Page 1

RODARO MORIR


HOY (by Braian Bauer)

Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. No aprendemos. Somos tercos. Necios. Soberbios. Cuando algo ya no está lo extrañamos. Cuando alguien se va lo extrañamos. Lo necesitamos. Descubrimos el talento demasiado tarde. Por eso, quizás, sea necesario dejar los pre conceptos de lado. Dejar de dejarnos llevar por las primeras impresiones. Dejar de ser cabezas cerradas. Aprender a disfrutar de lo que tenemos, de lo que hay, cuando está, porque cuando ya no está disfrutamos con culpa. Desde aquí tratamos de no caer en mediocridades sin fundamentos, y alentaremos siempre a consumir todo tipo de arte, porque vale la pena. Hoy, sin darnos cuenta, hemos quedado huérfanos de blues. Braian Bauer desde la clandestinidad de Bruselas. www.facebook.com/vickysbooks vickysbooks@hotmail.com www.elfanzinedevicky.blogspot.com


DROGA (byY Lole) FELICIDAD La copa tiene algo más. Estoy segura. No suelo ver colores que no existen luego de un par de tragos de whisky. Las emociones malas se transforman en frío y sonrisas. El desamor intenta vengarse. Pienso que moriré en este desagradable lapso, pero mis amigos golpean mi espalda y me dicen que luego de un momento la angustia se desvanecerá… junto conmigo. No soy capaz de distinguir si eso que vuela sobre mí es un ave o un dragón… pero veo que expulsa fuego, así que debe ser un dragón. -Mierda ¡Vamos a cazarlo! – grito alegre e ilusionada. Todos se ríen alrededor. Yo me sumo a las risas, aún sabiendo que lo más probable es que yo sea la causa del alboroto y las burlas. Las voces de mis amigos desaparecen de a poco. Llegan otros invitados.


Una nave espacial intenta llevarme, pero yo la esquivo con destreza. Luego me arrepiento de no haberme ido con aquellos seres… Les hubiera pedido que me dejaran en algún planeta más árido… La sensación de vértigo se esfuma… Me siento capaz de morir y de matar sin gritar ni hacer mueca alguna. Gotas de fría agua oceánica resbalan por mi cuerpo, juntándose con las gotas tibias que bajan por la entrepierna. Una luz extraña aparece a lo lejos pero no puedo identificarla bien… Podría ser cualquier cosa: una linterna, un foco de un camión, el luminoso clítoris de un hada, el apocalipsis… La luz está al final de las horas. Por fin llego y me duermo en esa inmensa claridad. Solo quiero que sea mañana, para poder vivir esto nuevamente. Texto robado del Diario Íntimo no tan íntimo de Lole.


SED (by Ángela Hanz) Caminamos ciegos somos ciegos todos. No podemos ver el camino al menos que el camino se deje ver y de ser así la vida pierde gracia. Nadie quiere ver donde va a pisar por temor. En mi niñez le temía a los monstruos y tapaba mi cabeza con las sábanas y cerraba los ojos fuerte y no me trevía a mirar hacia el pasillo por temor a que allí hubiese un monstruo o algo peor por temor a que en realidad no hubiese nada. El agua calma la sed pero no sabremos nunca en qué momento de nuestras vidas vamos a tener sed.


El Heredero (entrega cuarta) El Emperador reposaba en su trono con una copa de licor en su mano derecha. Se dormitaba. Comenzaba a visualizar experiencias oníricas que duraban instantes. Los Aduladores observaban la patética existencia de Su Majestad y aprobaban mecánicamente cada gesto, cada palabra, cada broma y cada decisión. Después de todo, para eso eran Los Aduladores… La puerta principal del palacio se abrió repentina y brutalmente; un hombre grande, de rasgos marcados a cuchillo, mirada turbia, respiración agitada, dagas y revólveres próximos a sus manos siempre dispuestos a cumplir su misión. El silencio se vio interrumpido por la abrupta entrada de El exterminador. -Señor, se nos escapó –expresó el recién llegado. -¡¡¡Sabes que no me gustan las malas noticias!!! El Emperador gritó esto último y estrelló la copa de licor contra el suelo, manchando su cara alfombra y esparciendo restos de vidrios por todo el salón. Los


