Page 1

Boletín No. 25

México Marzo 2011/ Cooperación Voluntaria

¡ J u s t ic ia ! Ve r óni c a Ve l á z que z

F e r na ndo F r a nc o

A 3 a ños de l a ma s a c r e en S uc umbí os , ex i gi mos j us t i c i a pa r a nue s t r os hi j os a s es i na dos y el c es e de l a per s ec uc i ón


No.

25 México Marzo 2011| Cooperación Voluntaria

Acciones y Justicia

Revelaciones escandalosas

pág.13

pág. 3

Exige la familia Reyes Salazar justicia a las utoridades federales

pág.14

pag. 6

Uribe pretende encubrir su responsabilidad en

Por la memoria, contra el olvido y por la justicia.

pág. 1

Análisis del caso y la relación México - Sucumbíos Colombia Política de Estado: criminalización a la solidaridad y a lucha política

Tres años de impunidad y mientras tres años de lucha y diginidad pag. 8 Tres años de lucha. Sucumbíos !no olvidamos¡

pag. 10

Agradecimiento con cariño a Don Samuel Ruiz

pag. 12

Análisis y Opinión

Colombia el paramilitarismo

pág. 17

Retratos de Delincuentes Analizan Calderón y Santos temas de seguridad y combate al narco

pág. 18

Bases militares: la amenaza continúa

pág.19

Este Boletín es presentado por: • Asociación de Padres y Familiares de las Victimas de Sucumbíos, Ecuador (México) • Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Victimas de Violaciones de Derechos Humanos en México, AFADEM FEDEFAM (México) • Asociación por la Defensa de los Derechos Humanos y la Equidad de Género, ASDDHEG (México) • Asociación de Derechos Humanos del Estado de México, ADHEM (México) • Asociación de Barcelona en Apoyo a México, ABAM (Catalunya) • Association Toulousaine de Solidarité envers le Mexique, ATSM (Francia) • Centro de Derechos Humanos Coordinadora 28 de Mayo A.C. (México) • Colectivo Estudiantil Carlos Marx (México) • Comité 68 Pro Libertades Democráticas A.C. (México) • Fundación Diego Lucero A.C. (México) • Frente de Lucha Estudiantil Julio Antonia Mella, FLE-JAM (México) • Grupo de Acción Revolucionaria, GAR (México) • Liga Argentina por los Derechos del Hombre, LADH (Argentina) • Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos A.C., Limeddh (México) • Red Universitaria de Monitores de Derechos Humanos, RUMODH (México) • Solidaridad para el Desarrollo y la Paz, SODEPAZ (España) • Solidaritat per el Desenvolupament y la Pau del Pais Valenciano, SODEPAU-PV (Pais Valenciano) •Partido de los Comunistas


Acciones y Justicia

“Por la memoria, contra el olvido y por la justicia”.

El 1 de marzo se cumplen tres años del bombardeo colombiano a Ecuador en el que fueron asesinadas 25 personas, entre ellas Verónica Velázquez Ramírez, Fernando Franco Delgado, Juan González del Castillo y Soren Ulises Avilés Ángeles y del intento de homicidio, lesiones y torturas en contra de Lucía Morett Álvarez. Durante 1085 días no solo hemos sufrido la dolorosa ausencia de nuestros hijos, hemos enfrentado el poder y la impunidad del Estado colombiano que, tras arrebatarle la vida a los cuatro jóvenes mexicanos, ha pretendido justificar la infamia que cometió acusándolos de delincuentes y mediante un infundado proceso judicial en Bogotá logró en julio de 2009 una circular roja de la Interpol para la detención internacional de Lucía Morett, situación que se mantiene y que ha invertido los papeles al criminalizar a las víctimas y al colocarse el agresor como ofendido. Denunciamos que hasta en nuestra propia patria hemos sido víctimas de espionaje y amenazas de muerte formuladas por el exembajador colombiano en México, Luis Camilo Osorio, quien con todo cinismo nos confesó que investigaban las actividades políticas de los estudiantes de la UNAM, hechos ilegales que documentamos ante la Secretaría de Relaciones Exteriores. Ante este panorama queremos destacar los siguientes puntos:

1. A tres años de distancia reivindicamos la memoria de nuestros hijos que además de formarse profesionalmente abrazaron el sueño latinoamericanista de Bolívar. Insistimos, ellos no eran delincuentes, su estancia en el campamento bombardeado correspondía a legítimas inquietudes sociales y de estudio. Hoy las revelaciones de Wikileakes sobre el caso confirman la condición de civiles de los estudiantes agredidos por la fuerza militar colombiana. Es incomprensible que los medios de comunicación que sin pruebas señalaron a estos jóvenes de terroristas, hoy guarden silencio ante el contenido del cable del 28 de marzo de 2008 emitido por la embajada de Estados Unidos de América en México, que indicó: “carecen de base las acusaciones de que Lucía Morett y los estudiantes asesinados por militares colombianos en Sucumbíos, Ecuador, fueran contactos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en México o que recibieran entrenamiento por parte de esa guerrilla”. Aunque estas afirmaciones no son ninguna novedad y corresponden a lo que hemos sostenido los familiares de los estudiantes y la propia Lucía Morett, la relevancia de las mismas está en la fuente de la que proceden y la manera en que contribuyen con la verdad de los hechos. El premeditado ataque colombiano a Ecuador, con bombardeos semejante a los que está sufriendo el pueblo Libio, fue en sí mismo ilegal y violatorio del derecho internacional y los derechos humanos. El cable de la Embajada norteamericana hace más evidente la injusticia cometida al mostrar que la mortal agresión afectó además a civiles ajenos

México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 1


Acciones y Justicia al conflicto. Los injustificables argumentos de Álvaro Uribe y los responsables de la masacre, del ataque al terrorismo y de guerra preventiva, se derrumban cada vez más. 2. La resolución de octubre de 2010 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA que resolvió que es admisible el reclamo del Estado de Ecuador contra Colombia por el asesinato del ecuatoriano Franklin Aisalla, nos anima en la lucha por la justicia, dado que se trató del mismo evento en el que perdieron la vida nuestros hijos y que incluso son mencionados en el referido proceso. Este fallo histórico que comprende delitos de lesa humanidad es significativo en la medida en que hace posible que este reclamo y los argumentos en que se apoya se hagan extensivos por el asesinato de los estudiantes mexicanos. 3. A fines de 2010 la Secretaría de Relaciones Exteriores de México respondió a la nueva solicitud de la Corte Suprema de Justicia de Ecuador que pidió precisar el sentido del rechazo del 1 de marzo de 2010 sobre la extradición de Lucía Morett al considerar que no era categórica la respuesta del Estado mexicano. Esta última respuesta no se hizo pública en México ni fue dada a conocer a Lucía ni a sus familiares, manteniendo la incertidumbre sobre la defensa de una mexicana a la que no se le comprobó delito alguno y que claramente fue víctima de violaciones a sus derechos humanos. La secrecía con que la SRE ha manejado este asunto contradice el acuerdo que tuvimos de mantenernos informados de los asuntos de nuestro interés; además ha quedado en entredicho el compromiso que hace meses, a través de un diario de circulación nacional,

2 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria

formuló el vocero de esa dependencia de darnos una entrevista al más alto nivel. 4. Hacemos un llamado a las autoridades competentes para analizar y sobreseer los infundados procesos judiciales que con absurdos cargos se han establecido en contra de Lucía Morett y que han implicado una persecución política que no la deja vivir en paz y que han puesto gravemente en riesgo su libertad, seguridad e integridad. 5. En la labor por procurar la justicia para nuestros hijos nos animó la resolución del 24 de diciembre de 2010 del Fiscal de de Sucumbíos, Ecuador, que solicitó a un juez de esa Provincia emitir la orden de aprehensión contra seis altos funcionarios militares y policiales colombianos acusados de ser los responsables de privar de la vida a 23 personas el 1 de marzo de 2008 y en que se incluyen a nuestros hijos. Aunque se abstiene de pedir esta orden para el Sr. Juan Manuel Santos, por ser el actual presidente de Colombia, también es señalado como uno de los culpables de los asesinatos. Es un pequeño avance pero estamos convencidos de que esta resolución a la larga ayudará para que todos los responsables de la masacre sean encarcelados, pues los delitos que cometieron no prescriben. SEGUIMOS A LA ESPERA DE SER ATENDIDOS. INSISTIMOS EN QUE POR ENCIMA DE LAS AFINIDADES POLÍTICAS ENTRE GOBIERNOS ESTÁN LAS LEYES Y EL DERECHO QUE LES CORRESPONDÍA A NUESTROS HIJOS COMO CIUDADANOS MEXICANOS Y QUE NOS CORRESPONDE A NOSOTROS COMO FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE LA MASACRE.


