Page 1

HAY MUCHAS COSAS QUE EL TURISMO RURAL QUIERE DECIR... Antequera, “El Faro”

30-Octubre-2012

BORRADOR CONCLUSIONES Planteamientos y sugerencias del Turismo Rural Andaluz cara a la Conferencia Estratégica de Turismo de Andalucía (22-noviembre-2012) y el futuro Plan de Turismo Interior

Taller 1

Marco reglamentario y de fomento

La regulación del sector rural en la nueva Ley de Turismo de Andalucía, aprobada en diciembre 2011, es confusa, contiene errores materiales, y establece criterios al margen de la realidad e imposibles de vigilar. El marco reglamentario general en Andalucía y España es desfavorable comparado con la situación en los países vecinos y líderes en el sector, como queda patente en un estudio comparativo realizado en 2011. La consecuencia es un alarmante nivel de economía sumergida que perjudica tanto a la imagen como a la calidad del producto rural, a la vez que hace imposible una gestión coherente e integral en el territorio. En el contexto de España, las más de 70 figuras legales distintas que regulan el sector en las Comunidades Autónomas confunden al consumidor. La acción en curso al respecto a nivel nacional para coordinar y homogeneizar estas normativas, se está llevando “desde arriba” a través de un grupo de técnicos de las administraciones, sin contar con la colaboración del sector privado. El futuro marco de fomento a través del Plan de Turismo Interior debe asegurar una atención adecuada, viable, y adaptada a las particularidades del sector – microempresas o actividad complementaria, bajo nivel formativo, localización dispersa en el territorio, fuerte carácter individual basado más en la personalidad del titular que en criterios objetivos, impacto de gasto turístico en la economía local.

Consideramos necesario Revisión y simplificación de la normativa turística y de cualquier otra regulación de tipo administrativo, fiscal, y legal que afecte la actividad del micro-negocio turístico, para hacer viable su funcionamiento oficial y alcanzar una situación similar a los países competidores. Este proceso debe realizarse de manera similar, homogénea, y comparable, preferentemente en todo el territorio de España La corrección de los errores e incoherencias de la Ley de Turismo de Andalucía, para su posterior implementación.


Homogeneizar la nomenclatura de los servicios de alojamiento, con una modificación que incluya la actual VTAR como modalidad dentro de la figura de “Casa Rural” para unificar criterios técnicos, y simplificar la denominación cara al usuario final. Un desarrollo reglamentario del Turismo Rural como actividad transversal, basado en el actual Decreto 20/2002, simplificando o eliminando contenido de poca utilidad (p.ej. parte de las especializaciones), y actualizando los requisitos a la realidad actual del mercado. Actitud proactiva sobre la oferta sin legalizar, con una actitud inicial de información y fomento para conseguir adhesión voluntaria a la normativa. En lo posible, se deben dar incentivos que hagan esta adhesión atractiva, en lugar de actuar por represión y sanción.

Taller 2

Gestión territorial del turismo rural e interior

Los servicios y recursos rurales ganan en visibilidad y atractivo con una gestión coordinada y de cooperación dentro de un territorio delimitado. En los países y regiones europeas con mayor vitalidad del turismo rural-interior, ello se consigue con entidades específicas de gestión que atienden lo que se podría describir como “micro-destino”: el territorio que el visitante percibe como el espacio donde va a pasar la mayor parte de su estancia, y que le sirve como referencia para su decisión. En Andalucía existen ya múltiples modelos que encajan total o parcialmente en esta definición (Centros de Iniciativas Turísticas, Grupos de Desarrollo, Áreas comarcales de turismo en Diputaciones, Iniciativas de Turismo Sostenible, Asociaciones voluntarias, etc.). La problemática de su funcionamiento consiste en falta de continuidad en el tiempo, tareas poco definidas ni homogéneas entre unos y otros, recursos sostenibles de financiación, y falta de conciencia y apoyo desde los agentes locales.

