Page 18

18

VOX / JUEVES, 3 DE OCTUBRE DE 2013 El periódico de Puerto Rico

Las escoltas ALEX DELGADO, DIRECTOR PROGRAMACIÓN NOTI UNO 630

tiene un serio problema de criminalidad, por lo que entiendo los pocos “El Paísrecursos que tenemos para combatirla deben enfocarse en eso ” Hace unas semanas el superintendente de la Policía, Héctor Pesquera, ordenó retirar la escolta asignada a las hermanas del niño Lorenzo González Cacho.

la oficina. Quizá sí… Si ocurría, desconozco si era exclusivamente con el señor González.

Dijo el padre de las niñas, Ahmed Alí González, que hacía responsable al superintendente Pesquera por lo que le pasara a las niñas. Señor González, hoy las niñas están bajo su custodia, por lo que usted es responsable, no Héctor Pesquera. Ciertamente es más fácil repartir culpas que asumir responsabilidades. Añadió el señor González que él nunca solicitó una escolta para sus hijas, que fue el Estado el que se las dio. Pues admitiendo que nunca la solicitó, no veo razón para estar peleando porque se la mantengan. Si el señor González desea escolta para sus hijas para que la madre y la abuela no se les acerquen, no creo que el Pueblo deba cargar con esa responsabilidad. El señor González está en todo su derecho a contratar y pagar de su bolsillo la escolta que desee. Yo no conozco al señor González. No tengo razón para pensar que no es un buen padre,

EL VOCERO / Archivo

VOX

El ofrecimiento de escoltas se dio bajo la justificación de que debía evitarse que la abuela de las niñas, Ivette González y la madre, Ana Cacho, se les acercaran. ¿Cómo? ¿Para eso se necesita un servicio de escolta del Estado? Uno pudiera comprender si la vida estuviese en peligro, pero si fuera el caso, pues sería obligado brindar el mismo servicio a mujeres con órdenes de protección por amenazas de muerte de sus esposos o compañeros. ¿Cuántos niños en igual condición reciben servicio de escolta?

proveedor y protector. Lo que ocurrió no se lo deseo a nadie. No obstante, el País tiene un serio problema de criminalidad, por lo que entiendo los pocos recursos que tenemos para combatirla deben enfocarse en eso. Lo otro que me llamó la atención del señor González fue su actitud de llegar al Departamento de Justicia para que el secretario Luis Sánchez Betances lo atendiera, lo cual no ocurrió porque no existía una cita previa. Desconozco si bajo la administración de Guillermo Somoza en Justicia, este soltaba todo lo que tuviese en sus manos para atender al señor González o a ‘Juan del Pueblo’ cada vez que le llegaban a

En términos generales, sobre el tema de las escoltas, y sin referirme a este caso particular, hay personas que se sienten muy bien llegando a los lugares con un ‘entourage’ de seguridad y que los demás lo vean como una figura importante para la sociedad -como un ‘rock star’- tan importante que merece tener personas dispuestas a dar su vida por ellos. Esto ocurre mucho con jefes de agencias públicas o políticos: Jorge De Castro Font (exsenador), Humberto Marrero (exadministrador AFI) y algunos exgobernadores que pelearon y batallaron para que les devolvieran las escoltas que le guían y le abren las puertas de los vehículos. ¿A costa de quién?... del bolsillo suyo y mío. Esos son solo algunos ejemplos. ¿Para qué necesitan escolta David Bernier (una de las figuras más queridas por el Pueblo), Eduardo Bhatia, Jaime Perelló? Para mi no las necesitan. Yo me he encontrado dos veces con Aníbal Acevedo Vilá en Plaza sin ninguna escolta. Quisiera que viera, como yo vi, el ‘entourage’ del ¡¡¡jefe del Cuerpo de Bomberos!!!, Ángel Crespo. Una camioneta que solo la supera ‘la bestia’ del presidente Obama, acompañada de otra igual de llamativa. Ni el carro del Gobernador tiene tantas luces y sirenas. Ese día me tuve que detener en una luz roja, con este vehículo detrás ‘flasheandome’ y tocando sirena. ¿Sabe qué hice? Me quedé detenido y cuando la luz cambió a roja, entonces inicié mi marcha. Me pasaron por el lado como si llevaran al Rey de España. Todo con el dinero suyo y mío. Y todavía le recortan presupuesto a la Policía y nos dicen que tenemos que aportar más dinero… que de hecho, no tenemos. ¿Para eso?

Chatarrazo de facto JAIME BENSON, CATEDRÁTICO DE ECONOMÍA, UPR

Ya el mercado de bonos municipales nacional se adelantó a las casas acreditadoras y degradó de facto a ‘chatarra’ los bonos del ELA y sus corporaciones públicas. Esto se refleja en la marcada baja de sobre 17% en el valor de estos y en la correspondiente alza en sus tasas de interés efectivas alcanzado la cifra sin precedente de 11%. La degradación ‘de jure’ de los mismos por parte de las casas acreditadoras solo es cuestión de tiempo.

rias, por el contrario como ya nos tiene acostumbrados, le echó la culpa a las prestigiosas revistas financieras Barron’s y Forbes por cumplir con su deber editorial y documentar lo obvio: los bonos de Puerto Rico son demasiado riesgo para cualquier inversionista prudente. Estas revistas alegadamente, participan de una conspiración para hacerle daño a Puerto Rico en contubernio con sus ‘enemigos internos’.

Las consecuencias de la degradación factual de los mismos no se han hecho esperar, paralizando los planes de emisión de bonos del Gobierno central y sus corporaciones públicas hasta nuevo aviso y con ello varios refinanciamientos de deuda, así como el inicio o continuación de múltiples proyectos de obra pública. La respuesta del gobernador Alejandro García Padilla tampoco se hizo esperar. En lugar de asumir su responsabilidad y comprometerse a realizar los ajustes y correcciones necesa-

El contraste con el proceder de la pasada administración de Luis Fortuño, no puede ser más evidente. Luis Fortuño, en su momento, asumió su responsabilidad y tomó las medidas difíciles necesarias para salvar el crédito de la Isla, por lo que pagó un alto precio político: su no relección. AGP pretende abdicar su responsabilidad de no darle continuidad a dichas políticas de disciplina y prudencia fiscal y echarle la culpa a los que reportan y documentan su errada e

irresponsable política fiscal de aumentar los gastos gubernamentales y querer financiar dicho aumento con 54 nuevos impuestos. Su manifiesta incapacidad y soberbia lo lleva a la ilusa pretensión de viabilizar su reelección a costa de la salud y futuro fiscal/financiero de Puerto Rico. Sin embargo, los mercados de bonos se han encargado con su atinada evaluación de los bonos de Puerto Rico de indicarle lo errado del rumbo asumido y la necesidad de corregir el mismo. En una serie reuniones de emergencia hace semanas entre los altos funcionarios del Banco Gubernamental de Fomento, los directivos del banco de inversiones UBS y los del Banco Santander, entre las medidas correctivas recomendadas para recuperar la confianza de los inversionistas alegadamente se menciono el despido de hasta 17 mil empleados públicos. Los errores en política pública se pagan caros, pero lamentablemente los que sufren las consecuencias inmediatas no son quienes tomaron las decisiones erradas. La soga siempre parte por lo más fino.

Edición 3 de Octubre 2013  
Edición 3 de Octubre 2013  

El Vocero de Puerto Rico