Issuu on Google+

ARQUIDIÓCESIS DE BUCARAMANGA

PARROQUIA EL BUEN PASTOR Diag. 45 N 110-02 Zapamanga IV Etapa, Floridablanca Tel. 6495537 Para recibir toda la información sobre la vida pastoral de nuestra parroquía escríbenos a parroquia-buenpastor@hotmail.com


SEMANARIO LITÚRGICO

3 2012

Junio

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

¡Somos Iglesia COMUNIÓN en estado de MISIÓN!

Homilía basada en el Catecismo de LA IGLESIA CATÓLICA

"Con tu único Hijo y el Espíritu Santo eres un solo Dios, un solo Señor" San Pablo recuerda el teocentrismo trinitario de la vida cristiana: el Padre nos adopta como hijos; el Hijo, con quien somos coherederos; y el Espíritu, que nos hace conscientes de todo ello. No parece casual que sitúe san Mateo a Jesús en un monte a la hora de enviar a sus discípulos y darles el encargo de "hacer cumplir cuanto Él ha mandado". Jesús, nuevo Moisés, Nuevo Legislador, Autor y Promulgador de la Ley Nueva y Última. Que esa Ley sea aceptada en el Bautismo y en nombre de la Trinidad es lo verdaderamente novísimo e imprescindible en la misión. El hombre es una unidad total, y la dispersión en la que vive hace difícil que reconozca a su Dios como el que le devuelve su propia integridad interior. El hombre está encarnado en el mundo y es aquí donde ejerce su dinamismo y su fuerza. Dios, que es un ser personal, quiere que el hombre no se cosifique ni dependa de lo que le rodea, sino que lo quiere persona, hijo. "El misterio de la Santísima Trinidad es el misterio central de la fe y de la vida cristiana. Es el misterio de Dios en sí mismo. Es, pues, la fuente de todos los otros misterios de la fe; es la luz que los ilumina. Es la enseñanza más fundamental y esencial en la “jerarquía de las verdades de fe'' (DCG 43). “Toda la historia de la salvación no es otra cosa que la historia del camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre, Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia consigo a los hombres, apartados por el pecado, y se une con ellos'' (DCG 47)" (234; cf. 237; 253; 256). "La gracia es una participación en la vida de Dios. Nos introduce en la intimidad de la vida trinitaria: por el Bautismo el cristiano participa de la gracia de Cristo, Cabeza de su Cuerpo. Como “hijo adoptivo'' puede ahora llamar “Padre'' a Dios, en unión con el Hijo único. Recibe la vida del Espíritu que le infunde la caridad y que forma la Iglesia" (1997). "El fin último de toda la economía divina es la entrada de las criaturas en la unidad perfecta de la Bienaventurada Trinidad. Pero desde ahora somos llamados a ser habitados por la Santísima Trinidad: “Si alguno me ama, dice el Señor, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él'' (Jn 14,23)" (260). "Dios mío, Trinidad que adoro, ayúdame a olvidarme enteramente de mí misma para establecerme en ti, inmóvil y apacible como si mi alma estuviera ya en la eternidad; que nada pueda turbar mi paz, ni hacerme salir de ti, mi inmutable, sino que cada minuto me lleve más lejos en la profundidad de tu Misterio. Pacifica mi alma. Haz de ella tu cielo, tu morada amada y el lugar de tu reposo. Que yo no te deje jamás solo en ella, sino que yo esté allí enteramente, totalmente despierta en mi fe, en adoración, entregada sin reservas a tu acción creadora" (Beata Isabel de la Trinidad) (260).

"No he comenzado a pensar en la Unidad cuando ya la Trinidad me baña con su esplendor. No he comenzado a pensar en la Trinidad cuando ya la Unidad me posee de nuevo" (San Gregorio Nacianceno).


CANTO

PRIMERA LECTURA

2

GLORIA

Nuestro Dios, que es comunión de amor, no ha querido guardarse para sí esa felicidad. A lo largo de la historia, buscó diversos modos para revelarse, para darse a conocer. Y los seres humanos fuimos "captando" algo de Dios según la cultura, el momento y las circunstancias. Aquello que Dios reveló a los israelitas, a los antepasados de Jesús, lo encontramos en el Antiguo Testamento y es también para nosotros fuente de revelación.

Jesucristo, Cordero de Dios, tú que quitas del mundo el pecado, tú que estás a la diestra del Padre, hasta ti suba nuestro clamor.

