Page 1

Vulva Estelar Femzine ma(u)rciana - nĂşmero 4


gGracias por apoyar la autogestión y los feminismos de provincias. Gracias a todas las autoras por vuestro tiempo y cuidados. © Ilustración cubierta y contraportada: Lola Rontano. © de los textos sus autoras. Edición, diseño y maquetación: Irene Bebop @akane_kendo Correo: vulvaestelar@gmail.com Facebook: www.facebook.com/VulvaEstelar/ Twitter: @vulva_estelar Instagram: vulva_estelar ISSN: 2530- 7509 Depósito legal: MU 246-2017 Impreso y editado en Murcia tropical. Julio 2019. Ese fanzine está y seguirá estando dedicado a nuestras abuelas. Comparte, difunde y pasa este femzine para que llegue a más feministas. 1º edición: 150 ejemplares.

M

2

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada


Desierto: 1. adj. Despoblado, solo, inhabitado. 2. adj. Dicho de una subasta, de un concurso o de un certamen: Que no ha tenido adjudicatario o ganador. 3. m. Lugar despoblado o en el que no hay gente. 4. m. Territorio arenoso o pedregoso, que por la falta casi total de lluvias carece de vegetación o la tiene muy escasa.

Lo que sabemos del desierto de Atacada lo sabemos por contraposición a lo verde. Poco conocemos de ese desierto, como de otros tantos. El verde, los paisajes bucólicos y frondosos nos conquistan a primera vista. Apreciamos la belleza en el exceso, no en la limitación extrema. Ser capaz de apreciar la belleza del desierto requiere de otro tipo de lentes. Nuestros ojos nos devuelven ausencia del secarral. Puede que eso tenga mucho que ver con parte de lo que somos de cómo hemos categorizado el qué dependiendo del dónde. Nuestra Murcia marciana tiene parte de tierra seca, pero también, de inquieta frondosidad periférica, está ahí, latente y quien lo probó, lo sabe. Tal vez veamos poco en ella ya que poco nos han enseñado a ver. Hay quienes se apropian de ella, la saquean y luego se regodean en el orgullo de desierto. Hay quienes bajo el pretexto de «élite», se la apropian para palmear el conservadurismo que nos (des)gobierna. Ojalá, en mitad del desierto fuéramos capaces de contarnos historias más allá del desierto. Bienvenidxs al desierto de Atacada.

3


El feminismo será feminazi o no será Vitah Violet

ldos años, en el Vu gHace menos de a una sección llamad va Estelar nº 2, en la n omeábamos co Feminismo Today, br Rajoy y Tr ump se de posibilidad de que La idea era tan ab clarasen feministas. que imaginar la nos surda e improbable o y medio después, hacía reír. Sólo un añ a la “incor poración” asistimos perplejas eupos políticos y m al feminismo de gr de n conser vadores, dios de comunicació ses, etc., esos que si derecha, neoliberal o rechazado y atacad n ha te en m ica át m te nto feminista. cualquier planteamie fruncimos el ceño y Ante tal espectáculo, a specha (bendita se damos paso a la so ría de nosotrxs sin la sospecha, qué se tarnos: ¿cómo se ha ella...) para pregun o”? producido el “milagr la explosión del 8 de El año pasado, tras políticos y medios de marzo los partidos s sucumbieron ante comunicación masivo lista, de mercado… el potencial electora a nto que empezaba etc. de un movimie sde codicia pudo al ser de masas. La on cuenta de que concierto y se dier . a lo más inteligente subirse al carro er on feministas, hicie Algunos se nombrar on palos de ciego… ron el ridículo, dier n este último año, ha pero a lo largo de s rle un par de vuelta tenido tiempo de da

4

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada

al tema y mejorar la estrategia: eso de estar todxs juntxs y revueltxs, en el mismo saco con las feministas anticapitalistas, las que atacan las bases del sistema económico y social, las que saben que un feminismo hegemónico, blanco, que sólo reclama paquetes de derechos para alcanzar la igualdad con los hombres únicamente sirve para unas pocas y jamás podrá cambiar las reglas del juego, las que gritan consignas incómodas en las manis, las abortistas, las bolleras, las discapacitadas, las trans, las racializadas… mire usted, esto es demasiado. Tenemos que tomar el control y lo haremos con un doble golpe de efecto: nos nombramos feministas y, a la vez, limpiamos el concepto de feminismo de toda esa escoria. De esta manera, nosotros somos los feministas, siempre y cuando feminismo sea igual a feminismo neoliberal. Y a las “radicales” (carecen de la terminología necesaria para nombrar la diversidad del movimiento) las desacreditamos, las neutralizamos… ¿cómo?, sencillo: ellas serán las feminazis.


