Page 1

Abel cuevas texo:Pauta viasual 2 columnas 13/09/11 11:07 Página 22

Abel Cuevas. Sueños, barbas y rock and roll Hubo un tiempo que la música y el arte mantenían una relación simbiótica gracias a las portadas de discos, a los carteles de conciertos y a los flyers promocionales. Pero ese sueño tan glamuroso, con tipografías exageradas y formas psicodélicas, terminó en un abrir y cerrar de ojos. Han tenido que pasar muchos años y varias modas para que algunos artistas se decidieran a recuperar el viejo arte de los pósteres de rock y convertirlo en una disciplina de culto. Este es el caso de Abel Cuevas, uno de los ilustradores más reconocidos y aclamados de la escena musical de nuestro país. Bienvenidos a su particular universo creativo, acompañados por una banda sonora de excepción. Texto: David Moreu

visual 22


Abel cuevas texo:Pauta viasual 2 columnas 13/09/11 11:07 Página 23

Muchas veces las cosas suceden sin más. Te levantas por la mañana, desayunas tus Kellogg’s, te pones a escuchar música y decides grabar un casete para un amigo o para la chica que te gusta, haciendo una portada totalmente surrealista. No es algo premeditado, simplemente es lo que te apetece hacer en aquel momento. Con el paso del tiempo, esas cintas TDK repletas de grandes éxitos del rock se convierten en un fanzine llamado Recuerdos desde Sebastopol, la maquetación pasa a ser una forma de ganarse la vida y, de repente, todos tus esfuerzos se centran en una revista titulada Dead City Radio. Este podría

ser el resumen frenético de los inicios artísticos de Abel Cuevas, uno de los ilustradores más cool de la escena alternativa de nuestro país. Aunque, un buen día, este universo creativo dio un giro inesperado. “Supongo que ya no me apetecía hacer más fotomontajes y se me ocurrió coger de nuevo los lápices”, explica el artista. “Llevaba años sin dibujar, pero llené un par de cuadernos, cogí cierta seguridad y, en enero de 2008, decidí hacer mi primer cartel para el grupo MV & EE. Desde entonces, llevo haciendo cosas ininterrumpidamente y aprendiendo algo nuevo a cada paso”.

visual 23


Abel cuevas texo:Pauta viasual 2 columnas 13/09/11 11:07 Página 24

A primera vista, la elección de diseñar pósteres para conciertos y bandas de rock como profesión podría considerarse muy arriesgada en los tiempos que corren, debido al naufragio de la industria musical y a que el público de la era digital vive ajeno a los rituales que, tradicionalmente, han marcado esta escena tan inconformista. Pero, muchas veces, la pasión por el arte y el poder de las canciones pueden más que la razón. “Desde pequeño la música ha sido una presencia constante en mi vida, puesto que mis padres trabajaban en la industria del disco y he crecido rodeado de vinilos”, comenta el ilustrador. “Nunca se me dio bien tocar un

visual 24

instrumento, así que ésta es mi manera de involucrarme en la escena y expresarme. La música es una gran influencia y la razón por la que decidí volver a dibujar”. Desde que hizo su primer póster para MV & EE, Abel Cuevas ha tenido la oportunidad de diseñar carteles para grupos independientes de ámbito internacional a los que admira y no esconde su sonrisa cuando afirma que ha podido trabajar para algunas de sus bandas favoritas, como Wooden Wand, Bill Callahan o Tom Carter. En este sentido, su filosofía como ilustrador enlaza claramente con la tradición de los pósteres de rock de los años 60 y 70, que se convirtieron en objetos


