Page 72

canon personal

VALDIVIA Nacer o criarse en un lugar, de una u otra manera, determina una cierta visión o predilección sobre el tipo de espacio, la atmósfera o la temperatura. Cada vez que he pintado un paisaje o algo relacionado con un espacio abierto, aparecen ciertas gamas y armonías de colores propias del sur. Es recurrente y reiterado. ¿Gusto adquirido? Por cierto, como todo lo que tiene relación con una apreciación subjetiva, adquirida dentro de un contexto, un

La dedicación al video-arte Teatro de la Universidad de Chile. Era un curso común en la carrera de Diseño Teatral y Actuación. Me permitió conocer de manera integral el rico mundo del diseño en el teatro. Tuve que adaptar el ramo, que había aprendido con nuestro querido Eduardo Vilches, llevando los problemas expresivos del color al espacio tridimensional. Hay dos escenografías, ambas estrenadas en el Teatro Antonio Varas de la Universidad de Chile, con las cuales quedé satisfecho. Una de

Los primeros recuerdos que tengo de mi infancia son las navegaciones por el río de Valdivia. Me quedaba hipnotizado con la espuma que deja el barco mientras se trasladaba. gusto que tiene un referente desde los recuerdos de un paisaje memorial. Los primeros recuerdos que tengo de mi infancia son las navegaciones por el río de Valdivia. Me quedaba hipnotizado con la espuma que deja el barco mientras se trasladaba, en un juego de sensaciones donde pareciera que el movimiento del barco y la estela de la espuma, entraban en un contraste con la lisa superficie del agua, produciendo el efecto óptico de “estar detenido y en movimiento al mismo tiempo”.

ellas fue Roberto Zucco, del dramaturgo francés Bernard-Marie Koltés, dirigida por Alejandra Gutiérrez. En este caso, el uso de planos en el espacio escénico, su movilidad y versatilidad estaban dentro de una estética de hostilidad y encierro; un clima de formas y ángulos de violencia contenida. La otra fue La comedia española, de Jaime Silva, dirigida por Fernando González. La disfruté por ese mundo de citas y apropiaciones tan recurrentes a la hora de relatar una historia envuelta de anhelos y sueños.

EL ARTE

la señalética

Mi padre tenía una afición por el dibujo, hecho que me marcó indudablemente. Por otra parte, durante mi adolescencia asistí a una academia de dibujo y pintura. En el segundo piso de una gran casona, ubicada en la Avenida General Lagos, al borde del río de Valdivia, se realizaban unas clases a cargo Iván Von Liftner. Ahí aprendí ese rigor de la mímesis, muy propio de la idea que se tiene del arte en términos de habilidades. Pero más allá del objetivo de la imitación, aprendí a ver y a estructurar objetos en el plano bidimensional. Asunto que profundicé y amplié en la universidad, con profesores generosos, como es el caso de Juan Bustamante.

El diseño es una afición que he desarrollado en forma autodidacta. Me interesa la optimización del objeto desde un análisis ergonométrico, y el equilibrio entre lo funcional y lo estético. La señalética es más que una pasión, es una obsesión… Es que creo que es fundamental, es lo que nos permite navegar por la urbe. La tipografía de un aviso en la ciudad y su tamaño deben ser los adecuados según su función, el color por cierto, y sobre todo la distancia de lectura disponible para un peatón o para un conductor de un vehículo, considerando que este se desplaza a una velocidad determinada; ahí se conjuga la velocidad del vehículo y el tiempo necesario para la lectura del texto. Todo esto según la extensión del mensaje, el tipo y tamaño de la letra, el color, las condiciones de luz del entono y muchas otras variables.

el escenario A inicios de los ochenta me hice cargo del Taller de Color, en la Escuela de

A finales de los años setenta, conocí la obra del artista alemán Wolf Vostell a través de una exposición que trajo Ronald Kay a la Galería Época. Fue impactante sentir toda esa fuerza expresiva de la imagen y el sonido, sobre todo la proliferación de estímulos audiovisuales que llenaban esa pequeña sala. Recuerdo el constante sonido del latido de un corazón, junto a múltiples secuencias de imágenes sobre la guerra de Vietnam. Fotos y videos provenientes de diversas acciones de arte, realizadas por este artista en diferentes ciudades alemanas, formaban parte de una extensa documentación muy cargada de experiencias con individuos bajo situaciones de extrema tensión y resistencia física. Fue una muestra que me dejó impactado profundamente y me gatilló todo lo que posteriormente realicé en mi examen de grado, y en lo que exhibí en los primeros encuentros de video arte en el Instituto Chileno Francés de Cultura. A partir de ese momento, todo lo que venía haciendo, en la pintura y en la fotografía, pasó a fusionarse en este nuevo formato. Relatar desde una imagen bidimensional de manera simultánea se desplazó hacia una estrategia de relatos paralelos y aleatorios en movimiento. En cierto sentido, es equivalente al fenómeno producido por los televisores que reciben la misma señal, pero en distintos contextos. uc

73

Revista Universitaria N°115  
Revista Universitaria N°115  

Publicación para ex alumnos UC

Advertisement