Acciones y Justicia

Análisis del Caso y la Relación MéxicoSucumbíos-Colombia.

La masacre perpetrada por el ejército colombiano el primero de marzo del 2008 sobre un campamento de paz de relaciones internacionales de las FARC-EP, en el sector de Angostura o la Ceiba de la Parroquia Santa Elena, Cantón del Putumayo, provincia de Sucumbíos en la República de Ecuador, es un claro ejemplo de crimen de lesa humanidad, donde se les arrebato la vida a 25 personas, cuatro de ellos estudiantes mexicanos y un civil ecuatoriano que se encontraban de visita. A los 25 minutos del primer día de marzo se inicio el primer bombardeo sobre dicho campamento, en un segundo ataque fue como a las tres de la mañana, en total cayeron sobre el campamento diez bombas de fragmentación de 250 kg. cada una de ellas en una área de 600 metros cuadrados, el bombardeo fue de alta precisión militar a pesar de la oscuridad de la noche y la tupida vegetación propia de la selva Amazónica, la fuerza expansiva de cada uno de los mortíferos artefactos de muerte, alcanzo un radio de 750 metros a la redonda; su estallido provocó cráteres de 2.40 metros de diámetro por 1.80 metros de profundidad. Despues de los bombardeos las tropas colombianas fuertemente armadas en helicópteros ametrallaron el campamento antes de ocuparlo por tierra, acto seguido remataron algunos heridos con tiros en la espalda, el ciudadano ecuatoriano a pesar de estar lesionado de bala fue muerto por golpes en la cabeza. Solo sobrevivieron una estudiante mexicana y dos jóvenes colombianas, la mexicana resulto herida, amenazada y vejada por la tropa invasora. Cuando decimos que fue un claro crimen de lesa humanidad, es porque contamos con elementos probatorios de una acción que se llevo a cabo con alevosía y ventaja, que la gente del campamento se

encontraban durmiendo, que no hubo ningún intento por capturarlos o solicitud de rendición a pesar de la superioridad numérica de los atacantes, así como de armamento e información de inteligencia, a pesar de ello no respetaron vida de civiles, e invadieron un país vecino rompiendo un tratado con Ecuador de resguardar la frontera en forma conjunta. Mintió el presidente colombiano cuando dijo que había sido una acción de guerra y que por error o por el mismo combate habían atravesado la frontera. Desde luego hay elementos que desconocemos hasta ahora, que solo los asesinos conocen, como ejemplo el Ministerio de Defensa de Colombia afirmó que la operación Fénix así llamada por ellos, se realizó con 5 aeronaves Súpertucano de fabricación brasileña, pero el informe técnico de la Fuerza Aérea de Ecuador desmiente dicha aseveración colombiana basándose en los fragmentos (aletas) de las bombas encontradas en el mencionado campamento que no son compatibles con las plataformas de los Súpertucanos, lo que hace suponer que el agresor o los agresores fueron aviones de Estados Unidos, que partió o partieron de una base que aún ignoramos, ¿si salieron de la base de Manta en Ecuador, o fue la base Tres Esquinas de Colombia.? No obstante, con los elementos que contamos serían más que suficientes para llevar ante una corte respetable a los responsables de dicha masacre para ser juzgados como criminales, sin embargo, a pesar de ello despues de casi tres años el crimen de Sucumbíos sigue en la más completa impunidad. ¿Qué ha pasado? para nosotros los padres y familiares de los cinco estudiantes mexicanos que estuvieron en el campamento guerrillero de Sucumbíos, partimos de que fue un hecho donde están involucrados cuatro países: Ecuador lugar de los hechos, Colombia porque el ejército colombiano realizó la masacre, Estados Unidos por el apoyo que le ha brindado al gobierno colombiano y presumiblemente intervinieron en forma directa en la operación Fénix, México país de origen de cuatro civiles asesinados y una más herida. Por lo que ha sido una masacre, un delito con un perfil internacional que se persigue por leyes mundiales por México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 3


Acciones y Justicia oficio o por leyes de todos los países, pero en éste caso tenemos un homicida u homicidas con un carácter de Estado y no solo de individuos.

mientras que la demanda en contra de Lucia Morett había llegado a México por atentar a la seguridad del Estado ecuatoriano.

La IMPUNIDAD estuvo abalada desde el principio por el gobierno del presidente G W Bush de los Estados Unidos no solo porque el armamento homicida es de fabricación estadunidense, sino que en declaraciones públicas el gobernante de Estados Unidos aprobó, felicito, y se alegró de la acción colombiana, es decir certificó la masacre de Sucumbíos.

El 24 de diciembre del 2010 en Nueva Loja provincia de Sucumbíos el Juzgado Primero de Garantías Penales demandaron por el delito contra la Vida-Asesinato a los señores: Juan Manuel Santos Calderón, Fredy Padilla de León, Oscar Adolfo Naranjo Trujillo, Mario Montoya Uribe, Guillermo Barrera, Jorge Ballesteros y Camilo Ernesto Álvarez Ochoa. En los siguientes términos:” El Código Penal considerando como circunstancia constitutiva de la infracción que se utilizó la noche y demás circunstancias agravantes, como es, en pandilla, en despoblado, con alevosía y utilizando medios con los cuales se causó graves estragos a las víctimas en virtud de encontrarse en absoluta indefensión”

Por lo tanto, la IMPUNIDAD se impuso como una pirámide donde el pináculo ha sido la potencia del norte quien influyó en los demás países para que no aplicaran las leyes que condenan los crímenes, el poder del imperialismo estadunidense llegó hasta en los países no involucrados, un ejemplo de ello fue como la OEA (La Organización de Estados Americanos) intervino pero no actuó. No hubo condena alguna al Estado colombiano. La justificación fue combate al terrorismo y al narcotráfico. La república de Ecuador es la más autorizada para aplicar la Ley por la masacre de Sucumbíos según los especialistas en leyes y en su caso particular defender el caso del ciudadano ecuatoriano: Franklin Guillermo Aizalia, sin embargo la Fiscalía General del Ecuador ha navegado en la imprecisión, en el retraso llegando hasta la ambigüedad. Un Juez de Sucumbíos demando a una víctima mexicana Lucia Morett, tan improcedente demanda que en dos ocasiones el gobierno mexicano la rechazó por carecer de un sustento legal solido. La confusión se creó cuando mucha gente pensó que el gobierno del presidente Rafael Correa había realizado la demanda, la explicación se dio despues cuando se aclaro que en Ecuador existe la división de poderes y el presidente Correa había sido ajeno a la demanda. Sin embargo, las imprecisiones y fallas del gobierno ecuatoriano en su conjunto se evidenciaron cuando se dio a conocer el documento de una “Comisión de la Verdad” sobre el bombardeo en Sucumbíos, donde se ignoró a los jóvenes mexicanos asesinados, posteriormente se hizo una demanda en contra del ministro de la Defensa de Colombia en aquel entonces Juan Manuel Santos Calderón, sin que ésta avanzara, 4 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria

Sin embargo, la Fiscalía General del Estado de Ecuador “se ABSTIENE de ACUSAR a JUAN MANUEL SANTOS CALDERON por cuanto en su calidad de Presidente de la República de Colombia se encuentra investido de inmunidad y por ende es inimputable a la acción penal correspondiente. Analizando el documento ecuatoriano comentamos lo siguiente: Juan Manuel Santos Calderón es responsable de la masacre de Sucumbíos ya que él estaba al mando del Ministerio de la Defensa de Colombia, en el 2008, la demanda no procedió lamentablemente en el lapso en que no era presidente. Es decir la acusación llegó tarde. Pero algo mas grave, no se menciona ni está en esta lista el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez que si bien por ser presidente en aquel entonces (año 2008) hoy no tiene ese fuero o inmunidad, ¿Fue un descuido u omisión deliberada del Juzgado Primero de la Provincia de Sucumbíos? También queda fuera de la lista el Almirante David René Moreno, Jefe de Estado Mayor Conjunto. De acuerdo a la información de Colombia el Almirante es “Jefe del Estado Mayor el que debe coordinar y planear todo lo que debe tener cada una de las fuerzas (Ejército, Armada, y Fuerza Aérea) especialmente los comandos


