó de dolor. Esto no se parecía a la mordedura de la reclamación de Logan. Esto dolía como el infierno. Sus músculos se cerraron y los tendones de su cuello se tensaron cuando él siguió gritando. No podía moverse, no podía luchar, su cuerpo paralizado por el dolor. Mariah no se limitó a morderlo. Ella masticó en su hombro, tratando de rasgar la carne lejos, como un animal.

80


Entonces, de repente, los dientes desaparecieron y los dedos alrededor de su garganta lo liberaron. Keeton cayó a un montón en el suelo, jadeando y convulsionando. Fuego lanceaba a través de su cuerpo, quemándolo de adentro hacia afuera. Apretó los dientes para no morderse la lengua mientras su cuerpo seguía convulsionando. ―Sangre, ―gritó alguien―. Dale tu sangre. Se forzó a abrir los ojos cuando un olor familiar impregnaba el aire a su alrededor. Logan se inclinó sobre él, sus ojos grandes y asustados. Levantó la muñeca a su boca y gruñó mientras se mordía la carne. ―Ayúdame, ―gritó mientras forzó a Keeton a su espalda y se sentó sobre sus piernas agitándose. Dos pares de manos fuertes mantuvieron su cuerpo inmóvil. Talon sostuvo la cabeza de Keeton, y la presión de una rodilla a uno de sus hombros. Xander se sentó en el otro lado, consiguiendo la apertura de la boca de Keeton, su rodilla masiva presionó en su otro hombro. Logan movió la muñeca sangrado sobre la boca abierta de Keeton, apretándolo con la otra mano para estimular el flujo. El espeso líquido de sabor dulce fluyó en la boca de Keeton, y Logan le acarició la garganta, persuadiéndolo que se lo tragara. Por el tercer trago el dolor comenzó a disminuir, y el cuerpo de Keeton había dejado de convulsionarse. ―¡Keeton! Abre los ojos, bebé, ―ordenó Logan cuando ligeramente cacheteó en las mejillas de Keeton. Era condenadamente molesto. Keeton abrió su boca para decirle a Logan que lo dejara cuando su estómago se revolvió, y la sangre se precipitó de su esófago. Los hombres lo liberaron con rapidez, poniendose a un lado mientras él tosía expulsando la sangre de Logan en el suelo. ―¡Keeton! ¡Keeton! ―Gritó Logan. Parecía al borde de la histeria―.¡Maldita sea, Keeton, abre los ojos! Keeton quería calmar a su compañero, para decirle que todo estaría bien. Estaba tan cansado, sin embargo. Se dejó caer pesadamente contra el suelo, y oía a

81


Logan gritar su nombre otra vez. ParecĂ­a dĂŠbil y lejano, y luego... nada.

82


CAPITULO 13 ―Gracias, ―dijo Logan al extranjero mientras se paseaba por la sala de estar. Había limpiado a Keeton y lo había metido en su cama. Keeton no se movió o hizo un sonido a través de todo el proceso. Parecía estar descansando en paz, pero Logan necesitaba que abriera sus ojos. ―Va a estar bien. Lo has hecho bien. ―El extraño caminó hasta Logan y le tendió una mano―. Soy Blaise Taylor, el primo de Keeton. Logan estrechó la mano del hombre y asintió con la cabeza. ―Te pareces a él. Soy Logan Cartwright, el compañero de Keeton. Blaise sonrió, soltó la mano de Logan, y se sentó en el sofá. Hizo un gesto a Logan para que se sentara también. Los otros miembros de la manada se reunieron alrededor, unos de pie, algunos ocupando los asientos vacíos. Braxton se mantenía arriba con Keeton. Se negó a dejar a su amigo. Logan entendía el sentimiento, pero lo que necesitaba saber era qué demonios había sucedido. Estaba muy agradecido a Braxton, y se prometió a sí mismo a hacer algo bueno por el enano. Mirando alrededor de la habitación a cada uno de sus hermanos, sintió que su corazón se llenaba de amor. ―Gracias. A todos vosotros. ―Se dirigió a Xander directamente―. Tienes un compañero increíble. Los hermanos asintieron con la cabeza y Xander en realidad rió. ―Así como lo haces, mi hermano. Keeton es uno de los nuestros. No sé lo que está pasando, o lo que acaba de suceder en el jardín delantero, pero te juro por mi honor, que voy a hacer lo que pueda para ayudar a proteger a tu compañero. ―Sabes que siempre cuido tu espalda hermanito, y nada ha cambiado. Voy a defender a tu compañero con mi vida, ―dijo Talon solemnemente.

83


―Es de la familia. Cualquier cosa que necesites de mí, sólo pregunta, ―agregó Jackson. ―De ninguna manera voy a volver a ser el único herbívoro por aquí. ―Boston se encogió de hombros―. Además, ha hecho que lo quiera. Logan tragó alrededor del nudo en la garganta y asintió. Sus hermanos eran increíbles. ―Bueno, sabes que estoy aquí para proteger a Keeton. ―Blaise habló desde el sofá. Se giro hacia Xander―. Lo siento por no anunciar mi presencia, pero no había tiempo. ―Él se puso de pie y se dirigió a Xander―. Le pido que me permita estar cerca de mi primo, Alfa, de modo que pueda protegerlo mejor. Xander dio una palmada al hombre en el hombro y sonrió. ―Eres bienvenido aquí durante tanto tiempo como desees. Y por favor, llámame Xander. Todos somos una familia aquí. El primo de Keeton sonrió y asintió a cambio. ―Gracias, Xander. Blaise podría ser el dolor en el culo más grande sobre la tierra, y Logan aún se sentiría en deuda con él. Gracias a Dios, en realidad parecía ser un gran tipo. Logan se estremeció al recordar la cara de Mariah justo antes de que ella mordiera en el hombro a Keeton. Sus pupilas sangraron en la parte blanca de los ojos. Su piel se volvió de color gris pálido, y sus brillantes venas azules serpenteaba en su cara. Sus dientes alargados en afiladas dagas y sus uñas se extendieron hasta garras letales. El miedo lo paralizó cuando hundió los dientes en la carne de Keeton. Entonces el dolor cegador lanceó a través de su hombro y el cuello, robando el aliento de sus pulmones, lo que le obligó a arrodillarse. Lava corría por sus venas, y Logan sólo sabía que su piel se derretía de sus huesos. A continuación, antes de que pudiera conseguir su mierda juntos, un enorme lobo negro llegó desde prácticamente la nada y abordó a Mariah en el suelo. Cuando Logan finalmente pudo abrirse paso a través del dolor y el asco del calor, su compañero reclamó su atención. Alguien pensó que Blaise, le gritó para que diera su sangre a Keeton. No sabiendo qué hacer, cumplió con la directiva, olvidándose por completo de Mariah o el cuidado de lo que le pasó.

84


―Blaise, por favor, ¿qué diablos está pasando? ¿Qué era esa cosa? ―Logan no pudo contener el asco en su voz. Había salido con eso... esa cosa. Él había estado en su interior. Blaise hizo una mueca y volvió a su sitio en el sofá. ―Xander, ¿podrías llamar a tu pareja? Todo el mundo necesita oír esto, incluyendo a Braxton. Se giró a Logan tan pronto como Xander salió de la habitación. ―Tengo que admitir que estaba un poco preocupado cuando Keeton me dijo que se había acoplado con un shifter. Él es tan... frágil. Eres un buen compañero para él, sin embargo. Puedo ver que lo amas. ―Más que nada, ―estuvo de acuerdo Logan, con devoción. Alzó la vista cuando Braxton vino corriendo por las escaleras. Blaise había tenido tiempo suficiente para estar de pie cuando el hombre se lanzó a sus brazos. Braxton envolvió sus brazos alrededor del cuello de Blaise y lo apretó con fuerza. ―Oh, estoy tan contento de que estés aquí, Blaise, ―exclamó―. Gracias, gracias, gracias. ―No hay de qué. ―Se rió Blaise. Su cabeza se alzó, y gentilmente dejo a Braxton lejos de él cuando Xander gruñó profundamente. Logan simpatizaba con su Alfa. El ver a tu compañero en los brazos de otro hombre o mujer no era una experiencia agradable. ―Lo siento, ―dijo Blaise con respeto a Xander―. No he visto a Braxton en varios años. Somos muy cercanos... como hermanos, ―agregó a toda prisa. Xander sonrió tímidamente y movió la cabeza. ―No, lo siento. Braxton me ha dicho mucho acerca de ti y lo entiendo. Lo hago. Mi posesividad hacia mi compañero sólo pone lo mejor de mí a veces. Braxton rodó los ojos cuando iba a al lado de su amante. ―Idiota sobreprotector, ―murmuró, pero Logan podía ver las esquinas de sus labios tirar a una sonrisa. ―Bien, ahora que todo el mundo está presente y representado, por favor díganme ¿qué coño acaba de pasar aquí? ―Logan comenzó a impacientarse. Independientemente de lo que Mariah era, era peligrosa, y casi había matado a su compañero. Quería respuestas.

85


―Mariah Bernini es un demonio que succiona almas, ―respondió rotundamente Blaise. ―Sí, dime sobre ello. ―Se rió entre dientes Jackson. Logan en realidad no vio la gracia. Blaise negó con la cabeza, sin sonreír. ―No, quiero decir, literalmente. Ella es una clase cuatro-sobrenatural. Un Demonio Arsidian. ―Un demonio, ¿qué? ―Braxton sonó confundido. Únete al club, pensó Logan mientras se pasaba una mano por el pelo. Pensó que había visto todo seres sobrenaturales, ¿pero demonios? ―Tal vez deberías empezar por el principio, ―sugirió Xander. Blaise tomó una respiración profunda. ―Yo trabajo para el Consejo Internacional de Justicia Sobrenatural. En pocas palabras, soy un cazador de demonios. Puedo hacer un seguimiento a los demonios que han sido considerados una amenaza para la población no-preter y los someten al Consejo o los ejecutan. Yo prefiero el método anterior. ―¿Hay un consejo? ―Preguntó Braxton. ―Tranquilo, chulo, dejalo terminar, ―advirtió Xander ligeramente. ―Mariah Bernini, como he dicho, es una clase cuatro-sobrenatural. El más peligroso e inestable en nuestro registro. Los demonios Arsidian son los más potentes de su clase. Pueden tomar cualquier aspecto, y son viciosos y crueles. Blaise sacudió la cabeza con disgusto. ―Inyectan veneno a sus víctimas a través de sus dientes y garras. Eso es lo que pasó con Keeton las dos veces que fue atacado. Puede ser mortal para los humanos, pero ya que Keeton es aparentemente una parte shifter, ―asintió Blaise con la cabeza hacia Logan― esto probablemente le salvó la vida. Logan se sentía enfermo. Había traído esto sobre su compañero y su familia. Él debería haber sabido que algo estaba muy mal cuando se dio cuenta de que Mariah no emitía ningún tipo de olor. Como si leyera su mente, Blaise continuó: ― Los Arsidians no emiten un olor. No de sus propios cuerpos, no de sus emociones, ni siquiera la sangre.

86


―Dijiste que era un succionador de almas. ¿Qué significa eso? ―Preguntó Xander. ―Los Arsidians no tienen alma. Eso es lo que al principio me llamó la atención. Keeton me dijo que Mariah carecía del corazón de su aura. Los Arsidians sobreviven matando a sus víctimas y absorbiendo sus almas. ―Eso es realmente asqueroso, ―dijo Braxton con disgusto. ―Está bien, ¿pero por qué solamente no me mato? Quiero decir, la trate durante mas de un mes. ¿Y por qué fingir estar embarazada? ―Logan se sentía tan confundido, su cabeza empezó a palpitar. ―Eres un shifter maldito, ¿sí? ―el tono de Blaise no sostenía ningún perjuicio. ―Sí. ―La magia que te rodea es muy poderosa. Lo puedo sentir ahora, a pesar de que están todos en sus formas humanas. Sobre todo tu, ―Blaise indicó a Logan― y tu, ―apuntando a Talon―. Como gemelos, su magia es casi el doble, más aún cuando están juntos. Si un Arsidian se apareara con ustedes y consiguieran tener descendencia, uno de sus descendientes... ―Blas se fue apagando, moviendo la cabeza―. Serían imparables. ―Por lo tanto, ¿es por eso que ella se estaba fijando en mí después de que Logan la abandonó? ―Preguntó Talon. ―Sí y no. Creo que ella planeaba aparearse con cada uno de vosotros. Las mujeres Arsidian son capaces de producir hasta una docena de crías a la vez. Pueden acoplarse con varios machos diferentes cuando entran en calor. También pueden llevar la descendencia de cada macho, al mismo tiempo. ―Mierda, ―respiró Boston, hablando por primera vez―. Por lo tanto, ¿piensas que tenía la intención de aparearse con todos nosotros? Blaise asintió con la cabeza. ―Sí, creo que sí. Ella hubiera querido específicamente a Logan y Talon, pero creo que habría intentado seducir a cada uno de vosotros antes de que su calor de acoplamiento tuviera su ciclo. ―Por lo tanto, ¿está en ese calor en este momento? ―Preguntó Logan, la claridad viniendo a él rápidamente―. ―Es por eso que mintió. Quería que me

87


quedara el tiempo suficiente para realmente embarazarla cuando comenzara su ciclo. Blaise asintió de nuevo. ―Correcto. ―Por lo tanto, ¿ella está en celo ahora? ―Jackson repitió la pregunta de Logan. ―Sí. ―¿Y cuánto tiempo dura esto? ―Hasta el ajuste de la próxima luna llena. ―Blaise se giró a Logan. ―Eres muy afortunado, amigo. Su ciclo probablemente se inició pocos días después de que terminaras tu relación con ella. ―Así que, ¿cómo detenerla? ―Preguntó Xander. Y esa era la pregunta del millón.

88


CAPITULO 14 Keeton se despertó con un grito, agitando sus miembros cuando luchó contra un enemigo invisible. Brazos fuertes y musculosos, se envolvieron alrededor de él, lo que le causó pánico y se quedo atrapado en el terror. ―Shh. Tranquilo ángel. Estoy aquí. Estoy aquí. Te tengo, bebé. Los músculos tensos de Keeton empezaron a relajarse cuando la voz suave de Logan se apoderó de él. Se fundió en el abrazo de su amante, apretando la parte delantera de la camisa de Logan. ―Ella me mordió, ―resopló indignado. ―Lo sé. Lo siento mucho, Keeton. ―Logan se apartó y lo miró directamente a los ojos. Su mandíbula apretada, y una determinación feroz ardieron a través de las líneas duras de su rostro―. Nunca voy a dejarla acercarse a ti de nuevo. Te lo juro. ―Sé que me protegerías con tu vida. ―Keeton quería que no hubiera ninguna duda en la mente de Logan de que él entendía exactamente cuánto el hombre lo amaba―. Prefiero no llegar a eso sin embargo. Logan lo aplastó cerca de nuevo. ―¿Cómo te sientes, bebé? ―Susurró en el pelo de Keeton. ―Mejor de lo que fue la última vez cuando algo me atacó. ―Keeton tomó un inventario de su cuerpo. Su cuello se sentía un poco sensible en donde había sido mordido, pero al menos no había un enorme agujero. En general, se sentía bien―. ¿Es porque me diste tu sangre? ―Sí, ―respondió Logan, todavía sosteniendo a Keeton―. Sólo porque eres mi sienota, sin embargo. Si tratara de dar mi sangre a alguien más, a uno de mis hermanos, no sería igual, les sentaría muy mal. Keeton asintió con la cabeza contra el pecho de Logan. ―¿Qué es ella, Logan? No había visto a Mariah ya que ella estaba de pie detrás de él. A juzgar por la mirada que había visto en la cara de Logan, debió haber sido horrible, sin embargo.

89


―Creo que puedo responder a eso, ―dijo una voz desde la puerta. Keeton se alejó de Logan y se dirigió al recién llegado. Conocía esa voz. ―¡Blaise! Blaise le sonrió mientras se movía en la habitación y se sentó al lado de la cama. ―Hola, primo. Keeton se arrojó a Blaise, golpeando el aire del pecho de su primo. Después de sólo un segundo, se echó hacia atrás y sacó la cabeza para mirar a su compañero. Logan gruñó en advertencia, los ojos clavados en la garganta de Blaise. ―¿Logan? ―Preguntó Keeton. Blaise, sin embargo, sólo se rió entre dientes mientras se sentaba en la cama. Miró a Keeton y meneó la cabeza. ―Tu y Braxton van a conseguir que me maten. ¡Oh! Su compañero muy protector y posesivo estaba teniendo problemas con él abrazando a otro hombre. Keeton rodó sus ojos y se dejó hacia atrás a los brazos de Logan. ―Compórtate, ―le susurró a su compañero. Logan suspiró y se frotó contra el cuello de Keeton. ―Lo siento, cariño. Se estremeció cuando los labios de Logan acariciaban la piel sensible en la garganta. Su cuerpo se arqueó hacia su compañero, y su polla se puso dura como una piedra en menos de un segundo. Necesitaba la sensación del cuerpo duro de su amante, sus manos y su boca acariciándolo para reemplazar los recuerdos de esa perra tocándolo. Keeton miró a su primo cuando oyó gemir a Blaise. Sabía que Blaise podía oler su excitación, pero a él le importaba poco en ese momento. La única cosa que Keeton tenía en su mente era conseguir a su amante desnudo y de espaldas. ―Puedes mirar si quieres, ―sonrió Keeton a su primo― pero tengo la intención de tener la enorme polla de mi sexy compañero enterrada profundamente en mi culo en los próximos tres segundos. ―Keeton se encogió de hombros―. Tu elección. Los ojos de Blaise se abrieron, y levantó las manos. ―Voy a pasar.

90


―Buena respuesta, ―murmuró Keeton mientras lo veía retirarse de la habitación. ―¿Realmente le hubieras dejado mirar? ―Preguntó Logan, deslizando la camisa de Keeton por encima de su cabeza. Se levantó de la cama y tiró a Keeton a sus pies. ―No era una posibilidad, ―dijo Keeton con vehemencia―. Este culo hermoso es mío. ―Cogió un puñado de la mejilla izquierda de Logan para reiterar su reclamación―. Es divertido verlo ponerse nervioso, sin embargo. Logan lo llevó en sus brazos y lo llevó de la habitación. ―¿Adónde me llevas? ―Gruñó Keeton. No había estado bromeando acerca de tener las bolas de Logan enterradas profundamente en su culo. ―Ducha, ―gruñó Logan. El corazón Keeton se aceleró, y su aliento quedo atrapado en su garganta. Oh, sí, la ducha tenía un potencial definido. ―Creo que nuestra siguiente casa debe tener baños privados en todas las habitaciones. Los pasos de Logan vacilaron y miró a Keeton por la sorpresa. ―¿Nuestra siguiente casa? ―Sí, Braxton me habló sobre la maldición tonta que piensan que tienen. Dijo que tenían que moverse mucho para que la gente no supiera acerca de vosotros, estar siempre MIA sobre la luna llena, o porque a veces la gente los vean cuando están fuera de caza. ―Braxton tiene una gran boca, ―se quejó Logan―. Tiene razón, sin embargo. Aunque realmente nos movemos mucho. Sólo hemos estado aquí por un par de años, sin embargo y tenemos nuestra propia tierra para correr y cazar ahora. Logan lo puso en sus pies dentro del baño y alcanzó a su alrededor para encender el agua en la ducha. ―Nuestra mayor amenaza, ―continuó: ―es de otros shifters e intérpretes que saben de nuestra diferencia. Hemos sido perseguidos durante tanto tiempo como puedo recordar. Eso es por lo general por lo qué tenemos que acabar moviéndonos. Keeton tiro del botón de sus pantalones y lo deslizó fuera de sus caderas. Observó, lamiéndose los labios, como Logan se despojaba de su ropa también.

