Issuu on Google+

UNIVERSIDAD MAYOR


Especialistas en regiones Situación actual del país y factores que influyen en la distribución del recurso médico. Lucas Arzeno T. Rodrigo Berger R. Ignacio Estibill V. Tomás Rosello H. Vicente Tórtora M.


Introducción. Hoy en día una de las preocupaciones que se presentan en el ámbito de la salud a nivel mundial, es la necesidad de mantener y desarrollar una fuerza laboral de acuerdo a las necesidades de la población, necesidades dinámicas, que con el pasar del tiempo adquieren mayores niveles de complejidad, este hecho es el motor que impulsa el perfeccionamiento del sistema de salud en nuestro país, que hoy en día busca lograr el acceso universal a un sistema de salud de calidad que sepa responder pertinentemente a la demanda social que se presenta diariamente. Sin embargo, este proyecto de acceso universal a un sistema de salud integro se ve afectado por un problema que ha estado presente no solo en el tema salud, sino que en todo ámbito social y económico, debido principalmente a nuestra geografía y a las maniobras administrativas con las que se dirige al país; este problema se denomina centralización, y en el área médica se manifiesta de diversas maneras, siendo el déficit de especialistas una de las más representativas. Este déficit de recursos humanos calificados se puede apreciar en dos mercados laborales, uno que está orientado a un servicio privado, y otro orientado al servicio público; es este último el sistema que se ve más desprotegido en el tema que vamos a tratar. La oferta y demanda de médicos especialistas en estos dos mercados depende de múltiples factores, tales como el perfil demográfico y epidemiológico de la población, el modelo de atención, la evolución científica y tecnológica, la dinámica del mercado laboral, las expectativas de la ciudadanía, la judicialización en la salud, las diferencias presentes entre ambos mercados en materia de ingresos, jornada laboral, disponibilidad de insumos, entre otros. El objetivo de este informe es analizar la información existente recaudada por el banco mundial y el ministerio de salud sobre la situación que se presenta en nuestro país respecto a la cantidad y variedad de especialistas fuera de la región metropolitana, así como su distribución en las distintas regiones, con el fin de comprender que factores son los causantes del déficit de especialistas en regiones. *La información utilizada como bibliografía, señala datos del año 2008, tenemos en cuenta que hoy en día las cifras variaron, sin embargo por motivos de respaldo utilizamos el estudio realizado por el Banco Mundial y el Gobierno de Chile, dado que no existe otro informe tan detallado de la situación del país en esta materia.


Situación actual de la distribución de los médicos en Chile. Según el informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en nuestro país hay 1 médico por 558 habitantes, cuando la regla es que sea 1 por cada 400. En la zona norte existe 1 médico por cada 837 habitantes, en la zona centro-sur existe 1 por cada 756, y en la zona sur existe 1 por 851 habitantes. Específicamente en la zona central casi se logra el ideal con 1 médico por 471 habitantes, y la diferencia con regiones se nota bastante, porque de los 29.996 médicos que hay en Chile, el 57,8% están en la región Metropolitana, mientras que en la Quinta región hay un 9,5%, en la Octava 9,4% y en el resto de las regiones se reparte un 23,3% de los médicos. "Hay una escasez porque están egresando 1.200 médicos al año, y desgraciadamente no se están distribuyendo de forma homogénea", declaró el presidente del Colegio Médico, Enrique Paris.


Análisis e interpretación de datos Según los datos entregados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en Chile existe un déficit importante en el número de médicos especialistas, aun cuando ha aumentado considerablemente la cantidad de matrículas disponibles para ingresar a estudiar la carrera de medicina. En el siguiente esquema se puede ver la distribución de los médicos en las distintas regiones del país y como se distribuyen según el sistema de salud, ya sea público o privado. En el esquema se muestra que en chile existía un universo de 29996 médicos en el 2007 (según estadísticas del servicio de impuestos internos), de los cuales un 57, 8% se encontraban en la región metropolitana, 9,5% en la región de Valparaíso y un 9,4 en la región del Biobío, esto significa que el 76,7% del total de médicos en el país se encuentran concentrados en las 3 regiones más grandes y solo queda un 23,3% para las 12 regiones restantes, situación aún más alarmante es que solo el 43% de estos médicos están sujetos a contratos con el sector público de salud, ya sean los servicios de salud pública (SS) o los de atención primaria municipal (APS).


Como fue mencionado anteriormente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estipula que como mínimo debiese existir un médico por cada 400habitantes dentro de un país, cifra que está aún lejos de nuestras posibilidades actuales, ya que en Chile esa cifra es de 559 habitantes por cada médico. Si tomamos los valores de cada región antes de promediarlos se puede concluir que la región Metropolitana es la única que baja de los 500, aunque solo existen 471 personas por médico, esta cifra aún es bastante alejada de la regla. Las demás zonas del país presentan números muchísimo más altos, incluso llegando a más del doble de lo ideal. Es importante tener en cuenta que los médicos especialistas son de gran importancia a la hora de realizar un procedimiento complejo, ya sean operaciones o tratamientos, y también para identificar enfermedades más inusuales o que impliquen un mayor conocimiento en un área específica de la medicina. Según lo planteado en el estudio realizado por el banco mundial, la repartición de estos especialistas continúa siendo muy heterogénea para las distintas zonas del país.


