Issuu on Google+


A mi lectora


Palabras del Autor

U

n mundo para fotografiar, una imagen que me lleva a palabras versadas o más bien versos que se plasman en la belleza de un segundo que la cotidianidad se deja robar. La música, el cine, el teatro, las conversaciones, la observación, el constante sabor de un tinto de miércoles, las excusas que se inmiscuyen entre el callar y hablar, las medias miradas, las risas, las distancias y sus respectivas sensaciones son las que trato de llevar a usted, lector, para que acepte que aun en el mundo existe la magia de musas y escritores. El proceso no fue tanto de escritura para la elaboración del libro que en este momento está leyendo o tan solo tiene en sus manos (si no es la versión en digital), fue más bien una recolección de escritos aventados a la ventolera – como dice el buen Jorge Drexler-, una mirada atrás para recordar en qué manos quedaron los papeles arrugados con palabras tan mías como lo son ahora de ustedes, 3 años tiene de edad el escrito más antiguo, el primero que aparece a su gusto de ser leído, entre tanto los demás los he tratado de organizar cronológicamente. El papel siempre fue lugar para escribir ideas pequeñas que tras un momento de darle algo de ilación y terminarlo con algo de sutileza tenía como resultado final un poema – como yo los denomino: un escrito – tenia cuadernos, más de uno desapareció entre el cambio

de grado en el bachillerato, después vinieron los papeles sueltos con los dibujos hechos para escuchar mas atentamente a los profesores de la Universidad y luego llego un teléfono celular, que me garantizaba una menor perdida de escritos pero a la vez me daba menor capacidad de recordación del verso anterior para estructurar el escrito con algo de rima. Las palabras traducen eventos de mi vida, una caminata en la lluvia, conocer de a pocos a una desconocida y que algún destino nos lleve al mismo punto sin ponernos cita alguna, disfrutar cada café y su respectiva charla, alejarse y mantenerse allí hasta que un suceso más que imprevisto viene y te toma de los tobillos para demostrarte que el mundo puede quedar patas arriba, un reencuentro imposible en la finitud de posibilidades, o pensar constantemente en el rostro que se filtra hasta en tu mundo onírico; cosas como esas son las que se reflejan aquí en los escritos que espero le atrape y si no, pues no. En mis filosofías acerca de lo que hago, bien o mal, o mas bien de lo que creo hacer he definido mi persona como un poeta circunstancial de pacotilla. Si hay a quien agradecerle lo hago primeramente a usted, lector, pero no puedo olvidar a las personas que


han irrumpido en mi devenir con una enseñanza, una voz de aliento, una invitación a un tinto, un libro, una canción, una frase, una idea, un abrazo, una ausencia y una permanencia. Primeramente a mi familia, en especial a los dos grandes maestros que tengo por padres y a los dos compas que me acompañan desde que era un enano: mis hermanos, quizás a la fortuna, al destino a una fuerza superior, Gracias por que caí en la mejor familia que hubiese imaginado. Seguido quiero agradecerle a mis amigos, los de aquí o los de allá, donde se encuentre o se desencuentren, a cada musa, cada ella que quedo rezagada en la memoria del pasado y revuelta entre las letras, el cariño, el querer, la expectativa. Quiero hacer sonar algunos nombres importantes que espero de alguna u otra manera honrar en la elaboración y “publicación” de este libro: Profe Mónica, Felipe Torres, Leo Parraga, Silvia, Johana Vargas, Ivonne Vargas (Ramona), Paola de Miércoles, Alejandra, Yenny Alvarez, mi flaca, Andres, Karen, Mao, Ayma(Mi Elise) y finalmente a Marcela. Le mando este libro desde acá a un gran persona, me hubiese gustado verlo poniéndose sus gafas para leer este texto, pidiéndome un tinto, sentado en la sala de mi casa; le dedico y consagro en su nombre los efectos que se puedan generar a través de este libro, a mi tio Hernan. Gracias a ellos, a las ganas, y a usted lector las palabras tomaran vida y un solo verbo poseerá su cabeza en este momento: LEER y quizás, SENTIR.


