Issuu on Google+

Promoci贸n de la Salud


EXPOSICION DEL TEMA: PROMOCION DE LA SALUD

DE LA ALUMNA: VIRGINIA ORNELAS CABRERA

PROFRA. LAURA SOMARRIBAS ROCHA


La definición dada en la histórica Carta de Ottawa de 1986 es que la promoción de la salud "consiste en proporcionar a la gente ( incluidos los adultos mayores) los medios necesarios para mejorar la salud y ejercer un mayor control sobre la misma". Las áreas de acción que propone la Carta de Ottawa son: construir políticas públicas saludables, crear ambientes que favorezcan la salud, desarrollar habilidades personales, reforzar la acción comunitaria, reorientar los servicios de salud.


La promoción de la salud se nutre de muchas disciplinas como la epidemiología, la medicina, la sociología, la psicología, la comunicación y la pedagogía.


La promoción de la salud desde el ámbito público gubernamental implica derivar líneas de política pública y de investigación operativa para contribuir al conocimientos y su aplicación práctica con y para la población en general, especialmente con los grupos en riesgo (adultos mayores). De tal forma que la Educación para la Salud, como disciplina y como estrategia conjugada con la promoción debe apuntar entre otras cosas, principalmente a lograr el autocuidado de la salud y la modificación de conductas hacia estilos de vida saludables.


 

La Organización Mundial de la Salud ha elaborado sobre promoción de la salud diversos principios siendo los más importantes: Asegurar que el ambiente más allá del control de los individuos sea favorable a la salud. Combina métodos diversos pero complementarios, incluyendo comunicación, educación, legislación, medidas fiscales, cambio organizativo y desarrollo comunitario. Aspira a la participación efectiva de la población, favoreciendo la autoayuda y animando a las personas a encontrar su manera de promocionar la salud de sus comunidades. Aunque la promoción de la salud es básicamente una actividad del ámbito de la salud y del ámbito social, y no un servicio médico, los profesionales sanitarios, especialmente los de atención primaria, desempeñan un papel importante en apoyar y facilitar la promoción de la salud.


    

La Declaración de Yakarta identifica cinco prioridades de cara a la promoción de la salud en el siglo XXI: Promover la responsabilidad social para la salud Incrementar las inversiones para el desarrollo de la salud Expandir la colaboración para la promoción de la salud Incrementar la capacidad de la comunidad y el empoderamiento de los individuos Garantizar una infraestructura para la promoción de la salud


La Declaración de Yakarta sobre la manera de guiar la promoción de la salud hacia el siglo XXI, confirma que estas estrategias y áreas de acción son esenciales para todos los países. Los que utilizan combinaciones de estas cinco estrategias son más eficaces que los enfoques de una sola vía.


Promoción de la salud dirigida a los mayores 

Aumento de la esperanza de vida El aumento de la esperanza de vida en el siglo XX en los países desarrollados ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a vaticinar en su último informe (1998) que durante los próximos 25 años la población de 65 ó más años crecerá globalmente un 2.6 % anual, hasta alcanzar los 800 millones de ancianos frente a casi la mitad de ellos que se estima viven en la actualidad. Este incremento de la población anciana se puede considerar una de los signos más evidentes de la evolución y el progreso que hemos vivido a lo largo del siglo pasado en todos los ámbitos, no únicamente en el médico o sanitario, sino también y de manera especial en los aspectos sociales y económicos


Aumento de la esperanza de vida


¿Qué entendemos por prevención y promoción de la salud? La prevención y la promoción de la salud en los ancianos tiene la finalidad última de reducir las enfermedades, sus secuelas y las muertes prematuras, así como de preservar la función y la calidad de vida. Entendemos por prevención primaria el conjunto de actividades o actuaciones dirigidas a impedir la aparición o disminuir la probabilidad de padecer una enfermedad determinada. Dentro de las actividades de prevención primaria se incluyen generalmente las de promoción de la salud, dirigidas a personas. Estas actividades de promoción de salud han demostrado en la mayoría de casos su capacidad para mejorar la calidad de vida de las personas o disminuir la aparición de enfermedades y muerte.


