Page 1

REC

Nº 8 - junio 2017

periodismo.umh.es | @PeriodismoUMH mip.umh.es | @mipumh

Reporteros en el Campus La revista de Periodismo UMH

Juan José

Millás “Una sociedad desinformada es una sociedad sumisa” ISSN: 2254-2345


SUMARIO 12

CRÓNICA

Tratamiento informativo en adicciones con Mireia Pascual

16

REPORTAJE REC RADIO:

De estudiantes para estudiantes

32 EL OBSERVATORIO

Ni ángeles ni demonios

por Cristina Medina

24

CRÓNICA

Juan José Millás:

Entre el periodismo y la literatura

34

JORNADAS DE EMPLEO EN

PERIODISMO

8

ENTREVISTA ÁNGELES

AFUERA

14

ENTREVISTA

LAURI LOLI

LETELLIER

28

ENTREVISTA

MIRIAM

HERNANZ

60

CRÓNICA

Ignacio Escolar: La independencia de los medios


64

ENTREVISTA

GONZALO

DEL PRADO

86

ENTREVISTA LORENA

ESCANDELL

110

CRÓNICA

RADIO MARCA visita Alicante

70

REPORTAJE

Periodismo y rentabilidad

¿Incompatibles en la era digital?

94

REPORTAJE

PERIODISMO:

arma de combate

112

84

EL OBSERVATORIO

El lado oscuro del periodismo

por Emilio J. Martínez

108

CRÓNICA

Una radio para todos impulsada por

Mercedes Durá Lizán

ENTREVISTA

NOEMÍ LÓPEZ

TRUJILLO

Dirección: José Luis González Esteban Redactor jefe: Miguel Carvajal Prieto Edita: Periodismo UMH Redacción: Luisa María Bernal Montoya, Jesús Lucerón Morales, María José Martín-Montalvo Hinarejos, Víctor Martínez Maciá y Álvaro Muñoz Gutiérrez Diseño: Redacción REC 2017 Diseño contraportada: Víctor Clemente Colabora: Servicio de Comunicación de la UMH, Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas, Titulación de Periodismo y Máster de Innovación en Periodismo Esta revista es un proyecto de la asignatura Producción Periodística


EDITORIAL


LA MENTIRA REPETIDA E

l término postverdad (post-truth) en el lenguaje informativo es ya el plato estrella de un menú en el que gran parte de su contenido está caducado. Así lo reflejó el Diccionario Oxford al elegir esta palabra como la más importante del año 2016, con un aumento del uso del 2.000% respecto al año anterior. Este hecho no es coincidencia, ni mucho menos. Y es que “postverdad” consiguió un récord de uso con la elección de Donald Trump como candidato republicano ante la mirada atónita del resto del mundo. Nos encontramos en la era de la desinformación, de la fast food hecha periodismo, en donde un discurso populista como el de Trump resulta creíble para un público acostumbrado al engaño de los medios. Estos acontecimientos ponen en evidencia que en la sociedad actual priman las emociones frente a la razón. Esta lógica está detrás de que las propuestas banales del presidente de la mayor potencia del mundo hayan sido acogidas con los brazos abiertos por un pueblo alienado. Y es por esta misma regla que los británicos, guiados por las falsas promesas de Nigel Farage, han decidido poner punto y final a su andadura en Europa con los ojos cerrados. El propio diccionario de Oxford definió postverdad como “relativo o referido a circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales". En el reino de la mentira, es necesario un alzamiento que derogue un poder corrupto, que influye en hechos históricos como el Brexit y que anima a la sociedad a limitar sus conocimientos e ingerir aquello que se les presenta sin mirar la letra pequeña. ¿Es posible lograr una información de calidad cuando prima el morbo? Y, lo más importante, ¿le resulta rentable a las grandes corporaciones? La respuesta a una de estas preguntas está bastante clara, sin embargo, está en nuestras manos escribir un final alternativo para la restante.

REC REPORTEROS EN EL CAMPUS

7


Periodista y fundadora del departamento de Documentación de la Cadena SER

Ángeles

AFUERA “No entiendo el

periodismo, ni la radio, sin documentación” Por Luisa Bernal, Jesús Lucerón y Majo Montalvo

E

n 1959, la SER estrenó un programa que paralizó a la España de la posguerra frente al transistor. A las cinco en punto de la tarde se emitía ‘Ama Rosa’, una trágica radionovela que pasó a formar parte de la memoria colectiva de varias generaciones. Sin embargo, a pesar de su relevancia histórica, las cintas de aquella mítica serie fueron abandonadas en los fondos del almacén de la cadena. Por fortuna, Ángeles Afuera, una periodista con alma de arqueóloga, logró desenterrar este y otros tesoros olvidados.

“El documentalista radiofónico, dicen, nace conmigo”, comenta con modestia Ángeles Afuera. Han pasado casi treinta años desde que esta periodista revolucionara la manera de entender la radio. Fundadora del departamento de Documentación de Cadena SER, es una de las figuras fundamentales en la evolución de este medio. Su trayectoria comienza en 1977, cuando toca a la puerta de la SER para presentar el primer espacio dedicado a la nueva mujer junto a su compañera Carmela García Moreno: Las Ciudadanas.


Entrevista

“El programa nace en un momento en el que los cambios en la sociedad española están en plena efervescencia y nosotras, por primera vez en la radio, hablábamos del divorcio, de los derechos laborales, de los temas que interesan a la mujer”, explica Afuera. En aquella época, la democracia se estaba consolidando y la radio era testigo de los avances del país. “Fue un privilegio vivir la Transición, era emocionante ver cómo la libertad española estaba aún por hacer”, manifiesta. Precisamente, uno de los episodios más oscuros de la democracia española marcó un antes y un después en la historia de la documentación radiofónica. “El 23-F fue un hito para la documentación sonora. Concienció a los periodistas de la importancia de guardar las emisiones”, señala. De esta manera, la conocida como ‘noche de los transistores’ fue el germen del primer archivo en la SER. Pero en 1989 Ángeles Afuera propuso al jefe de la SER, Augusto Delkáder, crear un departamento de documentación. Esta periodista -con perfil de documentalista- se compromete entonces a organizar las miles de cintas que estaban guardadas en los almacenes de la cadena y a lucir los archivos en los informativos, en los que trabajaba junto a Fernando Ónega. “Viajé para conocer los departamentos de documentación de otros medios, estuve en Francia, en Radio Barcelona… Finalmente construí el archivo de forma muy casera. De hecho, estuve allí diez años yo sola”, manifiesta. Una década en la que levantó un departamento de la nada y superó multitud de dificultades financieras. Pero el departamento creció y, lo que comenzó como un archivo destinado a los informativos, terminó aunando también la documentación musical y la discoteca. “Los directivos vieron la utilidad del departamento y apostaron por él. Con el tiempo, nadie en toda la cadena concebía su cierre”, asegura la periodista. La importancia de la labor de Ángeles Afuera no solo reside en la creación de un archivo, sino en que comenzó a utilizar la documentación sonora para hacer un periodismo más riguroso, en el que tenía cabida una mirada retrospectiva. De esta manera, aportó contexto y profundidad a la información de todos los programas de la parrilla de la SER. “El periodista documentalista siempre se adelanta”, enuncia Afuera. Además, desde aquel momento, se convierte en la voz de los perfiles, las biografías y las efemérides. “Cuando elaboro piezas y salen en antena, cuando me llaman para de-

cirme ‘Ángeles, haznos un perfil diario del personaje del día’, cuando hay un atentado y me movilizo para contextualizar con datos anteriores… Es ahí cuando me doy cuenta de que lo que hago también es periodismo”, afirma con convicción. Durante casi 30 años al frente del archivo, ha vivido en primera persona el paso de los formatos analógicos al digital. Según la periodista, la documentación se caracteriza por vivir en una constante adaptación a la tecnología y al lenguaje. Gracias a su capacidad para intuir y adelantarse a los cambios en la industria, en 2007 recibe el Premio Nacional de Documentación a la Calidad e Innovación concedido por la Sociedad Española de Documentación e Información (SEDIC) por liderar la creación de Enciclomedi@, la plataforma que almacena los contenidos de PRISA Radio. En 2012, llegaría la Antena de Oro. Ángeles Afuera, conocida como “la memoria de la SER” por sus compañeros, siempre ha seguido el camino de la innovación. El pasado año colaboró en el lanzamiento de Podium Podcast, el nuevo servicio de audios bajo demanda de PRISA Radio. “Podium ofrece calidad, universalidad y atemporalidad”, asegura Afuera y argumenta que, gracias al podcast, se pueden lucir los archivos que no tienen cabida en las 24 horas de emisión. Grandes acontecimientos, entrevistas y producciones… Podium Podcast ofrece piezas históricas con un tratamiento muy elaborado. La gran fonoteca de la cadena así lo permite: Las 17.000 cintas del archivo de la SER se han digitalizado y se comparten a través de esta plataforma de distribución gratuita. “El podcast es una vía para explotar y exhibir los archivos de la radio”, asegura. Afuera sostiene que este canal da la posibilidad de que la documentación esté siempre en “el escaparate”. Su constante preocupación por poner en valor la documentación sonora le ha conducido a dedicar la mayor parte de su carrera a indagar sobre este aspecto tan fundamental – y, a veces, olvidado- del periodismo. Gracias a su labor, hoy nadie duda de que la documentación en el medio radiofónico es una garantía de fiabilidad. “No entiendo el periodismo, ni la radio, sin documentación”, sentencia. Tras cuarenta años de impecable trabajo y una jubilación anticipada, la periodista se ha convertido en todo un referente y continúa investigando con pasión y dedicación. Ángeles Afuera ha trastocado la manera de entender los archivos sonoros. Por ello, asegura, nunca ha sido tan feliz como cuando ha trabajado en documentación periodística.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

10


รngeles Afuera visitรณ los estudios de Radio UMH

REPORTEROS EN EL CAMPUS

11


Crónica

TRATAMIENTO INFORMATIVO

EN ADICCIONES La periodista Mireia Pascual ofreció una charla a los alumnos de Periodismo de la UMH acerca de cómo comunicar correctamente en materia de drogodependencias

I

ntentar llegar a un tratamiento de la información fiable y positivo en materia de adicciones ha sido siempre un reto y más hoy en día cuando coexisten muchos tipos diferentes de drogodependencias. En numerosas ocasiones, la población cree que las únicas adicciones que existen son las drogas o asocia la imagen de un adicto a alguien de clase baja y sin recursos. Y parte de esta culpa la tienen los medios de comunicación, especialmente en su forma de tratar la información acerca de distintas dependencias. Por ello, la Sociedad Científica Española para el Estudio del Alcohol, el Alcoholismo y otras adicciones (SOCIDROGALCOHOL) ha elaborado una Guía para periodistas, medios de comunicación y adicciones. El 20 de marzo, Mireia Pascual, fundadora de la revista sobre adicciones InDependientes y miembro de SOCIDROGALCOHOL, volvía a las aulas que la vieron formarse como periodista para impartir una master class a los alumnos de segundo de Periodismo. En ella dio las claves para informar correctamente sobre las dependencias. “La comunicación es una fuente de vida y tiene la capacidad de empoderar”, afirmó la ponente, que, además, alentó a los periodistas a ser prudentes a la hora de informar sobre estos temas. La labor del informador es importante, ya que puede hacer que la población tome conciencia acerca de temas que le afectan directamente, y tal y como afirma Mireia: “Se dé cuenta de que su salud está en sus manos”. Por ello, las informaciones siempre deben ser rigurosas, precisas y equilibradas por su mayor grado de complejidad. La inexactitud puede resultar fatal. Hablamos de tomar decisiones en cuanto a salud, por lo que hemos de ser consecuentes. Mireia Pascual añadió: “Debemos comunicar de una forma más humana, no cargar la noticia de datos, sino ir más allá porque detrás de una cifra siem-

pre hay personas que sufren”. Cuando se escribe acerca de cualquier tema que afecte a la salud de las personas, el periodista debe asumir una gran responsabilidad, mucho mayor que cuando se escribe sobre otro. El perfecto equilibrio de un reportaje sobre adicciones, según Mireia Pascual, debe alzarse sobre cuatro pilares. Los dos primeros son los datos numéricos y las fuentes documentales. En este caso, deberemos referenciar el nombre del artículo y dónde se ha publicado. Por otra parte, se precisan testimonios de personas que hayan pasado por una situación como la que estamos contando. Por último, conviene introducir explicaciones de profesionales sobre el tema que estemos tratando. Durante la charla también explicó a los alumnos la correcta utilización de términos sobre drogodependencias que los medios no suelen usar correctamente. Entre algunos de estos términos, destacó el de “bingee drinking” (atracón de bebida). Este vocablo es confundido en numerosas ocasiones con botellón. Por tanto, si los medios no comunican de forma correcta, la población no dejará de creer en los viejos estereotipos acerca de las drogas que no se acercan a una realidad que refleja personas y no porcentajes. Toda información necesita un lenguaje correcto y preciso, pero a la hora de hablar sobre adicciones se deben tener en cuenta otros elementos. Los principales factores, según Mireia Pascual, son: ser respetuoso, no juzgar ni estigmatizar y exponer la evidencia científica. Asimismo, Pascual añadió: “los periodistas tendemos a quedarnos sólo con lo negativo, tenemos también que hablar de lo positivo como en el caso de las adicciones, en las que existe la posibilidad de una rehabilitación”. Si seguimos estas pautas, lograremos comunicar de una forma profesional y honesta.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

12


Informar sobre adicciones

REPORTEROS EN EL CAMPUS

13


Representante de la Oficina Internacional de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas

laurie loli

letellier Por Álvaro Muñoz, Jesús Lucerón y Luisa Bernal REPORTEROS EN EL CAMPUS

14


Laurie Loli Letellier

“Si un periodista no sabe lo que

está ocurriendo en el país vecino, no conoce la realidad por completo”

L

aurie Loli Letellier es analista y encargada de la Oficina Internacional de una de las universidades más modernas de Latinoamérica, la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Gracias a su amplia experiencia en medios de comunicación, Letellier se encarga de presentar las ventajas y servicios que presenta la UPC en cuanto a los convenios de movilidad que establece con las aulas internacionales. La analista presenta el Grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual como uno de los más completos dentro del amplio abanico de posibilidades que ofrece la universidad peruana. Estudió la carrera de Comunicaciones y Retórica en University at Albany de Nueva York. Según su experiencia, ¿qué diferencia existe entre el panorama mediático de Perú y el de EE.UU? Perú es un país que está desarrollándose. Por ejemplo, ves el contraste entre un país desarrollado donde todo está estructurado como EE.UU, y por otra parte un país que está creciendo día a día y que está creciendo contigo. También cambian y crecen los temas. Yo durante tiempo hice periodismo policial, que es un periodismo duro, y es ahí donde ves las diferencias en las historias dependiendo de la cultura en la que ocurra. ¿Por qué comenzó a trabajar en la Oficina Internacional de la UPC? Yo viví muchos años en EE.UU y durante esos años me mudé a varios sitios, igual que en Perú, donde también he vivido en varios sitios. Entonces tenía bastante visión internacional, lo cual me ayuda a desempeñar mi trabajo actual. Porque yo no puedo animar a los jóvenes a salir al extranjero sin yo haber salido nunca. Por eso yo sé los beneficios que te da el explorar nuevas culturas. Ha trabajado en la área de marketing en distintos medios de comunicación... Cuando terminé la universidad me fui a vivir a Perú y trabajé en medios de comunicación de prensa escrita en los que gestionaba la parte de marketing, es decir, todas las

campañas de gestión de publicidad. Por ejemplo, en las campañas de Navidad o Vuelta al cole no solo se planifica la publicidad, sino también artículos que son interesantes en ese momento. Mi concepto siempre ha sido mantener la prensa impresa, ya que hoy en día cuesta más y la gente suele irse a lo digital. En ese papel de combinar publicidad con comunicación, ¿qué perfil de profesional cree que debe realizarlo? ¿Un periodista o un publicista? Bueno creo que debe ser un profesional que abarque ambas capacidades porque si soy sólo publicista no voy a ver la parte más temática, más profundizada. Y más que el perfil, que es algo que suena a cliché, es importante el conocimiento, el haber viajado, el conocer muchas realidades que te van a ayudar a armar algo. Eso enlaza con la beca Destino, ¿por qué debería un estudiante escoger Perú? Yo recomiendo que los alumnos estudien en Perú, pero sobre todo recomiendo que aprovechen las becas y todas las oportunidades para salir fuera, viajar y conocer diferentes culturas. Si soy periodista pero sólo conozco mi realidad y no sé lo que ocurre en el país vecino, no voy a conocer la verdad al cien por cien. ¿Qué ventajas cree que ofrece la titulación de Periodismo de la UPC? Por ejemplo, los diferentes cursos que se imparten, como la especialización en Periodismo Político que enseña política peruana. Esto te aporta más conocimiento sobre cómo funcionan otros países. ¿Ha experimentado la UPC mejoras a partir de la relación y convenios con otras universidades? Somos una universidad en la que todas las facultades tienen que estar acreditadas internacionalmente. Entonces eso nos da un plus. También creo que tenemos mucho feedback con nuestros alumnos de intercambio. Ellos pueden sugerir algo para que nosotros podamos mejorar.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

15


REC RADIO De estudiantes

para estudiantes Por Majo Montalvo, Jesús Lucerón y Víctor Martínez


Reportaje

L

as radios universitarias viven un momento de máximo esplendor. A pesar de la idea general de que el periodismo está perdiendo calidad, las facultades de España se han llenado de programas de radio que brindan una información rigurosa. Es el caso de REC Radio, el espacio de la Universidad Miguel Hernández presentado por la ex alumna de periodismo Cristina Ortega. La calidad periodística del espacio fue premiada por la Asociación de Radios Universitarias (ARU) el pasado año como el mejor programa universitario, además de conseguir ser ganador también del premio Micro Radio UMH del curso 2015/2016. “Fue un subidón, una manera de seguir luchando", afirma una emocionada Cristina Ortega. REC Radio está coordinado por el propio grado de Periodismo, en colaboración con la Asociación de Prensa de Alicante. Por él han pasado importantes personalidades de la política y también del periodismo, como el mítico Iñaki Gabilondo y el corresponsal de La Vanguardia en Sudáfrica, Xavier Aldekoa. El espacio no deja de lado a ex alumnos de la universidad que se encuentran inmersos en interesantes proyectos laborales, que comparten anécdotas y vivencias personales: “Muchos de ellos están como corresponsales en lugares lejanos del mundo y aun así REC RADIO consigue contactar con ellos”, señala la Redactora Jefe de Radio UMH, Sonia Martínez González. La labor de investigación y búsqueda informativa por parte de los colaboradores del programa es crucial a la hora de lograr una información de calidad. Las noticias que afectan directamente a la UMH forman parte del programa, así como las actividades que organizan desde la institución o los eventos de interés para los estudiantes. Sin embargo, REC Radio también trata de brindar las novedades a nivel internacional y nacional, sin dejar de apostar por los temas locales y más cercanos a todas las ciudades en las que la UMH tiene campus. Las radios universitarias pecan en ocasiones de alejarse de la información que de verdad interesa a la sociedad. Sin embargo, con el tiempo se ha producido cada vez más un acercamiento entre la universidad y el resto de la población. Es necesario que la programación de las facultades aproveche las ventajas de tratarse de una entidad institucional. Cristina Ortega señala que ellos no sufren ningún tipo de censura, ni tienen publicidad, por lo que prima la libertad informativa. “Se trata de que tú hagas un programa diferente porque tienes una radio con unas posibilidades

distintas, dar voz a las personas de la calle, que en una radio comercial no tendrían cabida”, sentencia la periodista. El contenido y los temas a tratar son elegidos en su mayoría por la propia Ortega, aunque cuenta con la asesoría de varios docentes de la UMH en la gestión de contenidos, como el codirector de la Cátedra Miguel Hernández, José Luís Ferris. Además, también agradece la ayuda de sus compañeros de carrera, que le aconsejan y sugieren a la hora de concertar entrevistas o priorizar temas. “La vida de REC es eso, no tienes nada o de repente tienes muchas cosas”, señala Ortega. Las redes sociales también juegan un importante papel en la divulgación del programa, ya que se hace eco de las noticias y entrevistas realizadas a través de plataformas como Twitter, que ayudan a dar una mayor difusión al espacio. Asimismo, Radio UMH tiene un blog al que se suben en formato podcast todos los programas diariamente, mientras que en la fonoteca se encuentran todos los programas emitidos desde octubre de 2007, para que puedan recuperarse y ser escuchados de nuevo. Los atentados de Bruselas “Es importante para obtener la calidad y el éxito de este espacio radiofónico la ilusión, motivación y amor por la profesión periodística que demuestran todos los integrantes del equipo que han pasado por el programa”, señala Martínez González. El punto de inflexión de REC Radio fue su cobertura especial de los atentados en Bruselas. Más tarde, se convertiría en el programa presentado a los premios ARU, galardón que finalmente obtuvo. A pesar de fallos a nivel técnico, la calidad e inmediatez informativa fue premiada por el jurado: “Lo que primó fue la noticia y tenerlo todo preparado de forma tan rápida”, comenta Ortega. Durante la mañana de los atentados, y gracias a la coordinación y dirección de la ex alumna de Periodismo, el equipo empezó a buscar las últimas noticias en las redes, así como la inclusión de testimonios en directo. Uno de estos testimonios fue el de Marina Martínez, periodista graduada de la UMH y empleada del Parlamento Europeo. También contaron con la participación de Jorge Navas, responsable de Redes Sociales y Audiovisuales de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo. “Ahí sentimos de verdad que estábamos haciendo Periodismo desde una radio pequeñita en Elche. Tuvo mucho mérito”, comenta la presentadora de REC.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

