Page 2

2

CARAS Y NÚMEROS DE CHILE

PREGUNTA & RESPUESTA

VISIÓN UNIVERSITARIA

DE NÚMEROS Y DATOS

Más cerca de Chile que del barrio

«A Gabriela Mistral le gustaba Chile, pero no los chilenos» Fue el primer chileno en tener acceso a las cajas repletas de poemas no publiLuis Vargas Saavedra, cados, fotografías y profesor de la Facultad notas que Gabriela de Letras. Mistral había dejado en manos de su albacea, Doris Dana. Cuidadas recelosamente, hasta el punto de que nadie pudo verlas mientras estuvieron en su poder, cuando murió el legado pasó a manos de su sobrina, Doris Atkinson. Fue ella quien autorizó el envío a Chile de este material, que será debidamente catalogado y, luego, publicado por la UC. Más de 70 poemas, 500 cartas inéditas y cinco álbumes de fotografías estaban guardadas sin que nadie las hubiera revisado. —¿Cómo era Gabriela Mistral? —Era una mujer de esfuerzo, de una tenacidad y organización extraordinaria y con una muy clara conciencia de su valor como genio. Ella era muy estudiosa pero no pudo ni siquiera terminar la preparatoria. Su hermanastra Emelina le enseñó todo lo que pudo, pero después se transformó en una autodidacta, y desarrolló todo un sistema para aprender. Leía, subrayaba, resumía, y de esta manera se hizo de una cultura asombrosa. —¿Cuáles son los grandes hallazgos de todo este material inédito? —Hay cosas extraordinarias y de una temática muy variada: muchas rondas, poemas autobiográficos, filosóficos, poemas descriptivos de flora y fauna. Hay unos recados líricos y muchos poemas relacionados con sucesos históricos. —¿Cómo era su proceso creativo? —Lo que uno ve en sus manuscritos y cuadernos es, primero, una escritura de golpe, rápida, que luego elabora y que puede alcanzar unas cuatro versiones, que se van perfeccionando en forma sucesiva. A veces, en estas correcciones elimina cosas muy lindas y es posible que en la última haya sacrificado demasiadas cosas de las anteriores. —¿Cómo era la relación de Gabriela Mistral con Chile? Porque era un lugar que echaba de menos, pero donde no quería volver. —Sí, es que le gustaba el país, pero no le gustaban los chilenos. —¿Por qué? —Porque en Chile fue atacada y perseguida como mujer, como escritora y como profesora. La carrera de la Mistral no fue por etapas ni jerárquica. En 1922, cuatro años después de obtener los Juegos Florales de Santiago, fue invitada por el gobierno mexicano a colaborar en la reforma educacional del ministro José Vasconcelos. Pero en Chile, el gremio de los profesores criticaba que ella hubiera llegado a ser directora del Liceo de Niñas Nº 6 en Santiago, porque era una desconocida y además, no tenía título. Por eso le boicotearon una gran cantidad de cosas. Ella se aferró a la invitación de México y se las fue arreglando para quedarse fuera. No quiso volver a vivir en Chile. V.S.

¿En qué medida se siente identificado con...? CHILE

SU CIUDAD

SU REGIÓN

AMÉRICA LATINA

SU COMUNA

SU BARRIO

% Muy identificado + bastante identificado

% Algo identificado

% Poco + nada identificado

Para tener una visión más clara de cómo somos los chilenos, la UC y Adimark realizan anualmente la Encuesta Nacional Bicentenario. En la última medición, se preguntó por el nivel de identificación de los chilenos con su entorno. Los resultados de la segunda versión se entregan en octubre. I.G.