Lectura del libro del Deuteronomio (4,32-34.39-40)

Gloria a Dios en el cielo cantemos y a los hombres la paz en la tierra, te alabamos y te bendecimos y te damos las gracias, Señor. Padre Santo que todas las cosas, tú creaste el cielo y la tierra, te pedimos que venga tu reino y que hagamos tu voluntad.

Sea gloria a ti, Espíritu Santo, que a la Iglesia en un pueblo congregas, son tus dones de todos los hombres, manantiales de vida y de amor.

MONICIÓN INICIAL

1

La solemnidad de la Trinidad se celebra ya dentro del tiempo ordinario, que reiniciamos en la semana décima. Ha terminado el tiempo de Pascua y Pentecostés fue la última celebración de ese tiempo de gloria. La liturgia de hoy guarda una cierta relación con la festividad anterior, en la que honrábamos al Espíritu Santo. El misterio de la Trinidad es uno de los más hondos de nuestras creencias y una dimensión de Dios que Jesús de Nazaret nos enseñó. Para nosotros, aquí y ahora -y dicho con la mayor sencillez y humildad- el Dios trinitario no es Dios solitario y solo. Es un Dios con familia, surgida de un acto infinito de amor, porque Dios es amor. La festividad de la Trinidad en la Iglesia es antigua, procede del siglo X. Y en 1331 se incluyó en el calendario romano con materiales litúrgicos muy parecidos a los que hoy empleamos. Celebremos con alegría este encuentro de hermanos.

Moisés habló al pueblo diciendo: Pregúntale al tiempo pasado, a los días que te han precedido desde que el Señor creó al hombre sobre la tierra, si de un extremo al otro del cielo sucedió alguna vez algo tan admirable o se oyó una cosa semejante. ¿Qué pueblo oyó la voz de Dios que hablaba desde el fuego, como la oíste tú, y pudo sobrevivir? ¿O qué dios intentó venir a tomar para sí una nación de en medio de otra, con milagros, signos y prodigios, combatiendo con mano poderosa y brazo fuerte, y realizando tremendas hazañas, como el Señor, tu Dios, lo hizo por ti en Egipto, ante tus mismos ojos? Reconoce hoy y medita en tu corazón que el Señor es Dios ?allá arriba, en el cielo, y aquí abajo, en la tierra? y no hay otro. Observa los preceptos y los mandamientos que hoy te prescribo. Así serás feliz, tú y tus hijos después de ti, y vivirás mucho tiempo en la tierra que el Señor, tu Dios, te da para siempre.

Palabra de Dios.

SALMO 32

3

R ¡Feliz el pueblo que el Señor se eligió

como herencia! La palabra del Señor es recta y él obra siempre con lealtad; él ama la justicia y el derecho, y la tierra está llena de su amor. R

La palabra del Señor hizo el cielo, y el aliento de su boca, los ejércitos celestiales; porque él lo dijo, y el mundo existió, él dio una orden, y todo subsiste. R Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia, para


librar sus vidas de la muerte sustentarlos en el tiempo de indigencia. R Nuestra alma espera en el Señor: Él es nuestra ayuda y nuestro escudo. Señor, que tu amor descienda sobre nosotros, conforme a la esperanza que tenemos en ti. R

SEGUNDA LECTURA

4

Un Dios que es pura comunión de amor no puede buscar imponerse como un dominador. Por eso, él no quiere para nosotros una vida de esclavos sino vida de hijos e hijas. Dios no quiere nada de lo que nos esclaviza. Confiemos en que él nos liberará de toda esclavitud y seremos glorificados con él.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los romanos (8,14-17) Hermanos: Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios "iAbbá!", es decir, "iPadre!". El mismo Espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con él para ser glorificados con él. de Dios. Palabra

EVANGELIO

5.

5

Somos discípulos, seguidores de Jesús. Buscamos hacer realidad en nuestra vida el Reino que Jesús predicó. Y, por ser discípulos, también somos misioneros, llevamos a otros nuestra fe en el Dios Uno y Trino, el Dios que es comunión de amor, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Aquello que Jesús reveló a sus primeros seguidores, el Espíritu Santo lo sigue transmitiendo hoy, y nos sigue impulsando a anunciar.

† Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo (28,16-20) Después de la Resurrección del Señor, los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de él; sin embargo, algunos todavía dudaron. Acercándose, Jesús les dijo: "Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a

cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo". Palabra de Señor

ORACIÓN DE LOS FIELES

6

Sacerdote: A cada plegaria repitan, por favor:

R Dios Uno y Trino, escúchanos 1. Padre: protege, cuida y anima al Papa Benedicto XVI para que continúe guiando a tu pueblo y propagando el mensaje de la Buena Nueva que nos trajo tu Hijo.

Oremos R

2. Jesús: tú que fuiste como nosotros y conoces nuestras debilidades, ayuda los que dudan, a los que viven inquietos e invítales a llevar tu carga mucho más liviana. Oremos R 3. Espíritu Santo: Penetra en el alma de los que desoyeron la voz de Jesús e indícales con la dulzura que te es propia, el camino del Padre. Oremos R 4. Padre: Ilumina a los que dirigen los pueblos de la tierra; haz que velen por la Paz y que lleven la prosperidad a sus naciones. Oremos R 5. Jesús: Te quedaste con nosotros en la Eucaristía, haz que todos aquellos que hoy compartimos tu pan llevemos una vida más acorde a la de discípulos tuyos.

Oremos R

6. Espíritu Santo: Conforta a aquellos que están enfermos y a los que les acompañan. Que sea tu fuerza la que les ayude en estos difíciles momentos.

Oremos R

Sacerdote: Hoy te proclamamos, Dios-Padre, Dios-Hijo y Dios-Espíritu Santo, como el único Dios de vida frente a los múltiples ídolos muertos. Bendito seas, Padre, que por Cristo y Espíritu nos haces hijos y nos admites en el círculo trinitario de tu amor y tu amistad. Ahí radica nuestro gozo y esperanza, y la fuerza para el camino. Concédenos experimentar y vivir nuestra adopción filial, viviendo según el Espíritu y venciendo las obras de la carne. Para eso, líbranos de la tiranía de los ídolos de muerte: dinero, lujuria, soberbia, poder, cuerpo, belleza y placer, a los que rendimos culto exacto y vasallaje gustoso. No queremos otro Dios que el de nuestro Señor Jesucristo. Amén.


La Santísima Trinidad El padre, el hijo y el espíritu Santo, en este dibujo. aparecen separados. ¿Podrías encontrar el camino que los une? Coloréalo.

PORQUE SER CATÓLICO NO ES SOLAMENTE VENIR A MISA, TAMBIÉN

PARTICIPO EN LA VIDA PASTORAL

DE MI PARROQUIA

Actividades

Junio Lunes 4

Curso Catecismo de la Iglesia Católica 7:00pm

Martes 5

Grupo de Oración San José“sólo para hombres”7:00pm Reunión del EPAP 7:30pm Misa Instituto Comunitario Minca sede C 7:00am y 3:30pm Reunión de Lectores 7:00pm Reunión del CPP 7:00pm

Miércoles 6 Jueves 7

Misa Colegios Infantiles 9:00am en el Templo Parroquial Exposición del santísimo todo el día. Oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas Misa Sector Nuestra Señora del Rosario

Viernes 8

7:00pm Grupo de Oración Sagrado Corazón de Jesús Misa Sector Los Olivos 7:30pm 8:00am Escuela de Música 8:00am y 10:00am Curso de Inglés 10:00am Semillero Nazarenos 2:30pm Catequesis 4:30pm Acólitos, Legión de María Infantil, Infancia Misionera 6:00pm Grupo prejuvenil 13 a 15 años

Sábado 2

7:30pm Grupo Juvenil 16 años en adelante 8:00pm Procesión Arquidiocesana del Corpus Christi (Quienes vayan a asistir inscribir en el despacho con $3.000= para el bus. Empieza en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima hasta la Catedral)

Solemnidad del Corpus Christi. 9:00am Procesión eucarística por las calles de la parroquia. Altares por Zonas Pastorales

Domingo 10

Mi alimento diario es la PALABRA DE DIOS LUNES:

2Pe1,2-7/Sal90/Mc12,1-12

2Pe3,12-18/Sal89/Mc12,13-17 MARTES: MIÉRCOLES: 2Tim1,1-12/Sal122/Mc12,18-27

JUEVES:

2Tim2,8-15/Sal24/Mc12,28-34

VIERNES: SÁBADO:

2Tim3,10-17/Sal118/Mc12,35-37 2Tim4,1-8/Sal70/Mc12,38-44


Confiemos en que él nos liberará de toda esclavitud y seremos glorificados con él.


Sanitisima trinidad