Issuu on Google+

Viviana Gutiérrez Miércoles 13 de Octubre, 2010 Teoría III Ornamento y delito

En “ornamento y delito” Adolf Loos plasma sus pensamientos sobre la sociedad moderna. Así mismo, a través de tal, el refleja su pensamiento de como todas las topologías arquitectónicas deberán ser funcionales, eliminando el ornamento. También deja claro que el trabaja sobre una arquitectura funcional y como toma en cuenta las las calidades de los nuevos materiales. Por consecuente, de acuerdo a los ideales de este arquitecto, se plasma como el hombre moderno ha desarrollado un estilo sumamente distinto al resto de las generaciones pasadas. Por ejemplo, se enfatizan los tatuajes en una sociedad moderna. El hombre moderno que se tatúa es un delincuente o un degenerado. Hay cárceles en las que ochenta por ciento de los presos llevan un tatuaje. Los tatuados que no están detenidos son delincuentes. Si un tatuado muere en libertad, esto significa que ha muerto antes de cometer un asesinato. El impulso de ornamentarse el rostro es el primer origen de las artes plásticas: todo arte es erótico. Esto quiere decir que es la primera creación artística con la que el primer artista ornamento la pared para liberarse de la energía sobrante. Se hicieron ornamentos sexuales. Sin embargo, se hizo en formalidad de arte, contenía un significado y se creaban mediante impulsos que los liberaban de energías sobrantes. Sin


embargo, el hombre moderno que pinta las paredes con símbolos eróticos es un delincuente o un degenerado. Usualmente pasa en los baños, adonde este impulso los conducía a dichas manifestaciones de degeneración. Se puede medir el grado de civilización de un país dependiendo de la cantidad de garabatos pintados en las paredes de los baños. Para el niño garabatear es un fenómeno natural: su primera manifestación artística consiste en garabatear símbolos eróticos en las paredes. Sin embargo, lo que es natural, en el hombre moderno resulta ser degeneración. Así mismo, la evolución cultural equivale a eliminar el ornamento del objeto de uso cotidiano. En este contexto, las personas se empezaron a preocupar de saber ya que no se podía crear un ornamento Nuevo. Siendo así, no entendían como hombres del siglo XIX no eran capaces de hacer lo que sabe hacer cualquier negro, lo que han sabido hacer todos los pueblos de las épocas anteriores a esta, todo lo que el genero humano había creado miles de anos atrás. Cada época ha tenido un estilo, solo esta carece de una. Sin embargo, otros responden a este pensamiento que la grandeza de esta época es que se ha logrado vencer el ornamento, y por esa razón se ha sido incapaz de crear uno Nuevo y de esta forma, la humanidad ya no es esclavizada por el ornamento. Así mismo, se aclama que el hombre ha alcanzado tal grado de desarrollo, que el ornamento ya no es deleitable. Volviendo al ejemplo de los tatuajes, ya no aumenta la sensación estética, sino, la disminuye. “Como el ornamento ya no pertenece a nuestra civilización desde el punto de vista orgánico, tampoco es ya expresión de ella. El ornamento que se crea en el presente ya no tiene ninguna relación con nosotros ni con nada humano; es decir, no tiene relación alguna con la actual ordenación del mundo.” En cuanto a la arquitectura, la cita anterior hace referencia a


como la simplicidad y el sentido de las cosas es la belleza de lo moderno. Por ejemplo, una viga de Madera en una casa Antigua tienen un propósito, sustentar el techo de una edificación, y de esta forma, son bellos porque muestran lo que son. Es decir, dentro de un contexto moderno, los ornamentos carecen de sentido, y por consecuente, no poseen belleza alguna. Sin embargo, hay una gran diferencia entre la oposición de lo moderno ante el ornamento pero no ante la decoración. La decoración representa algo mas complejo y profundo, ya que crea luz y espacio, responde a una función. De esta forma, Adolf Loos añade que no se trate de vivir en casas de paredes en blanco, sino tan solo de liberarse del ornamento gratuito, que oculta la realidad material de las cosas e inhibe la visión de observar su belleza. Por otro lado, cabe destacar la reacción de una sociedad moderna ante un movimiento como el Art Nouveau. El Art Nouveau, identificado también como “arte Nuevo” o “estilo nuevo” trato de difundir todo tipo de arte moderno pero con un estilo decorativo determinado. De esta forma, la imposibilidad de las épocas actuales de crear ornamentos, somete a juicio el valor del ornamento en una época carente de estilos, y así mismo, hace imposible el hecho de que lo encuentren deleitante. Es evidente como el ornamento ya no pertenece a la civilización actual. “ . El ornamento que se crea en el presente ya no tiene ninguna relación con nosotros ni con nada humano; es decir, no tiene relación alguna con la actual ordenación del mundo.” Así mismo, también es palpante que hoy en dia, la evolución puede privarse de el, puede librarse del desperdicio de la fuerza de trabajo y de un material profanado. También, se ha logrado despojar a los objetos de todo aquello que no cumple función alguna y por consecuente, llegar a la esencia misma de su uso. De esta forma, es la única manera de apreciar su verdadera belleza.


http://es.wikipedia.org/wiki/Adolf_Loos http://www.decoesfera.com/minimalismo/ornamento-y-delito http://books.google.co.cr/books?id=N27tiP3ZPxgC&pg=PA25&dq=ornamento+y+ delito+de+libro+de+adolf+loos&hl=es&ei=J-u1TLuYE8L8AbXlYnwCA&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CCkQ6AEwAA#v =onepage&q=ornamento%20y%20delito%20de%20libro%20de%20adolf%20loos&f=f alse http://www.artesdellibro.com/2006/10/ornamento_y_delito_adolf_loos.php

 


ensayo teoria III