Page 1

PROSPERIDAD Y BUENA SALUD PARA TODOS

Instituto Bien de Salud


INDICE Introducción

5

La Prosperidad es para todos

6

La Ley de la Prosperidad

9

El Camino de la abundancia

11

La Puerta que conduce a la Prosperidad

14

El Poder de la Palabra - El amor y la buena voluntad

17 19

La Ley de Dejar de Resistirse - El cambio empieza por nosotros mismos - Vivir el presente - Realizando afirmaciones de prosperidad

21 24 24 24

La Ley del Karma - Pedir sólo lo que nos corresponde por derecho divino - La Ley del Perdón - La Fuerza de la Fe

27 28 29 30

Saber Dar y Saber Recibir

33

Entregar la carga al Señor - Impresionando al Inconsciente - Destruyendo el miedo - Destruyendo la ira

34 35 36 37

El Amor - Los celos, el peor enemigo del amor - El sufrimiento - La pobreza

39 39 40 40 2


- El dinero - La enfermedad

41 42

La Intuición

45

Nunca Sufriré Necesidades

49

El Designio Divino

51

Contemplemos todo con Admiración

56

Negaciones y Afirmaciones - ¿Imaginar o Visualizar? - Vigilando nuestros Pensamientos - La Fuerza del Nombre de Jesucristo

58 59 60 63

Reflexiones sobre la Prosperidad

65

Afirmaciones

74

Técnicas Metafísicas para alcanzar la prosperidad ¿Qué es la metafísica?

80

El poder del pensamiento - Cómo realizar nuestros deseos - Técnicas para realizar nuestros deseos

82 85 89

Distintas clases de espíritus - Técnica para la protección espiritual - Técnica para contactar con espíritus guías

90 92 93

La mente inconsciente a tu servicio - Técnica para un estado de conciencia alfa - Técnica para la visión Ciberóptica

94 100 100

La proyección astral -Técnica para la proyección astral

101 105

80

3


Una fuente de energía interna -Técnica para desarrollar tu energía interna

107 110

Todos tenemos derecho a prosperar -Técnica para cosechar prosperidad

111 115

El dominio de la energía psíquica - El aura - Técnica para leer el aura - Técnica para fortalecer el aura - Técnica para aumentar tu poder psíquico - El chakra del corazón - El chakra de la garganta - El chakra de la corona

116 117 123 123 124 124 125 125

Sanación metafísica - La sanación a distancia - Buenos deseos - Técnica para la sanación metafísica

126 127 127 129

Resumen

130

Bibliografía

140

4


Introducción El Instituto Bien de Salud, desea compartir con ustedes, buscadores de la verdad este compendio sobre la prosperidad y las técnicas para lograrla, con el fin de que les sean de utilidad para alcanzar todas las metas que se propongan en la vida, desde el punto de vista material y espiritual. El tema de la prosperidad es muy importante, ya que un ser que se siente realizado plenamente en todos los sentidos es un ser feliz, lleno de autoestima y de confianza en sí mismo; esto traerá como consecuencia que irradie felicidad y seguridad a todos los seres amados y a los que le rodean, ya sea su familia, amigos, compañeros de labores, etc. En concreto lo que se plantea en este escrito es la necesidad de sentirnos hijos de Dios y por lo tanto con derecho pleno a pedirle prosperidad en todos los aspectos de nuestra vida, por supuesto por las vías correctas de la Verdad y la Justicia Divina. Por otro lado, debemos estar completamente convencidos que Dios desea nuestra felicidad más que ninguna otra cosa, ya que al ser felices seremos buenas personas y desearemos siempre el éxito y la felicidad de los demás. Todos tenemos derecho a ser prósperos y a compartir con los demás esta prosperidad. Ante todo debemos estar concientes de buscar primero las Leyes de Dios y realizarlas, luego todo lo bueno vendrá por añadidura, tal y como lo dicen las Sagradas Escrituras. Quedamos convencidos que estas líneas ayudarán al lector a encontrar el camino de la prosperidad física, mental, emocional y espiritual, que es el primer paso que podemos dar para sentirnos en paz con nosotros mismos y así extenderla a los demás seres del planeta.

Instituto Bien de Salud 5


LA PROSPERIDAD ES PARA TODOS El Antiguo y el Nuevo Testamento nos brindan con maravillosa claridad las reglas de la prosperidad. Jesucristo enseñó que la primera regla se llama dar y recibir. “Todo lo que el ser humano siembra, eso cosechará”. Esto significa que aquello que una persona da por la palabra o por la acción, eso recibirá. Si siembra odio, recibirá odio; si ama, será amado a su vez; si critica, le criticarán; si miente, alguien le mentirá; si hace trampas, le robarán. “Guarda tu corazón (o tu imaginación) más que cualquier otra cosa, pues de él manarán las fuentes de la vida” (Prov. 4,23). Nosotros aprendemos que la imaginación juega un papel primordial en el juego de la prosperidad en la vida. Esto significa que aquello que el ser humano imagina se exterioriza, tarde o temprano, en su vida. Para participar con éxito en el juego de la prosperidad, es necesario dirigir bien nuestra imaginación. Es entonces cuando nuestra imaginación se anima a representar nada más que el bien. Atraiga a su vida todos los deseos justos de su corazón, la santidad, la riqueza, el amor, las amistades, la perfecta expresión de usted mismo y la realización de los más altos ideales. Todo lo que el ser humano siente profundamente o imagina claramente queda impreso en el inconsciente y se manifiesta en los menores detalles. El consciente es llamado espíritu mortal o carnal. Es el espíritu humano que ve la vida tal como ésta se manifiesta. Observa la muerte, los desastres, la enfermedad, las limitaciones, e imprime esto en el inconsciente. El superconsciente, es el espíritu de Dios que está en cada ser humano, es el plano de las ideas perfectas. Es en ese lugar donde se encuentra el modelo perfecto del que habla Platón, el Plan Divino, pues hay un Plan Divino para cada persona. “Hay un lugar que usted 6


debe ocupar y que ninguna otra persona puede hacerlo en su lugar; usted tiene una tarea por hacer que ninguna otra persona puede cumplir”. Usted debe estar plenamente consciente de esto. En realidad, el verdadero destino del ser humano es ser una imagen perfecta de Dios. Muchas personas, sin embargo ignoran su verdadero destino y tratan de forzar las cosas, las situaciones que les son impropias y que les causarán fracasos y desilusiones en el caso de que lleguen a poseerlas. Jesucristo ha dicho: “Busca el Reino de Dios y Su Justicia y todo lo demás te será dado por añadidura”, y El ha afirmado también que el Reino está dentro de nosotros mismos. El Reino es el plan de las ideas justas, del modelo divino. Jesucristo ha enseñado también que nuestras palabras juegan un papel capital dentro de nuestro destino. “Por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Muchas personas causan un desastre en sus vidas por palabras desconsideradas. Jesucristo multiplicó los panes y los peces; precisamente por eso El ha enseñado que todas las personas tienen el poder de bendecir y de multiplicar, de curar y prosperar. La abundancia existe siempre en el camino del ser humano, pero solo puede manifestarse por el deseo, la fe, o la palabra pronunciada. Jesucristo indicó claramente que es el ser humano quien tiene que dar el primer paso. “Pida y recibirá, busque y encontrará, llame y se le abrirá” (Mat. 7,7). Y en las Escrituras se lee: “En lo que se refiere a la labor de mis manos, mándame”. Intuición viene de “intueri”, ver desde el interior, es decir, ser enseñado desde el interior. La intuición es la guía infalible del ser humano. Nada se interpone entre el ser humano, sus más altos ideales y cada deseo de su corazón, solo la duda y el temor. El miedo es el único enemigo del ser humano: miedo a la pobreza, del fracaso, de la enfermedad, de las pérdidas, todos los 7


sentimientos de inseguridad sobre cualquier plano que sea. Jesucristo ha dicho: “¿Por qué tienes miedo, persona de poca fe?” (Mat. 8,26). Debemos sustituir el miedo por la fe, pues el miedo solo es la fe invertida: es la fe, ligada al mal en lugar del bien. Para alcanzar la prosperidad, es imprescindible ver claramente el bien y rechazar de la mente todas las imágenes del mal. Esto se obtiene imprimiendo sobre el inconsciente la realización del bien. El ser humano tiene constantemente cerca un testigo atento, su inconsciente. Cada palabra, cada cosa que se dice se graba dentro del inconsciente y se realiza en detalles sorprendentes. Destruya todas las malas ideas que existen en su inconsciente y sustitúyalas por cosas bellas y justas. Pronuncie en voz alta, con fuerza y convicción: “Yo quiebro y demuelo todo lo que, dentro de mi inconsciente, es falso. Todo eso regresará a la nada, pues todos los pensamientos vanos salieron de mi imaginación. Ahora imprimo por el poder de Cristo que hay en mí, todo lo bueno, que es la salud, la riqueza, el amor y la expresión perfecta de mi ser. Ahí está la cuadratura de mi vida, el juego perfecto de la prosperidad”. “La muerte y la vida son el poder de la lengua” (Prov. 18,21).

8


LA LEY DE LA PROSPERIDAD “Sí, El Todopoderoso será tu defensa y a ti te abundará el oro”. Uno de los más grandes mensajes que las Escrituras han dirigido a los seres humanos es que Dios es la fuente y que, por su palabra, el ser humano puede hacer surgir todo lo que le pertenece por derecho divino. Sin embargo, debe tener una fe integral en la palabra que él pronuncia. Los pensamientos poseen una fuerza vibratoria tremenda, y forma constantemente al cuerpo y a todos los asuntos mundanos. Todo aquello que solicitemos en oración, podemos estar convencidos de que ya lo hemos recibido. Si pedimos el éxito preparándonos para el fracaso; sólo obtendremos aquello para lo cual nos preparamos. El ser humano debe estar preparado para recibir aquello que ha pedido, aunque le falte la menor señal de que así será. Sintonizarse con lo espiritual a veces es difícil. Los pensamientos adversos de duda, de temor surgirán del inconsciente. Estos son los pensamientos a los que debe hacer huir. Eso es lo que explica por qué a menudo “hay más sombra antes de la aurora”. Una gran demostración suele verse precedida por pensamientos dolorosos. Una vez descubiertas las altas verdades espirituales, lanzamos un desafío a las antiguas ideas escondidas dentro del inconsciente y es entonces cuando se manifiesta el error que debe ser exterminado. Este es el momento de hacer frecuentes afirmaciones, de alegrarse y de dar gracias por todo aquello que ya se ha recibido. El ser humano obtiene nada más que aquello que se ve a sí mismo recibiendo. Dios jamás se inquieta por el tiempo, nunca es demasiado tarde para El. Con El todas las cosas son posibles. Es así que el ser humano debe mantener constantemente la visión del objetivo de su viaje y solicitar la manifestación de aquello que 9


ya ha recibido, tanto si se trata de la salud perfecta, como si se trata del amor, la prosperidad, un hogar, amigos, etc. Nunca dude en pedir ayuda si se siente débil. Jesucristo conocía muy bien esta verdad, y dijo: “Si dos de entre vosotros hicieren en la tierra cualquier petición, serán escuchados por mi padre que está en los cielos”. A veces, el ser humano se siente solo, muy absorbido por sus propios problemas, lleno de dudas y de miedos. Un amigo sincero, ve claramente el éxito, la salud o la prosperidad y sigue adelante. Es infinitamente más fácil hacer una petición por los demás que por uno mismo. Recuerde “Ningún ser humano puede fracasar si una sola persona cree que obtendrá el éxito”. Este es el verdadero poder de la visión y más de una persona debe su éxito a una esposa, un hermano o amigo que creía en él y que, sin dudarlo, supo mantener la visión del modelo perfecto.

10


EL CAMINO DE LA ABUNDANCIA El camino que conduce a la abundancia posee un único sentido, jamás han existido cuatro o cinco caminos distintos. Nos dirigimos, sea hacia la penuria y la escasez, sea hacia la prosperidad. La ruta se diferencia según se tenga conciencia de la riqueza o de la pobreza. La abundancia existe a caudales, divinamente prevista para cada uno de nosotros. El rico la consigue ampliamente, ya que es su estado de ánimo el que suscita un ambiente de opulencia. Cambiemos nuestros pensamientos y en un abrir y cerrar de ojos, nuestras condiciones de vida se transformarán totalmente. El mundo en el que evolucionamos está formado de ideas materializadas y de palabras que se han concretado. Las palabras son entidades, fuerzas que se mueven en espiral y que, llegado el momento, vuelven para influenciar la existencia de aquellos que las han pronunciado. Las personas que solo hablan más que de pobreza y de limitaciones, acaban padeciéndolas. Lamentándonos de nuestra suerte, jamás podremos penetrar en el Reino de la Abundancia. Simplemente, cambiando la calidad y el contenido de nuestros pensamientos y palabras, al confiar en Dios, finalmente lo aceptamos como aliado. Evidentemente, la ley es algo impersonal. Pues si bien es cierto que una persona deshonesta, pero con pensamientos de prosperidad, puede llegar a atraer la riqueza hacia ella, hay que tener en cuenta que “los bienes mal adquiridos nunca se disfrutan, jamás” y que, realmente, la duración de estos bienes

11


suele ser muy efímera y que pocas veces son causa de verdadera alegría. Solo tenemos que los periódicos para darnos cuenta de que la suerte de los que quebrantan la ley, realmente, es un desastre. Por ello resulta imprescindible que recurramos a la ley de la abundancia universal de acuerdo con las reglas y que pidamos aquello que nos corresponde por derecho y gracia divina. Algunas personas atraen la riqueza, pero son incapaces de conservarla, sea porque estas riquezas las trastornan, sea porque las preocupaciones y los temores que ellas mismas se crean a este respecto acaban haciendo que las pierdan. La mente del ser humano siempre está preocupada por una cosa u otra. Existen personas que al carecer de problemas de dinero, empiezan a preocuparse de su salud en tal manera que acaban enfermándose. Por regla general, aquellos que tienen poca evolución espiritual, suelen pensar: “Es imposible tener todo. Cuando se consigue una cosa, siempre se pierde otra”. Estas personas nunca cesan de pensar: “Mi suerte nunca durará mucho”. “Todo esto es demasiado bonito para ser verdad”. Jesús dijo: “En el mundo sufriréis un sinfín de tribulaciones; pero tened valor, pues yo he vencido al mundo (los pensamientos”. En nuestro superconsciente (el Cristo que hay en nosotros) tenemos mucho con que responder a toda petición, y el bien será perfecto y permanente. Muchas personas se conforman con la mediocridad porque son demasiado perezosas (mentalmente) para que sus pensamientos les ayuden a salir de aquella. Debemos experimentar un profundo deseo por liberarnos de los problemas económicos, debemos imaginarnos y sentirnos 12


ricos. Preparémonos continuamente a recibir la riqueza. Imitemos a los niños: juguemos a que somos ricos. Esta expectativa, llena de esperanza, influirá en nuestro inconsciente. Es en su imaginación donde el ser humano prepara continuamente los acontecimientos que le irán ocurriendo a lo largo de su vida. El superconsciente es el plano de la inspiración, de la revelación, de la iluminación y de la intuición. La mayoría de las veces, la intuición suele manifestarse a través de un impulso. El superconsciente es el plano de las ideas perfectas. De ahí es de donde los grandes genios sacan las suyas. En la Biblia podemos leer: “Tira el oro en el polvo y el oro de Ophir entre las piedrecillas de los torrentes. El todopoderoso será tu oro, tu plata y tus riquezas”. Si la persona solo cuenta con sus bienes visibles, más le vale deshacerse de ellos y solo confiar en el Todopoderoso, dispensador del oro, de la plata y de las riquezas. Jamás te diremos que debes tirar deliberadamente todo tu dinero por la ventana, sino que simplemente te olvides de contar él. Contemos con nuestros recursos invisibles, es decir, con la riqueza de nuestra imaginación. En lo sucesivo, confiemos plenamente en Dios y estemos tranquilos, pues, para nosotros, El se convertirá en nuestro oro, en nuestra plata y en nuestras riquezas.

13


LA PUERTA QUE CONDUCE A LA PROSPERIDAD Es natural que cuando vemos a una persona feliz le preguntemos por el secreto de su éxito. Sin embargo, pocas veces le preguntamos a alguien que haya fracasado por el secreto de su fracaso. Se trata de algo que puede adivinarse fácilmente. Lo que realmente desea saber la gente es cómo se puede acceder a la puerta que conduce a la prosperidad. Cualquiera de nosotros puede conseguir el éxito, pero, a veces, parece como si éste se ocultase tras una especie de puerta o de muralla. A menudo suele tratarse de un muro construido por nuestros resentimientos: resentimientos que acostumbramos a experimentar en relación a algo o a alguien y que nos separan de todo el bien que nos ha sido destinado. Si hemos fracasado y el éxito de los demás nos desespera, con ello solo haremos alejar más nuestro propio éxito. Amar nuestras labores y hacerlas con gusto es una de las cosas que abre la puerta secreta que conduce a la prosperidad. El éxito es un sistema más que un secreto. Muchas personas chocan contra los muros del desaliento. Sin embargo, el valor y la tenacidad forman parte del sistema. Esto es algo que se puede comprobar leyendo la biografía de todos aquellos que han logrado el éxito en la vida. El camino que conduce al éxito es recto y estrecho. Debemos seguirlo con firme entusiasmo y constante atención. Atraemos hacia nosotros todo aquello en lo que pensamos constantemente. Así pues, si solo hacemos más que pensar en cosas tristes o desagradables, atraeremos la tristeza hacia nosotros y si nuestros pensamientos se concentran en la 14


injusticia, lo único que conseguiremos será provocar más injusticias todavía. Para nosotros lo que retiene el bien que nos ha sido destinado, probablemente sea el de nuestros propios resentimientos y el de nuestro descontento. Cuanto más enojados estemos, más aumentará nuestra ira. Esta terminará por abrir una brecha en nuestro cerebro y nuestro rostro empezará a expresar un profundo y continuo descontento. La gente procurará evitarnos y perderemos la magnifica oportunidad que nos acecha cada día. Debemos hacer lo posible por encontrar aquello que obstaculiza nuestro bienestar y así, nuestro éxito, la felicidad y la abundancia, entrarán en nuestras vidas. La persona que consigue el éxito, es porque está firmemente decidida a conseguirlo. Si su idea está basada en la verdad y en la rectitud, ésta será duradera. Pero si su idea ha sido edificada sobre la arena, ésta será barrida por las olas y volverá a la nada de la que procede. Tan solo las ideas divinas permanecen. El mal siempre se destruye por sí mismo, pues va en contracorriente hacia el encuentro del orden universal y la suerte de aquel que infringe este orden es muy dura. En el juego de la prosperidad, siempre debemos mantenernos en armonía con las vibraciones ambientales. ¿Actuamos empujados por el temor o por la fe?. Vigilemos atentamente las motivaciones a las que obedecemos, pues de ellas dependerán casi todos los acontecimientos de nuestra vida. Si lo que nos preocupa es un problema económico, tenemos que situarnos a ese nivel y actuar con verdadera fe, sin descuidar nuestra disciplina ni por un solo momento. La actitud 15


materialista con respecto al dinero consiste en fiarse de un salario, de unos ingresos o de unas inversiones, pero todo ello puede verse reducido en el espacio de una noche. Por el contrario, la actitud espiritual se basa en la confianza de que Dios atenderá todas nuestras necesidades. Si deseamos conservar nuestros bienes, jamás debemos olvidarnos de que son manifestaciones de Dios. “Lo que Dios ha concedido, es irreducible”. Y además, por otra parte, siempre que una puerta se cierra, enseguida se abre otra. Nunca debemos pronunciar palabras que expresen pobreza o limitaciones, pues “por vuestra palabras, seréis condenados”. Debemos vincularnos a aquello que llame nuestra atención y si nos sentimos continuamente obsesionados por los fracasos y solo pensamos en que los tiempos son difíciles, finalmente, sufriremos las lógicas consecuencias. Debemos acostumbrarnos a vivir en la cuarta dimensión, en el “Mundo de lo Maravilloso”, es decir, en ese mundo en el que jamás se juzga según las apariencias. Acostumbrémonos a ser capaces de ver el éxito en el fracaso, la salud más allá de la enfermedad y la abundancia a través de la pobreza.

16


EL PODER DE LA PALABRA “Por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Aquel que conoce el poder de la palabra presta mucha atención a su conversación. Vigila las reacciones causadas por sus palabras, pues sabe que ellas “retornarán al mismo punto habiendo causado su efecto”. Por medio de la palabra, el ser humano se crea a sí mismo leyes. Las palabras positivas pueden llegar a provocar toda una serie de transformaciones benéficas en nuestras condiciones de vida, pues tanto las palabras como los pensamientos son una forma de radiactividad. Hablar demasiado de nuestros propios asuntos y desperdiciar nuestras fuerzas, posee un efecto nefasto. Al hablar constantemente de lo que nos preocupa dispersamos nuestras fuerzas. Hablemos lo menos posible de nuestros proyectos y hagámoslo sólo con aquellas personas que puedan animarnos en nuestra empresa. El mundo está lleno de aguafiestas, siempre dispuestos a desanimarnos con palabras como: “Es imposible”, “Te va a ir mal”. En una de sus parábolas, Jesucristo nos habla de un sembrador cuya simiente fue a caer en suelo fértil. La simiente es la palabra. Muchas personas malgastan sus palabras en propósitos atolondrados o exagerados. Con frecuencia, podemos escuchar a algunas personas que dicen: “¡Cómo me gustaría que me sucediese algo emocionante y sensacional!”. De esta forma, lo único que hacen es invitar a que algún tipo de acontecimiento desgraciado (aunque emocionante, tal y como éstas deseaban) se produzca en sus vidas. Y, más tarde, todavía se preguntarán por qué esto ha tenido que sucederles precisamente a ellas. 17


La herradura del caballo o el pelo del elefante carecen por sí solos de algún poder, pero la palabra y fe que afirman que traen buena suerte, crean un estado de optimismo dentro del inconsciente que atrae la oportunidad. Sin embargo, esto queda sin efecto en el caso de las personas más avanzadas espiritualmente, que conocen una ley más alta. Por ejemplo, si usted tiene miedo de pasar debajo de una escalera es porque cree en dos poderes, en el Bien y en el Mal. Pero Dios es absoluto, es inexistente una fuerza opuesta a menos que el ser humano cree la falsedad y la maldad. Para demostrarse a usted mismo que solo cree en un único poder, Dios, y que son inexistentes la fuerza y realidad en el mal, pase por debajo de la próxima escalera con la que se encuentre. El coraje contiene el genio y la magia. Haga frente sin miedo a una situación que parezca amenazadora y verá cómo deja de existir, cómo desaparece por sí sola. Las fuerzas invisibles velan constantemente por el ser humano que “tira de los hilos”, sin saberlo ni siquiera él mismo. A causa de la fuerza vibratoria de las palabras, aquello que decimos es precisamente lo que atraemos. Las personas que hablan continuamente de enfermedad, invariablemente la atraen. Cuando nos iniciamos en la verdad, debemos vigilar atentamente nuestras palabras. Un viejo refrán afirma que el ser humano sólo debe utilizar la palabra para tres deseos: “curar, bendecir o prosperar”. Precisamente aquello que una persona diga de los demás, eso mismo dirán de ella, y aquello que ella desee para los demás, eso mismo le desearán a ella. Si un ser humano le desea mala suerte a otro, atraerá sobre sí esa misma mala suerte, Si desea ayudar a cualquiera a lograr un éxito, logrará su propio éxito y se ayudará a sí mismo. Los cuerpos pueden ser renovados y transformados por la palabra y mediante una clara visión, y la enfermedad completamente apartada del consciente. La metafísica afirma 18


que toda enfermedad tiene una correspondencia mental y que para curar el cuerpo es necesario curar antes el alma. Es el inconsciente, el alma, lo que debe ser “salvado” y salvado precisamente de los pensamientos negativos. En el Salmo XXIII leemos: “El restaura mi alma”. Esto quiere decir que el inconsciente, el alma, debe ser restaurada por medio de las ideas justas. El “matrimonio místico” se produce entre el alma y el espíritu, es decir, entre el inconsciente y el superconsciente. Es necesario que ambos estén unidos. Cuando el inconsciente está lleno de las ideas perfectas del superconsciente, Dios y el ser humano son solo uno. Es decir, que el ser humano está unido en el plano de ideas perfectas; él está hecho a la imagen y semejanza (imaginación) de Dios, en el plano en el que son dados el poder y la dominación sobre todas las cosas creadas, sobre su espíritu, su cuerpo y sus negocios. El amor y la buena voluntad Toda falta de armonía exterior indica una discordancia mental. “El exterior se parece al interior”. Los únicos enemigos del ser humano están en sí mismo. Los enemigos del ser humano están en su interior. La personalidad es uno de los últimos enemigos que debemos superar, pues este planeta está recibiendo su iniciación al amor. Acordémonos del mensaje de Jesús: “Paz en la tierra a los seres humanos de buena voluntad”. El ser humano sabio intenta perfeccionarse sirviendo a su prójimo. Labora sobre sí mismo, aprende a enviar a cada uno bendiciones y pensamientos de buena voluntad, lo más maravilloso es que cuando se bendice a un ser, éste pierde todo el poder para perjudicarnos. La buena voluntad produce una gran aura de protección hacia aquellos que la cultivan y “toda arma forjada contra ellos será ineficiente”. En otros términos, el amor y la buena voluntad destruyen a los enemigos que están en contra nuestra y en consecuencia, desaparecerán los enemigos en el exterior. Recordemos lo que dijo Jesús: “Pero, yo os digo, amad a 19


vuestros enemigos, bendecid a aquellos que os maldicen, haced el bien a aquellos que os odian y rogad por aquellos que os odian y rogad por aquellos que os maltratan y os persiguen�.

