Page 1

SIMBOLOS DE BRAVURA Y HEROICIDAD

EL VETERANO V OLUMEN 1, N º 1

13 DE JUNIO DE 2014

LA PAZ DEL CHACO El 14 de junio de 1935 al medio día cesaron los fuegos en la guerra del Chaco. La inútil y por lo tanto absurda tragedia había concluido, guerra que pudo ser evitada desde sus albores, pero por la testarudez de altos dignatarios bolivianos principalmente muchas gestiones de paz fracasaron. Lástima de las más grandes fue esa desventurada guerra. La solución del diferendo territorial con el Paraguay por las vías diplomáticas era absolutamente posible. El general Osorio, Jefe del Estado Mayor General, aconsejó al presidente Salamanca el recurrir a la diplomacia para evitar la tragedia y fue tratado “sin conmiseración para que siga por el camino del honor boliviano” que era, según él, iniciar ataques descabellados para vengar el revés sufrido el Laguna Chuquisaca. Incidente que no revestía mucha gravedad semejante al revés que sufrieran los paraguayos en septiembre de 1931 en Agua Rica. Toda guerra es una sucesión de errores indudablemente, pero en la guerra del Chaco, presi-

dencia de la República, ministros de Estado, Cancillería, Parlamento y Estado Mayor General fueron cuatro cosas distintas y una sola calamidad nacional. ARGENTINA SOLIDARIA CON EL PARAGUAY Perdimos 120 mil kilómetros cuadrados y los muertos pasaron de 30 mil, los heridos fueron 50 mil, los mutilados 15 mil. Los desertores pasaron los 20 mil porque la ruta diagonal de Jaime Mendoza fue desestimada en 1927. Error de los más graves que influyó mucho en los descalabros militares. La Argentina solidaria con el Paraguay no devolvió un solo desertor. Pero todos los desertores paraguayos fueron entregados porque no tenían documentación. EL SUFRIMIENTO DE LOS PRISIONEROS BOLIVIANOS Tampoco los desertores bolivianos tenían documentación, empero fueron cordialmente acogidos, una forma más de la colaboración gaucha al Paraguay. “Prisioneros de Guerra”, por el eminente escritor

Augusto Guzmán es el testimonio lacerante de los sufrimientos de los prisioneros bolivianos en el Paraguay. Cayeron 23134 prisioneros bolivianos de los cuales fugaron 2 mil y 1097 fallecieron en el cautiverio, víctima del más cruel e inhumano trato. De los 2498 prisioneros paraguayos fugaron 16 y fallecieron 52. recibieron un trato humanitario y cristiano. Las tres desgracias de las armas bolivianas fueron las de Campo Vía, el 11 de diciembre de 1933, la de Cañada, el Carmen el 17 de noviembre de 1934 y la de Picuiba el 8 de diciembre de 1934. DOS ESTRATEGIAS RECHAZADAS Todos esos terribles desastres fueron debido a que los generales no quisieron escuchar las recomendaciones correctas de los coroneles Oscar Moscoso y Ángel Rodríguez, de proceder a replegar para evitar así los cercos que fueron consecuencia de la pérdida del Chaco. El primero de estos jefes le propuso la operación de repliegue oportuno al General Kunt

Retrato de un soldado boliviano que fue a defender la heredad nacional en las candentes arenas del chaco 1932—1935

quien rechazó airado la zagas medida que hubiera sido la salvación, la nueva línea de Platanillos Magoriños. El segundo le propuso al Gral. Peñaranda el abandono de Ballivián porque esa posición del famoso Fortín era inconveniente y además inmovilizaban tropas necesarias en otros frentes. El coronel Toro no quiso aceptar la proposición del coronel Rodríguez para el repliegue hasta Irindague que era el lugar de donde proveía de agua el Legendario Cuerpo de Caballería. Extractado del suplemento LA


EL VETERANO

P ÁGINA 2

RACISMO EN EL CAMPO DE BATALLA

Soldado boliviano, de extracción humilde, que ofrendó su vida en defensa de nuestra patria

“... HABÉIS VISTO A MILLARES DE PRISIONEROS ENEMIGOS , QUIENES EN SU TOTALIDAD SON INDÍGENA PURO . P OR CONSIGUIENTE , ESTA GUERRA ES , ADEMÁS , LA LUCHA DE DOS RAZAS : “.. LA CIVILIZACIÓN CONTRA LA BARBARIE ”,

