Issuu on Google+

48

SOCIEDAD

VIERNES 5—3—2010

ABC

www.abc.es/sociedad

NUEVO RÉCORD PARA UN BEBÉ VARÓN PREMATURO

Un milagro de 275 gramos Médicos alemanes han logrado sacar adelante a un bebé de tan solo 275 gramos de peso y 25 semanas de gestación. Es el varón prematuro más diminuto que logra sobrevivir en el mundo POR RAMIRO VILLAPADIERNA

BERLIN. Un recién nacido con sólo 275 gramos de peso ha logrado sobrevivir, cuestionando la teoría de que los prematuros menores de 350 gramos fallecen en los días siguientes y convirtiéndose en el varón más pequeño del mundo en lograrlo. El niño tiene ya ocho meses y nació el pasado 25 de junio en Alemania, en su vigésimo quinta semana de gestación, según ha comunicado la Facultad de Medicina de Gotinga (UMG), en el centro del país. Es el cuarto bebé en sobrevivir a un parto con tan escaso peso y defensas, pero el primero de sexo masculino; la estadística dice que las posibilidades de lograrlo para una bebé prematura son un 25% más altas que en un niño varón, según ha explicado el portavoz de la universidad médica, Stefan Weller. La madre había acudido a la clínica de Gotinga debido a

complicaciones en el embarazo y, aunque los médicos buscaron retrasar el parto, habría sido finalmente necesario extraer al neonato por método de cesárea. El doctor Stephan Seeliger, a cargo de la operación, señala en el comunicado público que «afortunadamente no se produjeron en el niño complicaciones severas como por ejemplo derrames cerebrales o infecciones letales». Los neonatos muy prematuros peligran especialmente durante los meses de invierno, por el alto riesgo de adquirir infecciones pulmonares», dice Seeliger, que dirige el departamento de Pedriatría y especializado en cardiología y medicina intensiva en bebés prematuros. En su departamento han sido atendidos en el último año 90 casos prematuros con un peso inferior a 1.500 gramos. Son considerados de alto riesgo todos los niños nacidos antes de la semana número 28.

Seis meses en la UCI

El niño ha permanecido seis meses en la unidad de cuidados intensivos de la clínica universitaria, antes de ser dado por fin de alta en el pasado mes de diciembre, tras haber alcanzado un peso de 3,7 kilogramos. El niño es objeto ahora de un programa de controles regulares y estimulación precoz para favorecer su desarrollo motor y neurológico. Los padres del recién naci-

do proceden de la región de Eichsfeld, a caballo entre Turingia y Sajonia Inferior, y según la discreción de la norma alemana sus nombres no han sido dados a conocer y pocos

detalles han sido divulgados. El experto en la atención a prematuros Seeliger, de la UMG, explica en su comunicado a los medios que, los niños demasiado prematuros, enca-

ran una adaptación inicial peligrosa por su inmadurez, falta de peso y precariedad de su sistema inmune a las infecciones. Numerosas complicaciones pueden convertirse en


ABC

49

VIERNES 5—3—2010

Las posibilidades de sobrevivir de una niña prematura son un 25% más altas que en un bebé varón El pasado mes de diciembre recibió el alta con un peso de 3,7 kilogramos El bebé es objeto ahora de un programa de controles regulares y estimulación precoz

mortales, meramente durante el parto. En su departamento clínico nació en 2007 la más pequeña alemana conocida, que pesaba sólo 300 gramos y no superaba el tamaño de un bolígrafo, pero que salió adelante con el nombre de Kimberly, entre la expectación de la prensa y buena parte de los

ciudadanos. El niño prematuro más joven hasta la fecha había sido un pequeño nipón de 297 gramos, mientras que la mínima niña conocida había sido una estadounidense de apenas 280 gramos y 21 semanas de gestación. En este último caso, lo peor no era su peso sino su inmadurez.

Pulmones y cerebro

Hasta entonces ningún nacido antes de las 23 semanas de embarazo había logrado sobrevivir. La pequeña había permanecido en el útero de su madre poco más de cinco meses, cuando el cerebro y los pulmones aún no han tenido tiempo para completar su desarrollo. Los pulmones no son capaces de llevar suficiente oxígeno a los tejidos y existe un riesgo muy elevado de sufrir hemorragias. Por eso es muy difícil que los grandes prematuros consigan salir adelante, por sofisticados que sean las técnicas empleadas. Por debajo de las 25 semanas, cada semana de menos supone un reto médico.

Controversia en pediatría

Casos excepcionales que han superado la frontera de la vida El récord de los «bebés milagro» lo ostenta Amili Taylor, que nació en Miami en 2006 con sólo 21 semanas de gestación

Una imagen del «bebé milagro» alemán al cumplir los cuatro meses de edad

N. R. C.

MADRID. El bebé alemán que acaba de llegar al reducido club de los «bebés milagro» no ha desbancado a Amilia Taylor, la niña que en 2006 nació en Miami con 21 semanas de gestación y 280 gramos de

peso. Los dos casos son excepcionales y han burlado las estadísticas, las que indican que el límite entre el milagro y lo científicamente posible se sitúa en las 24 semanas de gestación y los 400 gramos de peso. En la mayoría de las unida-

A partir de 12 años

Preservativos para niños, a la venta en Suiza ABC

EFE

AP

Amilia Taylor midió 24 centímetros, poco más que un bolígrafo

MADRID. Serán extrapequeños no tendrán más de 4,5 centímetros y se venderán en paquetes de seis unidades. Es la última iniciativa de una empresa de condones suiza que ha decidido ampliar su clientela potencial a la población adolescente. Su propuesta es fabricar y vender condones para niños entre 12 y 14 años,

una población diana para los intereses de la empresa, después de que un estudio del gobierno demostrara que los adolescentes mantienen relaciones sexuales sin protección. La compañía Lamprecht AG limitará sus ventas a Suiza, aunque creen que encontrarán un mercado atractivo en otros países europeos.

des neonatales no se ingresa a los bebés que nacen por debajo de la semana veintitrés de gestación porque las posibilidades de éxito son muy escasas y el sufrimiento que se puede infringir al recién nacido es también elevado. Las primeras complicaciones surgen por el frágil estado del cerebro y los pulmones. Estos últimos no son capaces de llevar suficiente oxígeno a los tejidos y existe un riesgo muy elevado de sufrir hemorragias. Los prematuros tampoco han conseguido inmunidad y se defienden muy mal de las infecciones.

Dudas éticas

El tratamiento de estos niños despierta numerosas dudas éticas entre pediatras y neonatólogos. Los resultados de la evolución a medio plazo de los niños nacidos con menos de 750 gramos o menos de seis meses de gestación no son muy alentadores y muchos presentarán alguna discapacidad. Pero la aparición de casos extraordinarios también invitan a replantear los límites actuales de viabilidad. La tecnología ha mejorado a pasos agigantados y hoy se salvan bebés que no hubieran sobrevivido hace diez años.


D100305 275 gramos de milagro