Page 1

SEMUN’12

Guía de estudio Comité Internacional de la Cruz Roja

CICR

“El secreto de la paz está en el respeto de los derechos humanos”

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Carta de bienvenida por parte de la mesa directiva del Comité Internacional de la Cruz Roja Estimados delegados reciban un cordial saludo por parte la mesa del Comité Internacional de la Cruz Roja. Es muy importante que tengan un excelente manejo y dominio de los tópicos a discutir, ya que así podrán llevar a cabo un debate más fluido, obteniendo como resultado que se logre establecer soluciones factibles a las problemáticas planteadas de gran importancia como los mecanismos que se deben emplear para mejorar la atención hospitalaria y la rehabilitación física en situaciones de emergencia y, asimismo se necesitan tomar medidas en contra de la problemática que está afectando a diversos territorios mundiales debido a los restos explosivos producto de guerras dadas, debemos garantizar totalmente el bienestar y la protección de las víctimas de los conflictos ante situaciones de emergencia. Espero que estén motivados, y que su proceso de investigación y preparación sean los más óptimos; con el objetivo de llevar a cabo un gran desenvolvimiento en el comité es necesario que sus ideas estén enfocadas a las facultades de nuestro comité para generar un mejor resultado. Recordando que es responsabilidad de ustedes lograr el éxito del comité; espero que den todo su empeño y dedicación para lograr soluciones factibles y sustentables ante la problemática. De más está decir, que la Mesa Directiva se encuentra a la orden para atender cualquier duda que se les presente, espero que esta guía de estudio sea de su agrado y sea un gran apoyo a la formación de su participación en el comité. Afectuosamente,

Yuleisy Oñate. Directora del Comité Internacional de La Cruz Roja Seijan Model of the United Nations V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

SEMUN’12

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Organización de las Naciones Unidas Las Naciones Unidas es una organización internacional fundada en 1945 tras la Segunda Guerra Mundial por 51 países que se comprometieron a mantener la paz y la seguridad a nivel internacional, desarrollar relaciones amistosas entre las naciones y promover el progreso social, mejores niveles de vida y los derechos humanos, por ello Los propósitos de las Naciones Unidas, estipulados en la Carta fundacional, son los siguientes: • Mantener la paz y la seguridad internacionales; • Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto a los principios de igualdad de derechos y de libre determinación de los pueblos; • Cooperar en la solución de los problemas internacionales de carácter económico, social, cultural o humanitario, y en el estímulo del respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; • Servir de centro que armonice los esfuerzos de las naciones por alcanzar estos propósitos comunes. Debido a su singular carácter internacional, y las competencias de su Carta fundacional, la Organización puede adoptar una decisión sobre una gran variedad temática, y proporcionar un foro a sus 192 Estados Miembros para expresar sus opiniones, a través Los seis órganos principales de las Naciones Unidas establecidos por la Carta son: la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, el Consejo de Administración Fiduciaria, la Corte Internacional de Justicia y la Secretaría. Sin embargo, el sistema de las Naciones Unidas es mucho más amplio, pues comprende 15 organizaciones y varios programas y órganos. V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Consejo Consejo de de Seguridad, Seguridad, Corte Corte Internacional Internacional de de Justicia, Justicia, Consejo Económico y Social & sede de la ONU Consejo Económico y Social & sede de la ONU

La principal fuente de fondos del presupuesto ordinario son las contribuciones de los Estados Miembros. El criterio fundamental en que se basa la escala de cuotas es la capacidad de pago de los países. Estas cuotas se determinan considerando su relativa participación en el producto nacional bruto total, ajustado en función de distintos factores, entre ellos el ingreso por habitante. Aunque la ONU es más conocida por el mantenimiento de la paz, la Consolidación de la Paz, la prevención de conflictos y la asistencia humanitaria, hay muchas otras maneras de las Naciones Unidas y su sistema (organismos especializados, fondos y programas), que afectan a nuestras vidas y hacer del mundo un lugar mejor. La Organización trabaja en una amplia gama de cuestiones fundamentales, desde el desarrollo sostenible, medio ambiente y la protección de los refugiados, socorro en casos de desastre, la lucha contra el terrorismo, el desarme y la no proliferación, a la promoción de la democracia, los derechos humanos, la gobernanza, el desarrollo económico V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

y social y la salud internacional, y más, con el fin de alcanzar sus objetivos y coordinar los esfuerzos para un mundo más seguro para esta y futuras generaciones.