Preludio Tardío Al EncuenEncuentro -Soledad, aquí están mis credencialesSoledad – Jorge Drexler Hoy en día soy más atento al caminar Ignorando todo por una incesante búsqueda Esperando encontrarla en mi ruta. -aquí inicio mi relatoNo he tenido la fortuna de verla Y el agua invade mis gafas y no me ayuda, Se va el ruido al confundir su voz Desaparece el mundo al pensar que es ella. Hoy en día me fijo más en el camino Y recorriéndolo mí corazón de mucho se lamenta; No saber cómo reponer una buena porción de tiempo No poder dibujarla con facilidad en mi mente Ser crédulo que quizás me hubiese querido Y si lo hizo, espero que aun lo haga Para que al momento de encontrarla Las emociones de verla no me golpeen con fuerza Y queden sin energías mis piernas Una sensación de vacío consuma mi cuerpo Las manos lleguen a una temperatura de muerte Y un pulso incontrolable agobie ferozmente mí corazón. Hoy me concentro más cuando estoy caminando Los pasos se dan mientras en mi mente encuentro Preocupación

-señor lector me imagino que se pregunta qué esEscribir tarde, hasta hoy inicio Un buen tiempo después de haberla visto Haberla visto después de un tiempo de Ignorarla Después de tener su recuerdo refundido Saber que estaba allí, pero hace mucho no necesitaba Dejándola como un recuerdo normal Pero que hoy resucita en el reencuentro. Hoy en día soy más atento al caminar Ignoro todo con el fin de encontrarla Y solo pediría una profunda mirada Que sea acompañada por una sonrisa de ella-agradezco su atención-


Buscando I Busco una forma de ganarme una mirada fija Sin ningún tipo de interrupción, Y dejar atrás sus ojos pero sin dejarle Detallándola toda, -y el día que le he leído esto logro ver el café marrón de sus ojosUn rostro describible pero complicado de hacerlo Una sonrisa acompañada de real alegría No una alegría muerta ni sarcástica; Abriendo con suavidad sus labios Que se ven que son tersos y suaves, Pero demostrando una alegría muy personal Alimentando mi imaginación, solo allí Donde puedo tocarla sin mucho miedo, -Porque hasta imaginando me aterrorizoDonde de vez en cuando me regala un abrazo Donde de vez en cuando soy el motivo único de su sonrisa. Donde siempre hay una fija mirada Sitio en el que lo que hago no me hace sentir mal Allí donde le conquisto de mil formas Pero que ninguna hasta hoy ha servido, Y aun así sigo en el esfuerzo De que me coja un poco de cariño. Busco una forma de ganarme una mirada fija Pero solo usted decide si en realidad me la merezco, Así que pregunto hoy señorita ¿Considera usted que algún día me la ganare?


Azar Paralelo Sincronizado -Hay un deseo que pido siempre que pasa un trenGin tónic- Andrés Calamaro ¿Qué es casualidad? Me pregunto tras los acontecimientos, Siento que es el suceder De lo inesperado y quizás inoportuno Viviendo con tensión el constante azar Que llevan sucesos paralelos A la sincronía de cualquier actuar. Ahora la pregunta es ¿Qué nos mueve a dicho actuar? Será quizás lo considerado destino Pero yo los llamo “Eventos halados por el tiempo” Condensados con pasos Dirigidos hacia el mismo punto Esperando un profundo suspiro tras el evento Evitando el sonrojo seguido De una verdad sin afrontar Y que tal vez el rostro se siente mejor conociéndola. ¿Qué es casualidad? No sé, ya ni me importa Solo sé que hoy debo actuar Y espero hacer lo que menos se espere Pero que de alguna forma me sea beneficioso.


Buscando II Hoy busco la forma de curar un corazón; A los que me conocen tranquilícense No es mi corazón el que está en sala de urgencias Y los que no conozco, hagan lo mismo Ese corazón no lo he roto yo. Le ofrecí anestesia y elimine el dolor Pero aun existía la lesión, Le deje dormir pero despertó con lagrimas Le aplique crema caliente Y solo sintió un poco de cobijo Ablande su cama para que estuviera mejor Pero su comodidad duro poco Entibie su sopa Para que no se quemara Ofrecí solo mi ayuda y compañía Pero al final fue ignorada. Buscó compañía en el silencio Y la soledad pide credenciales Para albergar los recuerdos en ella, Y yo espere una mejora a la distancia Pero creo que después de mi asistencia Me quedare esperando a que me agradezca -Por lo menosPor que se que ya está bien, Y si no pronto lo estará, Pero ahora tengo otro problema... Hoy busco la forma de curar un corazón Y ahora si es el mío, pero tranquilos

Seré feliz de vivir enfermo Si cumplí con curar ese corazón.