La captura de los pertrechos paraguayos pertenecientes al Regimiento “Corrales” 3 de Infantería, durante las acciones de la Cañada Strongest (1934), puso al desnudo las diferencias del color en la piel de aquellos hombres que conformaban los ejércitos en pie de guerra. Centenares de prisioneros paraguayos junto a sus suministros y abastecimientos militares y, entre estos su documentación, fueron el botín de guerra de los Regimientos pertenecientes al 2do. Cuerpo del Ejército de Bolivia. Entre los manuscritos, en su mayoría hechos a lápiz de tinta, revela entre otros aspectos, los argumentos prejuiciosos y discriminatorios con los que se valían los paraguayos para levantar la “moral de guerra” de sus soldados en contra de su oponente, los soldados bolivianos. En plena guerra, durante la

conmemoración del aniversario de la retoma del Fortín Boquerón por las fuerzas paraguayas, el Comandante del Regimiento “Corrales”, que se encontraba en el “Sector de Herrera”, agregó a sus tropas con explicaciones de corte racista. Tal enardecido discurso decía: “Me asiste la profunda convocación valientes, que el triunfo de nuestra santa causa se impondrá, porque el soldado paraguayo, racial e históricamente, es superior al boliviano…” Evidente, la guerra contra la triple Alianza al que había enfrentado el Paraguay en 1865, había dado bases para el sentimiento de identidad nacional a través de la homogeneización del pueblo guaraní. En sus arengas, realzaban la épica historia de un pueblo que luchó en contra de los tres países agresores y enemigos, así “… vosotros la tenéis confirmada porque cono-

céis nuestra brillante historia del 65 … y del Cerro Corá” Ese aspecto histórico dio un aire de superioridad racial, que se manifestaba cuando se referían a “los bolis”, a quienes, por sus facciones psicosomáticas, los consideraban racialmente inferiores, refiriéndose así: “...habéis visto a millares de prisioneros enemigos, quienes en su totalidad son indígena puro. Por consiguiente, esta guerra es, además, la lucha de dos razas: “..la civilización contra la barbarie”, decian. Sin embargo, posterior a ese delirante y frenético discurso, se enfrentaron en el Cañadón Cochabamba y, a continuación de fieros combates entre las dos “razas enfrentadas”, el Regimiento “Corrales”, había sido capturado en su integridad por los bolivianos en una de las batallas más sangrientas de la Guerra del Chaco ¡Cañada Strongest!

EL SOLDADO INDIGENA DURANTE Y DESPUES DE LA GUERRA

Indigenas acuden al llamado de la patria, sin vacilar se enlistan en el ejército nacional

La guerra del Chaco, por una parte produjo entre los comunarios y colonos que asistieron a ella un profundo conflicto socio-cultural, que alteró sus tradiciones y hábitos al ser alejados de su hábitat natural en un cambio brusco de piso ecológico, en muchos casos a la fuerza, permitiéndoles a su vez compartir espacios con otros grupos étnicos, diferentes al suyo, lo que motivo el surgimiento de la conciencia del nacionalismo en la población

campesina, que originalmente marchó a las arenas del Chaco, sin la noción de patria, si bien ” en tiempo de paz los indígenas mantenían al país con su trabajo, en tiempos de guerra lo hacían con su sangre”. La socióloga Edith Gutiérrez, afirma que: “tras la guerra del Chaco, los campesinos se identifican dentro del ser nacional como ciudadanos bolivianos, pues habiendo defendido a la patria con las armas, retornaron a

sus comunidades conscientes del derecho de ser propietarios y usufructuarios de su tierra, por que entendieron que eran parte integrante de la Nación y no meros protegidos de un sistema de castas, que se había mantenido inclusive durante el período de la guerra”.(Gutiérrez 1993: 24). Surgiendo en no pocos el sentimiento de anteponer los intereses de la nación a su familia y comunidad.


V OLUMEN 1,

1

P ÁGINA 3

ALGUN ANÁLISIS MÁS SOBRE LA GUERRA DEL CHACO Tenemos la costumbre secular de recordar, gloriosamente o tristemente las fechas históricas cada año a festejar, empleamos casi siempre las mismas palabras, casi los mismos oradores, las mismas autoridades en los cargos de turno. En suma, una tautología sacramental, pero pocas veces, y por pocos evocadores del hecho histórico se ha rememorado desde un punto de vista filosófico o sociológico necesarios a lo largo del discurso histórico.

fanos terriblemente empobrecidos, mientras el señor Patiño saboreaba manjares en París o Ginebra.