91


―¿Cuántas veces has tenido que moverte? ―Keeton nunca había tenido una conversación informal desnudo antes. No creía que nunca hubiera tenido ningún tipo de conversación desnudo. Se sintió muy doméstico. Logan le hizo señas para que entrara la ducha antes de entrar detrás de él. ―Sólo seis veces en los últimos dieciséis años. ―Se encogió de hombros mientras enjabonaba el cuerpo de Keeton―. No está mal. Sus manos se movían sobre la piel de Keeton, dejando una estela de fuego detrás de ellas. Cerró los ojos y gimió suavemente cuando Logan hizo bocina con sus bolas y empezó a lavar el saco delicadamente. Su pene, que había estado cojeando durante su conversación, empezó a llenarse e hincharse de nuevo. Sus ojos se abrieron, y su cuerpo se sacudió cuando Logan envolvió su mano alrededor del eje resbaladizo de Keeton y lo acarició a la ligera. ―¡Ay! Esos hermosos ojos, ―le susurró Logan. Se inclinó hacia delante y capturó la boca de Keeton en un beso ardiente. El cosquilleo se inició en los labios de Keeton y se extendió rápidamente por todo su cuerpo. Él gimió en la boca de Logan cuando sus caderas empezaron a empujar dentro y fuera de su alcance. Él gimió de frustración. ―Logan, por favor. ―Por favor, ¿qué, bebé? ―La voz de Logan era gruesa y áspera. Su propia erección sobresalía de la ingle, frotándose a sí mismo contra el estómago de Keeton. ―Por favor, Señor. Te quiero, Logan. Logan gimió, alineando su polla con Keeton, y envolvió su mano grande en torno a las dos. Keeton añadió su propia mano, empujando con mayor rapidez dentro y fuera de su control combinado. Logan dio un pequeño giro de la muñeca, añadiendo una maravillosa fricción alrededor de la cabeza de la polla de Keeton. Colocando el dedo pulgar de su otra mano contra la ranura en la polla de Logan, Keeton empezó a frotar círculos rápidos a lo largo de la punta de la cabeza. Logan se volvió loco. Su cuerpo se sacudió, y tensó los músculos. Empujó de forma errática, y con tal fuerza, que Keeton tuvo que liberar su agarre de su llorante polla y agarrar el hombro de Logan para evitar caerse. El apretón de Logan se convirtió en casi doloroso mientras seguía los movimientos rápidos con la mano. Luego envolvió la mano en el pelo de Keeton y ladeó la cabeza más o menos a

92


un lado. Se inclinó sobre él y clavó los dientes en el cuello de Keeton, justo sobre el lugar donde Mariah lo había mordido. Keeton se estremeció y gimió en voz alta mientras sus caderas se movían hacia delante, y roció la mano de Logan y la muñeca con su semilla. Cuando regresó a la tierra, inmediatamente se dio cuenta de que su compañero no se había venido. Logan se apoyó contra la pared de la ducha, masturbando su polla a grandes rasgos, los ojos cerrados, y su respiración entrecortada. Algo no iba bien, sin embargo. La expresión de Logan parecía más de dolor que de placer. La cabeza de su polla se ruborizó de un color morado oscuro, sus bolas se apretaron cerca de su cuerpo. Sus ojos se abrieron de golpe y miró suplicante a Keeton. Keeton casi cayó de rodillas, pero quería reclamar a su compañero de nuevo. Él no podía hacer eso con la polla de Logan en su boca. Así, dio un paso entre los muslos extendidos de Logan y tiró lejos la mano de su amante, sustituyéndola con la suya. Acarició a su compañero rápidamente, añadiendo un pequeño giro en torno a la parte inferior de la cabeza como Logan le había hecho. Él utilizó su otra mano para poner su palma de la mano contra la punta, a lo largo de la hendidura, justo donde había estado el pulgar. Keeton movió su mano en círculos rápidos, pequeños y concisos, aplicando la cantidad justa de presión. Logan gritó, echando la cabeza hacia atrás y arqueando sus caderas hacia arriba con la presión de Keeton. ―Eso es, bebé. Se siente bien, ¿eh? ¿Te gusta lo que te hago? ―Él lo sedujo con sus palabras cuando continuó utilizando sus manos para empujar a Logan cada vez más cerca de la orilla. Inclinándose hacia delante, arremolinando su lengua alrededor de uno de los pezones de Logan, antes de chuparlo en la boca. ―¡Oh, mierda! ¡Oh, oh, oh! ¡Keeton! Cuando tenia a Logan corcoveando y retorciéndose, sin sentido, por el placer, subió más y un poco en su suave pectoral. Logan rugió lo suficientemente fuerte como para sacudir toda la habitación. Cuerdas largas, cremosas de semen caliente disparando y estallando de su polla,

93


cubriendo la mano de Keeton, su muñeca, y el estómago. Keeton lo acarició un par de veces más, ordeñando el orgasmo de Logan, exigiendo a su compañero darle todo lo que tenía que ofrecer. Logan se desplomó contra las baldosas, su cuerpo flácido, y una mirada muy satisfecha en su rostro. Keeton sonrió con ternura a su compañero y cogió el jabón para limpiar a su amante. Envolviendo su mano alrededor de la parte posterior del cuello de Keeton, Logan suavemente masajeo los músculos con los dedos. Tirándolo cerca, presionando sus labios, lo besó despacio y con adoración. Keeton se podía haber derretido allí mismo, en el acto. ―Te quiero tanto, ―susurró Logan contra su boca. ―Lo sé. ―Sonrió encima de su compañero. ―Sabelotodo. ―Logan se rió entre dientes y dio un manotazo al culo de Keeton. Terminaron de limpiarse, secándose rápidamente y corrieron por el pasillo hasta el dormitorio. Se sumergieron debajo de las mantas y se envolvieron alrededor uno del otro en una maraña de brazos y piernas. Keeton suspiró feliz mientras descansaba su cabeza sobre el pecho de Logan, dejando que el ritmo constante del corazón de su compañero lo calmara para dormir. ―Oye, ¿Logan? ―¿Hmm? ―La voz de Logan era gruesa y somnolienta. ―Te quiero, también ―susurró. ―Lo sé, cariño. Lo sé.

94


CAPITULO 15 Cuando Keeton despertó de nuevo, se encontró solo, el lado de Logan, en la cama, frío y la habitación a oscuras. Podía oír voces que flotaban hacia él desde abajo y decidió ir a investigar. Con sensación traviesa, hurgó en su cajón, sacando unos pantalones cortos de spandex elástico, con un estampado de coloreado arco iris. Ya podía imaginar la cara de Logan. Su estómago gruñó con rabia, recordándole que no había comido nada desde el desayuno. Esperaba que Logan hubiera cocinado. Ninguno de los otros hermanos podrían hervir el agua sin quemarla. Descubrió que estaba de suerte cuando entró en la cocina. Su compañero estaba sobre los fuegos de la cocina, revolviendo algo que olía como el cielo e hizo la boca agua a Keeton. Las carcajadas de Braxton le llegaron de inmediato, seguido por el balbuceo de Blas. ―Santa mierda, ¡Keeton! Logan miró por encima del hombro y dejó caer la cuchara al suelo. El pobre hombre parecía en peligro de perder el conocimiento. ―¡Keeton! Keeton se rió, girando y moviendo su culo cubierto de spandex. ―¿Te gusta? ―Él movió sus caderas a un lado y luego al otro, la escritura a través de su culo parpadeaba en rojo y oro. ―Travieso de verdad, ―ronroneó Braxton―. ¡Yummy! Logan gruñó mientras marchaba a través de la cocina. ―¡Oops! Me tengo que ir, ―dijo Keeton, sonriendo alegremente.

95


Saludó alegremente a su mejor amigo y a su primo antes de girar y lanzarse fuera de la habitación. Una vez en su habitación, rápidamente se puso una de las camisetas de Logan. Meditó brevemente saltarse los pantalones, pero decidió que probablemente había empujado a Logan lo suficiente por el momento. Agarró un par de sus pantalones de chándal, los tiró de nuevo y corrió a la cocina. Logan se giro y lo miró mientras arrastraba los pies en la habitación. ―Si haces alarde de tus activos... ¿te gustaría comer? Keeton gimió y se frotó el estómago. ―Me comería la cuchara maldita sea, tengo tanta hambre. La cara de Logan se suavizó, y se rió entre dientes. ―Casi esta terminado ―dijo, girándose de nuevo a la olla hirviendo en el fuego―. Comes queso, ¿verdad? ―Si, ―respondió Keeton, sonriendo. Era dulce que Logan siempre trataba de acomodar su dieta. Girando de nuevo, Logan ladeó la cabeza hacia un lado mientras lo miraba. ―No comes animales,¿ pero los usas? ―¿Eh? ¿Huh? ―Esos pantalones de cuero blanco que tenemos en nuestro armario, ―aclaró. Keeton negó con la cabeza y rodó los ojos. ―Son realmente una buena imitación de piel. Ningún animal fue dañado en la elaboración de los mismos. ―Keeton tomo asiento en la mesa―. ¿Dónde están todos? ―Talon, Boston, y Xander están en el trabajo. Jackson se fue a correr. Blaise y Braxton lo dejaron después de su poco rendimiento. ―Logan entrecerró los ojos en eso―. Ellos van hasta Carpe Noctem. ―Se sentó con un plato humeante frente a Keeton mientras hablaba. Keeton cogió su tenedor y metió un pedazo de la pasta en su boca. Tenía un sabor increíble, y gemía como una estrella porno con la apreciación.

96


―Espinaca y tres tortellini de queso en salsa de tomate asado con espárragos salteados Alfredo. ―Logan infló el pecho con orgullo. Se sentó junto a Keeton y excavó en su propio plato. ―¿Podríamos ir a su encuentro? ―Preguntó Keeton con incertidumbre, sin mirar a su compañero. Con excepción de un corto viaje a su casa a recoger sus cosas, no había estado fuera de la casa desde que llegó. Iba a volverse loco. ―Uh... bueno... ―Logan se apagó. Keeton trató de guardar la decepción en su voz. ―Esta bien. Sólo pensé que podíamos salir, ya que es tu última noche antes de que empieces tus turnos de doce horas. ―Sabía que Logan sólo estaba tratando de mantenerlo a salvo, pero no sabía cuánto más podría tomar. Logan suspiró y Keeton podía sentir las emociones en conflicto dentro de su amante. ―¿Te gustaría eso, ángel? ―Preguntó Logan finalmente. Keeton se mordió el labio y asintió con la cabeza. En el interior, sin embargo, estaba haciendo la conga. ―Está bien. ―Logan asintió con la cabeza distraídamente, como si la sopesara algo―. Podemos ir, pero quiero que te quedes cerca de mí. Quiero tu promesa, Keeton. Keeton se levantó de su silla y se zambulló en el regazo de Logan. Envolvió sus brazos alrededor del cuello de su amante y le dio un beso que lo dejó sin aliento. ―Gracias, ―jadeó cuando rompió el beso. Esperaba que Logan sonriera o dijera algo sarcástico. No esperaba que Logan gruñera y lo empujara de nuevo sobre la mesa. Su amante estaba al instante sobre él, lamiendo y chupando los labios de Keeton con platos y vasos destrozados en el suelo. ―He sido demasiado fácil para ti, ángel. ―Logan sacó la camisa de Keeton sobre su cabeza y la retorció en torno a sus muñecas―. Tal vez has olvidado quién es el que manda aquí. Keeton negó con la cabeza rápidamente. Extendió la mano, buscando las emociones de Logan, aliviado de encontrar sólo lujuria y un feroz sentido de posesión. Se mordió el labio para detener su sonrisa. Él sabía este juego.

97


Sabía su papel, la forma de jugar, y la forma en que la escena terminaría. Sabía exactamente lo que necesitaba de él Logan, y estaba feliz de dárselo. ―Has sido un niño muy travieso, Keeton ―dijo con voz áspera Logan. Él azotó la calcomanía que parpadeaba sobre la ropa interior de Keeton antes de deslizarla fuera―. Muy travieso, por cierto. Keeton tembló y su boca se secó. Sólo había visto este lado de Logan una vez antes, y no podía esperar a que esto se repitiera. Encontró algo reconfortante en Logan diciéndole qué hacer y cómo hacerlo. Dejaba poco margen para errores. Logan parecía estar esperando una respuesta. ―Lo siento, Señor. La voz de Keeton salió apenas en algo más que un susurro irregular. Su pene estaba duro y dolorido, tirando con anticipación. No sabía lo que su amante estaba hablando o qué infracción había cometido. Reasumiendo su posición, Logan empujó las piernas de Keeton hacia atrás hasta que los talones se apoyaran en la mesa. ―¿Qué lamentas, ángel? ―Luego se inclinó hacia adelante y rodó su lengua a través de orificio temblando de Keeton. Keeton se quejó en voz alta. Su cuerpo se sacudió, y sus piernas se abrieron en una exhibición gratuita de la entrega. Era masilla en la mano o la boca de Logan, o lo que sea. Una fuerte bofetada a su cara externa del muslo le hizo gritar. ―Yo n-no sé. Lo siento por todo lo que hice para disgustarte. Logan lavó el saco sin pelo de Keeton, y luego aplanó su lengua, lamiendo una línea húmeda de su ano a la punta de su polla goteando. ―No es lo suficientemente bueno, ―dijo Logan cuando él se echó hacia atrás―. Es necesario que comprendas lo que hiciste mal para que no repitas los mismos errores. Envolvió su mano alrededor del eje de Keeton y comenzó a acariciarlo con fuerza y rápido. Keeton se arqueó hacia arriba del ajustado agarre de su amante, su orgasmo construyéndose. Entonces la mano de Logan desapareció. Keeton gimió de frustración. Él estaba tan cerca. La presión en sus bolas construidas hasta que sintieron el peligro de explotar.

98


―Ahora, ¿por qué lo sentimos, Keeton? ―Logan dibujó pequeños círculos con el dedo índice en la parte posterior del muslo de Keeton. ¿Logan quería que él pensara? Keeton apenas podía recordar su apellido. ―Por favor, dime. ―Si no sabes lo que has hecho, entonces, ¿cómo puedo estar seguro de que realmente estas arrepentido? ―Logan sonaba casi divertido, hijo de puta―. ¿Cuáles son las reglas? ¿Recuerdas las reglas de las que hablamos, ¿no? Keeton sacudió su cerebro para cualquier pequeña chispa de recuerdo. Claramente, Logan no le permitiría llegar hasta que se sintiera satisfecho con la respuesta de Keeton. ―No permitir nunca que nadie me tocara de una manera íntima, ―cantó triunfalmente. ―Muy bien, ―respiró Logan a través de la apertura de Keeton. Él lamió y chupó, conduciendo a Keeton fuera de su mente, antes de retroceder de nuevo. Keeton gruñó mientras dejaba caer la cabeza a la mesa con un ruido sordo―. Ahora, ¿has roto esta regla, ángel? ―¡No! ―Keeton negó acaloradamente―. ¡Nunca! ―Hmm. ―Logan pasaba sus dedos ligeramente a lo largo de la parte inferior de las bolas de Keeton―. Por lo tanto, ¿has hecho todo esto por su cuenta, entonces? ¡Oh, mierda! Keeton no sabía cómo Logan se había enterado de eso, pero sabía que estaba de mierda hasta el cuello. ―No fue íntimo, ¡Logan! ―Keeton se levantó justo lo suficiente para mirar en los ojos de su compañero. No le importaba jugar a este juego con Logan, pero no quería que hubiera ninguna duda sobre lo que había pasado con Jackson―. Yo sólo necesitaba la ayuda de Jackson. Juro que nunca te sería infiel. ―Esperaba que su amante, pudiera escuchar la sinceridad en su voz, sentir las emociones que le empujaban a él. Los ojos de Logan se suavizaron, y él asintió. ―Lo sé, cariño. Está bien. ―Se puso de pie y se inclinó sobre Keeton, colocando un beso dulce y tierno en sus labios―. Todavía necesitas ser castigado, sin embargo. Yo quiero tu palabra de que nunca volverá a suceder. Keeton asintió con la cabeza. ―Te lo prometo.

99


Logan le hizo rodar sobre su estómago, empujando sus rodillas debajo de él, y tirando de su culo hacia atrás para colgar sobre el borde de la mesa. ―Creo que un golpe por cada vez que permitiste que Jackson te tocara, estaría bien El corazón de Keeton se puso en marcha, y empezó a jadear. ―Fue sólo una vez, ―logró decir. ―Oh, no, bebé. ¿Cuántas tiras usó para hacer estas bolas tan agradables y bonitas para mí? Keeton tragó saliva. ―Uh... cuatro. Logan acariciaba cada una de las mejillas redondeadas de Keeton mientras hablaba. ―Vamos a redondearlas a diez, ¿de acuerdo? ―Sus manos desaparecieron por un segundo antes de que un golpe picante aterrizara en el culo de Keeton. Él gritó y trató de moverse hacia adelante, pero Logan se cerró sobre sus muslos y lo mantuvo en su lugar. ―Oh, no, no lo harás. ―Él pasó la lengua por el culo de Keeton, para calmar la quemadura de su mano. ―Ahora. ―La voz de Logan profunda y dominante y enviaba una descarga de electricidad directamente a la polla de Keeton―. No. No hagas ningún movimiento. Keeton se mordió el labio para no gemir como una perra, y asintió con la cabeza. ―Sí, Señor. Logan continuó proporcionando su castigo, alternando los lados con cada golpe de su carne caliente. Keeton se sostenía en el lugar por pura fuerza de voluntad. Su esfuerzo se filtró a su polla tan copiosamente, que un pequeño grupo de pre-semen se formó en la mesa debajo de él. ―Uno más, ángel. Tu culo esta tan jodidamente precioso, ahora esta todo de color rojo y muy picante para mí. ¿Estás listo para el último? ―La voz de Logan sonaba inestable, y Keeton sabía que su amante no estaba tan en control como parecía. ―Sí, Señor, ―respondió con firmeza Keeton. Él volvió a gritar cuando la mano de Logan aterrizó en su culo, apenas conteniendo su orgasmo. No le había dicho que no se corriera, pero instintivamente sabía que no debía.

100


―Lo has hecho muy bien, bebé. Creo que mereces una recompensa. Logan separó las mejillas de Keeton, y el aire frío se precipitó sobre su agujero contraído. El calor húmedo, resbaladizo rápidamente sustituyó a la brisa fresca, y Keeton se estremeció y gimió. Logan lamió, chupó, y empujó su entrada, reduciendo a Keeton a un montón de ooh retorciéndose sobre la mesa. Lo llevó hasta el borde varias veces antes de dar marcha atrás, sólo para hacerlo todo de nuevo. A continuación, la lengua de Logan empujó dentro de su agujero resbaladizo y Keeton casi se atragantó. Nadie le había hecho algo como esto antes. Se sentía tan bien, y quiso que nunca se detuviera. Un dedo se deslizó dentro de su agujero al lado de la lengua de Logan, y Keeton se olvidó de sus órdenes de no moverse. Él se echó hacia atrás y hacia adelante, follándose a sí mismo en el dedo de Logan, necesitando un poco más para empujarlo por el borde y la euforia. La cara de Logan desapareció entre los globos extendidos de Keeton, pero continuó trabajando con el dedo dentro y fuera del culo de Keeton. ―No te puedes correr. Ningún movimiento. ―Logan hizo una pausa y cuando volvió a hablar, Keeton podía oír la risa en su voz―. Y ningún sonido. ¿Entendido? Keeton asintió de mala gana. Su polla latía con tanta fuerza, que probablemente se desprendería cuando finalmente encontrara su liberación.

Logan sonrió cuando sintió temblar a Keeton debajo de su palma. No entendía por qué exactamente su hombrecito se bajó de Logan negando a expresar su placer, pero él no tenía ningún problema en ceder a los deseos no expresados de su compañero. Suavizando su mano hacia abajo de Keeton, admiró el rubor de la piel de su amante. Keeton era la cosa más hermosa que alguna vez había visto y encontró algo muy erótico en su compañero completamente abierto, completamente desnudo para él, mientras él permanecía completamente vestido.

101


Logan volvió a sonreír. Realmente le gustaba esa idea. Empujando su sudor hacia abajo, soltó su pantalón solo lo suficiente para que su polla sin esfuerzo apareciera libre de su encierro, metiendo el cinturón justo debajo de sus bolas. Maldita sea, necesitaba lubricante. Él era demasiado grande para penetrar a su pareja sólo con su saliva para facilitar el camino. Añadiendo otro dedo en el agujero apretado de Keeton, lanzó sus ojos alrededor de la cocina por algo, cualquier cosa, que pudiera usar como superficie resbaladiza. Logan volvió a mirar a su amante para encontrar a Keeton sonriéndole por encima del hombro. ―Hay una botella de lubricante en el cajón de los trastos. No sabía por qué diablos había lubricante en la cocina, o cómo Keeton sabía dónde encontrarlo. En realidad no importaba una mierda tampoco. Tirando de sus dedos del culo de Keeton, se apresuró al cajón al lado del fregadero, y regresó en menos de un segundo. Se sirvió una generosa cantidad en la palma de su mano, alisando su pene palpitante, luego deslizó tres dedos en el culo hambriento de Keeton. El cuerpo de su compañero parecía aspirar sus dedos directamente, dibujando un profundo gemido desde el pecho de Logan. Espero que Keeton estuviera listo, porque no podía esperar más. Tenía que estar dentro de su compañero, y necesitaba joderlo ahora. Logan bombeó sus dedos unas cuantas veces más antes de deslizarlos libres y alineó la cabeza de su polla. ―No te muevas, no te corras, y sin ruido, ―recordó a su amante. Keeton asintió con la cabeza y contuvo el aliento, pero no dijo nada―. Buen chico. Logan empujó hacia adelante en una golpe largo, asentándose hasta la raíz dentro de su pareja. Él gimió fuerte y sus dedos se hundieron en las caderas de Keeton en un apretón doloroso. ―Maldita sea, tú siempre estás tan jodidamente apretado. Empezó a empujar dentro y fuera de su amante con golpes rápidos y duros. Una parte de su cerebro se preocupaba de que estuviera siendo demasiado duro con su compañero, pero no podía parar. Él sólo tendría que confiar en que Keeton le diría si le hacia daño. Inclinado sobre Keeton, apoyó ambas manos sobre la mesa a cada lado de su amante, sintió su rápido orgasmo hacia él. El ajuste y la quemazón de la parte baja del abdomen, el cosquilleo en sus bolas, el flash quemando a través de su piel, anunció

102


un infierno de un punto culminante de este pequeño interludio. ―Vamos, bebé. Quiero que te corras y quiero que grites mi maldito nombre. Quiero que todos en el área sepan a quién perteneces. ―Logan aumentó su ritmo, cerrándose de golpe en el culo caliente de Keeton―. Correte. ¡Ahora! ―Gruñó. El cuerpo de Keeton se sacudió una vez, dos veces, luego se congeló cuando sus músculos se tensaron, y sus paredes interiores apretaron la polla de Logan. Logan gritó, gruñó, gruñó y silbó cuando su orgasmo se expulsó de su cuerpo, cubriendo el tunel sedoso y apretado de Keeton. Keeton echó la cabeza hacia atrás y gritó el nombre de Logan tan fuerte, que pensó que sus tímpanos sangrarían.

103


CAPITULO 16 Logan contuvo el aliento a través de sus dientes apretados. Cuando Keeton había bajado las escaleras vestido con sus pantalones vaqueros rasgados, que mostraban más piel de lo que cubrían, debería haber sabido que iba a ser una noche larga. Se movió en su asiento, el bulto detrás de su cremallera lo hacia sentirse incómodo, tomó un largo trago de su cerveza. Logan observó el objeto de su deseo girar y girar en la pista de baile. Tendría que hablar con su hermano por tener a Keeton prohibido en el lugar sin una escolta. Keeton había peinado su pelo en sus picos habituales, pero se había peinado el flequillo hacia abajo para caer a un lado de la frente. Con el delineador de ojos de color azul marino, la camiseta sin mangas, azul pura y el puchero de sus labios sexys, parecía letal. Los ojos de Logan se estrecharon, y su mandíbula se apretó cuando un musculoso culo en pantalones de cuero se acercó por detrás a su compañero y envolvió sus brazos de gorila alrededor de la cintura de Keeton. Keeton rápidamente bailó fuera del abrazo, girando, para sacudir su dedo al hombre. Señaló en la dirección de Logan y Logan lo vio articular la palabra, ―Tomado. ―Luego miró directamente a Logan. Hizo un movimiento con su dedo invitándole a bailar. Logan no bailaba. Él negó con la cabeza y sonrió al puchero en los labios de Keeton. Keeton se encogió de hombros, puso un brazo alrededor de la cintura de Braxton, y comenzó una lenta rutina. Logan estaba fuera de su asiento y se movía antes de que su cerebro registrara la intención de hacerlo. Él salió a la pista de baile. ―¿Qué demonios estás haciendo? ―Rugió en golpes bajos. ―Bailando, ―le gritó Keeton de vuelta con una sonrisa maliciosa.