Programas de prevención de la salud en los ancianos Centrándonos en los ancianos, si lo que verdaderamente pretendemos es prevenir la aparición de la enfermedad y la discapacidad, los esfuerzos preventivos deben comenzar precozmente en la vida. En las primeras etapas de la vida es cuando se inician muchas de las enfermedades que luego se harán crónicas y degenerativas, como la arteriosclerosis, el cáncer y otras, de forma que si mantenemos unos hábitos de vida saludables durante toda nuestra vida garantizamos una vejez sana


Programas de prevenci贸n de la salud en los ancianos


Diferentes tipos de intervenciones preventivas en los ancianos pueden ser eficaces para reducir o retrasar la enfermedad y la discapacidad. Los programas de promoción de la salud para la población anciana tienen la capacidad potencial de mejorar la salud de este colectivo. La intervención psicosocial con los ancianos y cuidadores a través de actividades de educación para la salud grupales, la formación de grupos de ayuda mutua o la realización de actividades de voluntariado pueden tener grandes beneficios en la mejora de la calidad de vida de los mayores.


Para el año 2012 se espera que en nuestro país haya más de 6 millones de ancianos, de los que aproximadamente un tercio podrán superar los 80 años. A éstos se les denomina grandes ancianos. Se estima que la esperanza de vida para España en el año 2025 será de 81 años, ocho más que la actual. Podemos afirmar pues que en el siglo XXI la vida será más larga y más saludable para mucha más gente


Tabaquismo  Es importante dejar de fumar ya que el consumo de cigarrillos constituye uno de los principales riesgos para la salud del individuo y es la principal causa de enfermedades prematuras y prevenibles.  El tabaquismo es el principal factor de riesgo en seis de las catorce causas de muerte en el anciano. Sabemos que dejar de fumar es beneficioso, aun en edades avanzadas.  En un año, el riesgo de morir de una enfermedad del corazón se reduce a la mitad y el riesgo de sufrir un accidente vascular cerebral (conocido popularmente como una trombosis en el cerebro), una enfermedad de los pulmones o un cáncer disminuye drásticamente. Por esta razón los médicos aconsejamos constantemente la eliminación del consumo de tabaco.


 

Consumo de alcohol Afortunadamente el consumo de alcohol se reduce con la edad. Datos de 2002 indican que uno de cada tres ancianos consumía habitualmente alcohol. Es conocida la asociación del consumo de alcohol con la aparición de diferentes enfermedades como la cirrosis del hígado, o determinados tipos de cáncer e incluso la fractura de cadera en los ancianos. Por estas razones, los médicos preguntan a los ancianos por sus hábitos de consumo de alcohol y aconsejan la reducción en casos de consumo excesivo y, en cualquier caso, el consumo moderado.


Actividad física  El hecho de llevar una vida sedentaria aumenta claramente con la edad, y la mayoría de ancianos son bastante sedentarios. Existen datos que demuestran el beneficio de realizar ejercicio físico con regularidad, con lo que disminuye el índice de mortalidad y se alarga la vida. Por estas razones, es aconsejable la práctica de algún tipo de ejercicio físico con los requisitos de duración, frecuencia e intensidad necesarios y adaptados, y el seguimiento posterior.  El ejercicio físico o deporte que se recomienda debe ser de tipo aeróbico, durar más de media hora (idealmente entre 40 y 60 minutos) con una frecuencia mínima de 3 veces no consecutivas por semana y con una intensidad capaz de mantener las pulsaciones del corazón a un nivel adecuado para la edad del anciano (existen fórmulas sencillas para su cálculo).  Los ancianos deberían idealmente realizar además 2-3 sesiones semanales de ejercicios de flexibilidad y fuerza/resistencia muscular para combatir los devastadores efectos del envejecimiento sobre el aparato locomotor, que les conduce a un mayor riesgo de caídas, incapacidad para el autocuidado y a la postración precoz.