Abel cuevas texo:Pauta viasual 2 columnas 13/09/11 11:07 Página 25

de culto y definieron aquellos años de descubrimiento y rebeldía gracias a su estética vanguardista. Aunque, hoy en día, el concepto artístico vinculado a la música no sigue una explicación lógica. “No sé si me atrevo a definir el ,género del póster de rock. Esa expresión me recuerda los carteles de Grateful Dead, de Quicksilver Messenger Service y de Jimi Hendrix”, afirma el artista. “Pienso en hippies reinventando el art nouveau, pero también pienso en Black Flag, en los dibujos de Raymond Pettibon y en fotocopias o stencils. Es algo tan amplio que no sabría acotarlo”. Dentro de este caleidoscopio de formas sugerentes y de colores llamativos que pue-

blan el universo de la música, Abel Cuevas siente una especial predilección por los diseñadores e ilustradores que vivieron en la soleada California durante los días del apogeo psicodélico. Nombres tan respetados e influyentes como los de Victor Moscoso, John Van Hamersveld y Rick Griffin, que convirtieron su adoración por la música, por el pop art y por el surf en un estilo de vida único. “Mi afición por Rick Griffin va totalmente ligada a mi pasión por Grateful Dead. En su obra se unen las cosas que más me gustan: dibujos lisérgicos, calaveras, ojos, surf, cultura pop de consumo americana y, sobre todo, unas tipografías increíbles”, explica Abel

visual 25


Abel cuevas texo:Pauta viasual 2 columnas 13/09/11 11:07 Página 26

Cuevas. “La manera en que Rick Griffin dibujaba las letras es una gran inspiración, con curvas imposibles, sombreados muy detallistas y una ilegibilidad que requiere cierto esfuerzo por parte del espectador. Eso es algo que también me gusta del grafiti y de los logos de grupos de black metal”. A pesar de las ilustres influencias y del peso de la tradición musical, Abel Cuevas ha logrado crear una iconografía propia que cobra vida en cada uno de sus pósteres. Se trata de un mundo de ensueño formado por personajes con barba y sombrero, bosques frondosos, cabañas de madera, pájaros con formas sinuosas que apenas logran

visual 26

levantar el vuelo, guitarras acústicas que permanecen estáticas en el tiempo y, por encima de todo, el mar como última frontera de unos carteles que no terminan cuando empieza la pared. “Esta iconografía se ha ido desarrollando poco a poco y casi sin querer. Las barbas son pequeños autorretratos que empezaron como una broma y ahora se han convertido en un elemento recurrente y bastante poderoso. En esos dibujos hay algo de mundo idílico, algo de vacacional y también algo de escapista”, comenta Abel Cuevas con una sonrisa cómplice. “Aunque no lo parezca, soy un amante de las ciudades. Déjame callejear por una


Abel cuevas texo:Pauta viasual 2 columnas 13/09/11 11:07 Página 27

ciudad grande y seré feliz. El campo, los bosques y el mar me gustan más como objetos estéticos que en la experiencia directa”. Pero, más allá de ser un elemento decorativo, no debemos olvidar que los pósteres de rock tienen un objetivo muy claro: promocionar los conciertos y las giras de las bandas. Por este motivo, la tipografía cobra un papel destacado en las creaciones de Abel Cuevas y se ha convertido en una de sus señas de identidad más reconocibles. Unas letras exóticas y enmarañadas, que se superponen las unas con las otras y que se funden con las ilustraciones para crear un todo inseparable. “Intento que mis

tipografías sean siempre a mano y que tengan una apariencia muy orgánica. Eso me parece muy importante y, por este motivo, le dedico bastante tiempo”, explica el diseñador. “Al principio me sentía más cómodo creando tipografías que dibujando personajes o fondos, pero con el tiempo creo que estoy consiguiendo un equilibrio”. Este detallismo por la creación de letras y títulos le ha llevado a aparecer en el libro Lettering. Post diseño digital, que presenta diez de sus mejores pósteres y le ha permitido compartir páginas con artistas a los que admira, como Chris Piascik y Nate Williams. Aunque si algo llama realmente la atención del

