Issuu on Google+

Capitulo 9: Batalla en Wicklow Feabhas se encuentra intrigado por lo que había dicho Murderer y tras preguntarle y no recibir respuesta alguna de este, Feabhas comienza a temer que sus sospechas sean ciertas y que Murderer en realidad hubiese planeado todo desde el principio. Murderer al ver que Feabhas se encuentra muy intrigado y se mantiene callado esperando una respuesta, Murderer decide responder su intriga. -En efecto, Yo planee todo desde el principio- Dice Murderer muy sonriente. Feabhas al escuchar esto queda totalmente sorprendido, empieza a temblar y se distrae pensando en algunas interrogantes. -¿Pero como es eso posible? ¿Cómo puede alguien manipular todo sin estar en el lugar de los hechos? Y si esto llega hacer ci erto, ¿Que motivo tuvo para hacerlo?- Eran algunas de las preguntas que daban vueltas en los pensamientos de Feabhas. -Respóndeme un cosa Feabhas, ¿En serio crees que podrás defenderlos de mi?- Dice Murderer con una risa muy tétrica. Feabhas solo se mantiene callado y no responde a su pregunta. -Me lo imagine, sabia que no tendrías el valor para responder…Que ingenuo fui al pensar q tendrías las agallas para responder- Dice Murderer mostrándose algo decepcionado.


Murderer le pide a Astaroth que escolte a Zari a una habitación del castillo y le pide a Gargoyle que vigile el castillo desde lo más alto… Al ver que todos acataron sus órdenes, Murderer se dispone a retirarse y cuando llega a la puerta se detiene y voltea a ver a Feabhas. -No intentare convencerte de que te unas a nosotros, ya que no quiero a alguien como tu en mis planes… Ni mucho menos te pediré que hagas algo por nosotros

porque ya sé que no aceptaras por tu estúpida

ideología elfica… Pero sé que todo tiene algún precio, o en tu caso diría que algún punto débil- Dice Murderer de forma desafiante. -Jamás hare algo que te beneficie- Dice Feabhas mientras que mira fijamente a Murderer. -Que iluso eres, créeme que cuando lo descubra hare que tu mismo seas el causante de la destrucción de esa raza que tanto defiendes, que los asesines lentamente y que les arranques el corazón, mientras que te ríes de sus gritos de dolor y después de haber asesinado a cientos de seres humanos, hare que tu mismo te arranques lentamente la piel de tus huesos- Dice Murderer con una voz muy lúgubre. Después de algunos segundos Murderer se ríe de forma tétrica mientras se acerca a Feabhas y toca su espalda. -Detente… Si sigues haciendo eso inutilizaras tu brazo- Dice Murderer muy sonriente.


Feabhas entre razón y se da cuenta que usaba su mano derecha para arrancar la piel de su brazo izquierdo como si intentara arrancarse las venas con sus dedos y empieza a sentir un gran dolor. -¿Pero que me has hecho?- Grita desesperadamente Feabhas. -Solo te detuve para que no te hicieras más daño… Ahora has dañado tu brazo izquierdo igual que el otro, bueno será mejor que me retire espero que no sigas intentando suicidarte- Dice Murderer de forma sarcástica mientras que se retira. Feabhas totalmente desconcertado y sin explicación alguna de lo que había pasado, intenta recordar pero lo único que recuerda son las palabras de Murderer que decían “hare que tu mismo te arranques lentamente la piel de tus huesos”. -No cabe duda de que Murderer no es humano, ¿Pero que clase de criatura es el? Y ¿Por qué su apariencias es igual a la de un humano ?Se pregunta Feabhas muy confundido y completamente adolorido por su brazo. Murderer se dirige al vestíbulo en donde encuentra con Astaroth el cual se encontraba esperándolo. -Menos mal que te encuentro, necesito que verifiques que el elfo se encuentra bien- Dice Murderer. -¿No vienes de allí?- Pregunta Astaroth algo confundido.