180 grados Hoy mire las estrellas Como antes lo hacía: Corriendo por las calles Pensando que la luna me perseguía. Mientras me acomodaba los guantes Para combatir el frío Esos que le hacían a uno las tías, Descubriendo que como las hormigas En el universo somos muy pequeños. Ayer me hablaron de las estrellas Reavivando mí gusto por ellas Recordando que las consideraba compañía Pero qué triste es saber, que de ellas vemos Solo antiguas fotografías De estados que ya han pasado Que a millones de kilómetros ya han sucedido Por eso me doy cuenta que para mañana Debo buscar una compañía Tan solo un poco más terrenal. Hoy mire las estrellas Y me alegra con nostalgia Notar el cambio de 180 grados De cosas que ya han sucedido. –ScrachLo siento… De cambios que en mi han sucedido Saber que no soy el mismo es mi alegría No saber quien soy ahora es lo que me preocupa.


Buscando III La tarea se ha cumplido, La he encontrado en el tiempo La he visto en el viento La he escuchado en el silencio ¿Pero qué hago ahora? Si a mi deseo de su cercanía La encuentro con suerte así -En la cercanía Sus manos ya no se niegan A las mías, temblorosas Para besarlas con sentimiento Haciéndolo, para ella; Para que sepa que como a ninguna -Le amo Para recordarme Que como lo deseo -no me quiere Pero su sonrisa no me niega Y batallando contra ella Me gano un beso en la mejilla, Y si ese es mi botín de guerra Lo cuidare, y lo gastare mientras dure. La tarea se ha cumplido Cargo con ella en mi imaginación, Si, es todo lo que quería Es todo lo que imagine, Pero no va conmigo, Le llevo a acuestas Como se lleva el premio Cuando no se ha ganado por completo.


Esos tan suyos Ayer me cuestione ¿A que saben sus labios? Y forme entonces Algunos imaginarios. Quizás tienen De los limones el acido O la dulzura de la vainilla; Esa de los helados O… bajo un labial De color amarillo Y aroma a mango están U… ocupan en ellos Temperaturas bajo cero Y del hielo existe Su crudo y mortal frió O… el agrio sabor de pétalos De un girasol violeta -esos extraños como vosO acompañados estarán El tostado de un café Y el ceniciento del cigarrillo -esos que compartimos de vez en cuandoEn esos labios tan suyos Moran con alegría De encontrase en bellos aposentos. Ayer me afirme Que deseo responder Ese interrogante Y que en la distancia Y en la misma cercanía

Deseo esos y solo esos… Eso labios tan suyos.


Buscando IV – Camino a la U. Abro la nevera buscándole Deseándole en la cercanía O quizás en un litro de leche; Frito un huevo para espantar el hambre Y en la saciedad del desayuno En mi mente sus labios sonríen Imprimiendo en sus mejillas Un paréntesis de belleza francesa; Corro para tarde no llegar Encontrando en otros pies Su calzado tan singular Y el motor de mi transporte En ritmo punk mis oídos han de atacar Haciéndome tararear una canción Que titularía” cementerio de mascotas” Bueno… esa sería su traducción literal. Camino los últimos metros Tras cambiar la emisora en mi cabeza Y es ahora una de Drexler La que acompaña mi tarea Del rompecabezas de su rostro Conseguir armar antes… Antes que irrumpa Con un beso en mi mejilla Mi mente en blanco quede Y un intento de sonrisa Sea la única respuesta. En la mañana abro los ojos Con la esperanza de verle Y no tener que imaginarle.


Visita al Lugar

De su viajada chaqueta Va a parar rumbo a la ciudad.

Sus ojos me enloquecen Y más aun lo hacen Cuando en los míos Los encuentro fijos, Sus pies me acompañan Tras peticiones De una u otra caminata Y estos me regalan Atentos sus oídos Y parlantes sus labios Para que su voz Irrumpa todo sentido Recordándome que vivo Respirando su cercano aroma Acelerando mi corazón -si, aun lo haceDemostrándole que la quiero Con versos prisioneros De mi voz y mis manos Pero… - y siempre hay un peroDemostrándole que la amo Con todo lo que tengo; Con todo lo que puedo; Con un simple y sentido Beso en su tersa mano y… Con la casualidad En el suelo espera Un pequeño intento De girasol violeta Que a un hojal

Sus ojos me enloquecen Y los prefiero a ellos Tan solo para evitar El simple desear De que se quede conmigo En este lejano lugar.


