Issuu on Google+

Terroir

muy arriba En Mendoza los sabores y aromas provienen de lugares más altos y extremos, la revolución del terroir de la mano de los mas jóvenes.

En esta edición: VINO, UN GRAN NEGOCIO • FICCIONES ETÍLICAS, EL LEGADO CELTA


SUMARIO

Editorial

4 Bodega y Vinos del mes

En esta etapa del año ya visualizamos los primeros varietales 2013 jovenes y llenos de una fruta que cada vez es mejor, con gente en origen que mejora su trabajo y entiende mucho mas el terroir y sus posibilidades.

10 Vinografías 14 Traguitos Revista Bcna Club de Cata Edición AGOSTO 2013

STAFF

NOTA DE TAPA 18

Zuccardi y su lugar de vanguardia

Coordinador General: Mariano Sebrié Editor y director comercial: Luis Fedullo · luis@barcelonanews.com.ar escribieron en este número: Ángel Salamine Fotografía: Luis Fedullo COLABORACIÓN EN EVENTOS: Sabrina Ceccarelli Coordinación general “música para beber” y “Envinarte”: Luis Fedullo Diseño editorial: Vitriolo · Laboratorio Creativo T. (0341) 424 6992 hola@vitriolo.com.ar www.vitriolo.com.ar facebook.com/vitriolo

MERCADOS 24 Radiografía del negocio del vino: ¿cuántas bodegas exportan y bajo qué cantidad de

ImprESIÓN: Borsellino Impresos S.R.L. Av. Ovidio Lagos 3653 · Rosario Tel: (0341) 4317174 www.borsellino.com.ar

marcas?

FICCIONES ETÍLICAS 28 Maridaje, arte y emociones 32 La malvada secta ONIV

Lamentablemente la profunda y sostenida crisis del sector no acompaña estos sucesos y muchas bodegas que aparecieron del 2000 para acá no volveremos a verlas en las góndolas, por lo menos no como antes, quizás con otros nombres y en otras etiquetas. De lo que si veremos mucho y nuevo es espumantes, es el producto de la industria que más crece año a año y de forma sostenida. El jueves 14 y viernes 15 de noviembre tendremos la oportunidad de disfrutar a la Expo de Vinos Espumantes de Argentina Rosario 2013 la primera feria temática dedicada exclusivamente a los vinos espumantes, los habrá elaborados con todas las técnicas y en todos los estilos, tendremos más de treinta bodegas presentes y más de un centenar de espumantes para descubrir y deleitarse. Todo en un espacio ideal, amplio, cómodo y ambientado para el disfrute de nuestra querida bebida. Para más datos e información sobre esta expo ya se puede entrar a www.facebook.com/enologicaeventos y a la web oficial de Enológica (www.enologicaeventos.com). Las entradas ya están en venta en nuestra vinoteca, las anticipadas cuestan $ 150, para los socios del club de cata $ 120. Tenemos nueva estética e imagen en Barcelona Club de Cata, Vinoteca Barcelona y Barcelona Charcutería, renovados colores, formas más legibles y actuales nos representan. Esta genialidad que le agrega frescura y espacio a las formas es el resultado del esfuerzo de los responsables del diseño editorial de esta publicación, VITRIOLO Laboratorio Creativo.

PROMOS PARA SOCIOS Córdoba 2375 · Rosario C.P. 2000 · Santa Fe · Argentina Tel: 0341 440 2305 Fax: 0341 425 4784 info@barcelonavinos.com.ar www.barcelonavinos.com.ar www.barcelonanews.com.ar

38

Caja de degustación. 6 botellas Nature

40

Caja de degustación. 6 botellas Extra Brut

40

Caja de degustación. 6 botellas Dulces y Tardíos

42

Caja de degustación. 6 botellas Brut Rosé

44

Caja de degustación. 6 botellas Método Tradicional

Crece la copa del Club de Cata… y el vino es cada vez mejor ¡Salud! LUIS FEDULLO SOMMELIER · BARCELONA VINOS

barcelonavinosyalgomas @barceclubdecata

3


Bodega del mes

VIÑEDO LOS MAITENES Viñedos Los Maitenes S.A. elabora distintas variedades de vino, para lo cual se provee de uvas provenientes de viñedos ubicados en diversas zonas de la Provincia pero con especial preferencia de aquellas que se cultivan en regiones que por su clima, amplitud térmica, profundidad de suelos, estado de maduración, etc son consideradas como las de mejor calidad y son las seleccionadas por los principales establecimientos también dedicados a la elaboración de vinos finos.

y aromas de sus diferentes variedades. Preferentemente esa elección ha sido enfocada en viñedos implantados en regiones de Lujan de Cuyo Maipú y Tupungato para la elaboración de vinos Malbec, Cabernet, Las Barrancas para los Bonardas y de la zona de Junín para el Raboso. Así mismo dicha elección generalmente se obtiene de viñedos ubicados en altitudes entre los 850 y 1300 mts. Esta antigua bodega cuya construcción se remonta a antes del año 1904 ha sido restaurada, manteniendo el concepto de sus primitivos propietarios, que habían construido vasijas de muy escaso volumen, en parte de forma circular, de baja altura. Esto nos ha permitido obtener una excelente vinificación, que sumado a la conservación de los vinos en piletas y estacionamiento en barricas de roble nos ha posibilitando lograr su calidad.

La elección de sus variedades ha sido concebida principalmente teniendo en cuenta los sistemas de conducción de los viñedos, antigüedad de sus cepajes y principalmente la adaptabilidad a los suelos y clima, equilibrio en la producción de los racimos y su estado de maduración, todo ello con el objeto de lograr la concentración de los sabores

Vinos del mes Socio

PREMIUM Cuota

$

90

Socio

BCNA Cuota

$

75

2 Casta Del Sur Malbec 2007 y Cabernet 2008 Precio Sugerido $ 160.-

4

1 Casta Del Sur + 1 Primer Siglo Raboso Precio Sugerido $ 190.-


x2 Recuerde que puede duplicar su opci贸n del mes

Socio

VNTG

1 Kinien Malbec 2008 + 1 Kinien Cabernet 2007

Cuota

$

280

Precio Sugerido $ 460.-


Vinografías

Imágenes hechas de vino

vinografías

Imágenes hechas de vino

10


11


Traguitos

Nuevo spot de la campaña Vino Argentino “Alegría” es el nombre del nuevo spot de Vino Argentino que se filmará durante la segunda quincena de septiembre. Nuevamente se unirán dos grandes pasiones argentinas: el vino y la música, como ya es costumbre para promocionar la bebida nacional.