Aduladores huyeron y el eco se perdió en cada rincón de la morada. -Un hombre así es peligroso, puede comenzar una rebelión en la Metrópolis y no queremos que El Pueblo se rebele… lo queremos manso y sumiso. El Emperador sonó desafiante, no admitía el error, esa era una palabra que no figuraba en su vocabulario y que se paga caro en su entorno. -Nnno señor –El Exterminador parecía nervioso. Jamás fallaba, siempre eliminaba a los oponentes del régimen a sangre fría. -Quiero su cabeza para servir dentro de su cráneo comida en mi próximo banquete. Se verá bien con un arreglo floral a su alrededor. Su cadáver será expuesto en la plaza para que el próximo valiente considere sus intenciones. En cuanto a usted… vaya a la Catedral, pregunte por El Lucrador, es un espía que lo ayudara. - ¿Pero… y El Sacerdote? -Descuide… ya nos encargamos de él…


Princesa Oscura (by el Malherido)

Princesa oscura, emerge entre las sombras Ábrete paso entre la estarlactita de tu encierro Vislumbra desde miles de años Enjuiciados en tu silencio. Vampira y ama sensual Dactilografí a genital Emigra tu mirada a mis ojos Y reclaman mi sangre. De tus venas brota El averno y la escoria Un maremoto de llamas Inflama tu corazón. Princesa oscura Semblanza a la ambición, Propagaras el pecado Y derramaras mi sangre.


¿HOW MUCH IS IT? (by Mr. Bubble)

La vida quizás no tenga un precio monetario, pero sí lo tiene en cuanto al nivel y clase social. Analicemos, en África los niños se mueren y nadie hace ni dice nada; ahora en EEUU los niños tienen problemas de obesidad y es noticia en todos los medios. ¿Cuántos africanos deben morir para reemplazar en un noticiero a un yanqui? En las guerras religiosas de Medio Oriente mueren todos los días cientos de mujeres y niños, sin embargo la televisión nos muestra el llanto de algún europeo que perdió a su hijo en un atentado. O a una madre de USA orgullosa por su hijo muerto en combate. ¿Cuántos iraquíes cuestan un yanqui? Los ejemplos son extremos, porque no hace falta viajar tan lejos. En el interior del país los niños mueren producto de la desnutrición. Claro está que los medios prefieren mostrar a un abogado que sufrió un ataque en la autopista. La pregunta sería: ¿Cuántos tucumanos vale un chetito de Palermo?


BLUES DEL BLUES QUE NO FUE (by Fantasmitas Blues Band)

No existe mayor melancolía que aquel recuerdo que jamás existió. No existe mejor canción que aquel poema que nunca sonó. No existe mayor Ángel que ese a quien la gente le agradece. No existe mejor melodía que un triste blues.


Ó (by Rocker)

El dolor de cabeza me supera. ¿Qué olor es ese? El aire que se respira es de una impureza llamativa. ¿Estoy respirando? Veamos… Inhalo. Exhalo. Si, las vías respiratorias funcionan, todavía. No tan bien como yo quisiera, pero mientras el aire entre y salga voy a vivir. La contracción abdominal me supera. ¿De dónde salió tanta agua? ¡¡Por Dios!! ¡¡Vómito por los tobillos!! Descubro de donde y qué es ese olor. Una mezcla precaria de orina, saliva, sudor, vómito… ¿excremento? Hemos perdido el respeto por la dignidad. La culpa no es del chancho, pero esto fue culpa nuestra. Para llegar al baño debo realizar una destreza memorable, gambeteando cuanto cadáver flotando en esa mezcla precaria hay. No están muertos (espero) pero aparentan estarlo. ¿Así estaría yo antes de despertarme? - Cuando un oso te quiere atacar hay que simular estar muerto. Lole siempre da esa clase de consejos, fue niña exploradora, y con honores. ¿Habrá algún oso cerca pues? La paranoia me invade. Soy el único que finge estar vivo. El único descolgado. Merezco que el oso me coma. El temor me supera. Me tiro al suelo y me hago