Razones Con o sin sentido Busco razones Para realizar o no acciones; Para tener algo que decir Leo y releo letras de antes Y escucho noticias sin resumir. Para tener algo que sentir En blanco y negro o tecnicolor En 35mm o ahora esas en 3d La vestimenta de mi constante amante. Para tener algo que tararear A veces son de protesta Y otras son de tierras inglesas Esas canciones que a mi vida Le dieron un cambio de ángulo. Para tener algo que ver Mis gafas sin remendar Y mis ojos que tienden a deteriorar Cada día más y más en mí caminar. Y camino y camino Calles conocidas Lugares que algún día Fueron comunes con alguien más, Para adueñarme de mí tiempo Y en algún banco, pensar. Con o sin sentido La siento a ella… Porque es ella Mi razón para en esta lucha Armarme y tratar de continuar.


Enseñanza Conmemoro el diario con sangre Que llevaba mi abuelo al fallecer Por un preciso y mortal corte; Ese que fue directo al corazón, Que latió al decidir viajar De Duitama a la Capital; Que dejo de latir Al querer con valentía vivir Ese fuerte corazón que educo A diez hijos en el barrio Tunjuelito En la casa que con sus manos construyo Para vivir de la mano con su amor. Conmemoro ese diario con sangre Como recuerdo de un hombre; Que yo sin conocer Y él, sin vivir Me ha enseñado que al sentir, No hay más que hacer Solo eso, sentir.


Mensajes Con lo que me escribes Imagino e invento una voz Con las imágenes que veo Una sonrisa manejo y manipulo Mientras en línea recta Contengo una mirada Para que fija en la mía se contenga; Todo esto con el deseo De que alguien del aire aparezca Con esa risa que tanto imagino Y tan solo me diga “Hola, gusto en conocerte” Y solo responder gratamente, “No, el gusto es todo mío” Con lo que me escribes Espero tener la oportunidad De encontrarte alguna vez.


Ella, yo… Nosotros??? yo Escapar y vivir; Arriesgarse y retar; Sentimientos por eludir Labios que callar Ensordecer los oídos Aniquilando el sonido Las palabras, los suspiros De los besos vividos. Después de miradas Traducidas en deseo En cercanías cumplidas Tras varios zigzagueos Detrás del silencio Ocultos en el ahogo Ocultos en su mirada Estando casi locos Aguardando sin medida Ese momento… ese de amantes Ese de besos apasionantes O suaves, o saboreables, Intoxicando su cuello Con manos inquietas Reconociendo lo bello De sus miradas coquetas Consumiéndome en prudencia Mientras para mí, no está cerca. Yo quiero arriesgarme Ella quiere vivir Tenemos que hablar -no lo creo así-

Tendrá que decir lo que siente Me encontrara oyente Para discutir Y aceptar lo existente.


Poema Tintero 1 Oscura la tarde Como me gusta el tinto Mi pueblo como alarde La vida de un distinto Una excusa para el desenguayabe Y su presencia inesperada; Un clima indeseable Una noche más que helada Y presente su sonrisa adorable. Guarde sus manos En lo que queda de sus guantes Como su deseo de tintos En la espera de llamarles En mi cercanía “excusa” Para buscar en la calle Un teléfono ausente Y no dudar en llamarle. Claro el recuerdo De una excusa y su compañía.


Poema Tintero 2 No voy a buscarla En la escena de su sueño; No voy a llamarla Para que aparezca en algún momento Caminare con la lluvia Llenándome de pretextos Con parte del alma de la luna Y con mis ojos bien atentos Esperando que aparezca Del agua o del fuego; Del termo o la greca; Del grito o del silencio; Pero sé y sé que lo sé Que no la encontrare En un pocillo tintero. Voy a buscarla Cuando usted tenga ganas De una excusa acanelada.


