Page 62

a vida cambia rápido. La vida cambia en un instante” son las frases con las que la escritora norteamericana Joan Didion inicia El año del pensamiento mágico, un relato acerca de lo que vivió en 2003, cuando vio a su marido, el también escritor John Gregory Dunne, desplomarse muerto, víctima de un infarto, mientras la hija de ambos llevaba cinco días en una unidad de cuidados intensivos. Manifestación de su poderoso talento descriptivo y de su notable capacidad para autoobservarse, esas páginas son también, como ella dice, “un intento por encontrar sentido al tiempo que siguió a las semanas y meses que desbarataron cualquier idea previa que tuviera sobre la muerte, la enfermedad, la probabilidad y la suerte, la buena o la mala fortuna (…)”. Su vivencia, como muchas de aquellas que los seres humanos enfrentamos en nuestras historias, puede incluirse en lo que los especialistas denominan “trauma”, una experiencia que en la gran mayoría de las personas provoca reacciones

muy perturbadoras aunque transitorias, y que en un grupo cercano al 14% genera secuelas. Es decir, se constituye en el trasfondo de diversas patologías, como fobias, depresión, trastornos de ansiedad, de personalidad o adictivos; o causa directamente trastorno de estrés postraumático (TEPT). El jefe de la Unidad de Trauma y Disociación de la Red de Salud UC CHRISTUS, el psiquiatra Rodrigo Figueroa, basándose en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, de la Sociedad Americana de Psiquiatría que data de 2013 (DSM-5), explica que un trauma es “cualquier experiencia que amenaza de manera radical o inminente la vida, la integridad física o la dignidad sexual, ya sea personalmente o cuando se es testigo o cercano a la víctima”. Lo que caracteriza a un trauma, dice, es la percepción de que se trata de una situación incomprensible e incontrolable y la vivencia subjetiva de que “me están quebrando esquemas previos de cierta normalidad”. De ese modo amplía la noción del DSM-5, que considera puede ser estrecha, porque excluye un conjunto de experiencias donde la amenaza no es a la integridad física ni a la vida, pero en las que se experimenta con sorpresa un quiebre en los supuestos vitales básicos –transgresiones a los derechos fundamentales, humillaciones pú-

“Cuando veo que aquella persona que debería cuidarme –mi padre o mi madre, mi abuelo, el profesor, el cura– abusa de mí y de mi confianza, el supuesto de justicia y sentido en el mundo se quiebra”, explica el psiquiatra Rodrigo Figueroa. 62

revista universitaria

Profile for Publicaciones UC

RU N°153  

Revista para el alumni UC.

RU N°153  

Revista para el alumni UC.

Advertisement