18


Varios estudiantes de Periodismo participaron en el programa especial sobre los atentados de Bruselas | Cedida por Radio UMH

REC Radio realizรณ un especial con motivo de las XI Jornadas Internacionales de Periodismo UMH | Cedida por Radio UMH

REPORTEROS EN EL CAMPUS

19


Cristina Ortega durante la emisiรณn de un programa de REC Radio

REPORTEROS EN EL CAMPUS

20


Rec Radio

REC Radio fue premiado en el año 2015 por la Asociación de Radios Universitarias (ARU) como el mejor programa universitario

La falta de recursos nunca ha sido una excusa para los colaboradores y organizadores del programa. El rigor informativo y la pasión por dar a conocer lo que está pasando en el mundo está a la altura de los medios de comunicación más prestigiosos de España: “Tenemos los recursos y sobre todo el oficio para realizar programas de la misma calidad que las demás emisoras comerciales y cubrir una noticia de la envergadura y magnitud de los atentados de Bruselas”, asegura Martínez González. La búsqueda del “yo” radiofónico La emisión del programa especial sobre los atentados contó con la participación en directo de varios alumnos de Periodismo, a los que se les dio la oportunidad de colaborar y debatir sobre la tragedia de esa mañana de marzo de 2016. Sin guión, pero sí con mucha ilusión y ganas de informar a los oyentes sobre aquello que estaba sucediendo en Bruselas. Uno de los estudiantes allí presente fue Manuel MartínAlbo, presentador del magazín Buenos días UMH. “A diez minutos de empezar el directo, aún no sabíamos con quién íbamos a poder hablar, porque eran llamadas internacionales y alguno podía no cogerlo o no haber cobertura”, señala Martín-Albo sobre los momentos previos. A pesar de este “descontrol” inicial, los estudiantes de Periodismo supieron estar a la altura y brindar a los oyentes la última hora, así como recoger las reacciones en las redes sociales y entrevistar a distintas personalidades que aportaran su testimonio. Al fin y al cabo, una de los principales objetivos de las radios universitarias es formar a los futuros periodistas a través de las prácticas. Para ello, cuentan con la tutorización de profesionales de la Radio y del propio Grado de Periodismo, que se encargan de que los alumnos “alcancen en su día a día una mejor calidad en sus producciones, se les oriente, puedan consultar y preguntar dudas”, señala Martínez González. Cualquier estudiante puede presentar su propuesta de programa, y, por su participación, obtienen créditos ECTS que son tramitados a través

del Observatorio Ocupacional. Cada vez son más los estudiantes, no sólo del Grado de Periodismo, que participan en ella, además de Personal de Administración y Servicios, Personal Docente e Investigador. También han aumentado el número de colaboradores del campus de Sant Joan d’Alacant y de Orihuela. La docente afirma que el secreto para que un programa se haga un hueco en la parrilla de la Radio UMH es “tener ilusión y que escuchen todo lo que se emite en varias emisoras para tener diferentes perspectivas de lo que se hace”. En cuanto a la especialización de los programas, cada vez están tomando una mayor importancia las temáticas de ciencia, salud, nutrición y alimentación, sin dejar de lado la programación cultural, deportiva e informativa. Gracias a las prácticas universitarias, los alumnos consiguen encontrar su “yo” radiofónico, afinando la voz y aprendiendo a manejar la mesa de control. Muchos estudiantes han decidido formar parte de la Radio como becarios tras acabar su época de prácticas. Además, sirve como calentamiento para el mundo laboral que les espera a la vuelta de la esquina. A diferencia de los medios escritos, la radio es mucho más directa e inmediata, y, por lo tanto, requiere una gran práctica de la profesión. “Creo que en la televisión estás más encorsetado por el prompter, y en un periódico te tienes que ceñir a tu hoja. Pero, en la radio tienes que describir, y eso muchas veces no lo puedes preparar”, afirma Martín-Albo. Es justamente esa la magia de la radio. Hay voces que no se olvidan y que los oyentes asocian a una noticia o una fecha concreta. Esa conexión emocional entre público y locutor no se puede preparar en un guión, pero sí entrenar. Radio UMH ha conseguido crear un ambiente profesional y familiar en el que los estudiantes desarrollen sus capacidades y se conviertan en el mejor periodista posible. “La radio tiene algo que cuando empiezas a trabajar en ella no puedes parar, te engancha”, asegura Cristina Ortega. Para alumnos y oyentes, ella será siempre la voz que consiguió que REC Radio se convirtiera en uno de los mejores programas universitarios de toda España.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

21


Juan José Millás fue entrevistado en REC Radio antes de su conferencia en el aula 5 de Atzavares | Cedida por Radio UMH

Gonzalo del Prado pasó por los micrófonos de REC Radio el 5 de abril del pasado año | Cedida por Radio UMH

REPORTEROS EN EL CAMPUS

22


la identidad radiofónica

L

a radio es uno de los medios de comunicación con mayor audiencia y repercusión a nivel social. Además, gracias a su inmediatez, te transporta al lugar de los hechos en el momento justo. Y, es que, hay voces radiofónicas que nos han acompañado durante toda nuestra vida y que identificamos con momentos históricos. Es el caso de los atentados del 11 de marzo en la Estación de Atocha. En mi caso, nunca olvidaré la radio puesta en mi casa a las 8 de la mañana de ese jueves de 2004, mientras me preparaba para ir al colegio. Desde entonces, mi fascinación por la radio solo ha ido en aumento y se ha convertido en mi plataforma predilecta para informar y ser informada. Sin embargo, al tratarse de un medio que transmite a través del sonido, sin ningún tipo de material multimedia, es necesario que esa voz sea inolvidable. Será ese locutor el que te pinte el espacio y logre que la audiencia viaje a cualquier sitio del mundo guiado por la entonación y forma de las palabras. A pesar de que muchos periodistas nacen con una voz hecha a medida para radio, muchos otros han tenido que entrenarla durante toda su carrera y así crear su propia personalidad. O como yo prefiero llamarlo, identidad radiofónica. Cada profesional tiene un estilo diferente que ayuda a la audiencia a identificarle. Y no hay mejor lugar para encontrar el tuyo que en la Universidad. Además, la radio potencia la creatividad de los estudiantes, que pueden presentar en Radio UMH programas sobre multitud de temas, como música o deporte. La naturalidad también se aprende, y lo que en tu primer directo parecía imposible, a lo largo del curso académico es prácticamente una rutina. Así que, si algo te apasiona, lánzate y aprovecha las oportunidades que la Universidad te brinda. Marshall McLuhan dijo que “la radio afecta a la gente de una forma muy íntima, de tú a tú, y ofrece todo un mundo de comunicación silenciosa entre el locutor y el oyente”. La posibilidad de aprender a emocionar al oyente está en tus manos.

Majo Montalvo

REPORTEROS EN EL CAMPUS

23


Juan José

Millás Entre el periodismo y la literatura Por Jesús Lucerón, Álvaro Muñoz y Víctor Martínez

J

uan José Millás (Valencia, 1946) es uno de los mayores referentes periodísticos, así como uno de los escritores más cotizados en nuestro país. Comienza a estudiar Filosofía y Letras a finales de los 60, pero abandona sus estudios a los tres años para dedicarse a lo que siempre había soñado, la literatura. En 1974 publica su primera obra, ‘Cerbero son las sombras’, con la que gana el premio Sésamo de novela. Comienza su andadura periodística a principios de los 90 a través de sus artículos de opinión en El País y su trayectoria le ha otorgado numerosos reconocimientos como el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes en el año 2002 o el Premio Planeta en 2008. Novela, cuento y periodismo son territorios que se complementan y por los que él transita con total normalidad. Influenciado por Kafka y Dostoievski, Juan José Millás

siempre encuentra la inspiración para sus obras en los anuncios por palabras de los periódicos. Por eso cuenta con una curiosa visión sobre la vida y defiende que desearía vivir siempre entre lo conocido y lo desconocido. La Universidad es un órgano vivo que va más allá de dar clases magistrales o de teorizar acerca del bien y del mal. Por eso Juan José Millás acudió a las aulas del Edificio Atzavares de la UMH para hablar con los futuros periodistas. Los medios de comunicación tradicionales atraviesan tales dificultades económicas que su cabeza está en otro lado. “Los grandes están pensando en la gestión de cómo cierran el papel, porque a este le quedan cinco años como mucho”, afirmó el periodista y añadió: “Ahora, cuando el dueño de un kiosco de prensa se jubila, lo cierra. Antes un kiosco en una buena calle era una mina de oro”.


Crónica

“El hambre se podría solucionar si existiera voluntad. El problema no es que no haya dinero para repartir, sino que la riqueza está mal repartida”

Ante la difícil situación del Periodismo a día de hoy, Millás propone la creación de un periódico interpretativo en papel, ya que considera que el problema del periódico impreso es que cuando una persona va a comprarlo ya sabe más cosas que el propio medio de comunicación. Esto se debe a la sobreinformación que suponen las millones de publicaciones que se encuentran cada día en las redes sociales, algo que en cierta medida, para el escritor, está desprestigiando la labor de los diarios. Enfrentarse a cada columna como si fuera la primera, siempre con la misma cantidad de pánico e intentar salirse del carril, según Millás, es la clave para conseguir el éxito en el ejercicio periodístico. El mundo del periodismo siempre había sido algo que le atraía tanto como le aterrorizaba, por lo que decidió hacer “columnismo raro” para alejarse del cliché. Tratar temas políticos de manera no habitual y desvincularse de las columnas de oficio es algo muy arriesgado, pero que puede dar lugar a resultados brillantes por los que el lector va a apostar desde el principio. Además, advirtió en varias ocasiones sobre los peligros a los que se enfrentan la literatura y el periodismo en el escenario online actual, haciendo referencia al artículo de Wikipedia sobre él mismo, donde cualquiera puede escribir. “Es un desastre”, dijo, y animó a todos los presentes a cambiarlo. Lo mismo ocurre con el intrusismo laboral: “Ya casi todo el mundo se considera periodista, cuando la labor de este no la pueden desempeñar todos”. Por lo tanto, para Millás, es una cosa que se ve muy clara en televisión. “Si escribo una columna, al día siguiente puede venir alguien a decirme que le gustó mucho o a discutírmela. Sin embargo, si salgo en televisión, la gente no me dice nada, solo me dice que me ha visto”, defiende. Así llegó a la conclusión de que el único sentido de la fama es la misma fama. “Me temo que tenemos Rajoy para rato”, apuntó en referencia al poder un Millás que no quiso mantenerse al margen en cuanto a la situación política. Afirmó que la izquierda, quizá por autocrítica, siempre había tenido es-

cisiones. Lo que ocurre es que en estos momentos es cuando más la necesitamos, según el autor valenciano, porque el Partido Popular se ha instalado en el poder con menos votos y están más cómodos que nunca ya que realmente no tienen oposición. “Llamamos democracia a una democracia muy imperfecta, puesto que quienes mandan realmente no son aquellos a los que votamos. Esto lo sabemos pero parece que no lo interiorizamos, porque de ser así haríamos algo”, manifestó Millás. El divorcio que existe entre la política y la ciudadanía, para el columnista, se debe a la actual situación de desigualdad económica en España. “El problema no es que no haya dinero para repartir, sino que la riqueza está mal repartida”, sentencia. Ante este gran conflicto social, y durante momentos históricos similares, la solución siempre ha sido el pensamiento, algo que a día de hoy se encuentra devastado. Cada vez más, se suprimen las Humanidades de las Universidades y para él “sin las Humanidades estamos perdidos”, ya que es la doctrina que se encarga de unir todos los saberes y enriquecer la capacidad asociativa. El escritor aludió en varias ocasiones a la delgada línea que existe entre el periodismo y la literatura. Para este, ambos campos consisten en “vivir en un mundo totalmente desconocido que tienes que descodificar con las herramientas conocidas”. Animó así a todos los periodistas a realizar un ejercicio de reflexión obligatorio, salir a la calle y observar realmente lo que hay, y no lo que esperan ver. Destacó que la principal diferencia entre estos dos terrenos es la constante obsesión del periodista por responder a las famosas 5W y defendió que si un periodista tiene talento, esto se lo puede saltar. Como despedida, Juan José Millas dedicó un mensaje a las nuevas generaciones de comunicadores: “Debéis combatir con osadía. No hay otra,” y los animó diciendo que tarde o temprano todos acabarán encontrando el medio de comunicación más afín a sus intereses.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

26


Juan José Millás firmó ejemplares de su última novela a los estudiantes de Periodismo UMH

REPORTEROS EN EL CAMPUS

27


Directora del Laboratorio de Innovación Audiovisual de RTVE

MIRIAM

HERNANZ “Innovar significa solventar problemas a los usuarios” Por Víctor Martínez y Álvaro Muñoz Entrevista realizada en colaboración con OpenWords UMH Claudia Quiles y David Úbeda


Entrevista

M

iriam Hernanz (Madrid, 1983) es la directora del Lab de RTVE desde 2013, el laboratorio de innovación en comunicación más importante de este país. Hernanz se licenció en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y empezó su carrera profesional en la web de El Mundo. De allí se incorporó a RTVE.es y más tarde al Lab, donde ha apostado estos años por las nuevas narrativas produciendo webdocs, newsgames y otros formatos enfocados en las redes sociales. ¿Qué es la innovación en periodismo? Cuando hablamos de innovación en un medio periodístico nos planteamos cómo podemos acercarnos a los temas tradicionales de una nueva forma. Cómo podemos mezclar tecnología y contenido para crear una experiencia diferente para el usuario. ¿Basta tan solo con introducir nuevas herramientas tecnológicas al discurso narrativo? No. Debemos intentar adentrarnos en cuál es la narrativa que vamos a emplear, innovar en el acercamiento que hacemos al tema y al usuario y, lo más importante, definir qué papel va a jugar el usuario en nuestro contenido. Hasta ahora lo máximo que le pedíamos al usuario es que nos escuchara y estuviera abierto de mente para entender nuestra historia. Ahora, nuestra exigencia es mucho mayor. Le pedimos al usuario que interactúe, que participe, que transforme la historia que le estamos contando, porque él es parte de ella. Entonces, ¿las nuevas narrativas requieren replantear la forma de obtener los datos, o se obtienen de forma tradicional y sólo cambia la forma de presentarlos? El periodismo es periodismo, lo cuentes desde una nueva narrativa o lo cuentes desde una narrativa tradicional. Periodismo significa contar qué está pasando, y la nueva narrativa afecta a la forma en la que lo contamos. Ahí es muy importante que aprovechemos las nuevas tecnologías, las nuevas experiencias y, sobre todo, sintonicemos con las necesidades que el usuario va construyéndose poco a poco. El periodismo de servicio, que antiguamente en las redacciones sonaba poco atractivo, es lo que radicalmente va a hacer ahora que cambies la vida de los usuarios. Por ejemplo, no estamos hablando del tráfico, sino del tráfico para ti. Innovar no significa hacer algo chulo o algo diferente. Innovar significa solventar problemas a los usuarios.

¿Cómo se consigue centrar la atención en lo veraz y no desorientar al usuario con la forma en que se presenta el mensaje? ¿Dónde está la línea que separa un juego de una información gamificada? Es verdad que cuando hablamos de nuevas narrativas pensamos en muchas ocasiones que es probable que quien consuma ese contenido se pueda llevar la sensación de que estamos frivolizando con la información, pero la relación que existe entre los medios de comunicación y el público ha cambiado, y el consumo de los contenidos también. El periodismo está cada vez más cercano al entretenimiento, y no sólo en los medios digitales sino también en los medios audiovisuales. Por un lado, el periodista tiene que seguir haciendo su trabajo, recabando las mismas fuentes, buscando esa información rigurosa, solvente, de profundidad. Pero tenemos que pensar cómo se la vamos a hacer llegar a un usuario que está cansado de escuchar casi siempre las mismas historias. Por otro, tenemos que intentar hacer la información accesible, porque por muy profunda que sea una investigación, no tendrá ningún tipo de éxito si la persona a la que se dirige deja de escucharte porque no te entiende. Entonces, hay que intentar buscar ese equilibrio entre el periodismo profundo y riguroso y la forma en la que el usuario se acerca a él, para conseguir que el consumo sea mucho más activo y que se vean realmente afectados por la información. En ese sentido, ¿en qué innova RTVE Lab? El Lab nació en junio de 2011 como un intento por parte de la dirección de RTVE digital de mostrar nuevas formas de contar las historias de siempre. Lo que hacemos es intentar cambiar radicalmente la forma de producir. Hasta ahora lo habitual ha sido que primero tenía la idea el periodista, luego se la pasaba al diseñador o el realizador para que la aderezaran y finalmente se convertía en un producto después de pasar por el desarrollador. En el Lab fragmentamos esta estructura y ponemos a trabajar juntos a periodistas, diseñadores, desarrolladores y realizadores para que todos participen desde el origen de la idea y piensen de una forma conjunta en qué pueden aportar a la forma de contar esa historia. Antes llegar a esa nueva forma de producir, ¿cómo deciden qué temas tratar? La forma en la que seleccionamos los contenidos es muy diversa. Podemos recibir encargos de nuestros jefes, pero también tenemos la suerte de trabajar en un de-

REPORTEROS EN EL CAMPUS

30


Miriam Hernanz

“El periodismo es periodismo, lo cuentes desde una nueva narrativa o desde una tradicional”

partamento en el que podemos poner nuestras pasiones sobre la mesa y hacer que todo el mundo se enamore de las mismas cosas que nos enamoran a nosotros. Por eso hacemos contenidos tan diversos, desde los que siempre ha cubierto RTVE como los SanFermines o Eurovisión, hasta temas que habitualmente no están en la agenda de otros medios como arte urbano o arquitectura, a los que dedicamos tanto esfuerzo o más que a los tradicionales. Por lo que dice, podemos sintetizar que la innovación periodística no es solo multimedia, sino que reconecta con los usuarios, que han dejado de tener interés. ¿Cree que si le preguntásemos a los alumnos de la UMH que es un webdoc lo sabrían? ¿Hemos conseguido conectar realmente con ese público? Las nuevas narrativas van teniendo un asentamiento paulatino en la sociedad. Es probable que si a día de hoy voy a una facultad de periodismo y digo webdoc la gente siga pensando en un documento web, y no en un documental para internet. Pero lo mismo pasaba hace unos años cuando hablábamos de periodismo de datos. Hay que dar tiempo a los usuarios y a los autores, que aún estamos definiendo esos géneros que están creciendo poco a poco. ¿Innovar es tan solo cosa de Internet? La innovación pasa por las nuevas narrativas, las pensemos para medios más tradicionales como televisión o radio o las pensemos para la tecnología aplicada como puede ser un webdoc. La GlamCam, una cámara que graba en súper lento que ha sido utilizada en los últimos premios Goya, hace que la experiencia que tengas de una alfombra roja sea absolutamente diferente cuando es un consumo que se realiza por un medio no interactivo como es la televisión. O sea que la innovación no pasa siempre porque sea digital o porque sea participativa, pasa porque ayudándonos de la tecnología hagamos un enfoque diferente a los temas de siempre.