Acciones y Justicia conjuntos. Por eso reconoce que los éxitos en la política de seguridad democrática se deben a la unión de esfuerzos de las operaciones conjuntas. El Estado Mayor Conjunto es el que trabaja en el planeamiento macro de las grandes operaciones…” No podemos pasar por alto que el interrogatorio extrajudicial a que fue sometida la sobreviviente mexicana Lucía Morett por militares ecuatorianos el 2 de marzo del 2008 en Lago Agrio quede sin investigación ya que ha sido una violación a sus derechos, porque sin considerar sus heridas físicas y su trauma de haber vivido el bombardeo, el interrogatorio fue más bien una tortura para obligarla a que confesara los supuestos delitos como si fuera una delincuente. Por todo esto concluimos que la aplicación de la Justicia en Ecuador para el caso de Sucumbíos esta endeble y lenta. Esperemos que esta situación se enmiende. Para el caso de México, desde el 5 de marzo del 2008 la Secretaria de Relaciones Exteriores han ocultado información a los padres de las victimas de Sucumbíos, y no ha prestado ayuda legal ni psicológica y se ha negado el gobierno mexicano a presentar una enérgica protesta ante el gobierno colombiano por su responsabilidad en el homicidio de cuatro ciudadanos mexicanos en el extranjero. No le ha dado la protección a la única sobreviviente al grado que esta ha preferido ocultarse ante el acoso del gobierno colombiano a través de la llamada ficha roja de Interpol. La campaña mediática en contra de los jóvenes mexicanos asesinados en Sucumbíos: Verónica Velázquez Ramírez, Juan González del Castillo, Fernando Franco Delgado, Soren Avilés Ángeles y la única sobreviviente Lucía Morett Álvarez ha sido encabezada por el mismo ex presidente colombiano en sus visitas a México, Álvaro Uribe Vélez quien a mentido una y otra vez sobre el caso de Sucumbíos, y el gobierno mexicano ha guardado silencio cómplice, y además ha permitido que los asesinos vengan a nuestro país y se presenten ante los medios informativos a difamar a los cinco estudiantes mexicanos, cometiendo además una flagrante violación a nuestra soberanía.

Por lo que concluimos que el gobierno mexicano de Felipe Calderón lejos de hacer un reclamó ha estrechado cada vez más su relación con el gobierno colombiano; en un lapso de tres años Felipe Calderón y Álvaro Uribe se han entrevistaron alrededor de 10 veces tanto en México como en Colombia. Para nadie que este medianamente informado sabe que los militares colombianos están asesorando a la policía y ejército mexicano en ese proyecto de militarización en México que poco a poco lo han venido logrando a costa de más de 30 000 vidas de mexicanos. En cuanto a Colombia estamos conscientes que ellos guardan celosamente toda la información sobre la operación Fénix, porque saben que ahí están las pruebas de su felonía y su culpabilidad de sus violaciones que ha toda costa tratan de ocultar porque fue un crimen de Estado. El actual presidente colombiano Juan Manuel Santos Calderón trata por todos los medios de convencer a la opinión pública internacional que es diferente a su antecesor, cuando todos sabemos que él es el principal responsable de los mal llamados “falsos positivos”, que él es responsable también de la operación Fénix. Entre sus esfuerzos por cambiar la imagen de un Estado represor y asesino, ha logrado restablecer las relaciones diplomáticas con los gobiernos de Venezuela y Ecuador, y ha estrechado aún más las relaciones con el gobierno mexicano, le ha dado a la Fiscalía General de la República una supuesta Autonomía y como muestra la Corte Suprema de Colombia condenó hace unos días a 7 años y medio a Mario Uribe ex senador y primo del ex presidente Álvaro Uribe Vélez por su relación con grupos paramilitares de ultraderecha. Hecho que confirma los sucios antecedentes del ex presidente colombiano que nosotros hemos denunciado desde el año 2008, basándonos en el libro de Sergio Camargo “El Narcotraficante No. 82 Álvaro Uribe Vélez, y el video colombiano Álvaro Uribe Vélez Santo ó Demonio entre otras fuentes. La impunidad del Estado Colombiano se mantiene a pesar de los graves delitos que se han cometido dentro y fuera de Colombia, el poder ha corrompido a los órganos de impartición de Justicia a nivel mundial, México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 5


Acciones y Justicia los tribunales internacionales son insuficientes y de limitada acción, lo que da por resultado que los que reclamamos justicia estamos en la más completa indefensión y abandono. Como es posible que el señor Álvaro Uribe ex presidente colombiano venga a México a una reunión de empresarios en la ciudad de Morelia como un simple y pacifico ciudadano como si no hubiera pasado nada y con la complacencia y la hospitalidad del presidente mexicano. Poco a poco con la solidaridad que hasta ahora hemos recibido en México y otros países llevaremos un expediente completo del caso de Sucumbíos para presentarlo ante los tribunales internacionales para pedir Justicia, por lo pronto Wikileaks ha filtrado la información de la embajada estadunidense en México del 28 de marzo del 2008 donde textualmente dice:”Carece de base las acusaciones de que Lucía Morett y los estudiantes mexicanos asesinados el 1 de marzo del 2008 por militares colombianos en Sucumbíos Ecuador, fueran contactos de la FARC en México o que recibían entrenamiento por parte de esa guerrilla. Iban asistir a un Congreso Bolivariano de grupos latinoamericanos de izquierda y que quisieron visitar el campamento de las FARC en Sucumbíos”

ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS, ECUADOR

Política de Estado: Criminalización a la solidaridad y a la lucha política. En este año se cumplen tres años de la Masacre de Sucumbíos, Ecuador. El 1 de marzo el ejército colombiano en territorio ecuatoriano bombardeó un campamento de paz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP). El artero ataque produjo decenas de muertos y algunos heridos. En el campamento se encontraban civiles, entre ellos, nuestros compañeros Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Soren Ulises Avilés Ángeles, Juan González del Castillo y Fernando Franco Delgado, que murieron en el bombardeo, así como Lucía Morett logró salvar la vida. La respuesta del gobierno mexicano, ante el asesinato de cuatro connacionales fue unívoca: se criminalizó a priori su presencia en el campamento y se les trató de vincular orgánicamente con la insurgencia. Con ello, se fortaleció una campaña mediática y jurídica que tenía varios objetivos: -Criminalizar la solidaridad y el interés por comprender las luchas y procesos de resistencia en Nuestra América. Realizar una campaña mediática en contra las FARC y el proyecto político que sustentan. -Fortalecer internacionalmente la política de “seguridad democrática” que lleva a cabo el gobierno colombiano y mostrarla como un ejemplo a seguir para otros países. Esta campaña mediática, orquestada por los sectores más recalcitrantes de la derecha, se hizo más evidente con los últimos documentos que a hecho públicos WikiLeaks, en los cuales se marca que el 28 de marzo del año del 2008 la embajada de Estados Unidos en

6 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria


Acciones y Justicia México emitió un cable secreto en el que informa: “Carecen de base las acusaciones de que Lucía Morett y los estudiantes mexicanos asesinados el 1º de marzo de 2008 por militares colombianos en Sucumbíos, Ecuador, fueran contactos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en México o que recibieran entrenamiento por parte de esa guerrilla”.

¡Alto a la criminalización de la solidaridad y la protesta social! ¡Exoneración total a Lucía Morett!

