Page 18

18

Tribuna de Querétaro >> cultura

Cristian M. Padilla Vega

S

alvador Díaz Mirón es un poeta mexicano nacido en el puerto de Veracruz en el año de 1853, donde vivió hasta los 19 años. Cuando contaba con esta edad, su padre, Manuel Díaz, quien había sido gobernador de Veracruz y dueño de un periódico local, lo envío a los Estados Unidos de Norteamérica a estudiar. Buscaba también que Salvador se alejara de sus incursiones en la vida bohemia del puerto. Ese viaje le sirvió para pulirse en varios idio� mas (como el inglés, el francés e incluso algo de latín). Díaz Mirón tuvo contacto con el oficio de las letras desde muy temprana edad, pues a los 14 años se inició como reportero en el diario de su padre, por lo que, al regresar de los Esta� dos Unidos (dos años después de su partida, hablando otros idiomas y con un gusto más desarrollado por la escritura y el lenguaje) se interesó por la poesía. Como joven poeta de su época, Salvador Díaz Mirón incursionó en sus inicios en el

postal desde buenos aires Paula Muñoz Inclán

L

os últimos días de invierno en Buenos Aires han tenido un clima tan voluble como el que, decimos, cada año está peor en todas las ciudades del mundo. No es que sea un clima desagradable sólo que, después de tres meses con frío intenso, siguieron dos días de mucho calor (hasta 35 grados centígrados) y ahora, ya hace tres días que no para de llover. ¿Qué diría Mafalda al respecto? Patricia Sirochinsky, originaria de Mar de la Plata pero vecina del barrio de San Telmo desde hace seis años, pasa por el cruce de las calles de Defensa y Chile, donde ahora vive una imagen tridimensional y congelada de su muy querida Mafalda. Extraña verla de pie y hablando, por supuesto. “Mafalda nació ahí – señala desde un costado de la escultura de metal -, en ese edificio, en el décimo piso. Por eso la pusieron aquí”, y detalla luego a manos de quien quedó el departamento donde viviera Quino. A pesar del clima, turistas y porteños se de�

visita:

romanticismo, quizás el verso más famoso de esta etapa es el de su poema, A Gloria, que a la letra dice, Hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan… ¡mi plumaje es de esos! Su segunda y última etapa como poeta inició en 1895 y se consolidó en 1901 con la aparición de su libro Lascas, donde ya apreciamos a un Salvador Díaz Mirón con una voz propia, con la trascendencia que lo llevó a ser un iniciador del modernismo en México. El ideal poético de Díaz Mirón, que podría� mos ver como el “deber ser” de la poesía, si hacemos una analogía con la ética kantiana, aborda de manera integral todo lo que en su visión debería ser el canto de la poesía. ¡La poesía!- pugna sagrada; / Radioso arcángel de ardiente espada; /Tres heroísmos en conjunción: / El heroísmo del pensamiento, / El heroísmo del sentimiento /Y el heroísmo de la expresión. Esta idea del poeta veracruzano aborda lo que en esencia debiera tener todo canto poé� tico. La poesía debe estar coronada por tres virtudes, a las que Salvador Díaz Mirón llama heroísmos.

7 DE septiembre DE 2009 • AÑO XIII • No. 507

El primero de éstos es el pensamiento, pues la poesía requiere inteligencia, la construcción de la estructura del poema le exige al poeta un ejercicio abstracto, para realizar una modifi� cación conciente del lenguaje, en busca de un canto propio a través de las figuras retóricas. En segundo lugar está la virtud o el heroís� mo del sentimiento, es decir, las emociones del poeta. Puede tratarse de un poeta mera� mente contemplativo o en extremo visceral, en ambos casos debe ser capaz de hacer sen� tir al lector las emociones de la naturaleza humana. Y finalmente, está la virtud de la expresión, donde el poeta debe respetar las formas del lenguaje o el idioma en que está escribiendo. Debe buscar la música de su poesía, si bien sin forzarse a una métrica estricta, encontrarle el ritmo a los versos. Así, Salvador Díaz Mirón sintetizaba lo que un poema debía ser de manera ideal, no le bas� ta a la poesía la intensidad de las emociones; eso es sólo el sentimiento. También requiere de la inteligencia y de la expresión correcta del lenguaje por parte del creador.

http://www.los-poetas.com/diaz/Diaz_Miron.jpg

Mafalda en Buenos Aires

FOTO: Cortesía: Paula Muñóz Inclán

tienen a tomarse una foto con Mafalda: ahora él, ahora ella de pie regañándola con el dedo índice, ahora él abrazándola mientras presume que cumple “el sueño de todo niño”. Antonio Perdomo y Norma Costa forman es�

te matrimonio en que los dos están de acuerdo cuando él dice: “Mafalda nos hace ver que hay otra realidad posible basada en la oposición, la inteligencia y la constancia”, aunque a muchos no les agrade que entre los chicos tenga la difu�

sión que tienen “otras cosas en los medios”. “Mafalda ha sido luchadora incansable, no va a morir nunca y no está sólo en la historia de las historietas, sino en la nuestra”. Norma sólo agrega con una sonrisa: “es una belleza”, y luego, seria: “pero me pregunto, ¿cuánto durará?”. También Anne y Julián Budrout, turistas en Buenos Aires provenientes de Lyon, pasaron a saludarla. Ella habla español, le parece que Mafalda está igual que en el dibujo, que es gra� ciosa y que sorprende a la gente que camina por aquí. La conoce desde chica pero duda cuando le pre� gunto si los niños actualmente la saben de ella, entonces Julien le pide traducir: “usan el persona� je para enseñar español en el secundario”. Continúa lloviendo, y cada cinco minutos alguien más llega a tomarse foto con Mafalda: niños, pocos; jóvenes – digo yo- de 20 a 30 años y más viejos, integramos una generación que aprendió a buscar respuestas y protestar gracias a Quino y a su Mafalda.

Tribuna de Querétaro 507  

Aborto, Querétaro, Bicicleta, vialidad,

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you