¿Habéis escuchado ya la frase: “Yo soy feminista, pero no feminazi”? Yo sí, en grupos de WhatsApp, en bares, en la comida familiar de los domingos. Y me suena exactamente igual a la celebérrima y ya obsoleta: “Yo no soy feminista ni machista, yo creo en la igualdad”.

Vaya por delante que, au nque nos hayamos apropiado del tér mino “feminazi” para desarticular lo, nos solivianta que comparen al movimien to social más pacífico de la historia co n el exter minio de millones de personas . Y, mientras en un principio lo usaron pa ra desacreditar al feminismo en genera l, ahora que ya han renunciado a eso, lo están utilizando para diferenciar al buen feminismo del mal feminismo. En realida d, han echado mano de dos grandes hit s patriarcales: primero fue el “si no pued es con tu enemigo, únete a él”. Y desp ués, “divide y vencerás”. Sabemos que a lo largo de la historia, a cada logro del movim iento feminista ha seguido una rear ticula ción del sistema capitalista patriarcal. A mí todo esto me huele exactamente a eso. Si no, ¿de dónde viene esta sensación de que están intentando ar rebatar nos el feminismo y vaciarlo de sentido? M

5


Pillqu & Pir

ka

apropiación gPor esto aplicando la máxima de que lo personal es político quería poner como ejemplo algunas anécdotas personales que me llevan a la reflexionar sobre la apropiación de ideas. Llevo más de una década participando en diferentes grupos, asociaciones, plataformas, y también en diferentes movimientos sociales. Esta manera de estar y vivir como opción personal la llevo haciendo desde que tenía los 14 años, y no es nada nuevo para mí. Lo curioso Por ejemplo, entiendo que en un grupo a vees que en este contexto donde ahoces alguien tiene una idea y esa idea se hace ra me muevo, percibo la absorción, común y se desarrolla en el grupo. Pero tamapropiación y asimilación cultural bién sucede que hay una suerte de no querer con mucha facilidad, sin mencionar reconocer de dónde surge esa idea e incluso la procedencia y vaciando el conteinvisibilizar a la persona que la plantea hasta nido de dicha acción. tal punto que queda al margen de la propuesta.

En este contexto donde ahora me muevo, percibo la absorción, apropiación y asimilación cultural con mucha facilidad.

6

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada

En mi caso suelo sistematizar mis propuestas, escribo mis ideas, las reflexiono, las visualizo en el lugar del evento e incluso dibujo… y muchas veces esas ideas las dibujo en alguna reunión para proponer actividades, acciones, proyectos... Algunas actividades que han tenido éxito en diferentes grupos, han salido de esta cabeza. Lo curioso es que casi en todas esas actividades he pasado a un lugar invisible, a tal punto que algunas personas después me han contado la actividad como si no supiera de qué se trataba.


Afortunadamente escribo las propuestas, lo hago desde hace algunos años, porque no tengo otra forma de comprobar que han sido mis ideas. Esto que les cuento no lo hago como un acto egoísta para relatar mis hazañas y alimentar mi vanidad, no es mi intención, nunca lo ha sido, y tampoco voy a enumerar mis ideas brillantes y “famosas” que algunos grupos utilizan como marca personal porque también es cierto que muchas de esas ideas han sido alimentadas, recreadas y enriquecidas por otras personas, y eso, siempre se agradece. Hace algunos meses, buscando textos para reforzar una propuesta en la que estoy trabajando desde hace muchos años, me encontré con una experiencia personal que incluí en un proyecto y que se lo pasé a una compañera. En ese proyecto desarrollo una propuesta metodológica inédita, que luego apareció en una página web de una ONG de Castilla la Mancha. Estoy segura que mi compañera lo pasó (en el marco de trabajo) sin pensar que alguien lo iba a publicar sin preguntar y sin poner la fuente. Por poner otro ejemplo más pequeño, hace algunos años desarrollamos un proyecto que tuvo mucho éxito, porque era uno de esos que cambia la lógica de las formas de hacer, una compañera escribe felicitando a otra por la gran idea –siempre hay gente que habla más fuerte y lo difunde con entusiasmoésta recibe los aplausos al comentario de otras personas del grupo y como no había un desmentido me animo a corregir el error, refrescando cuándo y en qué contexto se propuso la idea. Esta compañera que se había equivocado me responde: “da igual quién lo haya propuesto”. ¿Me pasa sólo a mí, o es muy común la apropiación? Es una pregunta que muchas veces me hago. También debo decir que soy de las que habla poco en los grupos y no porque no pudiera hacerlo, sino porque