A pesar de ello, se ha mantenido la campaña que trata de mostrar a los compañeros asesinados como “terroristas” y vinculados a actividades criminales. La campaña ha incluido también la criminalización de quienes han practicado actividades de solidaridad e internacionalismo con las FARC, a parir de una serie de montajes judiciales que se reflejaron en denuncias y procesos penales, hasta el absurdo de la orden de captura internacional de Interpol en contra de Lucía Morett, trastocando a las víctimas en victimarios y a la solidaridad política en terrorismo. El interés de los compañeros por conocer de primera mano la problemática de América Latina en general y del conflicto social-armado de Colombia en particular, tenía como objetivo comprender la realidad y entender cabalmente las formas en que los pueblos se organizan y luchan, además de las bases históricas, políticas y sociales que dieron nacimiento a la insurgencia colombiana. Su aspiración partía de un acercamiento directo a la realidad concreta para contribuir al término del conflicto social y armado que azota al hermano pueblo colombiano desde hace cinco décadas. La criminalización buscó despojar a nivel mediático las raíces del conflicto y de la lucha social, hostigar y utilizar arbitrariamente al sistema penal contra todos los que han sido solidarios con diversas luchas de liberación. La administración panista buscó sacar provecho por todos lados y también trató de vincular a las luchas políticas con el narcotráfico para reforzar su política de militarización del país en pro de la

¡Condena a los asesinos! ¡Justicia, ya! “guerra contra el crimen organizado”. Así, también reforzaba internacionalmente la política de “seguridad democrática” llevada a cabo por el gobierno colombiano que consiste en la criminalización a toda oposición al régimen (desde defensores de derechos humanos hasta los pueblos indígenas), la militarización del país para aniquilar principalmente a la insurgencia, lo cual implica el incremento de violaciones graves a los Derechos Humanos. Con esto el panismo quiere presentar como una solución viable las políticas llevadas a cabo en Colombia “contra el narcotráfico y el crimen organizado”. Es decir el terrorismo de Estado como solución, con todo el apoyo del imperialismo gringo. Así la campaña de criminalización de la solidaridad, hostigamiento y persecución se desarrolla en contra las luchas populares, contra los proyectos políticos que buscan terminar con la situación decadente en la cual nos encontramos. Sin embargo sabemos que las voces de oposición y lucha no se van a acallar, que la solidaridad y el internacionalismo pervivirá mientras existas luchas legítimas y que la lucha contra la impunidad parará hasta que consigamos justicia. El cable de Wikileaks publicado incluiría que: “El despacho descarta incluso versiones de que Raúl Reyes, dirigente de las FARC muerto también en el ataque colombiano al país vecino, tuviese en su poder una computadora con datos sobre un cargamento de droga que la guerrilla habría enviado a un cártel mexicano.” Gabriela Fonseca, Periódico La Jornada, Domingo 13 de febrero de 2011, p. 3 Partido Comunista de México. México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 7


Acciones y Justicia

TRES AÑOS DE IMPUNIDAD Y MENTIRAS

TRES AÑOS DE LUCHA Y DIGNIDAD El primero de marzo de este 2011, se cumplirán tres años de la incursión militar del Estado colombiano a la región de Sucumbíos en territorio de Ecuador, cuyo objetivo era eliminar al Comandante Raúl Reyes encargado de la Comisión Internacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, (FARC-EP). En aquella acción violenta y premedita, fueron asesinadas 25 personas, entre ellas, nuestros cuatro compañeros estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México y uno de ellos del Instituto Politécnico Nacional; Verónica Velázquez Ramírez, Juan González del Castillo, Fernando Franco Delgado y Soren Avilés Ángeles respectivamente, fueron víctimas mortales de la sed de venganza de un Estado que en vez de buscar caminos para la solución política de un conflicto interno que cumple ya más de seis décadas de existencia, decidió implementar una acción de guerra pocas veces vista en la historia de América Latina. En los mismos hechos sobrevivieron tres jóvenes mujeres, una de ellas, Lucía Morett, estudiante mexicana de la UNAM, y quien desde aquella fecha hasta el día de hoy, se ha convertido en botín de persecución política del Estado colombiano en su afán por querer exportar la criminalización social y política que se vive en Colombia, y donde la actitud omisa y cómplice del gobierno mexicano de Felipe Calderón, ha devenido en una injusta persecución contra Lucía y en una campaña de desprestigio contra nuestros compañeros asesinados, organizada desde territorio colombiano y adoptada por los grupos más 8 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria

recalcitrantes de la ultraderecha en México y América Latina. La masacre de Sucumbíos, es una clara muestra de cómo Estados Unidos continua interviniendo política y militarmente en América Latina, al ser está región una de las más importantes en su política geoestratégica de control, pero sobretodo de dominación y explotación. Las primeras investigaciones de lo ocurrido el primero de marzo de 2008, arrojaron datos de la participación directa del ejército norteamericano apostado en la hoy desparecida base militar de Manta en Ecuador, que en coordinación con el Ejército y la Policía colombiana llevaron a cabo la “Operación Fénix” masacrando a quienes se encontraban durmiendo en el campamento diplomático de Raúl Reyes, incluyendo a civiles, que como los estudiantes mexicanos, eran invitados a asistir para poder conocer la realidad del conflicto colombiano y dar cuenta de los esfuerzos que se construían por buscar caminos políticos y negociados para la paz. Desde las primeras confirmaciones de que en aquella acción militar habían sido masacrados cuatro estudiantes mexicanos, los Padres, Familiares y amigos de ellos junto a diversas organizaciones estudiantiles, sociales, políticas y de Derechos Humanos, comenzamos a denunciar los atroces crímenes que cometió el Estado colombiano señalando a los verdaderos criminales, como lo es Álvaro Uribe Vélez ex presidente de Colombia y el actual mandatario de ese país Juan Manuel Santos entre otros responsables directos, crímenes que se suman a la larga lista de las agresiones cometidas por estos mismo personajes contra su propio pueblo durante largos años. El conflicto interno en Colombia es resultado de condiciones sociales muy claras de marginación, pobreza y de grupos oligárquicos que ostentan el poder y se niegan a que el pueblo colombiano decida su propio camino, miles han sido los asesinados, los desaparecidos, los encarcelados injustamente, los perseguidos. Se ha construido un país de excepción bajo un modelo de Estado terrorista que exporta su ejemplo de violencia contrainsurgente, siendo México, bajo el control de los gobiernos de extracción


Acciones y Justicia panista, uno de los principales receptores, proceso denunciado como el de la colombianización de nuestro país, en donde se comienza a aplicar las mismas tácticas de terrorismo en la población bajo discursos mediáticos de combate a la delincuencia organizada, al narcotráfico y/o al terrorismo. Nos es casualidad que tanto México como Colombia sean dos de los países con mayor apoyo militar norteamericano y piezas claves dentro de su estrategia de “Seguridad Nacional”, cabe recodar la reactivación e instauración de siete bases militares en Colombia sumadas a las estratégicamente ubicadas en América Latina, y en meses recientes las aparentes preocupaciones de Washington para con la violencia desatada en México, se enmarcan dentro de una táctica intervencionista inspirada en un modelo de contrainsurgencia para estos países, constituyendo una violencia estatal de graves consecuencias para su población, pero también para la lucha que los pueblos construyen en busca de mejores condiciones de vida. En días recientes el caso de la masacre de Sucumbíos ha vuelto con fuerza a los titulares de la prensa que le había restado importancia gradualmente, la noticia ha resonado en todo el mundo al hacerse público un cable de Wikileaks en donde se reconoce que los cuatro estudiantes mexicanos asesinados y Lucía Morett, no era miembros de la guerrilla colombiana de las FARC-EP, ni recibían ningún tipo de entrenamiento militar, y que su presencia en dicho campamento era en calidad de civiles, para muchas personas en todo el mundo esta es la publicación de una verdad, para muchos otros es solamente confirmar lo que durante tres años la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos y demás organizaciones hemos repetido en todos los espacios y medios posibles, los jóvenes mexicanos no eran terroristas, no eran narcotraficantes, no eran parte de la guerrilla, ellos acudieron a Ecuador para participar en una serie de foros y actividades acerca del pensamiento de Simón Bolívar y por los esfuerzos de lograr ese gran anhelo de la unidad latinoamericana. Los Padres y Familiares de estos jóvenes han sido un ejemplo para las organizaciones sociales del mundo

entero, del dolor de haber perdido a un hijo asesinado, han construido toda un referente de denuncia y lucha digna por justicia, por castigo a los responsables de la masacre, por desmentir las calumnias vertidas contra ellos y por lograr la libertad y seguridad para Lucía Morett. Este primero de marzo se cumplen tres años del asesinato de nuestros compañeros, tres años plagados de mentiras vertidas por sus asesinos, tres años de una actitud cómplice del gobierno mexicano, tres años de calumnias de los grupos más reaccionarios difundidas por cientos de medios de comunicación y periodistas que están a las ordenes de los oscuros intereses del terrorismo de Estado colombiano con patente norteamericana, pero al mismo tiempo, son tres años de una lucha digna y ejemplar encabezada por los Padres y Familiares de nuestros compañeros, tres años de buscar reivindicar su memoria, de construir caminos para la justicia y en contra de la impunidad, tres años de ser un ejemplo de dignidad y fortaleza para todos aquellos que buscamos construir un mundo mejor. El mejor homenaje que podemos hacer a nuestros compañeros asesinados es el de seguir sus ideales y su ejemplo, ellos fueron jóvenes comprometidos con su tiempo y su pueblo, jóvenes inquietos por conocer la realidad social que afecta a América Latina, por ser sensibles al dolor de un pueblo hermano como el colombiano, al ser solidarios con ellos y buscar contribuir desde sus esfuerzos con la paz y la justicia, el mejor homenaje es el de sumarnos a los esfuerzos de lucha que encabezan los Padres y Familiares de Verónica, Juan, Fernando, Soren y Lucía. Marzo, 2011. ¡JUSTICIA A NUESTROS COMPAÑEROS ASESINADOS! ¡CESE A LA PERSECUCIÓN DE LUCIA MORETT! ¡El presente es de lucha, el futuro es nuestro! Frente de Lucha Estudiantil Julio Antonio Mella (FLEJAM) México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 9