Un periodista que acaba de graduarse y que desea emprender individualmente un proyecto multimedia de esta categoría o similar, ¿puede hacerlo sin saber programación o diseño gráfico? Muchos periodistas salen de las facultades lamentándose de que no tienen conocimientos o habilidades sobre diseño o desarrollo, pero no pasa nada. No hace falta saber programar. Lo que tiene que hacer el periodista es saber detectar las historias y saber contarlas, y después conocer que esas herramientas tecnológicas existen. No seremos mejores periodistas digitales porque sepamos escribir código, sino que seremos mejores periodistas cuando detectemos que hay formas para contar las historias y nos aliemos con los profesionales que nos pueden ayudar a hacer crecer la experiencia de los usuarios. Lo más importante es que hemos dejado de crear contenidos para empezar a crear experiencias. Y nos lo tenemos que creer como contadores de historias. Tenemos que afectar a la vida de la gente para que lleguemos a ser útiles en esta sociedad. La crisis ha llevado de una época de cierto inmovilismo en la prensa a una en la que cada año aparecen cosas nuevas ¿Esta realidad mediática de constante cambio e innovación tiene caducidad? Yo creo que es como que se han abierto las puertas del dique y que ya no dejamos de necesitar más y más. Esto es porque el usuario está demandando algo nuevo constantemente. La tecnología va por delante de nuestras necesidades y genera necesidades nuevas, por lo que no es que los medios estemos constantemente empujando hacia el avance, sino que es la tecnología la que nos obliga a adaptarnos al uso que nos exige el usuario. Yo creo que esto ha llegado para no parar nunca. Es un poco innato en la condición del ser humano no interponernos límites e intentar ir rebajando todas nuestras marcas personales, desde las deportivas a las profesionales.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

31


EL OBSERVATORIO

NI ÁNGELES NI DEMONIOS

L

a Asociación de Periodistas de Elche se constituyó en octubre de 2015 tras varios meses de intenso debate, arduo trabajo interno y después de años de sentimientos encontrados respecto al asociacionismo y el periodismo. Nuestra profesión, el periodismo, se percibe desde fuera a través de dos perspectivas dicotómicas. Por un lado, mantenemos un halo aventurero, bohemio, próximo a Jack London y sus correrías como corresponsal en Alaska, narradas en los emergentes diarios de Hearst; y por otro, convivimos con la imagen de "enterados", "vendidos", "manipuladores" y todos aquellos adjetivos peyorativos relacionados con la venta de nuestro trabajo al mejor postor y la escasa rigurosidad de nuestros escritos. Existen periodistas que efectivamente se pueden encasillar en esos estereotipos, (como en todas las profesiones), pero la mayoría somos personas corrientes, con una vocación común, observar la realidad y contarla. Sin embargo, hemos sido siempre muy individualistas y ello, junto a las características propias de la profesión, nos ha llevado a trabajar en solitario muy a menudo. Pero el trabajo individual no significa que no podamos unirnos para abordar otros aspectos de nuestro desempeño profesional, más allá de las exclusivas o las fuentes propias, que nos son comunes y en los que la unidad nos daría fuerza. Las asociaciones ciudadanas no son más que agrupaciones de personas con objetivos e intereses comunes que se articulan en grupo para aunar esfuerzos y mejorar así su capacidad de buscar esos fines compartidos. Son organismos imprescindibles para la participación en la vida pública y conforman un entramado que facilita la interlocución con los agentes sociales, los poderes públicos y las instituciones. Desde el punto de vista interno, además, contribuyen a mejorar la formación, compartir recursos, anticipar estrategias, crear sinergias y desarrollar iniciativas compartidas. Las agrupaciones de periodistas surgieron hace más de un siglo pero siempre se han mantenido en un punto de debate y competencia interna que las ha debilitado, frente a otras profesiones donde el corporativismo y el bien común ha primado sobre todo lo demás. En la actualidad, nuestra controversia se suele centrar en la forma de organizarnos; colegios profesionales, sindicatos, asociaciones y, también, una vez se formalizaron los estudios de comunicación y periodismo, en quién es periodista o quién puede ejercer el periodismo y quién no. Así comenzó también el germen de la Asociación de Periodistas de Elche. Estuvimos mucho tiempo perdidos en ese dilema que ahora reconsidero y descubro que no era tan importante.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

32


Creo que debemos asociarnos sí o sí, pero la prioridad de las asociaciones debe ser el periodista como profesional. Hay que avanzar en aspectos claves en la actualidad, en nuestro día a día. Pongo algunos ejemplos; debemos asociarnos, unirnos, colegiarnos, sindicarnos, ¡llamadlo como queráis!, para luchar por mejorar nuestras condiciones laborales, dignificar nuestro trabajo, incentivar la formación universitaria y continua, fomentar el apoyo mutuo, facilitar la posibilidad de compartir experiencias, crear sinergias entre los periodistas más jóvenes con nuevas ideas y herramientas y los que llevan ya varias décadas en la profesión con experiencia y perspectiva, y también, generar la posibilidad de que los que tienen más estabilidad laboral y mayor independencia sean la voz que reivindique por los que no pueden. Podría incluir en esta relación varios folios, las batallas cotidianas dan para mucho. Uno de nuestros principales lastres es que, en muchas ocasiones, confundimos las empresas periodísticas con los profesionales del periodismo, con las personas. Una es médica, profesora o electricista, y lo es trabaje en una empresa u otra. Los periodistas a veces olvidamos eso, y la sociedad también. Si no luchamos por lo nuestro, por el oficio, nadie lo va a hacer por nosotros. El periodismo es imprescindible en un Estado de derecho, nuestro trabajo es fundamental y lo dice la Constitución. Hay muchos intereses políticos y económicos en juego en este campo pero creo que la mayoría de ocasiones nos dejan fuera del partido. Unidos hacemos equipo y podemos jugar.

Cristina Medina

Periodista de Cadena SER y Presidenta de la APE

REPORTEROS EN EL CAMPUS

33


Un proyecto consolidado de colaboraciรณn docente y profesional entre el Observatorio Ocupacional, la Titulaciรณn de Periodismo y el Mรกster de Innovaciรณn en Periodismo

XX JORNADAS


DEenEMPLEO Periodismo


Editor de Eslang y miembro del Lab de Vocento

CRISTIAN

BUADES “Sed una esponja, todo

lo que podáis absorber os va a ayudar como profesionales” Por Majo Montalvo


Crónica

“Hay que encontrar la línea entre lo que es noticia y lo que no. Por mucho que la gente vea vídeos virales, no puedes centrarte solo en eso”

H

ola, me llamo Cristian, tengo 28 años y dos hijos”. Así comienza Cristian Buades (Alicante, 1988), graduado en periodismo por la UMH (2012), su ponencia en las Jornadas de Empleo de la Universidad Miguel Hernández. Tras las risas y comentarios de la audiencia del Edificio Atzavares, Buades se apresura a asegurar que su afirmación se trata de un “recurso que se usa en el Periodismo para llamar la atención y que el usuario en vuestro caso, se quede y lea”. Primer objetivo conseguido. Sin embargo, no era del todo falsa su presentación, ya que ha visto nacer y crecer a dos medios: Eslang y Gonzoo. “Si algo tienen en común Gonzoo y Eslang es un público joven, con un target de 18 a 25 años. También las audiencias de nicho y un contacto con la gente de tú a tú, para eso es muy importante la presencia en redes sociales”, asegura Buades. Si algo caracteriza a Cristian Buades es su pasión por el Periodismo digital, la viralidad y el fenómeno de las redes sociales. Buades afirma que para que la información llegue a todo tipo de audiencias, en la era tecnológica es tan importante el continente como el contenido. La forma en la que se presenta una noticia es crucial a la hora de que un lector decida leer más allá del titular. “En mi mesa de escritorio tengo dos pantallas, una con redes sociales y la con contenidos. Mi trabajo se centra en analítica web, cómo medir la audiencia, qué fue lo más visto, lo más compartido, lo que más comentarios tuvo…”, comenta. Además, en la creación de sus dos proyectos también tuvo que plantearse qué diseño sería más llamativo para los usuarios o qué color de fondo elegir. Y es que el trabajo del periodista del siglo XXI ya no se reduce a escribir textos, ahora tiene que saber manejar las redes sociales, diseño web o edición. A pesar de que las luchas por conseguir el mayor número de visitas están a la orden del día en la plataforma digital, no todo vale para ganar “clicks”. “Hay que intentar encontrar esa línea entre lo que es noticia y lo que no tanto. Por mucho que la gente vea los vídeos virales, no puedes cen-

trarte solo en eso”, señala. Buades recomiendo huir del famoso “clickbait”. Como su nombre indica, hace referencia al contenido basura de Internet, la publicidad engañosa de la era digital. Aunque, el “clickbait” también puede ser usado por el lado luminoso de la Fuerza: “titulares tipo “Los 10 lugares más bonitos, el número 7 te sorprenderá”. Eso es basura. Pero, luego hay otros recursos, como listados, eso, si se les da un tratamiento más serio y más informativo es un formato muy válido porque filtra un contenido y lo presenta de una forma más bonita”. Uno de los temas más candentes en el fenómeno “viral” son los denominados “Youtubers”. La palabra de El Rubius o Wismichu es escuchada por millones de jóvenes –y no tan jóvenes- en todo el mundo, y un tuit suyo puede tener incluso una repercusión a nivel mediático. “A los medios les están quitando mucho protagonismo. Hay veces que, curiosamente un Youtuber ha hecho el trabajo de un periodista”. El único camino posible es el de una convivencia pacífica entre influencers y medios de comunicación, y es justamente con esta baza con la que ha jugado Buades en Eslang, donde entrevista a personalidades como el polémico Dalas Review. “Se están convirtiendo en líderes de opinión porque al final un “Youtuber” es su propia marca”, afirma. El periodismo está en constante renovación y es la obligación de los nuevos profesionales de la información adaptarse a los nuevos tiempos. Apuesta por un periodista que “se recicle” constantemente y con hambre de aprender y renovarse. “Yo empecé a hacer prácticas en radio, seguí en redes sociales y ahora estoy haciendo analítica multimedia, marketing…”, comenta Buades, que también destaca la necesidad de ser humildes. “Sed una esponja, todo lo que podáis absorber os va a ayudar como profesionales”, señala de manera contundente ante un aula repleta de futuros informadores. El periodista tiene que priorizar el contenido por encima de su propio ego, y asumir que, las estrellas de cine solo tienen cabida en Hollywood.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

38


Cristian Buades durante su ponencia en Atzavares

REPORTEROS EN EL CAMPUS

39


Reportero freelance, colaborador en Ctxt y Yorokobu

ESTEBAN

ORDÓÑEZ “Si caes en los tópicos

acabas pariendo textos sin relieve” Por Luisa Bernal

S “

oy freelance, autónomo, mendigo del periodismo”, así se presenta Esteban Ordóñez (Alicante, 1988) en las Jornadas de Empleo. Graduado por la Universidad Miguel Hernández (UMH), el reportero se define por su talento innato para dar con la palabra idónea en cada momento. Actualmente, se ha establecido en dos medios que representan el cambio en el panorama informativo español: Ctxt y Yorokobu. En ellos, realiza dos modelos de periodismo muy distantes entre sí que, no obstante, dan cuenta de su versatilidad.

“Durante un tiempo fui el ‘rojillo’ preferido del Partido Popular”, comenta con humor. Su trabajo ha generado controversia, en especial, los “Perfiles” que realiza para Ctxt, artículos que invitan a la reflexión y a la reacción por partes iguales. Al mismo tiempo, dan cuenta de la precisión de su mirada crítica. Con un marcado estilo personal, Ordóñez logra desmontar a los protagonistas de la actualidad. Personajes tan variopintos como Penélope Cruz, Cristiano Ronaldo o Donald Trump han pasado por su objetivo –y no siempre han salido bien parados -.


Crónica

“Al final, la realidad es una simple recreación. Pero si miras debajo, encuentras las historias que sí merece la pena contar”

“Camina por la televisión con esos andares de semental con privilegios que se les pone a los toros indultados”, escribía el reportero sobre el polémico Bertín Osborne. Ordóñez domina a la perfección la técnica de este género tan antiguo: la caricatura literaria. Antes, Quevedo, Galdós o Marsé ya jugaban a retratar a sus contemporáneos a través de una conjugación de sus características físicas y psicológicas; todo ello, con pinceladas de sátira y burla. Sin embargo, el periodista asegura que no todo el mundo llega a entender el objetivo de este género. Lejos de ser un simple ensañamiento, Ordóñez considera que este tipo de relatos son necesarios para humanizar a esos personajes que parecen intocables. “Normalmente, cuando hablamos de un personaje público lo que recreamos es un ente, un ser sin matices. A través de estos artículos lo que se pretende es acercarlos a la gente”, explica. Este periodismo de observación crítica ha encontrado su lugar en Ctxt, un joven medio que apuesta por la “simbiosis” del análisis periodístico y la pasión por la actualidad. La revista fue fundada en 2015 por periodistas que habían sido “víctimas” de la crisis de los medios tradicionales. Pero, lejos de “encerrarse en un caparazón nostálgico”, crearon un medio en el que también se tienen en cuenta nuevas voces como la de Ordóñez. “Lo que me enamoró de Ctxt es el cuidado al detalle de los artículos”, confiesa. El periodista también colabora con la revista cubriendo la trama Gürtel, pero desde una perspectiva distinta. Su crónica no es informativa, sino que se basa en relatar el “espectáculo humano”. “Hay dos formas de cubrir la Gürtel: dentro del juicio o desde la sala de prensa. Si estás en la sala solo puedes ver lo que desde realización te muestran. Mientras, en el juicio ves cómo actúan los abogados, los fiscales, los cuchicheos de unos y otros… Estás en el meollo”, manifiesta. Sus vivencias como freelance le han hecho comprobar que el periodismo consiste en estar en los sitios. “Si pierdes el

contacto con la calle, tan solo ves la superficie de la realidad”, afirma. Y es que Ordóñez está convencido de que “hay que evocar la corriente de ficción que fluye bajo el torrente de la realidad”, tal y como sentenció Gay Talese. “Como dice Salcedo Ramos, para desmentir la realidad hay que guiñarle un ojo. La realidad está llena de subjetividades que se han ido acumulando, que han ido creando discurso, que han ido simplificándolo todo. Al final, la realidad es una recreación. Pero si miras debajo, encuentras las historias que sí merece la pena contar”, afirma. Un concepto muy diferente de periodismo es el de Yorokobu, que “engaña al lector” con artículos de profundidad periodística disfrazados de contenido viral. “Ofrecemos a la audiencia una pieza en apariencia frívola, pero cuando hacen click se dan cuenta de que se trata de un periodismo serio y contrastado”, comenta. Por otro lado, la rigurosa elección de las palabras es una constante en sus textos. “Para mí es fundamental no caer en los tópicos, porque así acabas pariendo textos sin relieve, que no cuentan nada más allá de las declaraciones”, señala. Por este motivo, el reportero recomienda “entrenar la mirada”. Él mismo lo practicaba en su etapa como estudiante cuando paseaba por las calles de Alicante escribiendo crónicas sobre los actos más cotidianos. En esta misma línea, destaca la importancia de leer sin parar para desarrollar un bagaje lingüístico. “Hay que comerse los libros, subrayarlos, maltratarlos, porque de ahí es de donde extraemos las herramientas que vamos a usar para ofrecer algo novedoso”, defiende. Ordóñez reconoce que llegó al reporterismo freelance por “pura desorientación”. Sin embargo, asegura que la libertad de elección es una gran ventaja en su trabajo. Esta independencia le ha permitido desarrollar una gran capacidad para la observación que, unida a su peculiar forma de describir la realidad, le ha otorgado al cronista una voz periodística propia.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

42


Esteban Ordóñez durante su ponencia ‘La supervivencia de un freelance’ en las Jornadas de Empleo

REPORTEROS EN EL CAMPUS

43


Delegada del Diario Información en Elche

maría pomares “Los periodistas nos tenemos que unir para hacer frente a la precariedad” Por Álvaro Muñoz


Crónica

“Lo primero que le digo a alguien nuevo que entra en la redacción es que aquí no copiamos y pegamos notas de prensa”

M

aría Pomares, delegada del Información en Elche, participó en las Jornadas de Empleo en Periodismo para explicar cómo funciona el periodismo local en la provincia de Alicante. Su periódico es líder de la provincia aunque, según afirma Pomares, las cifras han bajado. “No son las de hace años atrás, pero nos seguimos manteniendo en unos niveles óptimos”, afirma. Con una media de doscientos mil lectores de media diarios, es decir, un 63% de la cuota de mercado, sigue siendo el medio local de referencia. Para Pomares, el principal reto que deben afrontar los medios impresos es la convergencia del papel a la web. “Este proceso no se puede hacer de la noche a la mañana”, afirma la periodista. Pero lo que más preocupa a los medios es la rentabilidad de la web, algo que tal y como cuenta la delegada del diario Información en Elche es uno de los grandes rompecabezas. “Nos está costando sacar beneficio por medio de la página web”, comenta. Gracias a las redes sociales el diario Información obtiene más de un tercio de los lectores, en concreto, a través de Facebook. Por tanto, es importante impulsar su actividad, porque además son un espacio favorable para la interacción con los usuarios, como señala la periodista. Otro de los principales retos que tienen que asumir la mayoría de medios locales es recuperar la confianza de la gente. “Durante mucho tiempo hemos dejado de escuchar al pueblo para escuchar a la autoridad. Hemos actuado más como portavoces del poder que como portavoces de la calle”, recalca Pomares. Este asunto en el cual hace hincapié la ponente se debe a las críticas que se suelen verter hacía los medios que realizan el llamado “corta y pega” de las notas de prensa que les llegan desde las fuentes institucionales. Ante este tema, la periodista es tajante: “lo primero que le digo a alguien que entra en la redacción es que

nosotros no copiamos y pegamos notas de prensa”. Con respecto a la situación que atraviesan muchos periodistas recién titulados, Pomares señala: “los periodistas nos tenemos que unir para hacer frente a esta precariedad, tanto desde las universidades como desde los medios.” Ante la pregunta de un alumno acerca la utilización de estudiantes con contratos de prácticas para realizar labores propias de un periodista en plantilla, Pomares contesta: “no podemos aceptar que la gente trabaje gratis. Incluso las practicas también deben ser remuneradas.” Durante el coloquio con los alumnos de Periodismo Pomares no ha dudado en responder preguntas acerca de las supuestas presiones que reciben los medios por parte de anunciantes, instituciones o gabinetes de prensa. “Se han olvidado que su función es facilitarnos la información, no dictarla” apunta, refiriéndose a estos últimos. Ante la pregunta de una alumna sobre qué se debe hacer si esto ocurre, la informadora señala: “Para no caer ante estas presiones es fundamental el apoyo de tus superiores”. La periodista finaliza la ponencia haciendo un pequeño homenaje a dos medios locales de la provincia de Alicante que se han visto obligados a cerrar. Por un lado, el periódico La Verdad, propiedad del grupo Vocento, que ha eliminado las ediciones de Elche y Alicante. Y por otro lado El Taladro, un joven medio digital centrado en la información de Elche, en el cual trabajaban varios antiguos alumnos de Periodismo UMH. “El cierre de estos dos medios es una muestra de la difícil situación que atraviesa el periodismo local, y está en la mano de todos cambiarla” defendió Pomares. De esta manera lanzando un mensaje de apoyo para todos aquellos medios que atraviesan una difícil situación la periodista María Pomares ha concluido su conferencia en las XX Jornadas de Empleo en Periodismo.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

