Issuu on Google+

Arquidiócesis de Cochabamba Te rc e r Año de l a Pr ime ra Fas e “Conocernos”

“Corpus Christi, compartiendo el pan nos conocemos”

CORPUS CHRISTI 2013


Vicaría Pastoral Arquidiócesis de Cochabamba Cuadernillo Guía Pentecostés. “Corpus Christi, compartiendo el pan nos conocemos”. 1ed. Cochabamba. Arzobispado de Cochabamba, 2013.

Dirección: Av. Heroínas Nº 152 entre Av. Ayacucho y C. Baptista. Teléfonos: 4256562 - 4259209 Fax: 4259209 Casilla Postal: 129 Correo electrónico: vicariapastoral@iglesiacbba.org Síguenos en Facebook: www.facebook.com/vicariapastoralcbba Visita nuestro blog y descárgate este documento: vpcochabamba.blogspot.com


INTRODUCCIÓN La Iglesia de Cochabamba nos invita en este año 2013, a asumir con mayor intensidad y afecto la actitud del “conocernos”, y nuestro pueblo vive muy profundamente el momento de compartir la comida, porque estar en la misma mesa conlleva amistad, cercanía, familiaridad y conocimiento del otro. Cristo en la comida pascual escogió el pan y el vino. El pan es la comida común en muchas culturas. Pero “el simbolismo fundamental de la eucaristía no es simplemente el pan y el vino, sino compartir entre todos del mismo pan y del mismo vino. El símbolo de la eucaristía no es un objeto (pan, vino), sino la mesa compartida, el banquete festivo, el comer juntos” (P. Víctor Codina SJ ,Theologica Xaveriana157 (2006) 51). Jesús comparte la mesa con Lázaro, Mateo, Simón, Zaqueo para conocerlos más de cerca. Ahora nosotros estamos invitados a comer juntos en la misma mesa para conocernos y enriquecer nuestra vida (cfr. Carta Pastoral 2013 n. 9). La fiesta de Corpus Christi, nos brinda la oportunidad excepcional de compartir la comida para conocernos desde el corazón y la fe. Porque “el conocimiento de una persona hace que uno introduzca en sí mismo la verdad del otro y hasta el bien del otro. Y ¿acaso hay algo más precioso en el mundo? Dedicarnos a conocer a una persona es el estudio más provechoso que se pueda realizar” (Carta Pastoral 2013 n. 10). El subsidio pastoral que tienes en tus manos se inspira en el icono del compartir que nos acompaña este año, la actitud pastoral del “conocernos” plasmada en la Carta Pastoral 2013 de Mons. Tito Solari y el Evangelio de Lucas de la liturgia de la Solemnidad de Corpus Christi, donde Jesús multiplica los panes. Estos tres elementos tienen como eje común el compartir la comida y conocer al hermano.


CUADERNILLO GUÍA. I ENCUENTRO RETIRO. Encuentro personal con Cristo

Reconocieron a Jesús al partir el pan (Carta Pastoral 2013.n. 5-6)

Objetivo: Profundizar la fe en la presencia real de Jesucristo en el pan y el vino entregado para la salvación del mundo. Y rescatar el valor de compartir la comida como espacio privilegiado para conocer a las personas.

LA INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA

“Llegada la hora, se puso a la mesa con los apóstoles; y les dijo: “Con ansia he deseado comer esta Pascua con ustedes antes de padecer; porque les digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios… Y tomo pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Esto es mi cuerpo que va a ser entregado por ustedes; hagan esto en memoria mía. De igual modo, después de cenar, el cáliz, diciendo; Este cáliz es la Nueva Alianza en mi sangre, que va ha ser derramada por ustedes” (Lc 22,7-20; cf. Mt 26, 17-29; Mc 14,12-25; 1Cor 11,23-26). (Catecismo de la Iglesia Católica n. 1339).