Acciones y Justicia

Tres años de lucha

Sucumbíos, ¡no olvidamos! Por la mañana pasé muy cerca del mercado Hidalgo en la colonia Doctores, por donde se ubicaba mi domicilio, y compré un ejemplar del diario La Jornada; sin prestar atención a cualquier nota dentro y en la portada del diario, lo puse bajo mi brazo y no lo abrí hasta llegar a la preparatoria 2 de la UNAM. Era domingo 2 de marzo de 2008 y me encontraba reforzando un paro general de labores en dicho plantel por la destitución de la recién nombrada directora. Como era domingo y no habrían asambleas en el plantel hasta pasado el medio día y tampoco había muchos compañeros dispuestos a sostener una charla a esas horas de la mañana, comencé a hojear el periódico. Nunca empiezo a leer un diario sin que, como lo hace regularmente casi todos los que los adquieren, revise extenuantemente los contenidos que se anuncian en la portada y contraportada, pero ese día fue la excepción y simplemente comencé a pasar las hojas, deteniendo mi atención en algunas notas sobre Juan Camilo Mouriño y otra más que hacía referencia a dotar de mayor autonomía a la Comisión Reguladora de Energía. No tardé mucho en llegar a la sección que siempre he pensado debería llevar el nombre problemáticas internacionales, cuando me saltó inmediatamente a la vista una nota adornada con el título “Abate el ejército colombiano a Raúl Reyes, el segundo jefe de las FARC”. En mi relativamente poca experiencia de lucha, he encontrado diversas manifestaciones que han logrado arrebatar mi atención en ciertas etapas y procesos; el tema de la guerrilla siempre ha sido para mi un tema delicado y complejo de entender. A pesar de no compartir todos sus métodos y tener enormes diferencias con quienes han optado por una vía político-militar como estrategia política, siempre he respetado las distintas expresiones de lucha. Particularmente el nombre de Raúl Reyes no era ajeno para mí pues era el contacto 10 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria

excluyente y negociador internacional de las FARC que siempre salía a relucir en los medios de difusión. Pronto, cerré el diario pensando que esa debería ser una nota de primera plana y así era: “Matan al jefe negociador de las FARC”. Todo ese tiempo había cargado en mis brazos información de hechos que provocarían un conflicto internacional y que, sobre todo, costarían la vida de cuatro grandes compañeros. En fin, muy lejos estaba aquella mañana de tan siquiera imaginar lo que se desataría en las próximas semanas y meses. Hoy llegamos puntuales a la cita de los tres años del cobarde asesinato de nuestros compañeros y amigos; no podría ser de otra forma en realidad, pero está es una de esas citas que hubiésemos preferido jamás tener. En estos tres años ha quedado clara una y otra vez las razones por las que nuestros compañeros se encontraban justo en ese lugar en aquella ocasión; no será, pues, esta otro momento más para aclarar lo que ya está aclarado. Pero significativamente, es justo en la conmemoración de estos tres años, que los cables recuperados por Wikileaks y entregados al diario mexicano La Jornada, vuelven a poner el acento en el ahora llamado “caso Sucumbíos”, pues la documentación filtrada hace hincapié en el propio reconocimiento de Estados Unidos de la nula relación e inocencia de nuestros cuatro compañeros asesinados, así como de Lucía Morett, la única sobreviviente mexicana. A tres años de la masacre, hoy está probado internacionalmente lo que hemos venido sosteniendo junto con los familiares de nuestros compañeros. La propia información que hace llegar los Estados Unidos revelan que las acusaciones hacia nuestros compañeros no era (y es) más que un infundio del Gobierno de Colombia y algunos sectores de la sociedad mexicana, en contubernio, por supuesto, con el gobierno que encabeza Felipe Calderón, en un intento por criminalizarlos y así también desprenderse políticamente de manera pública de cualquier responsabilidad que el gobierno mexicano debía asumir por el artero asesinato de cuatro connacionales a manos de un ejército que invasor. Como era de esperarse, la gran mayoría de los medios de difusión, sobre todo los electrónicos, no le dan


Acciones y Justicia difusión al hecho mismo de que se sepa que esto era una calumnia, en contraste con los meses de terribles acusaciones, señalamientos y cacería de brujas que encabezaron muchos de ellos, por encima del dolor y la desesperación de los familiares que hasta le fecha no han encontrado justicia en este caso, enfrentándose a una indolencia terrible por parte del Estado mexicano para atender sus reclamos; uno de los ejemplos de gravísima impunidad en pro de las bestias que ejecutaron e idearon la masacre. El escenario que se ha abierto en el mundo por las filtraciones hechas por Wikileaks, ha creado verdaderas crisis políticas internacionales que han revelado públicamente el rostro real de la diplomacia imperialista y su relación con los demás países. En el caso particular de la masacre de Sucumbíos no debería ser la excepción retomar estas informaciones que, como diría el periodista Miguel Ángel Ferrer a la cadena de noticias Telesur, tienen valor porque consisten en una serie de documentos de carácter oficial. El proceso de lucha que hoy encabeza la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, debe integrar a su estrategia estos contenidos y denunciar la calumnia, el cinismo y la complicidad de todos los responsables en esta masacre empezando por Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos. Nuevamente se abre la oportunidad de generar un espacio de convergencia que permita penetrar el tejido de la organización social y levantar juntos la exigencia de juicio y castigo a los responsables de la masacre de Sucumbíos y el cese al hostigamiento y persecución que pesa sobre Lucía Morett. De estos tres años que también han sido una gran experiencia de solidaridad y lucha de una gran cantidad de compañeros y compañeras de distintas organizaciones que han extendido un puente hacia la lucha por la justicia y la memoria en el caso Sucumbíos, debemos sacar un balance y lecciones que nos permitan reorganizar una estrategia hacia el

triunfo de nuestras demandas. Desde el Grupo de Acción Revolucionaria pensamos imprescindibles dos principales tareas: organización y movilización. Debemos lograr consolidar un espacio de coordinación con muchas más organizaciones, para golpear conjuntamente en estos reclamos; la organización son todos aquellos compañeros que extendieron los brazos y que han recibido a la Asociación a pesar de las adversidades de lo que significa trabajar con el tema. Así mismo, debemos seguir en las calles y actuar conjuntamente, elevando el nivel y contenido de la protesta en todos los lugares donde nos encontremos a los asesinos del pueblo libre, de la juventud y la esperanza. Pensamos, que el tercer aniversario deberá contener necesariamente una propuesta programática para comenzar a caminar sobre esta dirección. No debemos olvidar Sucumbíos y a los compañeros que perdimos y los que hoy, a pesar de estar vivos, se encuentran ausentes criminalizados con mentiras y falsedades. Walter J. Ángel Grupo de Acción Revolucionaria

México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 11


Acciones y Justicia

Agradecimiento con cariño a Don Samuel Ruiz. La Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador, se suma a las miles de voces que hoy lamentan la enorme pérdida del Obispo Don Samuel Ruiz, hombre de principios inquebrantables en la búsqueda de paz y justicia para los indígenas, para los pobres de México. Cientos son las anécdotas que hoy se escuchan de quienes tuvieron la fortuna de conocerlo, de escuchar sus palabras, de convivir y luchar junto a él por un mundo mejor, nosotros, le recordamos con especial cariño al mostrarse siempre sensible al dolor que enfrentamos el 1° de marzo de 2008 al ser asesinados nuestros cuatro hijos a manos de ejército colombiano. Don Samuel Ruíz ofició de manera solidaria en abril de 2008 una misa en memoria de Juan González,

12 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria

Fernando Franco, Verónica Velázquez y Soren Avilés y; además, por la recuperación física y emocional de Lucía Morett, quien en aquel momento se recuperaba de las heridas sufridas en la masacre de Sucumbíos. Sus palabras fueron un gran alivio dentro del profundo dolor que nos embargaba. Hoy, Don Samuel Ruíz se ha ido, pero el dolor de su ausencia no debe minarnos, estemos felices de haber podido caminar junto a un hombre comprometido con su pueblo, con los más pobres, que siempre fue solidario y brindó su apoyo a quienes lo necesitaban al padecer graves injusticias. Recordemos en nuestros corazones a Don Samuel Ruíz, pero sobre todo, sigamos su ejemplo de ser sensibles al dolor de todos aquellos que padecen las infamias de los poderosos, comprometámonos como él lo hizo toda su vida, por estar luchando por dignidad al lado de nuestro pueblo.


