Issuu on Google+

La Verdad de Cádiz  Diario independiente de los poderes establecidos  Diario independiente de los poderes establecidos. Martes, 29 de junio de 2010. Año 1.Número 25 

¡Grave confusión de la Universidad con mayúscula y las personas que transitoriamente llevan sus riendas ¡ DIEGO SALES SE QUERELLA CONTRA LA PLATAFORMA POR CRITICARLE CON LOS MISMOS ARGUMENTOS DE UN CATEDRÁTICO DE LA UCA   Nadie se debe olvidar de que La Verdad de Cádiz nació el 19 de mayo de 2010  para defender a la Plataforma  ciudadana de la Sierra de Cádiz de la acusación de “ataque contra la autonomía universitaria” que le hizo  el  rector  de la UCA a través de un anuncio pagado de media página (pág. 23 de la Sección Provincia del  Diario de Cádiz  del 12 de mayo),  y dado que ningún periódico se había  hecho eco de lo que  la Plataforma  escribió para desmentir y criticar dicha acusación. A la vista de dicho anuncio el nº 1 de La Verdad de Cádiz  decía,  que  “la  Plataforma,  aunque  no  ha  sido  recogido  en  ningún  periódico,  ha  denunciado  públicamente  el  despilfarro que ha supuesto estos días la inserción en los diarios de unos anuncios con las amenaza del Consejo  de  Gobierno  de  la  UCA  contra  los  que  se  oponen  a  la  actuación  del  Rector  contra  la  Escuela  Universitaria  de  Enfermería  de  Villamartín.  La  Plataforma  ha  denunciado,  que  mientras  el  Gobierno  de  la  Nación  propone  sacrificios para superar el déficit público, disminuyendo el salario de los funcionarios y congelando las pensiones,  el Rector de la UCA, en uso y disfrute de su poder autónomo, se gaste el dinero de los contribuyentes en  publicar amenazas contra los que, según su Consejo de Gobierno, criticándole a él atacan la autonomía  universitaria. Con estas amenazas, los miembros del Consejo de Gobierno de la UCA han demostrado que  no saben asumir el riesgo a ser juzgado por las responsabilidades inherentes a la facultad de decisión y  a  la  libertad  que  precisamente  les  concede  la  autonomía  de  la  universidad,  que,  entre  otras  buenas  cosas,  debe  fundamentarse  en  la  defensa  de  la  discrepancia  lógica  y  en  la  discusión  clarificadora  de  ideas.”    Más  tarde  para  defendernos  de  otro  comunicado  de  prensa  del  gabinete  jurídico  del  rector  de  11  de  junio  anunciando una demandar civil contra la Plataforma por hacer uso de los derechos políticos de manifestación  y  expresión,  el  nº  17  de  La  Verdad  de  Cádiz  decía  que “DIEGO SALES NO DEBERIA REPRESENTAR A LA UCA EN LA CONMEMORACIÓN DE LOS BICENTENARIOS PORQUE NO SABE NI PRÁCTICA LO QUE FUE EL ESPÍRITU DE LA ILUSTRACIÓN”. Y escribíamos, que “el comunicado de la UCA da la razón y reafirma lo dicho en el número uno de  La Verdad de Cádiz, que para  el dieguismo quien critica a Sales ataca la autonomía universitaria y a la UCA, olvidando, entre otras cosas, que  Diego  Sales  salió  elegido  en  unas  elecciones  con  una  participación  del  sólo  el  17,26%  de  las  personas  con  derecho a votar”.   

