Issuu on Google+


Vicar铆a Pastoral Arquidi贸cesis de Cochabamba Ilustraciones: Patxi Fano

Principios y Criterios Pastorales Cochabamba. Arzobispado de Cochabamba, julio 2012


PRESENTACIÓN Hermanos, los Principios y los Criterios pastorales que les presentamos quieren dar una respuesta al primer desafío pastoral que nos presenta el Plan Pastoral Diocesano que es la “demanda de mayor organización, claridad de objetivos y procesos pastorales” (PPD 35a). Estos “principios” y “criterios” pastorales, deberán orientar nuestra acción pastoral a la hora de planificar y programar cada una de nuestras actividades, a sí lo habíamos definido ya en la primera Sema Teológica que vivimos el año 2010 (Cf. Conclusiones de la Semana Teológica 2010). Además, este material, aunque pequeño, busca poner a la Iglesia en estado de conversión permanente,

personal y comunitario, al Señor; la pertenencia activa y gozosa a la Iglesia participando en su misión; y el envío de todos sus hijos a la transformación de la sociedad (Cf. PPD 58). Por esto, consideramos este documento de mucha importancia, pues tiene la finalidad de producir una renovación en la vida de la Iglesia, porque exigen de cada uno de los agentes de pastoral un “cambio de mentalidad” (Benedicto XVI. Asamblea de la diócesis de Roma. 20 junio 2009) o una mentalidad renovada que mira desde las bases (pueblo).

1


PRINCIPIOS

¿QUÉ DEBEMOS ENTENDER COMO PRINCIPIO PASTORAL? Los principios pastorales responden al Ideal propuesto por la Diócesis y al Marco Doctrinal del Plan Pastoral Diocesano. El “Principio Pastoral” marca el “deber ser” de todo cristiano.

¿CUÁNTOS PRINCIPIOS PASTORALES ASUME LA DIÓCESIS DE COCHABAMBA? La Diócesis asume seis principios pastorales, que son: 1. 2. 3. 4. 5. 6.

Privilegiamos la evangelización misionera. Evangelizamos a todos. Todos evangelizamos. Evangelizamos en y desde la cultura. Evangelizamos con el testimonio. Evangelizamos con estructuras participativas y flexibles.


1. Privilegiamos la evangelización misionera Este principio pastoral responde al tipo de acción que se realiza así nos lo presenta el Plan Pastoral Diocesano: “´Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda, ella existe para evangelizar’ (Pablo VI). Esta es la única misión encomendada a la Iglesia por el Señor Jesucristo” (PPD 37e; Cf DA 29).

CONVERSIÓN QUE NOS EXIGE • • • •

Pasar de una pastoral “sacramentalista” a una pastoral evangelizadora. Pasar de una mentalidad inmediatista a una mentalidad que busca hacer procesos. Pasar de una pastoral parcial a una pastoral global . Pasar de una pastoral de adoctrinamiento a una pastoral de testimonio.

2. Envagelizamos a todos Este principio pastoral está en función a los destinatarios que debemos llegar. La misión de la Iglesia es evangelizar a todos, “como continuadora de la historia de salvación del Padre, ella es para la humanidad, para servirla y salvarla” (PPD 63; Cf. DA95). CONVERSIÓN QUE NOS EXIGE • • • •

Pasar de una pastoral individualista a otra universal, de unidad en la diversidad. Pasar de una mentalidad que hace de la caridad un “deber moral” a otra en la que la caridad es intercomunicación del amor de Dios. Pasar de una “mentalidad moralista”, a otra de fe que cree en la dignidad divina de cada persona. Pasar de una concepción “intimista” de la santidad a otra en la que ser santos significa llevar consigo el mundo hacia Dios.

3


3.Todos evangelizamos Este principio pastoral está en relación al sujeto pastoral que realiza la acción. Todos los bautizados y personas de buena voluntad, cada uno según su posibilidad, según sus dones, carismas y ministerios, son el sujeto de la evangelización (Cf. PPD 51; Cf. DA 157). CONVERSIÓN QUE NOS EXIGE • • • •

Pasar de una pastoral en manos de los “formados y comprometidos” a otra en manos de todos, cada uno según el don recibido. Pasar de una relación de “poder” ante súbditos a otra de servicio a todos y entre todos. Pasar de una Iglesia que tiene la exclusividad de la revelación a una Iglesia que escucha a Dios en la historia y la creación. Pasar de una visión clericalista a una visión de pueblo de Dios, ministerial.