Análisis y Opinión

“Revelaciones” escandalosas. El pasado 13 de febrero, el diario La Jornada publicó una nota sobre uno de los miles de documentos diplomáticos de Estados Unidos (EU) que el portal electrónico WikiLeaks le entregó, sobre asuntos relacionados con México. El primer párrafo de dicha nota es una elocuente síntesis del interés que despertó entre los familiares y amigos de los jóvenes mexicanos asesinados, y de la única connacional sobreviviente al ataque realizado por el ejército de Colombia en tierras ecuatorianas, el 1 de marzo de 2008: “Carecen de base las acusaciones de que Lucía Morett y los estudiantes mexicanos (...) fueran contactos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en México o que recibieran entrenamiento por parte de esa guerrilla”. Lo cierto, y lo que siempre hemos tenido claro, es que: “la presencia de los estudiantes mexicanos –Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Soren Ulises Avilés Ángeles, Juan González del Castillo y Fernando Franco Delgado, quienes murieron en el ataque nocturno por aire y tierra que lanzó el gobierno de Álvaro Uribe en territorio de Ecuador, así como Lucía Morett, quien resultó herida– iban a asistir a un congreso bolivariano de grupos latinoamericanos de izquierda y que quisieron visitar el campamento de las FARC en Sucumbíos.” Según el texto, firmado por Gabriela Fonseca, el cable (de fecha 28 de marzo de 2008) descarta la versión de que el líder guerrillero Raúl Reyes “muerto también en el ataque colombiano al país vecino, tuviese en su poder una computadora con datos sobre un cargamento de droga que la guerrilla habría enviado a un cártel mexicano.” Además, llama la atención el reconocimiento de que oficialmente, Felipe Calderón “ha sido cauteloso al

rechazar discretamente el ataque colombiano en territorio ecuatoriano, pero ha dedicado tiempo a promover la reconciliación entre los dos países sudamericanos”. Esta actitud, o cómplice o pusilánime, contrasta con la adoptada hacia los mexicanos, pues en lugar de muestras claras y concretas de solidaridad, o el cumplimiento de su deber reclamando justicia para los agraviados, el jefe de Estado mexicano se ha sumado, en los hechos, a las campañas calumniosas dirigidas por una trasnacional derechista que relaciona sin ton ni son fenómenos como el narcotráfico, la guerrilla y el terrorismo, con los cuales busca fabricar un enemigo monstruoso, pero que, en el fondo inexistente, ni en Colombia, México o EU. A pesar de que un funcionario de su propia cancillería reconoce que la insurgencia colombiana “surgió de una izquierda legítima en Sudamérica y que hay una base histórica para su existencia”, lo mejor que se le ocurrió hacer a Calderón fue “encargar a sus elementos de inteligencia vigilar con más celo las actividades de las FARC en México.” Por fortuna, la nota de La Jornada recuerda que “la atención que los medios locales [también los extranjeros, habría que aclarar] dedicaron a los cuatro mexicanos muertos en Ecuador relanzó la sospecha de que las FARC estuvieron involucradas con cárteles del narco mexicano”, y añade que la embajada estadounidense “admite que (...) no existe evidencia de que esa guerrilla haya establecido una ‘presencia criminal’ en México.” En la misma línea de los desmentidos, la representación de EU en México “agrega que no tienen fundamento las acusaciones de que Morett era el principal nexo de las FARC en México, ni de que ella y sus compañeros recibían entrenamiento de la guerrilla”; en cambio, “recuerda que México invitó a la organización armada colombiana a abrir una oficina política en la capital en 1992, pues además de la ‘percepción benigna’ que los mexicanos tenían de la guerrilla, existía la intención oficial de mediar en el conflicto interno colombiano en el marco de una estrategia regional.” México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 13


Análisis y Opinión Asimismo, aclara que fue el gobierno de Colombia –si bien encabezado entonces por Andrés Pastrana– el que “pidió al gobierno mexicano cerrar la oficina de las FARC tras la ruptura de las negociaciones emprendidas en 2002”, recuerda que “en 2003 la embajada colombiana en México aseguró que la guerrilla seguía sus actividades en este territorio; [y] años después Bogotá acusó a las FARC de vínculos con el grupo armado local Ejército Popular Revolucionario, si bien el Centro de Investigación y Seguridad Nacional descartó estos supuestos nexos.” La nota y el cable se pueden consultar directamente en las siguientes direcciones: http://wikileaks.jornada.com.mx/notas/farc-ecuador/ h t t p : / / w w w . w i k i l e a k s . c h / cable/2008/03/08MEXICO886.html.

Exige la familia Reyes Salazar justicia a las autoridades federales. Al interior de un campamento instalado a las afueras del Senado de la República, Marisela Reyes continúa en huelga de hambre como método de exigir a las autoridades federales que actúen ante la desaparición de sus hermanos Elías y María Magdalena Reyes, así como de la esposa de Elías, Luisa Ornelas, levantados el pasado 7 de febrero, en el municipio de Guadalupe, estado de Chihuahua. Ante la incompetencia de las autoridades estatales de Chihuahua, y la evidente actitud negligente del gobernador de la entidad, César Duarte, quien hasta el día de ayer se mantenía con la negativa de prestar oídos a las exigencias de la familia Reyes Salazar, se tomó la decisión de trasladarse desde Ciudad Juárez, donde se inició la huelga de hambre frente a la Subprocuraduría de Justicia estatal encabezada por Sara Salazar y Claudia, madre y hermana de los secuestrados, hasta el centro de la capital para continuar la lucha emprendida a fin de hacer valer la justicia, en un caso cuya respuesta aún es nula. La violencia emprendida en contra de los Reyes Salazar da inicio en el año 2009, con el asesinato de Julio César, hijo de Josefina Reyes, activista de derechos humanos, quien en enero del siguiente año se convirtió en la segunda integrante de esta familia, asesinada en manos de la violencia, sumándose así, a la larga lista de quienes defendiendo los derechos humanos, resultaron victimas del crimen. En agosto de 2010 es asesinado también Rubén, hermano de Josefina, caso en el que fueron señalados comandos paramilitares como probables responsables del crimen. Incendiar la casa de Salazar es el acto violento más reciente en contra de esta familia, el cual ocurrió apenas hace unos días luego que se presentara ante medios de comunicación, una carta abierta en la que