visual 27


Abel cuevas texo:Pauta viasual 2 columnas 13/09/11 11:07 Página 28

proceso creativo de Abel Cuevas es la delicadeza con la que afronta la ilustración (ya sea a mano alzada o con el ordenador) y el profundo respeto que muestra por los bocetos, que se amontonan sin orden aparente en su escritorio a lo largo del camino. Resulta imposible descifrar el origen de las ideas y de las imágenes, pero el resultado que vemos en los carteles siempre supera la unión de cada una de las pequeñas partes que lo conforman. “Las ideas surgen de una manera bastante aleatoria. Casi siempre empiezo dibujando a lápiz y luego entinto usando papel vegetal, porque soy un sentimental y me da pena borrar el

visual 28

lápiz”, se sincera Abel Cuevas. “Los lápices muchas veces son partes aisladas del póster, como un personaje, las letras o una montaña. Después lo escaneo todo y lo encajo en Photoshop”. Puede que los pósteres de rock hayan convertido a Abel Cuevas en un héroe de la escena underground, pero este artista inquieto y viajero también se ha atrevido con otros formatos relacionados con el mundo de la música. En este caso, es importante mencionar el diseño de logotipos, su colaboración con varias revistas especializadas y la creación de portadas de discos, en un momento en el


Abel cuevas texo:Pauta viasual 2 columnas 13/09/11 11:07 Página 29

que los LP y los singles vuelven a estar en boca de todo el mundo. Como muestra de su trabajo discográfico destaca la portada y la contraportada del álbum Ukeleles, percusiones y radios del grupo El Oso Goloso, que fue editado en 2007. “El vinilo es algo especial, no sólo porque las portadas se vean mejor, sino porque tiene algo ceremonial: el comprarlo, el ponerlo o el darle un toque para que salte ese punto en el que se ha rallado”, comenta el dibujante. “Compro mucha música de los años 60 y 70, unos discos que se hicieron para ser escuchados en vinilo, para sentarte en el sofá con la carpeta y flipar un rato con una portada

de Roger Dean para Yes o de Rick Griffin para Grateful Dead”. Esta voluntad de captar la atención del público y de experimentar con los formatos enlaza claramente con el espíritu transgresor e inconformista de los artistas urbanos. Seguramente, aún debe haber quien se pregunta qué es lo que convierte el arte callejero en algo tan especial, pero la respuesta no está en las obras, sino en “la actitud” de los artistas. No importa si pintan en una pared, si hacen pósteres de rock o si exponen en la Tate Modern, la clave de su éxito es poder expresar un universo personal, abrir los ojos de la gente, desafiar las normas y, sobre todo, ser

visual 29


Abel cuevas texo:Pauta viasual 2 columnas 13/09/11 11:07 Página 30

libres. “El street art me gusta por su libertad absoluta, por ser algo efímero y porque no tiene nada que ver con las galerías o los museos. Es más espontáneo, menos consciente de sí mismo y eso me parece su mayor virtud”, explica Abel Cuevas. “Nunca me he atrevido a hacer nada en las calles, pero muchas veces he fantaseado con la idea. El mundo del arte se toma demasiado en serio a sí mismo y eso me da un poco de pereza”. Puede que los días de esplendor del rock and roll se hayan perdido en el horizonte del tiempo y que esta música de raíces rebeldes ya no tenga la capacidad de sacudir

la conciencia de aquellos que aún compran álbumes. Pero la esperanza es lo último que se pierde y siempre nos quedarán los pósteres de los conciertos para recordarnos que aún podemos emocionarnos, gritar y saltar en el sofá en un estallido de euforia incontrolable. Todo lo demás son sueños, canciones e ilustraciones imposibles. “Confío en la fuerza del arte, pero no sé si éste puede cambiar las cosas”, afirma Abel Cuevas. “Una imagen poderosa puede hacer mucho. Aunque, la verdad, lo que yo hago tiene una voluntad escapista para intentar que el mundo sea un poco más bonito”. ß

visual 30

abel cuevas  

articulo revista visual

Advertisement