104


Logan le agarró por la cintura, lo arrastró por encima del hombro, y se marchó de la pista de baile. ―¿Qué diablos fue eso? ―Exigió Keeton airadamente cuando Logan lo sentó sobre sus pies al lado de su mesa. ―No empieces conmigo, ―advirtió. Keeton cruzó de brazos y resopló mientras se sentaba en una de las sillas. Logan pensó que se veía adorable y caliente como el infierno. ―Ven aquí, cariño. Keeton dudó un momento antes de sonreír ampliamente y saltar en el regazo de Logan. Se sentó a horcajadas en los muslos, meciendo su entrepierna contra el vientre de Logan. ―¿Te estás divirtiendo, ángel? ―Sí. ―Keeton asintió con la cabeza―. Yo necesitaba esto. Se siente bien salir y moverse con la música. ¿Por qué no quieres bailar conmigo? Logan se rió y besó a su amante en el labio inferior. ―Yo no bailo. Ya te lo dije. Keeton parecía decepcionado por un momento y luego se encogió de hombros. ―Oh, bueno, tengo que bailar con Braxton. ―Sonrió maliciosamente, con los ojos centelleantes. Logan volvió a reír y sacudió la cabeza. ―No va a funcionar, Keeton. Él sólo guiñó un ojo y saltó del regazo de Logan. ―Voy al baño. Logan comenzó a elevarse. ―Voy a ir contigo. Keeton lo empujó hacia atrás en su silla y lo miró. ―Soy perfectamente capaz de ir por mi cuenta. Simplemente siéntate. Logan asintió con la cabeza, pero a él no le gustaba. Mirando a la pista de baile, se encontró con Blaise mirando hacia el paseo de Keeton a los baños en la parte posterior del club. Miró a Logan, apuntando a su pecho, y luego hizo un gesto con el pulgar hacia Keeton.

105


Logan asintió con la cabeza. Joder, sí, quería que Blaise siguiera a Keeton.

Él le había explicado la situación a su compañero en el camino hacia el club, diciéndole que todo lo que Blaise había dicho acerca de los demonios Arsidian, Mariah estaba en celo, y lo peligrosa que podía ser. Keeton todavía no parecía estar tomando nada de eso en serio. De pie en su silla, se dirigió hacia la salida. Necesitaba aire. Blaise vigilaría a Keeton hasta que él volviera, pero por si acaso, le pidió a Talon hacer lo mismo cuando pasó a la salida. Su gemelo asintió con la cabeza y empezó a escanear la habitación inmediatamente. Logan salió a la noche bochornosa y caminó alrededor de la parte del edificio por el callejón oscuro. Todo se caía a pedazos, y ni siquiera había tenido cinco minutos para digerir. Apoyado en los ladrillos, cerró los ojos y respiró profundamente por la nariz. Su cabeza palpitó, su estómago se retorció, y los músculos de la espalda estaban tan apretados y anudados, que sentía como si se fuera a romper su columna vertebral. Se quedó así durante mucho tiempo, pero cuando abrió los ojos, Keeton se paró frente a él, vestido sólo con un par negro de bragas bikini y una sonrisa de adoración. ―¿Qué demonios estás haciendo? ¿Dónde está Blas? ¿Dónde coño está tu ropa? ―Gritó Logan en estado de shock. ¿Qué diablos estaba haciendo su amante? Keeton se empujó contra Logan, moldeando sus cuerpos juntos, tarareando alegremente. ―Pensé que podrías usar un poco de alivio para relajar la tensión. A pesar de que la idea acerca de aliviar algo de estrés lo atraía, no cogería a Keeton en un callejón sucio, como si el hombre fuera una prostituta barata. ―Keeton … Keeton no oiría nada de eso. Frotó la mano sobre la erección cada vez mayor de Logan y comenzó a lamer su garganta. ―Vamos, Logan. Sé que me quieres. Él no podía negarlo. Todo sobre su pequeño compañero lo atraía, su piel suave, la forma en que se movía, y el culo perfecto en forma de corazón. Por encima de todo, le encantaba la forma en que su compañero sabia. Logan

106


cubrió sus brazos alrededor de Keeton, y aplastó sus bocas juntas, pasándose la lengua por los labios de Keeton, pidiendo probar el dulzor caliente dentro. Keeton gimió, y Logan forzó su lengua a través de los labios entreabiertos. Y se quedó helado. Él no sabía a nada. Logan inhaló profundamente, en busca de las fresas y el olor de la caña de su compañero, y otra vez, sin encontrar nada. De repente recordó la advertencia de Blaise los demonios Arsidian podría tomar cualquier forma. Keeton podría ser un poco extravagante, pero no actuaría como una prostituta. Logan debió haberse dado cuenta de que algo andaba mal de inmediato, pero se había dejado llevar por el pensamiento de su polla, y ahora estaba jodido. Empujó más o menos al impostor de Keeton y gruñó. La sonrisa en los labios del falso Keeton se volvió maliciosa, mala, y Logan esperaba que nunca viera el rostro de su ángel de nuevo. Entonces el cuerpo delante de él comenzó a vibrar tan rápidamente que se convirtió en nada más que una sombra borrosa. Cuando paró, Mariah se puso delante de él con las manos en las caderas, vestida sólo con los slips, sus pechos totalmente expuestos. Ella le susurró: ―Vas a ser mío, Moonlighter. No te equivoques. ―Nunca, ―escupió Logan. ―Busco retribución y tu me ayudaras a tenerla. Luego echó atrás la cabeza sobre los hombros y dejó escapar un grito impío. Sonaba como nada que Logan hubiera oído antes, y esto lo asustó de mierda. Vio cómo su piel empezó a cambiar a ese color gris enfermizo y sus pupilas sangrando, bañando sus ojos de ónix. ―Oh, mierda. ―Logan se movió poco a poco, caminó a la esquina del edificio, con los ojos sin dejar de mirar la figura de Mariah. Antes de que pudiera tomar su segundo paso, su cabeza se levantó y le dio una intensa mirada. Ella abrió la boca, mostrando sus dientes afilados como cuchillas, y se lamió los labios morados. ―Yum, ―gruñó ella. El sonido de su voz dejó a Logan con la sensación de frío hasta su alma.

107


―¡Logan! ¿Dónde estás? ¡Logan! El enfoque de Mariah azotó a la entrada del callejón, y sonrió con malicia. El corazón de Logan se quedo agarrado y el terror se hizo paso en él. ―¡No! ¡Keeton! Se lanzó al demonio, sin atreverse a tomar el tiempo para cambiar. Logan fue rápido, pero Mariah era más rápida. Sus dedos se alargaron, pareciendo ramas de algún viejo árbol torcido, sacado de una película de terror. Sus uñas se alargaron en garras de cuatro pulgadas, y golpeó a Logan cuando se lanzó hacia ella. Las garras de Mariah acuchillaron a través del pecho de Logan de hombro a hombro, la garra de su dedo cortó en el lado de la garganta. Ella le gruñó antes de girar y correr por el callejón. Logan se puso de rodillas, agarró su mano sobre la herida sangrante en el cuello. El dolor era intenso. Sintió que su pecho estaba en llamas, y sus heridas seguían sangrando libremente. Jadeando y gimiendo, luchó contra el calor enfermizo que amenazaba con arrastrarlo. Esto tomó solo un segundo para darse cuenta de que se enfrentaba en una batalla perdida.

Keeton se paró en la acera enfrente del club, con las manos en las caderas, mirando de un lado y luego a otro por la calle. Talon le dijo que Logan había salido a tomar algo de aire. ¿Dónde diablos estaba? Un dolor agudo e insoportable golpeó a Keeton en el pecho, lo que le hizo tropezar hacia atrás. Se aferró a su pecho, respirando sin aliento, cuando el dolor desgarró a través de él. Logan. Un gemido suave desde el lado del edificio llamó la atención de Keeton. Se arrastró hacia la esquina del club, y olfateó el aire, usando sus nuevas habilidades para buscar a su descarriado compañero.

108


Sus sentidos del olfato no estaban tan desarrollados como en el resto de la manada, y todavía tenía un tiempo difícil para clasificar los distintos olores, pero sabría el aroma de Logan en cualquier lugar. Lo golpeó con tal fuerza que se quedó sin aliento. ―¿Logan? ―Keeton realmente no quería entrar en ese callejón si no tuviera que hacerlo realmente. Había visto lo suficiente de películas sangrientas de Logan para saber que nada bueno salía nunca de entrar en callejones oscuros. Otro gemido suave flotando le respondió. Él respiró hondo para estabilizar su resolución y dio un paso en todo el lateral del edificio. ―Oh, Dios, ―jadeó. Corrió a su compañero caído, rodando lentamente a Logan a su espalda. Había sangre por todas partes. Keeton frenéticamente buscaba en el cuello de su amante para un pulso. Sus dedos se deslizaron sobre la herida abierta en la garganta de Logan, y sintió que las lágrimas brotaban de sus ojos. ¿Por qué Logan no se estaba curando? Es cierto que los cortes eran profundos, pero debería haber por lo menos dejado de sangrar. Si Keeton no hacía algo pronto, su compañero no iba a sobrevivir. ―Logan. ―Él dio una palmadita en la mejilla de su amante. Cuando no recibió ninguna respuesta, Keeton comenzó a entrar en pánico. ―Logan, ―gritó―. ¡No te atrevas a morir sobre mí, hijo de puta! Eso sería arruinar mi día. ―Las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas en serio―. Logan, por favor, ―sollozó. Sabía que tenía que ir a buscar ayuda, pero no podía abandonar a su compañero sangrando en un callejón repugnante. Así pues, hizo lo único que podía pensar. Echó la cabeza hacia atrás y gritó tan fuerte como pudo. ―¡Blaise! ¡Talon! ¡Braxton! ¡Alguien! ¡Cualquiera! ―Keeton siguió gritando una y otra vez hasta que oyó los pasos tronando por la acera, corriendo hacia él. Talon dio vuelta a la primera curva, Blaise rápidamente sobre sus talones. Braxton vino después, seguido de Boston, que rápidamente agarró al hombre más pequeño y lo retuvo. Braxton dio patadas y se sacudió, gritando obscenidades y amenazas al azar.

109


―Xander me va a matar si dejo que te pase algo. ¡No te muevas! ―Ordenó a Boston. Talon y Blaise cayeron de rodillas al lado de Logan y rápidamente comenzaron a evaluar sus lesiones. ―Necesita sangre, ―dijo Blaise cuando miró a Keeton. ―Pero, yo no soy un shifter. En realidad. Uno de vosotros se la tiene que dar. ―No importa, ―dijo Blas en silencio, obviamente, tratando de calmarlo. ―Tú eres su pareja. Tienes que ser tu. Esto le ayudará. ―Blaise agarró los hombros Keeton y lo sacudió bruscamente―. Confía en mí. Keeton asintió con la cabeza aturdida. Él no estaba tan seguro de que su primo no hubiera perdido la cabeza, pero estaba dispuesto a intentar cualquier cosa para salvar a su compañero. Cogió un trozo de vidrio de una botella rota de cerveza de la calle y, antes de que fuera un gallina, lo corto a través de su antebrazo. Blaise se quejó. ―Creo que podrías haber encontrado algo un poco más limpio que eso. ―Indicó la pieza sangrienta en la mano de Keeton. ―No hay tiempo. ―Keeton negó con la cabeza y se apresuró a ponerse de rodillas sobre su compañero cuando la sangre goteaba de su brazo. Talon sostuvo la boca abierta de su hermano, y Keeton dejo que el líquido rojo y espeso fluyera en la boca de su amante. Por favor, Dios. Sálvalo. Cuando había dado tanta sangre a su compañero como pudo, se limpió el brazo con su camisa y agarró la cara de Logan en ambas manos. ―Logan Edward Cartwright, ¡abre los ojos ahora mismo! Los párpados de Logan se agitaron, se quejaba débilmente. ―Eso es todo, amor. Vamos. Abre los ojos. ―Keeton mantuvo su flujo de estímulos, incluso mientras las lágrimas seguían cayendo de sus ojos. ―Vamos a llenarlo a casa. ―Talon habló por primera vez desde que entró en el callejón―. Boston, ve a decirle a Seth que alguien más va a tener que cerrar, ―dijo por encima del hombro, sin apartar la mirada de su hermano herido. Talon y Blaise levantaron a Logan y lo llevaron a través del estacionamiento a la SUV de Logan. Lo acomodaron en el asiento trasero, y Talon excavó a través de los bolsillos de Logan para encontrar las llaves y las arrojó a Blaise.

110


―Llevalos a casa. Estaremos allí pronto. Keeton se deslizó en el asiento de atrás y consiguió la cabeza de Logan colocada en su regazo. Él le acarició el cabello a su amante fuera de su hermoso rostro. ―Quédate conmigo, amor. Quédate conmigo.

111


CAPITULO 17 ―Empieza a hablar, Blaise ―exigió Keeton―. Quiero saber lo que le sucedió a Logan. ¿Dónde diablos están mis padres? ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Y cómo paramos a esa perra? Keeton se había agotado. Había estado despierto toda la noche preocupándose por su compañero. Blaise se apresuró a asegurarle que los shifers se curaban rápido. También recordó a Keeton si Logan sintió el impulso de desmayarse, Keeton lo sabría. Blaise levantó las manos. ―Cálmate, Keeton. Tu compañero necesita descansar para que pueda curarse por sí mismo. Sabes que puede sentir tus emociones y no va a poder descansar con facilidad si puede sentir tu estado. Keeton asintió con la cabeza y respiró hondo varias veces. ―Lo sé, y lo siento. También sé que esto no es tu culpa. ―Se retorció las manos―. Sólo dime lo que está pasando. Por favor. Blas suspiró y se sentó a su lado. ―Logan te dijo lo que es Mariah Bernini. ― Esperó a que Keeton asintiera antes de continuar―. ¿Y te explicó por qué está tan decidida de tenerlo a él, así como al resto de la manada? Una vez más, Keeton asintió con la cabeza. ―Quiere reproducirse con ellos. Puede llevar a cada uno de sus bebés al mismo tiempo, y se alimenta de las almas de los bebés hasta que nacen. Eso es espeluznante, amigo. Blaise sonrió, pero sin mucho humor. ―No tienes ni idea, primo. Los shifters de la raza luz de luna están rodeados por una magia tan poderosa que si ella tuviera éxito, sería casi invencible. ―¿Raza luz de luna? ―Keeton ladeó la cabeza hacia un lado. ―Eso es lo que el Consejo llama a shifters como Logan. Aquellos que tienen pieles blancas cuando cambian, ―explicó en detalle―. ¿No te lo ha explicado?

112


Keeton negó con la cabeza. Braxton le había dicho un poco sobre él, pero al parecer, le faltaba algo. ―Los Moonlighters son muy raros. Sólo uno por generación nace en cada colonia. Bueno, dos en el caso de los gemelos como Logan y Talon. Otros pueden sentir su poder, incluso cuando están en forma humana. Cuando cambian, sin embargo, la magia que les rodea es tan poderosa que conducirá a cualquiera cerca de ellos a la locura casi al instante. ―Por lo tanto, ¿nunca seré capaz de ver el cambio de Logan? ―Keeton frunció el ceño. Logan lo había prometido, y él sabía que su pareja nunca pondría en peligro su seguridad de esa manera. ―No, tu estarás bien. Los compañeros son la excepción a la regla, así como otros Moonlighters. Puedes ver cambiar Logan, pero ninguna otra persona en la manada puede verlo. ―Pero, Logan dijo que era un leopardo de las nieves. ¿No es eso una especie de leopardos? Ellos viven en el Himalaya. No es como ser un tigre blanco o un ciervo blanco, como Xander o Boston. ―Es diferente con los shifters, ―explicó Boston cuando entró en la habitación―. Hay una gran variedad de especies en las cuales podemos cambiar, pero ninguno de ellos incluyen especies con pieles blancas. No hay osos polares, búhos de nieve, leopardos de nieve, ni nada de eso. ―Él se encogió de hombros cuando se dejó caer en el sofá. Keeton se encogió de hombros y se giró hacia su primo. ―Así que, si estos pequeños demonios bebés van a ser Arsida Whatevers-, ¿cómo es que su puta madre va a alimentarse de sus almas? Pensé que no tenía. ―Si el demonio Arsidian hembra se aparea con un macho que no sea de su especie, los hijos llevarán el alma del padre. La madre se alimenta de sus almas, y cualquiera que sea la magia que poseen, hasta que no queda nada. Es por eso que una hembra intenta aparearse con los hombres, con muchos, tantas veces como sea posible, durante su calor. Cuantos mas descendientes lleve, más tiempo se puede alimentar de ellos. ―¿Pero no mataría a los pequeños niños mordedores de tobillos? ―Keeton arrugó las cejas con confusión. ―Una persona puede vivir sin su alma. Los Arsidians son prueba de ello.

113


―Está bien, pero dijiste que tenía que matar e ingerir el alma de su víctima. Blaise negó con la cabeza. ―No, no hay que matar para ganar el alma de otro. Se limitan a disfrutar de ella. ―Arrugó las cejas juntas, las comisuras de los labios hacia abajo―. A pesar de que la muerte sería preferible. ―Bueno, no sé lo que es vivir sin un alma, pero creo que sería mejor que muerto. Sacudiendo la cabeza, frunciendo el ceño Blaide profundizó. ―Yo no sé lo que es vivir sin un alma, pero una vez que un demonio Arsidian hace posesión de tu alma, ellos pueden controlar tu mente, tu cuerpo, te hacen cosas horribles. La magia más poderosa es de un intérprete, al ser de un Arsidian los puede controlar. Una vez que el alma ha sido consumida, el vínculo se rompe. Keeton se estremeció de repugnancia. Definitivamente, era necesario cambiar de tema. ―Está bien, ¿dónde están mis padres? ―Están persiguiendo dragones, ―dijo Blaise sin una pizca de sarcasmo. ―¿Qué demonios? ¿Qué quieres decir? ¿Mis padres están persiguiendo a antiguas criaturas mitológicas? ―A Keeton le dolía la cabeza. ―Desde que Anna se fue a la universidad el año pasado, han tomado una posición mas alta en el Consejo. Actualmente se encuentran en Indonesia en una misión pacificadora con una colonia de shifters dragones de Komodo. ―¿Estás bromeando? ―Gritó Keeton―. ¿Y nadie pensó que podría ser una buena idea que decirme? ―Se agarró la cabeza con ambas manos―. Esto es una locura. ―Todo va a estar bien, Keeton. Tus padres no son cazadores del mismo tipo que yo. Piensa en ellos más como embajadores. Están totalmente seguros, y deberían estar en casa en un par de semanas. ―Voy a comprobar a Logan. Cuando regrese, que alguien haga o diga algo con sentido. Tu, ―señaló con el dedo a Boston― haznos un desayuno que no implique el cadáver de un animal. Y a ti ―Keeton señaló con el dedo en la cara de Blas, luego dejó caer la mano y sacudió la cabeza―. No puedo ni siquiera mirarte. Estando de pie, acechó a la escalera. ―Shifters estúpidos. Locas exnovias demonios. Mi primo piensa que es un Van Helsing moderno y mis padres están fuera jugando a canicas con los dragones de mierda, ―murmuró para sí mientras se abría

114


camino por las escaleras. No se perdió los resoplidos de diversión de la sala de abajo.