14 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria


Análisis y Opinión Sara Salazar hace dos exigencias específicas, justicia en el asesinato de su nieto y dos hijos, así como la liberación con vida, de los otros tres integrantes de su familia. Una denuncia que espera respuesta “Queremos que esta guerra sucia, estúpida que no pedimos ya se termine. No tienes idea de cuántas madres he visto llorar porque les quitaron a sus hijos, ni cuántos niños he visto llorar porque los han dejado sin padres. Las cifras que revela el gobierno federal, asegurando que han disminuido los actos de violencia, son falsos, que lo desmientan porque en Chihuahua ocurren muchos delitos todos los días y cada vez son más”, así habló en entrevista Marisela Reyes, hermana de la asesinada activista Josefina y de los secuestrados Elías y María Magdalena. En exclusiva para El Punto Crítico, denunció la falta de respuesta por parte de las autoridades estatales, quienes sostienen pobres investigaciones al respecto de todos los crímenes cometidos en contra de su familia. “Nos venimos para acá a exigir a las autoridades, más allá de las del estado, a las del gobierno federal para que inicien la búsqueda y dé solución a esto que nos está pasando por el secuestro de nuestros hermanos y nuestra cuñada.” Ante la incompetencia de las autoridades juarenses, Marisela aseguró que el único apoyo de la familia se centra en la operación de organizaciones sociales como Frente Plural, Redes Universitarias, Pastoral Obrera, entre otras. “Se han acercado a nosotros para ayudarnos y apoyarnos en esta campaña que lanzamos un día después del secuestro de nuestros familiares”. Al ser cuestionada sobre la postura que sostiene el gobernador de la entidad, César Duarte, ante estos actos criminales, Marisela advirtió que apenas el pasado día martes el mandatario recibió a su madre Sara Salazar para recibir una carta donde se explica cómo su familia ha sido víctima de la delincuencia que priva en el estado de Chihuahua. En la carta, según lo

mencionó Marisela, se exige que se apliquen acciones para lograr el rescate con vida de Elías, Magdalena y Luisa. “Siempre hemos querido hablar con ellos, dio la cara casi obligado, la recibió por la presion que ejercieron los diputados. Mi mamá sólo presentó sus exigencias”. Cabe mencionar que un día después de que el gobernador Duarte accediera, por presiones, a recibir la carta dirigida por la señora Sara Salazar, el campamento instalado a las afueras del Senado donde se encuentra nuestra entrevistada, recibió la visita de personas que aseguraban iban de parte del gobernador de Chihuahua. Se presentarón al lugar anunciando que venían de la entidad fronteriza, para ofrecer ayuda y cooperación. “Preguntaron que si se nos ofrecía algo, agua, tarjetas telefónicas o el pago de un hotel para mantenernos en esta ciudad”, nos informó Maricela, asegurando que incluso un medio local de Ciudad Juárez se atrevió a decir que recibían apoyo del gobernador desde hacia ya varios días. “Que las autoridades se pongan a trabajar, que se muevan, que respondan, no les estamos pidiendo nada que no tengan que hacer, nada fuera de lo normal, sólo que nos entreguen a mis hermanos con vida”, demandó Marisela, haciendo mención también de otros casos violentos cometidos en contra de otros activistas. “Pido justicia también por la activista Mariana Escobedo, Susana, y tantas activistas que nos han matado en el estado de Chihuahua”. Marisela se mostró temerosa, aunque aseguró no dejará de alzar la voz. “Hay miedo, por supuesto que hay mucho miedo, por mí, por mi familia, por los que nos apoyan, pero también lo tengo por el niño que juega en el parque, por el anciano que camina en la calle, por todo el país. Si no alzamos la voz, seguirá corriendo sangre incocente”. Estamos recibiendo el apoyo de la comunidad completa, declaró Marisela, reconociendo que el apoyo más cercano por parte de los funcionarios ha llegado a través de la legisladora Rosario Ibarra, quien se comprometió a trabajar al interior del Senado de la República para ejercer mayor presión hacia las autoridades federales. México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 15


Análisis y Opinión La hermana de los desaparecidos denunció directamente al fiscal Jorge González Nicolás, ya que dijo nunca ha dado una respuesta, no los ha recibido y no ha informado sobre los avances de la investigación. González Nicolás es Fiscal de Prevención del Delito, sin embargo se advierte la pobreza de su trabajo en la investigación de los crímenes, por lo que exigen su renuncia.

los activistas. “¿Cuántos defensores más tendrán que ser amenazados, secuestrados o asesinados para que el gobierno adopte las medidas necesarias para garantizar su seguridad?”, cuestionó José Miguel Vivanco, director de la organización en América.

Se pronuncian defensores internacionales

Tres asesinatos y tres secuestros han sido perpetrados contra esos parientes desde el 2009

Al respecto, el grupo internacional de derechos humanos Human Rights Watch (HRW), pidió que se inicie una investigación imparcial y exhaustiva para que se le dé solución a los cientos de crímenes cometidos en contra de quienes actúan en pro de los derechos humanos en nuestro país, pero principalmente en el estado de Chihuahua. HRW insistió en la necesidad de que el gobierno federal aplique mecanismos que garanticen la proteccion de

16 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria


Colombia

Uribe pretende encubrir su responsabilidad en el paramilitarismo.

Por segunda vez, nos vemos impelidos a rechazar las declaraciones del expresidente Álvaro Uribe Vélez en contra del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, integrante de esta Comisión Ética por la Verdad en Colombia Nosotras y nosotros integrantes de la Comisión Ética de la Verdad, que acompaña al Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, rechazamos enérgicamente las afirmaciones infundadas del expresidente Álvaro Uribe Vélez de Ayer, lunes 21 de febrero, por Twitter el exmandatario cuestionó la reputación ética de nuestro colega acusándolo entre otros: “¿Por qué Pérez Esquivel les hace mandados a las Farc?”, “Pérez Esquivel: nobel difamador al servicio de los terroristas colombianos”, y “Pérez Esquivel: ¿Es usted un nobel de paz?”

sostiene que es un difamador al servicio de los terroristas colombianos. Respaldamos las afirmaciones de Adolfo Pérez Esquivel, sustentada en pruebas, en testimonios de testigos y de víctimas, algunos que se encuentran en procesos en Colombia y otros en tribunales internacionales, como lo conocemos. Las afirmaciones del integrante de la Comisión Ética encuentran asidero igualmente en el conjunto de testimonios y pruebas que hemos recibido durante 10 visitas al país y dos sesiones con exiliados La reacción de Uribe oculta su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad que ofenden la conciencia ética, crímenes que protegen a benefactores económicos nacionales e internacionales que aún apoyan a Uribe. Apoyamos la necesidad del diálogo político al que el gobierno de Juan Manuel Santos debería abrirse ante las manifestaciones de las fuerzas guerrilleras FARC EP y ELN y de amplios sectores de la sociedad, entre ellos Colombianas y Colombianos por la Paz.

Nuestro amigo y colega en el Encuentro “Haciendo Paz en Colombia” en Buenos Aires afirmó que los factores de dificultad para avanzar hacia la paz se encuentra la impunidad en crímenes de lesa humanidad y la situación del paramilitarismo, que existe aún, y la responsabilidad de los Estados Unidos. Igualmente se refirió a las responsabilidades de Uribe con el paramilitarismo y a los factores para construir un escenario de diálogo para la paz. El expresidente tildó a Pérez Esquivel como “idiota útil” en junio del año pasado y afirmó que les hace mandado a las FARC y ahora México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 17


Retratos de Delincuentes

Analizan Calderon y Santos temas de seguridad y combate al narco.

El presidente Felipe Calderon y el mandatario electo de Colombia, Juan Manuel Santos, se comprometieron a dar continuidad a los proyectos comunes en materias de seguridad y combate a la delincuencia organizada. Dichos avances se haran a traves de los Grupos de Alto Nivel de Seguridad y Justicia Mexico-Colombia y del Comite Bilateral de Cooperacion contra el Trafico Ilicito de Estupefacientes y Sustancias Psicotropicas, coincidieron. En un encuentro privado que sostuvieron en la residencia oficial de Los Pinos, tambien abordaron temas relacionados con el intercambio comercial entre ambos paises y se refirieron a la XII Cumbre del Mecanismo de Tuxtla, a efectuarse proximamente en Colombia. Segun un comunicado de la Presidencia de Mexico, en la reunion ambos analizaron la agenda bilateral y pasaron revista a las cuestiones de caracter regional y multilateral de interes comun, a fin de dar continuidad a la estrecha colaboracion que existe entre los dos paises. Calderon Hinojosa y Santos Calderon coincidieron en que debido al excelente estado de la relacion 18 M茅xico, Marzo 2011 Cooperaci贸n Voluntaria

entre Mexico y Colombia, existen oportunidades para profundizar aun mas los lazos de cooperacion mutua. En asuntos regionales, el Ejecutivo federal mexicano y el presidente electo colombiano reiteraron el compromiso de impulsar de manera conjunta con los paises de la region, los trabajos que se realizan en el marco del Proyecto de Integracion y Desarrollo de Mesoamerica. Reconocieron los avances de dicho mecanismo para construir consensos y atraer recursos en favor de iniciativas prioritarias para la region, promoviendo lazos mas estrechos de cooperacion entre los paises que la integran. El presidente de Mexico tambien compartio con su proximo homologo colombiano los avances de la preparacion de la 16 Conferencia de las Partes de la Convencion Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climatico (COP-16), a celebrarse a fin de ano en Mexico.


