Page 1

Sin tĂ­tulo-3 1

12/07/11 12:52


Sin tĂ­tulo-4 1

12/07/11 14:36


ENRIQUE FLORES.indd 3

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 4

30/06/11 10:55


El trazo de Enrique

Y, de pronto, un día, el dibujante viajero, el hombre que no tiene pereza en echarse al hombro un equipaje ligero y largarse a la otra punta del mundo para dibujar lo que es posible que nosotros no veamos nunca, escucha el rumor del gentío que se arremolina casi a las puertas de su propia casa. Sale a la calle a celebrar que de vez en cuando lo inusual, lo extraordinario, sucede a escasos metros de donde uno vive. Fue el 15 de mayo, el 15. En un primer momento, se trataba de la fecha de la convocatoria; ahora, da nombre a ese movimiento ciudadano que llenó las plazas de algunas ciudades españolas. Lo que unía, lo que une, a tan diverso grupo de gente que se acercó a las plazas fue la sensación de que se les había arrebatado una democracia realmente participativa, un sistema en el que los ciudadanos no entregaran su destino a los partidos políticos. El dibujante, Enrique Flores, bajó a unirse a la muchedumbre, a mirar, a ser parte de ellos y a ser un testigo: esos dos papeles en que tantas veces se sitúa el artista cuando quiere retratar de forma realmente a humana a los personajes. A la manera velazqueña quiso entrar en el cuadro, dibujar desde dentro y no desde fuera, acercar cuanto pudiera la perspectiva de las personas que se movían delante de sus ojos; para ello, decidió salir de casa como cuando emprende uno de esos largos viajes que le duran meses, en los que se mezclan la vocación de mirar y el vicio de vivir: sin horarios, sin límite. Se fue casi a vivir a la Puerta del Sol. Ganándose la confianza de los que allí acampaban fue colándose en sus vidas, en esa singular convivencia que se generó a fuerza de pasar días y noches a la intemperie. Flores estaba presente mientras dormían o mientras los desvelados pensaban en voz alta, expresando uno de esos deseos que ya al

ENRIQUE FLORES.indd 5

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 6

30/06/11 10:55


formularlos se dan como perdidos. Flores estaba de vez en cuando al amanecer, para ver como poco a poco aquel país autónomo de la España que lo circundaba se desperezaba. Flores los dibujaba barriendo o preparando comida, mostrando su espíritu civilizado, reprochando a los colgaos que quisieran tomar el campamento como un lugar propicio para ponerse ciegos. Flores los dibujaba al comer, al besarse, delante de su pancarta, jugando al ajedrez, hablando en la asamblea, aplaudiendo en silencio, cantando para los demás o para sí mismos; Flores escribía las frases que salían de sus bocas: sentencias o frases lapidarias que puestas en papel parecen definir no ya al movimiento en sí sino a esta época de descontento profundo, de rabia y desesperanza. El dibujante, con espíritu febril por no querer que se le escapara una escena interesante, iba llenando páginas en la libreta, reproduciendo con un trazo ligero el colorido del ambiente, que es lo más difícil de reflejar: la mezcla de olor, sonido y humanidad, esos elementos que el dibujo puede captar si quien tiene el lápiz entre manos es un artista verdadero. Al dibujante se le veía ilusionado porque casi por primera vez podía viajar sin moverse del sitio pero situándose a miles de kilómetros de distancia moral: en un país más justo, menos corrupto y más vivo. Estaba claro que esa patria tenía que morir, que no encontraría oxígeno suficiente para su existencia, que un día sus habitantes habrían de desmontar el tenderete y volver a ese otro país en el que vivimos todos. Por eso, este trabajo de Enrique muestra, entre otras cosas, la fugacidad de la ilusión, su espíritu perecedero. Ojalá, de cualquier manera, que toda la fuerza colectiva que convirtió el 15 de mayo de 2011 en una fecha para recordar pueda transformarse en algo práctico, que no se desvanezca en el aire. Los dibujos de Enrique están ahí para recordarnos la pasión de esos días. Al verlos, parece que el espectador puede colocarse bajo los toldos de aquella república justa y entrar a formar parte de las conversaciones, las asambleas, de las pequeñas actividades que hacían el lugar habitable; de los sueños que los insomnes pronunciaban en voz alta, sueños que casi ya al decirlos se daban por perdidos. Parece que está uno ahí, viendo, oliendo, sintiendo. Todo gracias al trazo sabio y humano de nuestro Enrique. Elvira Lindo

ENRIQUE FLORES.indd 7

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 8

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 9

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 10

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 11

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 12

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 13

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 14

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 15

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 16

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 17

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 18

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 19

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 20

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 21

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 22

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 23

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 24

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 25

30/06/11 10:55


ENRIQUE FLORES.indd 26

30/06/11 10:56


ENRIQUE FLORES.indd 27

30/06/11 10:56


ENRIQUE FLORES.indd 28

30/06/11 10:56


ENRIQUE FLORES.indd 29

30/06/11 10:56


ENRIQUE FLORES.indd 30

30/06/11 10:56


ENRIQUE FLORES.indd 31

30/06/11 10:56


ENRIQUE FLORES.indd 32

30/06/11 10:56


ENRIQUE FLORES.indd 33

30/06/11 10:58


ENRIQUE FLORES.indd 34

30/06/11 10:58


ENRIQUE FLORES.indd 35

30/06/11 10:58


ENRIQUE FLORES.indd 36

30/06/11 10:58


ENRIQUE FLORES.indd 37

30/06/11 10:58


ENRIQUE FLORES.indd 38

30/06/11 10:58


ENRIQUE FLORES.indd 39

30/06/11 10:58


ENRIQUE FLORES.indd 40

30/06/11 10:58


ENRIQUE FLORES.indd 41

30/06/11 10:58


ENRIQUE FLORES.indd 42

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 43

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 44

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 45

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 46

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 47

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 48

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 49

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 50

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 51

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 52

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 53

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 54

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 55

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 56

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 57

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 58

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 59

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 60

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 61

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 62

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 63

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 64

30/06/11 10:59


ENRIQUE FLORES.indd 65

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 66

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 67

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 68

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 69

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 70

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 71

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 72

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 73

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 74

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 75

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 76

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 77

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 78

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 79

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 80

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 81

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 82

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 83

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 84

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 85

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 86

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 87

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 88

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 89

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 90

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 91

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 92

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 93

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 94

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 95

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 96

30/06/11 11:01


ENRIQUE FLORES.indd 97

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 98

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 99

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 100

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 101

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 102

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 103

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 104

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 105

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 106

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 107

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 108

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 109

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 110

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 111

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 112

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 113

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 114

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 115

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 116

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 117

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 118

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 119

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 120

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 121

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 122

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 123

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 124

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 125

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 126

30/06/11 11:13


ENRIQUE FLORES.indd 127

30/06/11 11:13


Con la colaboraci—n de :

© de la presente edición: Blur Ediciones, S.L. © de las ilustraciones: Enrique Flores © del texto: Elvira Lindo Edita: Blur Ediciones, S.L. Abtao, 25 Interior Nave C T 91 434 81 78 • F 91 434 10 27 Otros títulos de Blur Ediciones disponibles gratuitamente online en: http://librosdeblur.blogspot.com Imprime: Brizzolis arte en gráficas ISBN: 978-84-939233-2-7 Depósito Legal:

ENRIQUE FLORES.indd 128

30/06/11 12:09


Sin tĂ­tulo-4 1

12/07/11 14:36


Sin tĂ­tulo-3 4

12/07/11 12:52

CUADERNO DE SOL  

ILUSTRACIONES ACAMPADA SOL 15M

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you