-Si, pero no me esperaba que reaccionara de esa forma - Dice Murderer. -Bien me asegurare de que este bien- Dice Astaroth mostrándose algo aburrido. -Tranquilo Astaroth… si todo sigue marchando así, podrás partir a encargarte de tus asuntos- Dice Murderer así mismo, mientras que observa a Astaroth. Astaroth entra en la habitación donde se encontraba Feabhas… Al entrar se encuentra con un Feabhas distinto al que vio cuando se fue, pues lo encuentra en el suelo arrodillado, con las manos ensangrentadas y una mirada vacía, como si hubiese perdido la fe que tenia en si mismo. Feabhas tartamudeaba unas palabras, Astaroth intentaba oír que decía, pero no lograba escucharlo con claridad. -Es u-un de-de-demonio- Susurraba Feabhas no muy claro. -Que interesante, jamás pensé ver así a alguien de tu especie- Dice Astaroth con cierto tono de decepción. Feabhas nota la presencia de Astaroth e intenta alejarse, aunque debido el inmenso miedo que siente, se le dificulta ponerse de pie y vuelve a caer al suelo. -Que patético te ves- Dice Astaroth mientras se acerca a Feabhas. -¿Que pretendes hacerme?- Dice Feabhas muy asustado.


-cálmate, no pretendo hacerte mas daño de lo que tu te hiciste a ti mismo- Dice Astaroth. Feabhas resintiéndose del dolor, saca un pequeño frasco y aplica una especie de pomada en su brazo izquierdo y arranca un pedazo de tela de su ropa y la amarra alrededor de su brazo cubriendo así la herida. -Veo que tienes habilidades médicas, aunque es algo ilógico que no intentaste curar tu brazo derecho que fue arañado por Gargoyle- Dice Astaroth. -El miedo que sentía hacia Murderer hacia que no pensara en ello, ahora respóndeme ¿Que haces aquí?- Dice Feabhas adolorido. -Que insolente, no estas en condiciones de hablarme así, Pero veo que ya te recuperaste… Bueno al menos psicológicamente- Dice Astaroth. -¿Qué ya me recupere psicológicamente? ¿A que te refieres? - Dice Feabhas algo intrigado. -Veras es algo espeluznante estar cerca de Murderer y mas aun es hablar mirándolo a los ojos… Solo toma este consejo, no mires directamente sus ojos y no escuches detenidamente todo lo que dice, a veces no controla el efecto que causan sus palabras… Pero considérate afortunado solo vistes un disfraz de el- Dice Astaroth mientras que se retira de la habitación.


Feabhas queda un poco intrigado por lo que dijo Astaroth y algo desconcertado por recibir dicho consejo de él, pues no se esperaba tal ayuda de esa criatura que lo miraba con tanto desprecio. (Mientras tanto en Wicklow) Los extranjeros continuaban discutiendo sobre quien tenia la razón, Vladimir decía que Aquiles se encontraba asustado y que deberían ayudarlo y al contrario de Alexander que decía que no debía confiar en ese sujeto pues no tenia una buena imagen… Aquiles después de escuchar tanto pleito, se enfada y se acerca muy rápido para tomar por la ropa a Alexander… Al acercarse nota que ambos extranjeros son muy alto y algo fornidos en comparación con el, pero aun así toma a Alexander impidiéndole que pueda reaccionar de algún modo. -Deténgase par de idiotas, ya me cansaron con su pleito inútil y me están haciendo perder el tiempo con esto… Debo encontrar a dos personas, mientras que cargo con el peso de ver muertos a cientos de personas sin razón alguna y ustedes no hacen mas que retrasarme por completo- Dice Aquiles muy enfadado. Antes de que pudieran responderle, los tres empiezan a escuchar sonidos extraños y muy desagradables. -¿Que sonido es ese?- Pregunta Alexander un poco asustado. -No lo se pero será mejor irnos de aquí en este instante- Dice Vladimir con voz muy aguda.


