Issuu on Google+

No. 162 Encuentrenos en www.vidahoy.net

Hoja coleccionable

EVANGELIO DE SAN LUCAS CAPITULO 2 EL SALON DE LOS VALORES EDITORIAL “Por entonces se promulgó un decreto del emperador Augusto que ordenaba a todo el mundo inscribirse en un censo…….. José subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a la ciudad de David en Judea llamada Belén…..a inscribirse con María, su esposa que estaba embarazada.” Lucas 2 ,1-4-5

La temática dominante del segundo salón de la preciosa pinacoteca en la que hemos convertido el evangelio de San Lucas son los valores. Todo buen pintor pretendiendo dejar en las personas que admiran sus obras una idea, elige con cuidado los modelos más adecuados. En el capítulo segundo del evangelio de San Lucas son resaltados a través de cinco preciosos cuadros los valores encarnados en la humildad, la alegría, la oración, la alabanza y la obediencia. Para ello el evangelista toma como modelos un pesebre, unos pañales, una legión de ángeles, unos pastores, una madre, unos ancianos y una familia. Con frecuencia solemos interpretar a los valores de una manera incorrecta. A una persona que busca ser humilde, genuinamente alegre, que ora, alaba y obedece sin protestar la voluntad de Dios, la despreciamos por considerarla inferior. Leemos en la historia antigua que los persas y los escitas se habían preparado para la guerra. El día de la batalla definitiva los dos ejércitos se encontraban frente a frente. De improviso una liebre que escapó del bosque se cruzó veloz a través de las filas escitas. Todos los soldados al verla salieron en su persecución. El rey persa Darío pensando falsamente que estaban huyendo interpretó ésta actitud como un desprecio hacia su poderoso ejército Ordenó entonces a sus tropas retirarse mientras expresaba con indignación: “Unos hombres que así nos desprecian no merecen ser combatidos por el ejército persa.” ¿De los valores resaltados en este salón cuales poseo? ¿De cuáles carezco? ¿La crisis que hoy todos experimentamos, no tendrá por causa una ausencia de valores?


UN PESEBRE Y UNOS PAÑALES “Estando ellos allí, le llegó la hora del parto y dio a luz a su hijo primogénito, Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no habían encontrado sitio en la posada…Esto les servirá de señal; encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre,” Lucas 2, 6-7-12 Cuando un grande del mundo desea resaltar su riqueza, su poder o su linaje elabora un escudo de armas en el que generalmente sobresalen un león, un águila, un castillo o una espada. Resulta significativo que en el escudo de armas de Jesús el Hijo de Dios, solo aparezcan un pesebre, unos pañales y una cruz. El primer cuadro que admiramos en este salón de los valores resalta la humildad, un valor que todos necesitamos. Le preguntaron alguna vez a San Agustín cual era la primera virtud y contestó: la humildad. ¿y la segunda? Y volvió a contestar: La humildad. ¿y la tercera? Y dijo: la humildad ya que sobre ella gira toda la vida cristiana. Cuando nuestro orgullo nos esté llevando a

creernos dioses conviene recordar nuestro origen humilde. Nos cuenta el historiador Herodoto que el faraón Amasis había sido un simple soldado que terminó siendo amo de Egipto. Deseando dar una lección de humildad a su pueblo hizo fundir una palangana de oro que utilizaba para lavarse los pies. Con este material ordenó elaborar una estatua ante la cual todos se arrodillaban al creerla divina. Amasis se acercó entonces y les dijo: ”Esta estatua que todos ustedes adoran era una simple palangana en la yo me lavaba los pies” ¿Qué cambios se darían en mi vida si con frecuencia mirase el escudo de armas del humilde Jesús?

MUSICA CELESTIAL “Había unos pastores en la zona… el ángel les dijo: No teman. Miren, les doy una Buena Noticia, una gran alegría para todo el pueblo. Hoy les ha nacido en la Ciudad de David el Salvador, el Mesías y Señor”. …Al ángel, en este momento, se le juntó otra gran cantidad de ángeles, que alababan a Dios.” Lucas 2,8-10-11-13 El tema del segundo cuadro que encontramos en el Salón de los Valores de la pinacoteca de Lucas, es la Alegría. El anuncio alegre de que por fin había llegado el esperado Mesías, El Salvador del mundo y el Señor del universo era de tal magnitud que exigía la música de la mejor orquesta. En Israel cuando un niño nacía, los músicos del pueblo acompañaban este feliz suceso con un sencillo concierto. Cuando Jesús nació, a pesar de ser el nacimiento del Hijo de Dios, , ningún grupo musical terreno se hizo presente. Esta ausencia la suplió una orquesta de ángeles que interpretó la más maravillosa “música celestial”. Esta música solo fue escuchada por un grupo de humildes pastores que aunque ocupaban

el último lugar de la escala social, tenían unos oídos capacitados para escucharla. Los violines más famosos del mundo son los Stradivarius construidos por el año 1700 en la ciudad italiana de Cremona. Una preciosa leyenda explica el porqué de su maravilloso sonido. Según ella, el maestro Antonio Stradivarius utilizó para fabricar sus violines la madera de un inmenso árbol que encontró sumergido en la mitad de un rio. La madera del árbol después de ser secada conservó la musicalidad del rio. ¿Estarán mis oídos capacitados para escuchar “música celestial”? ¿ Que significa para mí el nacimiento de Jesús Salvador del mundo y Señor del universo?