Luego del éxito de las piezas que en 2011 y 2012 reunieron a grandes artistas de la música en torno a la canción “Salud dinero y amor” (Brindo), de Andrés Calamaro, Vino Argentino -la marca genérica que representa a todos los vinos del país- toma nuevo impulso y redobla la apuesta: promete unir a todos y darle alegría a nuestros corazones. “Encontramos una canción que nos permite expresar este magma cultural y transformarlo en un mensaje claro”, afirman los responsables de la producción. Se trata precisamente de “Dale alegría a mi corazón”, de Fito Páez, “una canción que atraviesa generaciones y que prácticamente se ha convertido en un himno. La podemos cantar cuando llegamos en la final de un mundial de fútbol o si necesitamos unirnos en un abrazo solidario. Es una que sabemos todos, su letra es simple pero de una gran profundidad”, agrega Guillermo Oliveto, asesor estratégico en este singular proceso que lleva adelante la actividad vitivinícola: hacer una

Indio Solari: ¡a los vinos, por Mendoza! El cantante aprovechó su estadía en la provincia para visitar una bodega en Luján de Cuyo. Los detalles de un brindis ricotero.

probando vinitos; acompañado por su manager, Julio Sáez, algunos miembros de la banda (Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado), y personal de seguridad propio. El enólogo Alejandro Vigil fue el encargado de hacer la degustación que, llegado el mediodía, culminó con el asado de rigor. A los postres, ¡como no!, llegó el gobernador, Francisco “Paco” Pérez.

Creían que el Indio Solari cantaba, ¿y chau? Pues no, no y no. Ya se sabe: el que llega a Mendoza no se va tan fácil; y son sus vinos los que los retienen un ratito más. Eso mismo fue lo que le pasó al mítico rockero que, luego de haber hecho saltar su propio récord de público en un recital autoconvocado, se fue para Catena Zapata a festejar el triunfo. Otra vez, no. No fue el domingo sino al lunes siguiente (¡y sí!: después de semejante experiencia bien valen un par de días de vacaciones).

El revuelo que se armó en esa bodega de Agrelo fue tremendo: algunos turistas porteños, que andaban por ahí, suplicaban una foto con el ídolo. Él, agrio como de costumbre, no accedió sino hasta después del almuerzo. Por la tarde de ayer esas imágenes recorrían las redes sociales.

Lo cierto es que, desde las 10 la mañana del lunes 16 de septiembre, el músico estuvo recorriendo distintos espacios de esa bodega, muy relajado y

Chocho con la experiencia hasta el propio Vigil colgó una imagen en su muro de Facebook. Sí: el Indio llegó y se enamoró de Mendoza.

14

campaña de comunicación para sumarle valor a todos los vinos del país. Los músicos que se sumarán a brindar son el autor de “Dale alegría a mi corazón”, Fito Páez; Pedro Aznar, la cantante, percusionista y compositora Mariana Baraj y el maestro Rodolfo Mederos con su bandoneón. Desde el norte, con charango y violín, Jaime Torres y Peteco Carabajal compartirán brindis y anécdotas con un prócer del folklore nacional: Vitillo Ábalos. Los Auténticos Decadentes aportarán más alegría junto a Pablo Lescano y Sergio Denis. Y de tierras donde nace el vino llegarán los mendocinos Orozco-Barrientos (el dúo producido por Gustavo Santaolalla) y la bella Mariela Contreras, cantora de flamenco “impuro” que lideró el grupo Simpecao.


Sebastián Zuccardi, el winemaker del año Sebastián Zuccardi obtuvo el premio de WINEMAKER DEL AÑO en el Reino Unido en el marco de los Gaucho Argentine Winemaker Awards. Gaucho Grill, la más destacada cadena internacional dedicada a la parrilla argentina y reconocida en el mundo por la calidad de sus carnes, llevó a cabo en conjunto con Wines of Argentina una nueva edición de sus premios Argentine Winemaker Awards en la que reconoce la labor de los máximos referentes de la vitivinicultura argentina del último año. El evento de entrega tuvo lugar el pasado jueves en el emblemático local de Gaucho en Picadilly, Londres, y en el marco del mismo Sebastián Zuccardi se alzó con el galardón al Winemaker del Año. En representación de Sebastián recibió el premio José Alberto Zuccardi.

Gaucho Grill es creación de Zeev Godik quien en 1994 abrió el primer restaurant de la cadena en Londres, y desde ese entonces ha inaugurado más de 16 locales en el Reino Unido, Dubai y Beirut, además de ser propietario del restaurant Sucre en Buenos Aires. La cadena Gaucho Grill dispone de la carta de vinos argentinos más extensa que puede encontrarse fuera de nuestro país y en conjunto con Wines of Argentina organiza este certamen a través del cual se reconoce a las más prominentes figuras del vino argentino. Más de 100 jurados –entre enólogos, sommeliers de Gaucho Grill y periodistas británicos- participan de la elección de los ganadores de las distintas categorías. Además del reconocimiento obtenido por Sebastián Zuccardi, Familia Zuccardi registró nominaciones en las categorías Leyenda del Vino Argentino –en la persona de José Alberto

Zuccardi- y Vino del Año para Emma Zuccardi Bonarda 2011. La ceremonia de premiación fue conducida por Phil Crozier, Director de Vinos de Gaucho, quien presentó en el mismo evento la nueva lista de vinos estelares para esta cadena durante 2013. “Estos premios le permiten a Gaucho reconocer a algunos de los más innovadores y talentosos Winemakers del mundo del vino actual. En Gaucho privilegiamos a los terruños únicos de Argentina, aquellos que producen algunos de los más famosos vinos del mundo, y que se ven destacados en nuestra extraordinaria nueva carta en la que estrenamos una sección dedicada a la nueva generación de enólogos argentinos”, destacó Crozier.