Logan estaba despierto, sentado contra la cabecera, y hurgando en los verdugones rojos furioso en su pecho cuando Keeton entró en la habitación. Las heridas se habían cerrado, pero Blaise dijo que serían un par de semanas más antes de que se curaran completamente. Corriendo a la cama, cogió la mano de Logan y la tiró lejos. ―¿Quieres dejar de eso? ¿Sabes cuantos gérmenes y bacterias están en las manos? Logan sólo lo miró y sonrió. ―¡Hey, angel! Keeton rodó los ojos, pero no pudo evitar una sonrisa a cambio. ―Hola de nuevo. ¿Cómo te sientes? ―Mejor ahora que estás aquí, ―canturreó Logan mientras acercaba a Keeton y lo besaba en los labios. Keeton sintió las lágrimas picarle la esquina de los ojos, y se tragó todo el nudo en la garganta. Sollozando, se apartó de su compañero y meneó la cabeza. ―¿Sabes que si mueres, entonces que hago yo? ―Keeton levantó las cejas―. Estoy muy por detrás de los paneles de caracter que quiere Braxton, por lo que morir sería bastante incómodo para mí ahora mismo. Tal vez podrías tratar de no meterte en problemas, ¿eh? Logan se echó a reír y lo acercó de nuevo. ―Te lo prometo, bebé. ―Tirando a Keeton en su regazo, devoró su boca en un beso que Keeton sintió también hasta los dedos de los pies. Cuando finalmente rompieron, Keeton se sorprendió al encontrar a su amante con el ceño fruncido. ―Tenemos que detenerla. ¿Finalmente te das cuenta de lo grave que es esto? Te necesito para no meterme en problemas también. Mi corazón no puede soportar el esfuerzo de preocuparme por ti todo el tiempo. Keeton asintió con la cabeza, pensativo. ―Hay un demonio chupador de almas en calor que está decidida a aparearse no sólo con mi compañero, sino con el resto de

115


mi familia también. Sí, creo que tengo derecho a enfadarme. ―Keeton, ―advirtió Logan―. Ella es peligrosa. Por favor, entiende esto. ―Lo hago, ―respondió seriamente―. Yo no voy a sentarme y sentir lástima por mí mismo, sin embargo. No soy así. ―Está bien, ―se arrepintió Logan―. Lo entiendo. Sólo ten cuidado. Por favor. Y te das cuenta que estás bajo arresto domiciliario hasta que Mariah sea atrapada, ¿no? ―Sí, me imaginé que ibas a actuar como la malvada madrastra y me encerrarías en la torre. ―Él resopló y rodó los ojos. ―Sólo será por un tiempo. ―Aliviando a Keeton de su regazo, Logan se levantó y se puso una sudadera, luego le hizo un gesto a Keeton para que llegara a él―. Tenemos que hablar con Blas. ―Está bien, ―dijo Logan después de bajar las escaleras―. No puedo imaginar por qué te gustaría, sin embargo. Él es un idiota. ―Te he oído, ¡imbécil! ―Dijo Blaise desde la cocina. Keeton se cubrió la boca para ahogar la carcajada, pero rápidamente abandonó el esfuerzo cuando Blaise entró en la habitación. Keeton gritó y saltó detrás de Logan, prendiéndose de los hombros de su pareja y tratando de subir de nuevo en el hombre como un mono araña. Logan le restó importancia con facilidad y quedó fuera del alcance de Keeton. ―Oh, no, no lo harás. Tu comenzaste esto. ―Agarrando a Keeton alrededor de sus brazos, lo mantuvo inmóvil. Keeton luchó contra la retención de Logan, a veces golpeaba sus pies del suelo, pero Logan todavía lo tenía fácil, suspendido en el aire. ―Es todo tuyo. Keeton miró hacia arriba y por encima del hombro a su amante. Logan miró a Blaise, sonriendo como un gato de Cheshire. Azotando atrás para mirar a su primo con los ojos muy abiertos, Keeton comenzó negando con la cabeza frenéticamente y redobló sus esfuerzos por librarse.

116


―No. No, Blaise, por favor. Vamos, hombre, sabes que eres mi primo favorito. Sólo estaba bromeando, la verdad. Blaise sonrió con picardía mientras lentamente lo acechaba. ―Logan ―declaró Keeton―. Ven, muchacho. Sabes que no quiero hacer esto. ¿Qué pasó con la protección para mí y todo eso? Entonces Blaise se abalanzó. Keeton gritó y trató de hacerse un ovillo, pero Logan lo bajó al suelo y lo inmovilizó, Blaise le hizo cosquillas en las costillas, el estómago, incluso debajo de los brazos. Luchando por respirar a través de los gritos y risas, Keeton no podía creer que su primo y compañero se habían confabulado contra él de esta manera. Sólo cuando Keeton estaba seguro de que había empezado a ponerse morado por la falta de oxígeno hizo que lo dejaran en libertad. Se tendió en el suelo, inerte y derrotado. ―No. No mas, ―logró jadear mientras luchaba para recuperar el aliento―. Los odio a los dos. ―No, no lo haces. Tu nos lurrrv4, ―cantó Blas. Keeton se levantó sobre sus codos y miró a su primo. ―No te limitaste a decir ― lurv‖. Ni siquiera yo soy tan gay. Blaise sólo se rió y lo tiro lejos de él. ―Así que, ¿cómo detenerla? ―Dijo Logan saliendo de la nada. La atmósfera de la sala se puso seria al instante. Keeton se incorporó y rápidamente se sentó en el regazo de Logan. Si tenian que hablar de cosas desagradables, por lo menos podía estar cómodo. Logan estaba sosteniendo con facilidad a Keeton en sus brazos, y se sentó en el sofá. Colocó a Keeton de forma más segura en su regazo y envolvió sus brazos grandes y poderosos a su alrededor. Keeton suspiró con serenidad y se enterró en el abrazo de su amante. Le encantaba tener a Logan envuelto alrededor de él de esta manera. Era como un capullo cálido de paz y seguridad, y se sintió amado y querido, protegido y 4

N de C: Lurv: significa amor, love en argot de la calle.

117


cuidado. Nada podía tocarlo cuando estaba en brazos de Logan. Logan se inclinó y rozó sus labios suavemente sobre la frente de Keeton. Inclinando la cabeza hacia arriba, se apoderó de los labios en busca de su compañero, gimiendo como un campeón. ―No es por romper el festival de besos que tienen ustedes dos, pero tenemos que llegar a un plan, ―Blaise les advirtió. Se sentó en el suelo, mirando un poco molesto. ―Bien, ―resopló Keeton después de romper el beso―. Así que, ¿cuál es su plan brillante? ¡Oh gran demonio asesino! Keeton, Logan y Blaise gruñeron, al mismo tiempo. ―Nos estamos quedando sin tiempo, ―continuó Blas―. El calor de acoplamiento va a terminar con el ajuste de la luna llena. En cinco días, ―aclaró él―. Estará desesperada, lo que no augura nada bueno para nosotros. ―¿Por qué no puede simplemente ir a aparearse con algún otro shifters?, ―Preguntó en voz alta Keeton. ―Las mujeres Arsidian eligen al hombre o los hombres con los que tienen la intención de aparearse antes del comienzo de su calor de apareamiento. Es como un deporte para ellas, un juego. ―Blaise sacudió la cabeza―. Técnicamente, podría aparearse con cualquier persona, pero ella no lo hará. Ha invertido demasiado en su conquista. ―Está bien, pero ¿por qué nos eligió? ―Preguntó Logan―. Yo sé lo que dijo acerca de la cosa general mágica, pero tiene que ser más que eso. ―Como le expliqué a Keeton, si ella te permitiera vivir, podría controlarte una vez que ha absorbido tu esencia. Ella sería imparable. ―Sigues diciendo eso. ―Keeton se inclinó hacia adelante en el regazo de Logan―. ¿Qué significa eso? No es que ella va a dominar al mundo. ―No es el mundo, ―estuvo de acuerdo Blaise―. Hice un poco de investigación después del ataque de Logan y encontré registros en la base de datos del Consejo indicando que Mariah Bernini ha sido exiliada de su Legión. ―Wow, es aún demasiado loca para un paquete de demonios, ―dijo Keeton en torno a una risita.

118


Su primo le miró, pero por lo demás no hizo ningún comentario. ―Ella dijo algo sobre el deseo de venganza, y que yo iba a ayudarla a conseguirlo. ―Logan inclinó la cabeza hacia un lado. ―Tiene sentido ―admitió Blas―. Si tuviera éxito en aparearse con cada uno de vosotros, así como con la absorción de sus almas, y teniendo la capacidad para controlar, fácilmente podría acabar con su Legión, con todo la Legión entera. ―No me gusta la idea de su aspiración por el alma de mi compañero, como un aperitivo, pero ¿qué hay de malo con ella sacando un montón de demonios? Tu dijiste que eran viciosos. Pensé que sería una buena cosa. ―Keeton luchaba para mantenerse al día con la conversación, pero su cabeza le daba vueltas con la sobrecarga de información. Sacudiendo la cabeza, Blaise respiró hondo antes de responder. ―Mediante la eliminación de su Legión, las tierras que controlan caería bajo las leyes de territorio abierto. Las tierras de caza son escasas, y la vieja Legión del Sur reside en algunas excelentes propiedades inmobiliarias en Alabama. Si las tierras ya no están ocupadas, sería una guerra sobrenatural a cabo por completo. ―Y si ella no se aparea antes del final de su ciclo. ¿Qué sucede entonces? ―Preguntó Logan, cambiando de tema. Keeton besó su mandíbula en señal de gratitud. Él no quería hablar de la guerra, la muerte o de sorber almas como los batidos de plátano. ―Se debilitará y en última instancia, más desesperada tendrá que alimentarse de muchas almas para reponer su fuerza y poder. ―Por lo tanto, ¿sólo tenemos que hacerlo durante los cinco días y luego golpear mientras está debilitada? ―Logan frunció el ceño―. Esto parece demasiado simple. ―Como sea. Incluso en una condición debilitada, todavía será más fuerte que cualquiera de nosotros. Keeton dejó vagar su mente cuando Logan y Blas continuaron hablando de estrategias. Él realmente necesitaba ponerse al día en los paneles de la historia de Quest. Había hecho algunos bocetos para Braxton, pero necesitaba empezar a trabajar en el guión gráfico para los personajes demoníacos. No se perdió la ironía. Los demonios que él y Braxton habían creado, sin

119


embargo, parecían espeluznante niños pequeños. Eran fuertes y formidables, con una sola debilidad. Ni él, ni Braxton se le había ocurrido la debilidad todavía, pero todos los villanos tenían que tener una para que el héroe pudiera descubrirla, avanzar y vencer al mal. ―Tengo que ir a prepararme para el trabajo. ―Las palabras de Logan interrumpieron el monólogo interior de Keeton. Con todo lo que había sucedido, había olvidado por completo que era viernes, y el comienzo del fin de semana del Cuatro de Julio. Logan tenia que ir a trabajar al mediodía, y no llegaría a casa hasta pasada la medianoche. Su compañero estaría afuera en la noche con un demonio loco suelto. Keeton revivió el ataque de Logan y se dirigió hacia las escaleras a su cuarto sin decir una palabra a nadie. Había llegado a su punto de ruptura y no podía formar palabras en torno al nudo en la garganta, incluso si tenía algo que decir. Todo se derrumbaba a su alrededor, y se sentía impotente para detenerlo. Subiendo en la cama, se envolvió alrededor de la almohada y lloró.

120


CAPITULO 18 Logan se levantó del sofá y siguió Keeton. Podía sentir la depresión y la desesperanza que fluía de su compañero. Esto hizo doler su corazón y apretar su estómago. Necesitaba a Keeton más de lo que necesitaba el siguiente aliento, pero tal vez se había equivocado al traerlo a su mundo. ―Dejalo ir. ―Blaise se puso delante de él, bloqueando su camino―. Él tiene que trabajar a través de esto por sí mismo. Logan sacudió la cabeza. Algo estaba terriblemente mal con Keeton. Su luz se había atenuado. Su dinamismo habitual y el encanto carismático se estaban desvaneciendo. ―Muevete, ―gruñó. ―Logan, escucha. Keeton puede ser un poco una reina del drama. Él va a estar bien, sin embargo. Sólo déjalo tener su berrinche, y lo superará. Logan gruñó. El hombre, evidentemente no sabía nada de su primo. Keeton no lanzaba una rabieta. Tenía miedo de sí mismo y por las personas que amaba. Él se sentía miserable porque se sentía inútil, impotente e indefenso. Logan podía sentir todas las emociones que fluían de su amante. ―Vete a la mierda fuera de mi camino. No sabes nada de él. Blaise lo miró sorprendido por un momento antes de que la ira ensombreciera su rostro. Asintiendo con la cabeza bruscamente, se apartó para dejar a Logan pasar por él. Logan subió corriendo las escaleras, de dos en dos cada vez, y se detuvo ante la puerta cerrada de su dormitorio y de Keeton. Giró la manija, se sorprendió de encontrarla cerrada con llave. ―Keeton, abre la puerta, ―dijo en voz baja―. Por favor, no me dejes afuera.

121


Ningún movimiento ni sonido en el dormitorio. Logan apoyó la frente contra la madera fresca y cerró los ojos. ―Vamos, ángel, abre la puerta. Ni siquiera tenemos que hablar. Sólo quiero tenerte. Por favor, sólo déjame abrazarte. Por último, hubo sonidos de movimiento y el sonido metálico, como el bloqueo desactivado. Esperó un momento, luego abrió la puerta cuando ésta se mantuvo cerrada. Keeton yacía en medio de la cama con la cara hundida en la almohada. Su pequeño cuerpo se estremeció, con los sonidos que se le escapaban. Caminando hacia la cama se deslizó al lado de su compañero, tiró a Keeton cerca de él sin decir una palabra. Keeton se aferró a él, oliendo y sollozando contra su pecho. Logan nunca había oído nada más desgarrador. ―Lo siento mucho, ángel, ―le susurró en el pelo de Keeton. Keeton negó con la cabeza ligeramente. ―No es tu culpa. Sólo estoy siendo un gran cobarde. Recordando las palabras de Blaise, Logan suavemente ladeó la cara de Keeton para mirarlo a los ojos. ―Tienes todo el derecho a tus sentimientos. Cualquier persona estaría molesto y asustado. Estas, ―Logan apartó las lágrimas de Keeton con sus dedos― no me hacen pensar menos de ti. Keeton le dedicó una sonrisa acuosa y sollozó. ―Apuesto a que tengo un aspecto horrible. ―Se frotó los ojos con las yemas de los dedos, frunciendo el ceño cuando salieron mojados y manchados―. Mi delineador de ojos esta manchando todo. ―Olfateó fuerte―. Y mi nariz debe estar toda hinchada, como la de un caballo cuando corre. Arrugando la nariz en la imagen mental de un caballo corriendo, mientras esta corriendo, Logan abrió la boca para cuestionar la extraña analogía. Antes de que pudiera responder, sin embargo, hubo un suave golpe en la puerta. Blaise estaba en la puerta abierta con su cabeza colgado, mirando culpable y avergonzado. ―Oye, ―dijo con voz débil, sin dejar de mirar a sus rodillas. Luego alzó la vista y centró su mirada en Keeton―. Lo siento, hombre.

122


Keeton no pregunto por qué. Él no dijo nada. Solamente dio vuelta a Blaise, asintió con la cabeza y abrió los brazos. Sonriendo tímidamente, Blaise corrió a la cama para lanzar sus brazos alrededor de su primo. ―Vamos a resolver esto, Keeton. Te lo prometo. No voy a dejar que te pase nada. Logan sonrió y se levantó de la cama para terminar de prepararse para el trabajo. Sabía que Blaise y Keeton eran cercanos y se alegró de que pudieran resolver las cosas. ―Y prometo que no dejare que le pase nada a Logan o Braxton, o a cualquier otra persona, ―continuó Blas―. Siento tratarte como a un niño a veces. Sólo me preocupo por ti, ¿sabes? Logan miró para ver a Keeton sonriendo. Se veía bien, y Logan no lo había visto sonreír bastante a lo largo de los últimos días. ―Estamos bien Blaise. No te preocupes. Voy a estar bien. Todo esto, ―Keeton agitó sus manos vagamente por la habitación― sólo se pone un poco agobiante a veces. ―Le disparó a Logan una mirada llena de amor y ternura―. Pero esto todo lo merece. Logan se tragó el nudo en torno a su garganta y se alejó de Keeton para que su amante no viera la humedad en sus ojos. Todo lo que había alguna vez había querido era a alguien que lo mirara como Keeton lo hizo, como si hubiese colgado las estrellas y la luna. Logan sabía que amaba a Keeton, pero hasta ese momento, él no se había dado cuenta de lo mucho que lo necesitaba. Keeton se había introducido en su corazón, y no había vuelta atrás. ―Tengo que irme. ―Habló dándoles la espalda a los otros hombres en la habitación―. Estaré en casa un poco después de la una, así que no esperes por mí. ―Voy a hablar contigo más tarde, ―escuchó a Blaise. Pequeños brazos se envolvieron alrededor de su cintura, y Keeton apretó la cara contra la espalda de Logan. ―Siempre voy a esperar por ti. Logan se giró en los brazos de su amante y aplastó a Keeton en su pecho. Lo abrazó con fuerza, agitándolo suavemente de lado a lado, y aspiró el aroma cálido y rico de su compañero. Luego se apartó y sostuvo la cara Keeton con ambas manos.

123


―Permanece en el interior de la casa. Por favor, te lo ruego. No importa qué, no sagas de esta casa. Jackson y Blaise están aquí, y te mantendrán a salvo. Prométemelo, bebé. Keeton rodó los ojos, pero sonrió con dulzura. ―Lo prometo... con una condición. Logan sólo arqueó una ceja en interrogación. Daría cualquier cosa que quisiera Keeton si eso significaba que se quedaría dentro y se mantendría a salvo. ―Por favor, ten cuidado ahí fuera. ―La voz de Keeton temblaba de emoción―. Cuida de ti mismo y mira tu espalda. Espero que vuelvas a casa para mí de la misma forma en que te fuiste. Logan se inclinó y rozó sus labios contra la frente de Keeton. ―Ya lo tienes, ―le susurró. A continuación, reclamó los labios de su amante en un beso lleno de promesas, vertiendo todo su amor y devoción en la unión de sus labios. Largos momentos más tarde, Keeton se apartó, respirando con dificultad. ―Vete, antes de que te ate y abuse de ti. Logan se rió entre dientes, le robó otro beso rápido, y se apresuró a salir de la habitación. Nunca había estado en el lado receptor de una cuerda o esposas, pero la idea de dejar a Keeton atarlo tenía a su polla animándose con interés. Tal vez habría que explorar la idea en algún momento.

―Está bien, ¿cuál es el plan? ―Keeton se paseó por la sala mientras hablaba con Blaise y Braxton. Jackson estaba en la cocina, como de costumbre, haciendo un refrigerio nocturno de espaguetis con albóndigas. ―Honestamente no lo sé, pequeño primo. ―Blaise negó con la cabeza mientras miraba hacia abajo a sus rodillas―. Nadie ha tomado con éxito a un demonio Arsidian vivo. Infiernos, sólo hay dos casos en que un suertudo hijo de puta fue capaz de matar a uno. Keeton sopló y cayó en uno de los sillones mullidos. ―Esto es una mierda. Eres un loco shifter por el amor de Dios. ¿Qué hace a esta perra tan especial que ni siquiera se puede matar?

124


―Por un lado, que es rápida, mucho más rápida que cualquiera de nosotros. Es también más fuerte que cualquiera de nosotros. Ella puede parecer pequeña y frágil, pero podía rasgar tu garganta con dos dedos antes de que pudieras siquiera parpadear. ―Bueno, puesto que es más rápida y más fuerte que cualquiera de vosotros. ―Habló Braxton desde donde estaba sentado en el suelo―. ¿Qué pasaría si todos se unieran en su contra? ¿Y no uno solo de la manada frente a ella? ―En teoría, estaría bien ―respondió Blaise―. Pero los mataría antes de que tuvieran la oportunidad de terminar su cambio. En cuanto a nosotros unidos en su contra, bien... ―¿Y bien? ―Preguntó Keeton cuando Blaise no continuaba. ―Yo realmente no había pensado en ello, para ser honesto. Probablemente sería nuestro mejor esfuerzo, pero vamos a tener que seguir con un plan, comenzando con una forma de atraerla a donde ella quiere. Antes de que nadie pudiera volver a hablar, el teléfono móvil de Keeton comenzó a sonar. Lo cogió y frunció el ceño cuando no reconoció el número en el identificador de llamadas. ―¿Hola? ―Keeton, ―Logan habló con fuerza― Xander se ha hecho daño. Se lo llevaron al hospital de la Comunidad del Norte. Te necesito y a Braxton también para encontrarme allí. Keeton miró a Braxton y luego rápidamente lejos. Cerró los ojos y su corazón sangraba por su mejor amigo. ―¿Qué tan mal? ―Bastante mal. No están seguros si va a lograrlo. Debéis daros prisa, Keeton. ―Muy bien, estamos en camino. Te amo, Logan. ―Te quiero, también, Keeton. ―Luego la línea se cortó. Keeton deslizó su teléfono en el bolsillo y poco a poco se giró hacia Braxton. ―Tenemos que irnos, Brax. Xander esta herido. Logan dice que tenemos que darnos prisa. ―Hablaba en voz baja, cada palabra le costó más de lo que nadie podía saber. Esperaba que Braxton saltara y se convirtiera en un torbellino de movimiento instantáneo. Por lo menos, pensó que Braxton le preguntaría qué había pasado. Keeton no sabía qué pensar cuando Braxton solo resopló y rodó los ojos.

125


―Xander no está herido. ―Cariño, era Logan en el teléfono. Dijo que era necesario reunirse con él en el hospital. ―No van a ninguna parte, ―dijo Blaise con firmeza―. Ninguno. Keeton dio la vuelta sobre su primo. ―Blas, no entiendes. Logan dijo que no creía que Xander lo pudiese lograr. ¡Tenemos que ir! ―Estaba gritando por el tiempo que habían perdido―. ¿Qué hay de malo con vosotros? ―Xander no está herido, ―repitió Braxton―. Yo lo sé. Lo mismo que lo sabría si Logan estuviese herido. ―Él tomó su propio teléfono móvil de la mesa del centro y marcó. Tras una breve pausa, sonrió y Braxton habló por el teléfono. ―Oye, muchacho, ¿cómo va el trabajo? ―Otra pausa, y se rió entre dientes antes de hablar otra vez―. Estoy seguro de que se puede arreglar. Date prisa en venir a casa, y voy a tener todo listo cuando llegues aquí. ―Sus ojos estaban húmedos, y sonrió con ternura―. Te quiero, también. Te estaré esperando. Keeton puso sus manos sobre sus caderas y miró por primera vez a Braxton, a continuación, a Blaise, y en buena medida, miró a Jackson cuando el hermano entró en la habitación. ―¿Qué carajo está pasando? ―Bueno, yo pensé que sería obvio. ―Blaise sonrió―. Ese no era Logan en el teléfono. Si tuviera que adivinar, diría que era Mariah. ―Era la voz de Logan, y fue sin duda él por teléfono, ―argumentó Keeton. ―¿Era su número? ―Jackson habló con la boca llena de pasta. ―Bueno, no, pero yo suponía que era el número del hospital o algo así. ―La voz puede haber sonado como Logan, pero en realidad ¿sonaba como él? ―Preguntó Braxton. ―Bueno, parecía un poco tenso, pero como pensaba que era por Xander herido... me di cuenta que era bastante razonable. ―Keeton ladeó la cabeza hacia un lado pensando―. Me llamo Keeton. ―Bueno, ese es tu nombre. ―Jackson parecía confundido.

