Issuu on Google+


Black: Asesino Negro Capítulo 6

Haneda Excel Hotel Tokyo Sin darse cuenta, los cartuchos se estaban acabando para los bandidos, por lo tanto Black sale de una de las habitaciones y corre hasta llegar a una ventana para salir. Subió las escaleras de emergencia, mientras Itaku se dirigía hacia la ventana para disparar consecutivamente, pero Black guarda una de sus pistolas, sacando la katana para cubrirse de las balas. Las balas al chocar con su arma las redirigía hacia los hombres de Itaku, dando fin a tres bandidos. Itaku preocupado, se mete en uno de los pisos, provocando que Black lo persiguiera rápidamente. Los dos comienzan nuevamente una batalla de disparos y al ver que no podía escapar de Black, tomo a una muchacha que se encontraba desprevenida. El ambiente se tensa y los dos se miran a los ojos. -Los rehenes es lo último que quería intentar Black… pero no me das más opciones –apretó un poco más su arma al rostro de la joven chica-…disparate en la mano y liberare a la chica, no quiero perder esta oportunidad, estoy seguro de que lo entenderás… En un pestañeo, la policía entro al hotel en donde ellos se encontraban, los oficiales reportan la presencia de Black e Itaku en el piso 15, así que suben hasta allí observando como algunos pasillos estaban semidestruidos por los disparos. Mientras la vida de la chica corría peligro, Black no tenía más opción que apuntar su arma a su mano, pero en el momento en que iba a disparar… el ascensor pita dejando salir a 6 agentes del grupo de policías alertando a un ya casi triunfador Itaku. Este, mira por un segundo el ascensor dejando espacio a Black de apuntar hacia su mano y dispararle, haciendo que soltara el arma y la chica. Sin tener más alternativas, se vio obligado a lanzarse por la ventana cayendo a las escaleras de incendios y bajando lo más rápido posible con suma agilidad. Black, aun sin darse por vencido, lo persigue también cayendo por el borde de las escaleras. Los oficiales disparaban con el fin de que no escaparan, por lo que varias balas tenían que ser esquivadas y desviadas de su camino por los dos hasta que llegasen al suelo. Itaku detiene un auto, situándose al lado de la puerta del conductor y dispara sin pensarlo, sacando el cuerpo y manejando para alejarse del lugar. Toda la policía había sido monitoreada por la central para perseguir a los posibles causantes de aquella explosión en el aeropuerto. Black recorre dos calles hasta


llegar a un auto negro, quita la alarma para evitar levantar sospechas y entra para luego conectar un dispositivo a un puerto del vehículo. Mediante un programa, logra encenderlo automáticamente, mostrando en el dispositivo una pantalla localizadora, ubicando el auto de Itaku. Cogiendo rumbo por una de las calles mientras que todas las patrullas, lo persiguen volviéndose una persecución en carretera por todo Tokio. Se da el aviso de capturarlos, ya que son considerados terroristas con boletín rojo de la interpol y la policía de Japón tanto Itaku como Black.

Aquel hombre que ya casi se daba triunfador sobre Black, se dirigió a las afueras de Tokio, bajándose del auto y corriendo montaña arriba sobre un antiguo almacén. Black se estaciona cerca y sale en busca de Itaku, por lo que al llegar se percató de que el almacén estaba vació, mirando por todos lados y de repente, unos disparos que alcanzaron a rozar el hombro izquierdo lo arrinconaron en un lado del almacén. -Debiste escapar pero no lo hiciste, ahora es tiempo de acabar esto y reclamar mi recompensa, ya que es muy jugosa – hablo a lo lejos uno de los hombres, decido a matarlo. -Déjalo solo tiene miedo y no quiere salir de su pequeño escondite, es mejor así – hablo un compañero de aquel hombre, sonriendo altaneramente. -Bien bye bye Black, nos veremos en el infierno – Menciona Itaku, al otro lado de la bodega, dando un gran salto hacia un abismo desconocido. Arrojó una bomba en el almacén, cerrándolo completamente sin dejar escapar a nadie ni al propio aire. Black corre hacia la bomba e intenta desactivarla, sin embargo era una muy sofisticada ya que era casi imposible de desactivar. Es entonces cuando decide correr hacia las ventanas, mira hacia fuera, y una colina se atraviesa a lo lejos, el sonido de los carros de policía acercándose alcanzaban a escucharse para detenerlo. Rompió el vidrio y salió de ahí por la colina, una explosión muy fuerte que lo sacudió lanzándolo muy lejos pero Itaku acompañado de su grupo se dio cuenta de su huida y decidieron seguirlo. Los policías escucharon el sonido de la explosión, ya que al llegar, ven al grupo y a Black entre el humo y escombros del lugar. Uno de los policías corre hacia abajo de la colina, esperando a los dos protagonistas de todo el caos. -¡Alto! Deténgase allí, están rodeados por la policía, no hay manera de escapar – Grito el policía firme con su arma en mano, y listo para empujar el gatillo en cualquier caso-