2


2013 Tercer Año de la Primera Fase. “Conocernos”

1. PARA PROFUNDIZAR a) En Pan y el Vino “Bendito seas Dios nuestro por este pan...”

Es la bendición que Jesús dirige a su Padre. En este pan sencillo, se representa la redondez del mundo y representa el fruto de la tierra y del trabajo de la humanidad (pensemos cuánto cuesta hacer un pan, desde el sembrar, crecer, esperar, segar, trillar...). Por tanto podemos decir que en este pan esta toda la tierra. De esta manera con el pan bendecimos toda la tierra y el trabajo de los hombres. “Bendito vino”.

seas

Dios

nuestro, por el

El cáliz que ofrecemos en la Eucaristía contiene el vino que es la sangre de Cristo, como dijo el Señor

“Padre si es posible me quites este cáliz, pero no se cumpla mi voluntad”. En el cáliz esta la voluntad del Padre, el sacrificio redentor del Hijo. El cáliz no muestra simplemente el vino sino vino-sangre derramada por nosotros para la salvación del mundo. En el pan y en el vino de la Eucaristía la Iglesia celebra y vive en la “presencia real de Cristo”. b) Sentarse en torno a la mesa Hoy estamos acostumbrados a comer “comidas rápidas”. Se come fuera de casa y se llama autoservicio. Pero Jesús nos invita a sentarnos a la mesa junto a el. Y sentarse a la mesa no es solamente como un compromiso por necesidad alimenticia. En los evangelios, Jesús se sienta con sus amigos. Pero ¿Cómo es la mesa a la que Jesús nos invita? La mesa es circular, los invitados están en forma circular. En ella todos son amigos, hay cercanía y confianza. A primera vista puede parecer insignificante la mesa circular y las personas en circulo; pero en el fondo está en juego la comprensión de eucaristía y de la misma Iglesia. En forma circular todos pueden mirarse a la cara, y cualquier gesto queda manifestado; en la que es fácil hacer sitio a un nuevo invitado, es una buena imagen de lo que es y deber ser una comunidad eucarística y, por ende 3


CUADERNILLO GUÍA. I ENCUENTRO RETIRO. Encuentro personal con Cristo

Cuando la mesa deja de ser redonda se convierte en sepulcro y está situada lejos de los participantes; cuando el que preside tiene un sitio más elevado y especial, llamado “sede”, mientras la mayoría está sentada en el otro plano, unas gradas más abajo; cuando uno acapara la palabra y los demás guardan silencio; cuando unos comen y beben y los otros miran; cuando los invitados se dan la espalda y se ignoran mutuamente, estamos apostando por otro modo de ser Iglesia, consciente o inconscientemente, estan apostando por un modo especifico de ser Iglesia y comunidad eucarística. El sentarse alrededor debe expresar la forma de vivir en comunidad de hermanos.

4

c) Una cena con sobremesa Llamamos sobremesa al tiempo empleado después de comer. En la sobremesa se consume tradicionalmente el café, té, galletas, se ofrece la “última copa”, se comenta sobre la vida, la fe, el trabajo, los amigos, la familia, la novia, etc. Independientemente de lo que se consuma, es una ocasión privilegiada para prolongar el encuentro, la comunicación y la charla en un clima más distendido y sin la necesaria atención de alimentación. En definitiva son momentos oportunos para conocernos más en profundidad y crecer como comunidad reunida por el Señor.


2013 Tercer Año de la Primera Fase. “Conocernos”

COMPARTIR LA MESA

“No serás amigo de tu amigo hasta que no se hayan comido juntos un poco de sal”, dice un proverbio árabe. Y eso supone tiempo compartido, conversación prolongada, confidencias entre amigos.

REFLEXIÓN

Compartir la mesa es el gran símbolo de la unidad, de la reconciliación y la inclusión y, desde el AT, los banquetes son la mejor metáfora de lo que Dios prepara a su pueblo: “El Señor de los ejércitos prepara para todos los pueblos en este monte un festín de manjares suculentos y vinos generosos. La imagen que elige Jesús para hablarnos de lo que es central en el Reino es un banquete, una comida festiva. Su gesto de compartir mesa con gente marginal no era un acto eucarístico en el sentido estricto del término, pero prefiguraba y preparaba la Eucaristía como culminación de algo que se había ido gestando y expresado en las comidas en las que los últimos eran acogidos y tenían un lugar privilegiado. La primera comunidad recordaba este gesto, profundamente subversivo precisamente porque incluía a judíos y no judíos, a libres y esclavos, a mujeres y hombres, a pobres y ricos. “Partir el pan expresaba y creaba la fraternidad porque suprimía las barreras discriminatorias. No era un rito de evasión o enclaustramiento sino un compromiso y una toma de posición frente a una sociedad dividida en grupos opuestos. Partir el pan iba unido a la preocupación porque comieran los pobres por una exigencia de formar la iglesia que tiene el deber de rechazar la distinción entre ricos y pobres”.