126


―No. Quiero decir, sí es mi nombre. Pero Logan casi nunca me llama por mi nombre, sin embargo. Siempre es ángel o bebé. ―Keeton cerró los ojos y gimió―. Soy un idiota. ―Tú no eres un idiota. Estoy seguro de que me hubiera asustado, también, si Xander llamara y me dijera que Logan estaba herido. ―Braxton alcanzó y abrazó a Keeton―. Tu tienes un corazón muy grande, y a veces te nubla el juicio. ¿Por qué no llamas a Logan? Su turno esta casi de todos modos terminado. Keeton miró el reloj sobre la chimenea, se sorprendió al ver que ya era pasada la medianoche. Parecía que su plan para pasar su tiempo trabajando en los paneles de caracteres y guiones gráficos había funcionado. Apenas había tenido tiempo de pensar durante todo el día. Asintiendo con la cabeza, sacó su teléfono del bolsillo una vez más, golpeó el marcado rápido para el número de Logan, sostuvo el teléfono a la oreja, y esperó. Él ni siquiera sabía que había estado conteniendo el aliento hasta que todo salió en un silbido cuando Logan respondió en el tercer sonido. ―¿Bebé? ¿Estás bien? ¿Qué pasa? ―Disparó Logan inmediatamente. ―Estoy bien, ―Keeton se apresuró a tranquilizar a su compañero―. Todo está bien. Recibí una llamada telefónica hace unos minutos de un tipo de me sacudió. ―¿Qué llamada? ¿Quién llamó? ¿Qué pasó, ángel? Keeton sonrió para sus adentros. Ahora que él no estaba entrando en pánico porque pensaba que Xander había sido herido, las diferencias entre Logan y Mariah haciéndose pasar por Logan, eran muy evidentes. ―No te preocupes, amor. Te contaré todo cuando llegues a casa. ¿Qué es pronto, ¿verdad? Te echo de menos. Él oyó suspirar a Logan a través del teléfono. ―Me voy ahora mismo. Estaré en casa tan rápido como pueda llegar hasta allí. No salgas de la casa, y no dejes a Blas fuera de tu vista. ¿Entendido? ―Sí, Señor, ―le susurró Keeton. Logan gimió. ―Ah, tienes un problema. Creo que tal vez alguien quiere una buena paliza cuando llegue a casa.

127


Keeton sintió que su polla de contraía con el pensamiento de Logan nalgueando su culo. Se tragó un gemido y rápidamente le dio la espalda a los otros hombres en la habitación. ―Date prisa. Logan se rió entre dientes, y colgó. Keeton sonrió, deslizando su teléfono en el bolsillo, y se giró para ver a Jackson y Blaise que lo miraban con sonrisas en sus rostros idénticos. ―Ya han oído todo eso, ¿no? ―Cada palabra. ―Blaise sonrió con malicia. ―¿Qué? ¿Qué está pasando? ―Exigió Braxton. Keeton sacudió la cabeza con tristeza. Shifters estupidos.

128


CAPITULO 19 El sábado voló sin incidentes. No hubo llamadas extrañas o demonios-perras que se mostraran sin previo aviso. Nadie trató de infiltrarse en la fortaleza. Nadie trató de aparearse o matar a nadie. Nadie siquiera se presento a vender una aspiradora. Keeton suspiró mientras se acercó en la entrada y al sensor de movimiento. Logan una vez más le hizo prometer no dejar la casa por cualquier razón, y no podía dejar de sentirse como un adolescente, conectado a tierra para quedarse después del toque de queda. ―Arresto domiciliario, ―murmuró Keeton, para si mismo, mientras se balanceaba. No estaba acostumbrado a estar sentado en casa sin hacer nada. ―Yo no soy un maldito niño y esto es una estupidez. ―Arrastrándose, lejos del sensor, se dirigió con decisión a través del porche. Al igual que lo hizo por las escaleras, luces apagadas de la carretera principal y en el largo viaje por la grava. Suspiró. Bueno, Logan podía besar su culo. Estaba cansado de estar bajo llave, y fue saliendo. Keeton corrió a su coche y saltó, agradecido que vivían en el culo del mundo y podría dejar las llaves en el encendido. Aunque no estaba exactamente vestido para ir a bailar, se tendría que conformar con la camiseta sin mangas negra, jeans desteñidos y sandalias. Él empezó a bajar lentamente hacia la unidad, con ganas de que Logan lo viera llegar. Infantil y pequeño, sí, pero no podía evitarlo. Había estado encerrado por mucho tiempo. El jeep blanco que viajaba hacia él viró repentinamente y vino a él de frente. Keeton gritó cuando clavó los frenos y tiró el volante bruscamente hacia la derecha. Su pequeño coche patinó a lo largo de la grava, hizo una media vuelta, y vino a detenerse bruscamente cuando la parte de atrás chocó con la valla de alambre.

129


El Jeep freno en medio del vacío, y Keeton vio a Logan abrir la puerta y salir. Aunque demasiado oscuro para ver la expresión de su rostro, Keeton podía sentir la ira que irradiaba de su compañero. Sí, bueno, mierda. Logan no era el único molesto. Keeton abrió la puerta, se impulsó fuera del coche, y se dirigió directamente a su amante furioso. ―¿Qué demonios fue eso? ―¿Dónde diablos crees que vas? ―Respondió Logan―. ¡Te dije que no salieras de casa! ―Yo no soy un maldito niño, ni soy un prisionero. Ni siquiera soy una maldita princesa que puedes encerrar en el interior de la torre más alta. ―Keeton se había movido más allá del punto de gritar y el derecho a chillar, pero no había ninguna parada ahora―. Y aunque lo fuera, se supone que eres el caballero que viene y me rescata. ¡No el troll que me puso en el lugar! ―Esto es ridículo. ―Keeton gritó cuando Logan le levantó de sus pies sin previo aviso y lo lanzó sobre un musculoso hombro―. No vas a ninguna parte, así que cállate, ponte tus bragas de niña grande a tratar con ello, Su Alteza. Eso era todo. Keeton perdió por completo su mierda. Empezó pateando y gritando, golpeando duro como una piedra a Logan de vuelta con los puños. ―¡Déjame, imbécil! Puedo ir a donde yo quiera. ¡Te lo juro, te voy a patear el culo! Gritó otra vez cuando se sintió volar por el aire y de pronto cayó en el porche delantero. ―¡Oh no! ¿Vas a patearme el culo? ¿Eh? ―Sonrió Logan―. ¿Tú y qué ejército, hombrecito? Keeton no sabía lo que venía sobre él. Nunca había estado tan molesto con alguien en su vida. Miró a su compañero una fracción de segundo antes de que su puño saliera disparado, al parecer por su propia voluntad, y vio como se conectaba directamente con la nariz de Logan. ―¡Auu! ―Él nunca había golpeado a nadie. Le dolió como el infierno. Sosteniendo su mano en el pecho, miró a su amante una vez más. Todo fue culpa de Logan, de todos modos. El estupor rápidamente se deslizó de su cara, y se dio una palmada con la mano izquierda sobre su boca. La sangre corría profusamente por la nariz de Logan, goteando sobre su boca y su barbilla hasta empapar la camisa. ―Oh, mierda, ―respiró Keeton entre sus dedos.

130


Logan sacó su camisa y se secó la sangre de su rostro. Se tocó con cautela la nariz maltratada antes de dar vuelta con un fulgor amenazante sobre Keeton. ―Me rompiste la nariz, ¡pequeña mierda! ―Oh, mierda, ―susurró Keeton otra vez antes de lanzarse de la entrada y por el lado de la casa. No obtuvo más de una docena de pasos antes de que Logan lo abordara por detrás. Keeton cerró los ojos y esperó a que el impacto sacudiera sus huesos. Nunca llegó. En cambio, cayó encima de Logan, con la espalda en el pecho de Logan. Enojado, y con todo el derecho, Logan todavía lo protegía. De repente, Keeton se sintió avergonzado de su conducta juvenil. La parte racional de él sabía que Logan no estaba tratando de hacer su vida miserable. Él sólo hacia lo que podía para mantener a Keeton seguro, a pesar de lo que que keeton hacia. Y en vez de estar agradecido por un compañero que lo amaba lo suficiente como para llegar a cualquier extremo para protegerlo, Keeton se comportaba como un niño malcriado, inmaduro, porque no podía ir a jugar con sus amigos. No sabía qué decir. ―Lo siento por el puñetazo en la cara. ―Parecía un poco insuficiente. Por lo tanto, no dijo nada más y apoyó la cabeza sobre el hombro de Logan.

Logan sintió la tensión de su compañero, y envolvió sus brazos alrededor del torso de Keeton. No sabía que había poseído el hombre para armarse de valor y darle un puñetazo en la nariz, pero se imaginaba que tenía que ser algo grande. Keeton no era un luchador. Maldita sea, si su ángel no tenia un buen gancho de derecha, sin embargo. Logan sabía que la hemorragia se había detenido, y podía sentir su reparación de nariz, pero todavía le dolía. Pensó que estaría sensible por un día o dos. La resistencia nunca pasado por su mente. Él había jurado proteger a Keeton de todo-incluido él mismo. La adrenalina seguía siendo bombeada a través de su cuerpo, buscando desesperadamente una salida. Sin la previsión de una buena pelea para calmar su pulso acelerado, su cuerpo dirigía la energía hacia nuevas búsquedas.

131


Acarició sus manos por el estómago de Keeton, empujando hacia arriba el borde de su camiseta sin mangas para obtener un mejor acceso a toda la piel suave y cremosa. Remontando su lengua a lo largo de la suave curva del cuello de su compañero, lo mordió ligeramente en la oreja, cuando su polla se sacudió y se hinchó. ―Te extrañé, ―le susurró Keeton, su cuerpo temblando―. Lo siento, te di un puñetazo en la cara. ―Estiró el cuello hacia un lado para darle un mejor acceso a Logan. Resoplando suavemente contra la piel de olor dulce de la garganta de Keeton, Logan bromeó: ―Golpeas como una niña. ―Deslizó una mano en la cintura de los pantalones vaqueros holgados de Keeton y gimió profundamente cuando sus dedos encontraron nada más que carne. ―¿Quieres, bebé? ―Mmm, sí, ―ronroneó Keeton. Su espalda se arqueó y frotó su culo contra la tensa erección de Logan. Llegando a la cabeza, terminó con sus dedos en el cabello de Logan y se giró para presionar un beso con hambre en esa boca deliciosa. ―Levanta un poco. ―Keeton cumplió al instante, plantando sus pies en el suelo y empujó la pelvis en el aire. Logan rápidamente desabrochó sus pantalones y deslizó la cremallera hacia abajo en un movimiento fluido. Empujó los pantalones abajo de las caderas, y siseó cuando su carne desnuda tocó con el frío del suelo cubierto de rocío. Su silbido se convirtió en gemido cuando la piel caliente de su compañero se apretó contra él, atrapando su polla palpitante entre sus cuerpos. Keeton se retorcía y giraba, pateando los vaqueros de sus pies, y moliendo el culo contra la ingle de Logan. Poco a poco, deliberadamente, él comenzó a girar sus caderas mientras deslizaba las manos por el interior de sus muslos. Logan agarró las caderas de Keeton, aquietando sus movimientos. Si su compañero no se detenía, Logan iba a explotar su carga antes de empezar. ―Pon las piernas en mi parte exterior . Cuando Keeton lo hizo como preguntando, Logan dobló las rodillas y las utilizó para presionar las piernas de su compañero, incluso más ampliamente. Lamió y mordisqueó a lo largo del cuello y el hombro de su amante, con una sola mano en el

132


eje pulsando la palma en Keeton, y moviendo la otra en la boca de Keeton. Keeton entreabrió los labios y chupó los dedos, gimiendo cuando lo hizo. ―Eso es ángel ―canturreó Logan―. Hazlo bueno y mojado. Quitó los dedos de la boca de Keeton, alcanzando bajo uno de sus muslos extendidos y apretó sus dedos lisos en el agujero fruncido de su compañero. Rodeando el anillo de músculos, recubriendo la entrada con la saliva antes de presionar con dos dedos. Keeton gimió y sacudió todo su cuerpo. ―¿Estás bien, cariño? Háblame. ―No te detengas, ―se lamentaba mientras se mecía arriba y hacia abajo, cogiéndose a sí mismo en los dedos de Logan. Logan sonrió contra el hombro de Keeton. ―No tengo ninguna intención de parar hasta que estés gritando mi nombre. ―Aserró sus dedos dentro y fuera de su compañero, torciendo y haciendo tijera tanto como sus posiciones permitían. Los gemidos de Keeton aumentaron en longitud y volumen, y Logan sabía que estaba al borde. Extrayendo sus dedos del cuerpo de Keeton, él cubrió su mano con fuerza alrededor de la base de su polla. ―Uh-uh, no te corras hasta que yo diga. Keeton gimió, apretando la parte interior del brazo de Logan. ―Entonces deja de ser un fanático del maldito control y jodeme ya. ―No hay lubricante, ―gruñó Logan con frustración―. Necesitamos lubricación o sino no vas a caminar bien por un tiempo. Keeton se movió hasta que salió del cuerpo de Logan y buscó en sus pantalones vaqueros. Hurgando en el bolsillo, sacó un paquete individual de lubricante y se lo tiró. ―Problema resuelto. La alegría de que su amante hubiera venido preparado no duró mucho tiempo. Keeton había estado en su camino cuando Logan lo encontró en la carretera. Así que, por supuesto, no había estado esperando su pequeña cita. Esto significaba que Keeton tenía otras intenciones para aquel pequeño sobre de aluminio. Lo que significaba… Logan se incorporó rápidamente, extendió la mano y agarró por los hombros a Keeton. Tiró a su compañero aproximándolo hasta que sus narices casi se tocaban. ―¿Te importaría decirme por qué saliste de casa con un paquete de lubricante en el bolsillo? ―Gruñó.

133


―¿Qué? ―Gritó Keeton. Él luchó para liberarse de las garras de Logan―. Logan, ¡detente! ¡Me haces daño! ―¿Tienes un condón en esos pantalones vaqueros también, o tuviste la intención de ir sólo a pelo en un puesto de algún cuarto de baño? Claro, como eres inmune a las enfermedades, ahora que te he reclamado... pero la mayoría de los chicos insisten en usar un condón. ―¿Qué demonios estás hablando? ―Exigió Keeton, mientras trataba en vano de levantar los dedos de Logan de sus brazos. ―Estoy hablando de mi preocupación enfermiza tratando de mantenerte a salvo, y me pagas con salir a conseguir el primer tipo que deje caer los pantalones. ―Siseó Logan. Keeton se quedó inmóvil y lo miró con ojos muy abiertos. No era la respuesta que Logan había esperado. Tampoco esperaba la expresión de Keeton de recurrir a una mirada de odio puro. ―Tu me diste ese paquete de lubricación hace dos semanas y me dijiste que lo guardara conmigo en cualquier momento. Tal vez tengas una conciencia culpable. ¿Algo que quieras decirme? ―Su voz era tan tranquila, tan baja, que asustó a Logan. Él se acordó de haberle dado a Keeton el sobre de lubricante. Fue sólo después de que había reclamado Keeton por primera vez, y había estado teniendo dificultades para mantener sus manos fuera de su compañero. Él había querido asegurarse de que siempre tuvieran los suministros necesarios. Soltó a su compañero y sacudió las manos de inmediato. La mirada que Keeton le dio estaba llena de fuego, y tampoco era del tipo que significaba que estaba a punto de tener suerte. ―Oh, cariño, lo siento. Lo siento mucho. ―Que te jodan, Logan. ―Keeton agarró los pantalones y comenzó a tirar de ellos―. Esto es una mierda. Tu me mantienes encerrado en esta casa como si fuera una prisión de mierda. Nunca quieres salir o llevarme a cualquier parte. ―Se abrochó los pantalones, meneando la cabeza lentamente―. Ahora me acusas de ser infiel. No sabía qué decir. Todo lo que Keeton le escupió era cierto. Alargó la mano a su amante, pero Keeton esquivó sus avances. ―No puedes abrazarme y besarme y pretender que todo está bien. Nada está bien. Todo está yéndose al infierno. ―Miró a Logan directamente a los ojos cuando él se alejó lentamente―. Y eso es exactamente donde te puedes ir.

134


Logan se arrodilló, petrificado en el suelo, mirando a su compañero voltear y caminar por el lado de la casa. ¿Keeton simplemente lo dejaba? Bueno, tenía noticias para su pequeño hombre. Logan no lo dejaría ir sin una pelea. Ellos se aparearon, y ni siquiera la muerte los separaría. Sólo tenía que encontrar la manera de solucionar todo lo que había roto entre ellos.

135


CAPITuLO 20 ―Oye, ¿dónde demonios has estado? ―Exigió Blas cuando Keeton salió por la puerta principal. ―Vete a la mierda, cabrón. ―Se abrió paso por delante de su primo y subió corriendo las escaleras hacia su habitación. Apenas lo hizo a través de la puerta cuando Braxton salió detrás de él. ―¿Tuviste una pelea con Logan? ―Algo así, ―murmuró Keeton―. Él me mantiene bajo arresto domiciliario. Ni siquiera puedo salir y conseguir ir a la peluquería. ―Tiró de sus cabellos rubios―. Luego, para colmo, me acusa de infiel. O, bueno, de la planificación de todos modos. Braxton lanzó un suspiro. ―Seguramente, te has dado cuenta de que los hombres en esta casa tienden a ser un poco... extremos. Tu primo incluido. Cuéntame lo que pasó. Keeton le dio a Braxton dio una versión abreviada de los eventos que se habían desarrollado en el jardín lateral. ―¡Él fue el que me dio el lubricante! ―Gritó, concluyendo. ―Idiotas, todos ellos. ―Braxton suspiró de nuevo―. ¿Cómo habrías reaccionado si sus posiciones se invirtieran? ―Ese no es el punto. ―Keeton puso mala cara―. ¡Me lo dio a mí! ―Sí, se eso, ¿pero si se te hubiera olvidado... en el calor del momento... de que le habías dado a Logan un paquete de lubricante? Por no mencionar que llegas a casa y lo encuentras dirigiéndose a quién sabe dónde. ―Probablemente apestaría, ―reconoció Keeton. ―Logan me hizo una pregunta una vez, cuando yo estaba molesto con Xander

136


por su sobreprotección. ―Braxton tomó la mano de Keeton y sonrió un poco―. ¿Qué harías para mantenerlo a salvo? Inmediatamente y seguro, Keeton respondió: ―Cualquier cosa. La sonrisa de Braxton se ensanchó. ―Eso es lo que dije. No significa que Logan te trate como un niño. Él está tratando de mantenerte a salvo de la única manera que sabe. Keeton cerró los ojos y tragó la quemadura repentina en la garganta. ―Estás conectado a tu pareja. Sé que lo puedes sentir. Dime lo que está sintiendo en este momento, ― engatusó Braxton. Keeton respiró hondo, se aclaró la mente, y se acercó a su compañero. Perdido en su propia depresión, había bloqueado las emociones de Logan durante varios días. Ni siquiera estaba seguro de cómo lo había hecho, y parte de él temía que no sería capaz de llenar el vacío entre ellos. Jadeó, la humedad se reunió en sus ojos cuando la angustia de Logan y el arrepentimiento empujó hacia él como un ariete. Una manta gruesa de desesperación cayó sobre él, cayendo de rodillas. Se inclinó, apoyó la frente en contra de la alfombra de felpa, y dejo que las lágrimas cayeran por su rostro. Braxton se arrodilló junto a él, le puso una mano cálida en la espalda, y le frotó suavemente. ―No es demasiado tarde, cariño. Tu y Logan tienen algo muy especial. No dejes que termine por algo tan tonto como el orgullo. Sentado, Keeton se quitó las lágrimas con el dorso de la mano cuando se enfrentó a su amigo. ―¿Cuándo te hiciste tan inteligente y racional? ―Cuando caí en el amor, ―respondió Braxton serio. Keeton colocó un suave beso en la mejilla de Braxton. ―Gracias. Eres el más grande. Braxton asintió con la cabeza. ―Lo mismo. Ahora, ve a buscar a tu hombre. ―Él se puso de pie y extendió la mano para ayudar a Keeton. ―Simplemente no te alejes demasiado o Blaise tendrá un infarto. ―No lo prometo. ―Keeton le guiñó un ojo. Abrazó a su mejor amigo, poco

137


antes de darse prisa en salir de la habitación en busca de su compañero.

Keeton encontró a Logan en el patio trasero, de rodillas en la hierba y mirando a la luna. Se acercó lentamente a su compañero y se puso detrás de él, poniéndole una mano sobre el hombro desnudo de Logan. ―Tu aura es una mierda. ―El aura de Logan todavía tenía su núcleo de hielo azul, pero los anillos que lo rodeaban eran sombras tenebrosas de gris y marrón. ―Es casi luna llena, ―comentó Logan, sin apartar la vista de la órbita lunar. ―Lo sé, ―contestó en voz baja Keeton. Él todavía no había experimentado una luna llena con su compañero, pero la idea le puso un poco triste. No podía estar cerca del resto de la manada cuando cambiaran. Él entendía la razón, pero todavía se sentía decepcionado de que tuviera que quedarse en casa, mientras que Logan y sus hermanos corrían y jugaban en el bosque. Por lo menos tendría a Braxton para hacerle compañía. Braxton había estado a través de tres lunas llenas desde que se había casado con Xander. Keeton ociosamente se preguntó cómo la luna llena le afectaría ahora que había sido activado, por así decirlo. ―Lo siento, ángel ―susurró Logan, interrumpiendo sus pensamientos. Su cabeza cayó, con la barbilla apoyada en su pecho. ―Fui un idiota, y no tenía derecho a tratarte de esa manera. La idea de alguien más tocándote me hace enloquecer y no puedo pensar con claridad. Pasando a arrodillarse delante de su compañero, Keeton puso una mano sobre el muslo de Logan. ―Mírame. Aunque lentamente levantó la cabeza, cuando lo hizo, Keeton podía ver la luna reflejada en el brillo de los ojos de su amante. Él le acarició la mejilla a Logan y en voz baja dijo: ―Te amo. Nada va a cambiar eso. No puedes deshacerte de mí aun si lo intentaras. Tengo genio, y digo cosas sin pensar cuando estoy molesto y que no siento en realidad. Sin embargo, tu no te puedes dar por vencido tan fácilmente.