15


Nombre Secci贸n

16


17


Nota de tapa

Zuccardi y su lugar en la vanguardia

Recuerdo con alegría la visita de José Zuccardi cuando cursaba la carrera de sommelier en Buenos Aires y que con gran orgullo nos mostraba y nos hacia degustar su vino mas representativo: Q Tempranillo 1997. Decía José de este genial exponente de la variedad “es el vino mas importante de nuestra bodega y el primer tempranillo premium de la Argentina”

M

uchos años pasaron pero la costumbre de la familia Zuccardi de innovar está intacta y en asenso, no solo aparecieron gamas de mayor calidad por encima de “Q” sinó que además van por mas. El discurso común de la década del 2000 era similar en los técnicos y sommeliers de bodegas, “el vino se hace en el viñedo”, pero al viajar y visitar fincas y bodegas no siempre se veía reflejado en el trabajo, casi todas las bodegas mejoraron su conducta en la finca, es verdad, pero no todas se dedicaban a reflejar ese trabajo en los vinos en las bodegas. Muchos terminaban en tanques fermentadores de medianos volúmenes integrando características y estilos de cada uno de los viñedos y de esta forma se fundían las identidades impresas naturalmente en la materia prima. Tibiamente sobre el final de la dedada aparecían los primeros single vineyard propuestos por vez primera con entusiasmo por la gente de

18

Alta Vista, vinos que respetaban el carácter de una sola finca, ¿es esta una práctica riesgosa? pregunto porque es fácil pensar que si un año es malo en una zona determinada este “single” se vería afectado… Si no fuera por alguna helada fuera de lugar o un ataque celestial de granizo todo tendría que transcurrir normalmente, para lo cual no tenemos en Argentina los riesgos de los europeos en este sentido. Se trata solo de querer hacerlo, arremangarse, trabajar la finca y vinificar consecuentemente para tipificar el terroir. Esto no sucedió de forma acentuada y extendida hasta estos últimos años, y se sumó lo que ahora podemos titular como “zonificación”, esto es, extraer lo mejor de cada variedad entendiendo como se comporta en cada entorno. Se identifican en la góndola porque en la etiqueta debajo del varietal con el que está elaborado se menciona la micro región dentro de una mas representativa, por ejemplo “Altamira, Valle De Uco”.


Mix de minerales por debajo del suelo.

Como si fuera poco tenemos la microzonificación, ¿qué es esto? reconocer que en el mismo terroir hay sectores, parcelas, hileras, cuarteles, que por leves a acentuadas diferencias de composición de suelo, modifican la conducta de los varietales/ clones, llevando a estas plantas muchas veces a tener diferencias notables en la maduración aunque estén solo a unos metros. En Altamira, Gualtallary, El Peral, Vista Flores y otros lugares sobre todo en el Valle de Uco se identifican en suelos que en metros pasan de profundos a pedregosos dando lugar a diferencias notables en la permeabilidad y en cantidad de nutrientes y minerales. Si se tiene en cuenta esto, bajo el mismo luminoso sol, se manifiestan en metros uvas que llegan a la madurez a veces con una semana o mas de distancia, un tipo de materia prima mas mineral por un lado y mas frutosa por otro, estractos en polifenoles moderados a intensos. Para obtener lo mejor de este fenómeno singular se cosechan las plantas zonificadas por separado y se vinifican en continentes de pocos litros en muchas oportunidades de concreto. Estos fenómenos años atrás pasaban por alto, hoy la atención de nuevos y jóvenes viticultores es provechoso y el resultado se traduce en mas estilos de vinos obtenidos en un mismo terroir;

Suelo intensamente calcareo.

nace y se consolida la “viticultura de precisión”. Como si esto no alcanzara para un cambio ya notable sumemos la presencia de vinos de algunos rincones extremos de muchas regiones mendocinas, ya no podemos titular a los vinos de por ejemplo el Valle de Uco donde hasta hace poco bastaba decir que provenían de San Carlos, Tunuyán o Tupungato, ahora afloran las micro regiones de estos departamentos: Gualtallarí, El Peral, Altamira, La Consulta, Vista Flores, El cepillo, Campo de los andes, Las Rosas, Las Pintadas, Los Sauces, Anchoris, Villa Bastías, etc. solo por nombrar los de esta región extensa y a levante. Aquí es donde se manifiesta de forma notable la conducta de los Zuccardi, el compromiso hacia la calidad y la proyección sin especulaciones absurdas al mejor vino argentino. Fui invitado a visitar el nuevo proyecto en Altamira dedicado especialmente a los vinos de alta gama de la familia, me recepcionaron con calor y atención muy especial Valentina Fogale sommelier de la bodega en Mendoza y Martín Di Stefano la mañana soleada y calurosa del sábado 7 de septiembre.

Comenzamos el derrotero hacia el Valle de Uco desde Vistalba temprano por la mañana por la ruta 15 (antigua 40) y yendo hacia la montaña, subiendo casi hasta los 2000 metros de altura hasta donde se podía divisar el valle en su inmensidad y de paso ir visualizando el cambio de suelo a medida que avanzábamos a nuestro destino. Al pie de los Andes, más al sur de la denominada primera región, abundan los suelos aluvionales, profundos, pedregosos con bloques y cantos rodados, arenosos y limosos, pobres de materia orgánica, de suave pendiente y excelente drenaje. Las lluvias que varían según cada año de 100 a poco más de 300 milímetros (ocurriendo la mayoría durante el verano), compensan al déficit de irrigación, ya que la vid necesita al menos 500 milímetros de lluvias para prosperar sin riego. Los calores de verano se prolongan hasta el otoño y absorben rápido las eventuales lluvias, pues la tierra está bien seca. Se puede, así, cosechar la uva tan tarde como se quiera sin temer al mal tiempo. Muchas de estas micro regiones, en realidad la mayoría, se desarrollaron en los últimos 15

19


Nota de tapa

Mapa que indica temperatura de suelo para detectar microzonas dentro de un viñedo.

años gracias a inversiones importantes sobre todo en investigación de suelos y clones adaptables a estos terroirs que poco tienen que ver con las regiones mas viejas de Mendoza. La gran diferencia de estos suelos cuaternarios que tienen algún que otro viñedo viejo es que gran parte de su viñedo es nuevo, de un promedio de 10 años, esto quiere decir que fue plantado pensando en calidades altas, no en volumen. En este nuevo viñedo de Zuccardi se encuentran todos los recursos lógicos para terminar en vinos que van de “Premium” a “De Lujo”.

Valeria y Martín de Familia Zuccardi, excelentes anfitriones.