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Origen del Comité Internacional de La Cruz Roja El CICR debe su origen a la visión y a la determinación de un hombre. El 24 de junio de 1859, en Solferino, una ciudad en el norte de Italia, los ejércitos austríacos y franceses libraban encarnizados combates. Al cabo de dieciséis horas de contienda, yacían en el suelo 40.000 muertos y heridos. Esa misma tarde, Henry Dunant, ciudadano suizo en viaje de negocios, pasó por el lugar y quedó horrorizado al ver que miles de soldados de ambos ejércitos soportaban indecibles sufrimientos por falta de asistencia médica. Instó a la población local para que acudiera en su ayuda, insistiendo en que los soldados de ambos bandos debían recibir asistencia. De regreso en Suiza, Dunant publicó Recuerdo de Solferino, obra en la que hizo dos llamamientos solemnes: • Para que se formaran sociedades de socorro en tiempo de paz, con personal enfermero capacitado para atender a los heridos en tiempo de guerra. •Para que se protegiera y reconociera a esos voluntarios, que habrían de colaborar con los servicios sanitarios de los ejércitos, mediante un acuerdo internacional. En 1863, la "Sociedad Ginebrina de Utilidad Pública", sociedad de beneficencia con sede en Ginebra,Suiza, instituyó una comisión de cinco miembros para examinar el modo de poner en práctica las ideas de Dunant. Esta comisión integrada por Gustave Moynier, Guillaume-Henri Dufour, Louis Appia, Théodore Maunoir y el propio Dunant— fundó el "Comité Internacional de Socorro a los Militares Heridos", que después se llamó "Comité Internacional de la Cruz Roja". Los cinco fundadores centraron sus esfuerzos en hacer realidad las ideas contenidas en el libro de Dunant. En respuesta a su invitación, representantes de dieciséis Estados y cuatro instituciones filantrópicas participaron en la Conferencia Internacional inaugurada, el 26 de octubre de 1863, en Ginebra. V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

En ésta se aprobó el emblema distintivo —una cruz roja sobre fondo blanco— y se fundó la Cruz Roja. Para formalizar la protección debida a los servicios sanitarios en el campo de batalla y obtener el reconocimiento internacional de la Cruz Roja y sus ideales, el Gobierno suizo convocó, en 1864, una Conferencia Diplomática. En ésta participaron representantes de doce Gobiernos y se aprobó el "Convenio de Ginebra para el mejoramiento de la suerte de los militares heridos en los ejércitos en campaña", dando nacimiento al derecho internacional humanitario. En conferencias celebradas posteriormente, se amplió el derecho fundamental a otras categorías de víctimas, tales como los prisioneros de guerra. Después de la Segunda Guerra Mundial, una Conferencia Diplomática aprobó, tras cuatro meses de deliberaciones, los cuatro Convenios de Ginebra de 1949, que refuerzan la Protección debida a la población civil en tiempo de guerra. En 1977, los Convenios de Ginebra fueron completados con dos Protocolos adicionales.

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

“ Principios Básicos" que rigen la acción del CICR y el desenvolvimiento en el mundo: a) Humanidad: A nivel internacional y nacional, prestar auxilio sin discriminación a todos los heridos, aliviar el sufrimiento de los hombres en toda circunstancia; proteger la vida, la salud y hacer respetar a la persona humana. Favorecer el entendimiento mutuo, amistad, cooperación y paz entre todos. b) Imparcialidad : Socorrer sin ninguna distinción de nacionalidad, raza, religión, condición social o credo político. c) Neutralidad: No tomar parte en hostilidades, en controversias de índole política, racial, religiosa o ideológica. d) Independencia: Las Sociedades Nacionales son autónomas y deben ser capaces en todo momento de aplicar los principios de la Cruz Roja. Sin embargo, como auxiliares de sus Gobiernos en sus actividades humanitarias, deben sujetarse a las leyes respectivas de sus países. e) Servicio Voluntario : La Cruz Roja institución de servicio voluntario y desinteresado.

es

una

f) Unidad: Sólo puede haber una Sociedad Nacional de la Cruz Roja en cada país y ésta deberá estar abierta a todos, además de realizar su trabajo humanitario en todo el territorio. g) Universalidad : Es un organismo internacional en donde todas las Sociedades Nacionales son iguales, con los mismos derechos y responsabilidades para ayudar a los demás.