4. Envagelizamos en y desde las culturas Este principio pastoral está en relación con el contexto de la acción pastoral. “La pastoral, como continuación y expresión histórica permanente de la encarnación de Cristo, es una pastoral inculturada o enculturada como encarnación de la vida y del mensaje cristiano en nuestra realidad cultural concreta” (PPD 62 h; Cf. DA 47-49). CONVERSIÓN QUE NOS EXIGE • • •

4

Pasar de una Iglesia ya plenamente realizada a una Iglesia que se va “haciendo”, mediante la presencia y acción del Espíritu Santo. Pasar de una pastoral de conservación a una pastoral que se deja atraer permanente y renovar por la novedad que proponen las culturas. Pasar de una Iglesia como único lugar teológico a una Iglesia abierta a descubrir en las culturas lugares en los que acontece Dios.


5. Evangelizamos con el testimonio Este principio está en relación con pedagogía de la acción evangelizadora. El estilo de la Iglesia, a imagen del Buen Pastor, debe expresarse en el testimonio de vida “el primer medio de evangelización” (EN 41; Cf. DA 335). CONVERSIÓN QUE NOS EXIGE • • • •

Pasar de una pastoral de “adoctrinamiento” a otra de discernimiento en el Espíritu. Pasar de una Iglesia que parece recibir la iluminación directamente de Dios a otra que reconoce al Señor que habla en la historia. Pasar de una formación más bien teórica a otra que es desde la vida de una comunidad. Pasar de una concepción por la que la formación de los ministros debe producir “maestros” a otra en la que lo determinante es la de formación de “ministros”.

6. Envagelizamos con estructuras participativas y flexibles El último principio se refiere a las estructuras organizativas que permiten el cumplimiento de los principios precedentes. Lo podemos formular de esta manera: Las estructuras de la Iglesia local deben ser comunitarias, es decir, que ponen a todos los bautizados en condiciones reales de participación, de diálogo y de corresponsabilidad (PPD 85); además, deben ser orgánicas y formales (PPD 91). (Cf. DA 538) CONVERSIÓN QUE NOS EXIGE • • • •

Pasar del rechazo de las estructuras a una aceptación de ellas. Pasar de una “Iglesia piramidal” a una Iglesia de comunión corresponsable. Pasar de una estructura organizativa de sólo los lideres a otra que integre hasta al último de los bautizados. Pasar de la concentración del “poder” en una persona o un grupo de personas a la distribución del mayor número de responsabilidades al mayor número de personas. 5


CRITERIOS

¿QUÉ DEBEMOS ENTENDER COMO CRITERIO PASTORAL? Desde un punto de vista metodológico, se trata de las políticas, en este caso pastorales, a las que toda la acción eclesial debe responder. Son criterios pastorales que dicen la naturaleza de la acción que realizar si se quiere ser consecuentes con los propósitos que se han definido en el ideal. El criterio Pastoral marca el “deber hacer” de todo cristiano.

¿CUÁNTOS CRITERIOS PASTORALES ASUME LA DIÓCESIS DE COCHABAMBA? La Diócesis asume siete criterios pastorales, que son: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7.

Siempre invitar a todos. Apoyar la acción de Dios en su pueblo. Ponernos al alcance de los más sencillos. Respetar todo, no destruir nada de lo que existe. Distribuir responsabilidades. Siempre caminar juntos. Hacia un futuro mejor.


1. Siempre invitar a todos Convocarlos a todos de forma sistemática. Si algunos no responden, que sean ellos los que lo decidan, nunca nosotros. De esta manera ofrecemos a todos, en forma personal y comunitaria, un itinerario de fe, de modo que nadie se sienta excluido.