el muertito por unos minutos; y viendo y considerando que el oso no viene, me levanto y aquí no ha pasado nada. Está Braian tirado en el sillón, desmayado, abrazado a su botella de ron. Debajo del sillón la Chica Sophie yace desnuda con toda su cabellera bañada en orina, y en su hombro derecho costras de vómito seco. En su panza está apoyada la cabeza de la Camarera, quien de no ser por su tanga también estaría desnuda. ¿Me habré perdido esa escena lésbica? No lo recuerdo (¡¡maldición, no lo recuerdo!!). Sobre los glúteos, hermosos por cierto, de la Camarera hay medio cuerpo del Adicto, con sangre en su nariz, un faso apagado en su boca, y la boleta de la quiniela en su mano. Todavía no comprendo, pero todo indica que anoche aquí hubo una gran fiesta gran. Lo más probable es que hasta haya participado de ella. El televisor está encendido en el canal porno. Si, se confirma. Aquí hubo fiesta y yo participé de ella. La rubia se la banca de a dos. Aburrida, ya la vi. Termina igual que todas. - ¿Llamamos a los chicos? - Dale. Así había comenzado todo. Jugaba el Canalla y nos queríamos juntar a verlo. Que poca capacidad de control. Espero que las cámaras de seguridad hayan


grabado algo, porque no recuerdo nada. ¿El de la idea? Braian Bauer, por supuesto. - Una fiesta sin minas no es una fiesta – el Burgués degenerado tentó a las fieras, y aunque hay que aceptar que su aforismo es cierto, a partir de allí mi memoria queda en blanco. En el pasillo del baño, contra la pared, Lole en ropa interior, con el corpiño todo roto, dejando escapar su teta izquierda, la más linda por cierto, la derecha no tiene la simetría adecuada para ser catalogada como linda. ¿Había mosquitos anoche? Sus brazos estaban todo picados. Y el Burgués, un par de metros por delante rodeado de un cementerio de tarjetas, tenía en su mano la otra parte del corpiño de Lole. ¡¡Cabrón!! Llego al baño. Me veo en el espejo. También estoy desnudo y con el forro puesto. El de Pelo Largo quiere hacer un milagro, curar su dolor de cabeza, pero está muy ebrio y el Creativo no lo escucha. - Ayúdame, porque he pecado. - ¿Tenés una aspirina? El de Chiva siempre tiene aspirinas. Solo hay que poner un gancho por acá y otro por acá. Pero cuando el pecado es muy grande, los milagros no existen. Declaración de Rocker al juez por denuncia de sus vecinos.


Manón & Limón (Fragmento excluido del libro Recetas Místicas, de Jenny Lazarde)

Solo los que saben el por qué cuidan a otras personas. La inmensidad es muy grande, no traten de dominarla, inevitablemente morirías en el intento. La única bestia indomable es la soledad. La conciencia dice verdades que es mejor no conocer. Las ventanas abiertas siempre serán un peligro. Te quiero, te odio. No hay palabras para tanto. Alguna vez sentirás, desgraciadamente, la inmensidad del Sol brillando sobre tu cabeza. Si te identificas con la Luna estás en problemas. ¿Así que hablo giladas? Lo que piensen de mi no me importa. Ni cartas anónimas ni la TV me van a subir el autoestima. Lamentablemente se a donde voy. ¿Ustedes saben? Les llevo una ventaja. A esta altura inalcanzable. Quiero ser normal, maldita sea. El amor dura lo que dura una canción, y no hay canciones eternas. ¿Yo ya no te gusto más?


¿Y para qué me leen? La soledad es lo único que fomenta la creatividad. No me interesa ser un ser creativo, pero lamentablemente lo soy. Tengo el corazón mojado. A veces me la banco, a veces no. A veces me quiero morir, a veces no. ¿Dónde estás? ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué abortaste? ¿Te dije que te quiero? Escribo como si estuviese en soledad. Houston, I have to problem. Jenny Lazarde es camarera, y en sus ratos libres escribe libros de cocina.


Rodar o morir  

Fanzine nº 4 de nuestra colección.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you