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Misión: El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), organización imparcial, neutral e independiente, tiene la misión exclusivamente humanitaria de proteger la vida y la dignidad de las víctimas de los conflictos armados y de otras situaciones de violencia, así como de prestarles asistencia. El CICR se esfuerza asimismo en prevenir el sufrimiento mediante la promoción y el fortalecimiento del derecho y de los principios humanitarios universales. Fundado en 1863, el CICR dio origen a los Convenios de Ginebra y al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, cuyas actividades internacionales en los conflictos armados y en otras situaciones de violencia dirige y coordina. Estatuto jurídico El CICR es una organización humanitaria independiente, neutral e imparcial. Por su índole y su composición, no es una organización gubernamental. Mediante los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 y sus dos Protocolos adicionales de 1977, valiosos sucesores del primer Convenio de Ginebra de 1864, ha recibido de los Estados el cometido de prestar protección y asistencia a las víctimas de los conflictos armados. El CICR se diferencia en su cometido y su estatuto jurídico de las organizaciones intergubernamentales, tales como los organismos de las Naciones Unidas, y de las organizaciones no gubernamentales. Con las autoridades de casi todos los países donde trabaja ha suscrito acuerdos de sede con sujeción al derecho internacional. Gracias a éstos, el CICR goza de privilegios e inmunidades, tales como la inmunidad contra procedimientos jurídicos que lo preserva de procedimientos administrativos y judiciales— y la inviolabilidad de sus instalaciones, archivos y otros documentos, que habitualmente sólo se conceden a las organizaciones intergubernamentales. Son indispensables para El CICR porque garantizan dos principios esenciales para su acción: la neutralidad y la independencia. El CICR firmó un acuerdo con

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Suiza, por el que se refrenda su independencia y su libertad de acción con respecto al Gobierno de este país. Política del CICR El CICR se moviliza en función de la urgencia de las necesidades; es decir, cuando no se satisfacen las necesidades vitales de las personas vulnerables -alojamiento, alimento y bebida, higiene y asistencia sanitaria, protección contra la violencia, etc. No obstante, la ayuda de urgencia no debe ser óbice para el relevo ni para el desarrollo a largo plazo, razón por la cual el CICR incluye en todas sus actividades de ayuda, actividades de relevo destinadas a facilitar los esfuerzos de desarrollo que lleven a cabo posteriormente otros organismos. Esto puede consistir, según los casos, en distribución de semillas y de herramientas o de material de pesca, o en vacunación de rebaños de las tribus nómadas, por ejemplo. La ayuda de emergencia permite limitar, a corto plazo, las consecuencias de los conflictos satisfaciendo las necesidades vitales de las poblaciones: agua potable, alimentos y alojamiento. No obstante, a más largo plazo, resulta esencial restablecer y, cuando sea posible, reforzar la autosuficiencia de los interesados. Ahora bien, la ayuda exterior prolongada y masiva favorece la dependencia y, en consecuencia, mengua la capacidad de iniciativa de los mismos. Además, si se evalúan incorrectamente las necesidades, los beneficiarios pueden verse obligados a intercambiar parte de la ayuda alimentaria que reciben por otros artículos más urgentes los cuales, al venderse en el mercado, pueden hacer la competencia a la producción local, con lo que se pone en dificultades a otras categorías de la población. Para limitar dichos riesgos, el CICR evalúa las necesidades de cada grupo teniendo estrictamente en cuenta el respectivo entorno. También procura no prolongar más de lo necesario su intervención y por proporcionar una ayuda lo más flexible posible, a fin de poderla adaptar constantemente a la evolución de la situación. El principio de humanidad significa que la ayuda a las víctimas de los conflictos tiene prioridad absoluta, independientemente de las circunstancias. El CICR respeta los usos culturales y sociales de las comunidades concernidas, pero siempre dentro V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

de los límites de sus propios principios y velando por que su intervención no tenga consecuencias negativas para los beneficiarios ni para los demás habitantes de la región. No debe causar perjuicio directo o indirecto a éstos, por medio de su entorno natural, de su economía o de su modo de vida en general. Debe evitar también que se propicien comportamientos de dependencia.