46


María Pomares defendió el papel de la prensa local en el periodismo

REPORTEROS EN EL CAMPUS

47


Noa De la Torre y Pedro Valero, representantes de la Unió de Periodistes Valencians

UNIÓ DE PERIODISTES

VALENCIANs “El jefe de cualquier medio también fue becario antes de ser lo que hoy es” Por Jesús Lucerón


Crónica

“Estáis aquí porque os gusta escribir. Si no os gusta un tema que tenéis que tratar va a ser duro, pero si no sabéis escribir va a ser una tortura”

N

oa De la Torre (Valencia, 1984), periodista de El Mundo y presidenta de la Unió de Periodistes Valencians, asistió a la última Jornada de Empleo dedicada al Grado en Periodismo junto con Pedro Valero (Valencia, 1988), periodista de Levante-EMV e impulsor de la revista Ferida. Aprovecharon este coloquio con los estudiantes de Periodismo UMH para transmitir un esperanzador mensaje ante la pregunta que ronda en la cabeza de todos los estudiantes de Periodismo durante los últimos años: ¿Hay trabajo en los medios de comunicación? En la conferencia, moderada por el profesor de Periodismo UMH, Miguel Carvajal, los dos periodistas profundizaron en el ámbito de las nuevas narrativas aplicadas al periodismo y en la necesidad de darse a conocer en redes sociales que tiene un profesional de la información. También resaltaron la labor que realiza la UPV para mantener en contacto a estudiantes de periodismo y graduados. Pedro Valero inició su ponencia con una afirmación: “Al terminar la carrera a todos os quedará una asignatura pendiente, la de la gente que os dirá que no vais a tener trabajo y que cambiéis de carrera”. Esta es una asignatura que Valero aseguró que hay que aprobar y, además mencionó que a día de hoy en los medios de comunicación hay más trabajo que nunca, lo que no hay es empleo. Los medios están en constante cambio y una de las alternativas para seguir funcionando es la reinvención. Valero, junto a cuatro compañeros, hace tan solo unos meses decidió poner en marcha un nuevo proyecto periodístico llamado Ferida, una revista destinada exclusivamente a la Pilota Valenciana. El periodista detectó que en la Comunidad Valenciana la Pilota era un deporte con mucho potencial e historia pero que no existía ningún medio de comunicación destinado a ello. Por su parte, la redactora de El Mundo, Noa de la Torre, mencionó lo afortunada que se considera al empezar a trabajar para este medio en el año 2007, justo al terminar sus

estudios; su contrato fue uno de los últimos firmados antes de la gran crisis del sector. Aseguró también que, a pesar de contar con tantos años de experiencia en medios, quiso recurrir a su “plan B”: cursar el Master en Innovación que ofrece la UMH, debido a la necesidad que tiene el periodista de renovarse constantemente. “Si eres una persona multimedia y además sabes de periodismo eres perfecto para cualquier medio de comunicación”, mantuvo la periodista. También destacó la ventaja que poseen los nuevos periodistas en cuanto a los veteranos, debido a las nuevas capacidades que ofrece la sociedad red. La figura periodística ha evolucionado de manera que si en la década de los 80 se puso de moda el periodista todoterreno y en los años 90 el periodista especializado, ahora se exige al profesional ser ambos. De la Torre también resaltó que para conseguir un buen trabajo informativo hay que escribir correctamente. Los medios con faltas de ortografía aportan una imagen muy negativa: “Yo no voy a contratar nunca a una persona sin haber leído algo suyo antes”. Pedro Valero tampoco se mantuvo al margen: “Estáis aquí porque os gusta escribir. Si no os gusta un tema que tenéis que tratar va a ser duro, pero si no sabéis escribir va a ser una tortura”. Además, De la Torre, como directora de la Unió de Periodistes Valencians, recordó la importancia que tienen los contactos en el sector y aseguró que desde su formación como periodista siempre había intentado darse a conocer para crear su propia agenda. “Nosotros organizamos jornadas para que los estudiantes de periodismo tengan acceso a los periodistas que están trabajando”, señaló. Mantenerse activos, saber empezar un buen reportaje y hacerse visible en redes son algunas de las claves que Noa De la Torre y Pedro Valero recomiendan a los estudiantes para abrirse paso en el mundo de la información. De esta manera, Valero quiso concluir su coloquio en la jornada con un apunte: “Os digo que creáis en el trabajo”.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

50


Pedro Valero y Noa de la Torre durante su ponencia en las Jornadas de Empleo REPORTEROS EN EL CAMPUS

51


Editor de medios sociales de El Confidencial

José manuel

rodríguez “Tenéis que acostumbraros a amar el cambio” Por Víctor Martínez

J

osé Manuel Rodríguez (San Sebastián, 1978) comenzó su carrera periodística en su ciudad natal, después de graduarse en el año 2000 en la Universidad del País Vasco. Su primer puesto fue en la empresa de comunicación Arista, dónde comenzó redactando noticias sobre competiciones de motor para la web de Repsol. Más tarde, fue el encargado de gestionar el portal de Patrocinio Deportivo para medios de comunicación, y también como creativo y arquitecto de la información. Sin embargo, su ambición personal le llevó a trasladarse a Madrid en 2009.

Después de tener diversas entrevistas con diferentes medios de la capital, Rodríguez consiguió un puesto como coordinador de medios sociales en lainformación.com. Tras una estancia de dos años en el proyecto liderado por Mario Tascón, José Manuel Rodríguez decidió establecerse como autónomo para poder dedicarse a algunos proyectos personales, hasta que en 2013 llamó la atención de Álvaro Rigal, que le ofreció el puesto de editor de medios sociales de El Confidencial. Además, el donostiarra ha creado este último año su propio podcast, “Periodismo para gatos”.


Crónica

“Tenéis que pensar lo que le diríais a la persona que os puede contratar para vuestro trabajo soñado para convencerla de que sois el profesional idóneo”

Rodríguez fue el encargado de cerrar la edición de 2017 de las Jornadas de Empleo en Periodismo. La conferencia del periodista vasco sirvió - según sus propias palabras - para dar a los futuros periodistas unas pautas acerca de cuáles son las mejores prácticas de cara a hacerse un hueco en una redacción en el futuro próximo. “Cada uno de vosotros tiene una potencialidad concreta. Primero tenéis que descubrirla, y después trabajarla, mejorarla y ampliarla. Lo segundo, pensar en qué lugar desarrollarla”, asegura Rodríguez a los alumnos. El periodista de El Confidencial recomienda a los futuros profesionales que piensen dónde les gustaría trabajar, y después se paren a pensar en qué le dirían a la persona que les puede contratar para ese trabajo para convencerla de que son el profesional adecuado. “Tenéis que tener clara una ecuación. Para entrar a un medio hay dos posibilidades, resolver un problema o crear una oportunidad”, sentencia. Además, afirma que cuando se contrata a un periodista no es por lo que sabe en ese momento, sino por la perspectiva de lo que puede ser o aportar en el futuro. Rodríguez continuó su ponencia dando cinco consejos a los alumnos. En primer lugar, el periodista donostiarra afirma que graduarse es solo el primer paso de un largo camino. Siendo solo periodista no se va a ningún lado, sino que a la capacidad de ser buenos haciendo algún tipo de información hay que añadirle otras habilidades como puede ser el diseño, la edición de vídeo, programación... “El ‘además’ es lo más importante”, sentencia. En segundo lugar, hay que acostumbrarse al cambio. “Las cosas no están cambiando para pasar de una forma a otra, sino que el cambio es la realidad permanente”, asegura. Ante esta tesitura, Rodríguez recomienda ‘amar’ el cambio. “Esa metamorfosis constante significa que siempre vas a ser mejor, y eso es una motivación extra”, apostilla. En tercer lugar, la autoevaluación y la observación permanente es importante. El periodista debe de ser crítico consigo mismo y tener presente que los requisitos y las

necesidades van cambiando. “Debéis reflexionar sobre qué es lo que os interesa entre todas las posibilidades que existen”, asegura el periodista de El confidencial. En cuarto lugar, la diferencia es una estrategia de supervivencia. Los nuevos periodistas deben ofrecer algo distinto a los demás. “Tenéis que plantearos de qué forma podéis mejorar y completar el perfil que sois hoy en día para convertiros en alguien que no sea fácilmente asimilable a otros”, comenta Rodríguez. Por último, el profesional afirma que ser proactivo es una ventaja competitiva. Los nuevos periodistas no deben simplemente mandar el currículum y esperar, sino que hay que ser activo. “Alguien que simplemente se presenta en una redacción para ofrecerse a los jefes ya está haciendo algo diferente a los demás”, afirma. Teniendo en cuenta estas recomendaciones, el editor de medios sociales de El confidencial asegura que los nuevos graduados deben hacer un estudio personal para descubrir dónde está su oportunidad de empleo. Dicho estudio debe considerar tres aspectos: lo que más te gusta hacer, lo que mejor haces, y lo que el mercado demanda. “Lo que más le gusta hacer a cada uno es aquello en lo que más a gusto se siente, y por tanto es lo que es más probable que acabe haciendo bien”, afirma. Tras descubrir tu pasión, el segundo paso es encontrar lo que mejor haces. “Hay que hacer un análisis frío de cada uno para saber en qué somos buenos”, asegura. Y, por último, hay que conocer lo que el mercado demanda. “Tengo una noticia para todos vosotros: el sector en el que vais a desembarcar es muy extraño, porque es un sector en el que determinados perfiles sobran, pero otros escasean”, señala Rodríguez. En la intersección entre estos tres aspectos está la oportunidad ideal para cada periodista, según el periodista vasco. Como último consejo, Rodríguez afirma que hay que desarrollar la marca personal. “No basta con ser bueno en algo, los demás tienen que saber que lo sois. Tenéis que demostrar lo que hacéis”, sentencia el donostiarra.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

54


José Manuel Rodríguez clausuró las Jornadas de Empleo en Periodismo / Foto cedida por el Observatorio UMH

REPORTEROS EN EL CAMPUS

55


REPORTEROS EN EL CAMPUS

56


REPORTEROS EN EL CAMPUS

57


Representantes del Servicio Ocupacional presentaron el programa Alumni antes del comienzo de las Jornadas

Los alumnos se mostraron atentos e interesados por las ponencias

REPORTEROS EN EL CAMPUS

58


UN FUTURO INCIERTO

U

na de las principales inquietudes de los jóvenes recién graduados en Periodismo es la de encontrar un trabajo. No se preocupan por que este esté mejor o peor remunerado, simplemente se conforman con tener esa “suerte” de encontrar un empleo de aquello que han estudiado. Triste, pero esta es la realidad que tienen que afrontar los más de 2.000 licenciados en Periodismo cada año al salir de la universidad. Por este motivo los jóvenes recién licenciados aceptan entrar en cualquier medio a cambio de un salario que les permita pagar sus gastos, a veces incluso de forma gratuita, y poder trabajar como periodista para seguir adquiriendo experiencia hasta que llegue ese ansiado momento en el que el medio decida hacerle un contrato. A veces este esperado acontecimiento se demora más de la cuenta ya que lo único que quiere esa empresa es aprovecharse de jóvenes con ganas de trabajar y aprender a dar rienda suelta a su libertad creativa. Hay que poner fin a este abuso, por un lado, las universidades y centros formativos deben apoyar a sus alumnos y exigir a las empresas unas condiciones mínimas para que los estudiantes realicen prácticas. Y por otro lado los mismos alumnos deben negarse a aceptar cualquier propuesta que no sea justa. Pero una cosa está clara, el mercado laboral está atravesando un gran cambio y los periodistas que quieran progresar deberán cambiar con él. Están desapareciendo muchos puestos de trabajo del periodismo tradicional, pero a su vez son también cuantiosos los que están surgiendo. Los periodistas más veteranos que ya se encuentran dentro del mercado deberán sumarse al cambio si no quieren quedarse atrás y los nuevos periodistas tendrán que adelantarse si quieren aportar algo nuevo. Por ello, un periodista no debe dejar nunca de aprender su oficio.

Álvaro Muñoz

REPORTEROS EN EL CAMPUS

59


IGNACIO

ESCOLAR La independencia de los medios

Por Álvaro Muñoz, Majo Montalvo y Luisa Bernal


Foto cedida por el Servicio de Comunicaciรณn del Ayuntamiento de Elche


L

a independencia de los medios de comunicación es, junto a la veracidad, uno de los pilares del ejercicio informativo, pero, ¿hasta qué punto los medios son en la actualidad independientes? Ignacio Escolar, fundador y director de eldiario.es, abordó este tema en una conferencia en el Centro de Congresos de Elche el pasado día 30 de marzo ante más de 250 personas. Escolar centró su conferencia en la importancia de defender la independencia del medio desde un modelo económico saneado. Su diario, que durante este último año ha alcanzado los 20.000 socios, es un ejemplo analizado en varias cabeceras europeas. “El éxito de eldiario.es se debe a que nació en un momento complicado, donde existía la necesidad de un proyecto independiente”, explicó Escolar. El director de eldiario.es recordó que para las empresas periodísticas la independencia es fundamental para no tener que rendir cuentas a nadie. “Si un medio no es rentable por sí mismo y sigue en funcionamiento es porque alguien lo mantiene con algún fin. Casi siempre para poder decidir qué se publica y qué no”, sentencia. Por otro lado, el periodista manifestó que uno de los mayores errores que ha cometido la prensa española en los últimos años es que las grandes cabeceras tradicionales se han pasado del periodismo a las relaciones públicas. “No es la sociedad la que configura la prensa, sino que es la prensa la que configura la opinión pública”, afirmó Escolar. Escolar se dirigió a los más de 50 alumnos de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández parafraseando al director del Washington Post, Martin Baron: “No tengáis miedo, es a vosotros a quien os tienen que temer. Periodismo es pedir cuentas al poder”.


REPORTEROS EN EL CAMPUS

63


Reportero de Cultura y especialista en información cinematográfica de Antena 3

gONZALO DEL PRADO “El éxito de los medios

está en su credibilidad y en saber ser elementos de referencia”

Por Jesús Lucerón y Majo Montalvo


Entrevista

G

onzalo del Prado (Sevilla, 1975) es uno de los rostros más conocidos de los informativos en nuestro país. El periodista terminó la doble licenciatura de Periodismo y Comunicación Audiovisual hace veinte años y consiguió compaginar sus estudios con los primeros trabajos como comunicador. Tras pasar por la radio universitaria de la Universidad de Navarra y por El Periódico de Aragón, comienza a formar parte de la plantilla de Antena 3 Aragón cubriendo el trágico suceso de la riada en el camping de Biescas. Después trabajó para el canal internacional de Antena 3 dentro de la sección de deportes durante dos años. Del Prado nunca había sido un apasionado del deporte, pero lo que sí tenía claro es que trabajar en esta sección sería lo que le hiciese dar el salto para conseguir su sueño, el periodismo cinematográfico. Por su micrófono han pasado numerosas personalidades y es experto en la elaboración de reportajes. Después de haber realizado diversas labores en el sector periodístico, ¿considera que un periodista todoterreno va a realizar una pieza audiovisual de mayor calidad que una realizada por varios periodistas? Cada caso es cada caso, y puede haber periodistas todoterreno muy brillantes, cada vez más por la precariedad de la profesión, es como una tendencia. Por ejemplo, estoy pensando en un compañero mío de profesión, Mikel Ayestarán. Mikel trabaja como corresponsal en Oriente Medio y suele trabajar para Vocento, para ABC, pero también trabaja para ETB y yo creo que él trabaja para sus crónicas simplemente con la ayuda de alguien que le tiene que decir: “toma, aguántame la cámara”. O sea, que él graba, él mete el micro y hace un poco de todo. Y como es un tío brillante, lo hace bien. Está claro que si tú tienes un equipo de cinco personas, muy profesionales; uno que se encargue de grabar, otro que se encargue del sonido y otra que sea el reportero, otro el guionista y otro que se encargue del montaje… si son cinco personas, normalmente, cinco cerebros trabajan mejor que uno. Si no conoces cómo es la labor de los otros no harás tan bien tu trabajo. Yo creo que cuantas más personas estén, el trabajo va a ser mejor. Pero lo más importante es que haya comunicación, que todo el mundo tenga en cuenta el trabajo de los demás para así hacer mejor el suyo. ¿Son las facultades de Periodismo las que realmente crean buenos profesionales de la información? Sí. Siempre digo que los periodistas vamos a un sitio, vemos lo que pasa, lo pasamos por nuestro filtro personal

y lo contamos. En las facultades se nos enriquece, se nos amplía y se nos profundizan esos filtros. Voy a poner un ejemplo muy claro: si tú no sabes ortografía o no sabes escribir, tú puedes ir a un sitio y darte cuenta de lo que pasa, pero luego lo vas a escribir mal. La universidad forma mucho a la persona, y forma esa parte intelectual. Allí aprendes nociones de fotografía, aprendes nociones de montaje, de cómo escribir una crónica… Está claro que luego hay una parte muy importante para el periodista que es el oficio. Siempre digo lo mismo, cuando viene un becario y ve que son las tres y cuarto y aún no has entregado tu pieza, muchas veces te dicen: “a mí es que me daría un ataque al corazón”. Cuando hayas hecho 500 piezas ya me hablas, ¿no? El oficio te hace saber controlar los tiempos. Es como un zapatero, cuando has hecho un zapato, en el primero que haces te cuesta clavar los clavos, te cuesta el empeine ponerlo… cuando llevas hechos 500 zapatos ya pues eres capaz de casi hacer zapatos con los ojos cerrados. Está claro que cuánto más oficio tengas, mejor te saldrá tu trabajo. Esa es una parte que la facultad no te puede suplir, pero sí te puede decir: mira, los mejores materiales para hacer zapatos son el cuero y el terciopelo. Y, mira, tienes que procurar dar los martillazos perpendiculares porque el clavo entrará mejor. Saber las “cinco W” lo aprendí en la facultad, luego cómo se desarrolla es parte del oficio. Te tiene que enriquecer como persona y darte un poco conciencia de periodista. Yo creo que es bueno no dejar de formarse nunca, y yo vengo cada año a la UMH porque es parte de mi formación. Repensar mi oficio, repensar mi profesión es parte de mi trabajo, entonces creo que es bueno no dejar de formarse y estar en contacto con el foro universitario porque es un poco donde se cuecen las cosas y pues donde: “oye, mira, hay unos chavales en la facultad que han hecho un tipo de Informativo” que tú lo ves y dices “qué buena idea”. ¿Qué diferencias existen entre un periodista en la actualidad y uno de hace diez años? Está claro que tiene que tener una faceta tecnológica, tiene que conocer todos los medios o nuevas formas de contar historias. Por ejemplo, hace diez años no existía Snapchat, Instagram o Twitter tal y como lo conocemos ahora. Es bueno que un profesional de la información conozca las nuevas herramientas que hay, no puede decir que “esto de Internet me suena a chino”, “esto de la nube, ¿qué es la nube?”. Aunque hay muchas virtudes que se siguen manteniendo, que son la esencia del periodismo y que nunca se deberían perder: contar historias, saber mirar, saber escuchar y saber contar. Por ejemplo, hace diez años el tema de los idiomas no era tan importante, aunque yo siempre