20


LA LEY DE SOLTAR LA RESISTENCIA Suelte la resistencia al mal. Sea inconmovible al mal, pero trate de superar el mal por medio del bien. Nada en el mundo podrá oponerse con efectividad a una persona que se haya desprendido de la resistencia. Desprenderse de la resistencia es una habilidad, adquirirla es poseer el mundo. Muchas personas intentan forzar la victoria. Pero, el bien duradero jamás aparecerá si coaccionamos nuestra voluntad. “Escapa a aquello que se te escape, deja de buscar nada, será la Fortuna quien te busque. Mira cómo su sombra se proyecta en el suelo. Ya te espera en la puerta”. Los chinos dicen que el agua es el elemento más fuerte pues es perfectamente carente de resistencia. El agua puede perforar en la roca y barrer todo lo que hay por delante de ella. Jesucristo dijo: “Soltad la resistencia al mal”, pues El sabe que en realidad el mal es irreal, y en consecuencia, carecemos de alguna razón para resistirnos a él. El mal surge de la imaginación del ser humano, es decir de la creencia de dos poderes: el del bien y el del mal. El mal es una ley falsa que el ser humano ha elaborado a causa de un sueño del alma, lo que significa que el ser humano está hipnotizado por la creencia en el pecado, en la enfermedad, en la muerte, etc.; por el pensamiento carnal, sus deseos y su cuerpo adquirieron la forma de sus ilusiones. El alma es el inconsciente y todo lo que el ser humano siente profundamente, en bien o en mal, es reproducido por su fiel servidor. Su cuerpo y sus deseos representan lo que ha imaginado. El enfermo imaginó la enfermedad; el pobre la pobreza; el rico la riqueza. Algunos se preguntarán ¿Cómo es posible que un niño pequeño pueda atraer la enfermedad, ya que es demasiado joven para saber él mismo su significado? La respuesta es que los niños son sensibles y receptivos a los pensamientos de 21


quienes lo rodean y a menudo solo exteriorizan las creencias de sus propios padres. A veces los padres atraen inconscientemente sobre sus hijos la enfermedad y los desastres, examinándolos continuamente y mirando sus síntomas. Aquel que está centrado y establecido en la verdad, aquel que solo tiene pensamientos de buena voluntad hacia el prójimo y que carece de temor alguno, ni puede ser alcanzado, ni puede verse influido por los pensamientos negativos de otros. Al emitir siempre buenos pensamientos, sólo se reciben buenos a cambios. Si estamos en presencia de un fracaso, bauticémoslo como éxito en nombre el Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Así podremos observar la actuación de la gran ley de la transformación, fundada por la desvinculación a la resistencia. A través de nuestras palabras podemos transformar en éxito todos los fracasos. Pensemos que todo ser humano es un medallón de oro dentro de la cadena de nuestro bien, pues todo ser humano es una manifestación de Dios, que espera la ocasión dada por él mismo, de servir al plan divino referente a su vida. “Bendecid a vuestro enemigo, y desviaréis sus flechas”, que se verán transformadas en bendiciones. Esta ley es tan verdadera para las naciones como para los individuos. Bendecid a una nación, enviadle pensamientos de amor y de buena voluntad a cada uno de sus habitantes y ya jamás podrán perjudicarnos. Evitemos por todos los medios que los deseos de nuestro corazón se conviertan en una enfermedad de corazón. Cuando deseamos algo con mucha vehemencia, nos desmagnetizamos totalmente, pues empezamos a tener miedo, a preocuparnos y a atormentarnos. “Ninguna de estas cosas me conmueven”, así es la ley oculta de la indiferencia.

22


Solamente por medio del entendimiento espiritual el ser humano puede comprender la como desvincularnos de la resistencia. A menudo la gente piensa “Me niego a ser la alfombra de nadie”; pero cuando uno sirve con la sabiduría de la falta de resistencia, nadie podrá pisotearnos. En la medida en que una persona se resista a una situación, la mantendrá. Si huye de ella, ésta lo perseguirá. Cuando aplicamos la ley oculta de la indiferencia dejamos de sentirnos atormentados por las apariencias hostiles y nos aferramos firmemente a una idea constructiva que acaba por triunfar. Dejemos que sea Dios quien arregle las situaciones, pues siempre que intentamos inmiscuirnos, lo único que hacemos es complicar todavía más las cosas. A menudo nos preguntamos ¿Qué hay que hacer para que Dios intervenga en aquello que nos preocupa y por qué debemos evitar inmiscuirnos? ¿Por qué? Pues, porque entonces es el intelecto el que se ocupa de la situación y solo se preocupa de formular objeciones: los tiempos son difíciles, los negocios van mal, será difícil una recuperación antes de tal fecha, etc. Pero para la ley espiritual, tan sólo cuenta el ahora. Incluso antes de abrir la boca, ya habremos sido escuchados, pues “el tiempo y el espacio solo son una ilusión” y la bendición destinada a nosotros espera a ser liberada a través de nuestra fe y de nuestra palabra. Elijamos hoy a quien queremos servir, al miedo o a la fe. Cualquier acción inspirada por el miedo conlleva en sí misma la semilla de su derrota. Hacen falta mucha fuerza y valor para confiar únicamente en Dios. A menudo, confiamos en El para pequeñas cosas, pero cuando se trata de una situación más grave o importante, consideramos más oportuno ser nosotros

23


mismos quienes nos ocupemos de ella, lo cual casi siempre suele implicar una derrota o un fracaso.

El cambio empieza por nosotros mismos Una situación discordante proviene de un estado discordante en casa de quien la sufre. Cuando deje de haber en nosotros mismos todo lo que haga eco de esa discordancia, ésta desaparecerá para siempre de nuestra vida. Debemos laborar sobre todo en nosotros mismos. Cambiemos nosotros mismos, nunca debemos esperar que cambien los demás, porque cuando nosotros cambiemos, los que están alrededor nuestro cambiarán también. Con frecuencia nos curamos de nuestros propios defectos observándolos en los demás. La vida es un espejo y vemos en el prójimo nuestro propio reflejo. Vivir en el presente Vivir en el pasado es nefasto y es también una violación de la ley espiritual. El pasado y el futuro son los ladrones del tiempo. Conviene bendecir el pasado y olvidarlo; bendecir el futuro, con la certidumbre de las alegrías sin fin que nos traerá y vivir plenamente en el momento presente. Vivir el momento presente es esencial. Vivamos plenamente este día. Dejemos de pensar en los acontecimientos del pasado y olvidemos todo lo que pertenezca a él. Vivir en el pasado es perder el contacto con el ahora, con ese maravilloso momento y el único que conoce Dios: “Ahora es el momento favorable. Hoy es el día propicio”. Vivamos en el presente inmediato y estemos alertas para aprovechar las oportunidades que se nos presenten.

24


Realizando afirmaciones de prosperidad Las afirmaciones positivas nos dan los mejores resultados. Sin embargo, solo debemos hacer uso de una afirmación cuando ésta deje plenamente satisfecha nuestra conciencia y que nos parezca que es absolutamente convincente; frecuentemente, una afirmación se verá cambiada para conveniencia de ciertas personas. Debemos reforzar nuestras afirmaciones, pues todos los días tenemos que encontrar un pago perfecto por un servicio perfecto. Por otra parte resulta fácil hacer penetrar los versos en el inconsciente. Repita sus afirmaciones constantemente y estas se transformarán en realidad. Eliminemos las sombrías sugestiones de ¡Esto es imposible!, en cambio afirmemos por ejemplo: ¡Lo inesperado llega!. Aquello que parecía imposible, ahora se está cumpliendo. Esto pone fin a cualquiera de los argumentos negativos. ¡Lo inesperado llega!. He aquí una idea que a la razón le cuesta admitir. Los enemigos de cada uno son nuestras propias dudas, nuestros miedos y temores. Pensemos en la alegría que podríamos llegar a experimentar al estar liberados de ellos para siempre, una vez que la idea de la seguridad, de la salud, de la felicidad y de la abundancia haya sido establecida definitivamente en nuestro inconsciente y nuestra vida se halle libre de toda limitación. La vida se convierte entonces en el Reino que nos hablaba Jesús y en el que, automáticamente, todas las cosas nos son concedidas. Utilizamos la palabra “automáticamente” a propósito. En efecto, la vida está hecha de vibraciones y cuando nuestras vibraciones concuerdan con las del éxito, de la felicidad y de la abundancia, las cosas que simbolizan a estos distintos estados de conciencia llegan hasta nosotros por sí mismas y sin ningún esfuerzo. Preparémonos para recibir algún “bien imprevisto”. Que cada uno de nuestros pensamientos y cada una de nuestras 25


acciones expresen una fe inquebrantable. Todos los acontecimientos de nuestra vida representan una idea que se ha cristalizado. Nosotros mismos hemos sido quienes los hemos hecho aparecer, sea por nuestros miedos, sea por nuestra fe. Hemos sido nosotros quienes los hemos preparado. Cada afirmación debe ser esmeradamente hecha y debe expresar todo aquello que sea necesario. La abundancia es un derecho divino del ser humano. Todos tenemos derecho a la superabundancia. “Sus graneros deben estar llenos, y su copa a punto de rebosar”. Ahí encontramos la idea de Dios para el ser humano, y eso es lo que hará que se rompan las barreras de las penurias formadas en la propia conciencia. La Edad de Oro relucirá y cada uno de nuestros deseos legítimos se verán realizados.

26


LA LEY DEL KARMA El ser humano recibe solo lo que da. El Juego de la Prosperidad es un juego parecido al lanzamiento de un bumerang. Aquello mismo que un ser humano piensa, sus acciones y sus palabras, termina por manifestarse, tarde o temprano, con una precisión realmente asombrosa. Aquí nos encontramos con la ley universal del karma, que significa en sánscrito “retorno”. “Todo aquello que una persona siembra, eso mismo cosechará”. Cuanto más sabemos, más son las responsabilidades que nos vemos obligados a asumir. Aquel que conoce la Ley Espiritual y la deja de practicar, sufre mucho las consecuencias. “El temor al Señor (la Ley) es el comienzo de la sabiduría”. Si comprendemos que la palabra “Señor” significa “Ley”, muchos pasajes de la Biblia se volverán más claros. “La venganza es mía, para mí la retribución”, dijo el Señor (la Ley). Esta es la Ley que venga, jamás Dios. Dios ve al ser humano perfecto “creado a su propia imagen” y dotado de los poderes de la dominación. La idea perfecta del ser humano, tal como se halla registrada en el Entendimiento Divino, está esperando que el ser humano la reconozca, pues él solo puede ser más que aquello que quiere ser y solo puede alcanzar lo que quiere alcanzar. Observamos nuestro éxito o nuestro fracaso, nuestra alegría o nuestra tristeza, antes de que éstas surjan de las escenas que están en nuestra imaginación. Jesucristo dijo: “Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. Así que constatamos que la libertad (que nos libra de condiciones desgraciadas) procede del conocimiento, el conocimiento de la Ley Espiritual. En el último versículo del Salmo 1,11 podemos leer: “El temor al Eterno (la Ley) es el principio de la sabiduría. Todos aquellos

27


que observan sus mandamientos poseen un sano juicio y su gloria perdurará para siempre”. Si sustituimos “Eterno” por Ley, obtendremos la clave de estas palabras. El temor a la ley (ley kármica) es el principio de la sabiduría (sin el temor al Eterno). Una vez que hayamos comprendido que todo aquello que proyectamos vuelve de nuevo hacia nosotros, empezaremos a temer el efecto de nuestros bumerangs. La obediencia precede a la autoridad y la ley obedece a aquel que obedece a la ley. La ley de la electricidad tuvo que haber sido padecida antes de que pudiera servir al ser humano. Aquel que la emplea con ignorancia, puede estar delante de un enemigo mortal. Lo mismo sucede con la ley del Espíritu. Pedir solo lo que nos corresponde por derecho divino Si el bien, en cualquiera de sus formas, nos hace falta, es porque todavía estamos dormidos y somos inconscientes del bien al que tenemos derecho. El deseo es una fuerza formidable. Debe ser canalizado convenientemente, sino irá inmediatamente seguido por el caos. El ser humano solo debe pedir aquello que le pertenece por derecho divino. Todo aquello cuya manifestación se ve forzada por la voluntad personal será siempre una “mala adquisición”; por lo tanto, siempre conducirá al fracaso. Es difícil llegar a distinguir con claridad aquello que podría resultar bueno para uno mismo; por ello necesitamos recurrir a la ayuda espiritual de algún amigo o de alguien con más experiencia. El ser humano ha de repetir esta afirmación: “Que se haga Tu voluntad en vez de la mía”. Y es algo muy interesante comprobar que las personas siempre obtienen aquello que 28


desean cuando renuncian a su voluntad personal, permitiendo así que la Inteligencia infinita pueda actuar a través de ellas. “Quédate tranquilo y espera en silencio la liberación del Señor” (la Ley). Aprender a mantener la calma es algo que parece difícil al ser humano. Debemos esperar pacientemente a que se manifieste la voluntad divina. Nuestros recursos son infinitos e infalibles cuando nuestra confianza es absoluta, pero la confianza y la fe deben preceder a la demostración. “Que sea hecho según tu fe”. La fe es la sustancia de las cosas que esperamos, la evidencia de las cosas invisibles, pues la fe mantiene la visión estable, las imágenes adversas se disipan y en el tiempo requerido, nosotros cosecharemos, si nos mantenemos firmes. La ley del perdón Así como conocemos que la ley del karma es la manera en que cosechamos aquello mismo que sembramos, es necesario el conocimiento de la ley que da al ser humano el poder de deshacer sus errores. El ser humano nunca puede forzar el ambiente exterior para que sea lo que ni siquiera es él mismo. Si desea riquezas, debe estar lleno de riquezas en su conciencia. Si deseamos riqueza es necesario poner orden dentro de nosotros mismos, y una forma de ordenar nuestro interior es perdonando. El orden es la primera ley del cielo. Si en nosotros mismos existe carencia de orden y de perdón, la riqueza huirá de nuestro lado. Jesucristo nos ofreció la buena nueva que enseña una ley más elevada que la ley del karma. Es la ley de la gracia o perdón. Esta ley libera a las personas de la ley de la causa y el efecto, de la ley de las consecuencias “por la gracia y nunca por la ley”.

29


Cosecharemos lo que hayamos sembrado; los dones de Dios se derramarán sin parar sobre nosotros. “Todo aquello que posee el Reino está en él”. Este estado de bendición continuo espera a aquel que ha logrado superar el entendimiento y el pensamiento mortal. Por el conocimiento de la Verdad, el ser humano se libera de la ley del karma, del pecado y de la muerte y manifiesta al ser humano creado a “imagen de Dios y según su semejanza”. Su liberación se produce cuando ya ha cumplido su destino, haciendo surgir la manifestación del designio divino de su vida. Su Señor le dirá: “Está bien, buen y leal servidor, tú has sido fiel en unas pocas cosas, yo te restableceré en muchas, entra en el gozo de tu Señor (la vida eterna)”. La fuerza de la fe La fe es una espera llena de confianza: “Se hará de acuerdo con vuestra fe”. También se podría decir: “Se hará según vuestras expectativas, así pues, ¿Qué es lo que esperáis?”. Algunas personas dicen: “Nos esperamos lo peor” o “Espera, que lo peor llegará”. Deliberadamente, invitan a que les suceda lo peor. Sin embargo, otras dicen: “Esperamos que las cosas nos vayan mejor”. Estas atraen hacia sí la materialización de unas mejores condiciones de vida. Esperemos solo cosas positivas, y las circunstancias que rodean nuestras vidas se modificarán totalmente. Pero, ¿qué hacemos cuando ya tenemos la costumbre de prever las pérdidas, la pobreza y el fracaso? Empecemos por actuar como si esperásemos el éxito, la felicidad y la abundancia; preparémonos a recibir todos los bienes que nos 30


han sido reservados. Hagamos algo que demuestre que los estamos esperando, pues una fe activa siempre influencia al inconsciente. Si hemos pronunciado la palabra (la afirmación llena de fe basada en la Verdad) para conseguir una casa nueva, empecemos ya a hacer los preparativos necesarios sin perder tiempo. Empecemos por comprar manteles, objetos de decoración, etc. Nunca dejemos de observar las cosas bellas, pues, de esta forma, entre nosotros y ellas se establecerá un contacto invisible. Antes o después, éstas se verán inefablemente atraídas hacia vuestras vidas. “Alma mía, confíate sólo a Dios, pues de El viene mi salvación”. He aquí la declaración más importante de todo el Salmo 62. El alma pertenece al inconsciente, y por ello, el Salmista le recomienda a aquél, que espere todas las cosas directamente de Dios, sin contar con otras fuentes o intermediarios. Esperemos a que sea Dios quien nos conceda todo aquello que nos parecía irrealizable, pero con la condición de dejar de poner límites a los medios que Aquél utilice para hacerlos aparecer. Jamás le exijamos la forma en que queremos que esto se cumpla o deje de cumplirse. “Dios es el Dispensador y el Don” y él mismo es el que crea los maravillosos caminos a través de los cuales se manifestará. Tomemos conciencia de que toda bendición es Dios en acción. Contemplemos a Dios en cada rostro y la bondad en cualquiera de las circunstancias que nos rodeen, pues ello nos permitirá poder convertirnos en dueños de cualquier situación. Nada es demasiado bonito como para que deje de ser verdad, nada es demasiado maravilloso como para deje de suceder, nada es demasiado bueno como para que deje de durar, cuando es de Dios de quien esperamos nuestro bien. Pensemos en aquellas bendiciones que, aparentemente, solo 31


pueden realizarse en un futuro lejano y esperemos que se manifiesten ahora, de una forma inesperada y por el efecto de la Gracia, pues Dios utiliza medios imprevistos para realizar sus prodigios. La Biblia contiene mรกs de tres mil promesas. Ahora esperemos que todas estas bendiciones se realicen

32


SABER DAR Y SABER RECIBIR Muchas personas ignoran que dar es invertir, y que atesorar, ahorrar en exceso, conduce invariablemente a experimentar pérdidas. “Aquel que da con libertad será más rico que aquel que ahorra en exceso, pues este solo se hace más que pobre”. Dar es lo que abre la puerta para recibir. Para crear verdadera actividad en los asuntos financieros, hay que dar. El diezmo, es decir, la ofrenda de la décima parte de los ingresos, es una vieja costumbre judía que jamás ha dejado de suscitar la abundancia. Son muchos los que, entre los más ricos, tienen la costumbre de ofrecer el diezmo. Esta es la mejor inversión conocida. Recuperaremos esta décima parte bendecida y multiplicada. Pero la donación deberá ser hecha con amor y alegría, pues “Dios ama al dador alegre”. Las facturas deben ser pagadas voluntariamente; todo dinero debe ser entregado sin miedo y será acompañado por una bendición. Ciertas personas dan voluntariamente, pero se niegan a recibir; rechazan los regalos, ya sea por orgullo o por cualquier otra razón negativa y agotan así sus fuentes e, invariablemente, se encuentran un poco desprovistas de todo. Es necesario recibir con agradecimiento el pan “que nos viene sobre las aguas”; libremente, usted ha dado; libremente debe recibir. El equilibrio entre dar y recibir existe siempre, y aunque el ser humano debe dar sin esperar nada a cambio, viola la ley aquel que rechaza aquello que le ofrecen, pues todo viene de Dios, y el ser humano simplemente es su canal. Nunca se debe tener un pensamiento de vergüenza con respecto a aquel que da. Si nuestra tendencia es negarnos a recibir, es necesario aprender y, para hacer brotar las fuentes, saber aceptar lo que se nos ofrezca, aunque sólo sea un sello. El Señor ama tanto a aquel que sabe recibir como al que sabe dar.

33


ENTREGAR LA CARGA AL SEÑOR Cuando el ser humano llega a conocer su propio poder y el proceso de su mente, su mayor deseo consiste en encontrar el medio más fácil y rápido que le permita impresionar a su inconsciente a través de la idea del bien, ya que solo un conocimiento intelectual de la verdad jamás da resultados. El medio más fácil es entregar la carga al Señor. Jesucristo decía: “Mi yugo es suave y mi carga ligera”. Lo entendía así porque había sobrepasado la vibración del mundo y se movía en la cuarta dimensión, donde todo es perfección, realización, vida y alegría. El dijo: “Venid a mí, vosotros que padecéis y que tenéis problemas, y yo os daré el reposo”. Y añadió: “Tomad mi yugo, pues mi yugo es suave y mi carga ligera”. Lo podemos leer en el Salmo LV: “Que recaiga tu peso sobre el Señor”. Numerosos pasajes de la Biblia proclaman que la batalla es la batalla de Dios, y en modo alguno la del ser humano y que éste deberá “mantenerse siempre tranquilo” y esperar la liberación del Señor. Esto indica con toda claridad que es en el superconsciente (Cristo en nosotros), donde se libra la batalla para que el ser humano se vea aliviado de sus cargas. Parece casi imposible llegar a dirigir el inconsciente por la conciencia, es decir, por el razonamiento, pues la razón (el intelecto) se ve muy limitada por sus concepciones y está repleta de dudas y miedos. La actitud científica consiste en colocar la carga sobre el superconsciente (Cristo en nosotros) donde se convierte en la luz, o bien termina por desvanecerse para regresar a su nada original. Debemos hacer la siguiente afirmación: “Yo entrego esta carga a Cristo que está en mí, y de ese modo voy al 34


encuentro de la riqueza espiritual y material”. La carga es un estado de miedo y de pobreza, y aquel que la entrega a Cristo, el superconsciente, inunda el inconsciente de fe y riqueza y esto tiene como resultado una gran prosperidad. Leemos en las Escrituras: “Cristo nos llena de la esperanza de la gloria”. Después de un cierto tiempo de haber “entregado la carga”; nuestra visión se aclara. Es imposible tener una visión clara allí donde sólo se debaten las angustias del entendimiento carnal. Las dudas y el miedo solo hacen envenenar el espíritu y el cuerpo; entonces, la imaginación se desencadena y se provoca de ese modo el desastre y la enfermedad. Gracias a la repetición constante de la afirmación: “Yo entrego esta carga a Cristo que está en mí, y avanzo libremente”, la visión se transforma y, al mismo tiempo, aparece un sentimiento de alivio que, tarde o temprano, sirve para producir la manifestación del bien, que es la salud, la felicidad o la prosperidad. Impresionando al inconsciente A veces la oscuridad es más intensa en el preciso momento en que se hace la luz, y el hecho es que en el momento en que se produce una demostración importante, “todo parece que va mal” y la conciencia queda como oscurecida por un estado de depresión. Esto significa que las dudas y los miedos ancestrales se despiertan desde el fondo del inconsciente, y entonces debemos exterminarlos. En esos momentos el ser humano debe dar gracias por haber sido salvado, incluso en el caso de que parezca hallarse rodeado de enemigos ( la penuria o la enfermedad). Para impresionar al inconsciente, siempre es esencial tener una fe activa. La fe, sin obras, esta muerta. De hecho, la fe activa es un punto sobre el cual el ser humano pasa para tener acceso a su Tierra Prometida. 35


El inconsciente está continuamente impresionado por la música, pues la música pertenece a la cuarta dimensión, libera el alma, hace posible milagros y nos facilita su realización. Una buena práctica consiste en escuchar música y ponernos en un estado de perfecta armonía y liberación de la imaginación, bailar y al mismo tiempo realizar nuestras afirmaciones. El ritmo y la armonía de la música y del movimiento darán a sus palabras una fuerza tremenda. Imaginar de manera repetitiva, impresiona el inconsciente. Si parecemos ricos, si creemos estar llenos de éxito, en el tiempo requerido lo cosecharemos. Con frecuencia, los niños fingen ser alguien diferente a quienes son, pues bien “si se convierte en un niño pequeño, entrará en el Reino de los Cielos”. Destruyendo el miedo La paz y la felicidad se disipan para la persona que es incapaz de apartar todo el miedo de su inconsciente. El miedo es la energía mal dirigida que debe cambiarse y transformarse en fe. Jesucristo dijo: “¿Por qué tienes miedo, persona de poca fe? Todo es posible para aquel que cree. La ferocidad del león se basa en nuestro miedo. Enfrentémonos al león y desaparecerá el miedo, intentemos escapar de él y nos seguirá. La pobreza desaparece en cuanto el individuo gasta sin miedo alguno, probando así que Dios es su riqueza y esta abundancia, es por lo tanto, infalible. El inconsciente queda muy impresionado por esta verdad de Dios que es a al vez la dádiva y el donante; en consecuencia, si nosotros estamos unidos a Dios, quiere decir que estamos unidos a la dádiva. El individuo se libera a través de la destrucción del miedo. Aquello que escojas hoy, será aquello a lo que servirás, ya sea el miedo o la fe. 36


Quizá nuestro miedo se vea suscitado por la personalidad de otras personas. En este caso nunca evitemos a aquellos a los que tememos, debemos ir hacia ellos tranquilamente y veremos como se convierten en “mallas de oro en los eslabones de nuestro bien” o desaparecerán armoniosamente de nuestro camino. Quizá tema Ud. la enfermedad, los microbios. Aprenda a ser insensible a los riesgos de contagio y se sentirá inmunizado. En efecto, jamás se puede contaminar de nada a menos que su vibración esté en el mismo plano que los microbios, y el miedo rebaja al ser humano al mismo nivel. Sin embargo, que quede bien entendido que el microbio que transmite la enfermedad es producido por el entendimiento mortal, pues todo pensamiento toma forma de algo. Los microbios son inexistentes en el superconsciente, en el Entendimiento Divino; son el producto de la “vana imaginación del ser humano”. Liberándose del miedo, en un abrir y cerrar de ojos, surgirá la liberación del ser humano, y entonces se dará cuenta de que el mal se ve privado de sus poderes. El mundo material se “desvanecerá” en la cuarta dimensión, y el mundo de las maravillas “aparecerá” a continuación.