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Tópico A: Mecanismos para la atención hospitalaria y la rehabilitación física ante situaciones de emergencias. Como organización humanitaria independiente y neutral, la principal preocupación del CICR es promover el respeto de las normas del derecho internacional humanitario que protegen a los heridos y los enfermos, así como a los trabajadores humanitarios. Procura hacerlo mediante el diálogo permanente con todas las partes en conflicto y su asistencia imparcial, junto con sus socios, a todos los heridos y enfermos, independientemente del grupo al que pertenezcan. En ese sentido, una prioridad es tratar de que todas las víctimas tengan acceso a la atención que necesitan. La política de servicio hospitalario del CICR se ha ido modificando gradualmente, pasando de la sustitución de las autoridades existentes al apoyo a las estructuras locales existentes. Ese apoyo consiste en ofrecer capacitación y mejorar casi todos los aspectos de la organización hospitalaria, desde la calidad de la atención al paciente hasta los recursos humanos, el mantenimiento de la infraestructura, la administración financiera, la logística y la gestión en general. En general, en las zonas de conflicto, la cantidad de profesionales de asistencia sanitaria disponibles es insuficiente. Para poder practicar cirugías, actividad clave del CICR, se necesita contar con personal de enfermería competente. Por ello, la capacitación del personal de enfermería es una prioridad y abarca todas las áreas, desde el quirófano hasta la guardia. Gracias a las actividades de primeros auxilios y traslados de emergencia del CICR, las víctimas reciben atención en el lugar donde resultan heridas hasta que son trasladadas a instalaciones médicas adecuadas. El CICR trabaja junto con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, así como con otros socios locales, para contar con una capacidad vital de prestar primeros auxilios y traslados de emergencia. Sus prioridades son evaluación de la situación, ayuda a fortalecer las capacidades operacionales de los socios locales del movimiento, formación y apoyo logístico, material y financiero. Cuando la situación lo exige, el CICR V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

despliega sus propios equipos de

especialistas para trabajar en hospitales y ofrece capacitación al personal local. El CICR atiende a los heridos cuando, debido a la situación de las zonas afectadas por conflictos, las instituciones de salud pública se ven impedidas de prestar los servicios habituales. El CICR presta ayuda en la evacuación y el transporte de los heridos para su atención en puestos de primeros auxilios u hospitales propios. Algunas veces, abastece a las estructuras sanitarias existentes de medicamentos, equipos y personal, o realiza actividades de capacitación para el personal del lugar. Durante los últimos 25 años, el CICR ha prestado su ayuda a cientos de hospitales, y sus equipos médicos han intervenido quirúrgicamente a más de 100.000 heridos de guerra en Asia, África y el Cáucaso. Gracias a las actividades de primeros auxilios y traslados de emergencia del CICR, las víctimas reciben atención en el lugar donde resultan heridas hasta que son trasladadas a instalaciones médicas adecuadas. En la década de 1980, el CICR fundó hospitales propios en zonas de conflicto en Asia y África y para superar la escasez de personal de enfermería capacitado, el CICR creó programas de capacitación como un mecanismo de gran importancia para que el personal que se encontrara calificado adquiriera los conocimientos básicos necesarios para trabajar en guardias y asistir a los pacientes. La formación de esos "asistentes de enfermería" ha permitido brindar un tratamiento más eficaz y seguro a miles de pacientes atendidos en servicios de emergencias. En cuanto a la atención sanitaria, cabría decir que el comienzo del decenio de 1980 marcó un hito. Los análisis epidemiológicos de situaciones de crisis se realizaron de manera más sistemática y los problemas sanitarios de las personas refugiadas y V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