REPORTEROS EN EL CAMPUS

66


Gonzalo del Prado en un momento de su entrevista con REC REPORTEROS EN EL CAMPUS

67


digo como consejo: “oye, ante la duda, estudiad inglés”. Porque os ampliáis el mercado laboral muchísimo más, y a lo mejor antes era impensable que alguien pudiese trabajar en la BBC en Pakistán y ahora es mucho más fácil. ¿Cree que las redes sociales han desprestigiado el periodismo? Yo no creo que haya desprestigiado el Periodismo. Yo creo que sí que ha hecho que pequemos más en ciertas cosas como el no contrastar noticias, el no acudir a las fuentes directas… a veces se ve como fuentes un tuit: “Mario Vargas Llosa ha muerto”. Antes a lo mejor la noticia llegaba mucho más tarde, y ahora llega mucho más rápido, pero ahora lo que se ha hecho es que caigamos en ciertos vicios que antes no existían. También por la inmediatez, esa lucha de a ver quién da la noticia primero. Y a lo mejor se puede decir “Pepito Pérez ha muerto”, y nadie se ha molestado en contrastarlo, nadie se ha molestado en llamar a su agente, a su representante, a su hermano o a su mujer. Entonces, yo creo que las nuevas redes sociales lo que han hecho es que se caiga en nuevos vicios, que quizás también sean más visibles. Si tu anuncias que no sé quién ha muerto, es más fácil también

que la gente se dé cuenta antes e incluso comente, tuitée, entonces “tu fallo”, será más notable. Nos enfrentamos a un panorama periodístico que está marcado por la postverdad y la desinformación. ¿Piensa que los ciudadanos se preocupan por elaborar una buena dieta informativa? El éxito de los medios depende de varios factores que pueden resumirse su credibilidad y en saber ser elementos de referencia. Los grandes periódicos, ¿cómo mantienen su prestigio? Pues a base de calidad en la información, a base de exclusivas… ¿Que puede haber un ciudadano anónimo que de repente se convierta en un referente mediático? Sí, pero yo creo que lo conseguirá si da buena información, creíble, si la da antes que nadie… Lo que hace que todos los medios sean medios es que las noticias lleguen a todo el mundo y ya no tanto dar la información los primeros Además, cada vez menos gente está dispuesta a pagar por la información, ya que pueden tenerla de manera gratuita en formato digital. ¿Cómo se podría intentar cambiar esta mentalidad en España?

REPORTEROS EN EL CAMPUS

68


Gonzalo del Prado

“Nunca hay que dejar de formarse. Vengo cada año a la UMH porque es parte de mi formación. Repensar mi oficio es parte de mi trabajo”

Si se da un periodismo de calidad yo creo que la gente puede llegar a pagar por los contenidos. Aunque en España cuesta más que en otros países. A mí un tema que me parece preferencial es el del vídeo “on demand”; hace unos años cuando la piratería estaba más instaurada era impensable que Netflix, HBO, Movistar Plus triunfasen. Una buena oferta, si se les pone unos precios razonables, si se conciencia en qué supone la piratería. Netflix ahora está asentada y triunfando. Antes era muy normal que la gente piratease la señal de los partidos de fútbol. Si tú le ofreces al lector, al espectador, una información de calidad a un precio razonable de alguna forma diferenciada, pues puede que se llegue. Aún tardará, pero ahora están los sistemas mixtos, que también tienen cierta exclusiva: si quieres acceder a ver los goles del Madrid pues tiene que ser en determinada página. Y a lo mejor la gente piensa que le merece la pena darse de alta en la página que sea porque puede ver los goles a posteriori. Me sirve de referencia que hace unos años las plataformas de vídeo “on demand” eran más que impensables. Aquí en España todo el mundo piratea, todo el mundo ve películas descargadas de Internet, y aunque sigue habiendo piratería, con esta relación calidad/precio se está consiguiendo. Esta mentalidad también se extrapola al mundo del cine con la piratería y las descargas ilegales. ¿Piensa que la frase “es que el cine es muy caro” es solo una excusa? A la gente le cuesta renunciar a algo que sea gratis. Por un lado, con la piratería hay que ser consciente de todo el daño que hace a la industria, ya que hasta que no despiden a Pepito que es el tío nuestro no te das cuenta de que trabajaba en un cine. Todo el mundo quiere un cine de calidad, pero nadie quiere ir al cine. No creo que el cine sea caro, lo que pasa es que estamos acostumbrados a Pata Negra. Todos queremos ver la película que se acaba de estrenar a tres euros y en pantalla gigante. Se puede ver lógico que si tú quieres ver un gran estreno pagues nueve euros y dentro de unos meses la puedas ver en tu casa, en

tu ordenador. Es como con las series, todos queremos ver las series de HBO ya en el momento en el que se estrenan. No es lo mismo que el cine sea caro si comprar una entrada de nueve euros y eres un tío con un sueldo de 500 euros. Yo sí que creo que la gente tiene muchísimo más acceso a cine que hace unos años. Hace unos años si te gustaba el cine polaco y vivías en Cuenca te podías morir de asco, pero ahora vives en Cuenca, como te descuides te hacen una retrospectiva de cine polaco. Ha entrevistado a grandes personalidades como Clint Eastwood, Tom Cruise o Emma Watson. ¿Qué se necesita para elaborar una buena entrevista? Ahora está todo muy mediatizado, por ejemplo, en el tema del cine, los días de promoción está muy milimetrado el tiempo que tienen. Entonces, a lo mejor dicen: de 11:00 a 13:00 vamos a meter a veinte televisiones. Entonces, se supone que te van a dar a ti seis minutos para la entrevista. ¿Claves? Saber romper el hielo, cómo empatizar… Porque tienes cinco minutos con él y de esos cinco minutos depende todo. Yo siempre pongo un ejemplo: la chica de Fast and Furious, Jordana Brewster. Me acuerdo que en la segunda película, vinieron Paul Walker y ella a España a promocionarla, entonces entré en la entrevista con Jordana y le dije: “Lo primero de todo, creo que la película tiene un fallo de guión muy importante”. Y ella se quedó en plan, ¿qué me estás contando? Y yo le dije: “Sí, que una tía tan espectacular como tú haga de hermana en la ficción de una mala bestia como Vin Diessel”. Entonces la tía se empezó a reir y ya la entrevista fue muy bien. Yo siempre pienso que tengo que hacer una pregunta que me hable de la película, porque en el fondo yo vengo aquí a informar sobre ella. Pero también voy a hablar con Clint Eastwood sobre su carrera, o sobre Almería porque he visto que había una anécdota…. Hay que tener muy claro qué preguntas quieres hacerles, tienes cinco o seis minutos como mucho. Es romper el hielo, saber qué preguntar e ir un poco “a muerte”, como quien dice.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

69


Periodismo y rentabilidad

¿Incompatibles en la era digital? Por Víctor Martínez, Álvaro Muñoz y Luisa Bernal


Matthew G. (CC)


Los medios de comunicación buscan un nuevo modelo de negocio tras la gran crisis que todavía afecta a la industria tradicional

C

ualquier persona en contacto con la realidad periodística sabe que el sector de los medios de comunicación – al menos en su forma más tradicional lleva muchos años sumido en una profunda crisis. No es una novedad que cada año los principales diarios de todos los países del mundo ven reducida su tirada, y que muchos de ellos se ven obligados a disminuir el tamaño de sus redacciones. Por ejemplo, los tres grandes conglomerados de prensa en España Vocento, Prisa y Unidad Editorial – han facturado 14,3 millones de euros menos en este primer trimestre de 2017. En los últimos años, el trending topic entre los profesionales del periodismo ha sido la economía de los medios de comunicación. Internet ha echado por tierra el modelo industrial basado en publicidad, el periodismo de grandes cabeceras que todos los días sacaban a las calles millones de ejemplares, por lo que los esfuerzos se centran ahora en encontrar la nueva forma de sacar rentabilidad a las empresas periodísticas. Sin embargo, los grandes medios no han conseguido todavía encontrar la fórmula. Como bien señala Miquel Pellicer - director de Estrategia y Comunicación del Grupo Lavinia - en un artículo escrito para su blog, la mayoría de ellos han fracasado por intentar replicar en la web el sistema publicitario utilizado en el papel, de forma que se han dedicado a llenar sus webs de anuncios, casi todos de una forma que entorpece la navegación y que molesta a los usuarios. Una de las muchas consecuencias provocadas por esta crisis es que ha surgido en todo el mundo un torrente de creatividad, impulsado por periodistas con talento que se han quedado sin hueco en los grandes grupos de comunicación, ya sea porque han perdido su puesto o bien porque se ven con pocas posibilidades de encontrar uno. La Asociación de la Prensa de Madrid calcula que, desde el inicio de la crisis de 2008, han nacido unos 376 medios de comunicación nuevos solo en España. Estos centenares de medios recién creados han iniciado sus andaduras probando nuevas fórmulas de seguir haciendo periodismo – un oficio que en los tiempos que corren cada vez es más importante, aunque ese sea otro tema – siendo lo suficientemente rentables para, por lo menos, poder remunerar a sus trabajadores. Algunos han tenido éxito, otros han fracasado.


La mayoría de los medios han fracasado en la reconversión digital por intentar replicar en la web el sistema publicitario utilizado en el papel

Lo que prácticamente todos los nuevos proyectos parecen tener claro es que hoy en día es primordial diversificar los ingresos. La publicidad en Internet mueve menores volúmenes económicos que los que se manejaban en el papel, por lo que los nuevos medios deben buscar financiarse por diversas vías a la vez. Una de esas vías - quizá la que más está siendo explotada - es una que no es para nada nueva, sino que lleva mucho tiempo inventada: las suscripciones. Hoy en día los ciudadanos necesitan cada vez más información, pero cada vez dan menor credibilidad a los grandes medios generalistas, ya sean escritos o audiovisuales. Ante esto, muchos proyectos han apostado por la especialización, por encontrar un nicho de mercado, en el que la audiencia es menor en cantidad, pero mayor en calidad. Este tipo de medios siguen lo que se conoce como el modelo de negocio periodístico enfocado, que consiste es hacer un periodismo en el que el medio sigue una agenda propia y en asociar una serie de valores a la marca para conseguir crear una comunidad en la que la audiencia tenga un mayor grado de compromiso y esté dispuestas a pagar por el servicio que el medio les ofrece. Este modelo parece ser el que más éxito está teniendo para realizar periodismo crítico y de transformación social (ya sea centrándose en temas políticos, económicos, deportivos...). Aunque, por supuesto, no es el único que funciona. También existen otros como pueden ser el modelo de tipo plataforma, el de tipo viral o el de curación – por nombrar algunos de ellos -. En cualquier caso, lo que funciona para algunos medios puede no hacerlo para otros. Como bien comenta Miguel Carvajal, profesor de periodismo de la Universidad Miguel Hernández (UMH) en un artículo escrito para el blog del Máster de Innovación en Periodismo, existen múltiples alternativas ya que hay múltiples combinaciones posibles de elementos comunes. El concepto de modelo de negocio no es algo cerrado e inmóvil, por lo que lo más útil es analizar las tendencias y los casos. Por ello, vamos a analizar algunos medios que han visitado la Universidad Miguel Hernández durante este último año.


Corría el año 2006, y en diversas ciudades europeas se sucedían las manifestaciones anti-globalización. En ese momento, un grupo de activistas de diferentes movimientos sociales de contrainformación y comunicación popular catalanes deciden sumar esfuerzos y crear una publicación conjunta. El objetivo inicial era, según recogen en su web, ser un semanario pensado, dirigido y sustentado desde los movimientos sociales y para los movimientos sociales, ya que durante esa última década habían crecido tanto a escala mundial como en la sociedad catalana. Diez años después la Directa ha ido creciendo entre los medios de Catalunya y se ha ido extendiendo a otras zonas con la creación de núcleos de trabajo. Desde su origen, el proyecto se ha ido profesionalizando cada vez más, siempre defendiendo un modelo periodístico que de voz a los invisibilizados por el discurso hegemónico. En 2016, la Di-

recta dio un importante paso para la consolidación del proyecto, dejando de ser una organización sin ánimo de lucro para pasar a ser una cooperativa de consumidores y usuarios. Para celebrar su 10º aniversario, escogieron un lema que es toda una declaración de intenciones: ‘10 años sin dejarnos convencer’. Como muchos proyectos que han surgido en los últimos tiempos en el panorama mediático español, la Directa decidió situar a los suscriptores como el pilar fundamental del proyecto, ya que son la mayor garantía de poder tener completa libertad a la hora de escribir. Ahora mismo cuentan con 2.000, de los cuales 400 son también socios de la cooperativa. La publicidad también supone parte de los ingresos del medio, pero los estatutos establecen que no puede suponer más de un 13% de los mismos, y no puede ser invasiva, sexista o racista.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

74


Una cooperativa para transformar la comunicación Los periodistas Paula Durán y Maties Lorente visitaron el Máster de Innovación en Periodismo de la UMH

Sin embargo, la gran novedad que supone Directa.cat es que comenzó su actividad estableciéndose como una organización sin ánimo de lucro, con una estructura basada en la horizontalidad y en el asamblearismo. “Creemos que esta es la mejor manera de trabajar. Aquí aprendemos mucho unos de los otros, porque cada uno tiene una formación en diferentes ámbitos por lo que el aprendizaje es continuo”, afirma el periodista valenciano Maties Lorente, socio trabajador de la Directa en la gestión de coordinación web. Además, también destaca que no cualquiera puede suscribirse. La Directa cuenta con un firme código ético (sobre todo dirigido a instituciones) que cualquier candidato a suscriptor debe cumplir. La cooperativa cuenta con cuatro órganos de decisión. El órgano principal es la Asamblea General, que reúne como mínimo una vez al año a todos los suscriptores, con un

voto por persona, para decidir sobre las principales líneas estratégicas. Después, la cooperativa cuenta con tres consejos. En primer lugar, se encuentra el Consejo Rector (equivalente al consejo de administración de cualquier empresa), que se encarga de las decisiones económicas y de supervisar que se cumple el presupuesto. En segundo lugar, está la Comisión Social, encargada de dar de alta y de baja a los socios, velando por que las entidades y personas que se suscriban a la Directa estén alineados con los criterios éticos de la cooperativa. Por último, se encuentra el Consejo Periodístico, formado por profesionales que tienen cierta reputación para la cooperativa y que se dedican a asesorar a nivel periodístico. Asimismo, Directa.cat también distingue entre sus socios, dividiéndolos en tres tipos. En primer lugar, están los Socios Trabajadores, que tienen un 9% del poder de decisión.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

75


Reportaje

Forman parte de esta categoría las nueve personas que actualmente reciben remuneración por el trabajo que realizan en la cooperativa. En segundo lugar, los Socios Colaboradores, que ostentan el 40%. Aquí se encuentran las diferentes personas o publicaciones que participan en Directa.cat. Por último, están los socios consumidores, que tienen el 51% del poder de decisión. “Que los nueve trabajadores tengan tan poco porcentaje del poder de decisión fue una voluntad expresa. Pensamos que la gente que hace posible la Directa es toda aquella que aporta el trabajo no remunerado de forma completamente voluntaria”, afirma Lorente. Directa.cat tiene principalmente dos productos: un quincenario en papel, con una tirada de 1.500 ejemplares, y una web, con unas 350.000 visitas únicas mensuales. Siguiendo la filosofía de la horizontalidad no existen cargos de dirección. Los temas se escogen en una asamblea semanal que está abierta a cualquiera que quiera participar en el proyecto. La labor de supervisión está realizada por la figura de los coordinadores, que no son unos cargos de autoridad tradicionales, pero que se encargan de supervisar que los procesos y los calendarios se cumplen. “Si no tienes a nadie que se encargue de gestionar todo el proceso es imposible sacar adelante una publicación quincenal de 32 páginas”, justifica Maties Lorente. Como sus propios responsable afirman, a pesar de la estructura del medio es innovadora, en el fondo su periodismo no lo es tanto. Directa.cat busca una información de calidad, elaborada desde el terreno, de lectura reposada y con recorrido, construyendo su propia agenda mediática que huya de las cabeceras clásicas. Por ello, desde la cooperativa defienden que no se dejan llevar por la dictadura de los clicks, dejando la analítica web en un plano secundario. Asimismo, desde Directa.cat defienden y fomentan las prácticas transformadoras. “Hay muchas voces silenciadas, y por eso apostamos por visibilizarlas y romper con la dicotomía de las personas que siempre tienen la palabra”, asegura Paula Durán, socia colaboradora en la creación de contenidos desde de la Comunidad Valenciana. Además, el lenguaje no sexista también se encuentra entre las principales señas de identidad del proyecto, y dentro de la propia cooperativa se fomenta la igualdad de género con medidas como la paridad dentro de los consejos. Por último, la Directa defiende la cooperación en lugar de la competición. El proyecto se nutre de la participación de muchos medios que trabajan de forma autónoma pero que colaboran con la Directa, ya sea con mayor o menor frecuencia. Para ello, los contenidos se crean con una licencia Creative Commons. A pesar de sus limitaciones, Directa.cat es un modelo auto sostenible. “La gente que está movilizada sabe que si quieren unos medios diferentes hay que apostar por ellos y se tienen que pagar”, afirma Maties Lorente. Con la horizontalidad y el periodismo comprometido por delante, Directa.cat continúa creciendo.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

76


Modelos de negocio

Momento de una asamblea de Directa en el que se está llevando a cabo una votación

Directa.cat funcionó durante 10 años como una organización sin ánimo de lucro. En 2016 se transformó en una cooperativa