Actividad fĂ­sica


Alimentación  Un problema común en el anciano lo constituyen los trastornos de la alimentación. Por lo tanto es importante promoverhábitos alimenticios saludables para prevenir las enfermedades, tanto por exceso (obesidad) como por defecto (malnutrición).  Una alimentación equilibrada y un correcto estado nutricional son necesarios para mantener un buen estado de salud a lo largo de toda la vida. La dieta desempeña un papel importante en muchas enfermedades como la hipertensión arterial o tensión alta, las enfermedades del corazón, ciertos tipos de cáncer, la obesidad, la diabetes o azúcar en la sangre, la osteoporosis o descalcificación de los huesos, etc.  Las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos son una causa importante de enfermedad y muerte en los ancianos y se ha demostrado su relación, incluso en los más ancianos, con algunos estilos de vida y hábitos dietéticos. Los ancianos pueden tener requerimientos nutricionales especiales. Dependiendo de su estado nutricional, estado funcional, problemas médicos, dentición y régimen de tratamiento, puede ser importante modificar los niveles diarios recomendados de calorías, sal, calcio, agua, fibra dietética, proteínas y otros nutrientes para reducir el riesgo de complicaciones.


Alimentaci贸n


La malnutrición: es un problema frecuente en los ancianos y puede estar producida por factores como vivir solo, estar ingresado en una institución, problemas sociales o económicos, la pérdida de autonomía para las actividades de la vida diaria, los problemas con los dientes, la inmovilidad, los múltiples medicamentos que a menudo toman, la depresión, el alcoholismo, distintas enfermedades crónicas, etc. Su prevención a menudo pasa por la eliminación o abordaje de todos estos posibles factores desencadenantes, lo que puede requerir la intervención de un trabajador social.


La obesidad: se observa con menor frecuencia entre los ancianos y afecta más a las mujeres que a los hombres. Una vez establecida, generalmente en la etapa adulta, requiere un tratamiento que se fundamenta en la dieta, el ejercicio físico y el apoyo psicológico. Algunos expertos recomiendan detectar la obesidad en los ancianos de menor edad y la malnutrición en el grupo de los mayores de 75 años.


Vacunación  Para finalizar, una de las medidas preventivas que han demostrado ser más eficaces son los programas de inmunización (vacunas). Fundamentalmente nos referimos a la vacuna antigripal, ya que entre las personas que tienen alto riesgo de tener complicaciones relacionadas con la gripe están precisamente los mayores de 65 años.  Todos los paneles de expertos recomiendan la vacunación antigripal anual masiva en este grupo de personas como estrategia para reducir la incidencia de enfermedad y la mortalidad asociada a ésta


En la actualidad La transformación demográfica en combinación con el éxito en el control de múltiples enfermedades infecciosas y los profundos cambios en el estilo de vida, han impactado de manera determinante el patrón de morbilidad y mortalidad de nuestro país. A diferencia de lo que ocurría hace algunas décadas; actualmente las personas adultas (de 20 años de edad en adelante) representan más de la mitad de la población y las enfermedades que afectan a este grupo de edad constituyen las primeras causas de muerte dentro de la población general. Entre estas patologías destacan las enfermedades del corazón, los tumores, los accidentes, la diabetes, la enfermedad cerebrovascular y la cirrosis hepática. Se trata de un vasto campo de la salud, que incluye una gran variedad de enfermedades con una compleja historia natural, que se están convirtiendo en el nuevo reto de la salud pública y de los servicios de salud Distribución porcentual de las principales causas de defunciones de la población de 60 años o más


Actualmente viven en México 10.8 millones de adultos mayores, que representan el 9.66 por ciento del total de la población (INEGI, 2010a). No obstante este porcentaje podría triplicarse en los próximos 40 años ya que, al igual que el resto de los países en América Latina y el Caribe, México experimenta un proceso acelerado de transición demográfica hacia el envejecimiento de la población, debido a la reducción de la tasa de natalidad y de mortalidad, y al aumento de la esperanza de vida. La tasa de natalidad es un indicador que cumple un papel clave para comprender el proceso de envejecimiento general de una sociedad.