7


creo que en algunos grupos se habla de más y se concreta poco. Prefiero escuchar. Respondiendo a la pregunta que me hago, expongo algunas ideas del porqué creo que soy susceptible al expolio de mi creatividad. Algunas respuestas responden a factores del cómo lo gestiono y otras a factores culturales. El poner énfasis en lo comunitario en un contexto no comunitario e individual es uno de los factores que las ideas sean susceptibles de expolio. El no hacer énfasis en el “yo”, es fácil para que sea sucumbido una idea o contado por otra persona como suya. El no querer ver que la riqueza de una propuesta también está alimentada de otros saberes no occidentales y solo atribuirle a una casualidad o cosa puntual. En los grupos mixtos, el machismo es más fuerte y cuesta más reconocer y valorar que muchas de las ideas brillantes se hagan desde la subalternidad donde ubican a las mujeres. Hay expresiones que se dejan de lado cuando hablamos del poder y la opresión cultural, por ejemplo, la colonización de los cuerpos y los saberes. Para Occidente parece que la colonización es cosa del pasado, y sin embargo no lo es. Es un proceso permanente sin el cual no se entiende la idea de Europa y su modelo de desarrollo. Occidente olvida, o quiere hacerlo, que la colonización es un proceso de usurpación perma-

8

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada


nente de los otros y las otras para poder seguir haciendo cúmulo de riqueza y privilegio, invisibilizando, negando y anulando las fuentes de esa abundancia. Uno de esos frentes es la apropiación cultural, la colonización de las ideas y los saberes. Muchos de los avances que han permitido salir de las grandes encrucijadas a Europa y Occidente han sido fruto de ideas expropiadas de precisamente aquellos a los que luego les han negado las posibilidades de llevarlas a cabo. En el plano imaginativo Occidente siempre ha sido un vampiro de símbolos y saberes. Sobre todo porque ha desechado los orígenes de esas propuestas, sin reconocer ni compartir la valía de esos conocimientos. Pero a día de hoy todavía funciona este modelo, segregando, anulando, colonizando. M

9


10

Vulva Estelar nยบ 4 Desierto de Atacada

Collage: Mari Trini en las nubes de Irene Bebop.


de prioridades y cómo ocupo mi tiempo Ana Collados

gDebería estar preocupada por el cambio climático, por el neofascismo, o por el trato que reciben los animales en la industria cárnica. El feminismo radical lo practico tras una pantalla mientras plancho la blusa amarilla. ¿Dónde está mi fuerza? Hoy he puesto una lavadora a la que no se le han mezclado los colores, en la que había rojos y verdes y me he puesto feliz. ¿En qué ocupo mi cabeza? ¿Soy todo lo que quiero ser? Me molesta que no salga el sol en invierno y le doy vueltas a lo borde que he sido con mis padres esta mañana. ¿Salgo hoy o no salgo? ¿Y si salgo qué me pongo? ¿Preocuparme por qué ponerme conlleva inseguridades internas? Tengo que hacer la comida, ya me han cobrado el alquiler, al móvil le queda poco espacio. Qué mediocre soy que ni me enfado por serlo tanto, pero es que no encuentro el otro par del calcetín. Primordial. A veces parece que algo entra en mi cerebro, algo que no es cotidiano y que me hace divagar. A veces me doy cuenta de que las rutinas sólo nos aplastan y que cuando estamos muy pegadas al suelo, para despegarnos, nos hace falta volar. M

11


MICRORRELATO Lola Rontano

gLlegó un día en que los seres humanos abandonaron por fin con estrépito y alborozo LA CAVERNA. M

12

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada

Ilustración: desierto de “Atacada” de Lola Rontano.


13


un cuerpo no es solo un cuerpo Araceli Pulpillo

gDecir, decir la palabra, no decirla, tenerla dentro, que la palabra sea un pensamiento que el pensamiento sea una consecuencia, que la causa sea la carne, el cuerpo, la forma, la piel, la curva, los senos, la historia, algo transcendental que se antoja insustancial, carente de sentido, paradójico, ilógico, hiriente, injusto, desigual.