desplazadas se examinaron dentro del contexto más amplio de un enfoque global de la salud. Esta tendencia, que iniciaron unos cuantos grupos de profesionales, exigía la realización de mecanismos cuyo objetivo fuera la formación especial de personal sanitario con responsabilidades en la gestión de operaciones humanitarias sobre el terreno. En 1986, el CICR estableció un programa de formación para satisfacer esta necesidad, cuyos objetivos se pueden dividir en 3 objetivos fundamentales 1) preparar a cuadros médicos superiores para que participen en operaciones de emergencia dirigidas por el CICR u otras organizaciones 2) configurar un enfoque común con miras a mejorar la coordinación de las actividades de las distintas organizaciones que participan en operaciones de esa índole 3) determinar las condiciones y aptitudes necesarias para la ampliación de las operaciones de emergencia a situaciones que requieren planificación a mediano y largo plazo. A fin de alcanzar estos objetivos, se concibió un curso de tres semanas (HELP/SOS) con el propósito de examinar las técnicas de atención sanitaria más comúnmente empleadas en situaciones de emergencia. El curso está abierto a los miembros del personal de todas las organizaciones humanitarias, así como a los agentes sanitarios de países afectados por esas emergencias, y se asocia en él a instituciones universitarias capaces de proporcionar apoyo docente. En el terremoto de Haití año 2010, el CICR basó su actividad en un exhaustivo análisis de la situación y en la forma de responder a las necesidades utilizando sus capacidades y conocimientos especializados. Cuando se produjo el terremoto, la Institución venía trabajando en Haití desde hacía 16 años e inmediatamente después del desastre, participó en la operación de ayuda de emergencia del Movimiento, distribuyendo V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

alimentos, materiales para construir refugios y otros artículos esenciales, y prestando apoyo a los centros de atención médica. Por otra parte, brindo mecanismos especiales de atención para restablecer el contacto entre familiares y a las visitas a personas detenidas, haciendo uso de sus conocimientos especializados en estos ámbitos. Asimismo El CICR siempre ha ayudado a las personas discapacitadas a raíz de un conflicto. En 1979, la Institución estableció su actual programa de rehabilitación física, cuyo objetivo fundamental es ayudar a las personas discapacitadas afectadas por un conflicto armado a reintegrarse tanto en el ámbito social como económico de la comunidad. En América Latina, la Institución presta apoyo a varios centros de rehabilitación que funcionan en Colombia y en Nicaragua y colabora con una fundación especializada de Haití. En Colombia, país americano donde se han empleado minas antipersonal a gran escala, el CICR comenzó sus actividades en materia de rehabilitación física en 1992 mediante un programa de cooperación con la Fundación ProCirugía Reconstructiva (actualmente denominada Centro Integral de Rehabilitación de Colombia – CIREC). Este programa buscaba fortalecer la capacidad de la Fundación de producir prótesis en forma local. Inicialmente, el esfuerzo se concentró en la producción de piezas, como pies y rótulas, en madera, para promover luego la adopción de la tecnología de polipropileno. Hacia fines de 1992, casi la mitad de las prótesis eran fabricadas localmente con componentes de polipropileno, logrando una notable reducción de los costos, con el aumento, hacia 1994, en la cantidad y la calidad de los componentes producidos, el CIREC logró producir prótesis en forma independiente, aunque siguió recibiendo apoyo del Fondo especial del CICR para los discapacitados. V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Para responder mejor a las necesidades de las personas discapacitadas a causa del conflicto, el CICR reanudó en 2006 su colaboración con el CIREC y dio apoyo a otros centros de rehabilitación, como la Fundación Rei, de Cartagena, el Centro Cardiomuscular de Cúcuta y el Fondo Faro Ortopraxos de Medellín. En Nicaragua, donde las víctimas de minas antipersonal representaban en 2003 cerca del 45% de los amputados del país, el CICR comenzó sus actividades de rehabilitación física en 1984. En ese año, se firmaron acuerdos de colaboración con el Ministerio de Salud nicaragüense a fin de fortalecer los servicios prestados por el Centro de Rehabilitación Aldo Chavarría (actualmente denominado Centro Nacional de Ayudas Técnicas y Elementos Orto protésicos – CENAPRORTO). El CICR colaboró con la construcción de nuevas instalaciones, equipó un gimnasio para fisioterapia y entregó maquinaria, a fin de aumentar la producción de prótesis y mejorar la atención de las víctimas de guerra. Entre 1993 y 1998, el Ministerio de Salud nicaragüense asumió la gestión del Centro, con apoyo del Fondo especial del CICR a favor de los discapacitados. A partir de 2001, se logró la adopción de las técnicas de fabricación de prótesis de polipropileno. En 2003, el Fondo colaboró también con la Fundación Walking Unidos para la creación de otro centro de rehabilitación en Managua. Por su parte, Haití, uno de los países más empobrecidos del mundo según el índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, ha vivido en los últimos años un clima de extrema violencia que ha causado cientos de víctimas. Se estima que el 10% de una población de ocho millones de personas tiene alguna discapacidad. En 2006, sólo el centro de rehabilitación gestionado por la Fundación Healing Hands for Haiti en Port-auPrince prestaba servicios de rehabilitación física, por lo que el CICR donó a esa institución materiales que le permitieran superar la dependencia de los componentes de segunda mano importados de Estados Unidos. Para facilitar la paulatina adopción de la tecnología de polipropileno en la fabricación local de los componentes, el CICR colaboró además con la capacitación de cinco técnicos haitianos.