Transición demográfica


En aras de salvaguardar el ejercicio efectivo de los derechos de las personas adultas mayores en nuestro país, así como de disminuir las condiciones de vulnerabilidad a las que están expuestos e impulsar su participación e inclusión en la sociedad, en 2002 se aprobó la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, la cual fue creada por la Cámara de Diputados y el Instituto Nacional de las Personas en Plenitud (Inaplen) para afrontar los nuevos desafíos que supone la transición demográfica tendiente al envejecimiento de la población y con el propósito de mejorar la calidad de vida de las personas adultas mayores en México, el Inapam ha definido cinco ejes rectores estratégicos en materia de políticas públicas: I. Cultura del Envejecimiento II. Envejecimiento Activo y Saludable III. Seguridad Económica IV. Protección Social V. Derechos de las Personas Adultas Mayores


La formulación de estos ejes rectores se realizó con base en los compromisos adquiridos en la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, celebrada en Madrid, 2002, y en la Estrategia Regional de Implementación para América Latina y el Caribe del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento, que se acordó adoptar en la Conferencia Regional Intergubernamental celebrada en Santiago, Chile, en 2003.


Cultura del Envejecimiento Las acciones y programas que conforman este eje están encaminados a propiciar una transformación cultural de la sociedad para que se valore y reconozca la dignidad de las personas adultas mayores, y de esta manera asegurar y ampliar los ejes rectores de la política pública nacional a favor de las personas adultas.

Pirámides poblacionales. 1974, 2009, 2030 y 2050


Cultura del Envejecimiento

Proporción de los hogares con características específicas en México.


Envejecimiento Activo y Saludable Es el “proceso por el que se optimizan las oportunidades de bienestar fĂ­sico, social y mental con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejezâ€? (OMS, 2002a, 79).


Seguridad Económica Esta se define como la capacidad de disponer y usar de forma independiente una cierta cantidad de recursos económicos adecuados y sostenidos para asegurar una buena calidad de vida en la vejez (CEPAL, 2004). Distribución porcentual de la población de 60 años o más por posición en la ocupación Población económicamente activa en México


Protecci贸n Social Las acciones y programas que conforman este eje tienen como objetivo garantizar las necesidades m铆nimas de las personas de edad, tales como salud, alimento, abrigo y vivienda con la finalidad de mejorar sus niveles de bienestar, especialmente de quienes se encuentran en condiciones de vulnerabilidad o desventaja social, entendida como pobreza, enfermedad, invalidez, discriminaci贸n, abandono e indefensi贸n.

Cobertura de servicios de salud a adultos mayores


ESTRATEGIAS DE PREVENCION EN SALUD DEL ADULTO Y ADULTO MAYOR Utilizar los métodos más modernos (sensibles y específicos) para la detección temprana de estas enfermedades. Desarrollar campañas educativas dirigidas a la comunidad, con el propósito de informar sobre los factores de riesgo de estas enfermedades, a través de trípticos, carteles y medios de comunicación masiva. Capacitar al equipo de salud en la aplicación y desarrollo de los métodos más actuales para la detección, manejo y tratamiento en la atención integral de los pacientes con estas patologías. Elevar la calidad de los servicios del primer nivel de atención, a través de la supervisión, asesoría y evaluación de los métodos e instrumentos utilizados en la atención de los pacientes. Promover la alimentación saludable en la población mayor de 20 años de edad a través de la elaboración de materiales educativos sobre la calidad y cantidad de los nutrientes para la prevención de enfermedades crónico-degenerativas. Difundir entre la población los beneficios a la salud que trae la realización de la actividad física en la prevención y control de las enfermedades crónicodegenerativas. Desarrollar un modelo que identifique y prevenga los factores de riesgo modificables que participan en la operación de las enfermedades crónicodegenerativas. Realizar investigaciones operativas de apoyo al programa. Difundir, aplicar y vigilar el cumplimiento de la NOM y guías técnicas respectivas.


Promocion de la salud