Hay una mujer que llora, que se agarra la carne, que la agarra con sus propios brazos, que se aprieta con fuerza, que se sostiene. Hay una mujer sentada en la terraza, a la intemperie, que gime despacio para que no la oigan, para que no haga ruido, para que nadie note su presencia. Pero esa mujer está, es un hecho, es un suceso. Lo que podemos ver no es más que un cuerpo tirado en mitad de una terraza diminuta que hace ligeros ruidos casi imperceptibles. Pero un cuerpo no es sólo un cuerpo.

14

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada

Un cuerpo está impregnado de historia. Un cuerpo es condicionado y condicionante. Las características de un cuerpo serán fundamentales para el ojo que mira, para la alteridad que moldeará el cuerpo a la forma de las reglas establecidas. Esas características, biológicas si queremos llamarles, harán que se le bombardee hasta la saciedad de uno u otro modo, desde el mismísimo día que ese cuerpo sale de otro cuerpo; desde antes de que ese cuerpo salga de otro cuerpo. Esas reglas establecidas serán cuchillos que atraviesen, serán el artefacto incuestionable, el dolor en la tripa, el molde que inmoviliza.


Binario: compuesto de dos elementos o categorías. La mujer está tan quieta que pareciera una estatua, de hecho si no fuera por los ruiditos diríamos que es una estatua, sin embargo el suceso es más complejo de lo que el ojo es capaz de captar: la mujer está implosionando. Las paredes de su carne están haciéndose cada vez más finas, las rumiaciones cada vez son más intensas y no hay escapatoria para el repliegue de la propia carne. Un cuerpo no es solo un cuerpo, un cuerpo será instruido en dos categorías. Un cuerpo será educado para un tipo de comportamientos y no para otros. Habrá dos moldes. Sólo dos y uno de ellos se llevará la peor parte. Salir de esas dos categorías será el estigma, será el miedo, será la marginalidad, la señal en la frente, la lucha constante. También en un cuerpo existe un mundo, un mundo oculto tras la piel. La mujer está viendo su mundo cada vez más pequeño, por su pensamiento están pasando destellos contradictorios. Siente la presión ejercida hacia su ser, hacia su forma, la angustia de su condición, las lecciones que vienen de fuera e intentan penetrar dentro, los anuncios publicitarios, las canas, las arrugas, las estrías, la debilidad, la fortaleza, la rebeldía, la rabia, la rudeza, la dulzura, el brillo labial, los pelos en las piernas, los pelos en los sobacos, el acoso callejero, la pareja, la dependencia, la independencia, el puesto de trabajo, los tacones, los escotes, las minifaldas, los pantalones anchos, el salario, el ser recatada, el hacerse de valer, los valores, la ética, el miedo, la violencia… IMPLOSIÓN: hacia dentro. Un cuerpo no es solo un cuerpo también es lo que hacen de él. M

15


de qué hablo cuando hablo de follar Ana Andújar

g“Es un pincel, es un pincel, si tu bigote es un pincel…” ¡Cómo cantaba MJ Satana “Pincel” junto a Los Alambres, una de las mejores bandas que jamás tuvo esta ciudad! Ella se apoyaba en el micro y pronunciaba de lado, y lo que parecía desprecio (en realidad miraba de reojo los acordes del bajo) se tornaba sexy en esa voz grave y esa mirada de gata. Es una pena que Los Alambres dejaran de tocar, porque salía de sus conciertos como una moto. Echo de menos esa sensación de estar disfrutando en público (de una pinchada, de un directo, de un recital) y volver a casa caliente como un móvil al borde de la obsolescencia programada. Porque cuanto más me dicen que en mi cuerpo ya suenan las alarmas del reloj biológico, yo solo noto unas ganas incesantes de follar todo el rato. El deseo me persigue hasta en los momentos más incómodos, y es difícil sacar el tema tanto como debería para paliarlo. Y ya que una no es Ana Curra para disponer de EL ACTO tanto como querría, al menos permítannos hablar de ello. ¿Qué fue de aquellos días en el que pasábamos los cafés hablando de extraños fetichismos El deseo me de pretendientes perdidos? ¿Por qué nuestras sobremesas persigue hasta en se han llenado de estucados venecianos, jefes explotadores y vida familiar imposible de conciliar? Podíamos olernos los momentos más que la vida adulta iba a ser una maldita mierda, pero nadie dijo que dejaríamos de hablar de follar tan de golpe. incómodos, y es di- nos Sí, establecernos en pareja (y convertirnos casi en familia fícil sacar el tema de las parejas de nuestras amigas) hizo que perdiera la en algún momento (ya nadie quiere comparar escetanto como debería gracia nitas anymore) y aunque el amor y el compañerismo sean más divertidos de lo que creíamos, el sexo se ha visto de para paliarlo. repente relegado a un segundo plano. ¡Un segundo plano!