Destruyendo la ira Experimentaremos un alivio increíble al liberarnos de la ira. En ocasiones muchos seres humanos sienten una gran ira contra personas que conocen y también contra las que ni siquiera conocen; contra aquellas que pertenecen al pasado y también contra las que pertenecen al presente, y seguramente ni las futuras generaciones lograrán escapar a este sentimiento negativo. El organismo completo de las personas que sienten ira se encuentra afectado por este resentimiento, porque cada uno de 37


los órganos de nuestro cuerpo participa de la ira. Se pagará en forma de reumatismos, de artritis o de neuritis, pues los pensamientos “ácidos” producen acidez en la sangre. Todos estos disgustos tienen lugar porque intentan librar la batalla por ellos mismos en lugar de confiarse a la mano poderosa de Dios. Al tomar conciencia del Poder Divino, dejamos de resistirnos y de encolerizarnos: Nos relajamos y dejamos de angustiarnos. Los pensamientos erróneos son desterrados y, en cualquiera de las circunstancias, las condiciones adversas desaparecen. Nuestro desarrollo espiritual nos permitirá mantener la calma y dejar que sea la Inteligencia Infinita la que lleve nuestra carga y luche en nuestro favor. ¡Que alivio sentimos cuando nos liberamos del peso de la ira!

38


EL AMOR Toda persona de este planeta está iniciándose constantemente en el amor. Jesucristo dijo: “Os doy un nuevo mandamiento, que os améis los unos a los otros”. Ouspensky dijo en Tertium Organum, que el amor es un fenómeno cósmico que abre al ser humano la cuarta dimensión, que es “el mundo de las maravillas”. El verdadero amor es desinteresado y está exento de todo miedo. Se derrama sobre el objeto de su afecto sin que pida nada a cambio. Su alegría está en la alegría de dar. El amor de Dios que se manifiesta con la gran fuerza magnética del Universo. El amor puro, exento de todo egoísmo, atrae a aquello mismo que le pertenece; jamás busca ni pide nada. Nadie, tiene siquiera una pequeña idea del verdadero amor. El ser humano es egoísta, tiránico y temeroso de sus afectos, y pierde, por este mismo hecho, a aquel que ama. Los celos, el peor enemigo del amor Los celos son el peor enemigo del amor, pues la imaginación se desencadena, empuja al ser amado hacia otro, e infaliblemente esta clase de miedos desvían la realidad si somos incapaces de neutralizarlos debidamente. Si una persona desea el mal o sufrimientos al “ser amado” porque este lo dejo de amar o lo abandonó; en realidad esa persona nunca amó a esta persona. Solo se podrá recibir si antes se da. Demos un amor perfecto y recibiremos un amor perfecto. Aproveche esta situación de sufrimiento para perfeccionarse, ofrezca un amor perfecto, sin egoísmos, sin pedir nada a cambio, jamás critique, ni ordene nada y bendiga a la persona que lo abandonó donde quiera que se encuentre. Si es incapaz de esto, significa que ese amor es falso, y que ese mismo amor verdadero que usted busca le será entregado por ese ser humano, o bien por otro que será su equivalente, 39


pues es posible que esta persona sea incorrecta para la selección divina en usted. Así como es uno con Dios, es uno con el amor que le pertenece por derecho divino. Cuando desaparezca la crueldad de desearle cosas malas, el amor verdadero aparecerá para quedarse. Un viejo proverbio dice: “Ninguna persona es tu enemiga, ninguna persona es tu amiga, todos los seres humanos son tus propios maestros”. Es necesario ser impersonal y aprender de cada uno lo que cada uno tenga para enseñarnos; en resumen, una vez que aprendamos las lecciones, seremos libres. El sufrimiento El sufrimiento es innecesario para el desarrollo del ser humano. El sufrimiento es más bien el resultado de la violación de la ley espiritual, pero son pocas las personas capaces de despertarse del “sueño del alma”, sin sufrimiento. Cuando la gente se siente feliz suele ser, por regla general, egoísta y, automáticamente, la ley del karma entra en acción. El ser humano sufre en seguida las pérdidas porque le falta la capacidad para la autocrítica. Existen personas deprimidas, tristes porque piensan que han nacido con mala suerte o que el éxito les es adverso. Nada de esto es cierto. Usted es una idea perfecta del Entendimiento Divino, y debe pedir el éxito y la prosperidad que le han sido preparadas por la Inteligencia Infinita. Estableciendo contacto con la Inteligencia Infinita (Dios en nosotros) cualquier apariencia del mal se desvanecerá, pues éste se halla provocado por las vanas imaginaciones del ser humano. La pobreza Nadie puede tener éxito en los negocios a menos que los ame. Ninguna persona puede atraer el dinero si lo desprecia. Muchos de los que se mantienen en la pobreza declaran: “El dinero me es indiferente, jamás guardo ninguna consideración 40


por los que lo tienen”. Aquí está la explicación del porqué muchos artistas son pobres, porque menosprecian el dinero, y entonces, el dinero se aparta de su camino. A menudo escuchamos a un artista decir de un colega: “Ese es un artista sin valor, pues tiene una abultada cuenta en el banco”. Esta actitud mental separa a las personas de sus riquezas. Para atraer una cosa hacia sí, sea cual fuere, es necesario estar en armonía con ella. El dinero El dinero es una manifestación de Dios que nos libera de la necesidad y de las restricciones, pero debe mantenerse en circulación y ser utilizado con buenos fines. Atesorar y ahorrar traen consigo reacciones fuertemente desagradables. Sin embargo es perfectamente válido poseer inmuebles, tierras, aficiones y obligaciones, pues “los graneros de los justos estarán llenos”, pero debemos evitar ser ahorrativos si se nos presenta una ocasión para gastar, o si el dinero fuera necesario para algo. Al dar libre curso al dinero que tenemos, al hacerlo sin miedo y alegremente, se abrirá la vía que traerá más, pues Dios es nuestra más infalible e inagotable riqueza. Aquí está la actitud espiritual que debemos tener en relación con el dinero y el Gran Banco del Universo. ¡Nunca fallará jamás! Amar el dinero por sí mismo, nos coloca en el lugar más bajo de todos. El amor por el dinero es la base de todos los males. El dinero, en sí mismo, es bueno y beneficioso, pero cuando se lo utiliza con finalidades destructivas, cuando se lo acumula y atesora, o bien cuando se lo considera como más importante que el amor, se convierte en una verdadera causa de enfermedad, de tristeza, y finalmente, de la pérdida del propio dinero.

41


Muchas personas llevan una vida lamentable; atesoran y ahorran sin atreverse a utilizar lo que poseen, lo cual les suscita todavía más mediocridad y más limitaciones. Siga el camino del amor y todas las cosas le serán dadas por añadidura, pues Dios es Amor, y Dios es nuestra verdadera riqueza; en cambio, si sigue el camino del egoísmo y de la avidez, la riqueza desaparecerá, o bien usted mismo se verá separado de ella. La enfermedad Toda enfermedad y toda tristeza o desgracia provienen de la violación de la ley del amor. El bumerang del odio, del rencor y de la crítica regresa contra nosotros mismos llenos de enfermedad y dolor. El amor es como un arte perdido, pero aquel que conoce la ley espiritual sabe que debe reconquistarlo, pues sin amor, somos nada. Jesucristo nos dijo “Yo os trasmito un nuevo mandamiento, amaos los unos a los otros”; pues dentro del Juego de la Prosperidad, el amor, es decir, la buena voluntad, gana en todos los niveles. Al pedir la expresión de amor, de la buena voluntad, se cumple la ley (pues el amor es el cumplimiento de la ley) y la enfermedad, la falta de éxito o de amor desaparecerán. La crítica continua produce reumatismos, pues los pensamientos sin armonía forman en la sangre depósitos ácidos que se sitúan en las articulaciones. Los tumores tienen por causa los celos, el odio, el rechazo a perdonar las ofensas, el miedo, etc. Cada enfermedad o molestia está creada por un estado del espíritu. La negativa a perdonar las ofensas es la causa más frecuente de la enfermedad. Las consecuencias de todo ello son la esclerosis de las arterias y del hígado, así como las enfermedades de los ojos. Esa negativa se ve acompañada por males sin fin. 42


Todas las enfermedades comportan una correspondencia mental. Una persona puede curarse instantáneamente cuando comprende que su cuerpo es una idea perfecta del entendimiento Divino y, en consecuencia, que está sana y es perfecta. Pero si continúa pensando de una manera destructiva, si es avara, si odia, si teme, si condena, la enfermedad se reproducirá. Jesucristo sabía que toda enfermedad proviene del pecado. Después de haber curado a un leproso, le dijo: “Ve y jamás peques más por temor a que un mal mayor te aflija”. El alma (el inconsciente) debe ser lavada y volverse blanca como la nieve para que la cura sea permanente. Jesucristo dijo: “Nunca juzgues a fin de nunca ser juzgado”. Muchos atraen la enfermedad y la tristeza cuando condenan a otros. Aquello que el ser humano desea para el prójimo, eso es lo que atrae para sí mismo. Cuando se critica o se condena, es como si el ser humano estuviese enchufado a un cable de alta tensión. Lo mínimo que puede esperar es una descarga. Cuando una persona que le desagrade le diga algo desagradable, en lugar de dejarse arrastrar por la furia, muéstrese gentil y llena de amor, salude a la divinidad que hay en ella y envíele pensamientos de amor; entonces, esa persona se disculpará y cambiará su trato con usted. El amor y la buena voluntad son inestimables en los asuntos humanos. Ciertas personas están llenas de remordimientos por haber hecho algún mal a alguien, a veces durante muchos años. Si este mal es irreparable, su efecto puede ser neutralizado haciendo el bien a cualquier otra persona en el presente. Debemos olvidar lo que ya pasó y es irremediable y dirigirnos al porvenir. La Ley espiritual es mucho más poderosa que la ley del Karma. Esto es lo que siempre tiene que tener en cuenta el médico al tratar a sus enfermos espiritualmente. 43


Solo podrá llevar a cabo una transformación en el espíritu, o en el cuerpo, si se permanece totalmente indiferente a las apariencias de penuria, de prejuicios o de enfermedad. La tristeza, el remordimiento y las lágrimas destruyen las células del cuerpo y envenenan la atmósfera del individuo. En algunas ocasiones, las continuas quejas de las madres son precisamente las verdaderas responsables de las enfermedades y accidentes que les ocurren a sus hijos. El miedo, en efecto, imagina fuertemente la enfermedad o la situación temida, y estas imágenes, terminarán por materializarse. Por esta razón debemos neutralizar nuestros miedos. Bienaventurada la madre que puede decir sinceramente que entrega a su hijo entre las manos de Dios, sabiendo, en consecuencia, que él está divinamente protegido. Ella proyecta así una especie de fuerza protectora sobre su hijo. Nosotros mismos somos los guardianes de nuestros seres queridos (por el pensamiento) y cada uno debe saber que el objeto de su afecto “reside en las Alturas, y reposa a la sombra del Todopoderoso”. “A aquel que solo espera el bien, solo atraerá el bien”. “El amor perfecto expulsa el miedo. Aquel que teme es imperfecto en el amor. El amor es el cumplimiento de la Ley”.

44


LA INTUICIÓN Nada es imposible para aquel que conoce la fuerza de su palabra y que sigue las directrices de sus intuiciones. Por la palabra hace entrar en acción las fuerzas invisibles y puede restaurar su cuerpo y transformar sus negocios. Es muy importante elegir las palabras adecuadas, y las afirmaciones que vamos a proyectar en lo invisible. Aquel que se dedica al estudio de la Ley Espiritual sabe que Dios es su riqueza, que la abundancia divina responde a todas las demandas: “Pedid y recibiréis”. El ser humano debe dar el primer paso: “Aproxímate a Dios y El se aproximará a ti”. Para hacer que se produzca una demostración, pronuncie la palabra, y evite hacer algo hasta que usted tenga una directriz precisa. Pida una indicación y diga: “Espíritu Infinito, guíame, hazme saber si hay alguna cosa que yo deba hacer”. La respuesta vendrá por intuición, una reflexión de alguien, encontrada quizá en las páginas de un libro, etc. Las respuestas son a veces sorprendentes en cuanto a su exactitud. La intuición es una facultad espiritual sin explicación, pues solo nos enseña camino. A veces la idea que surge puede parecer incongruente, pero ciertas directrices de Dios son misteriosas. La inspiración, es decir la dirección divina, es el factor esencial de la vida. La indecisión es una piedra de obstáculo en nuestro camino. Para superarla, repita sin cesar: “Yo siempre tengo la inspiración directa, y tomo rápidamente las buenas decisiones”. El poder irresistible de la Inteligencia Suprema acude en ayuda del ser humano en los momentos más difíciles. Por inexplicable que pueda parecer una situación, la Inteligencia Infinita siempre la conduce a buen fin.

45


Si somos desgraciados es porque hemos evitado seguir estrictamente lo que el espíritu nos había revelado a través de la intuición. Todas las grandes obras han sido llevadas a cabo por personas que siempre permanecieron fieles a sus ideales. Henry Ford ya había cumplido los cuarenta años cuando tuvo la idea de fabricar un coche. Tuvo que enfrentarse a grandes dificultades para conseguir el capital necesario para ello. Sus amigos estaban convencidos de que su proyecto era una auténtica locura. Angustiado ante la decisión de su hijo, incluso su padre le dijo: “Henry, ¿por qué abandonas un buen empleo de veinticinco dólares semanales para lanzarte en un asunto tan ridículo?”. Pero Ford se negó a que nadie lo influenciase. Todas las grandes ideas chocan con algún tipo de oposición. Rechacemos la idea de dejarnos influenciar por nadie. Sigamos el sendero de la sabiduría y de la comprensión, “Evita decantarte ni a la izquierda, ni a la derecha, para que puedas triunfar en todo aquello que emprendas”. Puede ser nefasto buscar directivas en el plano psíquico, pues en este plano hay numerosos espíritus y debemos buscar solo el Espíritu Único. A medida que el ser humano abre su espíritu a la subjetividad, se convierte en blanco de las fuerzas destructivas. El plano psíquico es el resultado del pensamiento mortal, es el plano de las “oposiciones”. En él recibimos mensajes tanto buenos como malos. La ciencia de los números, los horóscopos, mantienen al ser humano en el plano mental (o mortal), pues solo se ocupan de la vía kármica. Existen personas que ya deberían estar muertas, según su horóscopo, y sin embargo siguen vivas y contentas. Para neutralizar una predicción nefasta, hay que poseer una gran fuerza mental. Sin embargo, si recibimos un buen mensaje, un mensaje que anticipe la felicidad o la fortuna, debemos acogerlo y esperar su realización, lo que contribuirá a producir su manifestación. 46


La voluntad humana debe servir para sostener la voluntad divina. “Yo quiero que la voluntad de Dios sea hecha”. La voluntad de Dios es conceder a cada uno los deseos legítimos de su corazón, y la voluntad del ser humano debe ser empleada para mantener, sin la menor vacilación, una visión que debe ser perfecta. Al despertar a la espiritualidad, el ser humano reconoce que todo lo que se halla en discordancia a su alrededor es correspondida con una armonía mental. Si el ser humano tropieza y se cae, siempre puede decir que tropezó y cayó debido a su propio entendimiento. Cuando se hace una llamada al Ser Universal, hay que esperar sorpresas. Todo puede parecer que va mal, pero en realidad todo va bien. Solo existe ganancia en el Entendimiento Divino y por consecuencia solo se puede perder aquello que nos es ajeno, y aún en caso de pérdida recibiremos el equivalente. La injusticia aparente solo puede abrir la puerta a la demostración. Esto demuestra que solo hay ganancias y que cuando el ser humano actúa según la ley espiritual, obtiene todo aquello que es de él en el gran Depósito del Bien. Toda aparente pérdida o injusticia proviene de las dudas, los miedos, los resentimientos y las lágrimas del entendimiento mortal. Por sí solos, estos pensamientos adversos pueden terminar por destrozar al ser humano, pues “ninguno da al ser humano sino él mismo, y nadie le roba sino él mismo”. Nosotros estamos aquí para hacer la prueba de Dios y “para dar testimonio de la Verdad”, puesto que sólo nosotros podemos demostrar que Dios hace surgir la riqueza de la penuria y la justicia de la injusticia. “Ponedme a prueba -dice el Eterno a la muchedumbre-. Y veréis como abro para vosotros las compuertas de los cielos, como derramo sobre vosotros una bendición tal que os hará falta lugar para guardarla” (Mal. III, 10). 47


A menudo, nos sentimos tentados a seguir las sugerencias de nuestra razón y a dudar de nuestra intuición. Pero, de repente, somos empujados hacia la verdad por la fuerza del destino, y por el efecto de la gracia, volvemos a encontrar el sendero mágico. Aquel que obedece su intuición ignora la indecisión. Recibe sus directrices y guiado por sus impulsos, sigue hacia adelante con valor, consciente de que está sobre el camino de la Verdad. Los que practicamos la Verdad, siempre pedimos que nos sea indicada una línea precisa de conducta. Esta dirección nos viene dada, sea a través de la intuición, sea a través de algún acontecimiento externo.

NUNCA SUFRIRÉ NECESIDADES 48


El Salmo 23 es el más conocido de todos, incluso podríamos decir que se trata de la nota dominante del mensaje de la Biblia. Enseña al ser humano que nunca sufrirá necesidades a condición de que se dé cuenta (que esté convencido) de que el Eterno es su pastor y que la Inteligencia Infinita cubre todas sus necesidades. Si nos convencemos de ello, a partir de ahora todas nuestras necesidades serán saciadas para siempre. Obtendremos instantáneamente todo lo que deseemos o necesitemos de la abundancia cósmica, porque todo cuanto necesitamos se encuentra siempre en nuestro camino. “El Eterno es mi pastor y nunca sufriré necesidades”. Todos nosotros hemos oído decir: “Me niego a creer que tengamos derecho de pedirle a Dios dinero o bienes materiales” Esto significa que nos negamos a comprender que el Principio Creador reside en todo ser humano (el Padre en uno mismo). La verdadera espiritualidad demuestra que Dios es la abundancia de cada uno y ello, cada día y jamás una vez por casualidad. Jesucristo conocía perfectamente esta ley y todo lo que deseaba, todo lo que le resultaba necesario, se manifestaba al instante, se tratase de panes y de peces o de una moneda de plata en la boca de un pez. Si todos comprendiésemos bien esta ley, sería inútil que ahorrásemos o que atesorásemos nuestros bienes. Podemos tener cuentas en el banco y hacer buenas inversiones, pero debemos rechazar la idea de contar exclusivamente con ello y pensar que, cualquier pérdida 49


sufrida, siempre es compensada. “Tu granero estará siempre lleno de abundancia y tu copa rebosará”. Esta afirmación nos incluye a todos los seres humanos. Cualquiera que pronuncie el nombre del Señor, será salvado. El Señor es vuestro pastor. Como también es el mío y el de todos. Dios es la Inteligencia Suprema que se ocupa de atender todas las necesidades del ser humano. ¿Por qué? Porque éste es Dios en acción. Jesucristo dijo: “El Padre y yo, somos uno”. Parafraseando esta parábola, podríamos declarar: “Yo y el Gran Principio Creador del Universo somos uno e idénticos”. El ser humano sufre necesidades cuando pierde el contacto con el Principio Creador, en el que debería confiar totalmente, ya que se trata de la Inteligencia Absoluta y sabe cómo obtener realizaciones perfectas.

EL DESIGNIO DIVINO

50


Al pedir que el Plan Divino se cumpla para nosotros, nos protegemos contra todo aquello que es ajeno a él. Nuestra felicidad jamás debe depender de algo en concreto que deseamos. Quizás si dejamos de obtener eso que deseamos tanto, más tarde, agradeceremos al Señor porque así haya sido. Cuando la persona actúa de acuerdo con Dios, su poder nunca se halla sometido a ninguna circunstancia externa, sino que es absoluto. Tomemos conciencia de este poder oculto, al que podemos recurrir en cualquier circunstancia. Para todo ser humano existe una perfecta expresión de sí mismo. Hay un sitio que él debe ocupar y que nadie podrá ocupar en su lugar; hay cosas que él mismo debe hacer y que nadie podrá hacer por él, ese es su destino. Esta idea perfecta, mantenida en el Entendimiento Divino, espera a que el ser humano la reconozca. La facultad de la imaginación es una facultad creadora, necesaria para que el ser humano perciba la idea antes de que ésta sea realizada. Así pues, el llamamiento más elevado que puede recibir el ser humano se refiere al designio divino de su vida. Lo cierto es que todos tenemos profundamente escondido en nosotros mismos, algún talento maravilloso. El Plan Perfecto comprende la salud, la fortuna, el amor y la perfecta expresión de sí mismo. Ahí está la cuadratura de la vida que trae consigo la felicidad perfecta. Después de haber hecho un llamamiento para que se manifieste el designio divino en nuestras vidas y para que podamos comprender con claridad el Plan Perfecto, grandes cambios pueden producirse en la vida de una persona, pues todos los seres humanos están lejos del designio divino. La expresión perfecta de sí mismo nunca se manifestará como una tarea ingrata, pero tendrá un interés tan absorbente que parecería como si se tratara de un juego. Aquel que se inicia a 51


la verdad también sabe que al penetrar en el mundo donde Dios dirige las finanzas, la riqueza necesaria para su más perfecta expresión estará al alcance de su mano. Más de un genio ha tenido que pasar durante años por problemas financieros, pero aquellos que pronuncian la palabra con fe liberarán rápidamente los fondos necesarios. Pida directrices nítidas y el camino le será trazado, con facilidad y lleno de éxito. Evitemos “representarnos”, ni forjarnos una imagen cuando pedimos que el Designio Divino penetre en nuestra conciencia; recibiremos la clara inspiración y empezaremos a ver cumplidas grandes cosas. Ahí está la imagen o la idea a la que es conveniente atenerse sin la menor vacilación. Aquello que la persona busca, busca también a la persona. Los padres jamás deberían imponer sus carreras o sus profesiones a sus hijos. Conociendo la Verdad Espiritual, ya en los primeros años de la vida del niño, o incluso antes de su nacimiento, deberían pronunciar la palabra para que se realice el Plan Divino. Un tratamiento prenatal debería hacerse de la siguiente manera: “Que Dios que está en este niño se exprese perfectamente; que los designios divinos para su espíritu, su cuerpo y sus asuntos se manifiesten durante toda su vida, durante toda la Eternidad”. “Que la voluntad de Dios sea hecha en lugar de la del ser humano; según el modelo de Dios”. Este es el mandamiento que encontramos constantemente en las Escrituras, y la Biblia es un libro que trata de la Ciencia del Espíritu y que enseña al ser humano a liberar su alma (el inconsciente) de la esclavitud. El ser humano debe vigilar para nunca ser un “mal servidor” que entierra su talento, para jamás servirse de aquellos dones que entrañan terribles penalidades.

52


Con frecuencia, el miedo impide a las personas a expresarse correctamente. El miedo ha atormentado a más de un genio; pero el miedo puede superarse por medio de la palabra pronunciada; el individuo pierde, toda la conciencia de sí mismo y siente solamente que hay sólo un medio para expresar la Inteligencia Infinita. Se encuentra entonces bajo la inspiración directa, liberado de todo miedo, lleno de confianza, pues siente al “Padre que hay en él”, y que actúa. Vemos con frecuencia a personas que retrasan su demostración por su propia resistencia o bien porque él mismo quería elegir su camino. De esta manera, limitan su fe y paralizan la manifestación. “Mis caminos en lugar de tus caminos” ordena la Inteligencia Infinita. En el caso de cualquier clase de energía, ya se trate del vapor o de la electricidad, es necesario un instrumento que evite ofrecer ninguna resistencia y este instrumento es el ser humano. Debemos tener una actitud flexible y de una fe imperturbable. El objetivo del estudiante de metafísica es el equilibrio, el dominio de sí mismo. El dominio de sí mismo es su fuerza, pues da a la Fuerza-Dios la posibilidad de fluir a través del ser humano, a fin de “actuar según Su bien querer”. Dueño de sí mismo, el estudiante piensa claramente y “toma rápidamente las decisiones correctas”. “La suerte jamás le falta”. La ira altera la visión, envenena la sangre: es la causa de enfermedades y de decisiones que conducen al desastre. La ira suele incluirse entre los pecados capitales, tanto en cuanto a sus reacciones como en cuanto a sus efectos maléficos. El estudiante aprende que en metafísica la palabra pecado tiene un sentimiento mucho más amplio que aquel que se enseñaba antiguamente: “todo lo que es contrario a la fe es pecado”. Se da cuenta de que el miedo y la inquietud son pecados mortales. Es la fe a la inversa, ya que por medio de imágenes mortales deformadas, provoca precisamente aquello que rechaza. Su labor consiste en rechazar a sus enemigos (más allá del

53


inconsciente). Cuando el ser humano esté exento del miedo, será perfecto. Cualquier cosa que pidamos, deben ser ideas perfectas archivadas en el Entendimiento Divino y deberán manifestarse “por la gracia y de una manera perfecta”. Hay que dar las gracias por haber recibido en lo invisible y prepararse activamente para recibir en el plano visible. Cuando el ser humano pide con fe, siempre recibirá, pues Dios crea sus propias vías. Dios lleva a cabo sus prodigios por medios misteriosos que nunca dejan de sorprendernos. Con mucha frecuencia nos preguntamos por qué un ser humano nace rico y saludable y otro pobre y enfermo. Allí donde se produce un efecto, hay siempre una causa; el azar es una ilusión. Esta cuestión encuentra su respuesta en la ley de la reencarnación. El ser humano pasa por numerosas vidas, por numerosas muertes, antes de conocer la Verdad que le permite ser libre. Se siente atraído hacia la tierra a causa de sus deseos anteriores insatisfechos, para pagar sus deudas kármicas o para cumplir con su destino. Por lo tanto, aquel que nace rico y saludable mantuvo en su inconsciente, en el transcurrir de su vida anterior, las imágenes de riqueza y de salud, mientras que aquel que está enfermo y pobre, creó las imágenes de enfermedad y pobreza. En cualquier plano que esté, el ser humano manifiesta la suma total de las convicciones de su propio inconsciente. Sin embargo, el nacimiento y la muerte son leyes establecidas por los seres humanos, pues “el pago del pecado, es la muerte”. El ser humano real y espiritual desconoce el nacimiento, ni la muerte. El jamás nace y jamás muere, sino que “está en el comienzo y estará siempre”. Así pues, por el conocimiento de la Verdad, la persona se libera de la ley del karma, del pecado y de la muerte y manifiesta al ser humano 54


creado a “imagen de Dios y según su semejanza”. Su liberación se produce cuando ya ha cumplido su destino, haciendo surgir la manifestación del designio divino de su vida. Su señor le dirá: “Está bien, buen y leal servidor, tu has sido fiel en unas pocas cosas, yo te restableceré en muchas (incluyendo la muerte misma); entra en el gozo de tu Señor (la vida eterna)”.