20

El trabajo planteado por este nuevo proyecto apuntado a cubrir el segmento alto a muy alto en las góndolas no escatima en metros; Finca La Consulta 37 hectareas (viñedo de 70 años), Vista Flores 55 hectareas, Altamira 90 hectareas, sin contar algo de viñedo donde compran una uva maravillosa en El Peral y Gualtallary. De aquí salen y saldrán los mejores vinos de la

bodega mendocina, cuando llegamos finalmente a Altamira después de una charla muy ilustrativa de Martin (que por cierto, es un manual actualizado e iluminado de lo mas vanguardista del vino argentino) asombra lo inmenso del proyecto en un marco descomunal de belleza, colorido por la piedra, la vegetación desertica, las arboledas de álamos y el marco imponente de la parte mas alta de Cordillera de los Andes. Sobre todo el tendido del joven viñedo en alta densidad expuesto de forma correcta para una

En este nuevo viñedo de Zuccardi se encuentran todos los recursos lógicos para terminar en vinos que van de “Premium” a “De Lujo”. insolación adecuada, recorren miles de kilómetros de mangueras para el riego por goteo y caminos franqueados por gigantes piedras calizas aluvionales y coluviales que se extrajeron para poder hacer la viña.


Construcción de la bodega dedicada sólo a vinos de alta gama en Altamira.

En el centro de la finca está en plena construcción la bodega dedicada a este viñedo y a los vinos de Zuccardi, de esta forma quedará para esta cosecha 2014 bien delimitadas la líneas de vinos de la familia, por un lado Santa Julia con viñedos en el este y primera región, por otro Zuccardi con viñedos en diferentes departamentos de Valle de Uco. La bodega está planteada para trabajar sin acero inoxidable, solo concreto en tanques troncocónicos de 7500 litros y huevos de 3000 litros para vinificar en pequeñas cantidades uvas obtenidas en cosechas diferenciando cuarteles e hileras por su suelo y estado adecuado de maduración. Les cuento hasta aquí, me preparo y los preparo para la segunda parte de la nota que será en Bodega, con los resultados líquidos de un trabajo profundo de los técnicos convertido en vino, visita que será el lunes 7 de octubre. Salud.

LUIS FEDULLO Sommelier - Barcelona Club de Cata

Suelo pedregoso de alto contenido de calcio y minerales con un poco de arena, limo y arcilla.

21


Nombre Secci贸n

22


23


Mercados

Radiografía del negocio del vino: ¿cuántas bodegas exportan y bajo qué cantidad de marcas?

En apenas un par de décadas, la Argentina pasó de ser un país productor vitivinícola prácticamente desconocido en los principales mercados mundiales, a convertirse en un referente indiscutido a nivel global.

F

ueron numerosos los factores que llevaron a que hoy existan consumidores que no sólo reconocen la calidad de los vinos nacionales, sino que, incluso, hasta comienzan valorar las enormes diferencias de los distintos terroirs locales. Sin dudas, todo un logro y un salto cualitativo considerando que allá por los ´90, pensar en comenzar a hablar de suelos o hasta de provincias parecía un esfuerzo sin sentido. Además del férreo trabajo en viñedos y hacia al interior de las bodegas -con la llegada de los primeros flying winemakers, claves para lograr un salto en la calidad-, un gran punto de inflexión se dio con la devaluación del 2002, cuando las compañías se encontraron con una ventaja cambiaria inédita en años y todo un mercado global por conquistar. Otro factor estuvo dado por el auge del Malbec, la cepa de origen francés que se adaptó a la perfección a los terruños locales. Su fruta y su frescura se convirtieron en furor y sensación en los principales mercados de consumo, como Estados Unidos, donde la crítica especializada la colocó en la vitrina de la mano de altos puntajes y reviews rebosantes de elogios. Esto coincidió con otra variable fundamental que ayudó a apalancar el boom del Malbec: la

24

crisis global tras el descalabro generado por las hipotecas subrpime. Con un poder adquisitivo en baja y el desplome del crédito, las familias estadounidenses debieron ajustarse el cinturón. Y así, quienes estaban acostumbrados a beber vinos europeos o de alta gama, debieron recurrir a sustitutos. Fue en ese entonces cuando quedó marcada a fuego la expresión “relación calidadprecio”. Las bodegas argentinas, allá por 2008 o 2009, gozaban todavía de una interesante ventaja cambiaria, al tiempo que ofrecían productos que, en sus diferentes segmentos, no defraudaban frente a alternativas del Viejo Mundo. (Ver Cuadro 1) Todo estaba dado para que la industria viviera un boom sin precedentes. Y así fue. Eran momentos en que las exportaciones crecían a tasas chinas, en los que cada mes se creaba alguna bodega con el objetivo puesto únicamente en los mercados internacionales y en los que la palabra “boutique” era sinónimo de éxito. En 2010, incluso, los principales jugadores del sector trazaron un Plan Estratégico que apuntaba a generar exportaciones de vino por un valor cercano a los u$s 1.200 millones hacia 2014.


Un reciente informe de Rabobank alertó sobre los costos crecientes y una moneda sobrevaluada como los factores que han reducido la competitividad del vino embotellado argentino, especialmente en los segmentos de precios más bajos.

Esto implica que, hasta ese año, las ventas al mundo deberán incrementarse en más de u$s 400 millones tomando como base 2012, cuando los envíos al exterior totalizaron u$s 765 millones, según el INDEC. Sin embargo, en lo que va de 2013, de acuerdo a cifras oficiales, las exportaciones de vino fraccionado y a granel, lejos de crecer, están en franca caída, con una contracción del 7 %. En definitiva, la industria vitivinícola estuvo muy lejos de permanecer ajena a la coyuntura doméstica. Y esto repercutió especialmente en los planes de internacionalización de las bodegas nacionales, que debieron hacer frente a una creciente suba de costos con un deslizamiento del dólar que, al menos hasta principios de este año, no acompañó a la misma velocidad. En otras palabras: el atraso cambiario metió la cola y las compañías de fuerte perfil exportador, que orientaban casi toda su producción a los mercados externos, pasaron a ser las más complicadas. En este contexto, un reciente informe de Rabobank, entidad financiera especializada en agronegocios, alertó sobre los costos crecientes y una moneda sobrevaluada como los factores que han reducido la competiti-

vidad del vino embotellado argentino, especialmente en los segmentos de precios más bajos. El reporte, citado por la consultora Area del Vino, detalla que si bien el peso ha experimentado una devaluación sostenida en los últimos años, a una tasa de aproximadamente 11 % anual, las mediciones privadas de inflación la posicionan alrededor del 25 %, lo que deriva en “una apreciación del tipo de cambio real y en la consecuente pérdida de competitividad en los mercados de exportación”.

el número de marcas que son comercializadas bajo el paraguas del vino argentino. Según un relevamiento al que accedió Vinos & Bodegas, en 2012 se registraron 422 bodegas exportadoras, un número similar al del período anterior. Es decir, el saldo entre el nacimiento y desaparición de empresas internacionalizadas

Acto seguido, el informe hizo hincapié en los costos de producción, que se incrementaron en más de un 100  % en los últimos cuatro años, mientras que el precio de exportación de vinos embotellados sólo subió un 60 %, lo que deja en claro que se produjo “un deterioro de los márgenes de rentabilidad del sector”.