16

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada


No señora, no estoy dispuesta. El feminismo me ha dado armas nuevas con las que enfrentarme a todo. También empodera al placer: defiende el autogoce, confirma la toma de iniciativa, ofrece un poliamor político, desmiente años de culpa de mala educación… Incluso te enseña que cuando hablamos de follar, no sólo hablamos de follar. Hablar de follar es contar que no quieres que te toquen ni con un palo porque la violencia obstétrica te ha convertido los bajos en zona de guerra. De que la medicación contra la depre te ha dejado la libido en barbecho. De que a veces te sientes fea, blanda, y aún exudando antimorbo querrías un abrazo que se equiparara a un buen polvo. Follar es debatir lo que cuesta follar un poco bien, y de que a veces daría igual hacerlo mal. Hablar de follar es compartir que algunos días no tienes ni tiempo ni ganas de hablar de follar. De una manera u otra, el deseo femenino, una puta fuerza de la naturaleza con explicación tan biológica como social, debe ser escuchado. Cada día me rodeo de auténticas diosas, tiarracas que son fuego puro y duro. Con oler sus feromonas se te carga la tablet. Pero suelen tener que autorregularse la pirólisis para lidiar con problemas que la mayoría de las veces vienen de cuidados externos. Tiene que acabar. Follar (ese follar) debe ser prioritario; hablar de follar, esencial; discutir sobre el deseo y lo que conlleva, algo básico para dejar de anteponer las demandas de los demás a nuestras necesidades. El deseo es poder, y merecemos hacernos oír. M

Follar es debatir lo que cuesta follar un poco bien, y de que a veces daría igual hacerlo mal.

17


Unas notas al texto “Follar con empatía: otra lección puritana que se disfraza de feminismo” de Loola Pérez. Cris Abellán

g¿Empatía o puritanismo? Pues depende, mire usted. ¿Se ha encontrado fantaseando con su vecino con quien coincide todos los días al sacar la basura? ¿Están ambos disponibles e interesados? ¿Quiere practicar algo que ha visto, leído o escuchado? ¿Por qué no lo hace? Si la respuesta es una alarma que le incendia las mejillas y que le dice que es usted una pervertida, entonces sí padece puritanismo. Ha sufrido una grave enfermedad: el patriarcado. Mi recomendación sería altas dosis de sexo, incluyendo siempre algo nuevo de eso que quiere probar, ya sea hacer shibari o simular que un ladrón entra en su casa y acaban retozando en la encimera de la cocina. Es decir, permítase el lujo de ser un animal sexual con deseos, eso sí, uno humano, y acepte las contradicciones que nos supone haber sido educadas como el género que no puede tener esos impulsos y disfrutar de las bajas pasiones. Si por el contrario no se ha ruborizado al pensar en los tobillos del vecino, entonces no es puritanismo. ¿Se siente segura al pensar en su desnudez frente a ese vecino o invulnerable ante su superioridad muscular? ¿Se despreocupa ante los cientos de casos de agresiones y violaciones? ¿Es respetada cuando dice la palabra NO con nervios en una situación de sexo casual? Si la respuesta es no, entonces no es puritanismo, usted es una mujer violentada por unas dinámicas sexuales controladas por el sistema patriarcal, que decide que nosotras somos unas puritanas porque no nos dejamos hacer cualquier cosa en cualquier momento para disfrutar del sexo, su sexo, el pornográfico, el que nos usa a pesar de decir NO, el que no nos ve como sujetos de deseo, sino como meros agujeros con patas. Los hombres cis dicen: “las tías lo tenéis súper fácil para follar, salís una noche y pilláis seguro porque nosotros siempre queremos”. Si a un hombre cis le apetece sexo casual no tiene miedo de irse con una mujer. Si ella al final duda, él la persuade, la manipula o, incluso, la viola. ¿Quién es ella para cambiar de opinión? ¿Quién es ella para calentarle la polla y dejarlo así? ¿Quién es ella? Si nosotras queremos sexo así, casual, con un hombre desconocido, tenemos que tener un ojo muy certero a la hora