COMTEMPLEMOS TODO CON ADMIRACIÓN

55


Las palabras “maravilla” y “maravilloso” aparecen innumerables veces en la Biblia. El diccionario nos proporciona la siguiente definición: “Aquello que sorprende, que asombra; un milagro, un prodigio”. En su libro Tertium Organum, Ospensky llama al mundo de la cuarta dimensión “El mundo de lo maravilloso”. Demostró matemáticamente que existe un plano donde reina la perfección. Jesucristo lo llamó el Reino. Podríamos decir: “Ante todo, buscad el mundo de lo maravilloso y todas las cosas os serán dadas por añadidura”. Pero sólo nuestro estado de conciencia nos permitirá acceder a él. Jesús declaró que si queríamos entrar en el Reino, teníamos que ser “igual que los niños”. Los niños se encuentran en un estado de alegría y de admiración permanentes. El futuro nos tiene reservadas cosas maravillosas. ¡Mañana todo puede suceder! Los niños viven en esta espera llena de esperanza, hasta el momento en que los adultos o las experiencias desgraciadas consiguen alejarlos de este maravilloso mundo. Evoquemos el pasado y recordemos algunas de las ideas entristecedoras que nos fueron inculcadas: “Primero, cómete la manzana que está medio podrida”. “Nunca esperes grandes cosas y jamás te sentirás decepcionado”. “En la vida nunca se puede tener todo”. “Nunca se sabe lo que nos deparará el futuro”. ¡Vaya forma de empezar una vida! En la actualidad, los niños tienen una gran suerte al vivir en una época en la que se les enseña la Verdad, ya desde su más tierna infancia. 56


Ellos tienen que saber que tienen el poder para convertirse en aquello que deseen, ya sea en una famosa estrella de cine o en un gran pianista y hacer giras por todo el mundo. Todos hemos soñado con el mundo de lo maravilloso, donde todo puede suceder de un momento a otro, pues los milagros siempre se producen de repente. Por ello, tomemos conciencia del milagro; dispongámonos a realizar esta experiencia e invitemos, por este hecho, a que éste tenga lugar en nuestras vidas. Y, ahora, pensemos en aquello que anhelamos, pero que nos parece tan difícil de alcanzar: quizá tenga algo que ver con la salud, con el dinero, con la felicidad o con nuestra propia autodeterminación. Nunca nos preguntemos cómo conseguir que se realice este bien. Limitémonos a dar las gracias, porque ya lo hemos recibido en el plano invisible y, en consecuencia, las etapas que nos conducirán hasta él, también estarán preparadas. Recordemos que ahora es el momento favorable. Hoy es el día propicio. El bien que nos ha sido destinado puede aparecer de un momento a otro. ¡Contemplemos con admiración cuanto nos rodea!

NEGACIONES Y AFIRMACIONES

57


“Tú decretarás una cosa y ella te será dada”. Todo el bien que debe manifestarse en la vida de una persona es ya un hecho cumplido en el Entendimiento Divino. Para actuar, El espera que la persona le reconozca o pronuncie la palabra, o sea que es la misma persona quien debe decretar, para que la Idea Divina se manifieste en su plenitud, ya que, con frecuencia, decreta por “sus vanas palabras” el pecado y la tristeza. Es de máxima importancia que se pronuncien correctamente las peticiones, como ya se indicó anteriormente. Si se desea un hogar, amigos, una posición, o cualquier otra cosa buena, es necesario pedir la “Selección Divina”. El fin de una afirmación es de importancia capital. A medida que se desarrolla su conciencia de la riqueza, es conveniente precisar que las enormes sumas de dinero que nos pertenecen por derecho divino lleguen hasta nosotros por la gracia y por los medios perfectos. Es imposible dar un curso verdaderamente libre a aquello que creemos imposible, pues nos encontramos limitados por las pretensiones del inconsciente. Es necesario ampliar esas pretensiones a fin de recibir más. La riqueza es un asunto de conciencia, debemos sentirnos y actuar como si ya lo fuéramos para poder recibir la riqueza. Al formular sus peticiones, es necesario empezar por el fin, es decir declarar haber recibido ya. “Antes de que me llamen, yo responderé”. Al realizar la afirmación continuamente, la fe se establece en el inconsciente. Sería innecesario repetir una afirmación si se tuviera una fe perfecta. Jamás se debe suplicar, ni implorar, sino dar gracias constantemente por aquello que ya se ha recibido.

58


Cuando una persona empieza a hacer demostraciones de la ley espiritual, debe estar siempre seguro: “Aquel que vacila nunca recibirá lo que es del Señor”. Las demostraciones se realizan, a menudo en la décimo primera hora, pues entonces el individuo se relaja, es decir, deja de razonar, y es en ese momento cuando la Inteligencia Infinita puede actuar. Los deseos sombríos reciben una respuesta sombría, y los deseos violentos reciben una respuesta violenta, o tardan en realizarse. La dualidad de la actitud del espíritu provoca las pérdidas, las depreciaciones, o bien el miedo a la pérdida, que crea , en el inconsciente, la imagen de las pérdidas. Cuando la persona llega a liberarse de su problema (a entregar la carga), sólo entonces obtendrá una manifestación instantánea. Una negación debe ir siempre seguida por una afirmación. Por ejemplo si usted se siente enfermo debe decir: “Niego esta apariencia de enfermedad. Es irreal y, por lo tanto, es imposible que pueda registrarse en mis inconsciente; soy una idea perfecta del Entendimiento Divino, pura sustancia de la perfección”. En el Entendimiento Divino el tiempo y el espacio están ausentes; por lo tanto, la palabra alcanza instantáneamente su destino. ¿Imaginar o visualizar? Existe un interrogante sobre cual es la diferencia entre la imaginación y la visión, “visualizar” y “visionar”. Imaginar, es un proceso mental gobernado por la razón o por la conciencia; la visión es un proceso espiritual, gobernado por la intuición o por el superconsciente. Debemos entrenar el espíritu a recibir la inspiración y a realizar estas “imágenes divinas” mediante directrices claras. El ser humano debe ser

59


sea capaz de decir: “Solo deseo aquello que Dios quiera para mí”. El plan de Dios, para todo ser humano sobrepasa las restricciones del razonamiento; esto significa la cuadratura de la vida que contiene la salud, la fortuna, el amor, la expresión de sí mismo más perfectas. Si intentamos forzar la demostración (por la razón), eso mismo la paraliza. “Yo apresuraré las cosas”. Dijo el Señor. El ser humano debe dejarse llevar por la intuición, o por directrices bien definidas. “Reposa en el Señor y espera con tranquilidad; fíate de El, y te satisfará”. Vigilando nuestros pensamientos En las universidades debería existir una cátedra de metafísica. La metafísica resume la sabiduría de los siglos, esta antigua sabiduría fue enseñada a lo largo del tiempo en la India, Egipto y en Grecia. Hermes Trismegisto fue el Gran Maestro de Egipto. Sus enseñanzas, cuidadosamente conservadas, nos llegan aún al cabo de diez siglos. Vivía en Egipto cuando la raza humana estaba todavía en pañales. Pero si leemos sus textos atentamente, descubriremos que, ya entonces, él enseñaba lo que estamos aprendiendo actualmente. En efecto, él afirmaba que todo estado mental se halla acompañado de vibraciones y que nos unimos a aquello con lo que vibramos. Por ello, a partir de ahora, armonizaremos nuestras vibraciones con las del éxito, de la felicidad y de la abundancia. Poseemos la facultad de poder elegir nuestros propios pensamientos. Durante milenios, los seres humanos han cultivado pensamientos erróneos que, poco a poco, ha ido convirtiendo en inherentes al género humano de modo que, ahora, casi le parecen imposibles de dominar. Estos invaden su espíritu al igual que un rebaño enloquecido. Pero bastaría simplemente con un perro pastor para restablecer el orden entre las ovejas asustadas y encaminarlas hacia el redil. 60


En el cine, pasaron un documental donde un perro pastor reúne a las ovejas. Había logrado agruparlas a todas, menos a tres. Estas se le plantaban al frente y se le rebelaban. Balando, se levantaban sobre sus patas traseras en forma de protesta, pero el perro se contentó con sentarse ante ellas, sin quitarles el ojo de encima. Permaneció muy tranquilo y seguro de sí mismo, sin ladrar ni amenazarlas. Al cabo de un rato, las ovejas, sacudiendo la cabeza, se unieron voluntariamente al grupo y se encaminaron hacia el redil junto con las demás. Nosotros, también podemos aprender a dominar nuestros pensamientos de esta misma forma, a través de la dulzura y la determinación y sin tener que recurrir a la fuerza. Elijamos una afirmación y repitámosla continuamente cuando nuestros pensamientos se hallen enfrentados. Aunque a veces nos resulte difícil controlar nuestros pensamientos, sí podemos vigilar nuestras palabras; una afirmación repetida sin cesar acaba influenciando el inconsciente y a partir de ese momento, nos convertimos en los amos de la situación. Nuestra felicidad y nuestro éxito dependen de vigilar nuestros pensamientos, pues éstos, tarde o temprano, acabarán materializándose. Aunque nos imaginemos que evitando una situación negativa podremos deshacernos de ella, es un error, pues, vayamos donde vayamos, ésta acabará siempre materializándose. La misma experiencia se repetirá hasta que la lección haya sido aprendida. A la imaginación se la ha llamado “las tijeras del espíritu”. En efecto, ésta recorta las imágenes que el ser humano insiste en formar en su espíritu y que se materializarán después en su vida. Muchas personas recortan imágenes que les asustan, porque lo que imaginan está en desacuerdo con el Plan Divino. 61


La visión única, el ojo sano, permite al ser humano solo ver más que la Verdad. Más allá del mal, puede percibir el bien que de aquél surgirá. Transforma la injusticia en equidad y desarma a sus enemigos mediante su benevolencia. Hace falta una gran determinación y muchísima atención para llegar a vigilar nuestras palabras y nuestros pensamientos, pues todo aquello que nos recuerde al miedo, al fracaso, a la ira o a la malevolencia deberá ser desterrado y desaparecer. Afirmad: “Solo deben germinar en mi jardín las plantas que hayan sido sembradas por mi Padre que está en los Cielos”. Esta afirmación hace que ante nosotros aparezca la imagen de alguien arrancando las malas hierbas de su jardín. Estas hierbas son apartadas del resto y al verse privadas de la tierra que las alimentaba, terminan secándose. Alimentamos nuestros pensamientos negativos al prestarles atención. Debemos aplicarles la ley oculta de la indiferencia y negarnos a demostrarles cualquier tipo de interés. Las ideas divinas fluirán en nuestra conciencia, mientras que las erróneas se disiparán. A partir de ese momento, solo desearemos lo que Dios haya dispuesto para nosotros. Un proverbio chino dice: “El filósofo deja que sea su sastre el que se ocupe de hacer sus trajes”. Dejemos en manos del Divino Arquitecto los planos de nuestra vida y veremos cómo una perfección permanente reina en todo cuanto nos rodea.

La fuerza del nombre de Jesucristo

62


El ser humano alcanzará el estadio en que la “palabra se hace carne”, es decir, en el que se materializará instantáneamente. “Los campos prestos para la cosecha” se manifestarán inmediatamente, como todos los milagros de Jesucristo. Únicamente el nombre de Jesucristo tiene una fuerza formidable. El representa la “verdad manifestada”. El declaró: “Todo lo que pidáis a mi Padre, en mi nombre. El os lo dará”. La fuerza de este nombre eleva al estudiante hasta la cuarta dimensión, allí donde se encuentra liberado de todas las influencias astrales y psíquicas, y donde se convierte en alguien “Nunca atado por ningún condicionante, en alguien absoluto, del mismo modo que Dios jamás se ve atado por la nada y es absoluto”. Se han visto producirse numerosas curaciones, en respuesta a las palabras “En nombre de Jesucristo”. Cristo fue, a la vez, persona y principio; y el Cristo que hay en cada ser humano es su propio Redentor y su Salvador. El Cristo interior, es el Yo de la cuarta dimensión, el ser humano hecho a la imagen de Dios y según su semejanza. Es el Yo (“Yo soy”) que desconoce el pecado, la enfermedad, el sufrimiento. Es la “Resurrección y la Vida” en cada ser humano. “Nadie vendrá al Padre, sino a través del Hijo”, significa que Dios, el Universal actúa sobre el plano de lo particular, por medio del Cristo en el ser humano; y el Espíritu Santo significa Dios en acción. Así cotidianamente, el ser humano manifiesta la Trinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Todo poder es dado al ser humano (por el pensamiento justo) para realizar su Cielo en la Tierra y alcanzar la meta del “Juego de la Prosperidad”. Sus reglas son la fe exenta de miedo, la flexibilidad y el amor.

63


Todos los seres humanos podemos ser liberados de aquello que nos mantiene prisioneros durante tantos años, separándonos de lo que nos es ajeno, y podemos “conocer la Verdad que nos hará libre”. Libres, para cumplir nuestro destino, para provocar manifestaciones del Designio Divino que hay en nuestras vidas, la Salvación, la Riqueza, el Amor y la Expresión perfecta de nosotros mismos. “Véanse a sí mismos transformados a través de la renovación de su espíritu”.

64


REFLEXIONES SOBRE LA PROSPERIDAD - Cuando desaparece el manejo correcto de la ecología se va la economía. - La ecología empieza por limpiar nuestro propio cuerpo, sudando, estando activo. - La educación es de adentro para afuera, la instrucción es de afuera para adentro. - Cada día es una nueva oportunidad para evolucionar. - La ociosidad bloquea la prosperidad. - El buen humor atrae la prosperidad. - Tenemos que dar por dar, amar por amar, sin esperar. - El que se niega a “servir” (servicio) es “inservible” (utilidad). - Debemos pagar nuestras deudas con gratitud y prontitud. El que deja de pagar sus deudas deja de prosperar. - El que tiene rencores o resentimientos vive en el pasado y deja de prosperar. - Los proyectos son como semillas que hay que esconder bajo la tierra para que germinen, por lo cual se debe evitar comentar nuestros proyectos. - Cada día es irrepetible, la oportunidad que se perdió nunca volverá a repetirse. - El pasado solo sirve como experiencia para aprender. 65


- Las crisis son oportunidades de cambio y evolución. Recuerde que las crisis o problemas siempre pasan. - Ya que en el mundo las Bolsas de Valores siempre caen, debemos tender a incrementar nuestros valores humanos. - Ser solidarios es dar soles a diario. - Debemos tratar consumidores.

de

ser

más

productores

que

- Si se cometen los mismos errores constantemente ya dejan de ser “errores” se convierten en “Horrores”. - Evitar ser demasiado “afectivos” porque se nos irá el “efectivo”, hay que dar pero con justicia. - Es muy peligroso automedicarse. - Comiendo poco se previene la vejez y las enfermedades. - Se debe ayunar por lo menos una vez cada 15 días, nos dará juventud, creatividad y salud. - Se debe hacer también ayuno de verbo. - El verbo tiene mucho poder, debemos usarlo adecuadamente para prosperar, solo hay que pronunciar cosas positivas. - Es bueno madrugar porque toda la naturaleza esta limpia al amanecer y esa energía la captamos en nuestro cuerpo y mente. - Nunca se deben guardar cosas viejas o que dejamos de usar, eso aleja la prosperidad.

66


- Cuando uno deja ir las cosas que nos son innecesarias, favorecemos a otros y nos deja entrada para cosas nuevas. - El dinero es una energía que debe circular, si se estanca, al igual que el agua, se hecha a perder. El dinero que se estanca bloquea nuevos ingresos. - Hay que bendecir todo. Si maldecimos, nos maldecimos nosotros mismos. - Es bueno recibir con la mano izquierda, esto hace que el hemisferio cerebral derecho (el que maneja la mano izquierda), en el cual se encuentran las funciones de lo creativo, se desarrolle, lo cual nos estimulará a tener buenas ideas para prosperar y así poder multiplicar lo que recibimos. - San Pablo dijo: “El amor al dinero es el origen de todo lo malo”. Esto es muy cierto, porque es falso que el dinero por sí mismo sea malo, ya que es un instrumento; lo malo es amarlo, dándole importancia primordial en nuestra vida. - Tengan mucho cuidado con los juegos de azar, ya que aunque ganen, ese dinero se lo están quitando a otras personas que lo han perdido. - Cuando un árbol se poda, aparecen más y mejores ramas. De igual forma es con el dinero, una forma de hacerlo es entregar el diezmo al que lo necesita. Diezmar es recibir 10 veces más. - Para prosperar se deben oír cosas buenas y sabios consejos. - Sólo hay prosperidad donde hay unión familiar.

67


- Las personas jubiladas deben seguir laborando, estudiando, leyendo, dedicándose a algún pasatiempo para evitar envejecerse. - El negocio es negar el ocio, es crear, es estar en actividad. - El que evita el despliegue de su talento es un “lento”. - Es importante amar la labor que uno realiza. - El que madruga tiene tiempo para todo. - Se prospera integrando mente, cuerpo y alma. - Tratemos de leer las biografías de los grandes seres humanos, luego ser creativos, aplicar su ejemplo en nuestra vida, pero sin copiarlos, solo para inspirarnos. - Ser creativos es encontrarnos en un recreo constante. - Más importante es el gozo que el placer. El placer tiene un ciclo y lleva al dolor; por el contrario el gozo es una constante y nos da felicidad. - Somos hijos y herederos del Creador, sin ser dueños de nada en esta tierra, somos dueños de todo. - La palabra es poder creador, uno crea lo que cree. - Pensar antes de hablar es la clave para prosperar. - Evite prestar dinero, es mejor dar labor o en todo caso si se esta en condiciones de hacerlo es preferible regalarlo. - El verdadero dueño de todo es Dios. Si Dios nos da dinero, nosotros solo somos sus administradores.

68


- Hay ricos sin prosperidad y sin embargo hay pobres que son prósperos. - Quien sabe olvidar sabe vivir. - La prosperidad es una realidad si se vive en humildad. - Es falso que la humildad signifique pobreza, la humildad es virtud. - Hay gente pobre sin humildad así como hay gente rica que es humilde. - La humildad es pisar tierra, nunca creerse más ni menos que nadie. - La palabra humildad viene de “humus” que significa tierra fértil. Pise tierra para ser humilde. - Hay que ser generosos. Si se da mucho se recibe igual, aunque debemos dar si esperar recibir. - Además de dar, hay que darse. - La casa prospera cuando se tienen las siguientes características: mucha luz y aire, espejos, colores intensos y armoniosos, limpieza, música agradable, los miembros de la familia acostumbran a cantar, tenemos plantas, un lugar para la oración. - El Magnesol nos brinda prosperidad porque nos ofrece creatividad y salud. - Hay que limpiar la casa colocando en las esquinas limones, botándolos cada 5 días, cuando están secos. - El que recibe la aurora, el aura mejora. El que madruga prospera. 69


- El temor y la duda son los ladrones de la felicidad humana. - Que sean muchos los que producen y pocos los que disipen. - Ser lentos en las palabras y rápidos en la acción. - Se debe vivir la unidad .Viviendo en armonía con todos atraemos la prosperidad. - Es bueno tener una vela en casa, es como tener el sol en la noche, atrae buena vibración mirar el fuego ya que inspira y estimula. - La palabra velador viene de vela. El fuego es sagrado y divino, representa al Espíritu Santo. - Cada amanecer al recibir el sol, al darnos luz nos brinda lucidez. - Hacer que nuestro fuego interno crezca para vivir dando el ejemplo con nuestras acciones. - Hay un fuego sagrado, el fuego de la sexualidad. Este fuego quema cuando carecemos de control sobre él. Empecemos controlando lo que comemos lo que decimos y pensamos. Esta práctica nos hará fuertes para las tentaciones externas. - Es nuestro deber enseñar a otros lo que sabemos, esto también atraerá la prosperidad. - Caerse está permitido pero levantarse es obligatorio. - Debemos saludar y bendecir todo y a todos. siempre. Todo esto da prosperidad.

Sonreír

70


- Recordar que la salud es muy importante, ya que sin ella, todo lo demás es inservible. - La riqueza espiritual genera riqueza material. - Si ganamos algo con engaños o mentiras, ese dinero generará enfermedad y escasez. - Cuando te roben, ofrece ese contratiempo a las almas del purgatorio y por otro lado piensa que se robaron algunos males que podían sucederte. - Al que roba le robarán. El que roba carece de paz. - Solo con la virtud se detiene la decrepitud. - Solo con gratitud se evita que sea grave la decrepitud. - Hay que aprender a negarnos cuando nos propongan algo fuera de la ley, porque está fuera de la Luz Divina. - Nuestra vida es nuestro mejor mensaje. Hay que dar el ejemplo. - Evitemos gastar más de lo que ganamos. - Tratemos de comprar al contado. Evitemos endeudarnos. - La naturaleza nunca se precipita. angustias y excesos.

Evitemos caer en

- Uno debe acostarse escuchando música de grandes maestros. Antes de ir a dormir evitemos oír malas noticias ni ver películas violentas. - Debemos expresarnos correctamente al hablar, con esta práctica estamos purificando nuestro verbo. Es importante también expresarnos con dulzura. 71


- A los niños debemos enseñarles la importancia del ahorro y el respeto. - El que alaba o critica demasiado bloquea su prosperidad. - La humanidad se ha degradado porque ha perdido el respeto consigo mismo, si uno quiere cambiar el mundo debe empezar el cambio con uno mismo. - El que habla mal: Mal dice. El que habla bien: Bien dice. - Busquemos la luz. buscan la luz.

Hasta los animales y las plantas

- Preguntémonos para que hemos venido a este planeta y tracemos metas y objetivos. - La más grande virtud es dar en lugar de recibir. - Valoremos lo que tenemos en vez de envidiar lo que otros tienen. - El ejemplo es la mejor forma de enseñar. - Busquemos el reino de Dios y su justicia y la prosperidad vendrá por añadidura. - El dinero es de la pareja porque son uno solo. Pensar que cada uno tiene dinero separadamente aleja la prosperidad. - Seamos auténticos, evitemos el complejo de mono y de loro. - Seamos creativos estimulando nuestro hemisferio derecho, comiendo con la mano izquierda, cantando, meditando y jugando. Nunca dejemos de jugar pues todos

72


llevamos un niño dentro. Nunca dejemos de reflexionar, todos llevamos un anciano sabio dentro. - Todos necesitamos de todos, nadie puede vivir solo en el mundo. - El exceso de televisión bloquea la prosperidad porque separa a la familia. - Cambie de su vocabulario la palabra “trabajar” por la palabra “laborar”. Trabajar es una traba que nos lleva hacia abajo. Laborar es una labor sagrada.

73


AFIRMACIONES Para La Prosperidad en general “¡Que Tu voluntad sea hecha hoy! Hoy es un día de realizaciones; doy gracias por este día tan perfecto, en el que los milagros se sucederán y los prodigios abundarán”. “Dios es mi riqueza infalible, y grandes sumas de dinero vienen rápidamente a mí, por la gracia y los medios perfectos”. “Soy una idea perfecta del Entendimiento Divino, y pido el éxito y la prosperidad que me han sido preparados por la Inteligencia Infinita”. “Espíritu Divino, abre la vía que traerá hacia mí la abundancia, que todo lo que es mío por derecho divino venga inmediatamente con profusión. Dame indicaciones precisas, hazme saber de cualquier cosa que yo necesite hacer”. “En el Espíritu Divino, todo está alcanzado; por lo tanto, mi demostración está completa, mi labor es perfecto, mi hogar es perfecto y mi salud también es perfecta”. “Espíritu Infinito, abre las vías que conducen a mi verdadero hogar, mis verdaderos amigos, mi verdadera posición. Yo te agradezco que se manifiesten ahora mismo, por la gracia y de una manera perfecta”. “Las murallas de la pobreza y de los impedimentos se derrumban y, por la Gracia de Dios, entro en la Tierra Prometida que me ha sido destinada”. “Recurro a la ley del crecimiento. Mi abundancia proviene de Dios y, por el efecto de su gracia, afluye y se multiplica”.