MARIA MODELO DE VIDA INTERIOR “Pero María conservaba y meditaba todo en su corazón.” Lucas 2,19 Para elaborar este cuadro en el que el tema es la oración el evangelista Lucas tomó como modelo a María. Después de Jesús, es La Virgen María la mejor maestra de oración Ese tomar conciencia a todo momento de un Dios que la creaba, la salvaba y la habitaba; ese vivir meditando y guardando todo en su corazón logró mantenerla siempre equilibrada. Ninguna de las duras experiencias que le tocó vivir durante el parto de Jesús, alcanzó a desestabilizarla. Ni visita de pastores, ni canto de ángeles, ni incomodidades y carencias afectaron su interior que era un profundo océano en el que vivía sumergida disfrutando de los tesoros de Dios. Alguien comparó la vida humana con un buque que puede transportar tesoros o despreciable basura. Generalmente es la basura la que más nos interesa proteger.

Un relato mitológico nos dice que el legendario rey de Tiro tenía dos hijos: Pigmalión y su hermana Dido, la que se casó con un rico comerciante. Envidioso Pigmalión de la riqueza de su cuñado, lo asesinó para quedarse con sus tesoros, pero Dido lo impidió huyendo con ellos en un barco. Cuando Pigmalión empezó a perseguirla, ella lo engañó lanzando por la borda del buque sacos de arena que Pigmalión creyó eran los tesoros. Llena de riquezas Dido alcanzó las costas africanas en donde fundó la ciudad de Cartago. ¿Estará mi interior lleno de tesoros o de basura? ¿Qué cambios se darían en mi vida si dedicase diariamente unos minutos a la oración?

LA ALABANZA DE DOS ANCIANOS “Había en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso……Simeón lo tomó en los brazos y bendijo a Dios……. Estaba allí la profetisa Ana …Se presentó en aquel momento , dando gracias a Dios y hablando del niño a cuantos esperaban la liberación de Jerusalén. Lucas 2,25-28-36-38 En este cuadro el evangelista Lucas quiso resaltar el gran valor que se encierra en la alabanza que brota de la boca de las personas mayores. Los atrios del Templo de Jerusalén cansados de oír los gritos de los cambistas de moneda, las ofertas de los vendedores de animales y lo balidos de los corderos cuando eran sacrificados, escucharon maravillados las voces de dos ancianos que alababan a Dios en el momento de tener en sus brazos al Mesías tan largamente esperado. Para los pueblos antiguos la voz sabia de los ancianos, era tan apreciada que cuando alguno de ellos moría se decía se había quemado una biblioteca. Con tristeza tenemos que reconocer que muchas veces al momento de tomar decisiones importantes, despreciamos la opinión de los “viejos“ prefiriendo oír “los relinchos“ de otros que sin poseer su sabiduría solo logran confundirnos .

Nos cuenta el historiador Herodoto que seis candidatos se disputaban el trono de Persia. Al no lograr ponerse de acuerdo quien sería el elegido, le dejaron la decisión a los dioses . Determinaron que a la salida del sol todos los aspirantes concurrieran montados en sus caballos a la cima de una montaña. El propietario del caballo que primero relinchase sería elegido rey de Persia. El cuidador del caballo de Darío conociendo que una yegua estaba en celo se dedicó a acariciarla por todo su cuerpo impregnando de su olor un guante de lana. Cuando los seis aspirantes se hicieron presentes, al asistente de Darío solo le bastó pasar por las narices del animal el guante con el olor de la yegua. Lógicamente al sentir éste el olor de la hembra relinchó ruidosamente. Un simple relincho decidió quien debería ocupar el trono de Persia. ¿En mis decisiones importantes tengo en cuenta las sabias opiniones de los “viejos”? ¿Practico con frecuencia la oración de alabanza?


OBEDECER PRIMERO A DIOS “Cuando Jesús cumplió 12 años subieron a Jerusalén para la fiesta de la Pascua.. Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres lo supieran…..Al verlo se quedaron desconcertados y su madre le dijo. Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados…El replicó; ¿Por qué me buscaban ¿ ¿No sabían que yo debo estar en los asuntos de mi Padre?....Regresó con ellos, fue a Nazaret y siguió bajo su autoridad.” Lucas 2 ,42-43-48-49-51 Perder a un hijo, aunque sea por algunas horas, es para sus padres una experiencia verdaderamente traumática. Esos tres días de angustia que vivieron María y José cuando buscaban a Jesús, fue un gran dolor que sin querer él les causó . Jesús conocía perfectamente lo mucho que sus padres sufrirían con ese quedarse en Jerusalén sin su consentimiento. Sin embargo con decisión y determinación prefirió obedecer primero las órdenes de su Padre del cielo. Decisión y determinación son pues las condiciones que todos necesitamos para obedecer con prontitud la voluntad de Dios, aunque ésta contradiga lo que nos pide el mundo. En la historia de Roma encontramos un ejemplo de alguien que con decisión y determinación fue capaz de “poner su mano en el fuego”. El rey etrusco Porsena estaba a punto de tomar a Roma, una ciudad que tenía fuertemente sitiada. El valiente joven romano Gayo Mucio buscando matar al rey enemigo, burló la vigilancia y se introdujo en su campamento. Equivocadamente en vez de matar al rey eliminó a uno de sus escribas. Siendo apresado fue llevado a la presencia de Porsena quien le preguntó por sus intenciones. El joven le confesó que había ido a matarlo y que trescientos compañeros más estaban dispuestos a seguir su ejemplo. Para demostrar su decisión mientras hablaba colocó su mano sobre un brasero dejándola quemar sin pronunciar una queja. Al ver Porsena lo imposible que sería dominar a una ciudad que poseía unos jóvenes con tal determinación y decisión, le entregó la espada, lo dejó libre y firmó un armisticio con el Senado romano. ¿Cuándo me toca elegir entre lo que Dios me pide y lo que pide el mundo a quien generalmente obedezco? ¿No será mi falta de decisión y determinación lo que me impide cumplir la voluntad de Dios?


Hoja Sobre Roca # 162