Issuu on Google+

32

ECONOMÍA

LUNES 2š2š2009

ABC

EL PROYECTO ECONÓMICO DE ESPERANZA AGUIRRE Juan Velarde Fuertes

E

n tantas ocasiones los planes de los políticos contienen tal cantidad de disparates, que el economista no tiene más remedio que enjuiciarlos con severidad. De ahí la alegría cuando existen coincidencias entre el mensaje del político con cuestiones fundamentales de la economía. Eso es lo que sucede en las declaraciones de Esperanza Aguirre al director de ABC, Ángel Expósito, publicadas en este periódico el 25 de enero de 2009. Sus caminos de solución no ofrecen duda. El primero, rebajar el gasto público, a través de un adelgazamiento de la Administración. Las diecinueve situaciones autonómicas, más el Estado central han desbocado el gasto público, como consecuencia de sus colosales burocracias. Como además su legislación relacionada con el intervencionismo económico es dispar, crean barreras para la homogeneización del mercado. Sin un cambio esencial será imposible disminuir impuestos, por ejemplo, el de Sociedades, acertadamente criticado por Esperanza Aguirre o dejar de tener dividido el mercado interior, lo que Myrdal califica de «causación acumulativa negativa». Es la respuesta a esa pregunta fundamental que se hace Esperanza Aguirre: «Me pregunto si España puede seguir manteniendo veinte autonomías». El segundo camino es el energético. Efectivamente «la energía tiene que ser más limpia, más barata y más abundante». Leía estas declaraciones inmediatamente detrás de haber-

AGENCIA TRIBUTARIA Dependencia Provincial de Aduanas e Impuestos Especiales de Valencia

El próximo día 25 de febrero de 2.009, a las 9,30 horas, en el Salón de Actos de la Delegación Especial de la A.E.A.T. de Valencia, sito en la Calle Guillém de Castro, 4, de Valencia, se celebrará la venta en pública subasta de las mercancías cuyo detalle, junto con las Bases de la Subasta, se encuentra en los Tablones de Anuncio de la Delegación Especial, de esta Dependencia y de sus Aduanas. Valencia, 26 de enero de 2.009.–La Jefa de la Dependencia Provincial, Mercedes Cano Martínez.

me empapado del contenido del capítulo «Nuclear Energy: World perspectives» de Eduardo González y José María Martínez-Val aparecido en el libro colectivo «Energy Security. Visions from Asia and Europe» (Palgrave Macmillan, 2008). En este capítulo se liquidan todas las posible dudas sobre el sendero nuclear que debe seguir España. Porque, efectivamente, «no podemos seguir pagando (cara) la energía y dependiendo de Rusia, Argelia o de un gobierno islamista como el de Irán. Tenemos que quitarnos esa dependencia energética como ha hecho Francia, como han hecho los Estados Unidos». El que debamos aceptar el reto nuclear es otro buen camino hacia la prosperidad. El tercero, es el de la necesaria reforma del mercado del mercado de trabajo. Sobre eso existe coincidencia absoluta entre lo que dijo Esperanza Aguirre y lo que defendió Fernández Ordóñez, el Gobernador del Banco de España, en sus declaraciones a El País el 21 de diciembre de 2008. El viejo modelo ha de ser reformado porque se ha demostrado, como dice Esperanza Aguirre, «hasta la saciedad que no sirve para abrir las puertas al empleo; al contrario, para lo que sirve es para crear paro». El cuarto sendero es el de la educación. Ahí existe un entrelazamiento. Sin una excelente enseñanza primaria, no puede existir una buena secundaria. Sin ésta con altos niveles, la universitaria flaqueará, lo mismo que la profesional. Sin ambas magníficas, es imposible que exista alta productividad en las empresas, y en el caso concreto de la universitaria, sin unos centros espléndidos en su docencia, resulta imposible lograr avances científicos que se proyecten de inmediato en las tecnologías de la innovación. Ahí están los muy preocupantes datos de nuestras exportaciones por el grado de intensidad tecnológica de España que se muestran en el capítulo 1 del reciente libro «Los retos de la innovación en México y en España» (Akal, 2008) de Leonel Corona y José Molero. Por eso hay que estar de acuerdo con esta afirmación de Esperanza Aguirre: «Tenemos, de verdad, que hacer una revolución en nuestro sistema educativo, pero sobre todo, tenemos que dar una educación de calidad...». No existen otros caminos más cómodos, ni tampoco más rápidos, porque estos cuatro rendirán ópimos frutos, al cabo, únicamente de unos años, a causa de esos que se han perdido por lo menos desde 2003 a ahora mismo.