La industria exportadora, en cifras La coyuntura adversa en materia de costos y tipo de cambio, se convirtió en un claro “cepo” al crecimiento de las bodegas en los mercados externos. Y esto quedó reflejado tanto en la cantidad de nuevas empresas que se suman anualmente al negocio de la exportación como en

25


Mercados

Los riesgos de esta pérdida de competitividad y los altos costos locales llevan a que cada vez más importadores se vean tentados de comprar vino argentino a granel y envasarlo en los respectivos mercados de destino, perdiendo así procesos de valor agregado.

fue del 0 %, marcando una luz de alerta para una de las industrias más relevantes de las economías regionales. El dato más preocupante es que en este 2013 no hay síntomas de recuperación: por el contrario, durante los cinco primeros meses del año figuran en los datos de Aduana unas 346 bodegas exportadoras, un número levemente inferior al del mismo período de 2012 (349). Por el lado de las marcas bajo las cuales se exporta el vino embotellado, también hay un resultado “agridulce”: en 2012 se alcanzó un nivel récord, con casi 2.500 marcas comercializadas en el exterior. Sin embargo, no se prevé que esta dinámica pueda sostenerse: durante los primeros cinco meses del año, la cantidad de marcas que se posicionaron en las góndolas del mundo

mostraron un leve retroceso, al pasar de 1.828 a 1.846. Pueden parecer caídas no muy relevantes. Sin embargo, lo que más preocupa es la reversión de un ciclo de crecimiento virtuoso, el cual había permitido que el número de bodegas difundiendo el vino nacional en el mundo se haya disparado casi 150 % en una década. En este contexto, bodegueros como José Zuccardi, vienen advirtiendo sobre los riesgos de esta pérdida de competitividad y los altos costos locales, que llevan a que cada vez más importadores se vean tentados de comprar vino argentino a granel y envasarlo en los respectivos mercados de destino, perdiendo así procesos de valor agregado. A este cuadro, se suma la creciente presión que ejercen los competidores de la Argentina, que ya no son sólo los players del Nuevo Mundo. Al respecto, Luis Steindl, gerente de Operaciones de Bodega Norton, alertó a Area del Vino sobre la dura coyuntura que debe enfrentar esta industria. “Nos encontramos con un ritmo inflacionario que las empresas ya no pueden absorber, es por esto que debemos salir a ajustar precios en el mercado interno y externo, situación que

26

nos pone en desventajas con los otros países competidores. Como es el caso de España, Chile, Australia, que pueden ofrecer productos tan buenos como el nuestro, y a precios mucho más accesibles que Argentina”, advirtió el directivo. Por su parte, Juan José Canay, presidente de Bodegas de Argentina, en reciente diálogo con Vinos & Bodegas, coincidió con este diagnóstico: “Hay bodegas que por problemas de competitividad ya no tienen marcas propias, es decir, están abandonando su presencia en el canal comercial. Si tienen viñedos propios y hacen vinos, se vuelcan a elaborar para terceros. Esto ya está sucediendo: bodegas chicas que dejaron de comercializar su producto y, con suerte, trabajan para terceros”. Frente a este panorama, el CEO de una bodega emplazada en Luján de Cuyo que produce más de 4 millones de litros anuales, fue tajante: “No exagero si digo que, en lo que va del año, me llamaron cuatro o cinco bodegas que querían venderme su bodega a precio de saldo”.

Juan Diego Wasilevsky Editor Vinos & Bodegas iProfesional

www.areadelvino.com


Ficciones etílicas

Maridaje, arte y emociones “El maridaje entre el vino y la comida es el proceso de casar (*) metafóricamente a un alimento con un vino con la intención de realzar el placer de ingerir ambos”. Wikipedia.

Y

sí, mucho se ha escrito sobre esto. Como tenemos tanto por aprender, hay mucho para explicar. Basta con ver en canales dedicados, o en programas televisivos del tipo gourmet, a catadores, enólogos, cocineros y a otros especialistas relacionados, para apreciar todo lo que la bondadosa naturaleza y el infinito trabajo humano nos brindan en el tema de relacionar el comercio y el bebercio. Desde las reglas básicas del tipo “los vinos blancos secos son los acompañantes ideales de los calamares” hasta proposiciones más complicadas, específicas o difíciles de implementar, por lo menos en nuestras latitudes, como “el queso Idiazábal marida con un vino joven de la Rioja Alavesa o mejor aún con un blanco Chacoli”, todo es materia de difusión. Si hasta se han construido tablas de información para guiar a los neófitos (del griego neofito, “nueva planta” o “recién trasplantado”) en la difícil tarea de juntar civilizadamente algo tan natural como la comida y la bebida. Pero permítanme asegurar que hay otros maridajes para el vino; otras uniones que lo tienen como novio leal aguardando en el altar; otras pasiones esperando por este consorte enamoradizo. Hay cosas en la vida que cuando las consumimos por separado nos producen un gran gozo, pero cuando las juntamos, el placer se incrementa como violando una ley rigurosa: el todo es mayor que la suma de las partes. ¿O acaso no maridan correctamente,