74


“Soy hijo de Dios. Mi Padre derrama sobre mí sus riquezas. Soy hijo de Dios. La abundancia viene hacia mí de todas partes”. “Ahora es el momento favorable. Hoy tendré una gran suerte. Mi abundancia proviene de Dios. Poseo la bolsa mágica del espíritu que jamás podrá ser vaciada. Cuando el dinero sale de ella, inmediatamente es sustituido. Por el efecto de la gracia y por medio perfectos, mi bolsa siempre está repleta”. “Mi abundancia procede de Dios. Por el efecto de la gracia y de medios perfectos, voy a tener magníficas sorpresas en mis asuntos”. Para las Condiciones Armoniosas “Solo se manifiesta todo plan que mi Padre Celestial ha concebido. Todo mal se desagrega y se disipa, y el Plan Divino se manifiesta”. “Sólo aquello que es verdad de Dios es verdad para mí, pues yo y el Padre, somos uno”. “El Amor Divino desagrega y disipa ahora todo estado discordante en mi espíritu, en mi cuerpo y en mis asuntos. El Amor Divino es el más poderoso Químico del Universo y disuelve todo mal”. Para la Fe “Como yo soy uno con Dios, Yo soy uno con mi bien, pues Dios es a la vez el Dador y la Dádiva. El Dador de la Dádiva son inseparables”. “Nada puede separarme de Dios, el Dispensador y en consecuencia, nada puede separarme de Dios, el Don. El Don es Dios en acción”.

75


“Lo inesperado llega, el bien que me parecía imposible, ahora se cumple”. “Espero lo imprevisible. El magnífico bien que me ha sido destinado, ahora se realiza”. “El Dios de todos los siglos es mi seguro cobijo; sus brazos eternos me sostienen”. “El brazo poderoso de Dios se extiende sobre las personas y los acontecimientos; domina cualquier situación y protege mi vida”. Para la Salud “El Amor Divino inunda mi conciencia de salud y cada una de las células de mi cuerpo de luminosidad”. “El brazo poderoso de Dios se extiende por encima de mi cuerpo, dirige y protege mi salud”. “Soy una perfecta manifestación de la imagen de Dios. En mí solo existe la salud, cada célula de mi cuerpo es perfectamente saludable”. Para la visión espiritual perfecta “Mis ojos son los ojos de Dios, yo veo con los ojos del espíritu, Veo claramente la vía abierta; nada obstaculiza mi camino. Veo claramente el plan perfecto”. “Mis oídos son los oídos de Dios; escucho con los oídos del espíritu. Yo soy flexible y estoy dispuesto a dejarme conducir. Yo oigo”. “Siempre sigo mis intuiciones y soy la suerte personificada”.

76


“Divinamente dirigido, ante la indecisión, escojo el camino acertado. Dios abre todos los caminos”. “El lugar en el que me encuentro es una Tierra Santa. Ahora, llevo a cabo el Plan Divino en el cual todo es perfecto para siempre”. “El genio que vive en mí ha sido liberado. Ahora cumplo mi destino”. Para las Directrices “Yo soy divinamente sensible a mis directrices intuitivas y obedezco instantáneamente Tu Voluntad”. “Yo siempre tengo la inspiración directa, y tomo rápidamente las buenas decisiones”. “Espíritu Divino, abre la vía para que se manifieste el designio divino de mi vida; que el genio que existe en mí sea liberado; que pueda comprender con toda claridad el Plan Perfecto”. “Ahora me siento despierto. Tomo conciencia de las directrices y de los impulsos que recibo. Despierto a la divinidad que hay en mí”. “La inspiración del Todopoderoso me protegerá y tendré todo lo que necesite”. Para nuestros Hijos “Que Dios que está en este niño se exprese perfectamente; que los designios divinos para su espíritu, su cuerpo y sus asuntos se manifiesten durante toda su vida, durante toda la Eternidad”.

77


Para las labores “Tengo una labor maravillosa, Divinamente dada, Doy de mí lo mejor, y estoy muy bien remunerado”. Para la Liberación del Karma “Yo entrego esta carga al Cristo que hay en mí y sigo adelante..., ¡libre!”. “Espíritu Infinito, hago una llamada a la ley del perdón y te doy gracias por estar bajo la protección de tu gracia y sin el peso de la ley”. “Ahora, los muros de la escasez y de los impedimentos se derrumban y, por la Gracia de Dios, entro en mi Tierra Prometida”. Para neutralizar la envidia y los resentimientos “Entrego esta carga de resentimiento a Cristo que está en mí, y avanzo lleno de amor, placer y felicidad”. “Lo que Dios ha hecho por otros, ahora lo hace por mí, y con más fuerza todavía”. “Yo saludo a la divinidad que hay en este ser humano que me ha hecho mal. Sólo veo su ser divino; lo veo tal como lo ve Dios, perfecto, hecho a Su imagen y semejanza. Que Dios bendiga a este ser donde quiera que se encuentre”.

78


Para Agradecer a Dios “Doy gracias a Dios, el donante, por Dios, la Dádiva”. “Doy gracias por lo que tengo divinamente proyectado y divinamente financiado, por obra de la gracia y de forma perfecta”. “Cuando agradezco a Dios y bendigo las ofrendas, afirmo que cada una de ellas volverá mil veces multiplicada a su donante”. Para Liberarse del Miedo “Toda predicción nefasta será inhabilitada; todo plan que sea ajeno a mi Padre celeste será eliminado y se disipará; la idea divina se realiza ahora”. “Estoy totalmente equipado para el plan Divino de mi vida, y afronto sin miedo las ocasiones que se presentan”. “El Eterno es mi pastor y nunca sufriré necesidades, jamás tendré miedo. Cuando una puerta se cierra, siempre se abre otra”.

Por último recordemos siempre la oración que es, a la vez, un mandamiento y una petición: “Danos hoy el pan nuestro de cada día y perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a quienes nos hayan ofendido. Pues es a Ti a quien yo pertenezco, por todos los siglos, el Reino, la Fuerza y la Gloria. Amén”. 79


TÉCNICAS METAFÍSICAS PARA ALCANZAR LA PROSPERIDAD ¿QUÉ ES LA METAFÍSICA? El diccionario define la palabra como “estudios filosóficos abstractos, un estudio de lo que está fuera de la experiencia objetiva”. Lo cierto es que la metafísica se puede definir como una ciencia natural de la mente y el verdadero lenguaje del alma en su diálogo entre las naturalezas Divina y humana. Las técnicas metafísicas nos guían en el desarrollo de nuestro potencial espiritual y mental superior, y nos enseñan a mejorar nuestra vida y asumir el mando de nuestro mundo. Con estas técnicas aprenderemos a controlar las influencias invisibles y a alcanzar lo aparentemente imposible, mediante la utilización de estas poderosas técnicas espirituales que se basan en el uso adecuado de las leyes universales. Nuestros pensamientos nos han convertido en lo que somos actualmente. El poder del pensamiento es tan asombroso que es capaz de cambiar el curso de una civilización. Los pensamientos colectivos tienen un tremendo efecto en el planeta. Nuestra forma de pensar está creando el mundo actual, pero también el que heredaremos en nuestra próxima vida. Justamente nuestra prosperidad depende también de nuestra actitud hacia la misma. Nos preguntamos ¿tengo derecho a prosperar?, pues la respuesta es afirmativa. Es falso creer que ser pobre es una virtud y ser rico es un vicio. De hecho, nuestro deber es prosperar.

80


Con nuestro pensamiento también podemos construir un inestimable poder energético y almacenar y utilizar este poder para nuestro beneficio y el del planeta. Con nuestros pensamientos podemos ser sanados astralmente, produciendo, por lo tanto, el mismo efecto que en el cuerpo físico. Toda sanación es divina, tanto si se trata de imposición de manos, cirugía, medicación o instinto natural. Como podemos ver la metafísica, es un viaje que dura toda la vida. Las leyes universales de la metafísica dan su recompensa de acuerdo con nuestros conocimientos sobre cómo utilizarlas. Pero aunque seamos ignoremos las leyes metafísicas básicas, igualmente nos afectarán sus consecuencias, así sean buenas como si son malas. Las leyes son inmutables e incambiables. Lo que podemos hacer es aprender a usarlas, para nuestro propio bienestar y para el de todos nuestros semejantes.

81


EL PODER DEL PENSAMIENTO El poder del pensamiento es el mayor que hay en el universo. Es el producto del proceso de pensar, el cual incluye aprender, desarrollar conceptos, la memoria, la creatividad, la comunicación, usar palabras, abstraer, comprender, intuir, la lógica, la solución de problemas, la racionalidad y anticipar el futuro. Esta vibración mental está en el corazón de nuestro centro creativo, permitiéndonos ser co-creadores de las manifestaciones que hay en nuestras vidas. Toda fuerza o poder deriva del pensamiento, El poder del pensamiento se transmite de una mente a otra, y de la mente al cuerpo, en todos los seres vivos. Los pensamientos laboran con otros pensamientos en todo el infinito. El pensamiento es tan poderoso que la fuerza de un pensamiento puede cambiar el curso de una civilización, aunque nadie sabe exactamente lo que es. A pesar de los grandes pasos que ha dado la ciencia en dirección a un modelo de funcionamiento del cerebro, sigue siendo incapaz de analizar el pensamiento o de diseccionarlo en el laboratorio o de verlo a través de un microscopio. La ley universal del pensamiento dice que la actividad mental del reino físico dirige el curso de los átomos del universo para realizar manifestaciones tridimensionales. En otras palabras, cada pensamiento que sale del cerebro envía vibraciones hacia la atmósfera; la intensidad de la concentración del pensador determina el efecto. Esta Ley universal funciona a causa de otras leyes universales, incluida la ley universal de que los polos iguales se atraen. Nos convertimos en un polo negativo o en uno positivo, dependiendo de la dirección de nuestros pensamientos. Si proyectamos pensamientos furiosos, resentidos, llenos de odio, atraeremos energías dañinas hacia nosotros mismos. Si emitimos una energía positiva, amorosa, invitaremos el mismo 82


tipo de pensamientos y sentimientos. Los pensamientos negativos crean una atmósfera discordante, mientras que los positivos producen armonía. El libre albedrío nos da la opción de pensar positiva o negativamente: “podemos aceptar o rechazar un pensamiento”. Creamos nuestro propio mundo con los pensamientos que tenemos. Nuestra actividad mental dirige el curso del universo; la energía del pensamiento es la que mantiene unido al mundo. Elmer Green dijo: “El mundo es pensamiento cristalizado”. El pensamiento positivo colectivo puede producir sanación y paz. Los sabios de la antigüedad lo sabían. Hacían que grandes grupos de personas cantaran o recitaran mantras o rezaran. Ellos sabían que los pensamientos y las palabras colectivos se unen y emiten vibraciones en el universo. Si estas vibraciones son de naturaleza positiva, el efecto puede ser muy beneficioso, contribuyendo a la paz y la armonía. Y lo por contrario también es cierto: el pensamiento colectivo puede tener resultados desastrosos si es negativo. Ejemplos de esto son las guerras, la pobreza y la hambruna. Las palabras y los pensamientos son cosas; se materializan. Un ejemplo del poder del pensamiento colectivo puede encontrarse en el viejo adagio, “Los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres”. La persona rica está tan ocupada pensando en su próximo millón que sus propios pensamientos forman una afirmación colectiva de riqueza. El pobre contribuye con sus pensamientos sobre cómo los ricos se hacen más ricos mientras él permanece en la pobreza. Tenemos demostraciones diarias de que lo que nuestra mente puede concebir y creer, se puede alcanzar. Un ejemplo es el clásico pensamiento, “No debo derramar esto”, y lo derramamos, casi como si lo hubiésemos planeado. Porque nuestro inconsciente ignora las palabras negativas; solo oye órdenes de acción. La imagen que teníamos en la mente era la de derramar algo que teníamos en las manos. Estábamos 83


tratando de evitarlo, pero era exactamente lo que estábamos visualizando. Lo que nuestro inconsciente oyó fue “Debo derramar esto”, en lugar de “No debo derramar esto”. Naturalmente se nos cae la bebida mientras nuestra mente inconsciente intenta realizar el deseo expresado que había oído. ¿Cuántas veces pensamos en alguien y esa persona nos llama? Muchos negocios millonarios a menudo son el resultado de que una persona recoja los pensamientos de otra que carecía de los recursos o el valor para llevar a cabo su propia idea. Somos capitanes de nuestro propio barco. Nuestros ladrillos son nuestros pensamientos y, dado que producen según lo que son, debemos aprender a ignorar nuestros pensamientos negativos. Por ejemplo el amor suele ser ciego; sólo vemos lo bueno, lo cual atrae pensamientos similares. Para obtener los resultados que deseamos en nuestra vida, debemos aprender a pensar de otra manera. El simple hecho de tener ilusiones es insuficiente para utilizar adecuadamente las leyes universales y es posible que eso sólo satisfaga nuestros deseos de una forma incompleta o incluso inapropiada. Aprender a controlar nuestros pensamientos es una de las lecciones más importantes que podemos cultivar. Estos viajan por los éteres de una manera que se asemeja mucho a las ondas de radio, listos para ser recogidos por otras personas. La ciencia está de acuerdo en que todo pensamiento y toda palabra pronunciada siguen vivos en el espacio. Nuestros pensamientos son un puente a otros mundos. Ejercicio Antes de empezarlo, libera tu mente de toda negatividad. Despeja tu espacio: luego, deja caer un escudo invisible a tu alrededor. Imagina que sólo los pensamientos y las circunstancias de naturaleza positiva pueden atravesar este 84


escudo. Visualiza un cordón dorado adherido a tu frente que se extiende hacia el infinito, abriendo perspectivas de la mente cósmica. Imagina a la esencia divina fluyendo hacia el interior de tu mente. A continuación, visualiza el tipo de mundo en el que te gustaría vivir. Ten pensamientos de abundancia, belleza y armonía para enriquecer tu propio mundo y para elevar la vibración del planeta. Todo pensamiento es una plegaria. ¿Qué pedimos en nuestras plegarias?. A menudo abrimos la puerta a espíritus impuros con nuestros pensamientos egoístas o con deseos negativos. Tengamos solamente los pensamientos que deseemos ver reproducidos en nuestro mundo y en las vidas de nuestros seres queridos. Entonces estaremos abriendo la puerta en la que sólo abundan espíritus de amor y beneficencia. Cómo realizar nuestros deseos Pedir un deseo es una forma de plegaria. Requiere de más fe que la manera de rezar habitual y su diseño es científico. Cuando pedimos un deseo estamos proporcionándole a la Fuente Divina una imagen concisa de lo que deseamos. En metafísica se suele decir que estamos haciendo “un tratamiento” para algo. Tu mente inconsciente es el canal directo hacia la mente universal; tu manera de hacer realidad tus sueños. Cuando rezamos para obtener algo, tenemos una imagen en nuestra mente inconsciente de, exactamente, lo que queremos. Pero jamás ocurrirá nada hasta que nuestras mente consciente e inconsciente se pongan de acuerdo. Para que esto suceda debemos poner en práctica una técnica que detallaremos a continuación. Nuestra mente consciente gobierna todos nuestros sentidos, cuestiona y razona; quiere que todo sea lógico. De modo que, cuando pedimos un coche nuevo y carecemos de dinero en efectivo, o un crédito, nuestra mente consciente dice: “Esto es ilógico. Nunca ocurrirá”. 85


Cuando le mostramos a nuestra mente consciente una imagen, estamos estimulando algunos de nuestros sentidos, o quizás todos: la vista, el oído el tacto y a veces, incluso el gusto y el olfato, para evitar el conflicto, necesitamos que la mente consciente vea la misma imagen que la inconsciente. Las escrituras dicen: “Ponme a prueba ahora y abriré las ventanas del cielo y verteré una bendición tan grande que difícilmente podrás contenerla”. Estas palabras quieren decir que debemos creer tan sinceramente que el poder Divino responderá a nuestras plegarias, que los deseos de nuestro corazón estén dispuestos a firmar un contrato. Para eso es necesario un compromiso. Técnica: Elige una imagen de una revista o un anuncio publicitario que represente aquello que deseas y ponla en un póster o en un libro. Se puede usar un álbum de fotos, así podremos retirar la imagen fácilmente cuando se ha materializado. Se debe retirarla casi inmediatamente cuando se materializó, a menos que necesitemos más de una. Escribe siempre “Esto o algo mejor, Creador”, y firma con tu nombre. Recuerda que, al poner tu nombre, estás firmando un contrato. Asegúrate que realmente deseas eso que la imagen representa. Cuando contemples la imagen, siente gozo, como si ya tuvieras el objeto. Sé entusiasta. La siguiente afirmación es una de las cosas más importantes que aprenderás jamás para hacer tus sueños realidad. De modo que memorízala. Tu inconsciente desconoce la diferencia entre una experiencia real y una imaginaria. El mejor momento para practicar tu visualización es justo antes de dormirte y al despertar. Observa que, cuando te sientes somnoliento, tus sentidos están inactivos. En ese momento y mientras duermes, tu mente inconsciente tiene el control 86


absoluto, sin la oposición de la mente lógica o inconsciente. Tu inconsciente nunca duerme, labora las veinticuatro horas del día y es entre un noventa y un noventa y cinco por ciento más poderoso que tu mente consciente. Cuando estás contemplando la imagen y sintiendo que ya posees el objeto que retrata, tu mente inconsciente cree que es cierto. Recuerda, tu mente inconsciente desconoce la diferencia entre una experiencia real y una imaginaria. Simplemente ve lo que tú quieres y se dispone a hacer que suceda. Dado que la mente ve en imágenes, sólo puede funcionar con la imagen que le proporcionas. Tu inconsciente es tu acceso directo al Creador y solo tiene la opción de actualizar tu imagen. Recuerda que hay una buena razón para escribir “Esto o algo mejor”. Él sabe mejor que tú lo que es bueno para ti. Quizás tú desees un Mercedes y es posible que el Creador quiera que tengas un Toyota o viceversa. Es importante conocer la diferencia entre el significado de “objetivo” y “subjetivo”. Estás siendo objetivo cuando estás mirando algo que está fuera de ti, como una imagen. La frecuencia de onda cerebral beta (tu conciencia ordinaria cuando estás despierto) es objetiva. El inconsciente subjetivo está asociado con la frecuencia de onda cerebral alfa, que es entre un noventa y un noventa y cinco por ciento más poderosa que la mente objetiva, consciente. Cuando estás en el modo subjetivo, estás dentro de la imagen. Estás viviendo la experiencia de ser dueño de eso que deseas. Si estás pidiendo un deseo para conseguir una casa nueva, deberías encontrar la casa de tus sueños y entrar en ella. Experimenta la sensación de ser dueño de esa misma casa. Esto te coloca dentro de la imagen, mirando hacia fuera, dejando de ser un simple expectador exterior, mirando hacia adentro.

87


Cada vez que contemplas tu imagen y haces tu visualización, estás reafirmando tu objetivo. Hazlo por las noches. Es sumamente importante que te quedes dormido con la sensación de que ya posees eso que está en tu mapa del tesoro. Tu mente inconsciente utilizará esa imagen para materializar tu deseo. Cuando hagas esta visualización durante el día, es necesario que liberes la imagen inmediatamente cuando hayas acabado el ejercicio. Limpia el suelo, quita las hojas secas de tu jardín, haz cualquier cosa que exija un esfuerzo consciente. Mantén ocupada a esa parte racional de tu mente. Jamás te permitas pensar en tu sueño hasta la próxima vez que realices este ejercicio deliberadamente. Es muy importante que tengas una imagen completa en tu mente. Si lo que deseas es un auto, debes saber el color, la marca y modelo. Siente que lo estás manejando. Debes tener la sensación de que eres dueño de ese automóvil. Debes tener un álbum aparte para lo intangible, que en realidad es lo más importante. En él puedes poner frases escritas a máquina o recortadas de literatura inspiradora para tener las cualidades que te gustaría adquirir, como ser más amable, más cariñoso, para tener buena salud mental y física, para crecer espiritualmente. Añade imágenes que representen esas cualidades. Puedes colocar fotografías de tus seres queridos con frases apropiadas. Si deseas adelgazar, coloca una foto tuya de cuando tenías un peso ideal y ponle una leyenda apropiada debajo. Si careces de una foto así, encuentra una de alguien que tenga tu ideal y sustituye la cara del modelo o la modelo con la tuya. Continuamente, estamos realizando pedidos de nuestros deseos en nuestras mentes, pero es imposible pensar sin colocar una imagen ahí. Ten mucho cuidado con lo que esa imagen proyecta. Asegúrate de que sea algo que deseas que se materialice. 88


En estas técnicas puedes usar las palabras “Inteligencia Universal, “Todo lo Que Es”, “El Divino”, “Conciencia Cósmica”, “Profundo Amor del Universo”, o cualquier otra que te inspire.

TÉCNICA PARA REALIZAR LOS DESEOS 1. Ten una imagen mental completa de lo que quieres, hasta el más mínimo detalle. 2. Pega una imagen de esa cosa en un póster o en un cuaderno o álbum. 3. Escribe debajo de la imagen: “Esto o algo mejor. Gracias, Creador”. Utiliza el nombre que tú quieras: Inteligencia Universal o Mente Divina, o el que te haga sentir cómodo o inspirado. 4. Firma con tu nombre, siendo consciente de que estás firmando un contrato. 5. Contempla la imagen con frecuencia, sintiendo la emoción de poseer esa cosa. ¡Afírmalo ahora! Recuerda: Tu mente inconsciente desconoce la diferencia entre una experiencia real y una experiencia imaginaria. 6. Acéptalo y da las gracias. 7. En cuanto tu sueño se haya materializado, retira esa imagen y sustitúyela con la imagen de otra cosa que desees para ti o para otra persona.

89


DISTINTAS CLASES DE ESPIRITUS Todo el mundo tiene ángeles guardianes, espíritus guías, guardianes celestiales, o como quieras llamarlos. La mayoría de las religiones del mundo identifica en sus enseñanzas a los espíritus guías o ángeles. En la antigua Grecia, se le llamaba daimon al ángel. En las religiones orientales, a estos seres se les llamaba Avatares, Gandharvas o Devas. Mahoma habla de los ángeles en las escrituras musulmanas, y también son reconocidos en el Bhagavad Gita y el Corán. La Biblia menciona a los ángeles (espíritus) en 113 lugares. Estos espíritus son seres avanzados, mentes-alma en el mundo etérico, que deben ser queridos y apreciados, pero sólo se debe adorar a la Presencia Divina. Estos seres han vivido innumerables vidas en el plano terrestre y han elegido, o se han ganado, el derecho a ayudar a los seres humanos en la evolución de sus almas. Son mensajeros de la luz interior y su propósito es despertar las cualidades superiores, ofrecer orientación, protección, asistencia, información psíquica e información oculta a las personas a las que sirven. Estos seres de ninguna manera toman decisiones por nosotros, pero nos ofrecen orientación cuando se la solicitamos. Una persona puede tener varios de estos ángeles o espíritus guías. Algunos permanecen con la persona durante toda su vida; otros pueden ser atraídos hacia ese individuo únicamente durante un período de tiempo, cuando pueden ser útiles. Deberíamos invocarlos a menudo. Sólo así pueden realizar su propósito en la Tierra. Técnica Puedes llegar a conocer a tus espíritus guías o ángeles de la guarda. Ve a una habitación tranquila, relaja tu cuerpo físico y tu yo consciente, y permite que tu mente se libere de toda preocupación. Enciende una vela. Mírala fijamente hasta que veas a tus espíritus guías entrar en el área en la que te encuentras. Diles que sabes quiénes son. Luego pídeles que 90


hagan algo por ti o por algún ser querido. Al principio, es bueno hacer esto cuando estás a punto de irte a dormir, justo antes de quedarte dormido. Es el mejor momento para llegar a ellos, mientras la mente consciente, que razona, está inactiva. Cuando te hayas familiarizado con tus ángeles guardianes (espíritus guías) y hayas aprendido a confiar en ellos y en su orientación, es posible que aparezcan sin que tú los hayas convocado, como por ejemplo en algún momento en que te encuentres en problemas, ellos ponen en tu camino algo o alguien que te ayude a salir de determinada dificultad o peligro. Los espíritus pueden adoptar también otras formas diferentes a las humanas, como en el caso de algunas personas que cuentan haber sido salvadas de determinado peligro por un perro que parece haber aparecido de la nada y desaparecido de igual manera después de cumplir con su misión. Existen también espíritus que permanecen en la tierra. Estos espíritus son entidades desencarnadas que están confundidas; personas que, después de morir, permanecen atadas al plano material en un cuerpo astral inferior, en lugar de seguir su camino. Algunos de los espíritus que permanecen en la Tierra son retenidos por un vínculo emocional de su reciente vida que ellos ignoran, o por fuertes deseos terrenales con los que son incapaces de romper. Otros son retenidos por la creencia de que aún están vivos, porque nunca creyeron en la vida después de la muerte y están confundidos; son entidades desencarnadas que ignoraban lo que existe fuera su existencia temporal. Creen que están vivos e intentan continuar con su vida normal, inconscientes de que nadie los puede ver. En muchas ocasiones los espíritus son retenidos en el plano terrestre por familiares o amigos que lloran constantemente su muerte y les impiden la libertad para seguir su camino. A veces necesitan orientación, especialmente si permanecen en la tierra.