138


Tirando Keeton junto a él, Logan aplastó la boca en un beso que era a la vez hambriento y posesivo. Él arrastró sus labios por el cuello de Keeton, chupando y mordiendo. ―Oh, no nos engañemos, mi ángel. Yo nunca te dejaría ir sin luchar. Keeton habría saltado de alegría si su cuerpo no estuviera derritiéndose bajo el asalto de la boca de Logan. Caliente y fuerte. Deslizó una mano bajo el dobladillo de la camiseta de Keeton para trazar la piel en la espalda baja. Se estremeció y se retorció, su cuerpo iba de cero a saturar en un lapso de segundos. Su piel en el fuego, la sangre hirviendo, él sabía que iba a morir si no tenia a Logan pronto. ―Por favor, ―susurró. No tenía idea de lo que él pedía, pero sólo sabia que su compañero podría dárselo. ―Dime lo que quieres, bebé. Cualquier cosa que quieras, te lo daré. Las manos de Logan se movieron en torno a las caderas para agarrar a Keeton, tirando de él en su regazo. Sacó la camiseta de Keeton por encima de su cabeza y se aferró a un pezón. Logan lamió, chupó y mordió hasta endurecer la polla de Keeton. Él gimió y se balanceó en el regazo de Logan, empujando su erección palpitante contra el bulto en los pantalones de Logan. Enrollando sus dedos en el cabello de Logan, se arqueó en la boca de su compañero con una necesidad primaria burbujeante en su interior. Tirando de la cabeza de Logan hacia atrás, Keeton miró en sus ojos durante varios segundos. ―Hazme el amor, Logan. Reclámame, aquí, a la luz de la luna.

Su pecho de apretó mientras miraba a los ojos hermosos de color turquesa de su compañero. El mundo entero de Logan giraba en torno al hombre en sus brazos, y era impotente contra él. Sabía que eran compañeros, sus hermanos sabían que ellos eran compañeros, pero Logan necesitaba algo más. Él quería que todos supieran que Keeton le pertenecía a él, y sólo a él. ―Te amo más que todas las estrellas en el cielo, Keeton Taylor. Te prometo que nunca te defraudare o te fallare. Siempre te voy a poner en primer lugar. ―Dio un beso suave contra los labios de su amante. ―Cásate conmigo. ―Oh, ―exclamó Keeton. Sus ojos se llenaron de lágrimas, y envolvió sus

139


brazos alrededor del cuello de Logan, apretando con fuerza. Logan pensó que fue suficiente respuesta, pero él necesitaba oír las palabras. ―Bebé, por favor, di algo. ―Sí, sí, sí ―susurró con voz entrecortada Keeton en el cuello de Logan. Se sentó y sonrió tan bien, Logan se sentía como su corazón golpeaba fuera de su pecho con la felicidad―. ¿Cómo podría jamás ser otra cosa que sí? Te amo, Logan Cartwright, y me sentiré honrado de ser tu esposo. Logan tiró cerca a Keeton y lo besó profundamente, lentamente maniobrandolos hasta que Keeton yacía de espaldas, y Logan se cernía sobre él. Arrastró besos por el cuello de Keeton, su pecho, su estómago hacia abajo a la cintura de sus vaqueros. ―Agarré más lubricante, ―jadeó Keeton mientras se retorcía―. Bolsillo derecho. Logan metió los dedos en el bolsillo de su amante y extrajo una botella medio vacía de lubricante. Se sentó en el suelo al lado de la cadera de Keeton y se puso a trabajar despojándolo de sus pantalones. La polla dura de Keeton saltó libre para darle la bienvenida, balanceándose con orgullo entre sus piernas delgadas. Logan tenía que probarla. Se sentía como si hubieran pasado años desde que había probado a su compañero. Él bajó la cabeza y chupó la punta bulbosa en la boca. Los ruidos que salían de la boca de Keeton hacían que Logan se sintiera como un rey. Dejando caer la cabeza aún más, tomó la polla de su amante en la parte posterior de su garganta. Pasó la lengua hacia atrás y adelante contra la base del eje de Keeton, tragando una y otra vez hasta que Keeton comenzó a joder sus caderas contra la cara de Logan. Sus dedos se clavaron en el cuero cabelludo de Logan, empujando y tirando de la cabeza, tirando a su boca con abandono. Logan relajó sus músculos de la garganta, apretó sus labios alrededor de la carne dura en su boca, y permitió que su compañero marcara el ritmo. Mantuvo una mano en la cadera de su la otra mano trabajando frenéticamente para deshacerse de sus pantalones.

amante,

Logan sacó su polla palpitante y libre y al igual que Keeton comenzó a sacudirse y gemir. El puño en su propia erección, acariciándose cuando Keeton se

140


tensó y la semilla caliente, de su amante, bañó su lengua y garganta. Tragó rápidamente, no quería perder una gota de la esencia de su pareja. Aun cuando se había aprovechado de Keeton con todo lo que tenía, él continuó chupando la polla y la lengua de Keeton, hasta que empezó a endurecerse de nuevo. ―Logan, ahora. ¡Oh, por favor, jodeme! Liberándose de la erección renovada de Keeton, Logan llegó al lubricante rápidamente y cubrió sus dedos y su polla palpitante. ―Shh, ángel, te voy a cuidar bien. Siempre cuido de ti, ¿no? Su mano tembló mientras bordeaba el orificio apretado de Keeton y empujó con dos dedos. Bombeó entrando y saliendo hasta que Keeton de relajó lo suficiente para insertar un tercer dedo. ―Logan, estoy listo. Oh, maldita sea, ¡por favor! Extrajo sus dedos, colocó la cabeza llorosa de su pene contra la apertura de su amante. ―Respira profundo, bebé. Cuando Keeton aspiraba una bocanada de aire, Logan empujó lentamente hacia adelante, violando la entrada ajustada de su pareja. ―Oh, mierda, ―gruñó. El calor y la estrechez del cuerpo de su compañero lo rodeaba. El placer lo asaltó, inmediato e intenso. Logan se apoderó de la base de su pene para evitar su orgasmo mientras bombeaba sólo la punta dentro y fuera de su amante. Keeton envolvió sus pequeñas piernas alrededor de las caderas de Logan y tiró de él con una fuerza impropia de su pequeña estatura. Logan cayó hacia delante, el cuerpo de Keeton se tragó su polla hasta que su mano se apoyó en el culo del hombre. ―Mueve tu mano, amor. Tenemos toda la noche, ―Keeton le convenció. A regañadientes, aflojó la presión sobre su eje y deslizó el resto del camino a casa. Keeton arqueó la espalda, gimiendo como un profesional, los ruidos conducían a Logan salvaje. Nunca duraría con esos pequeños quejidos felices llenando sus oídos, pero sabía que tratar de mantener a su pareja tranquila, sólo lo hacia gritar más fuerte.

141


Deslizó un brazo por debajo de las caderas de Keeton, levantándolo para encontrarse con sus embestidas. Sería un viaje corto, duro, pero se aseguraría que Keeton lo siguiera al borde. Keeton envolvió sus brazos alrededor del cuello de Logan, tirando de él hacia arriba y presionando sus pechos juntos. Su cabeza cayó hacia atrás sobre sus hombros, sus ojos a la deriva, cerrados, y sus labios carnosos separándose ligeramente. El sudor caía a través de su piel cremosa, brillando como diamantes en el claro de luna. ―Reclámame, ―suspiró. El control ya inestable de Logan se desintegró por completo. Sus caderas se sacudieron, y se lanzó a su compañero sin restricciones. Los gemidos de Keeton aumentaron en volumen, y se encontró con los golpes de Logan, presionando para empujar. ―Tan cerca. Hazlo, amor. ―Los ojos cerrados de Keeton flotaron de nuevo, y su cabeza inclinada hacia un lado para desnudar su cuello. Concentrándose en la vena palpitante que serpenteaba a lo largo de la garganta esbelta de Keeton, Logan inclinó la cabeza, lamiendo la carne salada succionándola en la boca. Sus embestidas se convirtieron en irregulares cuando sus caninos empujaron a través de la piel suave, y la sangre de Keeton corrió por su lengua, inundando su boca. Keeton gritó, y Logan sintió el calor pegajoso de la liberación de su compañero contra su estómago. Logan sacó sus colmillos del cuello de su amante, echó atrás la cabeza, y gritó a la luna. Sus bolas de apretaron a su cuerpo, su parte baja del abdomen se apretó y sintió relámpagos en zig-zag a lo largo de su columna vertebral. Un empuje más fuerte y Logan se paralizó, cubriendo el paso forrado de terciopelo de su compañero con el paso de su orgasmo. El apretamiento rítmico de los músculos de Keeton prolongó su clímax, meciéndolo hasta la médula con su intensidad. Feliz, pero agotado, Logan tiró suavemente del cuerpo de su amante y se desplomó a su lado. ―Wow, ―jadeó. ―Puedes decir eso otra vez. ―Keeton se rió―. ¡Sexo maquillado duro!

142


Levantándose en un codo, Logan sonrió a su compañero. ―Ese no era el sexo maquillado. Ese era el sexo de compromiso. ―Él besó la punta de la nariz de Keeton―. Y vamos a tener mucho más de eso, mientras planeamos nuestra boda. ―¿Cómo te sientes acerca de un compromiso muy largo? ―Sonrió Keeton.

143


CAPITULO 21 ―¿Qué demonios está pasando? ―Gritó Xander, entrando en la cocina, sin camisa, descalzo y con ojos borrosos. Keeton miró el reloj en el microondas y se mordió el labio. Las dos de la mañana y él y Braxton chillaban como un par de colegialas. ―Lo siento, Z-Dog ―se disculpó―. No quise despertarte. ―¡Oh, Phooey5! ―Braxton movió su mano a Xander despidiéndolo―. No tienes que trabajar hasta las seis de la mañana del lunes. Tranquilo, Bubba6. ―¿Bubba? ―Xander arqueó una ceja ante su compañero y cruzó los brazos sobre el pecho enorme―. Te das cuenta de que soy más del doble de tu tamaño en esta forma. Y cuando cambio... ―Eres un gatito grande ―lo interrumpió Braxton―. Ahora cállate. Estamos celebrando. ―Más fuerte, ―coincidió Xander, asintiendo con la cabeza―. Y, ¿qué están celebrando? ―Keeton ha aceptado casarse conmigo, ―respondió Logan, sonriendo como un tonto. Caminó hasta Keeton y envolvió sus brazos alrededor de él. Xander los miró boquiabierto. ―¿En serio? ¡Wow! ―Rompió su rostro en una sonrisa enorme, y se apresuró a golpear Logan en la parte posterior―. ―¡Felicitaciones, hermano! ―Me gustaría casarme, ―murmuró en voz baja Braxton. ―Hey, yo te pedí que te casaras conmigo, y dijiste no. ―Xander resopló indignado.

5 6

N de C: Supongo que se refiere al superhéroe de Hanna&Barbera Hong Kong Pooney N de C: En el uso americano es un apodo que se refiere al hermano mayor, dado de forma cariñosa.

144


―¿Qué? ¿Por qué dijiste que no? ―Exigió Keeton. Braxton resopló y rodó los ojos. ―Por favor. Me dijo que si nos "enganchamos" ―Braxton hizo comillas en el aire con los dedos― sus primas de seguro nos perseguirían, y eso no es exactamente una propuesta de matrimonio. Suena más como un anuncio de Geico7.

Keeton miró de Logan a Xander, parpadeando dos veces, y se echó a reír. ―¡No lo hiciste! Xander se sonrojó con culpabilidad. ―Un poco, sí. ―Clásico. ―Logan se rió entre dientes―. Muy romántico, hombre. Sabes que ya que tu matrimonio no es legal en el estado de Georgia, de seguro ello no afectaría a tus primas. ―Cállate, ―se quejó Xander. Miró hacia el suelo durante mucho tiempo, y cuando miró de nuevo, Keeton podía ver la determinación brillando en sus ojos. Se arrodilló en ambas rodillas delante de Braxton, mirándolo con amor y adoración, Keeton tuvo que parpadear para alejar las lágrimas. ―Braxton, tu sabes que te amo. No soy bueno con las palabras, como Logan, pero te prometo que voy a pasar todos los días de nuestra vida amándote. Tú lo eres todo para mí, bebé. Es sólo tú y yo, para siempre. Cásate conmigo. En lugar de sentirse como cortando el momento de Braxton y Xander, Keeton estaba muy emocionado de compartir algo tan monumental con su mejor amigo. Podrían tener una boda doble. Pensamientos giraban en ideas, y las ideas en planes, y Keeton apenas podía contener su emoción. De repente se dio cuenta de que Braxton no había dicho que sí. Aún no había dicho nada. Apartando la mirada de Xander, se centró en su amigo. Los ojos de Braxton se desorbitaron, y su boca estaba abierta. Lágrimas contenidas brillaban en sus ojos, y su mano descansaba sobre su corazón. Si Keeton no lo conociera, pensaría que Braxton estaba teniendo un derrame cerebral. Mordiéndose el labio para no reírse, le dio un codazo a Braxton con su hombro, 7

N de C: Es la tercera aseguradora privada, de automóviles en Estados Unidos.

145


sacudiendo a su amigo de su estupor. ―Di que sí, ―dijo en torno a una sonrisa. Braxton se limitó a asentir en silencio. Las cejas de Xander se juntaron con preocupación, y miró a Keeton por ayuda. ―¿Eso quiere decir que se casará conmigo? ―Se giró a Braxton―. Cariño, ¿estás bien? Di algo. ―Sí, ―susurró Braxton, apenas audible. Se lanzó al regazo de Xander y sollozó―. Sí, me casaré contigo, ―lloró. Xander sostuvo a Braxton en su pecho y lo meció de lado a lado. ―¿Por qué lloras, chulo? ―Porque soy tan feliz. ―Hipó Braxton. Keeton casi sintió lástima por Xander. Se veía tan confundido y desconcertado, era en realidad un poco cómico. ―No te preocupes. ―Keeton hizo lo mismo, aseguró Logan a su Alfa―. Él va a estar bien en un minuto. Efectivamente, segundos después, Braxton atacó la boca de Xander con un entusiasmo que era un poco embarazoso para verlo. Por suerte, Xander parecía darse cuenta de esto y recogió a su compañero, llevándolo fuera de la habitación. ―¿Estás bien? ―Preguntó Logan, dando un beso en la parte superior de la cabeza a Keeton. ―Mejor que bien. ―Keeton sonrió hacia él―. Estoy feliz por ellos, y estoy feliz por nosotros. No necesito una celebración cuando ya he conseguido el premio. ―Las cosas que dices, ―le susurró Logan con voz ronca―. Vamos, ángel. Vamos a tener nuestra propia celebración. ―Las siguientes palabras vinieron entre mordiscos y besos en los labios de Keeton. ―Nuestro propia... muy privada... celebración.

El Cuatro de Julio amaneció caluroso y húmedo. Al mediodía, la temperatura subió el triple. Xander lo dejó a las seis de la mañana para comenzar su agotadora jornada de veinticuatro horas de turno. Logan recibió una llamada y se fue poco

146


después para reemplazar a un ausente. Su propio turno de doce horas hacia una maratón de dieciocho horas. Jackson y Talon decidieron ir a pescar. Keeton no quería saber nada de esa actividad en particular. Boston iba a pasar el día con su nuevo ligue, algun pelirrojo sumiso, por lo que Keeton entendió. De hecho, no había visto mucho al hermano en el último par de semanas. Keeton esperó bajo arresto domiciliario, por supuesto. Sólo que su actitud había cambiado en el confinamiento forzado. Ahora comprendía por qué Logan quería que se quedara en casa, y por qué era importante para Blaise estar dentro de la distancia gritando todo el tiempo. Nada había ocurrido en varios días, pero menos de treinta y seis horas quedaban antes de la aparición de la luna llena. Keeton sólo podía imaginar que la desesperación de Mariah subía a niveles peligrosos. Algo iba a venir, y el aire crepitaba con anticipación nerviosa. Necesitaban un plan rápido y apurado. ―Creo que he llegado a un plan, ―anunció Blaise como si hubiera estado mirando dentro del cerebro de Keeton―. No va a gustar. ―Él frunció el ceño y movió la cabeza gravemente―. No sé de otra manera, sin embargo. ―¿Va a parar a la perra-demonio, y nadie se lastimara? ―Sí, creo que va a detenerla. No puedo garantizar que nadie sea lastimado, pero debe ser bastante seguro. ―Entonces estoy a bordo. ―Logan jugaría un papel importante en esta treta. Keeton no le gustaba, pero sabía lo que estaba en juego―. Logan va a tener que seducirla, ¿no? Los ojos de Blaise redondearon, pero asintió. ―No solamente él, sin embargo. ―Espera. ¿Qué quieres decir? ―Braxton saltó sobre sus pies y pisando fuerte hacia Blaise―. ¡Mi compañero no va a tocar a esa asquerosa puta chupa almas! Blaise alzó las manos a la defensiva. ―Braxton, haz el favor de calmarte. Xander no va a tener que tocar a nadie. Keeton rodó los ojos. Sí, el amor hizo a su amigo de verdad racional. ―Braxton, sienta tu culo y cállate. Quieres detenerla, ¿verdad? Bien, a continuación, obtén más de ti mismo y vamos a escuchar lo que Blaise tiene que

147


decir. Braxton lo fulminó con la mirada. ―No me gusta esto, ―se quejó, se sentó en el sofá y cruzó los brazos sobre el pecho. Moviéndose en la habitación y gesticulando salvajemente, Blaise expuso su estrategia para derrotar a Mariah Bernini. El plan sonaba bien. Simple y punto, parecía eficaz en la teoría. Keeton no le emocionó el papel de Logan en el esquema o el hecho de que tendría que quedarse a esperar y preocuparse. Lamentablemente, la parte de Logan en el plan constituía aproximadamente el noventa por ciento del total. El otro diez por ciento sonaba muy bien, sin embargo. ―No me gusta esto, ―Braxton repitió su queja de antes. ―Bueno, no es exactamente verme haciendo saltos mortales, cariño. Keeton se estaba irritando con la actitud negativa de Braxton. ―¿Cuál es tu problema? ―Tengo miedo, ¡está bien! ―Gritó a su amigo―. Si algo le pasa a Logan, te pierdo, ¡también! ¡Disculpa si mi mierda realmente da una mierda sobre ti! Keeton se sentó en silencio mientras observaba a Braxton huir de la habitación y subir las escaleras. Se frotó la parte de atrás de su cuello con una mano mientras apretaba el puente de la nariz con la otra. ¿Podrían las cosas ir a peor? ―Keeton. ―Blaise se detuvo hasta que Keeton lo miró―. Logan va a tener que vender esta cosa. Él puede tener que ir más lejos de lo que quisiera. Cerró los ojos y suspiró audible mente. Al parecer, las cosas podrían empeorar.

148


CAPITULO 22 Logan miró a su compañero con asombro. Acababa de llegar a casa después de pasar el día y parte de la noche en el infierno. Estaba agotado, su cabeza golpeada y le dolía el cuerpo. Lo último de lo que quería hablar era de seducir a alguien que no fuera su pareja. ―¿Quieres que tenga sexo con ella? ―El cerebro de Logan podía haber estado papilla, pero Keeton había tomado una licencia completa de sus sentidos. ―¡Oh, claro que no! No me importa lo hermoso que es tu culo, lo voy a patear a un lado y por el otro si tienes relaciones sexuales con esa vaca. Logan se despojó de su uniforme sudoroso y se dirigió a la ducha. ―Bebé, estoy cansado, mi cabeza se va a dividir en dos, y yo sólo quiero dormir. ¿No puedes esperar hasta mañana? Encendió la ducha y cepilló sus dientes mientras esperaba a que el agua se calentara. Keeton le siguió hasta el baño, pero no hizo ningún movimiento para unirse a él en la ducha. ―Lo sé, amor, lo hago. Y lo siento, pero realmente no puedo esperar. La luna llena es mañana por la noche, y te vas a pasar la mayor parte del día durmiendo. ―Keeton se apoyó en la encimera del lavabo y suspiró―. Hay que organizar una reunión con Mariah mañana antes de la puesta del sol. Logan se metió en la ducha y gimió cuando el agua caliente lavó las ultimas dieciocho horas de turno. El agua se sentía muy bien, pero el colchón lo llamaba. Se duchó rápidamente, se secó y se tambaleó desnudo por el pasillo hacia su dormitorio. Se subió a la cama, se acurrucó bajo las mantas, y alcanzó a su compañero. Keeton se desnudó rápidamente y se deslizó a su lado. ―Ven aquí, ángel. Dios, qué bien hueles. ―Sosteniendo a Keeton cerca, respirándolo―. No se me ocurre ahora mismo. Sólo déjame dormir por unas horas, y luego hablaremos. Te lo prometo.

149


―Bien, ―murmuró Keeton alrededor de un bostezo mientras se acurrucaba más cerca―. Pero esto es importante. ―Mmm. ―Logan ya estaba cabeceando. Gracias a los dioses que tenía los próximos tres días libres―. T’amo, ―dijo arrastrando las palabras mal pronunciadas. Keeton se rió en voz baja. ―Yo también te amo.