Itaku con su grupo empezó a dispararle a Black y al policía también. Black no pudo sobrellevar más la situación debido a los disparos y heridas que ya tenía desde el aeropuerto. Decide tomar como rumbo un centro comercial cerca de la zona oeste de Tokio, diagonal a las montañas donde ellos se encontraban. Itaku se separa de su grupo para acorralarlo, sin embargo, los policías acordonaron la zona completa para impedir que se escaparan de esta. Itaku en su afán de no perderlo de vista, comienza a subir las escaleras mientras que la multitud de personas que estaban allí salían gritando y llorando del centro comercial. El resto del grupo de policías sube al piso 4 para rodear a Black, mientras los bandidos, compañeros de Itaku, se dirigen al piso 6to con el fin de evitar Black escapara. Itaku tenía serias intensiones de matarlo y dar su cabeza para la recompensa, sin embargo, su trabajo se estaba complicando cada vez más y su cara ya estaba en todas las comisarías y sectores policiales del país. En aquel caso, considera escapar rápido de ese lugar. Black se fue para una de las esquinas mientras que allí lo encuentra Itaku y al verlo le apunta con su arma. -Hasta aquí llegas Black –mencionaba Itaku agitado por toda la persecución y es que había sido complicado para él, hasta el momento- …una vez te mate, huiremos, la recompensa será nuestra y la policía jamás nos encontrara- Sonreía, mientras su pecho subía y bajaba notoriamente debido a la fatiga. -Bueno… pues lamento hacerte las cosas tan difíciles y eso que parece que llegaron todos a la fiesta ¡Puntualísimos! – Reía burlonamente Black tratando de sacar su sarcasmo, y hacer algo más cómoda la situación para él. -Por fin te tenemos- pronuncio secamente uno de los bandidos, cortando con el humor de Black. -¡Quietos ahí! – Menciono un oficial que llegaba a la escena, y totalmente contrariado al no saber a quién apuntarle. -“Esta acorralado”... –imito sabiendo a la perfección lo que seguía al dialogo del oficial- …es lo que ustedes piensan pero la verdad yo los acorrale, hasta la próxima, nos volveremos a encontrar – Desapareciendo Black son una sonrisa plantada en su rostro. 3 dispararos sonaron y la policía al llegar vio a Itaku con sus hombres muertos y sin rastros de Black. A las afueras del centro comercial la policía junto con EAP buscaban por todos los medios al terrorista negro quien ya estaba en los registros policiales. Ubicación: Cinco calles al norte del centro comercial -Sí señor, escapo pero sabe que no puede con nosotros... -Un hombre vestido de oficial de policía, se quita su sombrero preocupado por la reacción de jefe al darle la noticia, y lo deja sobre su auto mientras habla por celular-


Mientras Black ya había descifrado todos los planes y medidas en su cabeza, logro reconocer a Michael, dándole inicio a su siguiente movida. Apuntando a la cabeza de Michael, Black le pregunto el nombre de quien los contrato para matarlo. -Bueno realmente sabes cómo escapar e infiltrarte entre nosotros… -respondía Michael al saber perfectamente de quien era el arma que apuntaba a su cabeza… pero no podrás pararnos, a pesar de todo -No me interesa, simplemente dime el nombre y puedo acabar con esta charla tan absurda –El sudor en la frente de Black bajaba sin cesar, toda la pelea de ese día había sido exhausta y una pérdida de tiempo dentro de lo que estaba en sus planes. -No hay prisa, la verdad te lo iba a contar, ya que mi amo también quiere que lo sepas y tal vez quieras ir a visitarlo....si te interesa –sonrió un poco sin atreverse a mirarlo a los ojos, no era por nada, pero Black sabia infundir el terror en cada una de sus interceptaciones. -Um... entonces esto será mucho más cómodo para los dos, ¿cómo se llama? -Anderson T. McOwell -Sonríe sin preocupaciones aparentes a pesar de estar en aquella posición-No lo conozco, pero iré a visitarlo… -jalo el gatillo acomodando la bala de su arma y entrecerrando sus vista enfocado en su tarea- …eso lo puedo prometer. -Black con su Crossman le dispara a aquel sujeto pero sin darse cuenta antes de que pudiera dispararle, él ya estaba al lado suyo, lo detuvo y le puso una katana cerca de su cuello. Lo único que pudo hacer fue retroceder para darse vuelta rápidamente mientras disparaba, pero ninguna bala ni siquiera lo rozo. -Ahh, otra cosa que se me olvidaba, me llamo Michael para que lo recuerdes – Le susurro, dándole la pista a Black, para confirmar aquello que su cabeza ya tanto había maquinado.En un movimiento rápido de artes marciales escapa ante los ojos de Black dejándolo pasmado y con sus pensamientos idos solo un nombre susurro… Marcus.


Black: Asesino Negro 06