Buscando V Lo que en los suyos encuentro Otros labios no me lo habĂ­an dado Besos singulares e indiscretos Dos o tres secretos reservados, Pero hoy busco paciencia O un reloj averiado Lograr acelerar el tiempo O detenerlo a su lado Confluyendo con agrado En charlas sin reservas El no explicarnos El mutuo pensamiento Del otro enredado En bondades hipĂłcritas Y besos azucarados En risas intensas Y su cuerpo fotografiado Por mis gafas en la cinta De lo disparatado. Hoy para usted encuentro Un verso y un as de picas Tras una jota en su mano Y un despuĂŠs que palpita.


Pésimo aterrizaje Momentos inconclusos Peligros desmedidos Una cerveza solitaria Aunque estés cercana Una saludo, una mirada Una canción triste Y mi mano en tu espalda Un silencio agobiante Mientras estoy en la barra Mirando fijo a la pantalla Pensando en vos Alejándonos un valle Mientras camino caminos Deseando alejarme Aunque estas cercana Y la nicotina me relaja Como lo hacía besarla En ese mismo frio Que nos acompañaba el vilo Para terminar ese cigarro Que fue mío y solitario E ir glorioso por la segunda La final, efímera y efectiva Pido la compañía de un británico Y se acerca melancólico Cobijado por su guitarra Susurrando con estridente voz “ella está cercana” Pero le respondo “no” Aunque en realidad ….Estas cercana


A distancia

Conocimiento paranormal

Con vos distante Sin saber si estas perdida O quizás, presente Pensando que estas aburrida Alejándote sin alertarme Siendo alarmado Con un sonido tenue Acelerando el día Para que llegue La amiga nocturna Con charlas amenas Hablándome taciturna De letras y días Oleos y comidas Miradas intactas Y la palabra acallada.

No soy de otro planeta Ni un extraterrestre No grito palabras Como lo haría un demente Pero soy un ente distante Fantasmagórico, diferente Una sombra en tu día Una presencia en la noche; Comprendo la diferencia Fantasmal transdimensional Con maquinas malvadas De arañas endemoniadas Sus redes hechizadas Transmiten las palabras De nuestras manos parlantes A esa pequeña ventana Que nos vuelven personas cercanas De la risa, de una charla.

Con vos distante Disfruto conocerte Bajo el manto latente De un silencio acusante.

Quizás soy de otro planeta Pero el espacio es pequeño Cuando tienes coordenadas.


Corby I Escóndete detrás de la distancia Allí donde el silencio se aferra Con la fe y la creencia Donde el humano erra Cuando deja de amarle Este poeta que intenta En normalizar el miércoles Y que los tintos se beban como cualquiera Pero algo adentro solo desea Que regreses nocturna Para de nuevo con vos Disfrutar de una excusa Que aun con nicotina No pierda el sabor a canela. Escóndeme en la reserva Pero no mi recuerdo si este aun se genera.


Corby II Si quieres encontrarme Búscame detrás del humo, Del tinto alarmante, Del silencio en el que me sumo. Si me encuentras Calma el silencio Con todas tus palabras Para llenar el vacío. Si te quedas Acompáñame hasta la noche Con las luciérnagas Con el ruido de los coches. Si te marchas de nuevo Como antes lo hiciste Encuéntrame un verbo No el que aguardan amantes Róbame el pensar El mirar, el callar Y déjame dilucidar De a pocos el esperar. Si quieres encontrarme Búscame en el sueño Del que no quiero despertar.


Corby III O Pantalón de batalla Pantalón de batalla Mangas arriba De mi camisa rayada La guerra que arriba El ultimo cigarro De todos los que fumo; De a poco me amarro A la muerte que consumo Con credenciales anónimas Me retiro con su ausencia Y son estas rimas El resultado de su presencia Distante, muda, inerte Pero aun así, presente. Pantalón de batalla Seis bolsillos En los que se guardan Cinco minutos Y las ultimas miradas.


Corby IV Cubran mis ojos No quiero ver Esta verdad es de locos La que debo leer Mientan a mis oídos Ya no están en mute Solo escuchan olvidos En el camino que enrute Alguien secuestre De mis distantes labios Su antiguo sabor Busco efectivos medios De olvidar su calor Confundan mi olfato Con canela y pimienta Mientan al ahora sensato Aunque sea ella quien mienta. Miéntele a los versos A estos que ahora lees Por que serán los últimos De este poeta que enfrente tienes.