91


Si sientes que hay algún espíritu cerca de ti, visualiza una luz blanca y pura rodeándote y protegiéndote, y luego di: “Solo si eres una Fuerza Divina puedes quedarte. Si es lo contrario, te ordeno que te vayas”. Es importante mantener tus pensamientos en un plano elevado para evitar atraer al tipo de espíritu equivocado. Los espíritus oscuros permanecen en los planos inferiores y desaparecerán de tu lado si tus pensamientos son puros. Antes de ahondar en cualquiera de las ciencias psíquicas, envía tus pensamientos a los reinos superiores. Permanece en la Presencia Divina, donde nada puede sucederte, excepto cosas buenas.

TECNICA PARA LA PROTECCIÓN ESPIRITUAL Realiza este ejercicio cada mañana para ayudarte a prevenir accidentes durante el día, impedir que los pensamientos negativos llenen tu mente y repeler ataques psíquicos de cualquier origen. Puedes utilizar esta técnica, para protegerte a ti mismo y también para proteger tus posesiones, tu casa y a tus seres queridos. 1. Visualiza una luz clara, incolora, una luz pura, que desciende y entra por tu chakra de la corona. 2. Visualiza que esta resplandeciente luz blanca se extiende por todo tu cuerpo y lo rodea. 3. Repite afirmaciones mentales positivas, amorosas.

92


TÉCNICA PARA CONTACTAR CON ESPÍRITUS GUIAS 1. En una habitación tranquila, relaja tu cuerpo físico y tu yo consciente, y deja que tu mente se desprenda de sus preocupaciones. 2. Enciende una vela blanca; este será tu punto focal. Si te ayuda a relajarte, pon alguna música de fondo relajante. 3. Mira fijamente la vela; observa cómo tu espíritu guía entra en el área donde te encuentras. 4. Mentalmente, pregúntale a tu guía lo que quieras saber o pídele la información que deseas. 5. Si quieres, puedes utilizar la escritura automática en esta ocasión. 6. Cuando hayas terminado, dale las gracias a tu guía por estar en tu vida y dile adiós.

93


LA MENTE SUBCONSCIENTE A TU SERVICIO Existe un genio dentro de ti que lleva a cabo todas tus órdenes, que nunca duerme y que nunca cuestiona tus juicios. Este genio es tu mente inconsciente. Esta parte de tu mente es entre un noventa y un noventa y cinco por ciento más poderosa que tu mente conciente, de vigilia. Tu mente inconsciente sólo piensa en imágenes; nunca en palabras o conceptos abstractos. Por ejemplo, si yo te pido que pienses en una casa, sería raro que pensaras en las letras c-a-s-a-, sino que verás una imagen de una determinada casa, en forma de imagen mental. Así es como tu inconsciente ve cada pensamiento. Nunca te vayas a dormir para olvidar una experiencia negativa. Es en esos momentos, mientras estás adormecido o dormido, cuando la mente inconsciente está más activa. Durante el sueño tus ondas cerebrales cambian de frecuencias: del estado beta (consciente) a los estados alfa y theta (inconscientes). Tu inconsciente labora con la imagen que hay en tu mente. Dado que nunca cuestiona tu juicio, da por hecho que la imagen que hay en tu mente es lo que tú deseas conseguir. Lo más importante que puedes aprender de este genio es que él desconoce la diferencia entre una experiencia real y una imaginaria. Si le das una imagen (piensas en ella) de un acontecimiento feliz, en lugar del problema que tenías que olvidar, él creerá en esa imagen y la materializará. Recordemos que el inconsciente es muy poderoso. El gobierna tus sentidos: el olfato, el gusto, el oído, la vista y el tacto. Razona y cuestiona todos tus movimientos. En ocasiones puede causarte problemas. El tiene en cuenta todas las negativas que has recibido desde que naciste. Desde que empezaste a ir al colegio ya habías oído la palabra “no” unas sesenta mil veces. También has oído frases negativas como

94


“No puedes hacer esto”, “Nunca llegarás a nada” y “Te vas a enfermar”. Llevas contigo esas imágenes negativas, de modo que, cuando tu mente inconsciente está intentando responder a tus órdenes, tu mente consciente esta diciendo: “No puedes hacerlo. “No es razonable, ni lógico”. El inconsciente funciona mejor en la frecuencia de onda cerebral alfa / theta (cuando se está totalmente relajado), puedes entender entonces lo importante que es ofrecerle una imagen placentera antes de dormir. Cuando nos adormecemos o dormimos, nuestros sentidos están entumecidos. Durante ese lapso de tiempo ni vemos, ni oímos, ni olemos, ni sentimos sabores ni sentimos de un modo normal, porque la mente consciente está dormida. La mente consciente está gobernada por la frecuencia de onda cerebral beta. Este es el estado de conciencia cotidiano. La mente conciente duerme, pero el inconsciente nunca lo hace. De manera que es imperativo darle a este genio algo positivo con lo que pueda laborar, porque mientras la mente conciente está inactiva le deja el camino libre a la inconsciente. Técnica: Siéntate en un lugar tranquilo. Siente cómo te vas relajando cada vez más cuando respiras. Al inhalar, deja que salgan todas las preocupaciones y problemas. Imagina lo que más te gustaría conseguir. Mira la imagen como si ya lo hubieras conseguido. Acepta esta imagen por completo, con sentimiento, mientras te relajas. Mientras entras hacia una tranquila relajación, tu inconsciente ya esta laborando para materializar tu imagen y continuará haciéndolo mientras permanezcas en este estado de relajación. Si estás razonando o cuestionándote si esto puede suceder, es que has regresado a tu frecuencia de onda cerebral beta, la cual es controlada por la mente consciente razonadora, lógica.

95


El inconsciente es incapaz de cuestionar ni razonar. Jamás puede tomar una decisión por sí solo, pero recoge la información de tu mente consciente exactamente tal como ella se la ha dado. Confía en la imagen que tú le das, incluso si es imaginaria. Recuerda siempre, el inconsciente desconoce la diferencia entre una experiencia real y una experiencia imaginaria. Lo repetimos porque tiene una importancia enorme. Si vacilas, sigue adelante. Regresa a la técnica. Vuelve a empezar. Tu imagen debe ser tan completa como te sea posible. Es como intentar pedir algo por un catálogo. Debes saber el color, la talla y el estilo si quieres conseguir resultados. Desgraciadamente, tu genio puede laborar en tu contra si le das una imagen negativa. Él es impersonal: solo procesa el tipo de imagen que le des. Su función es materializarla, tanto si es buena como si es mala. Si ve riquezas, te dará riquezas, y si ve pobreza eso será lo que obtendrás. Las imágenes con las que alimentas a tu mente inconsciente están creando tu mundo. Las creencias son pensamientos, los pensamientos son imágenes, las palabras y los pensamientos son cosas: se materializan. La ley universal de la consecuencia dice que uno tiene libre albedrío para pensar, decir o hacer cualquier cosa que quiera hacer en cualquier momento. Sin embargo, uno es personalmente responsable del resultado de dichas elecciones, y debe manejar las consecuencias. Esta ley funciona sin falla. Puedes elegir si quieres que funcione a tu favor o en tu contra. Incluso si ignoramos esta ley, las consecuencias se cumplirán. Finge que tienes lo que deseas hasta que lo consigas. Actúa como si aquello que deseas ya existiera antes de tenerlo. Nuestros mayores fracasos, así como nuestros mayores logros empezaron siendo meras imágenes en nuestras mentes. Nada puede suceder a menos que alguien piense en ello. Muchas 96


cosas que han entrado en nuestras vidas provienen de semillas que fueron sembradas en nuestra niñez. Uno cosecha lo que siembra. Nuestra mente es como un proyector de cine. Sólo puede proyectar la imagen que has cargado en él. Si quieres una imagen distinta debes cambiar la película. Y la Biblia dice: “Ten cuidado con lo que pones en tu corazón, pues sin duda lo tendrás”. Escuchar grabaciones subliminales es una de las mejores maneras de conectarse con la mente inconsciente. El mensaje está insertado en el sonido de las olas del mar o en la música. Tu mente consciente oye solamente la música o las olas, pero la mente inconsciente oye el mensaje que está emanando a un volumen demasiado bajo para la percepción consciente. Tanto la mente consciente como la mente inconsciente están siendo programadas sin un esfuerzo evidente. Mientras pasas un día normal oyendo las relajantes olas o la música, tu genio forma imágenes a partir de mensajes como “Soy feliz. Me respeto. Me merezco lo mejor. Tengo éxito”. Son increíbles todas las cosas que la mente inconsciente puede hacer sin nuestra percepción consciente. Las cintas subliminales nos ayudan a eliminar la programación negativa de nuestras vidas, las cuales hemos estado albergando en nuestro cerebro durante toda la vida. Ahora se sabe que aprendemos cosas cuando todavía estamos en el vientre materno. Por ello actualmente se enseña a las madres embarazadas a ser conscientes de su humor, sus actitudes, e incluso sus pensamientos. La fe es creer con tanta intensidad que puedes ver, realmente, la imagen realizada. Si lo que deseas es una sanación, debes verte, con el ojo de tu mente, libre de la afección o hacer que otra persona lo vea por ti. Alguien debe verte libre de la

97


enfermedad, sin ningún atisbo de duda. Esto es sanación mediante la visualización. Un concepto moderno sería visualizar una computadora con un rayo que pudiera examinar el cuerpo y descubrir las áreas que necesitan ser sanadas. Entonces, con la mente, uno enviaría un rayo láser por el cuerpo para borrar esas áreas enfermas. Luego presionaría un botón de “eliminar” para limpiar el sistema. Dado que la naturaleza detesta el vacío, uno debe sustituir cualquier cosa que haya sido retirada, de modo que uno reemplazaría la enfermedad con una luz blanca. Enviaría la luz blanca hacia el interior del cuerpo, llenándolo de la cabeza a los pies para impedir que la enfermedad regrese. La visualización es más poderosa cuando la mente consciente de vigilia está descansando o inactiva. Los ejercicios de meditación y relajación te llevarán a las frecuencias de onda cerebral alfa / theta, que son perfectas para esta efectiva visualización. Otra forma de inducir una frecuencia cerebral alfa / theta y desatar el poder de tu inconsciente es a través de las fabulosas imágenes de la ciberóptica. A primera vista, estas imágenes parecen laberintos de líneas y color, sin un orden aparente o una imagen claramente definida. Con un examen más profundo, aparecen imágenes tridimensionales ante el observador. Repentinamente, ahí donde antes había un confuso diseño, aparece una imagen clara y precisa como salida de la nada. Don Tolman es quien desarrolló los pósteres ciberópticos y permiten utilizar este maravilloso fenómeno. Se le llama visión del tercer ojo a la magia del mundo ciberóptico porque induce y fortalece diferentes niveles de conciencia. Cuando estudias estos pósteres ciberópticos, a veces llamados theta-gráficos, estás fortaleciendo e incrementando el tamaño 98


de las neuronas de tu cerebro. Estos pósteres son, en realidad, instrumentos de intensificación neuroóptica. Pueden facilitar el cambio en tu frecuencia de onda cerebral y estimular las endorfinas, proporcionándote una verdadera sensación de bienestar. En la actualidad, los investigadores creen que los cambios en las frecuencias de onda cerebral también pueden ayudar a curar la depresión y otros trastornos emocionales. Las personas que, por lo general, parecen felices y tienen la capacidad de ver siempre el lado positivo de las cosas podrían tener patrones de onda cerebral distintos a los de las personas pesimistas y depresivas. Al acceder a tus niveles alfa / theta, puedes estar modificando tu visión cotidiana, de una visión de estrés y miedo a una de serena confianza en ti mismo. Es cierto que, generalmente, las personas que meditan a diario parecen ser más felices y tienen menos estrés en sus vidas. Se han visto resultados muy positivos utilizando la ciberóptica, incluso en casos extremos. Las gafas bifocales o trifocales retrasan el proceso, de modo que se sugiere usar un par de gafas de aumento baratas, sólo para ver el póster. Tanto si se alcanza el estado de conciencia alfa / theta a través de la relajación, la meditación o concentrándose en una imagen ciberóptica, el objetivo es alterar nuestro estado de conciencia hasta un punto en el que la visualización pueda ser intensificada. La visualización es la clave para liberar al poderoso genio inconsciente.

99


TÉCNICA PARA INDUCIR UN ESTADO DE CONCIENCIA ALFA PARA ALCANZAR TUS OBJETIVOS El mejor momento para realizar este ejercicio es justo antes de ir a dormir y al momento de despertarse. 2. Siéntate o túmbate en una posición cómoda en una atmósfera tranquila. 3. Concéntrate en tu respiración. Relájate más y más con cada respiración. 4. Al exhalar, deja que salgan todas tus preocupaciones y tus problemas. 5. Crea una imagen completa en tu mente de la situación que deseas provocar. Debes ver solamente esa imagen, como si ya fuera tuya. 6. Acéptalo y da las gracias.

TÉCNICA PARA LA VISIÓN CIBERÓPTICA O DEL TERCER OJO 1. Sostén el póster contra tu nariz. 2. Mira fijamente hacia un punto oscuro y deja que tu mirada se desenfoque. 3. Aleja el póster de ti hasta que alcances una posición cómoda para su visión. 4. Continúa mirando fijamente el póster hasta que aparezca la imagen. 5. Sigue mirando fijamente el póster sin perder la imagen hasta que puedas verla de forma divergente (alejándose de ti), así como convergente (acercándose a ti, como en medio del aire). 6. Una vez que te encuentres en “Thetalandia”, visualiza lo que quieres como si ya lo hubieras obtenido.

100


LA PROYECCIÓN ASTRAL La proyección astral es la capacidad de enviar fuera del cuerpo físico al espíritu, llamado cuerpo astral o etérico. El cuerpo astral o etérico es el duplicado exacto del cuerpo físico. Lleva con él nuestra conciencia y nuestros pensamientos. Cuando se tiene una experiencia fuera del cuerpo, el cuerpo físico está pasivo, como si durmiera, mientras que el cuerpo astral es consciente de lo que está ocurriendo, pero desde un punto de vista completamente distinto al del cuerpo físico. El verdadero yo es espíritu. El cuerpo es la casa que aloja al espíritu. El cuerpo astral o espíritu pesa entre una onza y una onza y media. Esto ha sido determinado mediante pruebas científicas que midieron el peso del cuerpo físico vivo y en el momento exacto de la muerte. El cuerpo astral está conectado al físico mediante una cuerda de plata que es el vínculo umbilical entre los dos cuerpos. Muchas personas han experimentado el viaje astral y hablan de esta cuerda de plata que nunca disminuye en diámetro, sin importar lo lejos que viaje uno. Los estudios científicos han demostrado que la proyección astral es un fenómeno humano extendido que ocurre de una forma natural. Sucede espontáneamente con frecuencia durante el sueño. El cuerpo astral puede dejar el cuerpo físico cuando está inconsciente o anestesiado. Muchas personas experimentan la proyección astral por primera vez durante una operación o un trauma tan intensos que su cuerpo astral sale del físico. En estos casos, la proyección astral se realiza sin un esfuerzo consciente. En su libro “Recuerdos, sueños, pensamientos”, Carl Jung escribe: “Nunca me hubiera imaginado que una experiencia así fuera posible. Niego que fuera producto de la imaginación. Las visiones y experiencias fueron absolutamente reales; todas tenían una cualidad de absoluta objetividad”. 101


Es importante aprender la técnica adecuada para poder controlar la experiencia; luego uno se beneficiará de los poderes especiales del cuerpo astral. Hay una conexión científicamente demostrada entre las ondas cerebrales theta y las experiencias fuera del cuerpo. Las ondas theta llegan entre el nivel alfa (8 a 1 ciclos) que tiene lugar durante la relajación y delta (4 a 7 ciclos) que ocurre durante el sueño profundo. Las ondas theta suelen manifestarse cuando la persona está en un profundo estado alterado de conciencia como, por ejemplo, el que se alcanza durante la meditación o al crear unas imágenes mentales intensas. Puedes aprender a generar ondas theta a través del biofeedback o mirando un póster ciberóptico o utilizando grabaciones especiales sincronizadoras de ondas cerebrales. Una vez que uno se encuentra fuera del cuerpo, se toma conciencia de que el cuerpo está lejos de ser nuestro verdadero yo. Somos espíritu, a imagen y semejanza de Dios. Cuando se domina la proyección astral, nunca más se volverá a tener miedo a la muerte. El cuerpo, es en realidad una prisión. La gente que ha tenido experiencias fuera del cuerpo, por lo general deja de ser materialista: ha tenido una demostración literal de la inmortalidad. El primer paso es saber que puedes hacerlo. La técnica es simple, pero requiere un poco de práctica. Cualquier pensamiento de miedo, o dudar de tu capacidad, será perjudicial. Trata de adquirir la actitud de que sí puedes. Uno nunca debe utilizar la proyección astral con un propósito negativo, como espiar a otra persona. La negatividad puede lanzarte fuera del plano astral haciéndote regresar a tu cuerpo y esto puede ser una conmoción bastante desagradable.

102


Técnica Planea cuidadosamente tu ensayo de viaje astral. Tu conducta debe ser serena, pero con un espíritu de expectación, como cuando uno planea cualquier viaje. La noche es el mejor momento. Ponte ropa cómoda y suelta. La habitación debe estar a una temperatura agradable. Baja las persianas para tener la menor luz posible. Siéntate o acuéstate en una posición cómoda y relájate tanto como puedas. Respira profundamente unas cuantas veces, relajándote más y más con la respiración. Mantén los ojos cerrados y visualiza una llama. Mira fijamente la llama todo el tiempo. Acércala a ti. Conviértete en uno con la llama. Te sentirás cada vez más pesado. Este es el estado hipnogógico, similar al trance por el que pasas mientras te vas quedando dormido o cuando te vas despertando. La cabeza y los ojos te pesan. Deseas dormir, pero evita hacerlo todavía. El estado de adormecimiento es muy importante. La respiración se hace cada vez más profunda. Te invade una vaga somnolencia. Todo está muy, muy lejos. Toda tensión ha desparecido. Tu mente se ha cerrado a todo, excepto al viaje astral. Di estas palabras tres veces: “Estoy viajando en el astral, pero sigo estando conciente de todo lo que veo y hago. Lo recordaré todo cuando vuelva a mi cuerpo físico”. Sigue relajado. Desea que tu cuerpo astral abandone tu cuerpo físico. Siente que estás forzando otro cuerpo fuera de ti mismo. Siente cómo se retira del cuerpo carnal. Siéntelo como un corcho que se eleva en el agua para salir a la superficie. Eres conciente de una sensación de hormigueo. Cuando el hormigueo cesa casi por completo y te invade un repentino frescor, como si algo te hubiera abandonado, es el 103


momento crucial. Mantente quieto. Esto sólo es señal de que estás teniendo éxito. Luego sentirás una ligera descarga eléctrica. Tu respiración cambia. Te encuentras mirando hacia abajo, contemplando tu cuerpo físico y te preguntarás que hacer a continuación. Déjate flotar como una burbuja de jabón en las corrientes del aire. Mantén los ojos cerrados y permítete elevarte. Siente cómo flotas hacia arriba como una bola de pelusa en una brisa de verano. Eres liviano como una pluma. Observa tu cuerpo inmóvil mientras tú flotas. Ahora sabes que éste eres tú en realidad. Te has llevado contigo tus sentidos. Nota que tu cuerpo carnal se encuentra inmóvil. Es imposible que vea, pero tú ves con los ojos cerrados. Nota que los colores son vívidos. Puedes atravesar tu mano en una pared sin tener ninguna sensación. Te mueves con mucha facilidad. Viajas a la velocidad del pensamiento. Por ahora mantén tus pensamientos dentro de la habitación. Nota la cuerda de plata que conecta los dos cuerpos. Aunque te alejes la cuerda se estira sin que su diámetro disminuya. Ahora, deja que tu cuerpo astral flote hacia el suelo. Vuelve a mirar tu cuerpo físico. Recordarás todo lo que ha sucedido. Ahora es el momento de regresar a tu cuerpo. Hazlo y duerme plácidamente. Una vez dominada esta técnica, puedes viajar astralmente cada vez que quieras hacerlo. Durante los primeros vuelos es mejor permanecer dentro de tu propio dormitorio. Recuerda que estás viajando sobre ondas de pensamiento, así que ten cuidado con lo que pienses cuando estés en el astral. Viajamos a muchos lugares con nuestro cuerpo mental y nos parece algo natural. El viaje astral es casi lo mismo. La diferencia, cuando viajes en el cuerpo astral, es que te llevas 104


contigo tus sentidos y tu conciencia. Tu cuerpo físico permanece en casa, inmóvil, porque ahora tu cuerpo astral posee tus sentidos. La proyección astral es tan fácil como la proyección mental. Nosotros levantamos barreras porque es algo que nos resulta poco familiar. El fenómeno de la “bi-ubicación” es similar a la proyección astral, excepto que el cuerpo puede aparecer en dos sitios distintos. Existen casos comprobados de muchos santos que fueron vistos en diferentes lugares al mismo tiempo. La proyección astral es una técnica útil para aprender porque puede permitirte vivir la vida de una forma más plena y eficaz al obtener una mayor conciencia de los viajes astrales. Quizá necesites repetir este procedimiento varias veces antes de conseguir realizarlo. Algunas personas lo logran al primer intento. Lo importante es una expectativa psicológica positiva para lograr buenos resultados.

TÉCNICA PARA LA PROYECCIÓN ASTRAL - Siéntate o acuéstate en una posición cómoda. - Respira profundamente unas cuantas veces, relajándote más y más con cada respiración. - Visualiza la llama de una vela. - Mira fijamente la llama. - Conviértete en uno con la llama. - Siente mucho sueño. Siente una profunda pesadez en todo el cuerpo. - Evita dormirte, simplemente deja que tu respiración se haga más profunda. - Trata que nada entre en tu mente, excepto el viaje astral. - Di estas palabras tres veces: “Estoy viajando en el astral, pero soy consciente de todo lo que veo y

105


-

hago. Lo recordaré todo cuando esté de vuelta en mi cuerpo físico”. Desea que tu cuerpo astral deje su equivalente físico. Siente cómo sale el cuerpo astral, como un corcho que se eleva hasta la superficie del agua. Siente la sensación de hormigueo. El hormigueo cesa y un frescor te invade. Ahora sientes una descarga eléctrica mientras tu cuerpo astral se eleva de tu cuerpo físico. Mantén los ojos cerrados, aunque puedes ver tu cuerpo físico ahí donde lo dejaste. Mantén tus pensamientos dentro de la habitación durante los primeros viajes. Mira tu cuerpo por última vez. Mira a tu alrededor en la habitación y luego regresa a tu cuerpo físico.

106


UNA FUENTE DE ENERGIA INTERNA Dentro de nuestro propio ser existe a nuestra disposición una fuente inagotable de energía milagrosa. Es preciso conservar esta reserva evitando ingerir alcohol, tabaco, comidas pesadas y pensamientos negativos. Esta fuente es demasiado valiosa como para malgastarla. Vigila tus pensamientos, construye ideas positivas, productivas; enriquece siempre las vidas de las personas que te rodean. Todos merecemos ser prósperos, felices y tener éxito en nuestra vida. Este suministro de energía interior te ayudará a conseguir cualquier cosa que desees. Pero al tratarse de algo tan poderoso debes ser consciente, que al utilizar estos principios metafísicos, esta práctica lleva consigo una gran responsabilidad. Sé sabio y frugal en lo relativo a este poder. Se trata de una fuerza impersonal; le es indiferente si la utilizas para el bien o para el mal. La responsabilidad es solo tuya. El camino metafísico debe transitarse con cautela. El mismo poder que te traerá lo que tu corazón desea también te empujará hacia abajo si lo utilizas mal. La energía mal dirigida sigue siendo energía. Si concentras tu energía en pensamientos negativos, podría ser catastrófico. Tu carácter, si se descontrola, será más salvaje. Los pensamientos y palabras negativos te quitan energía y tienen una manera de materializarse. Lo que llamamos milagros sólo son principios metafísicos llevados a cabo de acuerdo con las Leyes Universales, utilizando esta misma fuente de poder. Los milagros se producen como resultado de un fluir positivo de energía. Pero siempre es el mismo poder. Hay muchas maneras de acumular, almacenar, utilizar bien y utilizar mal este enorme poder.

