Page 14

GLOSA DE UNA VIDA Por Francisco Salazar

uando éramos niños, hace ya tanto tiempo, nuestros padres y familiares ponían en nuestras manos libritos que narraban las vida de los santos, frecuentemente santos niños o tal vez, la infancia de algunos santos que luego crecieron y pudieron seguir sirviendo de ejemplo y testimonio. Eran glosas de vidas ejemplares, con dificultades y tropiezos que pensaban los que nos los hacían leer que podrían servirnos de modelo y ejemplo. Fue una siembra y un agua suave que hizo que aquellas semillas quedaran ahí para fructificar o no, algún día. Hace ya más de diez meses comentaba con mi her mana sobre estas cosas y el diálogo se acercó hasta llegar a nuestros padres, tíos y a bu e l o s … ¡ Q u é g e n t e m á s persistente! Ellos nos veían con la rebeldía de la infancia y la juventud, percibían nuestra resistencia a decir “Amén” a todo lo que querían que h i c i é ra m o s p r o p i o, p e r o seguían sin ceder al desánimo ni un momento. Era lo que tal vez habían hecho con ellos y lo valoraban como un esfuerzo adecuado. Han pasado meses de aquella conversación, mi hermana ya no está con nosotros y su ausencia me pide valorar todo lo que hizo en su último tiempo; saber si la educación recibida y los modelos contemplados tuvieron alguna utilidad. Su fe había dado hermosos frutos, su rostro transpiraba felicidad y sentía que todo lo que había hecho con su familia, hijos, nietos, hermanos… había tenido sentido. Agradecía cada minuto, cocinaba cada recuerdo para darle el buen sabor de un alimento que era “rico, rico…” en amor y experiencia, que procuraba la felicidad de aquellos que la compartíamos. Se llama María del Mar y así quería que se la llamase, porque vivía la devoción que sus padres le habían imbuido por la santa Patrona de Almería, era cumplidora en su trabajo y persistente en sus aficiones, documentalista de la familia, maestra en la cocina, ingeniero textil en el arte de hacer arreglos y vestidos a todos… desde las muñecas de sus nietas hasta los baberos de todos los bebés de la familia. Maestra en la economía de empresas y en la de los corazones de los que la teníamos como un tesoro. La Virgen del Mar quiso asegurarse de que contaría con ella en la plantilla celestial de sus camareras y vino a avisarle de que el tiempo apremiaba y la necesitaba. ¡Qué bendición sus últimos tiempos de aceptación, de búsqueda de la paz y de cariño por los suyos! Le daba las gracias a nuestra Señora Santa María del Mar, al Sagrado Corazón al que tantos primeros viernes ofreció, de chica y de grande… Y quiso seguir siendo, al viejo estilo, modelo para que sus descendientes vean en las páginas de su vida un modelo ejemplar que nos haga seguir su camino.

C

Francisco Salazar

14 / Virgen del Mar / abril / junio 2018

Profile for Hermandad Virgen del Mar

513 Enero / Marzo 2019  

Boletín de la Hermandad Virgen del Mar de Almería, en Madrid. Año LXI Enero / Marzo 2019 Nº 513

513 Enero / Marzo 2019  

Boletín de la Hermandad Virgen del Mar de Almería, en Madrid. Año LXI Enero / Marzo 2019 Nº 513

Advertisement