Poema tintero 3 Tráeme la noche como los miércoles, el tinto y su derroche tráeme las canciones y desaparece el recuerdo de miradas amargas busca el verbo entre beber, escuchar sentir y rimar; tráeme sus risas con el aro nocturno que vienen las estrellas tráeme la prudencia de la noche pasada esa caminada, imaginada tráeme sus manos para raptarlas Pero no olvides que pido en mis plegarias que traigas la noche y no la dejes abandonada. Tráeme la noche no puedo estar despierto mas sin verlas.


Luz y Sombra Dos cuerpos a la luz Una sombra en el asfalto Eres parte de su voz -como elSilencioso, melancolico Esperando como tu A un mañana mas que solitario Pero camina, con ímpetu Sigue como sin horario Sigue sin zapatos cafes Pero sigue con vos Armándote de metales Elevando el tono de voz Camina como en otra ocasión Buscando una ventana Escapar del diabólico Perverso pensamiento Unos amantes a la luz Dos sombras que se distancian.


Y te escribi La busco en muchedumbres Y la encuentro en soledades Su cercanĂ­a es distante Y sus manos inalcanzables Sacando tiempo para ella Pero parece que ella no lo encuentra Mover el mundo completo Para con ella tener Un simple y mutuo momento Lograr que no me agobie Un silencio perpetuo Ante la presencia De su mirada profunda Para decir que la siento Que la pienso en todo momento. La busco tras el sonido De una puerta que se ha abierto.


Explicación Título Original: Explicación de su presencia, mis Nervios y mi panza Busco versos tristes Aunque la alegría me agobia; No es Benedetti ni Neruda, Ni Arango ni Carranza, Es su risa acompañante Del secreto de sus ojos Son sus manos distantes Y el rojo en mi rostro, Deseando robar su tiempo Con preguntas sin respuestas, Los nervios ante su presencia Con palabras inconclusas Y una acompañante que me deja. Encontrarla Inoportuna En el juego de una causa Infinidad de azares Conjugándose en mi panza Creyendo que no somos pares Sintiéndome incapaz De jugar en su balanza; Regáleme tiempo y un poco de calma No cuestione mi mirada -si aun no la tiene claraComo no cuestiono yo El mechón de cabello en su cara. Busco versos míos Se que esto no alcanza

Pero a pocos le informo De lo que produce en mi panza.


(Titulo pendiente) Pregúnteme en la mañana Por mi cigarro y el tinto Por el azúcar y mis zapatos Por mi curiosidad y mi gusto De detallarla a media mirada Para evitar lo distinto Que en silencio mi atención llama. Pregúnteme en la tarde Porque la busco distante Bajo un sol que arde Entre tanta cara deambulante Aferrándome a la idea De que la única excusa de acercarme Sea un blanco chocolate. Pregúnteme en la noche Mi deambular en lo que digo Que mi palabra no sea derroche Y de la paciencia no soy amigo; Hoy siento el verso mi medio Para decirle en la penumbra “Siento hueco detrás del ombligo Cuando siento que está cerca”


Silencios y Azares Los silencios guardados Las distancias debidas Dos tintos versados Y tu mirada desconocida La gente andando Por todas las v铆as El poeta caminando Pensando el c贸mo se olvida Y apareces oportuna Del distante puente A mi inquieta mente Ofendiendo lo que se encausa Con un destino que avanza Sin saber hasta donde llega Y que sentimiento lega Entre las medias miradas Con las que juego heladas. Ofrezco en tus deseos La distancia guardada Y los silencios debidos.


Dos poemas cortos y fugafugaces para una desconocida I Desconocida Quiero escucharla; Nárreme una historia O quizás la suya Regáleme su mirada Transparente, debida; Déjeme conocerla En palabras conocidas Pero de su boca -DesconocidaO con sus manos Mas que delicadas - Detalladas.-


II Agradezco por respirar No sé a qué, pero lo hago Como en la mañana temblar Y no conseguir un abrazo; Pero ese frio atrevido Me recuerda que vivo; Las cicatrices que he vivido Ante distancias eternas De los ojos en que me fijo Y no lo niego desconocida Que su mirada no me asusta Lo hizo con lo que venía acompañada. Agradezco su sonrisa Y el misterio que siento Que en usted respira.