28


potenciando a uno y a otros, el vino y los amigos? Tal vez estos sean los verdaderos maridajes que debemos buscar. Y este casamiento feliz también ocurre con otros aspectos emotivos o artísticos. Un ejemplo más es entre el vino y la música. Dicen que hay espíritus privilegiados que son capaces de “ver” el color (el azul, el rojo, el verde…) de los sonidos musicales. Para el resto de nosotros, los que nos movemos por el llano de los sentidos limitados e independientes, incapaces de subir a tanta cima sensual, una copa de vino, nuestro sillón preferido y un concierto para piano y orquesta pueden representar una experiencia casi mística. También estoy seguro de que más de un empresario del medio debe haber evaluado la alternativa de unir, en un escenario adecuado, algún clásico del teatro universal con un Malbec bien argentino para los espectadores. Como vemos son muchos los maridajes para un buen vino. Hay otra boda que, tengo que admitirlo, llena una buena parte importante de mi vida: vino y literatura. Antes de seguir debo pedir disculpas por mi falta de educación. No me he presentado correctamente. Mi nombre es Rubén Genovar, aunque Uds. me conocen como “Ángel Salamine”. Los responsables del Club, a quienes les brindo mi profundo agradecimiento, me dieron la oportunidad de hacer público mi trabajo literario por medio de los cuentos que conforman la secci��n Ficciones etílicas de esta revista que mes a mes llega a sus manos. Ahora, habiendo aclarado el punto sobre mi identidad, permítanme explicar mejor la relación entre prosa y vino. Si digo algo así como “…conserva la salud, endulza la vida, alegra el corazón, templa el ingenio, devuelve el optimismo y alivia las penas, inspira, aligera y sana…” ¿me estoy refiriendo al vino o a un buen libro? Quizás a los dos porque el vino y la creación literaria, como testifi-

caba el Arciprestre de Hita, son “buenos en su misma naturaleza”, o, como se lamentaba cierta cortesana decepcionada de los hombres “un vaso de vino y un buen libro son las mejores cosas para llevar a la cama”. El matrimonio entre el vino y la escritura es exitoso porque ambos afirman la vida: proporcionan fortaleza y vitalidad, uno física, el otro espiritual, para encarar las faenas cotidianas. Hoy no puedo invitarlos con una copa de vino que maride con Uds., mis amigos, pero sí quiero proponer entretenerlos con una obra literaria, espero, amena. En San Nicolás, la ciudad del norte bonaerense, presenté, el pasado día 10 de octubre y con mucha alegría, mi primer libro de ficciones: “El legado Celta” y otros relatos. Se trata de una recopilación de más de cuarenta cuentos escritos principalmente durante 2012 y 2013. Abarcan temas muy diversos y los argumentos pasan por lo fantástico, humorísticos (o irónico que es una forma refinada del humor), psicológicos, románticos, históricos y hasta, como dicen los que no me quieren, barrocos y algo naif. Por supuesto que están presentes algunos de los más representativos de las Ficciones Etílicas. Garantizo que se trata de una lectura, por lo menos, profusa con sus casi 300 páginas, ¡van a poder leer hasta las solapas de las tapas! (**). Que estas sencillas líneas sean el más formal de los agradecimientos. Quienes pudieron llegar un poco más temprano a la presentación y pasear por el casco histórico de la ciudad (fundada en 1748 por Rafael de Aguiar) o visitar el majestuoso santuario construido en la ribera del Paraná como homenaje a la Virgen del Rosario, seguro no se sintieron defraudados (por lo menos hasta la lectura del libro). Por supuesto que no faltó la cata de ricos vinos, alguna que otra exquisitez nicoleña,

comentarios sobre buena literatura, por supuesto no la que yo hago, y la charla entre amigos sobre los temas que nos interesan y alegran. Como asegura un viejo adagio: el buen vino, la lectura y la cocina, alejan la medicina. Sólo me queda compartir la alegría y agradecer, a los directivos de la revista en primer término, pero también a Uds. los lectores. La literatura culmina, se realiza, cuando se lee. El escribir es condición necesaria pero no suficiente. Sin leedores, la prosa es apenas un relámpago perdido. Gracias otra vez a todos y nos seguimos encontrando en las próximas Ficciones etílicas. (*): Si maridaje es “casamiento”, por ejemplo entre una buena carne asada y un tinto exquisito, ¿la resaca vendría a ser como la suegra? Se aceptan comentarios. (**) Pongo a disposición del Club una cantidad limitada de ejemplares autografiados. Para mí será un honor entregarlos en mano en alguno de los encuentros programados.

RUBÉN GENOVAR

29


Ficciones etílicas

La malvada secta ONIV “En la sociedad actual está creciendo la adhesión a sectas, la participación en los ritos introducidos por estas, el trabajo incondicional por los objetivos secretos que proponen, la persecución personal y solitaria de los mismos y la afirmación general de ideas provenientes de estos ambientes. El reconocimiento de la existencia del fenómeno es una de las primeras acciones que debemos realizar ya que se ha venido dando una cierta tendencia, entre pensadores y teólogos, a indicar que estos actos forman parte de las libertades individuales. Es un hecho que toca, por tanto, a todos nosotros”. L’Osservatore Romano n.9-b470-7. Febrero 28, 2012.

L

a tarde otoñal está quieta, como asentada e inmóvil cubriendo la ciudad con su grisura. Rosario es una gigantesca esponja saturada de llovizna pegajosa. Las luces, de los autos, semáforos, carteles y vidrieras, se multiplican en el calidoscopio de los charcos que cubren las veredas de calle San Luís. Los transeun-peces ya ni corren. No tiene sentido. No se puede escapar de esta trampa hídrica que propone un clima que nos confunde con anfibios. Hay indiferencia en la ropa pegada al cuerpo, estoicismo en los largos cabellos femeninos que caen siguiendo la lluvia, resignación en los cristales empañados, amargura, por el derroche, en los árboles que sienten el agua perderse por sus ramas desnudas. Hombres y mujeres, ocupados, atrapados y envueltos en el vapor de sus quehaceres, envían, usando sus teléfonos, botellas llenas de mensajes a este mar aceitoso y se sienten incómodos con tanta humedad como si ellos mismos estuvieran hechos de contactos eléctricos. Las gruesas cortinas del balcón del cuarto piso dejan fuera los ruidos y la pesadez de una ciudad que parece nadar en este mundo acuático de principios de abril. La estancia está vacía y en penumbras. Un ligero zumbido, un susurro de máquina rotativa, anuncia la puesta en marcha del mecanismo del aire acondicionado. Instantes después se abre una puerta lateral y uno a uno los hombres van entrando. Es la reunión de los máximos miembros de la secta. Una capucha negra oculta sus cabezas, sus manos están cubiertas por guantes, delicados y finos, sus ropas son simples, discretas; solo blancos o negros los cubren. Hablan, cuando