PASTORALMENTE NOS LLEVA A • • •

Dejar la oveja gorda para ir a buscar las noventa y nueve… (Cf. Lc 15,1-10). Trabajar en una pastoral de conjunto donde todos somos invitados. Constituirnos como “Pueblo de Dios”, Iglesia local en comunión con la universal.

2. Apoyar la acción de Dios en su pueblo Preguntarnos qué es lo que Dios quiere del pueblo, para ponernos al servicio de ese querer. No partir de lo que nosotros creemos bueno, de lo que nos parece a nosotros que necesita el pueblo, sino de los signos de la presencia de Dios en su pueblo. PASTORALMENTE NOS LLEVA A • •

Dejar las recetas pastorales y contemplar la presencia de Dios en su Pueblo Trabajar desde el pueblo, o mejor, “desde Dios” que opera en su pueblo. Dios nos invita a descubrir su presencia para luego impulsarla a crecer.

7


3. Ponernos al alcance de los más sencillos Partir de los pobres, de la gran mayoría. Partir de los que no saben, no pueden, no vienen, no practican, no responden, no tienen. Deben ser los protagonistas del Plan Pastoral.

PASTORALMENTE NOS LLEVA A • • •

Dejarse evangelizar desde los pobres; Ser discípulos de Cristo en los pobres, antes que “maestros”. Que las actividades de las parroquias deben dar preferencias a los más sencillos, pobres, a los más alejados,...

4. Respetar todo, no destruir nada de lo que existe Orientar todo, personas, grupos y asociaciones, hacia los objetivos propuestos. Si algo “debe morir”, no será por imposición, sino por el mismo proceso de “crecimiento”, pues, todo lo que existe es fruto de la buena voluntad y del Espíritu Santo que lo ha suscitado a lo largo de los años, no debemos ahogar el Espíritu (DA 169). PASTORALMENTE NOS LLEVA A •

8

Anteponer las personas a las instituciones, respetando lo que aquellas han tenido como válido hasta ahora. Es bueno saber cuáles son las tradiciones y costumbres antiguas de nuestros pueblos y pensar un poco en su valor. Es cierto que debemos guardar un respeto profundo por esas costumbres que nos ha ayudado a mantener la fe durante largos años.


5. Distribuir responsabilidades No se trata de que pocos hagan mucho, sino de que muchos hagan poco. Todos los bautizados y personas de buena voluntad, cada uno según su posibilidad, según sus dones, carismas y ministerios, son el sujeto de la evangelización. Distribuir responsabilidades al mayor número de personas. PASTORALMENTE NOS LLEVA A • • • •

Dejar la desconfianza y prejuicio frente a la gente y confiar más en la buena voluntad de cada uno de ellos. Creer que el Espíritu actúa en el más humilde. Dejar a un lado el “no hacemos más porque somos pocos”. Ser más humildes y reconocer que todos son maestros según el don, carisma y ministerio recibido, y todos, al mismo tiempo, somos discípulos del único Espíritu.

6. Siempre caminar juntos “Sin prisa pero sin pausa”. El proceso es lento: el ritmo lo impone el pueblo; progresivo: caminamos hacia una vida más humana y coherente con la fe y global: envuelve a todas las personas, integra a todas las instituciones, coordina todo en un único proceso. PASTORALMENTE NOS LLEVA A •

Tener una pastoral orgánica y de conjunto, que anima y dinamiza el proceso pastoral.

9


7. Hacia un futuro mejor No partimos del “pasado” ni de los problemas del “presente”, sino del “futuro deseado y querido”, porque es deber del cristiano “actualizar el Reino” por la acción del Espíritu Santo (Cf. PPD 45) que consiste en la “transformación de la vida de la persona y de las relaciones personales de la humanidad en justicia, misericordia, paz y gozo” (PPD 46).

PASTORALMENTE NOS LLEVA A •

Ser “creadores” de un futuro siempre mejor y no “repetidores” del pasado o “espectadores” del presente. El futuro está en nuestras manos y será como nosotros lo deseemos y lo vayamos construyendo, pues somos sujetos de nuestro futuro.

Cochabamba - Bolivia julio 2012


Principios y Criterios Pastorales