RECOMENDADO

‘Cinco doloras para piano’ (1914) de Alfonso Leng POR JUAN PABLO GONZÁLEZ*

«Alfonso Leng era un compositor autodidacta que pertenecía al Grupo de los 10, un colectivo formado básicamente por músicos, pintores, arquitectos y escritores. Lo interesante es que él hizo las Doloras, que son piezas cortas para piano que duran tres o cuatro minutos, y el escritor Pedro Prado, que era del Grupo, al escucharlas, les escribió textos para ser recitados antes de que se toque cada pieza. Entonces, se creó una obra colectiva y una relación particular entre texto y música única en la historia musical chilena. No es la relación de la canción, que es un texto al que se le pone música y se canta; tampoco es lo que se llama ‘Música

programática’, donde hay un texto que no se canta ni se declama, pero que sirve de inspiración al compositor para crear una obra. No es nada de eso. Las Doloras tienen un proceso totalmente diferente. Está la música, que funciona sola, y a esa música Pedro Prado le escribe lo que él llama una ‘acotación lírica’. Es para cortarse las venas. Como el estilo es posromántico, tiene una gran sensibilidad. Es una música de una visión un poco negra, de una soledad sin esperanza. Muy triste, muy negra y muy melancólica. De alguna manera tiene que ver con un carácter chileno, que no es brillante, que es pesimista, donde hay mucha calamidad». F.O.

*Es musicólogo del Instituto de Música y doctor en musicología por la Universidad de California. Escribió Historia social de la música popular en Chile en 2004.

ENLACE Escuche a Leng en www.uc.cl/ visionuniversitaria/multimedia.htm

LOS MÁS PEDIDOS Estos son las diez novelas chilenas más solicitadas en el Sistema de Bibliotecas, durante el primer semestre. 1. 2666 Roberto Bolaño 2. El lugar sin límites José Donoso 3. La pista de hielo Roberto Bolaño 4. La casa de los espíritus Isabel Allende 5. Los detectives salvajes Roberto Bolaño 6. La amortajada María Luisa Bombal 7. Ardiente paciencia Antonio Skármeta 8. Inés del alma mía Isabel Allende 9. Nocturno de Chile Roberto Bolaño 10. Nuestros años verde olivo Roberto Ampuero

2666 Roberto Bolaño

Mucho se discute sobre la chilenidad de Roberto Bolaño, un escritor que nació en Santiago, pero que vivió casi toda su vida fuera del país: en México, El Salvador, Francia y España. Es así como 2666 habla, más que de Chile, de toda Latinoamérica. «Trata de exponer una identidad siempre en conflicto, una territorialidad marcada por el horror y la heterogeneidad», explica la experta Patricia Espinoza, académica de Instituto de Estética. «Chile, irónicamente, es el nombre de un basural y es lugar de origen de Amalfitano, un personaje extraño y alucinante». Ésta es su novela póstuma y es una de las cuatro de su autoría que figura entre la literatura chilena más pedida en las Bibliotecas de la UC. Patricia Espinoza explica su popularidad y recomienda leerlo. «Su escritura es bella, potente, a ratos extática y definitivamente puede reencantar a los lectores de la averiada narrativa chilena». J.P.G. Disponible en bibliotecas: Biomédica, Campus Oriente, Lo Contador, San Joaquín y Humanidades.

Directora de Arte: Soledad Hola. Nº 160, septiembre de 2007.

Directora de Comunicaciones:

Carolina García Huidobro. Directora: Ana María Navarro. Editora general: Bárbara Bonati.

Diseñadora: María Inés Vargas. Directora de Prensa: Marcia Fehrmann. Periodistas: Marcela Alam, Ana Ma. Bolumburu, Marcela Döll,

Carolina Guzmán, Juan Pablo Garnham, Daniela Jorquera, Francisco Otondo, Verónica Salazar, Antonieta Sánchez. Editor fotográfico: César Cortés.

Productora fotográfica: Daniela Jorquera. Fotografía: César Cortés, Hugo Lagos. Publicidad: Rolf Follert. Teléfono (56 2) 354 6557. Impresión: Gráfica Puerto Madero.

Escriba a: vision@uc.cl Alameda 340, oficina 10, Santiago de Chile. Teléfono (56 2) 354 6562.

Visión Universitaria Nº 160  

Septiembre 2007

Visión Universitaria Nº 160  

Septiembre 2007

Advertisement