R. VILLAPADIERNA

«En los másters sólo damos herramientas para hacer dinero», advierte

«Hay que reconciliar la empresa con la sociedad» Ángel Cabrera š Presidente de la Thunderbird School Ha hecho falta una crisis global para que el fundador del Foro Económico Mundial asuma esta bandera: «Hay que reconciliar empresa y sociedad» POR RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL

—¿El objetivo reiterado de una empresa no es ganar dinero?

—Hay una obligación con los inversores, pero no es la primera ni la única. Las empresas existen para crear valor en la sociedad. Toman recursos de ella y luego deben devolvérselos, en forma de avances, servicios, creatividad...; y no embolsárselos a espaldas de ella. El presidente de la SGM Thunderbird llegó a Davos de la mano del genio empresarial Martin Warsawski, a quien pone como ejemplo de una generación muy competitiva pero al tiempo muy social. «Los empresarios con talento de verdad se admiran y se ayudan entre ellos. Ese estereotipo agresivo e individualista es más de ejecutivos que de empresarios», advierte.

Cabrera recuerda como el fundador de Cisco, John Chambers, le dijo cómo HP le ayudó cuando no era nadie: «Sólo le dijeron: esperamos que tú un día hagas lo mismo. Y así es, él apoya nuestro proyecto de juramento hipocrático y a otros muchos que empiezan, que sienten orgullo por detectar talento y ayudar a crear algo que tenga valor».

— Ante el desplome del sueño de Wall Street, The Economist cree que éste arrojó a la basura a lo más brillante de una generación.

—Mi objetivo es atraer lo más brillante hacia la empresa, porque creo en ella. Pero hace tiempo que critico las prácticas en los másters (MBA). No les enseñamos a ser empresarios, sólo damos unas herramientas para hacer dinero. Desde hace tres años promovemos esta idea de un juramento de servicio en las escuelas de negocios y ahora nos vemos respaldados por Davos.

— Ha hecho falta una crisis.

—Cuando todo va bien nadie quiere que se hable de lo que va mal. Sin crisis no habría habido esta posibilidad de encarar los cambios en profundidad que eran necesarios. Las crisis ofrecen la oportunidad de reinventarse, porque permiten plantear las cuestiones serias.

— ¿Qué va a pasar en ésta?

— Nadie lo sabe, ni cómo va a ser de profunda ni cómo saldremos. Nadie la previó, salvo alguna excepción. Pero no me interesa de quién fue la culpa, eso sólo interesa intelectualmente, aunque entiendo que la gente busca la respuesta fácil: es el capitalismo, la avaricia, la Reserva Federal, los fondos, los reguladores. Como se puede escuchar en Davos, la respuesta es mucho más compleja pues son un sin número de factores coincidentes. Simplificar no ayuda a arreglar. La situación es la de un corredor de Fórmula 1 descontrolando en una curva. Frenar antes o demasiado tarde, o acelerar a tiempo puede, o ralentizar la carrera, o sacarte de pista o darte el éxito para poder remontar.

— ¿En qué situación está la economía española?

—En la de su gran oportunidad. Hace tiempo que se sabía que la economía no podía mantenerse solamente con los sectores de la construcción y el turismo. Ahora hemos visto, dramáticamente, el límite. Es el momento de reinventarse, volcarnos en los sectores en los que somos buenos. Por ejemplo, nuestra banca ha demostrado su solidez y el sector de energía renovable es líder.


Davos090202 Entrevista a Angel Cabrera - Hay que reconciliar la empresa con la sociedad