Para reflexionar Hoy debemos Preguntarnos cómo y con quiénes compartimos el banquete de nuestra vida, a quiénes sentamos a nuestra mesa (la de nuestro tiempo, nuestra amistad, nuestros bienes, nuestro interés...); a quiénes excluimos y por qué.

5


CUADERNILLO GUÍA. I ENCUENTRO RETIRO. Encuentro personal con Cristo

MEDITACIÓN

GUÍA PARA ACOMPAÑAR AL SANTÍSIMO SACRAMENTO Introducción En la fiesta de Corpus Christi, salimos “por las calles de nuestras ciudades y pueblos llevando al Señor, al Señor hecho carne, al Señor convertido en pan... Estas calles tienen que ser su camino, ya que él no tiene que vivir encerrado en los sagrarios junto a nosotros, sino en medio de nosotros, en nuestra vida diaria. Él tiene que ir donde vamos, tiene que vivir donde vivimos” (Card. Joseph Ratzinger, una reflexión para la Solemnidad de Corpus Christi, en Caminos de Jesucristo, pp. 99-102, Ediciones Cristiandad, Madrid, 2004). Monición inicial Hermanas y hermanos salimos a nuestras calles para profesar públicamente nuestra fe en la Eucaristía, y será el Señor quien guiará nuestra procesión. Pero además será ocasión propicia para conocer a las familias de nuestra parroquia. Nuestra procesión la viviremos y meditaremos intensamente desde la actitud del “Conocernos”. Señor ayúdanos a conocer a las personas que saldrán a nuestro encuentro, y nosotros que te acompañamos demos testimonio de cercanía, amor y respeto.

6


2013 Tercer Año de la Primera Fase. “Conocernos”

PRIMER ALTAR

“AL COMPARTIMOS LA MESA CON LOS DEMÁS NOS CONOCEMOS A NOSOTROS MISMOS”

(Cfr. Carta Pastoral 2013 n. 13-14)

1ra MEDITACIÓN

LA PALABRA “El hijo mayor estaba en el campo. Cuando al volver llegó cerca de la casa, oyó la música y el baile. Llamando a uno de sus sirvientes, le preguntó qué significaba todo eso. Este le dijo: Tú hermano está de vuelta y tu padre mandó matar el ternero gordo, por haberlo recobrado con buena salud. El hijo mayor se enojó y no quiso entrar. Entonces el padre salió a suplicarle” (Lc 15, 25-28). MEDITACIÓN Hermanas y hermanos al compartir la mesa con los demás es siempre la expresión de la fiesta y del regocijo compartido. En la parábola que hemos oído, nos dice que el hermano mayor al oír el jolgorio y la fiesta, se indigna y no quiere entrar, rechaza la invitación de su padre diciendo: “ha venido este hijo tuyo, que ha gastado tu hacienda con prostitutas y has matado para él el novillo cebado”. El padre le responde: “Ese HERMANO tuyo estaba perdido y ha sido encontrado, ha regresado a la vida”. El padre pone ahora todo su esfuerzo en que el hijo “fiel” participe, entienda y comparta la mesa que ha preparado, porque ha recuperado al hijo que había perdido. En el fondo, este hijo “fiel” se justifica a sí mismo manifestando que se conoce muy bien a sí mismo, ya que se declara servidor y obediente (Cfr. Lc 15, 29). ORACIÓN ¡Haz Señor que veamos claro! Ayúdanos a salir de nuestros egoísmos cerrados porque sabemos que no hay peor enemigo de la dignidad humana que una cierta actitud de autojustificación. Quítanos aquellas mascaras de hipocresía que llevamos y danos la valentía de reconocer nuestros pecados para compartir nuestra vida con los demás. 7