REPORTEROS EN EL CAMPUS

77


Reportaje

, llegar más allá del modelo de suscriptores “El periodismo es un sector que está en crisis. En una encuesta realizada por la agencia Reuters, el 85% de los encuestados presentaban interés por la prensa, pero solo el 35% confiaba en la veracidad de esta información. Por eso intentamos lograr otra forma de hacer periodismo”. Con esta ambiciosa declaración de intenciones define el periodista Tomás Muñoz - antiguo alumno de la UMH - el proyecto periodístico de El Salto, que nace con la intención de ser “el primer gran medio financiado por la gente”. El Salto es una alianza de más de veinte medios de comunicación diferentes, que han decidido unir sus fuerzas con el objetivo de poner la comunicación “patas arriba”. El gran impulsor de este proyecto es el periódico Diagonal, un medio catalán auto gestionado por socios que llevaba más de nueve años en funcionamiento, pero que ha decidido que era el momento de dar un paso más allá. “Nuestra premisa (en Diagonal) era depender de los socios para no estar sujetos a las presiones de los bancos y de la publicidad, de forma que nuestra única presión fuera ofrecer un contenido de calidad. Llegamos a un punto en que vimos que ese modelo necesitaba un cambio para crecer más, así que creamos un grupo de trabajo para pensar en el nuevo medio”, explica el periodista Miguel Ángel Valero, graduado en periodismo por la UMH (2012). Todo este trabajo de investigación sirvió para que los res-

ponsables de Diagonal se dieran cuenta de que habían de realizar un cambio importante a la hora de estructurar el medio. “Queríamos un medio de medios, que fuera una materialización de una red de trabajo en común. Ahora mismo somos veinte, pero estamos dispuestos a sumar más”, comenta Muñoz. Pero no cualquier publicación podrá colaborar con El Salto o realizar colaboraciones con ellos, sino que debe cumplir los requisitos de ser un proyecto cooperativo y que no reciba publicidad institucional ni de entidades financieras o multinacionales. El Salto será financiado por sus suscriptores - al igual que lo hacía Diagonal (y también otros medios que participan en el proyecto) -, ya que depender de ellos es la única forma de crear “un escudo” frente a las presiones cotidianas a las que se ven expuestos los periodistas. La figura jurídica será una cooperativa en la que habrá dos tipos de socios, los trabajadores y los suscriptores. La asamblea general reunirá a todos ellos una vez al año, mientras que habrá una asamblea para los trabajadores en las que se discutirán los mecanismos de auto gestión, y otro espacio dónde los diferentes medios colaboradores tengan su voz. En países como Francia o Alemania existen medios cooperativos de gran éxito, con más de 90.000 suscriptores, pero en España hay mayor reticencia a pagar por la información. Ante esta situación, Tomás Muñoz advierte que es

REPORTEROS EN EL CAMPUS

78


Miguel Ángel Valero y Tomás Muñoz presentaron El Salto en las aulas de Atzavares

necesario un cambio de mentalidad, aunque considera que ya se está dando. “Si el lector no paga por la información es porque otros la están pagando: las empresas de publicidad, los fondos de inversión. Los que ponen el dinero son los que deciden las informaciones, por lo que la única garantía para que sea seleccionada únicamente por los periodistas es que los lectores paguen por ella”, afirma. El Salto comienza su andadura con una publicación mensual en papel de periodismo de profundidad (la primera ya puede encontrarse en los quioscos) y una web más pegada a la información de actualidad. El ejemplar en papel tendrá una parte nacional, pero también tendrá mucha importancia la información local, buscando aportar cercanía con los lectores y un tono más social. Es por ello que El Salto es un proyecto colaborativo en el que participan muchos medios de distintos territorios. Los medios asociados a El Salto son complementarios, ya que son proyectos de nicho o que cubren realidades concretas que participarán en El Salto de una manera u otra, participando en mayor o menor medida según sus propie-

dades y posibilidades. Por ejemplo, Salmón Contracorriente es un medio económico que tendrá una sección fija; al igual que ocurrirá con Pikara Magazine, un medio feminista. “La idea es no duplicar los contenidos, sino que cada medio aporte un material distinto”, comenta Valero. Los ejemplares impresos de El Salto no solo se distribuirá en puntos de venta habituales como los quioscos, sino que están cerrando una red puntos de venta tan diversos como librerías o un restaurante vegano en Elche. Para ser sostenibles, los responsables de El Salto consideran que necesitan como mínimo 10.000 suscriptores. Cada edición provincial deberá hacer su propio plan de viabilidad, puesto que El Salto no quiere colaboraciones gratuitas. “Todo lo que salga en papel tiene que estar remunerado”, indica Muñoz. “La gente cada vez desconfía más de los medios mainstream, pero hoy en día cada vez existe una mayor necesidad estar informado”, reflexiona Valero. Por ello, El Salto tratará hacer un periodismo comprometido del que sus suscriptores puedan estar orgullosos.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

79


Relevo Magazine Deporte como herramienta de cambio social

El mundo de los deportes está dominado sin discusión por el fútbol, y solo por el masculino, mientras que otros quedan reducidos a unos pocos minutos de audiencia en el mejor de los casos. Para cambiar las cosas, nacen proyectos como la revista Relevo Magazine, impulsada por el ex alumno de la UMH José Manuel Amorós. El proyecto de Relevo Magazine nació centrado principalmente en el deporte olímpico. El objetivo era huir de las típicas prácticas de los medios de comunicación, que solo se interesan por este tipo de deporte en fechas cercanas a cada edición de los juegos. Sin embargo, el proyecto quedó en stand-by unos años, hasta que en los últimos meses sus impulsores decidieron retomarlo, con una idea más fundamentada gracias a las primeras experiencias laborales de estos periodistas. Relevo nació con unos principios muy claros, que quedaron claramente reflejados en un manifiesto que lanzaron como primera publicación. “Tener estas bases tan asentadas y consensuadas nos permite no desviarnos del camino, porque al final hacer lo de siempre es lo que da más visitas pero no queremos caer en eso. Puede que el manifiesto no sea rentable a nivel comercial, pero sirve para recordarnos quienes somos y porque hemos nacido, y para que quienes quieran colaborar con nosotros lo tengan claro”, explica Bea Lara, una de las periodistas del equipo, también ex alumna de Periodismo UMH. Las principales líneas maestras del proyecto serán, en primer lugar, la independencia respecto a instituciones o grandes medios de comunicación deportivos tradicionales. En segundo lugar, el tratamiento igualitario de todas las disciplinas deportivas. “Ninguna disciplina cuenta con más apoyo que otra”, explican en su manifiesto. Después, la utilización del deporte como elemento cultural e integrador de las minorías, apoyando la visibilización de los deportistas LGTBI y dando protagonismo al deporte minoritario y paralímpico. Y, por último, la vocación feminista. “Los grandes medios tradicionales no dedican espacio a la visibilidad de nuestro deporte femenino, a pesar de que últimamente ha dado gran parte de los éxitos a nivel internacional.” Esto no es solo retórica, sino que existen datos contundentes: solo el 5% de las informaciones en los medios de comunicación deportivos son referidas a mujeres, explica José Manuel Amorós en una entrevista para el blog periodismodeportivodecalidad.blogspot.com.es

REPORTEROS EN EL CAMPUS

80


Relevo Magazine

El equipo de Relevo ha comenzado la andadura con una edición digital realizada por un equipo de seis periodistas, que al principio no van a tener remuneración. El objetivo es convertirse en un medio participativo, abierto a dar voz a un número cada vez mayor de colaboradores que quieran sumarse al proyecto. Para buscar la rentabilidad económica aseguran que tienen varias ideas en mente, pero todas pasan por que el sustento del medio sean los lectores. “Nuestro plan es crear unos contenidos de calidad por los que merezca la pena pagar. Estamos muy contentos de que nos digan que el trabajo que hacemos es muy necesario, pero necesitamos que compren ese contenido”, explica Bea Lara. Asimismo, también se plantean que una parte de los beneficios sean a través de la publicidad, pero siempre sin doblegarse “ante nadie”. El plan de los creadores de Relevo Magazine es apostar por un periodismo deportivo de lectura reposada, con entrevistas y reportajes de gran formato y profundidad. Pero, además, sus periodistas aseguran que se dedicarán a ser unos “vigilantes” del resto de medios deportivos. “Denunciaremos las malas prácticas de los medios deportivos que vayan contra nuestros valores y visión del deporte, y ensalzaremos y compartiremos las buenas prácticas de los medios deportivos cuya selección de temas y enfoque coincida con nuestros ideales”, afirman en su manifiesto.

Manifiesto Redacción Relevo Magazine

1

Independencia de los medios deportivos tradicionales

6

Ser la voz del deporte minoritario

2

Deporte horizontal. Mismo protagonismo para todas las disciplinas

7

Vocación feminista

3

Deporte como elemento social, cultural e integrador de minorías

8

Portavoces del deporte paralímpico

4

Transmitir la pasión por el deporte a través de todos los géneros periodísticos

9

5

Historia del deporte olímpico como herramienta para recuperar la memoria histórica

10

Visibilización de los deportistas LGTBI para su normalización e integración social

Denuncia de las malas prácticas de los medios deportivos

REPORTEROS EN EL CAMPUS

81


Ocio Magazine Una revista gratuita con un formato innovador

Redacción de Ocio Magazine / Foto cedida por Ana Ballenilla La alicantina Isabel Ballenilla trabajaba como comercial en su ciudad, cuando se dio cuenta de que los habitantes tenían una demanda sin satisfacer: tener algo o alguien que les recomendara restaurantes, lugares donde ir de tiendas, eventos culturales... y con esa idea en mente se lanzó el primer número de la revista trimestral Ocio Magazine. A comienzos de la década del año 2.000 surgieron muchas revistas y diarios gratuitos que se distribuían en el transporte público de las grandes ciudades. Estas publicaciones pusieron patas arriba la industria periodística, pues arrebataron lectores a los medios tradicionales, que en muchas ocasiones se mostraron muy indignados. Ocio Magazine surgió dentro de este boom de los gratuitos, pero lo hizo con un formato innovador: es la única revista redonda en toda España. Poco a poco, esta publicación ha ido consolidándose en la ciudad como todo un referente, tanto para los turistas como para los habitantes, a la hora de buscar los mejores lugares para disfrutar de la gastronomía, el shopping, el comercio, el ocio y la cultura. Los contenidos son cuidados con mucho mimo – son escritos en tres idiomas: español, inglés y ruso - y su particular diseño la hace destacar entre sus competidores, puesto que cada número es diferente al anterior. Además, destaca que la propia empresa se encarga de la distribución de sus ejemplares. A pesar de que no sacan ningún beneficio por la venta de los ejemplares, la consolidación del proyecto ha hecho que puedan vivir de la publicidad, que supone un 75% de la revista. Sin embargo, sus impulsoras son exigentes con sus

anunciantes: “La gente suele quedar contenta con nuestras recomendaciones. Por eso, no todo el mundo puede anunciarse. Si algo se publicita en nuestra revista es porque tiene bastante categoría y calidad”, explica Ana Ballenilla, la hermana de Isabel, que se unió al proyecto en el año 2.000. Con el paso de los años, y con el objetivo de diversificar, Ocio Magazine también inauguró su página web. En ella, una parte fundamental es el posicionamiento en los buscadores. “No invertimos prácticamente nada de dinero en publicidad en Internet porque generamos de forma natural mucho SEO. Todos nuestros artículos están muy cuidados para que tanto en los títulos como en los textos haya palabras clave”, explica Ana Ballenilla. Además, también utilizan todo tipo de filtros, desde clasificar los restaurantes por tipo de comida o hacer recomendaciones dependiendo de tu geolocalización. Pero en su afán por crecer todavía más, Ocio Magazine no se ha quedado en su edición web y su ejemplar en papel, sino que se ha convertido en una agencia de publicidad y comunicación. Las empresas no solo pueden acudir a ella para anunciarse, sino que realizan multitud de proyectos para sus clientes, desde crear un logo hasta realizar posts para otras empresas o proveer servicios de comunicación online. En los dos últimos años, Ocio Magazine ha dado un salto importante, pasando de dos trabajadores a seis. Pero todavía buscan crecer más, siempre con la vista puesta en ofrecer unos servicios y contenidos de calidad.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

82


A contracorriente

A

estas alturas, no es un secreto para nadie que los grandes periódicos están en serios problemas. El estudio de la Oficina de Justificación de la Difusión del mes de marzo ha vuelto a traer muy malas noticias para los medios impresos españoles: El País marcó su mínimo histórico con 96.660 ejemplares, lo que supone que ningún diario de nuestro país supera ya los 100.000. Estos medios centran ahora sus esfuerzos en la digitalización, pero la conversión no está siendo satisfactoria y la hemorragia económica sigue sin poder ser frenada. Esta situación se da porque en la mayoría de casos su principal sustento sigue siendo la publicidad, pero esta ya no da tantos réditos como antes. Antiguamente, los medios acaparaban un gran volumen de la inversión publicitaria. Sin embargo, con la irrupción de Internet, los sitios donde publicitarse son casi infinitos. Como señala el profesor Miguel Carvajal en el libro ‘Innovar en periodismo: Mobile First. Comunicación Multipantalla. XI Jornadas Internacionales de Periodismo 2016’, la guerra por la inversión publicitaria se ha vuelto global. Hoy en día, aquellas plataformas que acaparan más atención de los usuarios venden mejor su espacio, y este terreno está siendo dominado por las redes sociales. Ante esta situación, los medios deben apostar por diversificar las vías de ingresos. Muchos de los medios nativos digitales ya lo están haciendo, y la vía por la que más están apostando es la de las suscripciones. Esta opción está siendo bastante exitosa en algunos casos, ya que, afortunadamente, la mentalidad de que la información debe ser gratuita va cambiando poco a poco. Pero para que los usuarios estén dispuestos a pagar por un contenido, el medio debe ofrecerle algo que merezca la inversión, algo distinto a lo que puede encontrar en otro lugar. Por ello, la creación de valor adquiere una importancia capital. Para poder hacerlo es necesario cuidar muy bien todas y cada una de las piezas, y para ello se necesita contar con periodistas talentosos. Sin embargo, los grandes medios están haciendo todo lo contario. La mayoría de las informaciones en la web se hacen deprisa y corriendo para ser los primeros en llegar, se abusa mucho de los textos de agencia y se reduce el tamaño de las redacciones - prescindiendo precisamente de los periodistas con más talento porque son los que más cuestan de mantener -. Si no cambian de estrategia, su supervivencia puede estar en cuestión.

Víctor Martínez

REPORTEROS EN EL CAMPUS

83


EL OBSERVATORIO

El lado oscuro del periodismo

H

ace poco me tocó cubrir un mitin de un aspirante a secretario general de un importante partido nacional que venía a Elche. Como la expectación era alta, allí se congregaron además de miles de militantes, un nutrido grupo de periodistas. Minutos antes de que llegara el candidato, en esa larga espera, me sorprendió ver a un colega de profesión dando un sincero abrazo a un líder provincial de esta formación al que hacía tiempo que no veía. Entre sus comentarios de a ver si se veían más y demás comencé a preguntarme si era normal las amistades entre políticos y periodistas y deduje pronto que sí pues pasan tantas horas al día juntos que al final resulta a veces hasta inevitable. En mi caso también ha resultado inevitable que naciera en una familia de políticos. Digo inevitable pues este hecho me ha supuesto más de un quebradero de cabeza a la hora de ejercer mi profesión. Ahora ellos ya están fuera de la esfera pública y eso me ha ayudado a “parecer” a ojos de otros políticos más independiente. He de reconocer que no ha sido fácil para mí discernir todo lo que conlleva su ideología de mi labor pero al final encontré la fórmula. Un método que me ha permitido mostrarme silenciosamente orgulloso de su pasado político y a la vez totalmente desvinculado de su formación política. ¿Es posible? Sí, marcando distancias. Y no, no fue fácil porque al mamar desde pequeño los ideales de unos padres convencidos, acabé inevitablemente (creo que voy a patentar esta palabra) abrazado a la política. Como se suele decir, era joven e inconsciente y un abrir y cerrar de ojos me vi como responsable de comunicación de la organización juvenil de un partido. Pronto comprendí que ese no era mi lugar porque no podía decir lo que pensaba y porque yo sobre todo lo que quería era hablar de la política desde la barrera, no como torero, o como toro… Cuento todo esto porque en los últimos años parece que se está acentuando el fenómeno inverso al mío: periodistas que acaban en la política. En Elche en esta corporación se suceden los casos de tres periodistas (muy buenas) que hace unos años decidieron meter una pata (léase la expresión con doble intención) en la política simplemente como responsables de comunicación de estas tres formaciones distintas y ahora una de ellas ha acabado de portavoz del equipo de gobierno local, la otra de concejala con importantes competencias y la tercera de regidora “cañera” en la oposición.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

84


Me resisto a creer que el único motivo que explique que hayan sido abducidas por el “lado oscuro” sea la erótica del poder. Es un argumento de peso, sin duda, si te gusta la gestión pública. Pero hoy en día me temo que hay más. Y no me refiero al convencimiento que estas tres periodistas puedan tener por unas siglas. Eso está bien. Yo siempre he creído en la necesidad del activismo como expresión periodística. Yo lo ejerzo en materia de derechos humanos, inmigración y feminismo, pero no desde un partido político. Eso sería propaganda. Lo que quiero decir es que seguramente ellas, como tantos otros periodistas que ahora se sientan en un escaño en nuestro país, han visto en la política una manera de salir de la espiral de precariedad e incertidumbre que envuelva al periodismo. Ese creo sinceramente que es parte del motivo que se esconde detrás de esta tendencia. Han cambiado horas interminables en un sitio por horas intempestivas en el otro pero con un sueldo más digno y con mayor calidad de vida. Así de fácil. Y sí, me adelanto a la pregunta que me iban a hacer. Y respondo. Estamos ante un camino sin retorno. No me imagino a los otros periodistas como Ximo Puig y Carles Puigdemont volviendo al periodismo porque lo harían sin credibilidad ninguna y eso es fundamental en esta profesión. Tampoco me imagino a las tres políticas ilicitanas llamando en unos años a las puertas de un medio de comunicación porque el panorama mediático está tan negro, tan falto de futuro, que a veces me pregunto si el verdadero lado oscuro no está en el periodismo.

Emilio J. Martínez

Periodista de Gestiona Radio Elche y El Mundo Alicante

REPORTEROS EN EL CAMPUS

85


Periodista social y responsable de la Guia de Dones Expertes Valencianes

LORENA

ESCANDELL “La visión del mundo

que plantean los medios es fundamentalmente masculina” Por Jesús Lucerón y Luisa Bernal

L

orena Escandell (Pinoso, 1980) entiende que la responsabilidad social es inherente al periodismo. Por ello, ha asumido este principio tan básico de la profesión como propio y dedica gran parte de su tiempo a luchar contra la desigualdad de género. Licenciada en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández (UMH), se ha convertido en todo un referente en el ámbito de la comunicación no sexista. “Normalizar el sexismo y la violencia, por acción u omisión, ayuda a sostener las estructuras de poder que crean

la desigualdad”, escribía en el blog de la Asociación de Periodistas de Elche (APE) para reclamar a los medios de comunicación que tomen partido en favor de la igualdad. Escandell es, ante todo, una periodista comprometida. El pasado mes de febrero, la Unió de Periodistes Valencians le concedió la III Beca Emili Gisbert de Investigación Periodística para elaborar la primera Guia de Dones Expertes Valencianes. Un proyecto que pretende fomentar la visibilidad en lo medios de las mujeres de todos los campos del conocimiento.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

87


Entrevista

“El cambio que ha experimentado la sociedad no se ha producido en el periodismo. Es una profesión que se ejerce de forma anacrónica”

¿Qué aportará la Agenda de Dones Expertes Valencianes al sector periodístico? La Unió de Periodistes Valencians ha apostado por este proyecto porque ha detectado una necesidad. La visión del mundo que plantean los medios de comunicación es fundamentalmente masculina. El Proyecto de Monitoreo Global de Medios de 2015 reveló que solo el 28% de las personas que aparecen en los medios de comunicación son mujeres. Además, tan solo el 9% de los expertos que aparecen en los medios son mujeres. Eso significa que el comentario experto, el que le da sentido a la realidad que contamos, se transmite únicamente a través de los valores masculinos. Es un sesgo brutal. Por lo tanto, esta iniciativa lo que pretende es dotar a los periodistas de una herramienta para que puedan corregir esta situación de discriminación e invisibilidad. ¿En qué punto se encuentra el proyecto? La investigación dura tres meses, es un proyecto muy ambicioso. Durante el primer mes me he dedicado a configurarlo porque es nuevo en la Comunidad Valenciana. Lo que he hecho es basarme en experiencias previas que ya llevan unos años en marcha. Asimismo, he buscado la colaboración de universidades, colegios profesionales y otras organizaciones sociales para que den a conocer el proyecto a las mujeres expertas y sean ellas mismas las que se inscriban. Para ello, he tenido que reunirme y contactar con todas estas instituciones públicas a lo largo de estos meses. Al mismo tiempo, hemos estado trabajando en la plataforma web porque la Guía de Dones Expertes será una base de datos abierta y online. El proyecto estará listo para mitad de mayo y se presentará a principios de junio. La idea es que, desde el momento en el que salga a la luz, pueda resultar útil para los periodistas. Además, esperamos que la Guía crezca con el tiempo y más mujeres expertas se den de alta.

