Page 15

MARZO DE 2017

15

Un software para Pakistán • Una red de escuelas para sordos acaba de instalar el Sueñaletras en este país, programa diseñado por el centro CEDETI. Más de un millón de niños serán favorecidos. VIOLETA BUSTOS VACCIA

Los cordones montañosos de Pakistán, sus ferias libres, las calles de uno de los lugares con mayor tasa de terrorismo en el mundo, albergan más de 180 millones de habitantes, quienes se comunican principalmente en idioma urdu. Además, existen cuatro lenguas provinciales y a partir de 1947 tras la dominación británica, se ha instalado el inglés. Sin embargo, existe una lengua que trasciende la voz hablada, y que ha permitido que más de 1,2 millones de niños sordos en edad escolar se comuniquen universalmente. En aras de apoyar a esos niños —pues sólo un 2 por ciento de ellos tiene acceso a educación— a fines de noviembre pasado un software chileno aterrizó en el país de Asia del sur. Existen siete escuelas para niños sordos en Pakistán al alero de la fundación de cooperación internacional Family Educational Service Foundation (FESF), creada a fines de los 80 por un matrimonio estadounidense-filipino, que tenía un hijo sordo. Se trata de las escuelas Deaf Reach, el lugar donde se comenzó a implementar el programa Sueñaletras diseñado por el Centro de Desarrollo de Tecnologías de Inclusión (CEDETI UC) desde fines de noviembre. IQRA fue el nombre escogido por la fundación para rebautizar el programa de CEDETI: la palabra proviene del urdu y significa «lee». La aplicación consiste en una serie de recursos para que niños de entre cuatro y diez años aprendan a leer y a escribir junto con una lengua de señas determinada. En el caso de IQRA el software está en inglés y la lengua de señas corresponde a Pakistán. «La interfaz es fácil de usar, es atractiva, incorpora actividades basadas en juegos y puede adaptarse al ritmo individual de cada niño», dice Aaron Awasen, director de administración de Deaf Reach en Karachi. Awasen cuenta que la intención es que el software, descrito en ese país como un completo programa de alfabetización, llegue a todas las escuelas para sordos y así «el impacto sea mayor», por eso ya está disponible para la descarga gratuita de cualquier usuario. Los encargados de dar a conocer este producto de CEDETI fueron su director, Ricardo Rosas, y la coordinadora de proyectos, Igna-

EN LAS instalaciones de la escuela Deaf Reach en Karashi, un grupo de alumnas se familiariza con Sueñaletras bautizado como IQRA en esa ciudad. Las estudiantes profesan la religión musulmana y por este motivo utilizan un velo para cubrir su cabello.

cia Sauvalle, quienes viajaron a las ciudades de Karachi, Hyderabad y Rashidabad.

LA REALIDAD DE ESTAS ESCUELAS Durante su estadía, relata Sauvalle, fueron testigos de la «excelente organización e infraestructura de las escuelas de FESF». Es así como en vez de atentados o humo en las calles, Ignacia y Ricardo

se encontraron con cientos de niños aprendiendo. Vieron cómo les enseñaban a cocinar, cómo les mostraban el autocuidado y la higiene. Pudieron ver además la artesanía que se desarrolla en estas escuelas, prendas de telas multicolores, piezas de greda, fueron algunas de las creaciones que apreciaron. «A los niños se les enseña distintas técnicas asociadas a la preservación del arte pakistaní», continúa Sauvalle.

¿Cómo llegó Sueñaletras a Pakistán? Existe un proyecto de globalización del software Sueñaletras, lo que ha derivado en la disposición de 17 versiones, donde 11 están completas y el resto disponible para la personalización de la lengua de señas de cada país. Así, luego de enviar una larga lista de correos electrónicos a organizaciones en Pakistán (uno de los países de Asia con mayores tasas de sordera), fue FESF la que más se interesó, respondió a la brevedad y tuvo el interés de implementar lo antes posible el software. Sueñaletras está disponible en lengua de señas chilena, mexicana, uruguaya, costarricense, española, argentina, colombiana, catalán, ecuatoriana y ahora pakistaní. Es un programa gratuito y descargable por cualquier usuario, además se alinea con la brecha digital, pues para utilizarlo no es necesario estar conectado a Internet. Sus principales destinatarios son niños sordos o con hipoacusia (pérdida parcial de audición). Sueñaletras fue uno de los seis ganadores de World Innovation Summit For Education (WISE) entregado por Qatar Foundation en 2011, destacado por promover una mezcla de recursos paralelamente: videos en lengua de señas, actividades dactilológicas y representación de lectura labial, todo combinado con textos.

UN PROGRAMA VALIDADO Sueñaletras es un software ampliamente conocido por la comunidad sorda de Chile. Así lo cuenta Marcela Tudela, educadora diferencial del colegio Monteolivo de Puente Alto, quien conoció el programa en 2015. «Cuando los niños no tienen una lengua de señas adquirida, incorporar la lectoescritura de forma paralela a la enseñanza de esta, es mucho más fácil», sostiene. A Marcela no le sorprende que esta aplicación se utilice en distintos países del mundo, porque «es un software que fue desarrollado con apoyo de niños y profesores sordos, o sea, tiene un concepto de identidad que lo hace transferible a las comunidades sordas de todo el mundo». Por otro lado, destaca Tudela, «el sistema facilita la interpretación de los mensajes a través de relatos con imágenes, videos y señas que aluden a emociones, todo al mismo tiempo». De esta manera, Sueñaletras no sólo busca romper barreras idiomáticas, sino que se hace cargo de la comunicación no verbal, algo que puede transformarse en un muro a la hora acercar a quienes pueden y no pueden oír.

VU N°262: especial Novatos  

Periódico para la Comunidad UC.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you