Issuu on Google+

25 años de Sasha

“Ella ha florecido, ahora es una espléndida mujer. Es como esos árboles que va uno viendo crecer hasta que están frondosos, bonitos, llenos de frutos, y hoy, hace su presentación primera ante un público tan importante como son todos ustedes, ¡SACHA!” Palabras de Raúl Velasco un 4 de noviembre de 1987 en Sonora. Sale Sasha al escenario, baja unos escalones y cae, se levanta el público al ver la caída, se levanta Sasha, se sienta el público nuevamente e interpreta Sasha su primer sencillo bajo el sello discográfico de Melody “No me extraña nada.” Hablar de la Dama de Negro es hablar de 25 años de historia, aunque ya era conocida en el mundo del espectáculo por su historia con Timbiriche que ya todos conocemos, la cara de Sasha reaparece pero en solitario en 1987. Conocida por no me extraña nada, por rueda mi mente, por Timbiriche, por Tres Generaciones, por Luis de Llano, por Luis Miguel, por la revista “Eres”, por su forma de vestir, por su elegancia, por su porte, es la primera etapa de la Dama de Negro como solista. Hablar de Sasha Sokol es hablar de 25 años de trayectoria como solista y 31 años de carrera artística, es hablar de 7 discos como solista, dos reencuentros de Timbiriche, 4 telenovelas, 1 película, años de silencio, conductora de 3 programas, entre otras muchas cosas. Hablar de Sasha Sokol es hablar de rueda mi mente, serás el aire, justo en el momento o la última vez. Es hablar de pop, pop comercial, pop serio, pop alternativo, pop inteligente, rancheras, rock, balada e incluso salsa. Hablar de Sasha Sokol es hablar de una mujer con pose y ceja alzada, o una mujer contando su problema con las drogas. Es hablar de Caló y Garibaldi o de Miguel Bosé y Fratta. Hablar de Sasha Sokol es hablar de Rebecca Jones, Héctor Bonilla, Gonzalo Vega, Diego Luna o de Ricky Martin, Laura León y “Huicho Domínguez”. Hablar de Sasha Sokol es hablar de las Voces del Agua, Alma Húmeda y Por un Amor o de Pulso, Tengo Miedo o No Pagaré. Hablar de Sasha Sokol es hablar de Cultura en Línea y de Ópera Prima o de Buscando a la Nueva Banda Timbiriche. Hablar de Sasha Sokol es hablar del misticismo y el cuidado de su vida personal o de permanecer 64 días en Big Brother desnudándose frente cientas de cámaras y un show con Sabrina. Hablar de Sasha Sokol es hablar de varios discos pop uno tras otro y de largos silencios con una búsqueda musical. Hablar de Sasha Sokol es hablar Julieta Venegas, Jorge Reyes, Toya Arechabala y Sandy MacLachlan o de Fernando Riba y Kiko Campos. Hablar de Sasha Sokol no es hablar de la mejor cantante, actriz ni conductora, pero es hablar de una mujer única, talentosa, con mucho que aportar sin importarle la crítica, tras una búsqueda constante de hacer cosas con calidad, aunque tarde años para llevarlo a cabo o tenga inspiración.


Hablar de Sasha Sokol es hablar de el Hábito, Bellas Artes y lugares intelectuales en España o del Auditorio Nacional, Teatro Metropólitan, Foro Sol y El Magic. Hablar de Sasha Sokol es hablar de una mujer inteligente, testaruda, cordial, amena, trasgresora, sensible, voluble, inconsistente, sorpresiva, congruente e incongruente. Hablar de Sasha es hablar de un ser humano. Hablar de Sasha Sokol es hablar de ser elogiada por gente como Ofelia Mediana, Jesusa Rodríguez o Alberto Ruy y Pepillo Origel, Paulina Rubio, Thalía o Paty Chapoy. Hablar de Sasha Sokol es hablar de una artista con esa dualidad que la hace ser única y que no se encasilla como los demás artistas en una parte o en la otra. Hablar de Sasha Sokol es hablar que hoy en día se reunió con sus excompañeros de Timbiriche Benny Ibarra y Erik Rubín para llevarnos a “Primera Fila”, álbum con tracks inéditos y éxitos de solistas de cada uno de ellos, cuyo álbum sale a la venta este 6 de noviembre de 2012. Hablar de Sasha Sokol es hablar de la mujer que admiramos, respetamos, queremos y que queremos seguir a su lado. Hablar de Sasha Sokol es hablar de una mujer mística que casi no conocemos pero que no dejamos de pensar. Hablar de Sasha Sokol es hablar de 25 años. Termina de interpretar “No me extraña nada” ese 4 de noviembre, se acerca Raúl Velasco y comenta: “Soy muy afortunado, vienes más mujer, más linda, más preparada que nunca, y me da mucho gusto que ante un público tan entusiasta como es este de Sonora, hayas tenido tu primera presentación en México, Sacha.” Sasha: “Realmente me siento muy feliz estar con ustedes, me siento muy contenta por estar de regreso en México con esta gente tan bonita que tanto quiero y tanto extrañé, los quiero muchísimo.”

Por las Voces del Agua 4 de noviembre de 2012.


25 años de Sasha