-Pero que cobardes son… lárguense yo solo iré averiguar que es esoDice Aquiles soltando de la camisa a Alexander. Aquiles se dirige al lugar de donde provienen lo sonidos extraños y se da cuenta que provienen de la plaza, así que decide ser cauteloso… Al llegar se asoma sigilosamente y ve que hay seres humanoides devorando los cadáveres que se encontraban allí… Las criaturas tenían un aspecto siniestro y sus rostros eran completamente terroríficos, poseían unos dientes enormes y sus cuerpos eran muy extraños. Abrían el estomago de los cadáveres y arrancaban los órganos en descomposición de estos… Su conducta era muy agresiva pues tenían infinidades de peleas por pequeños trozos de carne. -Qué criaturas tan extrañas ¿Qué son?- Se pregunta Aquiles así mismo. Aquiles al ver esto no podía evitar sentir pánico y un profundo asco al verlos comer los cadáveres descompuestos… Mientras seguía espiando, nota que algunos de ellos alzan sus cabezas intentando buscar algún olor en específico, Aquiles rápidamente decide huir aunque un poco tarde, ya que estos habían notado su presencia y empezaron a correr tras el. Aquiles corre desesperadamente e intenta pensar en algún plan, ya que enfrentarlo no es una opción debido a que los superan en números y el no posee ninguna arma para defenderse . Tras correr algunas calles logra evadirlos entrando a unas de las casas, entra cuidadosamente y se dirige a asomarse por la ventana a ver si no es perseguido por esas cosas.


-Al parecer logre evadirlas, lo mejor será permanecer aquí el tiempo que pueda a ver si esas cosas se van- Dice Aquiles un poco asustado. Aquiles nota que ya oscureció totalmente y se le dificulta poder mirar, Pues se acerque una gran tormenta y las nubes tapan por completo la luz de la luna. Tras pasar alrededor de 40 minutos Aquiles empieza a escuchar algo de alboroto en las calles y decide asomarse desde la ventana... No consigue ver nada pues parece estar un poco más lejos el alboroto y decide salir poco a poco a ver que esta sucediendo… Al salir logra ver a un sujeto luchando con su espada contra las mismas criaturas que lo perseguían. -¿Podrá ser Sir Morganor?- Dice Aquiles con cierto tono de alegría y alivio. Aquiles mira por todo el lugar y consigue un pedazo de madera afilada, lo toma y corre a ayudar a ese sujeto... Mientras se acerca nota que en el techo de una cabaña se encuentra Helena disparando con su arco a las criaturas, lo que le hace confirmar que el sujeto es Sir Morganor. -Morganor será mejor que retrocedas, pues siguen viniendo más de esas cosas- Grita Helena desde arriba de la cabaña. -¡No! Detendremos a esas cosas aquí- Dice Morganor con mucha ira.


-Pero que estúpido es tu orgullo, hará que nos maten a los dos- Dice Helena Enfadada. Ambos guerreros continúan peleando y Aquiles logra llegar al lugar y empieza a ayudarlos en la pelea. -Aquiles que bueno verte amigo, aunque hubiese preferido verte con tu espada- Dice Morganor. -También es bueno verlo señor- Dice Aquiles muy alegre. Las criaturas desarman Aquiles rápidamente y Morganor acude a ayudarlo, esto hace que se detraiga y sea embestido por unos de ellos y le quite su espada para arrojarla lejos… Morganor lo golpe a con su escudo y se pone de pie rápidamente, mientras Aquiles toma con sus manos a la criatura que lo ataca y logra dislocar su cuello haciendo que este caiga al suelo muerto. -No podremos continuar con esto lo mejor será que retrocedamos - Dice Aquiles levantándose del suelo. -¡No! Seguiremos peleando sin retroceder- Dice Morganor mientras continua batallando. Helena desde donde se encuentra logra ver que viene una gran cantidad de criaturas y completamente aterrada dice –No creo que podamos aguantar mucho másContinuara…


Capitulo 9: Batalla en Wicklow