―Bueno, hola, mi dulce. ¿Y a qué debo el placer? ―La voz sedosa de Mariah puso los dientes de Logan en el borde. Respiró profundamente para calmar su irritación. Puedes hacer esto. ―Hola, preciosa. Me preguntaba si podríamos hablar en algún lugar privado. ―Él dejó caer su voz complicidad―. En algún lugar lejos de Keeton. Una larga pausa precedió la voz de Mariah antes de que flotara sobre el receptor. ―¿En serio? No puedo dejar de pensar que esto es un truco. Logan miró a su compañero en tono de disculpa. No podía hacer lo que tenía que hacer, decir lo que tenía que decir, con Keeton en la habitación. Mentir convincentemente no sería fácil tal como estaban sus emociones. Keeton pareció entender sin palabras. Él asintió con la cabeza, sopló un beso a Logan en silencio, y se apresuró a salir de la habitación. ―No es un truco. ―Suspiró dramáticamente. Las palabras que estaban a punto de salir de su boca le hacian sentir náuseas―. No lo soporto. Tenias razón. Es desagradable y necesitado, y hacer el amor con él es como follar con un cadáver. ―Logan bajó la voz seductora―. Te echo de menos, cariño. Siento mucho lo que pasó entre nosotros. ―¿A pesar de que sabes lo que soy ahora? ―Todavía sonaba dudosa y no del todo convencida de su sinceridad. Tendría que hacerlo mejor. ―¿Por qué me importaría lo que eres? Tú me amas. Yo… ―Logan casi se atraganta con las palabras siguientes, pero se impulsaron a través de él―. Te amo. Nada más importa. Además, es mejor que estar pegado con un ser humano. ―Escupió la palabra como si le dejara un mal sabor en la boca.

150


―¿Tú me amas? ―Jadeó Mariah―. Está bien, voy a buscarte. ―Gracias Dios ―Logan aspiro aliviado. Ni siquiera tuvo que fingir―. Hay un pequeño claro en la parte occidental de nuestro bosque. Va a ser perfecto para lo que he planeado para nosotros. Tu sabes. ―Lo dijo a la ligera, pero en su interior, le hervía la sangre. Fue el mismo claro donde Mariah había atacado a Keeton―. Buen trabajo, por cierto. ―No fue nada. ―Ella se echó a reír, orgullosa y arrogante―. Es tan débil. No sé lo que viste en él de todos modos. ―Hay que acoplarse esta noche, ¿verdad, cariño? ―Sí, ―respondió Mariah vacilante―. La cría me mantendrá fuerte durante mucho tiempo. ―Ella chasqueó la lengua―. La caza es tan molesta. ―¿Quieres criar conmigo? ¿Te gustaría eso? ―Logan se atragantó la bilis que subió a la garganta. ―Oh, tu descendencia me haría muy fuerte, ―cantó con entusiasmo―. Estoy tan contenta de que por fin hayas accedido. Me hubiera reproducido contigo esta noche, de todos modos, pero esto lo hace mucho más fácil, cuando cooperas. Logan cerró los ojos con fuerza y luchó por mantener su respiración. ―¿Y si criaras con todos nosotros? ―Tu manada nunca estaría de acuerdo con eso y me he quedado sin tiempo. Vas a tener que hacerlo solo―hizo un mohín. ―Creo que puedo convencerlos. No les harás daño, ¿verdad? ¿Sólo tienes que joderlos y enviarlos a su camino? ―Por supuesto. Sólo quiero su semilla. No les haré daño. ―Podía escuchar la mentira en su voz―. Te quiero, sin embargo, Logan Cartwright, ―ronroneó―. ¿Te quedarás conmigo? ¿Vas a ayudarme? ―¿Ayudarte? ―Buscar venganza contra mi Legión por exiliarme. ―Mariah gruñó y siseó―. Ellos me despidieron, me lanzaron lejos como basura. Ellos pagarán. ―¿Por qué fuiste exiliada? ―A pesar de que no tenía ninguna importancia

151


real, Logan no podía refrenar su curiosidad. ―Los ancianos dijeron que mis hábitos de caza llamaban demasiado la atención, no deseada, a nuestra Legión. ―Ella resopló con exasperación―. Fue un orfanato pequeñito. Logan casi se ahogó. El ácido en el estómago se revolvió, hirviendo hasta el esófago, lo que hacia imposible hablar. ―Entonces, ¿me ayudarás? Tu y tu manada sería una gran ventaja para mí. ―Todo lo que quieras, nena. Te veré en el claro, a las ocho en punto. ―Tenía que colgar el teléfono antes de que echara todo a perder―. Podemos tener nuestra reunión primero. ―Se le escapó la insinuación en su voz. ―Voy a llevar a mis hermanos, nos encontraremos allí un poco más tarde. Vamos a alinearnos, te doblaremos sobre esa roca grande, y te joderemos como la puta que eres. Mariah quejó en voz alta. ―Estoy toda mojada y esperando por ti, Logan. Estaré allí a las ocho. Logan casi vomitó. ―No puedo esperar, ―susurró. Finalizando la llamada, se sentó en su cama, mirando la puerta cerrada de su dormitorio. Podía oír a Keeton en el otro lado. ¿Cuánto tiempo había estado allí, y cuánto había oído? La idea de que Keeton creyera cada palabra de su conversación con Mariah lo hizo sentirse mal. ―Puedes entrar ahora, ángel, ―Logan llamó a su compañero. Oyó gritar a Keeton en el otro lado de la puerta, y él sonrió, sacudiendo la cabeza. La puerta se abrió lentamente, y Keeton le sonrió tímidamente.―Hola. La mirada muerta en sus ojos, la forma en que sus manos se torcían juntas nerviosamente, le daban una pista a Logan que había oído la mayor parte de la conversación. Abrió sus brazos y le hizo una señal sin decir nada. Keeton arrastró sus pies hacia adelante hasta que se puso de pie entre las rodillas separadas de Logan. Colocando las manos sobre las caderas de su amante, Logan lo miró serio. ―Sabes que no quería decir ni una palabra de eso. Entiendes que tengo que

152


decir lo que quiere oír si esto va a funcionar. ―Lo sé, ―susurró Keeton. Miró a Logan por un largo tiempo, mordiéndose el labio inferior. Finalmente, extendió la mano, ahuecando la cara de Logan con ambas manos, y le dio un beso rápido en los labios―. No le digas que la quieres de nuevo. Eso es todo lo que pido... por favor. ―Promesa, ―contestó Logan inmediatamente. Puso a su compañero debajo de él y lo apretó contra el colchón―. ¿Algo más? ―Sin esperar respuesta, atacó la boca de Keeton. En seis horas, tenia que encontrarse con la vaca demonio. Logan gastaría cada minuto tranquilizando a su compañero, haciéndole saber lo mucho que lo quería, necesitaba y amaba. Pero, Keeton le apartó suavemente, y sonrió. ―Yo no necesito esto. Yo sé que me quieres. Logan le besó de nuevo. Saber que Keeton no puso en duda su amor le hizo sentir de tres metros de altura. ―Entonces, ¿qué te gustaría hacer, ángel? ―Ya que parece ser bastante seguro por el momento... ―Se mordió el labio y frunció la nariz, mirando demasiado adorable para las palabras―. ¿Podemos salir? ―Espetó Keeton―. Tengo que conseguir ir a la peluquería, mi pelo es un desastre e ir de compras. ―Levantó la mano, inspeccionando sus dedos―. Y mis uñas están descuidadas en estos momentos. Mis cejas están con una necesidad desesperada de cera, y no hay nada en esta casa para que coma. ¿Tal vez podríamos ir a cenar y ver una película si tenemos tiempo? Logan se rió. Se sentía tan bien que lo hizo de nuevo. ―Bueno, no puedo tenerte caminando en ropa vieja, el pelo y las cejas sin tratar. ―Palmeando la cadera de Keeton se apartó de él―. Vístete, bebé. Keeton se veía como si hubiera ganado la lotería. Miró a Logan, con la boca abierta, por una fracción de segundo antes de que sus labios se abrieran en una sonrisa enorme. Saltando de la cama, cruzó la habitación y se vistió en un tiempo récord. ―¡Listo! ―Anunció―. ¡Vamos! Temblaba como una chihuahua emocionada. Logan no tenía idea en lo que se había metido, pero cualquier cosa que pusiera esa mirada en la cara de su ángel estaba bien para él. Siguió el culo sexy de Keeton bajando las escaleras saliendo a su Jeep.

153


―Sabes, podrías darte un recorte también, y tal vez algunos toques de luz. ―Keeton se inclinó y empujó el pelo de Logan lejos de la cara―. ¡Podríamos conseguir un tratamiento de spa completo! ¡Oh, será muy divertido! Logan tragó saliva. Tenía serias dudas sobre eso.

154


CAPITULO 23 Pasando a través de los árboles y en el claro, Logan encontró esto completamente desierto. No le gustó. Había llegado a propósito unos minutos tarde para evitar precisamente esto. No le gustaba la idea de que Mariah furtivamente estuviera encima de él. Maldita sea, había sido un día largo. Keeton le había llevado de tienda en tienda, empujándolo a vestuarios con los brazos llenos de ropa. Te vistes como un vagabundo, le dijo Keeton mientras negaba con la cabeza tristemente. Tu armario está en desesperada necesidad de una renovación. Entonces Keeton insistió a Logan que necesitaba un corte de pelo. Había incluso accedió a regañadientes a añadir algunos toques de luz. Estuvo tenso y nervioso durante todo el proceso, pero tuvo que admitir que se veía muy bien. Había dibujado la línea en no tener nada encerado, arrancado o pulido. En su lugar, se había sentado en una sala de vapor relajante mientras que Keeton tenía todas esas cosas. Ambos estuvieron de acuerdo en que a pesar de que Logan no podía oler a Mariah, podía olerlo, y que había necesidad de purgar la mayor parte de la esencia de Keeton. Después de todo, se suponía que debía despreciar a su compañero. Después del baño de vapor, y muchos de los tratamientos de Keeton de embellecimiento corporal, su amante le había hablado en un masaje en pareja. Tuvo que morderse el labio varias veces para no gemir en voz alta. Había sido increíble, y su cuerpo se sentía maravilloso. No había habido tiempo para una película, pero sí para tomar un bocado rápido en la terraza de un pequeño restaurante pintoresco. Keeton afirmó que el lugar tenía el mejor manicotti8 en la ciudad. Él había estado en lo correcto. Su compañero, ya magnífico, parecía demasiado tentador para ser legal 8

N de C: plato de la comida italiana. Son conchas de pasta muy grandes que se suelen rellenar con carne, se cubren de bechamel y al horno.

155


después de su día en el spa. Logan se comprometió crear un fondo para su amante para ir al menos una vez a la semana. Por desgracia, ahora tenía un tiempo difícil de mantener las manos quietas. Más de una vez, Keeton tuvo que recordar que no podían hacer el amor hasta que la manada remediara el dilema del pequeño demonio. La electricidad pasó a lo largo de su columna vertebral cuando la oscuridad se deslizó en el claro. El sol se hundió lentamente hacia el horizonte, con la luna saliendo en menos de una hora. Él sólo tenía que pararse durante veinte minutos o así, y luego sus hermanos estarían allí, listos para cubrir su espalda. ―Bueno, hola, Logan, ―Mariah ronroneó mientras entraba en el claro―. ¿Solamente deberíamos renunciar a la conversación y ponernos sin rodeos al negocio? Las mangas de la camisa de seda color rojo sangre ondeaban en la brisa. Los pantalones de cuero negro y el corsé a juego se amoldaban en ella como una segunda piel. Apoyó un pie sobre la roca a su lado y empezó a abrir la cremallera de sus botas hasta la rodilla. ―¿O es que quieres un pequeño aperitivo antes del plato principal? Logan había discutido los límites con Keeton antes de partir para el bosque. Su amante comprendido hasta qué punto Logan tendría que llevar su seducción. Lo único que pidió fue no tener sexo oral o de otra manera. ―¿Qué tipo de aperitivo tienes en mente, linda? ―Mierda, no hizo absolutamente nada. Ella sería capaz de oler su falta de interés. ―Bueno, yo podría chupar. Me parece recordar cuánto te gustaba eso. Sin venirte, por supuesto. Tenemos que salvar tu semilla. No. ―¿Qué tal un poco de strip-tease? Vamos a ver de lo que me he estado perdiendo. ―Se paseó hasta Mariah y tiró de ella hacia él―. Déjame ver ese cuerpo magnífico, ―susurró fuertemente en su oído. Ella se apartó, sonriendo seductoramente, mientras arrastraba sus dedos hasta el último botón de sus vaqueros y tiró abriéndolos. Odio burbujeaba dentro de él, y tuvo que luchar contra el impulso de detenerla. Su cremallera cedió a su tacto, sus vaqueros se separaban para revelar sus rizos muy cortos. Ella sonrió con satisfacción, luego lo empujó. Se dejó caer sobre la roca que había descansado sobre su pie con un gruñido. Apoyándose casualmente contra la roca detrás de él, Logan miró a su ex-novia. ¿Había pensado realmente que era hermosa? Ella se parecía más a un velociraptor, y eso fue antes de su cambio a demonio.

156


―Quiero ver, también. Voy a desnudarme, mientras juegas. ―Ella asintió con la cabeza hacia su entrepierna para mayor énfasis. Logan no dijo ni una palabra. Se subió los pantalones lo suficiente como para llegar al interior y sacar su polla flácida. Mariah frunció el ceño. ―Bueno, eso no va muy bien ¿verdad? ―Ella comenzó a bailar y balancearse a su alrededor, lentamente tirando de las cuerdas de su corsé―. No te preocupes, mi amor. Sé exactamente cómo arreglar eso.

Keeton se paseó por la sala, pasando los dedos por el pelo, y destruyendo por completo su nuevo estilo. La manada lo había dejado sólo para cumplir con Logan, y Keeton no pudo controlar su inquietud nerviosa. ―No me gusta nada el trabajo que le ha tocado a Logan. ―Señaló con el dedo a su primo. ―Lo hará. Relax, Keeton, y siéntate. Me estás poniendo nervioso. ―Cállate, ―dijeron Keeton y Braxton al unísono. Braxton había salido de la cocina a caminar a su lado. ―No puedo hacer esto. ―Se detuvo bruscamente y se giró hacia la puerta principal―. Tengo que estar allí. ―¡El infierno que lo harás! ―Gritó Blaise―. No vas a ninguna parte. No sólo no es seguro, Logan pediría mi culo. Soy bastante aficionado a esa parte de mi anatomía, por lo que sólo siéntate. Keeton miró a su mejor amigo. ―Yo también voy, ―dijo Braxton rápidamente. ―¡Oh, no, no lo harás! ―La cara de Blaise estaba tan roja, que Keeton se preocupó por si le pudiese estallar un vaso sanguíneo―. Ya estáis, los dos, sacando esa idea de vuestras cabezas, ahora mismo. ―Blaise, no puedo simplemente sentarme aquí y no hacer nada, ―declaró Keeton―. ¡Es mi compañero!

157


―Lo sé. ―Blaise suavizó la voz ligeramente―. Sin embargo, no es seguro. No sólo son un juego libre para Mariah, no puedes estar en torno a los demás cuando cambian. Lo sabes. ―Se volvió a Braxton―. Lo mismo va para ti, Brax. ―No me importa, ―dijo Keeton con vehemencia―. No. ¿Alguna vez has querido tanto a alguien que no te importa? ¿Tanto que harías cualquier cosa para mantenerlo a salvo, sin importar los riesgos? Blaise frunció el ceño, pero no respondió. Al parecer, no. Keeton encontró eso un poco triste. ―Olvídalo. ―Blaise negó con la cabeza. ―Eso no va a suceder. No me importa cuánto lo roguéis, yo soy más grande que los dos, y no saldrás de este- ―oomph. Sus ojos se pusieron en blanco en la cabeza y cayó al suelo. Braxton estaba detrás de él, sosteniendo una de las lámparas de mesa. ―Bien, lo siento, ―murmuró a Blaise―. Vamos a ir. ―Dejó caer la lámpara y se dirigió hacia la puerta. Keeton le agarró por el brazo y giró a su alrededor. ―¿Estás seguro? ¿Sabes cuáles son los riesgos? Braxton fulminó con la mirada, sus manos en puños en las caderas. ―Mi compañero está ahí fuera, también. Si crees que me voy a quedar atrás, no me conoces en absoluto. Puedes tratar de detenerme y obtendrás el mismo trato que Blaise. Keeton sonrió. ―Sólo me aseguraba. Vamos, tenemos que darnos prisa.

Logan acarició su polla, tratando de traerla a la vida. Mariah ya estaba medio desnuda, sus pechos completamente al descubierto, y él todavía seguía estando flojo. Nunca había tenido este problema antes, y mucho menos con Keeton. Todo esa cremosa piel y músculo magro lo tenia estando firme en un abrir y cerrar de ojos. La idea de que su compañero hacia tirar la polla de Logan. Se sentía un poco mal pensando en Keeton en su situación actual, pero tendría que ir con ello. Mirando a Mariah, su mente trazó un mapa de los contornos del cuerpo de su amante la extensión plana de su estómago, la suave curva de sus caderas, y la dureza de su hermosa polla palpitante.

158


Se acarició más rápido mientras su polla empezó a llenarse y engrosarse. Esperando que Mariah no se diera cuenta de la mirada vacía y lejana en sus ojos. Las imágenes de Keeton, necesitado y retorciéndose debajo de él en la pasión, parpadeaban como una vieja película. Todos los pensamientos de Mariah se alejaron flotando cuando las imágenes eróticas de su compañero le siguieron bombardeando. Entonces, Mariah dejó de bailar y levantó la cabeza para olfatear el aire. ―Ah, nuestros invitados han llegado. ―Su boca se dividía en una amplia sonrisa depredadora. Logan casi suspiró de alivio. Rápidamente se levantó de un salto y empezó a despojarse de sus ropas. Mariah lo miró con admiración. ―Ya veo que estas ansioso por empezar. ―No tienes ni idea, ―contestó Logan honestamente. Quería terminar con esto de la peor manera. El cuerpo de Mariah se sacudió hacia atrás, sus ojos se estrecharon en rendijas. ―¡Mentiroso! ―Susurró ella. Sus garras se extendieron y ella cortó lejos el resto de su ropa. Logan podía sentir la energía en el aire a su alrededor. Podía sentir la llamada de la luna, y la atracción añadida por la magia de su manada. Aunque no podía cambiar todavía. Los músculos de su cuello crujían cuando la bestia dentro de él se esforzó por liberarse de su encierro. Sólo un poco más. Talon y Jackson dieron un paso a través de los árboles en primer lugar. El elegante leopardo de las nieves y el apuesto lobo blanco tomaron fila a la derecha. Después a través de los árboles vino Boston. El enorme ciervo blanco parecía casi etéreo en su belleza. Dio un paso hacia la izquierda y pateó el suelo con sus pezuñas. Xander apareció de último y se situó en el centro, todavía en forma humana. Una vez que Logan vio a su Alfa, él corrió hacia Boston, golpeando el suelo al lado del ciervo y cambio en un tiempo récord. Miró al otro lado a su gemelo, un espejo de la imagen de sí mismo, y asintió. Talon asintió y luego volvió su atención al demonio frente a ellos.

159


Mariah se había transformado por completo. Su piel, de ese color gris enfermizo, sus ojos negro-carbón, y las venas azules serpenteaban por todo su cuerpo. Abrió la boca y siseó, mostrando hileras de afilados puñales. Se tambaleó hacia ellos, escupiendo y aullando. El corazón de Logan se aceleró en el interior de su pecho. No estaba funcionando. Necesitaban más magia para empujarla hasta el punto de ruptura. Si Xander cambiara, pero Blaise había hecho prometer que tratarían no tomar su vida. Logan estuvo de acuerdo. Él no quería que nadie muriera esta noche, pero si todo se reducía entre ellos o ella, no dudaría en arrancarle su fangosa garganta. Un olor familiar le llamó la atención, y aspiró profundamente, sus ojos como dardos sobre los árboles. ¡No! Joder, iba a azotar a Blaise.

160


CAPITULO 24 Keeton se escondió detrás de un árbol y miró a su alrededor. Braxton se acurrucó detrás de él, mirando por encima del hombro. ―Tremendo, ―susurró al oído de Keeton. Él tenía razón. Mariah se veía como algo salido de una película de Wes Craven. Ella gruñó y gritó mientras su cuerpo se sacudía y retorcía. Dos pequeñas protuberancias en la espalda palpitaban justo por encima de sus omóplatos. Con horror, Keeton se dio cuenta de que sus alas estaban tratando de abrirse paso. Si ella tenia éxito, ellos solamente podían rodar y morir. Se tambaleó hacia delante espantosamente, deteniendo los movimientos que comparó con los zombies. Keeton podía ver la manada a través del claro, pero no sabía si Logan era el leopardo a la izquierda o a la derecha. Ambos eran exactamente iguales. Entonces se dio cuenta que el de la izquierda lo miraba fijamente. Jodidamente maravilloso. ―Logan sabe que estamos aquí, ―susurró a Braxton. Antes de que Braxton pudiera contestar, todo el infierno se desató. Las alas de Mariah brotaron de su espalda, y se lanzó a Xander. Jackson salió volando de la nada, ladrando y gruñendo, chocando con Mariah en el aire, a pocos metros de Xander. Braxton se revolvió entre los arbustos y salió a la carrera. ―Xander, ¡cambia!, ―Gritó una y otra vez mientras corría a través del claro. ―Mierda. ―Keeton corrió hacia la acción, en busca de su mejor amigo. Pasara lo que pasara, estaban juntos en esto.

