Page 1

Acompañada de las mariposas Capítulo Nueve La noche hizo su aparición, pero yo no encontraba el sueño, pues tras mi pensamiento se hallaba el deseo de huir. Esperé a que fuesen exactamente las tres de la madrugada, esa hora sería la exacta para cumplir mi cometido; tendría que salir, despacio, tras rendijas, desafiando a las cámaras de seguridad y al vigilante, que sin duda alguna, una vez más se habría quedado dormido, como de costumbre. -

Vamos corazón… nuestra nueva vida dará comienzo en unos minutos si todo sale bien.

Sus ojos se abrieron como platos, pero no lloró; era como si su minúsculo cuerpo sintiese que no debía hacerlo… solo se limitó a mirarme con carita medio dormida, y con un pequeño bostezo que no ocasionó ruido alguno, se volvió a acurrucar entre mis brazos…; con dicho gesto es como si me hubiese dicho sin palabras… “Confío en ti”. Esto me llenó de valor para abrir la puerta de mi habitación y comprobar que todo estaba en completo silencio y que, además, la oscuridad habitaba todo el gran edificio en el cual me había criado. Mis ojos se llenaron de lágrimas, pues al fin y al cabo, aquel lugar había sido mi vida durante dieciséis largos años y a pesar de que en inmensas ocasiones había intentado huir… seguía viva; supongo que era mi destino el estar allí hasta dicho momento… encontrarme con Cristóbal… él era como una segunda oportunidad para mí. Iba con paso lento por los pasillos, no quería hacer un mínimo ruido, ni siquiera me atrevía a respirar… por miedo. Conocía tan a la perfección aquel centro, que todos los obstáculos atravesaba, incluso aquellos que se encontraban por el suelo, supongo que mi sexto sentido y mis ganas por salir de allí, hacía que mi orientación aumentase.


El equilibrio era mi compañero en ese momento, Cristóbal se me hacía más pesado por momentos, no sé si era por el temor que habitaban mis poros o por el simple hecho de que había engordado. Los cinco minutos que tardé en atravesar las escaleras y los pasillos se me hicieron eternos… para mí fueron como auténticas horas… pero al fin, estaba en el exterior, podía respirar el aire puro del patio; en cambio, lo peor aún no había pasado… la verja, pensé. Me acerqué con tiento hacia ella, arrastrando mi maleta con sumo cuidado y a Cristóbal entre mis brazos que había hallado el sueño profundo, ni un mínimo soplo de aire lo despertaba. Empecé a idear un plan que no se me había ocurrido con anterioridad… ¿cómo se me había pasado el pensar en la verja que rodeaba el orfanato?; sin ninguna duda, si no me daba prisa, me pillarían a descaro y con las manos en la masa. Observé como debajo de un pequeño matorral había un pequeño agujero, que para mi asombro, me llevó a reflexionar… Me dirigí con paso lento hacia dicho lugar, y comencé a cavar, hasta que, con gran éxito, pude realizar un agujero lo suficientemente grande para pasar a Cristóbal de un lado a otro de la valla. Jamás pensé que las películas aventureras de perros intentando huir de los humanos, me hubiese dado tal agilidad para inventar nuevos planes en apenas unos segundos… Mi plan no fue en vano, pues si bien es cierto, Cristóbal pasó por debajo a la perfección, sin un mínimo rasguño… Sin embargo, cuando estaba dispuesta a saltar por un lado más seguro para mí… una silueta entre oscuridad se dirigía hacia allí, justo por el sitio donde se hallaba Cristóbal ya a salvo… ¿o no?... Me entró el pánico y me quedé parada, pues no quería abandonar al niño que se hallaba en dicho momento, auténticamente solo con la compañía de una sombra que iba avanzando segura… ¿qué o quién sería?... ¿me habrían pillado? -

Que no le pase nada al niño…

Acompañada de las mariposas capítulo nueve  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you