¿Qué datos incluirá la Agenda? Los datos de contacto imprescindibles como el nombre y el apellido, el correo electrónico, el teléfono, la ocupación profesional y una descripción curricular. La base de datos categorizará las expertas según su especialidad para poder hacer búsquedas. Nuestra idea es incluir perfiles profesionales de la mayor diversidad posible para dar visibilidad también a aquellas ocupaciones de mujeres que hasta ahora no se han reconocido. Está implicada en impartir cursos sobre comunicación no sexista. ¿Cree que las universidades deberían formar a los estudiantes de periodismo sobre este tema? Esta es una cuestión que me planteo muy a menudo. No tengo claro si debería impartirse una asignatura como tal sobre género. Creo es necesaria una formación trasversal. Se debe educar al alumnado de periodismo para que sea capaz de entender que la manera en la que se informa es discriminatoria y sesgada. La asignatura concreta sobre género podría ser una medida de urgencia hasta que el propio sistema introduzca en toda su estructura la mirada transversal de la igualdad. Por otro lado, creo que hay una falta de revisión desde la propia universidad porque el conocimiento que adquirimos también es androcéntrico. Por ejemplo, tenemos una gran carencia de referentes femeninos periodísticos. Cuando descubrí a Magda Donato, una de las periodistas españolas más importantes del siglo XX, tuve una especie de colapso mental y me replanteé mi propia formación. ¿Qué herramientas están al alcance de un periodista que quiera formarse en esta materia? En los últimos años se ha generado mucho material como decálogos sobre el lenguaje no sexista o sobre cómo informar sobre la violencia de género. También el conocer la normativa legal te hace saber cuáles son los límites y te permite cuestionarte si se están cumpliendo. No obs-

REPORTEROS EN EL CAMPUS

88


Lorena Escandell durante la entrevista en el edificio Atzavares

tante, cuando yo imparto charlas el objetivo es crear un ambiente de reflexión. Primero debemos replantearnos cosas, debatir, dialogar. El mayor recurso que tenemos los periodistas es la pregunta. ¿Por qué tradicionalmente han tenido mayor cabida los hombres en la agenda informativa? El periodismo es un reflejo de la sociedad y esta siempre se ha dividido en dos espacios: el privado y el público. Las mujeres han estado históricamente relegadas al privado, mientras los hombres eran los que ocupaban el espacio público. Por lo tanto, las prioridades informativas que se establecieron en su momento fueron masculinas. El problema es que estas prioridades no se han reformulado ni cuestionado. En general, el proceso de cambio que ha experimentado la sociedad no se ha producido en el periodismo, es una profesión que se ejerce de forma anacrónica, está totalmente fuera de lugar. ¿Qué errores cometen habitualmente los medios de comunicación que fomentan esa desigualdad? El mayor error es la invisibilidad y el enfoque androcén-

trico. Solo se informa desde la perspectiva masculina, desde el poder. Podemos ver esta problemática con claridad en el ámbito del deporte donde se ningunea el deporte femenino. Y cuando se habla de las mujeres deportistas, siempre es desde la excepcionalidad. También podemos apreciar esta discriminación en secciones como la tecnología o la política donde aparecen pocas mujeres y, las que aparecen, son tratadas bajo términos muy negativos. Pero, ¿quién puede negar que la incorporación de la mujer al mundo laboral ha sido masiva? Eso no es lo que se ve en los medios, que siguen transmitiendo ideas estereotipadas sobre las mujeres. Precisamente la herramienta en la que estamos trabajando en la Unió de Periodistes Valencians es para que los medios de comunicación consideren a las mujeres como fuentes expertas de información. Los periodistas debemos asumir que tenemos un enfoque parcial porque nos han socializado de esta manera, es algo que nos viene de serie. Pero si aplicamos la perspectiva de género podremos corregirlo y comenzar a informar de una forma más plural y diversa.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

89


Lorena Ecandell entrevistando a Purificación Heras, antropóloga experta en Estudios de Género


Entrevista

“Para ser buen periodista tienes que situarte en la periferia del poder porque, si miras el mundo desde arriba, no ves a las mujeres”

¿Cree que algunos medios no se suman a esta manera de informar con perspectiva de género porque lo consideran como una postura ideológica? En ocasiones, determinados medios de comunicación se escudan en que se trata activismo y, por lo tanto, de un posicionamiento político. Pero en realidad se trata de defender los derechos de una población que ha estado discriminada y que sufre violencia de manera constante. Por ejemplo, con el terrorismo no existe esa equidistancia de los medios, se asume que un periodista no puede estar a favor del terrorismo y que los medios tienen que adquirir una responsabilidad social en cuanto a determinados temas. Pero, a la hora de tomar partido para posicionarse con las mujeres, se puede ver la misoginia que hay en la base del propio sistema. ¿Cuáles son las principales deficiencias que encuentras en el tratamiento de la violencia machista? El tratamiento de la violencia de género da lugar a muchos planteamientos inadecuados. Siempre se parte del enfoque del suceso y esto provoca que parezcan casos aislados y oculta la problemática social. La violencia de género no es un suceso, tiene que ver con la forma en la que nos relacionamos hombres y mujeres. Los asesinatos son la manifestación más grave de este problema. Además este enfoque también provoca que se preste más atención al qué ha pasado que al por qué. Si un periodista no responde a esa pregunta, esa noticia no sirve de nada. También se tiende a victimizar a las mujeres con argumentos como “es que no había denunciado”. De esta forma, se pone la atención en la mujer, en lugar de en el sujeto que ha ejercido la violencia. A veces incluso se intenta exculpar a los agresores, se busca un por qué a esa conducta. Por otro lado, es muy habitual la confusión en cuanto a los términos. Se utiliza de igual manera violencia de género que violencia doméstica o violencia de pareja, pero

existe una ley que establece que no se trata de lo mismo. Hay demasiada desinformación sobre el tema. El conocimiento que tiene el 80% de la población sobre la violencia de género se debe a los medios de comunicación y, si no nos informamos de manera adecuada, estamos generando una distorsión. Tenemos que sacar la violencia de género de la sección de sucesos y de este enfoque. ¿Podría citar algún medio que considere que informa de una manera correcta e inclusiva? Sí, hay iniciativas muy buenas que en su mayoría provienen de medios muy jóvenes. Por ejemplo, La Marea es un medio generalista que tiene incorporada la perspectiva de género. Suele contar con muchas expertas y, además, existe paridad de género en los articulistas de opinión. Eldiario.es también hace cosas muy interesantes como su sección de micromachismos para denunciar la violencia cotidiana contra las mujeres. Diagonal es otro medio bastante concienciado. Los compañeros de Diagonal proceden en gran parte de movimientos sociales y esa experiencia les ayuda a situarse con una mirada integradora. Al final, para ser buen periodista tienes que situarte en la periferia del poder porque, si miras el mundo desde arriba, no ves a las mujeres. Otros medios como Pikara Magazine son muy especializados y hacen un tipo de periodismo que, hasta el momento en el que surgió, no se hacía en este país. ¿Hasta qué punto es responsabilidad de los medios de comunicación combatir la desigualdad de género? Para mí los medios son contrapoder. Si como periodista crees en esa función social del periodismo, tienes que desarticular la discriminación y visibilizar a esa otra mitad de la población, es tu trabajo. Debemos ser conscientes de nuestro papel en la transformación social, los medios son agentes de socialización e influyen en todos los ámbitos.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

92


MUJERES Y MEDIOS H

ablemos claro: Los medios de comunicación informan poco y mal sobre las mujeres. Poco, porque menos de un tercio de las personas que aparecen en las noticias son mujeres, según el Proyecto de Monitoreo Global de Medios (GMMP). Mal, porque la mayoría de los medios reproducen una imagen estereotipada de la mujer que escasamente –o nada- tiene que ver con su realidad social actual. En el área de la Política y Gobierno las mujeres representan tan solo un 31% de los sujetos informativos, según el GMMP. Pero, más allá de los números, lo que resulta preocupante es el tratamiento mediático diferenciado entre los hombres y las mujeres que se dedican a la política. “Mucho se ha hablado de Irene Montero durante las últimas semanas. Existe una razón fundamental: le ha robado el corazón a Pablo Iglesias”, se podía leer en el medio digital Vanitatis el 21 de febrero, días después de que Irene Montero fuera nombrada Portavoz de Unidos Podemos en el Congreso. “La primera dama de Pablo Iglesias”, “la novia del Congreso” o “la estrella de Podemos” fueron alguna de las fórmulas para referirse a la Portavoz. ¿Se utilizarían estos términos si Montero fuera un hombre? Y lo que es más importante, ¿qué imagen pública se está transmitiendo de esta política? Los medios son una pieza fundamental para conseguir la igualdad de género. No olvidemos que estos construyen la realidad social a través del lenguaje; en la palabra reside su poder e influencia y es su elección proyectar una imagen negativa de la mujer, o bien, darle protagonismo y reconocer su autoridad. La responsabilidad social en el periodismo significa posicionarse con los ciudadanos. También con las ciudadanas. En este sentido, informar con perspectiva de género nos permite corregir aquellos errores que contribuyen a mantener la discriminación del sexo femenino, como la invisibilización o la sexualización. Se trata de romper con los estereotipos asociados a la mujer y darle voz a esa otra mitad de la población. Informar con perspectiva de género es, en definitiva, informar.

Luisa Bernal

REPORTEROS EN EL CAMPUS

93


Por Jesús Lucerón Victor Martínez y Majo Montalvo

: PERIODISMO


ARMA DE COMBATE Fotografía cedida por Pablo González


Otra llamada a la redacción, es la tercera de este año. La policía nos pide que acudamos en la mayor brevedad posible. Nos ponemos en marcha atravesando las calles de Ciudad Juárez de manera más que suficiente para exceder el doble de la velocidad permitida porque los nervios recorren cada centímetro de nuestro cuerpo. Al fin llegamos y allí lo encontramos, marchito, desmembrado y con varias heridas de bala. No se trata de un asesinato más, sino de otra violación a la libertad de prensa en el mundo. REPORTEROS EN EL CAMPUS

96


La exposición ‘México Fronterizo’, del periodista graduado por la UMH José Pedro Martínez, se pudo visitar en el Rectorado

La constante lucha entre poder y territorio, entre Gobierno y los grandes cárteles de la droga mexicanos, ha convertido Ciudad Juárez en la ciudad más peligrosa del mundo desde el año 2008. Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el 95% de los asesinatos en la ciudad están directamente vinculados a la acción del crimen organizado. Esta ciudad mexicana, durante el pasado año 2016, registró un total de 386 asesinatos entre los meses de enero y octubre. De esta manera duplica el promedio nacional de crímenes organizados, que es de doce casos por cada cien mil habitantes. Los datos oficiales del país indican que la crisis de violencia producida durante los últimos años alcanzó niveles históricos. De esta manera el Gobierno llevó a cabo un fuerte despliegue realizado

por las fuerzas armadas, en el que también murieron cerca de sesenta mil personas. Por consiguiente, la peligrosidad de este territorio acarrea consigo la imposibilidad de desarrollar con normalidad cualquier actividad profesional que no vaya en favor del Gobierno o de los grandes narcotraficantes. El ejemplo más claro de esto reside en el Periodismo: como evidencian las cifras oficiales de la Fiscalía para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), en los últimos seis años se han registrado 798 denuncias por agresiones a periodistas. De ese total de requerimientos, fueron 47 por asesinato, de entre los cuales solo tres han contado con sentencias condenatorias, es decir, que el 99,7% de esas agresiones no han recibido una sentencia judicial.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

97


Reportaje

“Fotografiar cadáveres no es lo mío, es algo que no entra en mi mentalidad europea y en muchas ocasiones no tenía estómago para sacar la cámara”.

A los casos como el de Armando Rodríguez Carreón, tiroteado en 2008 por redactar historias de los más de mil homicidios que se habían producido hasta el momento en la frontera de México. Y otros como el de Luis Carlos Santiago, asesinado por ejercer su derecho a la información se le suma el último episodio sucedido contra Miroslava Breach. Según afirma Javier Valdez, periodista y compañero de la mexicana para la publicación Animal Político: “Miroslava era una profesional íntegra; de las corresponsales más importantes. A ella le tocó cubrir la peor etapa de la guerra contra el narco en Chihuahua y siempre estuvo al pie del cañón en su trabajo”. Además, esta comunicadora publicó en 2016 un reportaje de investigación sobre cómo grupos del crimen organizado desterraron a centenares de familias de la sierra de la cuidad. De esta manera, no cabe la menor duda de que el homicidio de la periodista se debe a su actividad informativa. La autocensura y la presión gubernamental a los medios de comunicación son los dos pilares en los que se fundamenta el periodismo en México y los casos de violencia arbitraria han hecho que gran parte de los profesionales de la información se acaben uniendo a los mundos criminales que cubrían. Ante esta situación de emergencia social por la que atraviesa la frontera, surge en el año 2011 la Red de Periodistas de Ciudad Juárez cuyo objetivo es combatir contra los periodistas integrantes de medios privados y que a día de hoy dominan la agenda mediática del país. Héctor Saavedra es periodista y reportero político para la radio local 860 RadioNoticias en Ciudad Juárez, Chihuahua, frontera con los Estados Unidos en la actualidad. El comunicador cuenta con una amplia trayectoria

en medios ya que también ha trabajado para El Diario Juárez y EFE. Desde su experiencia afirma: “Los narcos quieren tener a sus servicio a todos los periodistas de México para hacerles cómplices de sus asesinatos”. “La situación de emergencia social en la que nos encontramos ha hecho que los periodistas que de verdad realizamos una labor informativa en México vivamos constantemente con miedo y recibiendo amenazas”, confirma Saavedra y además añade: “En los últimos años yo me he visto en la obligación de cambiar de número de teléfono en varias ocasiones”. Por su parte, la alicantina Carmen María López Rico, periodista y escritora de la investigación ‘Cobertura de la Violencia en Zonas de Riesgo: El caso de la red de periodistas de Ciudad Juárez’ hace hincapié en dejar claro lo que es el Periodismo de “nota roja”: “Es un género periodístico característico de México, que trata hechos violentos a través del uso de titulares agresivos y fotografías especialmente explícitas”. Como profesora de periodismo en México, López destaca que la constante cooperación entre Gobierno y Cárteles, o como ella llama, el “Narcoestado”, ha posicionado al país como el tercero más peligroso para ejercer el periodismo en el mundo. De la complicada situación a la que se enfrentan cada día los periodistas mexicanos no suele hablarse ni en su propio territorio, por lo que mucho menos aún está concienciada la población española: “En el caso de México los medios son casi todos gubernamentales, y los que no lo son tampoco se hacen eco por miedo” afirma la periodista. Otra de las principales causas por las que este mensaje no llega a otros países es por la normalización de la violencia que existe en México.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

98


José Pedro Martínez es titulado en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche y desde el año 2011 hasta la actualidad sigue formándose como periodista en la frontera mexicana. Martínez mantiene que en México hay auténticos maestros de la nota roja, informaciones que en España se considerarían amarillistas, pero que allí son esenciales para narrar la crisis de violencia que se vive en el país. Desde su llegada a México, el fotoperiodista se propuso aprender a utilizar la fotografía como una herramienta de trabajo y comenzó a desarrollar proyectos documentales que exigen una profunda investigación y cobertura en temas que para él no están lo suficiente atendidos. De esta manera surge la idea de la exposición de sus obras, que puede encontrarse en el Edificio Rectorado de la UMH. Titulado ‘México Fronterizo: Acercamiento desde el Fotoperiodismo’, esta muestra recoge una selección de algunos de los trabajos de José Pedro para destacados medios como Newsweek, The Guardian o Al Jazeera. Dividida en dos series; ‘La ciudad de los deportados y Orígenes’, y ‘Guerrero’. La presentación tiene la finalidad de “contar lo que está pasando en esta parte del mundo

con los derechos humanos de miles de migrantes”, según el fotoperiodista de alicantino. Actualmente José Pedro colabora con Los Ángeles Press para seguir contando la situación a la que se enfrentan los informadores mexicanos: “La directora y fundadora de este medio, Guadalupe Lizárraga, ha sido amenazada de muerte incluso por la propia autoridad del Estado”. A algo tan habitual como la nota roja en este país, también tuvo la oportunidad el fotógrafo de acercarse en Tijuana pero afirma: “Fotografiar cadáveres no es lo mío, es algo que no entra en mi mentalidad europea y en muchas ocasiones no tenía estómago para sacar la cámara”. Al igual que lo hace Los Ángeles Press, un medio de comunicación sin ánimo de lucro que se alimenta del trabajo voluntario de varios periodistas, existen otros medios que se encargan de desarrollar periodismo de calidad. El semanario Zeta de Tijuana ha sufrido atentados en varias ocasiones por parte de los narcos debido a su brillante trabajo periodístico. Por otra parte destacan publicaciones como Proceso, Periodistas de a Pie o Contralínea, con periodistas que cuentan con trabajos reconocidos a nivel mundial.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

99


Reportaje

El CONTEXTO POLÍTICO – MEDIÁTICO EN LA GUERRA DE SIRIA

Traspasada ya la frontera occidental el conflicto aterriza en Siria. Un país en el que comienza su guerra interna hace seis años a partir del surgimiento de grupos extremistas dentro del propio territorio por las protestas contra el presidente en la ciudad de Deraa. Bashar el Asad se encargó en el año 2011 de sumir en la guerra a su país. De esta manera, grupos de opositores que se unían a los rebeldes sirios fueron apoyados por otros territorios como Arabia Saudí y Catar, convirtiendo así, lo que en principio era un enfrentamiento sirio, en una constante guerra extendida a varios países. A día de hoy la zona siria se encuentra inmersa en una pelea total en la que intervienen más de tres bandos, los cuales tienen bajo control varias ciudades del país y van rotando con el paso del tiempo. Grupos como DAESH y Al Qaeda hacen que Siria se haya convertido en un territorio polarizado y que en el año 2015 comience a agudizarse cada vez más del tema en el territorio europeo occidental. Hicham Oulad Mhammed, traductor y editor de Córdoba Internacional TV, es uno de los periodistas más conocidos dentro la comunidad musulmana en nuestro país. El comunicador afirma que parte del problema sirio aún no se conoce en los países de occidente y que el término “crisis de los refugiados” se emplea desde el momento en que empezó a afectar a Europa, aunque era una cuestión que ya tenía un par de años de antigüedad. “Realmente esa crisis se vive en los países colindantes a Siria, Turquía y Líbano entre otros”, acusa Mhammed. Según los datos de Amnistía Internacional, desde el comienzo de la guerra siria, Turquía ya ha recibido a más

de dos millones y medio de solicitantes de asilo, convirtiéndose en el país con más refugiados del mundo. Por su parte, otro de los países con mayor acogida de sirios es Líbano. En este caso es un país mucho más pequeño y que ya ha recibido a más de un millón de personas, lo que equivale al 20 % de su población total. Además, el redactor pone bastante énfasis en intentar contextualizar el conflicto en nuestro país, ya que considera: “Los medios de comunicación europeos son un altavoz de los estadounidenses” y define con sus propias palabras el término refugiado debido a la confusión producida en todos los países: “El refugiado es aquella persona fuera de su país que posee un temor a ser perseguido por su etnia o religión”. En este contexto, los generadores de opinión pública para él son una copia de los estadounidenses, los cuales marcan la punta del eco mediático y transmiten un mensaje “deshumanizador” en el que se habla de los emigrados como oleadas o flujos y no como personas con sus respectivas historias. En España los medios de comunicación tienen aún una asignatura pendiente: enfatizar con los refugiados y remarcar que no son personas que huyen de su país en busca de oportunidades de trabajo, sino que lo hacen porque no pueden vivir en sus ciudades debido al alto riesgo que corren sus vidas. Además, nuestro país, según sostiene el informador ha recibido un número “ridículo” de acogidas sirias. Según el último estudio realizado por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), el pasado año España recibió cerca de 14.881 solicitudes de asilo, de las cuales se resolvieron 3.200 y finalmente solo se aceptó el 31 % de estas.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

102


Campamento de refugiados en Filippiada, Grecia / Foto cedida por Pablo González

Turquía ya ha recibido a más de dos millones y medio de refugiados, convirtiéndose en el país con más refugiados del mundo

REPORTEROS EN EL CAMPUS

103


El pasado año España recibió cerca de 14.881 solicitudes de asilo, de las cuales solo se resolvieron 3.200 y finalmente solo se aceptó el 31 % de estas.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

104


Refugiados en la antigua estación de metro de Belgrado, de la que han sido desalojados / Foto cedida por Emilio J. Martínez

“Podemos esperar sentados si pretendemos que los bandos involucrados en la guerra y los países que les apoyan terminen de enfrentarse. Si queremos cambiar las cosas se necesita voluntad” mantiene el musulmán y añade que la única solución posible vendría de la mano del dialogo a través de un pacto de paz entre los distintos frentes de combate. Una salida pacífica y un plan razonable, por tanto, es lo único que se necesita para la reconstrucción democrática de Siria.