Excusas Un cigarro mañanero Excusa para esperarla Esperarla, Una excusa sencilla Para extinguirle; Extinguirle, La excusa para saludarla; Un saludo distanteLa excusa para acercarla; Acercarla, Una excusa para acompañarla; Acompañarla, Una excusa para las escaleras; Escaleras, Una excusa para hablarle; Hablarle, Una excusa para conocerla; Conocerla, Una excusa para engañarme; Engañarme, Una excusa para conquistarle; Eso no se que excusa… Un cigarro mañanero Usted no llega Me quedo sin excusa alguna Vos y solo vos La excusa de madrugar Despertar y viajar En busca del cigarro mañanero.


Tiempo ¿Cuanto tiempo gasté en esperar? Esperé para encontrar valentía ¿Cuanta valentía ahorré para pedir un abrazo?, ¿Cuanto abracé mientras respiraba profundo? ¿Cuanto respiré al escuchar con atención? ¿Cuánta atención puse al caminar? ¿Como se me lavaron los pies Al caminar bajo la lluvia? ¿Cuantas gotas quedaron en mi rostro? ¿Y cuántas veces me sequé el rostro Con algo de nervios?, ¿Y cuanto de esos nervios Me hicieron bajar la guardia Y confesar con palabras Algo que con miedo y reserva guarde Por mucho tiempo?, Ya que no solo en ese momento Conseguí la valentía que me faltaba Conseguí también Los oídos atentos, mojados pero atentos De la persona que lo debió escuchar Hace bastante tiempo. ¿Cuanto tiempo gaste en esperar? Pero hoy sin miedo lo acepto; La espera, de variadas formas Ha valido cada segundo.


Insomnio Insomnio, mi paga Lo que adeudo A su confianza En la noche no duermo Pero usted aparece Cuando logro conciliar el sueño Y cuando amanece De mi no soy dueño Me gana la sensación De sus manos secas Me gana la canción Que nunca fue nuestra Me gana el recuerdo De ganarme su sonrisa Pero hoy me convenzo De no partir por usted; Por mí hoy pienso En que solo partí. Insomnio agradecido Mas tiempo para pensar Que no he sido vencido Sino que hay un mundo por ganar.


Por un segundo reencuentro reencuentro Sin antifaces oscuros Ni maquillaje de arlequín Recuerdo tus manos Deseando que estés aquí Botando el miedo Sin mente y sin censura Botando el pasado Entre su propia espesura Le soy distinto Como un fantasma Entre una llamada y un tinto Mil risas y algo de calma Pero en el teatro La calma es preámbulo A solo un evento Que inicie la trama Entre lo cómico o un triste drama. Usa un antifaz, mujer Me maquillare de arlequín Escapemos a tejer Una trama sin fin.


Un adi贸s irremediable Caminar con la incertidumbre Agarrada al pantal贸n Noches sin nombre Pero con cigarros y alcohol Lejos de ser amigo De caos, desordenado Mas que enemigo De tranquilo, olvidado Dudas y miedos Esta nota arrugada Bailando entre los dedos Con el frio de la madrugada Mirando un camino gris Sintiendo una y solo una De mil soledades Bajo una y solo una De las luces en la calle Que iluminan la senda De una ruta que se ahoga Una espera que desespera Mil caminos que se ofrecen El destino de esta carrera Uno y mil olvidos Comenzando por su nombre, Su sonrisa, sus manos; prohibidos En la ley pronunciada con hambre Con odio y dolor por sus labios -Mas que distantes.Caminar para alejarme Solo de usted: Lectora.


¿Dónde? ¿Donde se escondió La palabra versada? ¿Quien la vendió? O ¿A quién le fue arrendada? Se fueron con los tintos O con las miradas Quizás en los mitos O en las gaseadas. ¿Quién compra palabras? Estancadas tras “recuerdo” Para desaparecerle en un Kadabra Y que sea polvo en el viento Pero no se lleven de mi boca “Tranquila” la paciente Que juega como loca Con “espera” la decente. Pero dejen coordenadas Entre el miércoles tintero Y los jueves de miradas En mi paisaje lechero O en las calles transitadas Bajo el caos certero O el mugir de las vacas Con la imagen de sus manos Frías, maltratadas. ¿Donde se escondió La palabra “enamorarla”?


prueba