El objetivo del estudio realizado por el Banco Mundial fue determinar qué porcentaje de médicos especialistas hay trabajando en cada región del país y para eso se tomaron en cuenta las 23 principales especialidades existentes en Chile. Estos datos revelaron que la distribución de los médicos especialistas es aun más desproporcionada que la de los médicos generales, ya que, solamente en la zona central están concentrados el 73,47% de los especialistas y si agregamos además la zona centro sur (la que incluye a Concepción, la tercera ciudad más grande del país) este número asciende a 87,89% quedando tan solo el 12,11% de estos especialistas trabajando en las regiones más alejadas. Estas cifras son realmente alarmantes, ya que cualquier persona que no viva en una región central deberá hacer un gasto muchísimo mayor al que contempla su tratamiento solo por el hecho de tener que hacer largos viajes para poder conseguir la atención de un especialista y así tener seguridad de que el tratamiento que recibirá y las decisiones tomadas serán las adecuadas. Haciendo una lectura más minuciosa a la tabla anterior se puede ver qué las especialidades menos tradicionales son las con mayor polaridad en su distribución, llegando a incluso un 98,39% en oncología médica y 97,9 en cirujanos de tórax y cardiovasculares.


Factores determinantes en la migración del personal médico hacia regiones. Después de revisar el estudio realizado por el Banco Mundial y el Gobierno de Chile, lo planteado por Fulvio Rossi (Presidente de la comisión de Salud del Senado) y lo manifestado por el doctor Pablo Araya (jefe del departamento de formación de especialistas, capacitación y estudios del Ministerio de salud) en una entrevista con el diario “La Tercera”, podemos concluir que los principales factores limitantes de la migración de médicos especialistas hoy en día son: • La diferencia salarial entre el sistema público y el privado. • La calidad de tecnología presente en los establecimientos de salud ubicados en regiones. • La carencia de escuelas de capacitación de personal de salud, para que los médicos puedan participar en procesos de formación. • La ausencia de un entorno propicio para el desarrollo personal y familiar fuera de la jornada laboral. Se puede apreciar que estos factores cubren la vida de un médico, tanto dentro del hospital como fuera de éste, y que actuarían en conjunto frente a la decisión de migración. De esta manera el profesional que se plantee salir de su lugar de trabajo u origen para llegar a colonizar un nuevo espacio se encontraría con un amplio espectro de desmotivaciones lo que se traduciría en un abandono del pensamiento de migración. En contraste el desarrollo de medidas que resuelvan los factores planteados anteriormente, tales como la promulgación de leyes o reformas en el sueldo del sistema público, una redistribución de los insumos médicos en regiones con baja densidad demográfica, el desarrollo de un ambiente grato y seguro, con posibilidad de recreación y seguridad, o la generación centros de estudios en éstas últimas, iniciaría un proceso paulatino de incentivación y de redistribución del recurso medico (tanto material como humano) que combatiría la centralización y la precaria salud en los ambientes desprotegidos. Vemos, a su vez, importante el papel de las Universidades en el desarrollo de un personal médico sensibilizado con el país, con vocación de servicio; papel determinante que es asumido desde el primer año de formación médica, y que podría ser fundamental en la decisión de trabajar en una región.


Conclusión. A partir de este trabajo, aprendimos rápidamente que la realidad que envuelve a la situación actual de los especialistas médicos en Chile no se puede abordar por sí sola, en otras palabras, tal problema es producto de un sinnúmero de hechos que han ocurrido en el transcurso de la historia de nuestro país, y que abarcan sectores tan amplios como la economía, la política y la idiosincrasia de la población. Si tuviésemos que conglomerar este conjunto de hechos en un solo concepto, hablaríamos de la centralización; la constante privatización de la salud (y por ende la notoria migración de los profesionales al sector privado) y la situación actual de las regiones, en comparación con las más importantes (y la capital misma), como es la clara desigualdad en infraestructura, la distribución de dineros, y el constante apego por llevar la innovación y el desarrollo del país hacia su centro, han hecho que casi todo los sectores (público, salud, administrativo, etcétera) se vean equitativamente afectados, haciendo de esta manera una utopía la posibilidad de enmendar las cosas al mediano corto plazo. Creemos que las soluciones para este caso deberían estar orientadas en la conservación del profesional médico existente en las regiones, mediante un balance en la calidad y cantidad de recursos (inmediatos y a corto plazo) y oportunidades relacionadas a la salud haciendo comparación con las regiones mejor equipadas, impidiendo de esta manera la migración hacia la capital. Por otro lado, simultáneamente se debería crear una medida que aumente el sueldo público a los funcionarios de la salud, ya que una de las razones de porqué ha disminuido el personal médico en las instituciones públicas (y, por ende, un aumento en el sector privado concentrado en la región metropolitana) se debe a la notoria diferencia monetaria a la hora de pagar por los servicios prestados; y de esta forma, ir paulatinamente distribuyendo y promocionando la salud en las regiones más apartadas de la capital.

Bibliografía. http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872011000500001 http://www.senado.cl/prontus_galeria_noticias/site/artic/20100722/pags/20100722125200.html

http://ciperchile.cl/wp-content/uploads/Estudio_subse_redes_banco_mundial.pdf


especialistas en regiones