Page 23

Asesoría Jurídica

LEY de PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO (I) Esta serie de artículos versará sobre la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas y, más concretamente sobre determinados aspectos de su articulado que, desde nuestro punto de visMAITE ta, podrían resultar interesantes para el profesorado, en su condición de empleados públicos.

I.- EXPOSICIÓN DE MOTIVOS El principal objetivo de esta Ley es establecer una regulación completa y sistemática de las relaciones entre las Administraciones y los administrados, tanto en lo referente al ejercicio de la potestad de autotutela, como en lo relativo al ejercicio de la potestad reglamentaria y la iniciativa legislativa. Asimismo, pretende regular los derechos y garantías mínimas que corresponden a todos los ciudadanos respecto de la actividad administrativa y sistematizar toda la regulación relativa al procedimiento administrativo, que clarifique e integre el contenido de las leyes anteriores que lo regulaban. La Ley destaca como principal novedad la introducción del cómputo de plazos por horas, así como la declaración de los sábados como días inhábiles, unificando de este modo el cómputo de plazos en los ámbitos judicial y administrativo.

Cuando los plazos se hayan señalado por días naturales, por declararlo así la Ley o el Derecho de la Unión Europea, se hará constar esta circunstancia en las correspondientes notificaciones. Los plazos expresados en días se contarán a partir del día siguiente a aquel en que tenga lugar la notificación o publicación del acto en cuestión, o bien desde el día siguiente a aquel en que se produzca la estimación o la desestimación por silencio administrativo. 2.- Si el plazo se fija en meses o años: El plazo se computará a partir del día siguiente a aquel en que tenga lugar la notificación o publicación del acto de referencia, o bien desde el día siguiente a aquel en que se produzca la estimación o desestimación por silencio administrativo. El plazo concluirá el mismo día en que se produjo la notificación, publicación o silencio administrativo en el mes o el año de vencimiento. Si en el mes de vencimiento no hubiera día equivalente a aquel en que comienza el cómputo, se entenderá que el plazo expira el último día del mes. Cuando el último día del plazo sea inhábil, se entenderá prorrogado al primer día hábil siguiente. Cuando un día sea hábil en el municipio o comunidad autónoma donde resida el interesado e inhábil en la sede del órgano administrativo, o a la inversa, se considerará inhábil en todo caso.

II.- TÉRMINOS Y PLAZOS (ART.29) Los términos y plazos establecidos en ésta u otras leyes obligan a las autoridades y a todo el personal al servicio de las Administraciones Públicas competentes en cuanto a la tramitación de los asuntos, así como a los interesados en los mismos.

III.- CÓMPUTO DE LOS PLAZOS (ART.30) 1.- Si el plazo se fija en horas, días o meses: Siempre que por Ley o en el Derecho de la Unión Europea no se exprese otro cómputo, cuando los plazos se señalen por días se entiende que éstos son hábiles, excluyéndose del cómputo los sábados, los domingos y los declarados festivos. ANPE Canarias - JUNIO 2017 - 23

Profile for Víctor González

Revista ANPE Canarias junio 2017  

Revista ANPE Canarias junio 2017  

Profile for vgonper
Advertisement