El último episodio de la contienda se ha producido este año y está protagonizado por el gobierno estadounidense. Tan solo ha hecho falta bombardear la base militar siria de Al Shayrat, controlada por las fuerzas gubernamentales fieles a Al Assad, para acabar con más del 20% de la aviación del país. Los sucesos violentos en el territorio de oriente medio continúan, y cada vez lo hacen con consecuencias más devastadoras debido al aumento de la frustración ciudadana.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

105


En memoria de los 14 periodistas asesinados en México en los últimos 12 meses

Manuel Torres

Salvador Olmos

Elidio Ramos

Pedro Tamayo

Agustín Pavía

Aurelio Cabrera

Adrián Rodríguez

Cecilio Pineda

Ricardo Monlui

Miroslava Breach

Max Rodríguez

Filiberto Álvarez

Jonathan Rodríguez

Javier Valdez

#NOALSILENCIO Únete al comunicado de repulsa por estos asesinatos elaborado por los colegios profesionales de periodistas españoles. Puedes firmar en la web de Contexto y Acción (ctxt.es)


el deshumanizador discurso de los medios

L

a complicada situación a la que se enfrentan varios países del mundo, en este caso México y Siria, ha traído consigo multitud de consecuencias negativas. Además de las terribles secuelas de los continuos homicidios que se suceden diariamente en estos territorios, otro de los principales resultados es la desinformación que se produce tanto en los propios países como en las regiones vecinas. Como dice Hicham Mhammed, dentro del conflicto sirio, que obligó a miles de personas a emigrar de su país por el acoso y las persecuciones a las que se sometían, el término “crisis de los refugiados” comienza a emplearse en el momento en que estas personas empiezan a llegar a los países de Europa en 2015, a pesar de ser una práctica realizada desde el año 2011. La única diferencia reside en que los sirios eran reubicados en territorios de oriente también. Durante los primeros años de la Contienda en Siria, los medios de comunicación españoles apenas habían tratado el tema y la situación en los países europeos era de desconcierto. La intervención de otros países en este constante enfrentamiento hizo que finalmente los medios, en este caso los españoles, comenzaran a cumplir su papel en cuanto a su actuación como la voz social. Pero de nada sirve esto si no se hace de la manera adecuada. Pues bien, la tendencia en el país español a la hora de tratar informaciones relativas a la llegada de estos emigrados ha sido la de mostrarlos siempre en términos colectivos; “oleadas” o “masas” de personas que aprovechan la oportunidad de marchar de su país para encontrar las mejores oportunidades laborales en Occidente. De esta manera, realmente dudo mucho que puedan encontrarse unas buenas condiciones para desarrollar cualquier ejercicio profesional en España.

Jesús Lucerón

REPORTEROS EN EL CAMPUS

107


La radio de todos La Asociación Cultural Veu de Santa Pola pondrá en marcha una emisora comunitaria en la población salinera para la dinamización vecinal Por Álvaro Muñoz, Víctor Martínez y Luisa Bernal

E

spaña es un país con diversos debates abiertos desde hace algunos años. Uno de ellos es el educativo. Multitud de personajes – profesores, escritores, pensadores... – han criticado en los últimos tiempos el sistema español. Uno de los ejemplos más recientes – por poner uno – es el del profesor español de Harvard José Manuel Martínez, que aseguraba en una entrevista publicada por El País el pasado 3 de abril que nuestro sistema no fomenta el pensamiento crítico. El pedagogo brasileño Paulo Freire estableció dos modelos de comunicación en la pedagogía: la educación bancaria y la educación libertadora. La bancaria es aquella que concibe la enseñanza como un proceso en el que el educador

deposita contenidos en la mente del educando – el planteamiento generalizado en nuestro sistema -, mientras que la educación libertadora se basa en un diálogo entre el educador y el educando, a través del cual ambos se educan mutuamente. Siguiendo esta filosofía de un aprendizaje de liberación nacieron las radios comunitarias a lo largo del siglo XX. Con el objetivo de favorecer el desarrollo de una comunidad, estas emisoras se proponen democratizar la expresión de ideas y opiniones, llegando allí dónde los medios de comunicación privados no lo hacen y dando un altavoz a los colectivos a los que normalmente más dificultades encuentran en los canales tradicionales.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

108


Mercedes Durá Lizán durante su exposición ‘La radio comunitaria de Santa Pola’ en el aula 3 de Atzavares

A Mercedes Durá Lizán, licenciada en Relaciones Públicas por la Universidad de Alicante y en Periodismo y Antropología Social por la Universidad Miguel Hernández (UMH), se le ocurrió el año pasado que se podía aprovechar la licencia de radio municipal de Santa Pola, en la que emitía la extinta Onda Jove, para crear una radio comunitaria. De esta forma, se ha constituido La Asociación Cultural La Veu de Santa Pola, que se encargará de gestionar esta radio que comenzará sus emisiones, si todo marcha según lo previsto, el próximo verano. Según explicó Lizán a los alumnos de Periodismo de la UMH durante su visita, los objetivos de la radio comunitaria que se instalará en la población salinera serán garantizar el derecho a la comunicación, crear espacios de participación ciudadana, fomentar el diálogo y la coordinación social, trabajar contra la discriminación y por la igualdad, la promoción de la cultura y tradición de Santa Pola y transformar la sociedad.

La sostenibilidad económica de la radio se basará en el convenio firmado con el Ayuntamiento y a través de subvenciones, cuotas, eventos, patrocinios o donaciones; mientras que la gestión será horizontal, a través de una asamblea general y de grupos o comisiones de trabajo. La participación está siendo uno de los pilares desde el inicio del proyecto, como demuestra por ejemplo que el nombre y eslogan de la radio serán escogidos mediante un concurso que se realizará entre los niños de Santa Pola. La iniciativa ha tenido una fantástica acogida entre los habitantes salineros, que han llenado las primeras reuniones de la asamblea general y los talleres en los que se presentan propuestas sobre los contenidos de las futuras emisiones. “Nuestro objetivo no es hacer periodismo, sino dar salida a lo que la gente quiere contar”, afirma Lizán. De esta forma, colaborar en esta radio está abierto a todo el mundo. Tan solo son necesarias las ganas de colaborar y estar dispuesto a aprender y compartir conocimiento.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

109


Radio

MARCA visita Alicante REPORTEROS EN EL CAMPUS

110

Por Álvaro Muñoz y Víctor Martínez


Todo el equipo de T4 en un instante de la emisión del programa en directo desde el Corte Inglés de Alicante

L

os alumnos de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche apasionados por el periodismo deportivo asistieron a la realización del programa “T4” de Radio Marca en directo. Este evento tuvo lugar el 30 de marzo en el Corte Inglés de Alicante, con motivo de la inauguración de la nueva planta de deportes. El equipo de T4, presentado por el periodista Vicente Ortega y los colaboradores Pipi Estrada, Iñaki Cano, David Sánchez y Gonzalo Miró, repasó la actualidad deportiva y realizó, como es habitual, multitud de entrevistas a distintas personalidades del mundo del deporte. El primer protagonista del programa fue el entrenador del F.C. Barcelona femenino, Xavi Llorens, que instó a los medios a dar mayor visibilidad al fútbol femenino. Alexandra Fernández, capitana del Hércules Féminas, pasó también por “T4” para pronunciarse en el mismo sentido, defendiendo el protagonismo que las futbolistas merecen. Tras ellos llegó el turno para los dos principales equipos de fútbol de la provincia. El portero del Elche C.F. Juan Carlos Corral comentó la irregular temporada del equipo

dirigido por Alberto Toril, mientras que Javier Portillo del Hércules C.F., comentó la difícil situación institucional que atraviesa el club alicantino en su periplo por Segunda B. En cuanto al polideportivo, el tenista Juan Carlos Ferrero dio las claves para entender el panorama tenístico actual. También acudió el presidente del Club Lucentum Baloncesto Alicante, Antonio Gallego, para explicar la difícil situación del equipo. Además, las medallistas olímpicas Isabel Fernández y Alejandra Quereda (judo y gimnasia rítmica, respectivamente) hablaron de su experiencia en los juegos de Rio 2016 y su preparación para los próximos mundiales. Finalmente, el bombero alicantino Pedro Ferrándiz explicó el proyecto solidario “Reto Princesas”, que pretende concienciar a través del deporte sobre el Síndrome de Rett, una rara enfermedad congénita que afecta la gran mayoría de las veces al sexo femenino. El programa tuvo una duración de cuatro horas, a las que siguió una zona mixta donde los asistentes al programa pudieron entrevistar a los colaboradores y a los deportistas que pasaron por el espacio, en un ambiente distendido.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

111


Reportera de El Español y autora de `Volveremos’

noemí lópez trujillo “Contar la vida de las

víctimas de la violencia machista es un ejercicio más humano que periodístico” Por Jesús Lucerón, Majo Montalvo y Luisa Bernal


Entrevista

Y

a son 24 las mujeres que han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en lo que llevamos de este 2017. Eso es prácticamente todo lo que conocemos sobre ellas: una cifra. 24 víctimas de un mismo problema social, pero cada una de ellas con sus propios sueños y complicaciones. Historias de 24 vidas que no nos cuentan. O no nos contaban hasta ahora. Noemí López Trujillo (Bilbao, 1988) está cambiando el tratamiento informativo de la violencia machista. Con la elaboración de la serie 'La vida de las víctimas' en El Español, la periodista pretende poner rostro a los datos y, de esta manera, combatir la invisibilización. La idea surgió a finales del año pasado, cuando Trujillo propuso realizar un reportaje sobre la primera mujer que fue asesinada en 2016. “Llegué a la conclusión de que, al acabar el año, el contador se pone a cero de forma automática, y todas las mujeres que han sido asesinadas, desaparecen. Es como el cuentagotas que vuelve a empezar, cuando en realidad es un cúmulo”, defiende. En El Español se quiere contabilizar a todas las víctimas, directas o indirectas, de la violencia machista de este 2017. “Desde mi punto de vista lo que la ley recoge como violencia de género se queda corto, porque el hombre no ejerce la violencia exclusivamente hacia su pareja”, afirma la periodista. Por ello, también incluyen el caso de Noemí Dávila, una mujer que no fue asesinada, pero su pareja, Vladimir Valdovinos Ibacache, se lanzó de una ventana del hospital La Paz con su hija en brazos. El trabajo que realiza Trujillo es una forma de reconstruir la memoria histórica de una problemática que ya cuenta con 872 mujeres asesinadas desde 2003 a 2016. A pesar de ello, tan solo el 1,9% de los españoles considera la violencia de género como una preocupación, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). “En su momento, el terrorismo etarra era una de las cuestiones que más preocupaba a nivel nacional. A día de hoy, mueren muchas más mujeres que en los peores años de ETA, pero no se ve como un problema grave”, señala. El enfoque que tradicionalmente le han dado los medios de comunicación a la violencia de género influye en esta percepción de la sociedad sobre el tema. Según la periodista, se tiende a explicar estas noticias como si fueran sucesos y eso genera una relación causa-efecto. Es decir, si contamos: “Le denunció tres veces pero a pesar de eso le dejó volver a casa”, se está responsabilizando a la víctima

de lo que le ha sucedido. Si caemos en el error de explicar que el motivo del asesinato es que el agresor sufría depresión, le estamos victimizando. Si añadimos una declaración de un vecino en la que dice que “él siempre era muy amable con ella”, estamos defendiendo al asesino. Si decimos que el desencadenante fue una pelea, significa que se podría haber evitado. “Este tipo de datos no aportan nada, es pura percepción del periodista y es un mal uso de la profesión”, defiende. Por este motivo, su apuesta es hacer pedagogía con el lector. “Al principio pensé que la serie podría resultar sensacionalista y que tal vez no serviría de nada. Después, vi que era una oportunidad para derribar los clichés asociados a la violencia de género”, asegura. Cuando le encargaron reconstruir la vida de Blanca Esther, una defensora del feminismo que había sido estrangulada por su pareja, el primer comentario que escuchó fue: “Tan feminista que era y acabó asesinada por un hombre”. Se dio cuenta entonces que tenía que derribar prejuicios como ese y explicar que la violencia machista es una lacra cuyos tentáculos llegan a todas partes de la sociedad. “Siento que mi trabajo es útil porque no predomina el morbo, sino la justicia”, manifiesta. Según Trujillo, informar sobre violencia de género no consiste en redactar una crónica negra; no se trata de ir al lugar de los hechos y explicar los detalles más escabrosos de un suceso. Es un problema arraigado en nuestro sistema social y hay que analizarlo como tal. La reportera asegura es esencial aportar un contexto sociológico: “Se necesitan datos que respalden que se están asesinando a las mujeres y que provoque que la gente se pregunte: ¿Por qué está sucediendo esto? Si lo tratamos como casos aislados, no tiene sentido nuestro trabajo”. Además, señala que es fundamental incluir un aspecto psicológico, porque si no se transmiten ideas vagas sobre la violencia machista. Pero si se cuenta con fuentes expertas, se adquiere la autoridad necesaria para tener credibilidad. “Contar las vidas de las víctimas de la violencia machista es un ejercicio más humano que periodístico”, asegura. Ella misma se implica emocionalmente en cada trabajo que realiza y esto, lejos de ser un inconveniente, le distingue como profesional. Su propósito es escribir un reportaje respetuoso que homenajee la memoria de las víctimas. Para conseguirlo, se acerca de a los familiares de un modo muy personal y consigue que confíen en su labor de en-

REPORTEROS EN EL CAMPUS

114


Noemí López Trujillo en un momento de su charla con REC REPORTEROS EN EL CAMPUS

115


Noemí López Trujillo durante su ponencia en Atzavares REPORTEROS EN EL CAMPUS

116


Noemí López Trujillo

“Como periodista no te puedes acercar a la gente con aires de superioridad. Escucha lo que tienen que decir y reflexiona mucho sobre cada paso que das”

cajar las piezas que construyen ese tejido de historia sobre la violencia machista en España. Poco a poco, con las aportaciones de periodistas como ella, el tratamiento mediático de la violencia machista está cambiando. Ante los errores habituales de la prensa, Trujillo apuesta por hacer contrapeso: “Si la balanza está tan desequilibrada tienes que intentar ser la antípoda, tratar de hacer algo totalmente diferente”. Volveremos Noemí López Trujillo es también la autora, junto a su compañera Estefanía S. Vasconcellos, de ‘Volveremos: Memoria oral de los que se fueron durante la crisis’, un libro en el que se pretende dar voz a la generación que se marchó en busca de nuevas oportunidades, desde una perspectiva más íntima y humana. En esta obra, las intervenciones de los protagonistas se van intercalando en un relato coral. “Es como una conversación en una sala en la que se contestan unos a otros. Aunque estén a miles de kilómetros de distancia entre ellos, el lenguaje con el que cuentan sus propias historias es universal”, afirma. El formato escogido es el 50% del trabajo, según apunta Trujillo, pues permite plasmar todos los motivos, miserias y sueños de esta generación de una forma veraz, sin manipular las palabras ni sacarlas de contexto. “La memoria oral no es cómo sucedió, sino como ellos lo recuerdan. A lo mejor no fue exactamente así, porque tampoco lo fue la situación de España que describen. Para unos la España de Rajoy era maravillosa en ese momento; para otros, todo lo contrario”, comenta. El proceso de elaboración del libro también llama la atención. Las autoras decidieron hacer todas las entrevistas a través de Skype, porque esa es precisamente la vía por la que se comunican los emigrados con sus seres queridos. La diferencia horaria, los cortes en la conexión... son vivencias que Trujillo conoce bien, pues ella misma emigró

en su día para trabajar. Su experiencia en el extranjero le permite empatizar con los protagonistas del libro. Sin embargo, asegura que ella no se sintió emigrada porque el motivo por el que se marchó no fue que no tenía otra elección; se fue a vivir a Manchester para ser periodista freelance, pero podría haber ejercido su profesión también desde Madrid. “Si mi situación hubiera sido diferente, habría acabado poniendo mi propia voz en las entrevistas. El reportaje habría resultado más tendencioso”, sostiene. Por otro lado, ‘Volveremos’ nos da algunas pistas para entender el fenómeno migratorio que se dio durante la crisis. ‘Durante la crisis’ y no ‘por la crisis’ porque, según Trujillo, dar por hecho que la razón por la que se fueron los emigrados es la recesión económica, es simplificar la realidad y, por lo tanto, una mala práctica periodística. La periodista asegura que la cobertura mediática de este éxodo se basó en generalizaciones, como que las personas que se fueron se veían “obligadas” a hacerlo, una creencia infundada que se plasmó en la frase: “No nos vamos, nos echan”, tantas veces repetida. Según Trujillo, en tres años, España pasó de estar en el puesto número doce de los países que más emigrados enviaban a Reino Unido, a ser el segundo por detrás de Polonia. Ante esto, los medios de comunicación no supieron explicar la situación que se vivía en el país. En el libro, por primera vez, se quiere arrojar un poco de luz sobre un acontecimiento histórico que es todavía muy reciente, pero contado por sus propios protagonistas. “Un libro o un cuento deberían ser siempre más inteligentes que su autor. Mantente abierto e ignorante”, en estas palabras se inspira la reportera para enfrentarse a su trabajo. Según Trujillo, en el periodismo se peca a veces de prepotencia. “No te puedes acercar a las personas con aires de superioridad, escucha lo que la gente tiene que decir y reflexiona mucho sobre cada paso que das”, sentencia.

REPORTEROS EN EL CAMPUS

117


Reporteros en el Campus nº 8  

El octavo número de la revista oficial de la Titulación de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche llega cargado de contenido...