CUADERNILLO GUÍA. I ENCUENTRO RETIRO. Encuentro personal con Cristo

SEGUNDO ALTAR

2da MEDITACIÓN

“COMPARTIR LA MESA Y CONOCER A LOS DEMÁS” (Cfr. Carta Pastoral 2013 n. 14)

LA PALABRA “Cuando llegó la hora, Jesús se puso a la mesa con los apóstoles, y les dijo: “Con ansia he deseado comer esta Pascua con ustedes antes de padecer; porque les digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios”. (Lc 22,14-15). MEDITACIÓN Hermanas y hermanos muchos dicen que, el comer juntos significa sellar la unión del grupo (la familia, el barrio, la comunidad). Pero también puede tener un carácter popular. Pensemos en ciertas fiestas, romerías, peregrinaciones. Todos se sientan y congregan en la misma plaza, en el mismo lugar, alrededor del mismo awayo. Así del awayo comunitario o vecinal surge realmente la convivencia fraterna. Todos tienen los mismos manjares, la misma bebida. Quizá la misma copa va pasando de mano en mano. A todos invade un mismo sentimiento de alegría. Se contagian todos del mismo afecto. Hay confianza. Son momentos para profundizar en el conocimiento de los demás. Pero ahora debemos preguntarnos ¿cuándo hemos comido juntos en familia? ¿Cuándo hemos comido en el aniversario de la parroquia o el barrio, OTB, urbanización, comunidad?

8

ORACIÓN Padre Nuestro y Dios te Salve María.


2013 Tercer Año de la Primera Fase. “Conocernos”

TERCER ALTAR

3ra MEDITACIÓN

“RECONOCER AL SEÑOR AL PARTIR EL PAN” (Cfr. Carta Pastoral 2013 n.15)

LA PALABRA “Al partir el pan reconocieron a Jesús; pero él desapareció (Cfr. Lc 24, 29b-31). MEDITACIÓN “Jesús, después de su resurrección, deja de estar con nosotros en la figura humana y está con nosotros en los sacramentos (el agua, el pan, el crisma…) y en muchas otras maneras, como en la comunidad (convocada en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; “donde dos o tres están reunidos en mi nombre…”), en los niños, en los pobres, en el preso, en el enfermo, en el hambriento o sediento, en la naturaleza (en el hermanos sol, en nuestra hermana la madre tierra, etc.). “Cuando ya estaban sentados en la mesa”, la figura humana de Jesús desaparece y la reemplaza el sacramento del pan. Jesús, habiendo dado gracias a Dios, partió el pan y se lo dio… En ese momento reconocieron a Jesús. Preguntémonos: ¿Reconocieron a Jesús también en el pan?” (Carta Pastoral 2013 n. 7). ORACIÓN Señor Jesús tu eres el pan de la vida, y nos dices que partir el pan es para compartir. Ayúdanos a partir el pan de nuestra vida, con los demás porque “sabemos que la vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad” (DA 360). Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

9


CUARTO ALTAR

MEDITACIÓN

“PARA CONOCER A LAS PERSONAS ES NECESARIO MIRARLOS A LOS OJOS” (Cfr...... Carta Pastoral 2013 n.2)

LA PALABRA “La mirada de Dios no es como la del hombre: el hombre ve las apariencias, pero el Señor ve el corazón”(1Sa 16,7).

4ta

MEDITACIÓN Hermanas y hermanos el hombre juzga por lo que ve y lo que ve muchas veces no es lo cierto, no es la realidad. Pero el Señor nos abre los ojos para ver el corazón de los demás así como lo hizo con el joven rico: “Entonces Jesús lo miro con cariño” (Mc 10,21). Captaron sus ojos la fuerza de su amor. Aprendamos a ver a los demás de la misma manera que miraba Jesús porque “la mirada de Dios no es como la del hombre: el hombre ve las apariencias, pero el Señor ve el corazón”(1Sa 16,7). Cada persona es un mundo de alegrías y tristezas, gozos y esperanzas, luchas y dificultades, triunfos y fracasos, sufrimiento y dolor. Conozcamos a los demás con respeto y amor mirándolas con cariño.