Retratos de Delincuentes

Bases militares: la amenaza continúa. Rafael Ballén

Primera parte.

El régimen de Santos puede revivir el tratado con el régimen estadounidense, incluso en peores condiciones para Colombia Pero el hecho violatorio de la soberanía no puede verse de manera aislada. Hay que mirarlo al menos en tres contextos: la constante injerencia de Estados Unidos en Colombia, la internacionalización del conflicto interno, y el gobierno autoritario y guerrerista de Álvaro Uribe Vélez. Recién posesionado Juan Manuel Santos como presidente de Colombia, se conoció la decisión de la Corte Constitucional sobre el Acuerdo EUA-Colombia, según el cual el país autorizaba al mayor ejército del mundo a operar con más libertad de la que tenían hasta ese entonces dentro del territorio nacional. La parte resolutiva de tal auto se hizo pública el 17 de agosto de 2010. Como resultaba previsible, Santos quiso presentar el hecho como menos importante de lo que era, con el propósito de minimizar el impacto de la decisión del alto tribunal ante la opinión pública. La Corte Constitucional abordó el estudio del Acuerdo en cuestión, ante acción pública de inconstitucionalidad elevada por los ciudadanos Luis Alfredo Sánchez, Liliana Rodríguez Naranjo, Mauricio Umbarila Romero y Julieth Isadora Vanegas Delgado. Igualmente, en ejercicio de la misma acción, los ciudadanos Sandra Rocío Barreto, Edna Carolina Obando Bravo, Íngrid Paola Gómez Sánchez y María Fernanda Ariza Carrero, quienes solicitaron la revisión del precitado Acuerdo, “para que se ejerza el control automático u oficioso por haber omitido el trámite consagrado para los tratados internacionales”. Atendiendo el rigor procedimental, la Corte Constitucional, mediante auto del 10 de diciembre de 2009, admitió la demanda, y en la misma providencia

se dispuso decretar la práctica de algunas pruebas y fijar el asunto en lista. Cumplidos los trámites previstos en el artículo 242 de la Constitución Política y en el Decreto 2067 de 1991, la Corte Constitucional dictó el referido auto del 17 de agosto de 2010, en cuya parte decisoria dispuso dos cosas. En primer lugar, remitirle al Presidente de la República el denominado “Acuerdo complementario para la Cooperación y Asistencia

Técnica en Defensa y Seguridad entre los Gobiernos de la República de Colombia y de los Estados Unidos de América”, suscrito en Bogotá el 30 de octubre de 2009, para que le imparta el trámite constitucionalmente previsto para los tratados internacionales. Y, en segundo lugar, declarar que el denominado “Acuerdo complementario para la Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad entre los Gobiernos de la República de Colombia y de los Estados Unidos de América” no puede surtir efectos en el ordenamiento interno colombiano hasta tanto cumpla con el trámite constitucional previsto para los tratados en forma solemne, de conformidad con lo establecido en los artículos 150.16, 154, 157, 158, 160, 165, 224 y 241 numeral 10 de la Carta Política. El Acuerdo quedó anulado pero la puerta para activarlo sigue abierta. Injerencia permanente América Latina es el continente con más intervenciones por parte de Estados Unidos. Colombia firmó el primer tratado militar con ese país en el decenio de los 50, que legalizó su intromisión en nuestro país (1). La historia no termina. El hecho violatorio de la soberanía nacional hace parte de la constante injerencia de Estados Unidos en Colombia, permitida por gobiernos enceguecidos por la estrella del norte. Tal, la injerencia de Estados Unidos se acentuó desde la Segunda Guerra Mundial, con el inicio de la Guerra Fría y luego el triunfo de la Revolución Cubana (2). Las preocupaciones imperialistas en los 60 del siglo XX las sintetizó John F. Kennedy así: “Hoy en día nuestras fronteras se encuentran en todos los continentes” (3). “La ayuda estadounidense [léase: dólares para la guerra] a Colombia es hoy sólo inferior a la que se otorga a Israel y Egipto en cumplimiento de los Acuerdos de Camp David”. La modalidad de intervención que se adelanta en Colombia no es nueva. En febrero de 1962 llegó a Colombia el general estadounidense William Yarborough a la cabeza de un ‘equipo de sondeo’ que evaluaría la supuesta insurgencia armada y haría las respectivas recomendaciones. Aunque el equipo fue informado por los servicios de inteligencia de nuestro México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 19


Retratos de Delincuentes país de que “unos 8.000 comunistas eran unos tontos ineptos y no representaban una amenaza real para el gobierno”, Yarborough regresó a Washington con la recomendación de asignar cinco destacamentos de las Fuerzas Especiales, de 12 hombres cada uno, para dirigir las brigadas colombianas de contraguerrilla, así como especialistas en psicología de guerra. De este modo, surgió el Plan Laso (Latin American Segurity Organization). Antecedentes Consistía este Plan en equipos de cazadores-asesinos de “bandoleros-comunistas”, según el modelo de guerra de baja intensidad estrenado en Vietnam. El estadounidense Paul Wolf estima que entre 20.000 y 40.000 civiles fueron eliminados por los cazadores-asesinos que recibieron formación de los expertos de Estados Unidos. Wolf cita al secretario general del Partido Comunista, quien describe las cinco fases del Plan. La fase uno es de preparación y organización, y en ésta, una vez que las tropas se entrenan en combate contraguerrilla, se envían espías al área y se reclutan delatores. Para este propósito se organizan acciones ‘cívico-militares’, en el contexto de las cuales el Ejército se muestra como benefactor, entregándoles ropa, primeros auxilios médico-odontológicos

20 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria

y alimentos a los campesinos, y construyendo puentes, carreteras y escuelas. En la fase dos se pone en ejecución un programa de gran alcance de acción psicológica, usando el factor sorpresa, y se toman medidas para controlar a la población civil: es el bloqueo del área. En la fase tres, las operaciones aíslan al grupo armado para destruirlo. En la fase cuatro, el grupo guerrillero es dividido metódicamente con la utilización de técnicas psicológicas. Se aprovechan las controversias internas, las diferencias ideológicas, y las pasiones y las miserias humanas. La fase cinco es la etapa final o de reconstrucción económica, política y social de la zona de operaciones, con la ayuda de Estados Unidos (4). La primera etapa del Plan Laso fue la Operación Marquetalia, que se inició el primero de mayo de 1964. Tenía como propósito el aniquilamiento de 42 familias campesinas en resistencia que habían llegado al sur del Tolima, provenientes de distintas regiones del país (5). El Ejército trató de cerrar el amplio cerco, y lo que hasta entonces había sido un reducto contra la violencia oficial se convirtió en guerra de guerrillas (6). Con otro antecedente en las guerrillas de Viotá y Sumapaz, así nacieron las farc. (7). Del Plan Laso se pasó al Plan Andes (1968), y luego al Manual Provisional para el Planeamiento de la Seguridad Nacional (1974)


Te invitamos a participar en el Boletín mensual “CADA UNO POR LA JUSTICIA” El Boletín “CADA UNO POR LA JUSTICIA” es el medio de comunicación de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador y organizaciones que lo elaboran, en su lucha por lograr JUSTICIA y que los culpables del asesinato de Verónica, Fernando, Soren y Juan sean llevados a juicio. Así, convocamos a todos aquellos que quieran participar en la sección “Análisis y Opinión” aportando artículos, ensayos, imágenes, etc. Sólo tienes que enviar tú colaboración al siguiente correo electrónico:

cadaunoporlajusticia@gmail.com Loa artículos deben incluir: título, seudónimo o nombre del autor, correo electrónico y fecha de realización. Los textos deberán ser entregados por correo electrónico en formato Word, con letra Arial 11 justificado, de máximo 3 cuartillas. Se reciben colaboraciones del 1º al 15 de cada mes.

Agradecemos tú apoyo y solidaridad. Atentamente. Equipo de redacción y contenido del Boletín “CADA UNO POR LA JUSTICIA”

México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria 21


Viudo del mundo Compañeros míos yo cumplo mi papel luchando con lo mejor que tengo. Que lástima que tuviera vida tan pequeña, para tragedia tan grande y para tanto trabajo No me apena dejaros. Con vosotros queda mi esperanza. Sabéis, me hubiera gustado llegar hasta el final

22 México, Marzo 2011 Cooperación Voluntaria

Boletín CADA UNO POR LA JUSTICIA No. 25  

Marzo de 2012

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you