107


Existen técnicas metafísicas para la visualización, la meditación y para aumentar los niveles de energía. Luego de esto se debe visualizar el objetivo deseado como algo que ya se ha materializado. Se debe hacer dos veces al día; al despertar y al irse a dormir (cuando uno está en un estado astral). Si aparece algún pensamiento negativo, se debe decir con autoridad: “Cancela”. A lo largo de nuestra vida viviremos momentos negativos, muchos de ellos generados precisamente por nosotros mismos, o dejando que alguien o algo perturbe nuestro interior por desconocimiento de las leyes de Dios, pero es nuestra decisión cambiar tal situación, lo único que debemos hacer es llenarnos de energía positiva, entregarnos a Dios y todo lo demás vendrá por añadidura. Recordemos como el hijo pródigo había llegado a alimentarse con los puercos cuando se dio cuenta de que él mismo había creado su situación. “Mi padre es rico”, dijo, “Debo levantarme e ir con mi padre”. El padre lo vio venir y corrió a abrazarlo. Aunque el padre había estado triste cuando su hijo se marchó, notemos el hecho que le dejó irse. Era el libre albedrío del hijo. Le dio el derecho a irse o quedarse, a pensar positiva o negativamente, a permanecer en la carencia o aceptar la prosperidad. Dios le prometió a Abraham (que representa a todos los seres humanos): “Cualquier cosa que veas, te prometo que la tendrás”. Es una maravillosa promesa; ¡cualquier cosa que veas! Dios dijo: cualquier cosa que viésemos. Si vemos pobreza, se nos promete que la tendremos. Y si vemos riqueza, se nos promete que la tendremos también. Somos, los dueños de nuestro propio destino. Tenemos que empezar a perdonar, una por una, a todas las personas que nos han hecho daño, y luego perdonarnos a 108


nosotros mismos por permitir que lo hicieran. Luego darnos cuenta que la desdicha que hemos sufrido debe tener una razón de ser y darnos cuenta que se trata de una lección de la vida; de una experiencia de aprendizaje. Empecemos por meditar, rezar y practicar la ética de la metafísica con seriedad. Debemos vigilar nuestros pensamientos, en lugar de fijarnos de lo que carecemos. Nunca hagas una afirmación ni visualices algo hermoso y luego dejes entrar un pensamiento negativo. Eso es como escribir algo y luego borrarlo inmediatamente. Haz que tus pensamientos sean algo que quieres que se materialice en tu vida. Vigila que nadie ni nada te lance cuesta abajo por el camino de lo negativo. Podría tomarte mucho tiempo volver a enderezar las cosas. La depresión, la rabia, los celos, el miedo y la preocupación pueden quitarte el éxito que podrías haber tenido. Si alguien está intentando llevarte por un camino hacia abajo mediante la rabia o la maldad, detente y di para ti mismo: “Contemplo al Dios que hay en ti”. O usa las palabras que quieras como: El Poder Divino, La Inteligencia Universal, cualquiera que funcione para ti. Si necesitas dinero, bendice tu billetera, tu libreta de ahorros y tus facturas mensuales. Sostenlas en tus manos y pronuncia la afirmación “Bendigo estas facturas y el servicio que me proporcionan. Las envío con alegría y el bien regresa a mí amplificado”. Bendice de la misma manera tu dinero y tu chequera. Si alguien tiene la suficiente fe para creer en el resultado sin un símbolo como una tarjeta bendecida, una pata de conejo o un amuleto, muy bien. Si necesitas un símbolo, hazlo. En todo caso, puedes usar al máximo tu energía positiva.

109


TÉCNICA PARA DESARROLLAR AL MÁXIMO TU ENERGIA INTERNA 1. Siéntate erguido, pero sin tensión. 2. Inspira profundamente mientras cuentas hasta cinco. 3. Mientras el aire entra, cierra la mandíbula y aprieta los puños. Visualiza que al inhalar entra en ti una oleada de energía que estás almacenando en tu interior. 4. Relájate mientras espiras, contando hasta diez. 5. Repite este procedimiento rítmicamente, diez veces. Pasados veinte minutos, te sentirás estupendamente. Si quieres conseguir un efecto aún mayor puedes añadir la técnica del “Hijo del Sol”: 1. Siéntate erguido pero relajado, con los pies tocándose y las manos juntas. 2. Visualiza el sol como una ardiente esfera de energía. 3. Concentra tu mente en tu cabeza. Visualiza una línea que va hasta el sol. 4. Mentalmente, eleva tu conciencia desde el cuerpo y sigue esta línea que te lleva hasta la bola de fuego en forma de espíritu. Deja que la energía del sol fluya por tu ser. Siente que estás flotando, revoloteando en torno a esta prodigiosa esfera de energía. Eres un hijo del sol; siéntete seguro, sin ningún temor. Sumerge todo tu espíritu en este poder vigorizador, fortalecedor. Después de un minuto, debes regresar a tu cuerpo. Tendrás deseos de quedarte, pero debes marcharte. Más de un minuto te proporcionaría tanta energía que podría afectar tu sueño. Has este ejercicio únicamente temprano por la mañana. La energía durará horas.

110


TODOS TENEMOS DERECHO A PROSPERAR El universo rebosa de abundancia, pero muchas personas parecen experimentar vidas llenas de carencias y limitaciones. ¿Es posible que todos tengamos derecho a ser afortunados y a tener prosperidad? La respuesta es “Sí”. La abundancia y la prosperidad son nuestro derecho de nacimiento. Somos parte de lo Divino y como tal, tenemos todos los poderes, las cualidades y los atributos de la esencia Divina que hay en nuestro interior. Somos uno con el Poder Creador del Universo, el que es abundancia total. Toda la riqueza del universo está en tu interior. Es sólo el miedo el que te dice que solo hay suficiente para unos pocos, de modo que alguien tiene que sufrir. Una actitud así divide a la gente, promoviendo la competencia y la negatividad. El máximo objetivo es el bienestar espiritual, y lo que se experimenta a nivel espiritual se refleja a nivel material. ¿Qué virtud hay en la pobreza? En ningún lugar enseñan los maestros que es un vicio ser rico y una virtud ser pobre. En las antiguas enseñanzas, si alguien se encontraba en la pobreza, la pregunta era “¿En qué has pecado?”. Ninguno de los grandes maestros creía que la pobreza o la mala salud fueran una bendición para nadie, o que sirvieran a un buen propósito. Nadie tiene por qué ser pobre. Es tonto afirmar que la pobreza tiene poder para ayudar a nadie. Es falso afirmar que Jesús era pobre. Vestía ropa fina sin costuras. Tan valiosa era, que los soldados romanos echaron a suertes quién se la quedaría. Únicamente las personas que tenían una buena situación económica vestían prendas sin costuras. Los estudiosos modernos están de acuerdo en que Jesús era honrado y mantenido mucho mejor que la mayoría de rabinos de la época. Iba bien vestido, tenía un buen alojamiento y una buena alimentación. Conocía el secreto de la provisión y colocaba la

111


fuente Divina en primer lugar como recurso fundamental e inagotable. La pobreza puede definirse como un estado de carencia, de miseria o de deficiencia. Ninguno de los grandes maestros abogaba por la pobreza. Estudia las enseñanzas de Buda, Jesús, Mahoma o Krishna. Sus enseñanzas ponen énfasis en la necesidad de renunciar a las sensaciones mundanas. El pensamiento clave es renunciar al “amor por” dichas sensaciones. Dicho “amor” te rebaja porque estás más concentrado en el “objeto del amor”, en este caso, el dinero y la riqueza, que en el papel que deberías jugar en tu vida. La prosperidad es el estado de tener éxito, adquiriéndolo con una combinación de inteligencia, fe y actitud. Como seres que gozamos de libre albedrío, nosotros hacemos la elección de tener prosperidad o de negárnosla. Las palabras y los pensamientos son cosas. Se materializan. Si ves pobreza, te conviertes en ella. Si ves riqueza, sin duda la tendrás. Todos podemos elegir lo que hay en nuestro mundo. Aquello que eres capaz de visualizar puede ser tuyo. Las riquezas que hay en tu mente son ilimitadas, excepto los que tú te impones. Si careces de prosperidad en tu vida, deberías considerar qué tipo de semilla estás sembrando, qué pensamientos están dominando tu vida. Reconoce tu propia responsabilidad por tus experiencias de vida y establece un nuevo rumbo en el movimiento. Continuamente estamos decretando algo ante el universo, ya sea consciente o inconscientemente. Con cada pensamiento, o bien estamos incrementando o bien estamos disminuyendo el bien en nuestras vidas. Vivimos en un universo de una sustancia inagotable que está lista para manifestarse de acuerdo con nuestros pensamientos.

112


El principal secreto para vivir una vida felizmente abundante es desear éxito y riqueza para los demás, tanto como los deseas para ti. En lugar de rezar pidiendo dinero, podrías pedir ideas ricas que podrían ayudar a los demás o enriquecer el planeta. Una de las mejores maneras de aumentar tu sustancia es por el sistema del diezmo. El diezmo viene de una antigua palabra que significaba “un décimo”. Esta es una de las leyes fundamentales de la vida: después de la cosecha, el diezmo de un agricultor es la décima parte de su cosecha, la cual devuelve a la tierra. Sin dicho diezmo, desaparecería el cultivo y la cosecha. El sistema del diezmo pone en marcha la ley de la gratitud. La gratitud te mantiene sintonizado con el infinito, conectado con las fuerzas creadoras del universo. A medida que tu riqueza aumenta, también lo hace el diezmo. Olvida que tiene que ser necesariamente una décima parte; debería ser una cantidad que tú puedas dar con alegría, libremente y con una sensación de abandono, sabiendo que la Inteligencia Universal es tu fuente de provisión, asegurándote de que tus necesidades siempre serán satisfechas. Cuando das libre y alegremente, el alma se fortalece. Da de buena gana tus diezmos; el miedo a la escasez niega el propósito del diezmo y una actitud así atraerá la carencia a tu vida e impedirá que las bendiciones de la abundancia fluyan hacia ti. Es mejor dejar de dar nada que dar de mala gana. Antes bien, bendice tu diezmo y déjalo libre, y éste regresará a ti multiplicado por mil. Te convertirás en un imán, atrayendo la prosperidad y la abundancia a tu vida. El diezmo tiene que ser también con dar tu tiempo, tu talento y de tus pensamientos. Dar y recibir, tanto si es en cosas tangibles como intangibles, es como un río. Mientras hay una entrada y una salida, el agua fluye pura, pero si el río se echa a perder por falta de circulación, el agua se estanca. Recibimos para dar y damos para recibir.

113


Siembra semillas de abundancia en tu vida y mantén la atmósfera cargada de alegría y agradecimiento. Usa la ley de la gratitud para incrementar tu prosperidad. Como se dijo anteriormente, cuando recibas una factura, bendice el bien y el servicio que representa. Bendice tu dinero, tu cuenta bancaria y tu billetera. Usa la siguiente afirmación: “Bendigo este dinero y estas facturas que representan mi comodidad. Envío este dinero con alegría y regresa a mí multiplicado. Me siento agradecido por el siempre creciente fluir de la abundancia en mi vida”. El mejor momento para hacer esto es al irte a dormir y al despertar. Concéntrate en todo el bien que has hecho: las veces en que diste cuando en realidad tenías muchas carencias como para permitírtelo, cuando ayudaste a un extraño sin pensar en la recompensa, cuando fuiste especialmente comprensivo o comprensiva con tus hijos y con tu familia y toma en cuenta de que debes recibir de acuerdo con la ley universal de la atracción. Si te concentras en la carencia, eso es lo que atraerás; pensar en la riqueza y sentirla hará que haya más abundancia en tu vida. Has de saber que la infinita riqueza del universo fluirá copiosamente hacia ti. Desarrolla la conciencia de una vida abundante y la recibirás. Así funciona la Mente Divina. ¡Tienes derecho a prosperar!

114


TÉCNICA PARA COSECHAR PROSPERIDAD 1. Has esto al despertar y justo antes de irte a dormir. Colócate en una posición cómoda. 2. Respira hondo y rítmicamente. Relájate mientas te concentras en tu respiración. 3. Libera todos los sentimientos de remordimiento, los pensamientos de ser engañado, o de ser despreciado, o de juzgar mal o de preguntarte cómo desquitarte. Entrega estos pensamientos al Divino. Cuando intenten invadir tu conciencia, di afirmativamente: “Cancela”. 4. Piensa en todo el bien que has hecho, en las bendiciones que has llevado a las vidas de otras personas. 5. Con una profunda conciencia de la Ley Universal que está en funcionamiento en tu vida, date cuenta de que tienes una inmensa cosecha que está esperando a que tú la recojas. 6. Siente la riqueza de esta cosecha, madura y lista para ser recogida por ti. 7. Planea lo que harás con la abundante recompensa. ¿Con quién te gustaría compartirla? 8. Declara: “Reclamo mi bien del pasado y el presente. Acepto mis bendiciones. Les doy la bienvenida. ¡Mi bien está a la mano y lo experimento ahora!” 9. Acaba visualizando una rica cosecha. Visualízala ¡Ahora! 10. Hazlo por la mañana y por la noche. Luego, déjalo hasta la próxima vez.

115


EL DOMINIO DE LA ENERGIA PSÍQUICA Estamos rodeados de una energía pura, o fuerza vital que se encuentra en todas las cosas. Ella es parte de todo lo que existe: tierra, aire, agua y fuego, los planetas y las constelaciones, incluso nuestra conciencia. Esta es la energía psíquica o del alma. Esta energía es la fuerza vital vibratoria, primordial y a través de ella nos conectamos con el universo. Dado que todo el universo tiene un campo vital, todos los campos afectan a los demás, y a su vez, son afectados por ellos. Hay un constante intercambio de energía que está teniendo lugar todo el tiempo. Toda experiencia implica este intercambio de energía. Es importante hacer una contribución positiva a este campo compartido de energía psíquica. Tenemos que aprender a usar esta energía psíquica correctamente para mejorar nuestro mundo. Necesitamos superar la idea del “dominio” del planeta y aprender a cooperar con la naturaleza. Un uso inapropiado de la energía psíquica puede tener consecuencias desastrosas. La historia de la guerra es la historia de una energía mal utilizada. Hay muchas maneras de desperdiciar y utilizar esta valiosa energía y entre ellas están los celos, la codicia, el egoísmo y todas las emociones basadas en el miedo. Es importante conocer que esta energía conecta todas las cosas. Todos somos Uno. Podemos usar nuestra energía psíquica para producir un cambio positivo y traer paz y armonía a nuestro planeta. Una manera de acumular energía psíquica es estando en comunión con la naturaleza. Toca las puntas de las agujas de un abeto con las yemas de los dedos de la mano, incluido el 116


pulgar. Mantenlas ahí unos dos minutos. Haz esto varias veces al día y, definitivamente verás cómo aumenta tu sensación de bienestar. También puedes recargar tus baterías en una sesión de veinte minutos, o mas larga, si lo deseas. Tomar una siesta bajo un pino y apoyarte contra su tronco te permitirá acceder a la fuerza vital del árbol. Otros árboles que también son buenos para este propósito son el roble, la haya y el manzano. Existe una historia real de un enfermo terminal al que los médicos habían hecho todo lo que podían por él y le daban muy poco tiempo de vida. La persona fue a un parque nacional en el que había un denso bosque de pinos. Dirigiéndose hasta el centro mismo del bosque, montó su carpa y acampó ahí durante seis meses. Durante ese tiempo les pidió a los árboles que compartieran su energía con él y laboró duro para deshacerse de cualquier energía negativa del alma. Cuando regresó, sus médicos estaban asombrados: La enfermedad había desaparecido por completo. EL AURA El aura es el campo de energía electromagnética que rodea a todos los seres vivos y objetos inanimados. La fuente de este campo magnético es la energía psíquica o del alma. El aura humana es tridimensional al rodear al cuerpo y está compuesta de diferentes capas de energía. Cada capa tiene su propio nivel vibratorio. Cuando más fina y más sutil es la vibración, más grande es la capa y más espacio ocupa. La primera capa del aura humana rodea y sostiene al cuerpo físico; se llama cuerpo astral o etérico. El siguiente campo es afectado y modificado por lo que sentimos y se denomina, apropiadamente, campo emocional. El tercero, el campo mental, es controlado por nuestros pensamientos, actitudes y puntos de vista. Hay un cuarto campo, el aura espiritual, que puede extenderse a grandes distancias desde el cuerpo físico, dependiendo de la conciencia de la persona. Se ha dicho que el aura espiritual de Buda se extendía más de doscientas millas. 117


Técnica para leer el aura Para leer el aura debes desenfocar ligeramente la vista, como si miraras a la persona, pero sin enfocarla. En realidad, esto se consigue mejor fijando la mirada entre seis y nueve pulgadas detrás del sujeto. Cuando los ojos se empiezan a cansar, el enfoque cambia, convirtiéndose en una mirada tenue. Entonces el aura se hace visible. Se puede practicar con uno mismo utilizando un espejo y bajando la luz. Dale tiempo a esta habilidad para que se desarrolle, sin forzarla. Relájate para ver el aura. Aunque al principio te resulte difícil, sigue intentándolo con tranquilidad y paciencia. Paracelso, el médico y alquimista suizo, creía que toda enfermedad era el resultado de una rotura o una debilidad en el aura. Al restaurar el aura, la salud vuelve a la normalidad. Muchas personas siguen creyendo que esto es cierto y actualmente médicos de todo el mundo sanan la fuerza vital que sostiene al cuerpo físico en lugar de sanar al cuerpo en sí. El sanador examina el aura buscando cualquier decoloración o grieta. Esto puede determinar qué está provocando la enfermedad. A continuación, el sanador visualiza distintos colores, dependiendo de la enfermedad específica y los integra en el aura del paciente. El violeta para aliviar, el verde brillante para dar vigor, el naranja para elevar el ánimo, el amarillo dorado para estabilizar y equilibrar los nervios, el rojo para la estimulación y el azul claro para la sangre y los órganos. Estos sanadores encuentran que rehabilitar la energía de una persona con su propia energía es tan eficaz como medicar para una enfermedad física. El sanador puede utilizar la “imposición de manos” para proyectar su energía psíquica para el paciente. O puede, simplemente, alterar su propio estado de conciencia y concentrar su mente inconsciente en la energía psíquica, o del alma, del paciente.

118


Por otro lado, todas las funciones del cuerpo son afectadas por las energías que intercambiamos con otras personas. Un vampiro psíquico es alguien que les quita energía vital a otras personas a través de sus auras. Muchas veces estos individuos son inconscientes de que su atmósfera pesimista y negativa está agotando a las personas que los rodean. El resto de nosotros puede sentirlo inmediatamente, pero somos incapaces de identificar la fuente. Es importante mantener el aura fuerte y sana. Un aura vibrante significa protección contra pensamientos negativos y acciones de las personas que nos rodean. Un aura fuerte te ayudará a sentirte sereno y te permitirá concentrarte en lo positivo. Para mantener un aura fuerte tienes que alimentarte de una forma sensata y descansar lo necesario. Una actitud mental positiva es esencial. Técnica para fortalecer el aura En primer lugar, imagina un cilindro de luz de aproximadamente tres metros de altura y un metro cincuenta de diámetro. Luego visualízate suspendido en el centro. La luz debe ser de un blanco claro, con rayos de colores pastel jugando a través de ella. Atrae protección al cilindro espiritual pensando en la Conciencia Divina. Usa esta armadura para protegerte y proteger a tus seres queridos colocando este cilindro de luz en torno a ellos y a ti. La música es una buena creadora de vibraciones. Puedes llenar el cilindro con tu música favorita haciéndola sonar en tu equipo de música o simplemente imaginando sus notas en tu mente. Los objetos físicos, como ropa y joyas, retienen las vibraciones energéticas de quieres los han usado. Las casas de la gente también retienen esas vibraciones. Un psicometrista, al sostener un objeto en su mano al entrar en una casa, puede sintonizarse con las vibraciones energéticas y leer la personalidad o la historia de un determinado individuo.

119


Otras formas para usar este tipo de poder son la telepatía, leer la mente de otra persona; la tele transportación, la capacidad de mover objetos sin tocarlos; la precognición, ver o ser consciente de acontecimientos antes de que ocurran, y muchas otras habilidades psíquicas. La levitación es otra hazaña psíquica: desafiar la gravedad levantándose uno mismo, o a otra persona, en el aire mediante el poder de la mente. Todas estas habilidades poderosas se consiguen mediante el uso de la energía psíquica. Si deseas fortalecer tu energía psíquica, mantén tu cerebro estimulado con una mente positiva. La pereza, tanto física como mental, disipa esta valiosa fuerza vital. Los pensamientos son poder; debes evitar que vaguen. Guárdalos para ti y contrólalos. Puedes perder gran parte de tu energía si te concentras en personas con una frecuencia vibratoria más baja que la tuya. En lugar de eso, aprende a concentrar tus pensamientos en los grandes maestros, escritores, músicos y seres espirituales. Ellos te inspirarán mental y espiritualmente. La energía sigue al pensamiento; podemos fortalecer, sanar y estimular cualquier parte de nuestro cuerpo. El color y el sonido juegan un papel importante en nuestras vidas y pueden utilizarse con gran ventaja. Los cantos y mantras se han usado durante siglos en muchos países como China, India y Tíbet para aumentar el poder psíquico. El sonido Om esta considerado como la vibración espiritual más elevada y es un poderoso mantra cuando suena en re, por encima del do. Cuando esto se hace en grupos, el sonido produce un poder psíquico colectivo.

Técnica para aumentar tu poder psíquico

120


Colócale de pie delante de una ventana abierta y estira los brazos horizontalmente. Inspira contando hasta cinco. Espira contando hasta diez. Repite diez veces. Este ejercicio puedes realizarlo sentado o mientras caminas. Cuenta hasta que puedas respirar rítmicamente sin hacerlo. Hacer esto una vez al día es bueno, pero hacerlo dos o tres veces es mejor. Después de un mes puedes añadir la siguiente técnica: siéntate derecho, con la cabeza erguida, los pies cruzados a la altura de los tobillos, las manos juntas sobre tu regazo. Inspira profundamente por la nariz contando hasta ocho. Mantén el aire en los pulmones mientras cuentas hasta doce. Cuenta hasta diez mientras espiras por la nariz. Dirige el aire hacia el punto en el que entra en el pasaje nasal desde la garganta. Siente la vibración en este punto. Repite cinco veces. Realiza este ejercicio tres veces al día. Después de hacer estos ejercicios durante unas pocas semanas, prueba tu energía: separa las manos, luego acércalas hasta que casi se toquen, pero sin llegar a hacerlo. Ahueca las palmas y acerca cada dedo a su dedo correspondiente de la otra mano. Mantenlos a, aproximadamente, un centímetro de distancia. Respira con normalidad. Sentirás la energía vibrar en las puntas de los dedos. En una habitación oscura se puede ver una bruma azulada entre las manos: esa es tu energía psíquica. A medida que vayas dominando la técnica para adquirir, conservar y restaurar la energía psíquica puedes empezar a concentrar tu mente y dirigir tus pensamientos a los centros de energía superior o chakras superiores (los chakras del corazón, la cabeza y la garganta). Cuando estos tres centros están conectados se convierten en un triángulo de poder psíquico. El centro del plexo solar está ubicado entre los centros superiores y los inferiores. Los centros inferiores están ubicados en el estómago, los órganos sexuales y la base de la columna. Éstos últimos ya reciben demasiada atención.

121


Puedes añadir un mantra, como por ejemplo el OM. Este sonido, así como visualizar los colores, ayudará a estimular tus centros superiores. La siguiente técnica incorpora el color para conseguir efecto y fortalecer los chakras de la cabeza, el corazón y la garganta: El corazón: Centra tu atención en tu corazón. Visualízalo en medio de una nube rosa. Inspira mientras cuentas hasta siete. Contén la respiración mientras cuentas hasta diez mientras elevas tu atención hasta el centro de tu cabeza. Visualiza una nube rosada en torno a tu cabeza mientras espiras contando hasta siete. Contén la respiración mientras cuentas hasta diez y visualiza la nube rosada envolviendo tu cuerpo. La garganta: Visualiza una nube azul rodeando tu garganta. Inspira mientas cuentas hasta siete. Eleva tu atención hasta la cabeza. Visualízala bañada por una nube azul mientras espiras contando hasta diez. Contén la respiración contando hasta diez mientras visualizas tu cuerpo envuelto en una nube azul. La cabeza: Inspira mientras cuentas hasta siete, al tiempo que visualizas una nube blanca rodeando tu glándula pituitaria, ubicada entre los ojos, en el centro de la cabeza. Contén la respiración mientas cuentas hasta diez al tiempo que visualizas una nube blanca rodeando las glándulas pituitaria y pineal. La pineal está ubicada un poco más arriba de la pituitaria en la cabeza, pero ambas están bastante cerca una de otra. Espira mientras cuentas hasta siete. Visualiza tu cabeza rodeada de una nube blanca. Contén la respiración mientras cuentas hasta diez al tiempo que visualizas todo tu cuerpo envuelto en una nube blanca. Haz el sonido Om tres veces. Levántate y saca todo esto de tu mente. Utilizando estas técnicas harás un verdadero progreso en el desarrollo de tus centros psíquicos. Obtendrás grandes cantidades de energía psíquica. Elige con cuidado los dones 122


psíquicos que deseas laborar. Siempre debes centrar tu atención en el bien que puedes hacer para el planeta y las personas. Utiliza este poder únicamente para el bien; de lo contrario, podría destruirte: tiene la capacidad de echarte abajo, al igual que de fortalecerte. Tu experiencia te traerá muchos aspectos positivos, descubrirás que tienes más compasión. Serás capaz de distinguir lo verdadero de lo falso. Tu mente y tu corazón lucharán por tener una visión más clara, comprensión y humildad. Serás parte de una conciencia superior colectiva que en este preciso instante está laborando para traer paz al mundo y poner fin a la pobreza y el sufrimiento. TÉCNICA PARA LEER EL AURA 1. Siéntate cómodamente y mira a la persona. 2. Desenfoca ligeramente la mirada, como si miraras a la persona, pero sin verla, esto se consigue mejor concentrando la mirada aproximadamente entre doce y dieciocho centímetros detrás del sujeto. 3. Cuando la vista se empieza a cansar, el enfoque cambia, convirtiéndose en una mirada tenue. Uno puede practicar esto con uno mismo utilizando un espejo y bajando la luz. Deja que la habilidad llegue a ti; sin forzarla. Relájate para ver el aura. Sigue intentándolo con calma y paciencia hasta que lo consigas. TÉCNICA PARA FORTALECER EL AURA 1. Imagina un cilindro de luz de aproximadamente dos metros y medio de ancho. 2. Visualízate suspendido en el centro del cilindro. 3. Visualiza que la luz es luminosa y blanca, con colores pastel jugueteando a través de ella. 4. Atrae protección espiritual hacia el cilindro pensando en la Conciencia Universal. 123


5. Puedes poner música suave mientras realizas este ejercicio. Atrae la música hacia el cilindro.

TÉCNICA PARA INCREMENTAR Y CONSERVAR TU ENERGÍA PSÍQUICA 1. Colócate De pie delante de una ventana abierta o al aire libre. 2. Estira los brazos horizontalmente. 3. Inspira mientras cuentas hasta cinco. 4. Espira mientras cuentas hasta diez. 5. Repítelo diez veces. Cuando lleves un mes haciendo el ejercicio de arriba, puedes añadir el que sigue. TÉCNICA ALTERNATIVA 1. Siéntate con la espalda derecha, con la cabeza erguida, los pies cruzados a la altura de los tobillos, las manos entrelazadas sobre tu regazo. 2. Inspira profundamente por la nariz, contando hasta ocho. 3. Mantén el aire en los pulmones mientras cuentas hasta doce. 4. Cuenta hasta diez mientras espiras por la nariz. Dirige el aliento hacia el punto en que entra en el pasaje nasal desde la garganta. Siente las vibraciones en este punto. 5. Repite cinco veces. Haz este ejercicio tres veces al día. Cuando sientas que estás preparado, puedes añadir los siguientes ejercicios para los chakras. CHAKRA DEL CORAZON 1. Concentra tu atención en tu chakra del corazón. Visualízalo bañado por una nube rosada. 2. Inspira mientras cuentas hasta siete. 124


3. Contén la respiración mientras cuentas hasta diez al tiempo que elevas tu atención hacia el centro de la cabeza. 4. Visualiza una nube rosa envolviendo tu cabeza mientras espiras al tiempo que cuentas hasta siete. 5. Contén la respiración mientras cuentas hasta diez al tiempo que visualizas una nube rosada envolviendo todo tu cuerpo. CHAKRA DE LA GARGANTA 1. Visualiza una nube azul envolviendo tu garganta. 2. Inspira mientras cuentas hasta siete. 3. Eleva tu atención hasta la cabeza. Visualízala bañada en una nube azul mientras espiras contando hasta diez. 4. Contén la respiración mientras cuentas hasta diez al tiempo que visualizas todo tu cuerpo envuelto en una nube azul. CHAKRA DE LA CORONA 1. Inspira mientras cuentas hasta siete al tiempo que visualizas una luz blanca envolviendo la glándula pituitaria en el centro de la cabeza. 2. Contén la respiración mientras cuentas hasta diez al tiempo que visualizas una luz blanca envolviendo a las glándulas pituitaria y pineal, que están muy cerca una de otra. 3. Espira mientras cuentas hasta siete. Visualiza tu cabeza envuelta en una luz blanca. 4. Contén la respiración mientras cuentas hasta diez al tiempo que visualizas todo tu cuerpo envuelto en una luz blanca. 5. Haz el sonido Om tres veces. Levántate y saca todo esto de tu mente.