ORACIÓN Pedimos, Señor tu mirada. Para quedar perdonados. Tu mirada es compasiva y purificadora. Penetra hasta dentro, sanándolo todo con la medicina de tu amor. ¡Qué bien nos conoces y nos comprendes! Para que nuestros ojos se parezcan a los tuyos. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.


QUINTO ALTAR

5ta MEDITACIÓN

“CONOCER AL HERMANO” (Cfr.. Carta Pastoral 2013 n.9-10)

LA PALABRA “Yo te conocia sólo de oidas; pero ahora te han visto mis ojos” (Job 42, 5). MEDITACIÓN “Hoy el mundo se ha vuelto el mundo de los conocimientos. Hoy el País que tiene más conocimientos tiene más poder. La persona que tiene más conocimientos es la que se ubica mejor en la situación y es mayormente respetada y valorada. En este afán de estar al día y de conocer tantas novedades, como embaucados, nos olvidamos o perdemos la capacidad de dedicarnos y de conocer a las personas. ¡Cómo es importante en cambio que los adolescentes vayan conociendo a sus papás, a sus familiares, a los vecinos, a los compañeros de colegio! ¡Cómo es importante que en nuestras relaciones prime el conocimiento de la persona que está al frente de nosotros! ¡Cuántas peleas podríamos evitar conociendo y por ende apreciando a los que nos rodean!” (Carta Pastoral 2013 n. 9).

ORACIÓN Ayudanos Señor a valorarnos porque sabemos que la vida de cada uno es como una semilla... En su interior se esconde un sinnúmero de posibilidades, sueños y utopías. Que seamos capaces de cuidar esta semilla, regandola con cariño y acompañandola para que crescamos juntos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.


SEXTO ALTAR

6ta MEDITACIÓN

“DEDICARNOS A CONOCER A LAS PERSONAS ES LO MÁS PROVECHOSO EN LA VIDA” (Cfr. Carta Pastoral 2013 n.10).

LA PALABRA “Cuando Jesús vio venir a Natanael, dijo de él: “Ahí viene un verdadero israelita: éste no sabría engañar”. Natanael le preguntó: “¿Cómo me conoces?” Jesús le respondió: “Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas bajo la higuera, yo te vi” (Jn 1, 47-48). MEDITACIÓN A los mayores nos gusta las cifras. Cuando se nos habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se nos ocurre preguntar: ¿Qué tono tiene su voz?, ¿Qué juegos prefiere?, ¿Le gusta coleccionar mariposas? Pero en cambio preguntamos: ¿qué edad tiene?, ¿Cuántos hermanos?, ¿Cuánto pesa?, ¿Cuánto gana su padre?... Solamente con estos detalles creemos conocer a las personas. (Saint-Exupéry). Hermanas y hermanos “¡que en nuestras relaciones prime el conocimiento de la persona que está frente a nosotros!... y tal conocimiento no se trata de hacerlo de manera superficial, sino de un conocimiento que involucre, además de la cabeza, también el corazón y la fe” (Mons. Tito Solari, Carta Pastoral 2013 n. 9-10).

ORACIÓN Señor, tú que conoces el fondo de nuestro corazón. Te rogamos por tu incomparable amistad y tu palabra, que vengas a ayudarnos en el conocimiento de los demás. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.


SEPTIMO ALTAR

7ma MEDITACIÓN

“A USTEDES LOS RECONOCERÁN POR SUS OBRAS”

LA PALABRA “Cuídense de esos mentirosos que pretenden hablar de parte de Dios. Vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos feroces. Ustedes los pueden reconocer por sus acciones, pues no se cosechan uvas de los espinos ni higos de los cardos. Así, todo árbol bueno da fruto bueno, pero el árbol malo da fruto malo. El árbol bueno no puede dar fruto malo, ni el árbol malo dar fruto bueno. Todo árbol que no da buen fruto, se corta y se echa al fuego. De modo que ustedes los reconocerán por sus acciones. El hombre bueno dice cosas buenas porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas porque el mal está en su corazón. Pues de lo que abunda en su corazón habla su boca” (Mateo 7:1520; Lucas 6:43-45). MEDITACIÓN El apóstol Pablo nos dice por qué frutos reconoceremos el árbol malo: “Es fácil reconocer las obras de la carne: desenfreno, impureza, obscenidad, idolatría, brujería, odios, disputas, celos, cólera, disensión, sectarismo, rivalidades, borracheras, rencillas y cosas semejantes ” (Gal 5,19-20). El mismo apóstol nos dice seguidamente por qué frutos podemos reconocer un árbol bueno: “Pero al contrario los frutos del Espíritu son amor, alegría, paz, paciencia, benevolencia, bondad, fe, humildad y control de sí” (v. 22-23). Preguntémonos si de verdad nuestras comunidades viven e irradian los buenos frutos. Todos debemos ponernos en marcha para llegar a ser siempre y realmente anunciadores de Cristo no sólo con palabras sino con obras.

