Page 59

59

contienen poderes curativos e incluso mágicos. Ya desde el Medievo europeo se creía en los poderes del cuerno del unicornio; cuerno que, en la mayoría de las veces, procedía de los rinocerontes. Se decía que era capaz de neutralizar cualquier veneno –entonces, un elemento muy de moda en las cortes europeas– y que rallado y bebido potenciaba la virilidad y el deseo sexual. Hoy en muchos países asiáticos, especialmente en China y Vietnam, se vende el cuerno como remedio infalible contra la impotencia, las enfermedades de la sangre, los problemas digestivos

y, últimamente, como el más poderoso anticancerígeno. Todo porque un alto funcionario de Vietnam dijo haberse recuperado de un cáncer ingiriendo cuerno de rinoceronte. L A C I E N C I A H A BUS CA D O L A S

supuestas propiedades médicas del cuerno sin encontrar pruebas de una sola de ellas. Los cuernos de rinoceronte no son más que queratina, la sustancia que forma uñas, pelos y pezuñas en tantos otros animales. Tomar una bebida con polvos de

Los propietarios de las fincas donde se crían rinocerontes sostienen que se podrían vender sus defensas sin necesidad de acabar con las cinco especies cuerno de rinoceronte equivale a diluir en agua ralladuras del casco de un caballo o pulverizar pelos y añadírselos a tu refresco favorito. Resultados médicos: cero; resultados ecológicos: la paulatina desaparición de las cinco especies de rinoceronte

que viven en nuestro planeta. La expansión de las obras contratadas a China en los países con rinocerontes, especialmente en el continente africano, ha potenciado el tráfico ilegal de cuernos de rinoceronte dejando un rastro de cadáveres tras de sí. Aunque China prohibió la importación de estos cuernos, su mercado sigue demandando el mágico polvo de rinoceronte. Y en Vietnam sucede lo mismo. Solo en noviembre de 2011 se calcula que se decomisaron en Hong Kong cuernos por valor de 12 millones de dólares. Los propietarios de las fincas donde se crían rinocerontes para asegurar su conservación sostienen que se

podrían vender los cuernos sin necesidad de matar a los animales. Solo hay que dormirlos y cortarles el apéndice por encima de su base ósea. El cuerno produciría importantes beneficios, el rinoceronte no sufriría daños y el cuerno volvería a crecerle en dos o tres años. Pero mientras se debate esta forma legal de suministrar cuernos al mercado asiático sin causar daño a las poblaciones de rinocerontes, los furtivos siguen arrancándoles los cuernos de una forma brutal y devastadora. Cuando los guardas localizaron a la

rinoceronte con la que empezábamos el artículo una semana después de que la despojaran de sus cuernos, la hembra buscaba desesperadamente a su cría. Por desgracia era una búsqueda inútil. El pequeño había muerto de inanición. Y aunque la hembra se salvó milagrosamente, su cuerno al final le costó la vida a un rinoceronte. Q PARA SABER MÁS Q Horn of darkness: rhinos on the edge. Carol Cunningham y Joel Berger Oxford University Press, 2000. Q La guerra del rinoceronte. National Geographic Magazine, marzo de 2012.

15 DE JULIO DE 2012 XLSEMANAL

1507XL  

15 DE JULIO DE 2012 XLSEMANAL XLSEMANAL 15 DE JULIO DE 2012

Advertisement