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Y en el año 2010, el CICR: • •

prestó apoyo a 83 proyectos de rehabilitación física en 25 países y en un territorio; garantizó el acceso a los servicios a unas 100.000 personas (de enero a junio);

condujo programas de capacitación en prótesis en Afganistán, Etiopía y Sudán;

continuó auspiciando la participación de 60 candidatos en programas de capacitación en prótesis, órtesis y fisioterapia.

En 2010, esos centros y servicios que cuentan con el apoyo del CICR.

Dieron apoyo a más de 200.000 personas mediante las actividades siguientes:

Distribución de más de 20.000 prótesis, más de 7.000 de ellas para víctimas de las minas antipersonal u otros explosivos de guerra;

Suministro de 2.474 sillas de ruedas y 29.816 pares de muletas y bastones.

Tópico B: Medidas preventivas ante restos explosivos de guerra. Unos 84 países y territorios afrontan el problema causado por los restos explosivos de guerra que, en algunos lugares, hieren y matan diariamente a muchos civiles. En muchos otros, la presencia de estos artefactos impide las labores agrícolas, la V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

reconstrucción y el regreso de los refugiados y desplazados internos y exacerba la pobreza de las comunidades afectadas por la guerra. Los residuos de guerra son municiones explosivas, sin estallar o abandonadas después de que termina un conflicto, y pueden incluir obuses, morteros, granadas, minas terrestres, bombas racimo y otras submuniciones, cohetes, misiles y explosivos similares. La mayoría de estas armas ya han sido disparadas, desplegadas o utilizadas durante una batalla pero no estallaron al impactar. Otras nunca se han empleado y simplemente han quedado abandonadas como parte de arsenales cerca de las posiciones en el campo de batalla. Lamentablemente con desoladora frecuencia, hombres, mujeres y niños encuentran estas armas antes de que las organizaciones y entidades pertinentes hayan podido eliminarlas, con consecuencias, como se puede prever, trágicas. Al igual que las minas terrestres antipersonal, otros residuos explosivos de guerra matan y hieren a numerosísimos civiles en los países asolados por la guerra, acarreando consecuencias socioeconómicas graves. El Movimiento se confronta día a día con los efectos de estas armas en su labor diaria. Aunque es difícil determinar con exactitud la magnitud del problema, ejemplos de diversos contextos ponen en evidencia su dimensión mundial. Polonia, por ejemplo, hace 50 años que está eliminando residuos explosivos de guerra de su territorio. Desde 1944, se han extraído más de 96 millones de piezas de material explosivo, 80 millones si se excluyen las minas terrestres, a un costo aproximado de 866 millones de dólares estadounidenses. Entre 1944 y 1989, las municiones sin estallar se cobraron la vida de 4.094 personas en Polonia, dejando a otras 8.774 heridas. El país sigue eliminando por año cientos de miles de residuos explosivos de guerra. Estas armas son a menudo un legado a largo plazo.