32

tienen que hacerlo, mirando el piso, apenas moviendo sus labios. Todo: lugar, atuendos y hábitos, está pensado para dificultar cualquier identificación. Tienen sus motivos para tanto sigilo y disimulo. Fuera de esta habitación son ciudadanos respetables. Médicos, abogados, comerciantes, políticos o religiosos. Unos, impostores de honorabilidad intachable; otros, embusteros reconocidos por sus acciones solidarias o culturales, sofistas candidatos a premios y reconocimientos, falsificadores habituales en cenas, inauguraciones o programas televisivos; los doce, ocultando sus rostros para tomar las decisiones que afectan la calidad de vida, la tuya y la mía, cuando tienen que enviar a sus esbirros a devastar el trabajo y los sueños de tanta gente honorable. Ellos nada cuentan sobre su origen; no nombran a sus fundadores; tampoco comentan el momento del inicio, de su formalización como organización. Se sienten al margen de la Historia. Pero nosotros, los ciudadanos atentos, los que hemos visto su accionar, los que sufrimos sus tácticas, igual los reconocemos. Identificamos a estas fuerzas del mal aunque se disfracen de mozos, de empleados de vinería, de repositores en supermercados, o se escondan como encargados de compras, arquitectos o maîtres. Los intuimos cuando los vemos acercarse, cuando escuchamos sus palabras casuales, cuando nos ofrecen ese saludo amable, cuando nos dan una sugerencia aparentemente desinteresada. Siempre hay algo que los delata. Si se sabe dónde mirar, se puede ver, desde la vereda de enfrente, el sello que inevitablemente los identifica. Son luchadores


valientes, es cierto; persiguen con ahínco sus maléficos ideales, también lo reconocemos; si pueden mal actuar hoy lo hacen con firmeza: es una virtud que les destacamos; pero, ¿por qué nos han convertido en sus enemigos?, ¿acaso nosotros, por estar en el camino de sus objetivos, debemos ser ultrajados por sus políticas? Si la botella de vino es nuestra, pagada con nuestro salario, ¿por qué deben ellos intentar, a veces con descaro, arruinarla, agriarla, mal servirla o alterarla hasta que se vuelva inservible? ¿Desestabilizar la sociedad por el miedo y la coacción es su meta final?, ¿buscan sentirse omnipotentes dañando nuestras ilusiones de gozo?; por ser ellos revelados defensores de oscuros intereses, ¿desean vilipendiar hasta la última de las copas de tinto; avinagrar el contenido, no importa que sea mendocino, sanjuanino o patagónico, de cada botella; agraviar, hasta degradarlo en apenas brebaje, al más costoso de los vinos? Demasiadas preguntas que el tiempo y la pelea de los honestos deberán responder. No hay acta ni documento por estas reuniones, sus planes no están escritos ni son manifestados fuera del círculo de iniciados, no llevan registros de sus acciones pero sus objetivos están delante de nuestros ojos. Los vemos a diario. Tal vez esta sea su gran estrategia: accionar para aniquilar la mayor cantidad de botellas de vino en el menor tiempo posible, delante de todos y a la vista de cualquiera, evitando así las sospechas de los actos ocultos. Nos han convencido de que no existen y en

esta estrategia está su mayor poder. Muchas veces, debemos reconocerlo, la congregación se comporta sutil, emboscada, difícil de detectar. Que esto no nos amilane. Mantengamos alta la guardia, luchemos unidos, todavía no estamos vencidos. La mejor manera de desenmascarar estas traiciones es empezar a enumerar algunas de la larga lista de brutalidades de la que son capaces. No nos van a detener con amenazas, no sucumbiremos al miedo ni al odio. Sabemos la verdad y queremos compartirla. Si caemos, otros ocuparán nuestro lugar, un nuevo vecino llevará la bandera, ud., querido lector, dará confiado un paso al frente para continuar la cruzada. La gravedad de algunas de las tragedias cotidianas que estos desalmados provocan, casi con placer y siempre sin piedad, justifican las denuncias. Juzguen uds. mismos: en las noches primaverales, cuando el incauto se acerca a su mesa preferida en aquel renombrado restaurant y pide esa botella de Cabernet que tanto le han recomendado, el mozo, miembro conspicuo de la secta, sin inmutarse y sin siquiera una mueca, le dirá firmemente que ya no hay disponible. Ante la mirada decepcionada de la víctima, el malvado insistirá, se complacerá, clavará el estoque final, convencerá, por un supuesto conocimiento enológico que dice poseer, a nuestro comensal de que es mejor beber un Chablís que, además, él bien sabe que es apenas un vino mediocre. Eso es no tener corazón. La crueldad no termina aquí. El agente del caos regresará a la mesa con la primera botella que encontró, con la que se puso en la heladera, abandonando su caja jun-

to al horno pizzero, hace solo unos minutos. Y si como todo esto no alcanzara, como si tanto desprecio fuera necesario, lo hará sin frapera, o, a lo sumo, cargará una con unos pocos cubos, no más de 3 o 4, de hielo y con agua de la canilla. ¿Si esto no es maldad, el maligno, qué lugar ocupa? Hay más. En la reconocida bodega céntrica, esa sobre la esquina noroeste, aquella que ocupa el moderno local, vidriado, luminoso y reluciente en su acero inoxidable, la que muestra esas vistosas etiquetas y esos fabulosos varietales, todos para ser admirados por apuradas y curiosas amas de casa o por serios señores paseando sus perros, hemos visto que las botellas están expuestas, y díganme uds. si esto no es brutalidad manifiesta, ¡a los inclementes rayos ultravioletas! Así no hay vino que resista siquiera una tarde de noviembre, mucho menos una de enero. El encargado del local, otro sospechado asistente a las reuniones de calle San Luís, se regodea al imaginar los gritos agónicos de las moléculas aromáticas, habitantes de cada envase, heridas y rotas en mil trazas por la energía como balas de la resolana siestera. Impresentable. Por si todo esto no es prueba suficiente, casi ni me atrevo a mencionar lo siguiente por la repugnancia que me causa, en un salón de fiestas, uno de esos mediocres que han aparecido en la ciudad como plaga, y nunca mejor aplicado el calificativo, las botellas llegan a la mesa… ¡ya destapadas! Increíble. ¿Cuándo se destaparon?, ¿dónde lo hicieron?, ¿el conteni-

33


Ficciones etílicas

Si los dejamos seguir creciendo llegará el día (tal vez el que ellos buscan) que para disfrutar de un buen vino, en las condiciones debidas, en la guarda, trato y temperatura correcta, deberemos escondernos, actuar furtivamente, complotar.