18

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada


de elegir, ¿quién se la juega a pesar de “tenerlo tan fácil”? Sí, es cierto, nosotras somos responsables de nuestro placer, cualquier persona ha de serlo del suyo, pero cuando a mí me apetece echar un polvo casual y un tío me dice que no o duda, no lo obligo, no le pongo droga en la copa, no lo arrastro a un portal donde mis amigas me cubren mientras me meto su polla en mi coño, o le meto una polla en su culo, o en su boca... mientras lo graban con el móvil. Loola Pérez dice que el peligro está en la pretensión de que el consentimiento sea obligatorio. El alarmante número de casos por agresión y violación hace pensar que es necesario, al menos, un compromiso, líquido, fugaz con la pareja sexual de que hay un respeto mutuo, un querer no dañar al otro. El peligro no es la obligatoriedad, el peligro es que no se entiende que en el sexo somos sujetos de deseo deseando a otro sujeto de deseo que desea. Tiene que haber una ética implícita, un código de conducta, una empatía hacia el otro, porque es persona pensante y deseante, capaz de tomar sus propias decisiones. Ese otro es un animal sexual humano, es decir, que además de pensar y desear, tiene afectos. Por tanto, mi placer no puede estar por encima de la integridad física o mental de la otra persona, no puede sobrepasar su bienestar. Empatía, que como bien dice Loola López es una capacidad que todos podemos poseer, es la capacidad que nos permite conocer los sentimientos que experimenta el otro. Entonces, ¿tan difícil es follar con empatía, incluso en el sexo casual a priori consentido? No hay que tener una inteligencia interpersonal muy desarrollada para entender “esto no lo hagas que no me gusta”, “no quiero follar sin condón”, “para, no quiero seguir”, etc., frases habituales que ninguna mujer tenemos que dejar ahogadas en nuestra mente si es lo que queremos, pues de momento no han inventado ningún chip para leer los pensamientos de los otros. ¿Necesitamos un contrato escrito cada vez que vayamos a iniciar una relación sexual o a cambiar de postura con un hombre, conocido o desconocido? No, necesitamos hombres que no quieran su placer por encima de nuestro bienestar, necesitamos hombres feministas para descolonizar el sexo de la violencia patriarcal, necesitamos entender que en el sexo y el deseo hay un juego entre sujeto/objeto, donde la segunda figura no puede aniquilar a la primera, sólo así podremos disfrutar todes por igual de la libertad sexual. Por eso, EL SEXO SERÁ FEMINISTA O NO SERÁ. M

19


mujer + sorda

Miriam Garlo

gSer sorda no se elige, al revés, se sufre en muchas fases de la vida, en ciertas cotidianidades del día, en las situaciones concretas en que de forma obligada, existes en modo pausa. Se produce un fallo en la comunicación y tú quedas expuesta ante la nada, el vacío estelar o un laberinto mal garabateado en una hoja arrugada; ocupas un lugar en la mesa de billar donde a una señal que tú no percibes, las bolas que te rodean emprenden trayectorias delicadas o fulminantes.

20

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada

Ilustración: Miriam Garlo

Ser mujer + sorda requiere de mucho brío, y entonces tras un trabajo personal de aceptación, superación y mucho feminismo transversal, la sordera puede convertirse en un refugio, mi refugio de belleza y confort. La incorpora mi persona y es mi responsabilidad valorarla y protegerla. Según yo la concibo, no debe ser entendida como enfermedad o problema ni comunicativo, ni personal, porque entonces yo misma soy el problema. En realidad, aunque en muchas ocasiones así se siente, no es sino un tipo de violencia estructural más, propia de un sistema capitalista- patriarcal.


Me pregunto y me respondo a mí misma:

¿Qué es el sonido?: Una sensación molesta e irritante, me duele, me estresa, me ensucia por dentro, me desconecta de mí misma y del exterior. Solo el sonido limpio es perceptible, aquel ritmo o música melodiosa que no es atravesada por ningún otro sonido, entonces es cristalino y ambos podemos atravesarnos mutuamente. El otro es ruido psicótico e infernal, inaccesible pero invasivo y tóxico.