“Lo realmente insano para la UCA es la confusión por parte de sus dirigentes de lo personal con lo institucional”, ha dejado escrito José María Maestre, catedrático de filología latina de la UCA, refiriéndose a Diego Sales, en un artículo titulado “Crisis y crítica en la UCA”.   Reproducimos  aquí  parte  del  artículo  aparecido  el  14/07/06  en  Europa  Sur  y  reproducido  en  el  portal  universitario  Firgoa,  impulsado  por  la  Universidad  de  Santiago  (se  puede  leer  en  http://firgoa.usc.es/drupal/node/30526) 

  A  lo  largo  de  sus  tres  años  de  mandato  han  sido  varias  las  ocasiones  en  las  que  el  rector  nos  ha  solicitado  encarecidamente a los miembros de la comunidad universitaria que no hiciéramos llegar a la prensa noticias  desfavorables y o críticas en relación con la UCA por el daño que éstas podrían causar a la institución.   Es evidente que tal recomendación encierra una grave confusión de la Universidad con mayúscula y las  personas  que  transitoriamente  (transitoriamente,  insisto)  llevan  sus  riendas.  Es  claro,  en  fin,  que  tal  argumentación  contiene  en  sí  misma  todos  los  perjuicios  que  con  toda  razón  cabe  censurar  en  la  frase  atribuida a Luis XIV de Francia: "El Estado soy yo". 


La  Universidad  no  es  un  estado  absolutista,  sino  una  comunidad  democrática  donde  sus  miembros  están  no  sólo  en  el  derecho,  sino  en  el  deber  de  ser  críticos  con  quienes  se  encargan  de  la  gestión.  En  la  democracia, las personas que ostentan los cargos públicos reciben críticas frecuentes, sin que por ello  se derrumben los cimientos de las instituciones, sino que, por el contrario, éstas acaban fortalecidas a  la postre. Es más, si examinamos bien el asunto, en ninguna otra institución cabría esperar más la crítica que  en  la  propia  Universidad.  Una  Universidad  sin  crítica  o  sin  derecho  de  réplica  es  sencillamente  una  Universidad muerta. Por ende, la consolidación de un sector crítico en el seno de la UCA no es algo pernicioso  para  la  institución,  sino  que  constituye  un  gran  paso,  harto  sano  y  saludable,  además,  para  sus  propios  intereses.  Lo realmente insano para la UCA es la confusión por parte de sus dirigentes de lo "personal" con lo  "institucional". Son varios los ejemplos que podría aducir. El más reciente tuvo lugar en el pasado Claustro.  El  propio  rector  incurrió  en  tamaño  dislate  al  tratar  de  reducir  públicamente  a  "un  ataque  personal"  mi  intervención,  cuando  lo  único  que  hice,  como  es  notorio,  fue  evidenciar  su  incoherencia  al  querer  resolver  ahora  el  problema  del  Colegio  Mayor  con  una  solución  no  ya  criticada  antaño  por  él,  sino,  lo  que  es  más  importante, radicalmente distinta a la que había prometido en su propio programa electoral.  Pensar que quien ostenta el poder es infalible y quien ejerce la crítica lo hace no porque simplemente  ese  es  su  derecho,  sino  por  espúrios  e  inconfesables  intereses  es  un  sofisma  que  ha  de  erradicarse  cuanto antes de la Universidad.  Desde esta perspectiva es evidente que más que intentar ahogar la voz de la oposición, nuestros mandatarios  universitarios deberían estimular su legítimo derecho de crítica. La libertad de expresión no es sólo una  potestad  de  quien  ejerce  el  poder,  sino  también  el  derecho  y  el  deber  de  quienes  examinamos  su  gestión.  Toda  nuestra  argumentación  no  hunde  sólo  sus  raíces  en  el  Cádiz  liberal  que  dio  vida  a  nuestro  estado  de  derecho y cuya efeméride celebraremos en el 2012 con toda justicia. Esta sabia lección nos la dio ya la Grecia  clásica al acuñar el término "crítica" como derivado de "crisis", emparentado a su vez con el verbo krínein,  que no significa otra cosa que "tomar una decisión". Por tanto, en una "crisis" tan delicada como la que ahora  atraviesa la UCA, nada mejor que potenciar la "crítica".    



La Verdad