ORACIÓN Padre Nuestro y Ave María.


OCTAVO ALTAR

8va MEDITACIÓN

“LA EUCARISTÍA MESA QUE CREA COMUNIÓN” (Cfr. Carta Pastoral n. 7)

LA PALABRA “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? Así, siendo muchos formamos un solo cuerpo, porque el pan es uno y todos participamos del mismo pan” (1 Corintios, 10, 16-17).

MEDITACIÓN

Hermanas y hermanos, caminamos formando un solo cuerpo en Cristo. Él es la cabeza, y nosotros los miembros. Como los granos de trigo forman una espiga, como las uvas forman un racimo, así nosotros en Cristo. Como uno es el cuerpo de Cristo del que nos alimentamos, así nosotros somos uno en Cristo. “Todo lo que es Iglesia es comunión” (Carta Pastoral 2013 n. 7). Por lo tanto estamos llamados a que caminemos unidos en comunión. En comunión de fe en un mismo Dios y Padre, en la gracia de Jesucristo nuestro Salvador y en un mismo Espíritu Santo que nos vivifica. En comunión de esperanza apoyados en la Palabra de Dios bajo la guía de la Iglesia. En comunión de caridad por el amor de Dios que nos ama y nos hace capaces de vivir en comunión con ese mismo amor.

ORACIÓN Señor sabemos que lo que es “mío”... no es Iglesia. Ayudanos a convertir a lo “nuestro”, a Cristo, Cabeza del cuerpo de la Iglesia (Carta Pastoral 2013 n. 7). Señor, abre nuestros corazones al Cuerpo y a la Sangre de tu Hijo para que caminamos unidos como hermanos en comunión con Él. Por Jesucristo Nuestro Señor.


NOVENO ALTAR

9na MEDITACIÓN

“CORPUS CHRISTI, SALIR AL ENCUENTRO DEL HERMANO” (Cfr. Carta Pastoral n. 8)

LA PALABRA “Mientras miraban fijamente al cielo hacia donde iba Jesús, de repente se detuvieron a su lado dos hombres vestidos de blanco que les dijeron: “Hombres de Galilea, ¿qué hacen ahí mirando al cielo?” (Hch 1, 10-11). “Vayan por el mundo entero y anuncien el Evangelio” (Marcos 16,15). MEDITACIÓN “La Solemnidad de Corpus Christi es un tiempo de gracia que el Señor nos dona para abrir las puertas de nuestro corazón, de nuestra vida, de nuestras parroquias, de los movimientos, de las asociaciones, y «salir» al encuentro de los demás, hacernos cercanos para llevar la luz y la alegría de nuestra fe. ¡Salir siempre! Y esto con amor y con la ternura de Dios, con respeto y paciencia, sabiendo que nosotros ponemos nuestras manos, nuestros pies, nuestro corazón, pero luego es Dios quien los guía y hace fecunda cada una de nuestras acciones” (Papa Francisco, Audiencia General, miércoles 27 de marzo de 2013).

ORACIÓN Señor Jesús, queremos llegar a todos nuestros hermanos y hermanas con la Buena Noticia del Reino de Dios. Tu palabra nos invita a seguir tus pasos y no tenerle miedo a los esfuerzos del camino, cercanos a los más pobres y excluidos. Por Jesucristo Nuestro Señor.