¿Te sientes extranjera?: Siempre y en todas partes. Porque no existe un territorio real, un país o ciudad ¿Qué es el silencio?: Se donde la lengua de signos da muy poco, porque casi sea el idioma prioritario de siempre existe alguna comunicación. Si no puedes vibración, un ritmo de expresarte en tu idioma máquina, un motor lejano, natural ¿cómo puedes ser pero cuando lo percibo tú? Sentirme excluida suele amplía mi consciencia sobre ser la situación que habito, mí misma, me observo en no sé qué dicen, qué es lo él y lo disfruto. Buceo en que hay que hacer, por qué su paz y limpieza interior, estamos paradas o por qué su serenidad, templanza ahora se ha decidido que y belleza. Con frecuencia, vamos hacia allá. Tengo que lo extraño y huyo del caos negociar conmigo misma para sentirme y sentarme porque estoy obligada a dentro de él, en un silencio dejarme llevar si quiero acuoso que puede llegar saber qué me propone el a ser desternillante. Es momento, ya que como río adictivo. que entiendo la vida, quiero estar abierta a todo lo que se cruce en mi camino, pero necesito ser yo quien conduzca mi propio timón.

Quiero y necesito ser como soy, pero puedo ser tu amiga, tu compañera o tu hermana. Lo importante es que las prisas no nos hagan olvidarnos de ninguna de nosotras. M *Nota: Mis reflexiones como mujer sorda no pretenden homogeneizar las experiencias de todas las mujeres sordas, pues de cada experiencia de sordedad, surgirá una reflexión 21 propia.


casilla de salida Irene Bebop

Mercado

«Se nota que es de esa gente que ha sido la primera en ir a la universidad de su familia. Se le nota hasta en la forma de vestir, de peinarse» Señora progre rándom. gPlato principal: capitalismo feroz que lo absorbe todo y lo devuelve envuelto en flores. Felicidad y onanismo a cambio de invisibilizar injusticias, idealizar la pobreza y reforzar lo de siempre. De guarnición: el culto al patriarcado, a la supremacía blanca, envuelto en términos de igualdad.

Rabia

¿Qué igualdad? ¿para quiénes? ¿Por qué en este contexto? La impotencia que produce que se apropien de lo que detestan para asumirlo como moda. Modernos de mierda. Que todas nuestras historias se narren desde un tótem que no resuena a nada salvo a cliché. Asistir al entretejido del racismo y clasismo a través de una trama que bajo el sistema nos atrae como mosquitos hacia la luz. Tan brillante que no dejamos de mirar hacia la meritocracia y sus trampas. ¿Cómo se estructura esa superioridad? ¿cómo funciona dentro de los feminismos? ¿Dónde dirigimos la mirada? ¿Por qué? ¿son algunas luchas percibidas como ontológicamente superiores a otras?¿Cuánto nos jugamos invisibilizando?¿Qué hay detrás de los intentos de aproximación a “los feminismos” desde una exaltación de lo femenino? Los feminismos como producto, como anécdota asumida para poder así desactivarlos como herramientas de resistencias. Y así tener entretenidas a algunas mujeres que mientras están buscándose a sí mismas contraemos ceguera a la opresión de les otres. Para cuando las mujeres blancas despertemos quizás sea demasiado tarde.

22

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada


Trabajo

El juego funciona así: el gesto es casi imperceptible, sutil y rápido. Pero está ahí, no tan oculto. Una suerte de repetición temporal. Mi abuela en 1955 trabajando para un señorito andaluz, mi otra abuela manchega trabajando al mismo tiempo para el farmacéutico del pueblo. Mi madre trabajando en un hotel en Benidorm en los 70 y yo trabajando treinta años después en lo que me gusta llamar “hostelería educativa”. Todas estas situaciones acompañadas de la misma coletilla “no me puedo quejar”. Nosotrxs lxs de la herencia cultural del patio de vecinas cuya banda sonora es María del Monte. Lxs que crecimos en casas sin libros porque el aprendizaje de nuestras familias venía de otro lugar. Nosotrxs cuyos gustos refinados y moderneo intentamos sin éxito imitar, cuya forma de hablar se corrige. A nosotrxs siempre se nos subestima. Que no se nos enseñó a hablar en púbico, que nunca hablaremos lo suficientemente bien un segundo idioma (o tal vez, nunca lo hagamos). Ni conoceremos los suficientes países porque probablemente ni siquiera tengamos el privilegio de disponer de tiempo y dinero para poder conocer el nuestro. Nosotrxs a veces, solo a veces, en un giro inesperado del guion ocupamos espacios donde no se nos espera. Y es justo en ese punto donde nos recordáis cuál era nuestra casilla de salida. Ojo con pasarse de la raya. No tengáis la osadía de decirnos cómo hemos llegado aquí. ¿Qué hacer cuando estás donde no se te espera? Asumir contradicciones desde la inminencia de su irrefutabilidad. La pose, la foto y vacío. El proceso de subjetivización desde el no ser capaz y desde la esperanza de que con esfuerzo se consigue todo. Cómo competir con aquellxs a los que su autoestima está construida desde la certeza material ¿qué factura pasa el proceso? M