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Otro ejemplo es Laos, donde las guerras de Indochina en los años cincuenta, sesenta y setenta dejaron un país plagado de residuos explosivos de guerra. Se calcula que quedan todavía de 9 a 27 millones de submuniciones sin estallar, pese a que las hostilidades cesaron en 1975. Unas 11.000 personas han resultado muertas o heridas, de las cuales un elevado porcentaje son niños. Casi tres decenios después de terminado el conflicto, Laos sigue siendo uno de los países del mundo más gravemente afectados por esta plaga. Las guerras no necesitan durar años o décadas para que los residuos explosivos de guerra se vuelvan un serio problema. Incluso los conflictos de corta duración pueden causar innumerables bajas civiles, un ejemplo es lo que ocurrió en Kosovo, tras el término del conflicto en junio de 1999, las organizaciones de desminado eliminaron o destruyeron más de 54.000 piezas de municiones, por desgracia, la remoción de estos artefactos llegó para muchos demasiado tarde. Durante el año siguiente al final del conflicto, los residuos explosivos de guerra mataron e hirieron a unas 500 personas. Hoy, es común que los medios de comunicación informen sobre accidentes e incidentes violentos causados por residuos explosivos de guerra en Iraq y Afganistán. Las recientes hostilidades y las guerras previas han dejado a estos países plagados de residuos explosivos de guerra y ocasionado innumerables muertos y heridos. La comunidad internacional ha adoptado importantes medidas para paliar los problemas causados por las minas antipersonal. Sin embargo, pocas normas internacionales han abordado el problema que plantean otras formas de residuos explosivos de guerra. En 2003, en parte en respuesta a los esfuerzos del CICR, de muchas Sociedades Nacionales y de organizaciones no gubernamentales, los Estados Partes en la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales (CCAC) entablaron negociaciones para reducir el peligro que hacen correr los residuos explosivos de guerra a la población civil. Cabe esperar que este proceso conduzca a un conjunto de normas jurídicamente vinculantes, es decir a un nuevo protocolo de la Convención, cuya aprobación sería un avance importante en el derecho internacional humanitario y fortalecería un área del derecho aún frágil. V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

Acción preventiva Las negociaciones actuales se centran en las medidas para disminuir la amenaza de los residuos explosivos de guerra después de finalizado un conflicto. En opinión del CICR, habría posibilidad de reducir las consecuencias solicitando a las partes en el conflicto que eliminen las municiones que han usado o faciliten su eliminación, que proporcionen a las organizaciones implicadas en las actividades de remoción de residuos explosivos de guerra y de sensibilización al peligro de las minas/residuos explosivos de guerra información técnica y asistencia material para permitirles realizar sus tareas con la mayor eficacia y seguridad posibles y que adviertan a los civiles de la presencia de los residuos explosivos de guerra y del peligro que representan. Como parte del fortalecimiento del sistema sanitario general en el país afectado, es indispensable también aportar asistencia a las víctimas de estas armas para ayudarlas a llevar una vida saludable y productiva. El CICR solicitó que se prohibiera el uso de submuniciones contra todo objetivo militar ubicado en zonas civiles. Esta propuesta se funda en los riesgos particulares que entrañan las submuniciones para la población civil, debido a su elevado porcentaje de fallos y a las dificultades para sembrarlas con precisión. Hasta ahora sólo unos pocos gobiernos se muestran favorables a estas restricciones. Asimismo, es esencial la adopción de medidas para impedir que las submuniciones y otras municiones se conviertan en residuos explosivos de guerra, tales como los mecanismos de autodestrucción y la adecuada gestión en el almacenamiento de municiones. Si bien estas medidas preventivas siguen examinándose, aún no son objeto de negociaciones. Ahora bien, gracias al creciente apoyo público y político, se podrían utilizar como base en futuras negociaciones. La XXVIII Conferencia Internacional brindará una excelente oportunidad al Movimiento para ser escuchado sobre estas cuestiones. En 2001, el Consejo de Delegados solicitó a los Estados Partes en la CCAC que entablaran negociaciones acerca de un nuevo protocolo para abordar los problemas causados por los residuos explosivos de guerra y alentó a todos los componentes del Movimiento a que hicieran tomar conciencia del costo humano de estas armas. Este año, se espera que el Consejo de Delegados y la Conferencia Internacional puedan V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS


SEMUN’12

acoger con satisfacción la aprobación de un nuevo instrumento de la CCAC sobre residuos explosivos de guerra, o, si aún no se ha suscrito un instrumento, instar a los Estados Partes en la CCAC a que prosigan las negociaciones y aprueben firmes medidas, como las propuestas por el CICR, con miras a resolver el problema de los residuos explosivos de guerra. Si el proceso da lugar a un nuevo conjunto de normas estrictas y exhaustivas, sólo así se podrá mejorar la vida del sin número de personas civiles que corren el riesgo de convertirse en heridos de guerra mucho después que los soldados han abandonado el campo de batalla.

V SEIJAN MODEL OF THE UNITED NATIONS

Comité Internacional de la Cruz Roja - CICR  

Comité Internacional de la Cruz Roja - CICR

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you