Logan silbó y gruñó entre dientes mientras reducía las alas curtidas de Mariah con sus garras. No podía dejar que levantara el vuelo. Una mano conectó con su

161


cabeza, y se sintió volar por el aire. Gracias a Dios ese árbol había estado allí para amortiguar la caída. Él rebotó en el tronco del árbol y se detuvo a unos seis metros de la pelea. ¡Maldición! Poniéndose de pie, sacudió la cabeza para despejarse. ―Xander, ¡cambia! Logan hizo un gesto con la cabeza hacia arriba para ver la carreras de velocidad de Braxton y Keeton por el claro y gimió internamente. Si Mariah no los mataba, él lo haría. Una oleada de poder pasó a través de él, provocando un estremecimiento. No tuvo que mirar para saber que Xander había cambiado... y su Alfa estaba enojado. El tigre blanco de más de 180 kilos saltó por el aire, golpeando a Mariah al suelo y sujetándola debajo de sus masivas patas. Logan se acercó más, con los músculos tensos y todavía preparado para la batalla. Él había experimentado la fuerza de Mariah de primera mano. Keeton corrió hacia él y se dejó caer de rodillas, pasando sus manos sobre la piel de Logan. Lo miró con terror cuando su mano derecha salió con sangre. ―Estás herido. Si pudiera, habría rodado los ojos. Sí, estaba herido. Su lado izquierdo le dolía y ardía como el infierno. En su lugar, Logan frotó la cabeza contra el pecho de Keeton y el cuello. Estaría enojado con su compañero más tarde. En este momento, estaba demasiado agradecido de que su ángel estuviese ileso. Un fuerte grito, seguido de un rugido aún más fuerte, llamó la atención de Logan. Se volvió hacia la conmoción, colocándose entre su compañero y el posible peligro. Mariah había volteado a Xander, y ella se sentó encima de él, haciendo cintas sangrientas de su pecho y el costado. Todo el mundo estaba herido. Jackson estaba en el suelo, inmóvil. Boston trató en vano de empujar sus pies, pero volvió a caer al suelo con un ruido sordo escapando de su boca. Talon estaba cojeando y sangrando, pero se las arregló para saltar sobre la espalda de Mariah y hundir sus dientes en el cuello. Ella gritó, haciendo una pausa en su asalto a Xander el tiempo suficiente para llegar por encima de su cabeza con ambas manos y catapultar a Talon en el aire.

162


Él aterrizó a varios metros de distancia y no volvió a levantarse. ―Ella ha perdido la razón, ―susurró Keeton―. Le has empujado a la locura, pero algunas personas sólo se vuelven unos locos mucho más fuertes cuando llegan a ese punto. Logan no había pensado en eso. Nadie lo había hecho, pero Keeton tenía razón. En lugar de debilitarse, Mariah parecía estar ganando fuerza. Se volvió para mirar directamente a los ojos de Keeton. Logan esperaba que su compañero comprendiera lo que tenía que hacer. Es probable que no sobreviviría, pero él no podía estar allí y ver a su compañero, sus hermanos, morir. Keeton asintió con la cabeza mientras se limpiaba una lágrima. ―Lo sé. Te amo, Logan. Ve. Él le acarició el cuello a Keeton una última vez, luego se giró y corrió hacia su ex, con los ojos clavados en la garganta. Ahí es donde tenía que atacar, y sólo conseguiría una oportunidad. La atención de Mariah se quebró hacia él, y sonrió, moviendo la lengua. ―Aquí gatito, gatito, ―jadeó ella. ―¡Braxton, no! ―Gritó Keeton. Logan se detuvo en seco, derrapando hasta detenerse, cuando Mariah gruñó y cayó de lado, con un ruido sordo. Braxton se puso encima de ella, las lágrimas corrían por su rostro, y una enorme roca sostenida por encima de su cabeza. Él la dejó caer sobre la cabeza de Mariah otra vez mientras gritaba y sollozaba. ―¡Maldita perra! ¡Espero que te pudras en el infierno! Keeton se abrió paso entre Logan y abordó a su amigo en el suelo. Se sentó sobre el pecho de Braxton y lo sujetó por los hombros. ―¡Braxton, para! ¡Déjalo ya! Lo hiciste, cariño. Tu lo hiciste.

La noche había caído. La luz de la luna era lo único que iluminaba el claro

163


cuando Keeton sonrió a Braxton. Su amigo realmente necesita hacer frente a sus problemas de ira y dejar de golpear a la gente en la cabeza con objetos inanimados. Sólo por esta vez, no se quejaría, sin embargo. Keeton deslizó una sonrisa de su cara cuando la cabeza de Braxton comenzó a batir de un lado a otro, y su cuerpo se sacudió y se resistió bajo sus pies. Entonces comenzaron los gritos. Los sonidos que venían de su mejor amigo enfriaron la sangre de Keeton. Sus manos se agarraron frenéticamente en el suelo, y él jadeó y sollozó el nombre de Xander en medio de gritos. Keeton agarró la cabeza de Braxton y la mantuvo inmóvil. ―¡Logan, ayúdame! ―Le gritó a su compañero. Logan estaba a su lado en un instante, cerniéndose sobre Braxton. ―Él tiene que bloquear el dolor. Tiene que conseguir sangre de Xander o ambos van a morir. Keeton miró a Logan mientras luchaba por controlar a su amigo. Acababa de oír Logan en la cabeza. ―¿Se te olvidó decirme algo? Logan se echó hacia atrás, y abrió los ojos amarillos. ―Yo no lo sabía. ¡Mierda! Keeton negó con la cabeza. ―Más tarde. ―Volviendo a Braxton, tomó una respiración profunda―. Lo siento, cariño. ―Entonces dobló su puño, llegó de nuevo, y marcó a su mejor amigo en la cuadrada mandíbula. El cuerpo de Braxton se acalló por debajo de él, y sus ojos se centraron en Keeton. ―Me golpeaste, ―acusó. Luego, sus ojos comenzaron a perder el foco, y sus músculos se tensaron de nuevo. ―Y voy a hacerlo de nuevo. Hay que luchar, Braxton. Sus ojos se pusieron en blanco, otra vez y sus pies empezaron a golpear contra el suelo. ―Luchar contra él, Braxton, ―gritó Keeton―. Si no lo puedes controlar, ¡Xander va a morir! Ambos lo harán, ―añadió en voz baja. Parecían ser las palabras mágicas. Los ojos de Braxton se abrieron de golpe, y se esforzaba por empujar a Keeton fuera de él. ―Muévete, maldita sea, ―exigió.

164


Keeton salió de encima de él y lo vio correr a Xander. El Alfa se veía en mal estado. La sangre de su enmarañado pelo hermoso, destacándose en relieve contra el blanco de su piel. Braxton acarició una mano sobre el rostro de su amante, mientras las lágrimas corrían por sus mejillas. Miró a su alrededor frenéticamente como si buscara algo, luego a Logan, sus ojos suplicantes. ―Logan, ayúdame. Necesito cortarme. Logan se acercó a él y levantó su pata izquierda. Braxton extendió su brazo y asintió. Logan recortó una uña a través de la muñeca, y la sangre fluía libremente de la herida. Braxton ni se inmutó. ―Gracias, ―susurró antes de pasar a Xander. Frunció el ceño y miró a Keeton. Keeton vio el problema de inmediato. Se apresuró hacia el enorme tigre y tiró para dejar su boca abierta. Suspiró de alivio cuando el cálido aliento de Xander se apoderó de sus manos y brazos. Superficial y entrecortada, pero aún así, Xander respiraba. Braxton colocó la muñeca sangrando en la boca de Xander y se la apretó con la otra mano para estimular el flujo. Después de varios minutos, Keeton se preocupó. Xander respiró más fácil, y la hemorragia se había detenido. Braxton, por otro lado, palidecía por segundos. ―Ya es suficiente, ―dijo. Soltó las quijadas masivas de Xander y cogió a Braxton―. Braxton, eso es suficiente. Se esta curando. Braxton negó con la cabeza. ―No, él necesita más. Le duele. Puedo sentirlo. ―Logan, haz algo. ―Keeton trató de no entrar en pánico cuando Braxton se tambaleó, y dejó caer sus párpados. ―Dale sangre de Xander. El corte es lo bastante profundo, pero la sangre cerrará la herida. Keeton arrugó la nariz y se untó los dedos de la sangre sobre el pecho de Xander. Luego le dio una palmada a Braxton en la cara con la mano abierta. Cuando Braxton jadeó, Keeton metió los dos dedos en la boca abierta de su amigo. Braxton se atragantó, pero tragó convulsivamente. El flujo de sangre se detuvo inmediatamente cuando la herida empezó a curarse por sí misma. Braxton miró con angustia. ―No, ―susurró. Luego se tendió en el

165


suelo, acurrucado cerca de Xander, y lloró. El sonido de sus sollozos le rompió el corazón a Keeton. Observó a Braxton acariciar su cara contra la mejilla de Xander y acariciarle con los dedos por el pelo grueso en el cuello de su compañero. Keeton se alejó lentamente caminando hacia el cuerpo inconsciente de Mariah. Logan estaba allí en un flash, bloqueando el camino a Keeton y empujando contra sus piernas. ―No está muerta, y no vas a ninguna parte cerca de ella, ―gruñó él dentro de la cabeza de Keeton. Cayendo de rodillas, tomó la cara peluda de Logan en ambas manos. Su compañero se veía tan hermoso en su forma de leopardo, y su piel se sentía suave y sedosa. ―Yo sé que no está muerta. ―Podía ver el rojo y el naranja de su aura alrededor de su pulso, el núcleo seguía siendo tan negro como la noche―. Hay que atarla sin embargo, y parece que soy el único con los pulgares libres y que no está emocionalmente perturbado en el momento. Voy hacerlo bien amor. ―No me gusta. Date prisa y atala, pero si ella llega a tirar, voy a rasgar su garganta. ―Muy bien, ―suspiró Keeton. Besó en la nariz a Logan y se levantó―. Entonces, ¿alguno de vosotros pensó en traer una cuerda.

166


CAPITULO 25 El miércoles fue una prueba de paciencia. Con todo el mundo golpeado por la pelea, todos ellos actuaron como un grupo de niños pequeños en cuanto a Keeton se refiere. Incluso Blaise alrededor, gimiendo y quejándose de que su cabeza iba a explotar. ―Oh, sólo cállate hombre, ¡ya! ―Gritó Keeton. Todo el mundo se estremeció, y Talon y Blaise se agarraron la cabeza. ―Logan, ¿no puedes hacer algo con él? ―Se quejó Jackson desde el sofá. Descansando contra varias almohadas con los pies de Talon ubicados en el regazo―. Es como Barbie con esteroides, hombre. Logan envolvió sus brazos alrededor de Keeton por detrás y le dio un beso suave al lado de su cuello. Keeton se estremeció y se movió contra su compañero. ―Keeton y Braxton salvaron sus culos anoche. Yo creo que estaría bien ser un poco más agradecidos. ―¿Y cómo es eso? ―Boston preguntó mientras cojeaba en la habitación. Su pierna derecha se había roto en la refriega. Se estaba curando, pero dijo que todavía serían unos días antes de que se curara completamente. ―¿Por qué no babean y garabatean con crayones lavables en este momento? ―Obviamente, los dos son Moonlighters, ―contestó Logan―. Aunque, una cosa todavía me molesta. Las posibilidades de que ambos sean parte de la raza es prácticamente inexistente. ¿Blaise? Keeton miró a su primo y levantó una ceja en cuestión. ―¿Sabes algo? Blaise se quejó. ―En realidad no, pero tengo una teoría. ―Se levantó del sofá y se los llevó hacia las escaleras―. Braxton necesita oír esto, también, y demonios no podría tirarlo del lado de Xander en estos momentos.

167


Keeton rodó los ojos. ―No es gracioso, hombre. ―Siguió a su primo por las escaleras con Logan detrás. ―¿Quieres que espere en la sala? ―Preguntó Logan cuando llegaron a la puerta de Braxton y Xander. ―No, por supuesto que no, ―respondió Keeton inmediatamente. Llamó suavemente, luego abrió la puerta sin esperar respuesta. Logan le había dado a Xander algo para ayudarlo a dormir mientras sanaba, y el Alfa grande descansaba en la cama, con el ceño ligeramente fruncido. Keeton recordaba la pequeña dosis de veneno de la mordedura de Mariah, y él hizo una mueca de simpatía por el dolor que Xander debía estar sintiendo. Braxton salió de su cuarto de baño privado, frotando una toalla sobre su cabeza. ―Hey, chicos, ¿qué pasa? Para alivio de Keeton, el color de Braxton había regresado, y se veía saludable, aunque cansado. ―¿Cómo está Xander? Braxton sonrió un poco. ―Él está sufriendo, por supuesto. ―Se frotó distraídamente su propio pecho―. Ambos lo estamos, pero va a estar bien. Sólo necesita descansar. ―Miró a cada hombre en la habitación―. ¿Qué está pasando? ―Bueno, al parecer, mi querido primo nos va a decir por qué no estamos hablando entre dientes con voces en nuestras cabezas o dibujando símbolos alienígenas en los techos. ―Sí, yo estaba pensando un poco en eso. Supongo que eso significa que somos medio shifters blancos inactivos, pero las posibilidades parecen muy escasas. ―Es posible, pero no improbable. No sabemos mucho acerca de la raza Moonlight, y la mayor parte de la información que tenemos es sólo rumores y leyendas. ―Blaise sacudió la cabeza en señal de frustración―. Obviamente, no podemos hacer un montón de investigación. No podemos llegar cerca de ellos, ―él ondeó una mano en Logan― cuando cambian. No podemos hacer ningún estudio. ―Se veía como si estuviese dando una conferencia desde un atril inexistente. ―¿Va a llegar al punto en un corto plazo? ―Braxton susurró a Keeton. ―Yo lo dudo. Luego viene el discurso acerca de las lecciones de vida y responsabilidades.

168


―... Y es importante para nosotros descubrir estas cosas para mejorar la vida de la población sobrenatural. Es nuestra responsabilidad... ―Blaise se paseó por la habitación, agitando los brazos violentamente, alzando la voz. ―Te lo dije, ―murmuró Keeton. Braxton rodó sus ojos y suspiró. ―¿Crees que podríamos terminar? Blaise se detuvo en el centro de la habitación y miró hacia ellos. ―Bien, resopló―. No sé a ciencia cierta, y no hay forma de probar mi teoría. ―Se quejó de eso por unos segundos―. De todos modos, creo que es posible que no sólo se puede estar cerca de su propio compañero cuando él cambia, sino de cualquier otro miembro de la raza también. Es lo único que tiene sentido. Keeton se encogió de hombros. ―Suena bien para mí. Braxton sonrió y se encogió de hombros también. ―Lo que sea, hombre. Blaise alzó las manos en el aire y gruñía. ―¿Eso es todo lo que tienes que decir? ―¿Qué más hay que decir? ―Logan habló por primera vez―. Están a salvo, y eso es lo que importa. ―Los odio a todos, ―se quejó Blaise y salió pisoteado de la habitación. ―¿Cuál es su problema? ―Preguntó Logan antes de colocar un beso en la mejilla de Keeton. ―Es una diva. No nos colgamos en su cada palabra, así que está lanzando un berrinche. ―¡Escuché eso! ―Blaise llamó desde el pasillo. Todo el mundo se echó a reír.

―Ha sido un fin de semana lleno de acontecimientos para ti, ángel. ―Logan estaba tendido desnudo sobre la cama mientras veía a su compañero desnudarse.

169


Maldita sea, su bebé se veía bien. La polla de Logan saltó a la vida, endureciéndose entre las piernas. ―Puedes decir eso otra vez. Odio ver a Blaise irse, sin embargo. Espero que no se quede lejos tanto tiempo esta vez. Blaise viajó de nuevo al Consejo para entregar al Demonio Arsidian, Mariah Bernini. Dio la casualidad de que Xander había traído cuerda con él al claro. Keeton hizo un trabajo maravilloso amarrándola y Logan le ayudó a arrastrarla por el bosque hasta la orilla del patio trasero. Había regresado a su manada mientras Keeton fue a despertar a Blaise. Blaise le dio a Mariah entonces un sedante diseñado especialmente, lo suficientemente potente como para mantenerla más o menos en estado de coma durante setenta y dos horas. Keeton se subió a la cama entre las piernas abiertas de Logan y sonrió. ―¿Necesitas ayuda con eso? ―Él sonrió con la erección creciente de Logan. ―Parece que hay un poco de hinchazón, ―coincidió Logan―. ¿Qué me recomiendas? Keeton abrió la boca y se lanzó hacia adelante para envolver polla de Logan. Logan gimió mientras sus caderas se arquearon hacia arriba fuera de la cama. ―Me encanta la forma en que piensas, cariño. Keeton se rió entre dientes alrededor de la carne turgente en su boca, enviando vibraciones débiles a lo largo de su eje. Logan apretó los dientes y dejó que su cabeza cayera de nuevo cuando su amante prodigaba la atención en él. Se sentía como en el cielo. Lo único que quería más que la boca de Keeton… Empujó la cabeza de Keeton atrás hasta que su polla se deslizó de su boca con un sorbo travieso. ―¿Qué? ―Exigió Keeton. Logan tiró a Keeton cerca de él, volteándolo y presionando su cara contra el colchón. ―Culo hacia arriba y extiende tus piernas, ―gruñó. Él estaba más allá de auto-control. Por suerte, Keeton parecía estar allí con él. Abrió sus muslos y empujó su culo en el aire, moviéndolo con insistencia. Logan le dio un fuerte golpe, y luego se inclinó para lamer lejos de la picadura.

170


Los gemidos de Keeton sonaban amortiguados contra las mantas. ―Gira la cabeza hacia un lado, bebé. Quiero oírte gritar esta noche. ―Logan pasó las manos sobre los montículos perfectos de culo de su amante, luego separó las mejillas para revelar su agujero rosa―. Estas mojado, ―gimió. Logan se humedeció los labios antes de inclinarse para lamer un amplio golpe bajo el pliegue de su pareja. El aroma y el sabor eran completamente de Keeton, y condujo a Logan a un estado salvaje. Lamió y chupó, bordeando a su amante como un hombre hambriento. Keeton empujó contra su rostro, gimiendo y jadeando. Logan se alejó para admirar el brillo de la entrada de su compañero. Se pasó un dedo por la tensión muscular, y lo metió hasta el primer nudillo. El agujero de Keeton se chupaba el dedo como un vórtice. Logan no podía esperar más. Estiró a su compañero rápidamente y cogió el lubricante sobre la mesilla de noche. Después de alisarse a sí mismo, regateó un poco más abajo del pliegue de Keeton y alivió su polla llorosa dentro, revistiéndose a sí mismo hasta la raíz. Keeton gritó de placer, empujando hacia atrás contra él, su culo hambriento devorando la longitud de Logan. El aire de los pulmones se precipitó de Logan en un fuerte gemido. ―Ángel, ¿listo? Va a ser duro y rápido. ―Jodeme, ―jadeó Keeton. ―Pon tus piernas en la parte exterior de las mías. Él se movió alrededor hasta que sus tobillos estaban en el exterior de las rodillas de Logan y hacia atrás para señalar su disposición. Logan se retiró lentamente, con una mano en la cadera Keeton y la otra entre los hombros de su compañero, y empujó de nuevo con fuerza. Montó a su compañero duro, bombeando dentro de él más rápido y más duro. Keeton maulló, gimió y gimoteó, pero Logan quería que gritara. Metió la mano bajo el cuerpo húmedo de su amante haciendo puño en la polla goteante de Keeton y lo acarició al ritmo de sus embestidas. Reposicionandose, él se acercó, sacando el culo de Keeton más alto, y clavó su punto dulce en el paso siguiente. Keeton gritó.

171


Su cuerpo se tensó, y sus músculos internos se contrajeron estrangulando la polla de Logan. Leche caliente estalló sobre la mano de Logan y la muñeca cuando Keeton seguía gritando su liberación. Logan empujó dos veces más, se quedó inmóvil, y gritó mientras su clímax estalló en él. Bombeando chorro tras chorro de su semen caliente en el profundo canal sedoso de su amante. Dejó caer la cabeza sobre la espalda de su compañero y esperó a que su respiración volviera a la normalidad. Después de varios minutos, tiró suavemente del cuerpo de Keeton y rodó sobre su espalda a su lado. ―Necesitaba eso, ―graznó con voz ronca. Keeton se rió y se giró para mirarlo. ―Puedo ver eso. Tu aura se ve mucho mejor. ―Le besó la nariz a Logan y luego rodó de la cama. Tirando de la camisa de Logan por encima de su cabeza, salió corriendo de la habitación por el pasillo. Unos minutos más tarde, regresó con un paño húmedo y tibio. Logan tomó el paño y se limpio a sí mismo rápidamente, tirando en la dirección de la cesta cuando hubo terminado. Keeton rodó los ojos, se acercó para recogerlo del suelo, y la dejó caer en el cesto. ―Realmente tenemos que trabajar en tus habilidades domésticas. No eres un leopardo. Eres un cerdo. ―Wow. Bueno, no te detengas, bebé. Dime cómo te sientes. Keeton sonrió y negó con la cabeza mientras se deslizaba en la cama, acurrucándose cerca de Logan. Él frotó su rostro contra el pecho de Logan, tarareando alegremente. ―Oh, te lo prometo, no más tropiezos. Logan envolvió sus brazos alrededor de su compañero y suspiró con satisfacción. ―Feliz de oírlo, ángel. Estoy tan contento de haberte encontrado. Ni siquiera puedo imaginar mi vida sin ti. ―Lo mismo, ―murmuró Keeton soñoliento―. Ahora silencio para poder dormir. Logan se rió en voz baja y besó la cabeza rubia de su pareja. Se había metido

172


en un infierno para hacer frente a un demonio y sali贸 por el otro lado con un 谩ngel.

Fin

173


SOBRE EL AUTOR Gabrielle Evans creció en un pequeño pueblo en el sur de Oklahoma. Hablamos de un disco rojo que puede o no funcionar dependiendo del día de la semana. Se casó con su amor de la secundaria, y el resto es historia más o menos. Tienen dos niños muy activos y un muy nervioso perro salchicha que la mantiene en constante movimiento. Por el momento, Gabrielle aparca su coche en el norte-centro de Texas, pero quién sabe lo que pasará mañana. Gabrielle cree en el amor a primera vista y tomar riesgos. A ella le gusta soñar y ver ideas que cobran vida en el empuje de los límites de la sociedad "normal". Cuando no está escribiendo, por lo general se puede encontrar probando aquellas mismas fronteras.

174


Creditos Coordinadores del proyecto Ian y perversa

Tracuctor Usagui

Corrector Isolde

Portada y dise単o Idhum

175


176

No te olvides de comprar los libros de nuestras maravillosas autoras, sin ellas no podrĂ­amos leer estas bellas historias.

Por La Luz De La Luna  

Libro Homoerótico. Lectura exclusiva para gay

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you