DÉCIMO ALTAR

10ma MEDITACIÓN

“LA EUCARISTÍA UNA MESA PARA TODOS” (Cfr. Carta Pastoral n. 8)

LA PALABRA “Jesús dijo a sus discípulos: “Hagan que se recuesten en grupos como de cincuenta cada uno.”Así lo hicieron, haciendo recostar a todos. Tomando El los cinco panes y los dos peces, levantó los ojos al cielo, los bendijo, los partió y los iba dando a los discípulos para que los sirvieran a[c] la gente. Todos comieron y se saciaron; y se recogieron de lo que les sobró de los pedazos: doce cestas llenas” (Lc 9, 14-17). MEDITACIÓN ¡Es necesario que reconozcamos al Señor al partir el pan! La vivencia del encuentro con Jesús en el grupo de oración, en el equipo de biblia, en el cenáculo de fraternidad, en la Confesión, en la Eucaristía y en la Solidaridad, hará arder nuestro corazón. Sólo una auténtica conversión, que nos abra los ojos para reconocer al Señor, nos dará un corazón nuevo y un espíritu nuevo.... Esta experiencia de fe nos permitirá volver a alimentar a nuestros agentes pastorales con la espiritualidad de la comunión y a revitalizar todos nuestros equipos de animación.. Quisiéramos que en cada parroquia y en cada vicaría pudiésemos contar con unos agentes pastorales a los que les arda el corazón porque han visto al Señor (Carta Pastoral 2013 n. 8).

ORACIÓN Padre nuestro , Dios te Salve María y Gloria.


MEDITACIÓN FINAL

SOLEMNIDAD DE CORPUS CHRISTI Celebrante: Antes de terminar nuestra procesión y regresar a nuestras casas, permítanme decirles unas cuantas palabras antes de la oración final. En algunas oportunidades, cuando un ser querido está por fallecer, él mismo presiente su partida y deja a sus familiares algunas recomendaciones o consejos para vivir bien. Les pide estar siempre unidos, cuidarse unos a otros y amarse como familia. Jesucristo, sabiendo que se acerca su final en la tierra, realiza una comida de despedida con sus discípulos para sellar su amor sin condiciones, amor por ellos y por toda la humanidad. No sólo deja indicaciones, sino que Él mismo escoge el pan y el vino como signos de su permanencia entre nosotros, y para que entendamos que todos somos invitados al banquete eucarístico. Desde aquel momento la EUCARISTÍA es el gran tesoro de la Iglesia porque Jesús mismo sigue presente y caminando con su pueblo. Jesús Eucaristía es el alimento que da fuerza para amar a los demás, para reconciliarnos los unos con los otros y con Dios, y así buscar la comunión en la familia y en el barrio. Es como un dinamismo que nos empuja a caminar juntos hacia el encuentro con el Padre. Ante un mundo dividido por el egoísmo, el individualismo, la falta de respeto a la creación, y la contaminación del medio ambiente, Jesús está presente para darnos la fuerza del Espíritu que nos anima a buscar la comunión y el bien de todos, respetando nuestra vida y la vida de la naturaleza. Oremos a Jesús por darnos su Cuerpo y Sangre en la santa Eucaristía.


O R A C I Ó N

ALABANZAS DE DESAGRAVIO Bendito seas Dios. Bendito sea su Santo Nombre… Bendito sea Jesucristo, Verdadero Dios y verdadero Hombre. Bendito sea el nombre de Jesús. Bendito sea su Sagrado Corazón. Bendita sea su Preciosa Sangre. Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar Bendito sea el Espíritu Santo Consolador. Bendita sea la incomparable Madre de Dios, la Santísima Virgen María. Bendita sea su gloriosa Asunción. Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre. Bendito sea San José su casto Esposo. Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos. C. Les diste Pan del cielo R. Que contiene en sí todo deleite OREMOS:

C. Dios, que bajo este sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu Pasión: Te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de su Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

ORACIÓN DE DESPEDIDA

C. Señor JESUCRISTO, te damos gracias por tu presencia entre nosotros y por el gran amor que nos tienes. Quédate con nosotros, señor, en este día y todos los días porque Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Ayúdanos a vivir más estrechamente contigo y ayúdanos, Señor, en el camino hacia tu Padre. Tú, que vives y reinas con Él y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.


Corpus Christi