125


SANACIÓN METAFÍSICA Toda sanación llega a través de la Energía Divina, Inteligencia Universal, Dios, o como prefieras llamarlo. Tanto si es con el escalpelo de un cirujano, la medicación, la imposición de manos o la sanación psíquica, todo proviene de la fuente Divina. Toda medicina, ya sea farmacéutica u orgánica, proviene de minerales, depósitos en la tierra o fuentes vegetales y animales. Estas, y el conocimiento de cómo usarlas adecuadamente provienen de la misma Mente Divina. Existen muchas maneras de ser sanado. Es falsa la idea de que la sanación es una especie de truco de magia. Es falso también que en todos los casos deba ser instantánea. Muchas veces, la sanación es progresiva y tiene lugar en un largo período de tiempo. Algunas sanaciones progresivas ni siquiera necesitan de médicos o medicinas. Muchas veces se producen debido a cambios en el comportamiento, sin necesidad de una aproximación médica específica. Por ejemplo, si empiezas a ingerir otros alimentos o a tomar vitaminas o a hacer más ejercicio, sentirás una marcada diferencia en el modo en que te sientes en cuerpo, mente y espíritu. Una sanación progresiva puede empezar, también, con tu aproximación individual a la espiritualidad. La aproximación espiritual influye en el cuerpo y en la mente, pero también tiende a afectar a las fuerzas cósmicas que te rodean. Cuando estableces una meta, tanto si ésta es la sanación como cualquier otra cosa, la parte Divina de tu mente da un giro definitivo en dirección a concretar tu objetivo. Puede ser una ruta con muchas curvas, pero te conducirá directamente a la realización de dicha meta. La emoción puede ser desventajosa cuando se trata de la sanación metafísica. Es casi una creencia universal que la verdadera medida de nuestra preocupación por un ser querido que está enfermo es llorar y mostrar nuestras emociones. La sanación metafísica exige que tengamos una gran fe. Es 126


imposible preocuparse y tener fe al mismo tiempo. elimina el miedo.

La fe

Los grandes sabios y maestros enseñaban que si tenemos fe, incluso si es tan pequeña como una semilla de mostaza, podemos mover montañas; montañas de preocupación, odio, codicia, celos y miedo. Estas montañas de miedo bloquean el canal para nuestra realización. La negatividad debe ser eliminada. La sanación metafísica exige que creas que la curación que deseas ya ha tenido lugar. Esto quiere decir que dejes de tener la más ligera duda. Ni siquiera una preocupación pasajera. Tu fe debe ser tan inquebrantable y total que tu inconsciente solo pueda aceptar esta realidad. En la visualización estás pintando el cuadro de aquello que deseas. Debes concentrar tu mente superior en esta imagen y pensar en todos los detalles. Tu imagen debe ser tan abarcadora, extensa y completa, que el ojo de tu mente solo pueda aceptar esta realidad. Combinar la visualización y la fe es de lo que se trata para la sanación metafísica. La sanación a distancia En las situaciones en que es imposible estar con la persona, la sanación a distancia puede ser el único medio. En muchos casos es mejor que la persona ignore que uno está realizando un tratamiento de sanación para ella. Si la persona es incrédula, su negatividad puede bloquear la sanación, es por eso que muchas veces los maestros realizan sanaciones a distancia y esto se debe a que prefieren que ninguna negatividad interfiera. Buenos deseos Incluso los buenos deseos o las oraciones más pequeñas pueden ayudar, pero evitemos arriesgarnos con plegarias así cuando estamos intentando una verdadera sanación metafísica. En ese caso debemos ser muy serios y responsables. Sin embargo, las plegarias casi inconscientes 127


parecen ser muy eficaces. Un ejemplo de esto podría ser cuando oímos el sonido de una sirena de ambulancia o un auto de bomberos y en silencio decimos una oración para aquellas personas que la necesitan y para quienes están acudiendo a toda velocidad en su ayuda. Las enfermedades pueden tener un origen emocional por traumas o sentimientos muy arraigados en las personas. Por ejemplo, se ha relacionado a la artritis como una enfermedad causada por el resentimiento. Tampoco se puede afirmar que la artritis esté siempre causada por este sentimiento, pero si una mañana despiertas con dolores artríticos, sería sabio analizarlo. El dolor emocional puede provocar dolor físico. Hallar la conexión emocional con ese dolor puede ser el primer paso en la sanación de eso que nos afecta. También existen teorías sobre los traumas que traemos de otras vidas y estos provocan un problema actual o contribuyen a su aparición. En estos casos son eficaces las terapias de hipnosis y regresión a vidas pasadas. Esto te permite buscar el trauma que está creando el problema en esta vida. El hipnotizador o regresionista entrenado te da instrucciones mientras estás bajo la hipnosis sobre cómo localizar el incidente. Una fobia en tu vida actual puede ser el resultado de un recuerdo inconsciente de una muerte en otra encarnación. Una profunda depresión puede ser vista como una ira congelada proveniente de una encarnación anterior. Laborar estas emociones basadas en el miedo hasta el punto de llegar al perdón total, puede abrir el camino hacia la plena expresión y experiencias de amor hasta llegar a la curación total.

128


TÉCNICA PARA LA SANACIÓN METAFÍSICA 1. Quédate en silencio. 2. Relájate y concéntrate en tu respiración. 3. Relájate cada vez más con cada respiración. 4. Agradece a la Fuente Divina por escucharte. 5. Pide la sanación, formando una imagen completa en tu mente de la persona haciendo las cosas que normalmente haría si estuviera sana. 6. Niégate a verla como una persona incapacitada de cualquier modo. 7. Prepárate para el regreso a casa de esa persona. 8. Visualiza una imagen completa de la celebración teniendo lugar. 9. Acéptalo y da las gracias. Lo más importante para la sanación metafísica: sin importar cuál sea la causa, la respuesta es la visualización y la fe.

129


RESUMEN Para que alguien pueda ganar, es innecesario que otro pierda, salvo que alguien insista en perder. La salud, la riqueza y la amistad son promesas del Señor y constituyen partes integrantes de toda persona. Todos tenemos derecho a la prosperidad, porque el Universo es inteligencia pura, creado para que todos podamos ganar y donde cada uno tiene el derecho de hacer lo que le guste y disfrutar de lo que haga. Con imaginación y voluntad podremos separar el trigo de la paja, al vencido del vencedor y creer con firmeza en la posibilidad de ser felices y tener mucho éxito en la vida. Los seres humanos somos animales lingüísticos. El lenguaje crea nuestra realidad, nos diferencia de los otros seres y nos hace humanos. Toda codificación cerebral es lingüística; por tanto, si el cerebro se codifica lingüísticamente, también puede descodificarse lingüísticamente. Nuestras palabras deben ser siempre positivas porque ellas crearán nuestras situaciones futuras. Si nuestros pensamientos continúan en la ambigüedad de viejos conceptos, su propia existencia, acabará por concluir, que el futuro es apenas una repetición del pasado. Resignados entonces iremos por el mundo cabizbajos, con los hombros encorvados, mostrando al mundo, con la actitud de nuestro cuerpo, quién es el perdedor en este juego mortal. Si continúa haciendo lo que siempre ha hecho, continuará obteniendo lo que siempre ha obtenido. Para conseguir algo diferente, tiene que empezar a hacer algo diferente.

130


Cuando una persona manda su diezmo es en beneficio de su propia Prosperidad. Está diciendo: “Tengo tanto que puedo desprenderme de un diez por ciento”. Y de esta manera se crea una conciencia de Prosperidad. La riqueza del Universo se manifiesta de infinitas formas y diversas maneras. Cada uno de nosotros tiene el poder de crear una parte de esa riqueza y de disfrutar de la abundancia que el Universo nos ofrece. El dinero nos permite hacer cosas que difícilmente se pueden comprar con él. Su valor es mucho mayor de lo que está escrito en un billete o en el estado de una cuenta bancaria. Es uno de los medios que el ser humano tiene para entrar en contacto con esa riqueza. Es un vehículo que nos transporta hacia ella. Nos proporciona un pasaporte para disfrutar de la abundancia que hay en el mundo y al mismo tiempo nos enseña a tratar con ella. El dinero es una representación de la energía vital. El Universo es potencialmente un lugar abundante. Fue hecho para que todos puedan ganar, crear y disfrutar. Quien juega para ganar en detrimento de otro provoca un desequilibrio ecológico en el universo. Jugar desde la perspectiva de ganarperder, resulta negativo para las dos partes porque se gasta más energía de la que se produce, es una acción que está fuera de sintonía con el Universo. Se trata de un acto entrópico. La entropía es lo contrario de la sintropía, que es la manera en que los seres evolucionan en el Universo. Prosperidad significa mucho más que riqueza. La prosperidad individual está en armonía con la prosperidad del Universo, y una de las consecuencias más inmediatas de esta sintonía espiritual con el Universo es la Prosperidad material. Si 131


embargo la Prosperidad abarca igualmente la riqueza económica como también la salud y la amistad. La acumulación de dinero es inútil, ya que el dinero por sí solo raramente resuelve algo. Hay que gozar de una buena salud para disfrutarlo y para lograr que continúe produciendo más riqueza. Tampoco se trata sólo de dinero y salud; además, se precisa la amistad, bienestar y la energía necesaria para crear más riqueza. Es falso que el dinero sea el camino que lleva a la Prosperidad, es la Prosperidad la que trae consigo el dinero. Podemos encontrar en la vida a personas ricas que actúan como si fueran pobres, y a personas pobres que se comportan como si fuesen ricas, con todo pagado, sin gastar nada de lo suyo y disfrutando de todas las comodidades del mundo. Si alguien es rico pero sin ser próspero, cuando su dinero se acabe, nunca más volverá a ser rico. La Prosperidad es un estado mental. Es falso pensar que dependemos del dinero para empezar a ser prósperos. Si fuera tan difícil, sería poco probable encontrar a tantos inmigrantes que llegan totalmente pobres a otro país, sólo con lo puesto, después de haber perdido todos sus bienes en alguna guerra, y que pocos años después se vuelven millonarios. Ellos lo logran porque llegan a una tierra que eligieron con la conciencia de la Prosperidad, con la firme convicción de que triunfarán. Cuando se adquiere la conciencia de la Prosperidad, se logra manifestar dinero, salud, bienestar y felicidad en cualquier momento de la vida, porque se está generando riqueza en el Universo. El primer paso para atraer dinero es hacer las paces con él. Si usted piensa que el dinero es algo sucio y tiene que lavarse las manos cada vez que lo toca, ¿para qué querría tenerlo? Así su mente continuará obedeciendo a sus sentimientos, y por tanto,

132


lo mantendrá en la pobreza. Para comenzar a ser próspero, intente hacer amistad con el dinero. Tocar el dinero es importante, porque provoca una sensación directa y palpable de tener dinero. Esta sensación va a parar directamente al hemisferio derecho del cerebro y desde allí es conducida a esferas que se encuentran muchos más allá de lo conciente. El miedo a ser víctima de un robo es el más poderoso imán que existe para atraer a los ladrones. Si se viera en una situación de robo, relajarse es lo mejor. La clásica frase “el dinero o la vida” dicha por los atracadores define con claridad esta situación. Si usted tuviera que elegir entre el dinero o la vida, ¿qué haría? Basta con pensar que el dinero jamás podrá comprar una nueva vida después de que la persona muera, pero si ésta vive siempre podrá generar más dinero. Por lo tanto, si fuera víctima de un robo, dígase: “En el lugar de donde viene el dinero siempre hay más”. El ladrón quedará satisfecho, pero quien saldrá ganando será usted. Nuestro diálogo interno es el que determina nuestros éxitos y fracasos. Los pensamientos negativos han hecho que se esfumen sus oportunidades de ser próspero. Si se enfrenta a cualquier situación de la vida lleno de dudas y de inseguridades, sus posibilidades de triunfar serán mínimas. Como decía Henry Ford: “Tanto si piensa que es posible como si piensa que es imposible, de cualquier modo está en lo cierto”. Los valores con que nos formamos durante la infancia están presentes toda la vida, aunque nos hayamos olvidados de ellos, y participan activamente en nuestro diálogo interior, que 133


nos convence de la posibilidad de conseguir o negarnos esta posibilidad en cualquier cosa en la vida cotidiana. Estas creencias personales sobre el dinero y la riqueza que le fueron inculcadas en sus primero años, ahora le pueden estar convenciendo de que difícilmente tiene la suficiente capacidad para adquirir Prosperidad. Trate de buscar en su memoria y deseche lo negativo. Tenemos poder sobre lo que pensamos, y los pensamientos crean nuestra realidad. Entonces, tratemos de tener siempre pensamientos positivos. El karma al igual que la astrología, cumple su función en el Universo; todo tiene su razón de ser, pero por encima de todo, la manifestación de la vida individual se basa en el libre albedrío. El crecimiento espiritual consiste justamente en trascender cualquier designio anterior, hacia la plena armonía con la Prosperidad del Universo. Sería una verdadera “maldición cósmica” si todo ya estuviera escrito, con un destino inevitable. Son falsas muchas historias de sobre el karma o cataclismos que se oyen por ahí. Son maneras de huir de la realidad, excusas para dejar de actuar. En el fondo, lo que importa para superar el problema del karma es vivir bien aquí y ahora. Vivir lo mejor posible, con amor, felicidad, paz y mucha Prosperidad. Existen algunos “pesos pesados” entre los factores psicológicos que bloquean el camino hacia la Prosperidad. Uno de los más importantes es el problema de las deudas. Si usted tiene alguna deuda pendiente que le es difícil pagar, esto significa dos cosas: que fue irresponsable al adquirir la deuda o que le falta perdonar a alguien. Perdonar, es una cuestión de amor, pero también y en particular de inteligencia. Quien sale perdiendo es aquel que se rehúsa a perdonar, ya que se obligará a cargar con el peso del rencor. En el momento en 134


que lo descubra y perdone, aparecerá el dinero necesario para saldar la deuda. El pasado ya pasó y el futuro aún tiene que llegar. Sólo existe el aquí y ahora. El eterno presente. Todo el Universo tiene una cara positiva y otra negativa, pero la moneda es la misma. La vida fluye a partir de esa bipolaridad. La gran Conciencia que generó y sigue generando todo eso se manifiesta en cada uno de nosotros. Cada individuo también es un creador. Con nuestro cerebro podemos construir un puente entre ambos polos para laborar en sintonía con la creación. Tenemos es poder de crear nuestra propia realidad. El Universo físico está bien planeado. Es exuberante y abundante. Cuanto más cultivemos nuestras capacidades, más en sintonía estaremos con la Prosperidad Universal. Podemos contactar con esa fuerza infinita a través del hemisferio derecho de nuestro cerebro, donde hay un canal que llamamos intuición. La intuición es la puerta hacia la percepción de dimensiones que nuestra inteligencia todavía ignora racionalmente, pero que alcanzará en la medida en que se abra el gran cambio de paradigmas que está acaeciendo en el tiempo en que vivimos. Nosotros somos quienes determinamos las condiciones materiales de nuestra existencia en el universo físico, incluso los bienes personales: el coche, la cuenta bancaria, la casa, es decir, las condiciones de nuestro bienestar material. En nuestra mente conviven un pensador y un experimentador: el yo que piensa y el yo que experimenta. El experimentador que existe en nosotros se encarga de poner a prueba lo que el pensador piensa. Así nuestra concepción del Universo físico y nuestra manera de encararlo determinarán la forma en que viviremos en este mundo físico. Lo que pensamos que va a 135


suceder es lo que con seguridad nuestro cerebro y el Universo se encargarán de que ocurra. Agradecer, afirmar, arriesgar, pedir. El movimiento de la Rueda de la abundancia, en el Universo y en nuestra vida individual, lo impulsan esas cuatro actitudes. Si sabemos equilibrar en la vida a esos cuatro tipos de acción, estaremos en sintonía con la abundancia. Agradecer: Es fundamental retribuir al Universo con nuestro agradecimiento. Quien da las gracias al Universo se está diciendo a sí mismo que todo va bien, y el Universo se encargará de tomar las medidas necesarias para que esa realidad se manifieste. Aproveche algunos momentos del día para dar gracias por lo que tiene y le gustaría tener, y también por lo que carece y rechaza tener. El cerebro, al recibir ese feedback, realimenta la Prosperidad. Afirmar: Afirmar de manera positiva para sí mismo y para el Universo lo que quiere ser. La afirmación crea realidad. Arriesgar: Arriesgarse significa tener miedo pero superarlo. Cuando movilizamos nuestra energía hacia fuera, haciendo cosas, arriesgándonos, dando un poco de nuestra capacidad de realización, el Universo lo aplaude, lo retribuye y se encargará de tomar las medidas necesarias para que esa realidad se manifieste. Pedir: El niño pide hasta que recibe, pero al adulto le da vergüenza hacerlo. Cuando se deja de pedir al Universo, la Prosperidad se vuelve imposible de alcanzar. La oración es una forma de pedir al Universo. Es falso afirmar que la Prosperidad y la abundancia son dones sólo materiales. Se manifiestan en el Universo físico, pero también se encuentran en todas las dimensiones de Universo, 136


en todos los planos. Por lo tanto, es imposible medirlas por la cantidad de bienes materiales, sino por el estado de espíritu de cada individuo, de cada ser vivo. En chino, el ideograma que representa la palabra CRISIS está formado por dos símbolos que significan peligro y oportunidad. Es decir, el primer significado alude a la disminución de la velocidad de la Rueda de la Abundancia, y el segundo, al aumento de su velocidad. Cuando oiga hablar de crisis haga lo siguiente: trace una raya vertical sobre las dos S y se dará cuenta de que es una oportunidad de hacer dinero: CRI$i$. Muchas personas afrontan los asuntos de dinero y los negocios de una manera hostil, como si viviesen en una guerra permanente. A menudo nos encontramos con situaciones de hostilidad sin darnos cuenta de ello, como el padre que le dice al hijo: “Nunca aceptes dinero de los amigos, porque a los amigos jamás se les cobra”. Después viene la madre y le dice: “Nunca aceptes dinero de extraños”. ¿Qué queda entonces? Sólo enemigos. Hacer negocios se transforma en una acción entre enemigos. Las relaciones laborales también se ven afectadas por este síndrome del colaborador enemigo. Usted se siente culpable cuando recibe su paga. La amistad con su jefe empieza a resultarle molesta y se pelea con él para eliminar su sentimiento de culpabilidad. Así, deambula de empleo en empleo, peleándose, buscando enemigos para intentar conseguir dinero de ellos. Las leyes de la riqueza son: Ganar, gastar, economizar e invertir. Estos son los cuatro movimientos básicos del Círculo de la Abundancia. Seremos más prósperos en la medida en que armonicemos estos movimientos en equilibrio y sintonía con las leyes del Universo. Ganar: El equilibrio de esta ley se basa en tener una renta suficiente como para despreocuparse por el dinero y hacer otras cosas importantes en la vida. Esto se logra con la mente 137


y con la voluntad. Es imposible que se encuentre con la Prosperidad sin haber pensado en ella. Deje de creer que son sus labores por sí mismas las que producen riquezas. Lo que las hace posibles es el pensamiento abstracto, las grandes ideas, audaces e ingeniosas. Gastar e invertir: Gastar es muy bueno si uno lo hace correctamente. Gastar dinero significa atraer más riqueza, porque el dinero está circulando. Si arrojamos un vaso de agua en el río, este a su vez, desembocará a las aguas del mar. Como sucede con el agua, el dinero atrae dinero, la pobreza atrae pobreza. Quien abre la mente de manera positiva a la Prosperidad, atrae más Prosperidad. Quien vive pensando que enfermará, termina por enfermar. Quien piensa en el dinero y mantiene con él una relación positiva, atrae más riqueza. Lo semejante atrae lo semejante. Esta es una ley universal tan simple y verdadera como la ley de la gravedad. Ganar, gastar, ganar, gastar, una acción lleva a la otra. Es muy bueno invertir en uno mismo, en cursos, por ejemplo para perfeccionarse y ponerse al día, o comprando buenos libros. El hecho de carecer de alguna carrera universitaria tampoco le impide estudiar y perfeccionarse en aquello que más le interese. La vida está hecha para invertir siempre, en todo momento, perfeccionándose, creciendo, aprendiendo y progresando. Es falso que el éxito pasado garantice el éxito futuro. Debe saber que es falso creer que ser competente en algo ahora significa que siempre se será competente, porque los conocimientos y las tecnologías cambian. Es necesario reciclarse continuamente (la vida es un eterno movimiento) para poder sintonizarnos con la Prosperidad. También se debe gastar ayudando a los demás, pero debemos entender la diferencia entre caridad y generosidad. Caridad es cuando doy algo a quien lo necesita y generosidad es cuando doy también a alguien sin que lo necesite. Para ser próspero, se debe practicar las dos. Si usted sólo da a quien lo necesita, le está enviando a su cerebro el siguiente mensaje: “En este mundo sólo se ayuda a quien lo necesita, por lo tanto, continuaré necesitando para poder ganar”. Si usted se muestra generoso, 138


dando también a alguien sin que lo necesite, el mensaje será: “En este mundo, se ayuda también incluso a quien carece de necesidades”. Repita este mensaje en su interior y otras personas serán generosas con usted. Cuanto más dinero gaste usted en algo en el presente, de más dinero dispondrá en el futuro para ese mismo propósito. Quiero ser partícipe del mejor lado de la vida, donde mora mi verdad y donde está también la tuya, diferente de la mía. Al perdonar me libero para que el mundo prospere. Deseo y sueño. Fijo mis metas y sé adónde quiero llegar en este camino sin fin, porque lo es todo y mucho más. Soy la Tierra ardiente, segura, generosa y sabia, gloriosa y fértil, maternal. Disfruto, produzco, crezco, me despojo de las armaduras, de las vanidades me alejo, creo, sufro, río y amo, protegiendo y confiando. Soy fuego, el Sol creador, decidido y enérgico, seguro de mi fuerza, capaz de mover montañas de destruir obstáculos, para la lucha, dispuesto, llevando la paz por donde paso, aprendiendo e iluminando. Fortalezco y estímulo al máximo mi voluntad. Me relajo y descanso para afilar mi hacha. Me preparo para la vida, en el sublime desafío de cada breve momento. Mi mago me muestra un tesoro que está siempre y siempre ha estado dentro, muy dentro de mí. Me bastaba abrir las puertas del amor y la conciencia para que el brillo dorado, firme, fuerte y generoso llenase la nave de energía para poder atravesar estrellas y ser yo estrella también. Reconozco lo viejo y lo nuevo y dirijo mi futuro, pues el tiempo es ilimitado cuando doy y creo. 139


BIBLIOGRAFÍA

1. Dr. José Luis Pérez-Albela: Conceptos, pensamientos e ideas sobre prosperidad, extraídas de sus conferencias, entrevistas, programas de radio y televisión. 2. Audrey Craft Davis: Técnicas Metafísicas. 3. Lair Rivero: Prosperidad. 4. Florence Scovel Shinn: - El Juego de la Vida. - La Puerta Secreta del Éxito.

140

Prosperidad y buena salud para todos  
Prosperidad y buena salud para todos  
Advertisement