23


Testimonio

Laura Uría Arranz

gMe llamo Laura Uría Arranz, aunque muchas personas me conocen como LUA al ser mis iniciales, y vengo a contarte brevemente sobre mis proyectos creativos y la fe depositada en el proceso hacia ellos, sabiendo (aunque no siempre siendo consciente de ello) que la verdadera recompensa es eso, el camino andado. A todas las personas nos pasa o nos ha pasado, que valoramos más fácilmente el trabajo de las demás personas que el nuestro propio. No nos han enseñado qué era eso del autocuidado. Y esto sumado al hecho de ser mujer dentro de un marco social heteropatriarcal, dificulta mucho más la tarea ¿verdad?

24

Vulva Estelar nº 4 Desierto de Atacada


Siempre con inquietudes artísticas (soy escritora, locutora de radio, realizadora y fotógrafa), he dirigido, escrito, grabado y editado algunos cortometrajes, publicado libros y conducido varios programas de radio. Pues bien, todo esto no ha llegado con facilidad. Es fruto del esfuerzo y la constancia diaria, pero sobre todo, es fruto de la confianza que, día a día, sigo trabajando en mí misma. En mis obras, tanto literarias como cinematográficas, hablo de la relación que tenemos con el entorno que nos rodea y por consiguiente, la relación que tenemos con nuestro interior. A través de la expresión artística y muchas veces sin darnos cuenta, estamos manifestando denuncias sociales o patrones de conducta que nos gustaría cambiar. En mis trabajos hablo sobre esa sociedad frenética en la que vivimos que hace que nos alejemos de nuestro propio interior. Siempre lo hago con un punto de vista optimista y vitalista eso sí, porque esa es mi verdadera esencia. Por destacar alguno de mis trabajos cinematográficos nombraré el único que me ha sido imposible realizar en un marco positivo, aunque sí es un llamamiento al cambio, ya que es un cortometraje documental que habla sobre el acoso normalizado que vivimos las mujeres en el día a día. Un cortometraje llamado Lo que contamos, que ha sido premiado en el XIII Certamen de Cortos por la Igualdad de Valencia. Por ello estoy sumamente agradecida, pues hace falta que se visibilicen estas y tantas situaciones que se siguen normalizando a día de hoy. Si quieres saber más sobre mí y sobre mis proyectos, podrás encontrarme en mi página web www.luasoul.com donde a su vez se encuentran mis diferentes perfiles en redes sociales. Nunca dejes de crear, lo que sea, lo que te mueva, lo que te nazca. Gracias por acompañarme a lo largo de estas líneas y a quienes han permitido visibilizar mis proyectos en este espacio maravilloso, y como suelo decir: Somos como el río que fluye, siendo el mismo y en constante cambio. M

25


26

Vulva Estelar nยบ 4 Desierto de Atacada


«Cuando las mujeres de clases altas utilizan de manera oportunista la plataforma feminista mientras ayudan a mantener el mismo sistema patriarcal que en última instancia las volverá a subordinar, debilitan las políticas feministas y no solo traicionan al feminismo sino también a sí mismas. Retomando el debate sobre la clase, las mujeres y los hombres feministas restaurarán en el futuro las condiciones necesarias para la solidaridad. Así, podremos alcanzar un mundo donde se compartan los recursos y abunden las oportunidades de crecimiento personal para todo el mundo independientemente de su clase.» bell hooks. El feminismo es para todo el mundo.

27


28

Vulva Estelar nยบ 4 Desierto de Atacada

Profile for Vulva Estelar

Vulva Estelar nº4  

Número 4 del femzine ma(u)rciana: Vulva Estelar. Desierto de Atacada.

Vulva Estelar nº4  

Número 4 del femzine ma(u)rciana: Vulva Estelar. Desierto de Atacada.