do es el de la etiqueta o alguien escondió un embudo plástico usado para trasvasar?, ¿es casual esa damajuana caída bajo la mesa? Basta, me hace mal. ¿Hasta dónde puede llegar el odio? Uds. seguramente estarán tan asqueados como yo con estas descripciones, pero créanme que representan apenas el carozo de la aceituna del aperitivo de la cena que esta organización siniestra es capaz de organizar. No olvidemos que ellos odian al vino. Alguien, no importa quién, me contó que un arquitecto, seguidor de la malvada doctrina en la zona de Arroyito, diseñó para su cliente una atractiva alacena para ubicar acostadas las botellas en la cocina. Hasta aquí, si bien reprochable, lo comprendemos por las limitaciones de espacio en las viviendas modernas. Ahora, cuando me aclararon el segundo detalle, casi no pude creerlo. Con una ferocidad indescriptible este hombre (o menos) ubicó el mueble sobre la heladera, directamente expuesto al aire caliente del compresor que se eleva buscando el cielorraso, eso sí, no sin antes transferir su energía térmica a las pobres esperando por el descorche. De solo imaginar el agitar desmedido, casi al hervor y al espanto, de los taninos y azúcares, me corre un frío sudor por la espalda. Lo peor de esto es que no es un caso aislado. No amigos, hay peores noticias. Tenemos denuncias similares en la zona del Parque, en las Cuatro Plazas y en Alberdi y Avellaneda. Evidentemente los tentáculos de la secta han infectado el tejido social rosarino.

34

Hoy más que nunca debemos estar atentos para tratar de terminar con estos herejes. Si los dejamos seguir creciendo llegará el día (tal vez el que ellos buscan) que para disfrutar de un buen vino, en las condiciones debidas, en la guarda, trato y temperatura correcta, deberemos escondernos, actuar furtivamente, complotar. Es la tragedia moderna llevada al paroxismo: nosotros, las víctimas, nos convertiremos en delincuentes. No crean que exagero. Basta con fijarnos en los detalles para comprender el poder de esta logia. Sin pudor mandan a fabricar en China sacacorchos inservibles, de esos que desgajan el tradicional tapón para convertirlo en aserrín sobre el contenido, o aquellos otros que obligan a una fuerza hercúlea para poder disfrutar de una copa, y ni hablar de los que son tan sofisticados que hay que aprenderse un manual antes de usarlo; se deleitan dejando las botellas al sol en veredas, vidrieras o sobre vetustos camiones en ruta; no se detienen cuando se trata de calentar, olvidar en posición vertical, golpear, agitar, enfriar y volver a calentar a esos nobles lixiviados de barrica que tanto nos agradan. Lamentablemente, nada vuelve a ser como era cuando una botella cae en sus manos. Propongo una campaña de resistencia. No sé, organizarnos, crear planes de protección, establecer líneas de vigilancia y alarmas, publicar listas, en fin, usar nuestra inteligencia para apoyarnos en las nuevas tecnologías y tratar de volcar la situación a nuestro favor. Hacen falta voluntades para crear páginas de internet,

blogs, escribir notas, aparecer en los medios para decirles, mejor: para gritarles, a los indignos que no podrán, que defenderemos el vino, que no permitiremos que lo sigan arruinando con sus métodos malévolos, que, antes de que caiga un nuevo lote en sus garras perversas, deberán primero vencer esta valiente oposición. El combate recién comienza: protegeremos lo que nos gusta. No nos moveremos. La ciudad será el campo de batalla. Levantaremos altares para los héroes, vociferaremos un ¡basta! que se escuché desde el puente a Victoria hasta el Saladillo, de la Circunvalación hasta el Monumento; un grito valiente que resuene y se amplifique en cada bar, en cada bodega, en cada almacén, en cada alma rosarina que respete, venere y admire el trabajo sagrado de los anónimos bodegueros, de los abnegados vitivinicultores, de los honrados vendedores de vinotecas, de todos los que, precisamente por el amor que da el conocimiento, le otorgamos al vino, desde las uvas a la mesa, los cuidados que necesita y el trato que requiere. Esta vil sociedad secreta, la que se hace llamar Organización Nacida para Inutilizar el Vino, debe saberlo: los conocemos, somos más que ellos y estamos dispuestos a luchar.

Ángel Salamine Especial para Barcelona Club de Cata. Rosario. Octubre 2013. asalamine@gmail.com


Caja de degustación 6 botellas Nature

+

38

+ +

$

415

Socios

+

$

Precio Sugerido

640

+ Lo s p r o d uc to s d e p r o m o c i o n e s s e r e t i r a n ú n i c a m e n t e e n e l lo c a l d e b a r c e lo n a v i n o s · p r o m o c i o n e s vá l i d a s s ó lo c o n pa g o e f e c t i vo , H ASTA A G OTAR STO C k

Promos para socios


Caja de degustación 6 botellas Extra Brut

+

+

40

$

+

+

+

Caja de degustación 6 botellas Dulces y Tardíos $

+

380 Socios

245 Socios

+

$ Precio Sugerido

+

$

603

+

Precio Sugerido

360

+ Lo s p r o d uc to s d e p r o m o c i o n e s s e r e t i r a n ú n i c a m e n t e e n e l lo c a l d e b a r c e lo n a v i n o s · p r o m o c i o n e s vá l i d a s s ó lo c o n pa g o e f e c t i vo , H ASTA A G OTAR STO C k

Promos para socios


41


Promos para socios

Caja de degustación 6 botellas Brut Rosé

+

+

+

$

351 Socios

+

$

490

Precio Sugerido

+

Lo s p r o d uc to s d e p r o m o c i o n e s s e r e t i r a n ú n i c a m e n t e e n e l lo c a l d e b a r c e lo n a v i n o s · p r o m o c i o n e s vá l i d a s s ó lo c o n pa g o e f e c t i vo , H ASTA A G OTAR STO C k

42


43


Promos para socios

Caja de degustación 6 botellas Método Tradicional

+

+

+

$

1100 Socios

+

$

1771 Precio Sugerido

+

Lo s p r o d uc to s d e p r o m o c i o n e s s e r e t i r a n ú n i c a m e n t e e n e l lo c a l d e b a r c e lo n a v i n o s · p r o m o c i o n e s vá l i d a s s ó lo c o n pa g o e f e c t i vo , H ASTA A G OTAR STO C k

44



Revista Barcelona Club de Cata Agosto