Consideramos necesario Recopilación de buenos ejemplos de gestión turística comarcal existentes en Andalucía, España, y otros países Definición por parte de la Administración Turística Andaluza de un marco genérico y homogéneo de actuación, participación social, tareas, y competencias de este tipo de estructuras, con independencia del modelo operativo concreto que adopten. Potenciar en este sentido el papel de la Dirección general de Planificación Turística, como artífice de cohesión, coordinación y supervisión de las actuaciones en esta materia. Asegurar un adecuado apoyo técnico y profesional a iniciativas locales de este tipo, tanto en las fases de dinamización como su posterior desarrollo. Modelos sostenibles de auto-financiación de estas estructuras para no depender de intereses o coyunturas temporales. Deben incluir una contribución relevante y finalista (tasa turística, tarjeta visitante, u otras formas tanto voluntarias como obligatorias) de los visitantes para la creación y mantenimiento de estas estructuras de gestión, así como de los servicios e infraestructuras de uso gratuito. la consideración expresa de estructuras de gestión territorial en el desarrollo de la Ley de Turismo y en especial, dentro del nuevo Plan Estratégico de Turismo Sostenible.


Taller 3

Co-responsabilidad pública-privada

La Administración asume en la actualidad la gestión de temas como clasificación, promoción, o calidad turística de manera exclusiva. Ello institucionaliza y burocratiza tareas que por su propia naturaleza, son dinámicas y evolucionan más rápido que la capacidad de adaptación administrativa a estos cambios. Conscientes de ello, dentro y fuera de España existen múltiples ejemplos donde estas tareas se delegan en el sector privado o en entes mixtos, capaces de gestionar con mayor eficacia y agilidad. Áreas temáticas donde este tipo de delegación se podría implementar: 3.1) Clasificación y control de servicios turísticos. Por ejemplo en Alemania, Austria, Francia, o Reino Unido son privados o gestionados por entes mixtos 3.2) Calidad. Situación similar a la anterior. 3.3) Promoción. Consejo de Promoción, con relevante representación de las microempresas y con claras competencias en la materia. 3.4) Formación y prospectiva. El Decreto 20/2002 de Turismo Rural y Activo prevé establecer planes de formación en coordinación entre sector público y privado, que solo se ha cumplido en los años 2004/5. Tampoco se ha realizado actividad continuada relevante en materia de prospección, observatorio sectorial, o similar que pueda dar apoyo a planteamientos y decisiones estratégicas del sector.

Consideramos necesario el impulso expreso a soluciones privadas en materia de clasificación, control, y calidad turística; pasando en su caso por la una previa homologación o acreditación administrativa. La calidad depende del conjunto de servicios e infraestructuras de un destino. Modelos como el SICTED (calidad turística del destino) son adecuados y deben seguir, pero requieren simplificación para resultar viables en el medio rural. El sistema de la “Q” – Calidad Turística resulta demasiado ambicioso para la mayoría de microempresas turísticas, no solo del mundo rural. Debe complementarse con sistemas más sencillos, a gestionar por parte de los directamente implicados, que son capaces de alcanzar un gran número de servicios y con ello, contribuir a elevar la media del conjunto del sector. Creación de un Consejo Andaluz de Promoción Turística, con relevante representación de las microempresas rurales y con claras competencias en la materia. Medidas e instituciones específicamente dedicadas a la formación y prospectiva en materia de turismo rural. Posible opción, entre otras, es una revitalización del CENTIA, siempre en colaboración público-privada, como centro monográfico de conocimiento, prospección, investigación, y formación, en apoyo del turismo interior, basadas tanto en las necesidades operativas del sector como en cualificaciones formales.


Taller 4

Coordinación inter-administrativa

El turismo es una actividad transversal que afecta – y se ve afectada – por múltiples políticas: turística, urbanística, cultural, medioambiental, formación… entre otras. Existe una dispersión completa entre estas políticas, sin gremio ni entidad que coordine o por lo menos, mantenga una comunicación entre estas distintas áreas. Multitud de normativas y planes de actuación aplicables desde estructuras diferentes, de una misma administración, son contradictorias entre sí o se solapan, creando conflictos “eternos” e infranqueables para micro-empresas, o duplicidades absolutamente ineficientes. Para corregir esta situación, las figuras formalmente establecidas en la anterior, y actual, Ley de Turismo de Andalucía (“Consejo de Turismo” y similares) han mostrado ser puramente formales, sin tener “vida” ni funciones o competencias relevantes.

Consideramos necesario la creación de un gremio transversal a través de todas las administraciones que afectan a la actividad turística, con competencias concretas y de impacto real (p.ej. formular propuestas de tramitación obligatoria, veto sobre nuevos reglamentos, entre otros aspectos).

Hay_muchas_cosas_que_el_Turismo_Rural_quiere_decir  

Conclusiones de los talleres de planificación estratégica turística para el medio rural celebrado el 30 de Octubre en Antequera

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you