La Guerra del Chaco ha estado llena de contradicciones; ha sido un aluvión de fuego como dice un notable escritor nuestro en el que se puede encontrar valientes, temerarios, irresponsables y cobardes. Han habido efectivamente héroes muy pocos, y seguramente que hubo entre los combatientes rasos también héroes, a los que el que manto de la muerte los En efecto, quizá el cuadro sepultó alma y todo. Nadie más doloroso de nuestra pudo ver nunca ni siquiera historia es la Guerra del Cha- sus huesos. co, donde desde 1932 hasta Hacer una breve síntesis so1935, se quemaron 50 mil bre la situación del Chaco, vidas como se quema estopa, durante la guerra: Tras la en un verdadero holocausto, conquista de los imperios en una hoguera que pudo americanos y la imposición haberse evitado, pero existen del sistema colonial, España grandes culpables. La Stan- y Portugal tomaron la mayor dard Oil Co., la Shell Oil, parte de la parte sudamericamilitares bolivianos de alta na del nuevo mundo. Hubo graduación, millonarios boli- exagerada competencia por vianos que arrojaron migajas ambas naciones por abarcar al sombrero del Estado. Pati- más, de ahí que estuvo largo ño, por ejemplo, hasta 1947, tiempo indiviso el límite explotó las montañas bolivia- Matto Grosso, por el que nas, y éstas le dieron la suma entraron en una lucha polítide 1.200 millones de dóla- ca Portugal y España, hasta res, en la misma época de los que durante ya la república poderosos gamonales norte- de Bolivia, el infame Melgaamericanos como fueron rejo definió la frontera a Carnegie, Morgan, Vander- cambio de dos caballos y un bilt, Rockefeller y otros. título que le regaló el Brasil, Esos 1.200 millones de en- por supuesto en desmedro tonces ahora serían, según de Bolivia. El sistema cololos entendidos en finanzas de nial español había creado esa envergadura 1.250.000 cuatro virreinatos, desde el millones de dólares. El Esta- río Bravo (México) hasta la do tuvo que tramitar un em- Tierra del Fuego, audiencias préstito. Luego de la guerra reales, intendencias, con las el Estado bolivianos se halla- autoridades respectivas que ba al borde del colapso. Hu- iban desde el virrey hasta los bo hambruna, viudas y huér-

corregidores. Bolivia nació a la vida republicana con la misma extensión territorial que constituía la Real Audiencia de Charcas, es decir, 2.363.769 Km2. Los países fueron creados en base a las reales audiencias a las que correspondían. (Bolivia perdió 1.265.188 por tratados y guerras internacionales; actualmente tiene la extensión de 1.098.581 Km2). Entonces hay que entender que el Chaco Boreal, siendo parte de la Real Audiencia de Charcas originalmente por el uti possidetis, eran de Bolivia. También resulta preciso razonar en sentido de que los países no siempre se crearon en torno a su lengua o raza. Eso habría sido óptimo, y en cierto modo Bolívar, con su faceta de visionario vio este punto, de ahí que deseaba crear una nación sólida, cuyos orígenes estuvieran en sus idiomas, costumbres, razas y otros factores. Santa Cruz, con la Confederación Perú-Boliviana vio lo mismo, pero, como las reales audiencias habían definido los territorios, dieron la pauta de del estado político, llamado república y no nación. No obstante, puede haber países con varias lenguas (México, Bolivia) y países de una sola lengua como países de una sola lengua, con varios estados. Ahora bien, el Paraguay es un país donde la lengua principal es el guaraní, pero esta lengua se extiende a territorios vecinos como Argentina, Brasil y Bolivia. En un alarde de nacionalismo

Instructor y soldado con mirada atenta para rechazar al enemigo

“ HUBO

ENTRE LOS COMBATIENTES RASOS TAMBIÉN HÉROES , A LOS QUE EL QUE MANTO DE LA MUERTE LOS SEPULTÓ ALMA Y TODO ”

Héroe anónimo que ofrendó su vida. Su sacrificio vale la integridad nacional.


T ESTIMONIOS DE LA G UERRA DEL C HACO , LAS HISTORIAS CONTINÚAN A BSALÓN R IVERA B LACUT , EL ÚLTIMO GUERRERO DE V ILLAZÓN

Absalón Rivera Blacut, defensor de la heredad nacional VILLAZON.- Lejos de las grandes ciudades de Bolivia, en el extremo sur del mapa se encuentra la población fronteriza de Villazón, sus calles de tierra cambiaron, ahora son pavimentadas, existe mucho comercio, no era para menos porque a pocos metros está la línea fronteriza con la Argentina. El frío es crudo, por la época, la vieja estación del ferrocarril permanece intacta, al igual que el puente sobre el río que naturalmente divide ambos países hermanos. A pocos metros del lugar, en el denominado sector de la terminal se encuentra ubicada la sede de la Federación Provincial de Excombatientes de la Guerra de Chaco, una persona trabaja como secretaria, pero no fue habida en el lugar, luego entendimos el motivo que en principio causó sorpresa y tristeza. Resulta que en la población de Villazón existe con vida un benemérito de la Patria, no es de sorprenderse, porque la mayoría de ellos superan los 95 años de vida. Absalón Rivera, era el nombre de referencia que recordaban los amables habitantes de la población fronteriza. Sin duda resultó ser un personaje muy querido al que en pocos minutos tendríamos la suerte de conocer en una vieja casona, alejada del bullicio de un mundo agitado y presuro-

so que ya no hace un alto para mirar atrás y recordar a sus héroes.

podía escuchar la respiración del último guerrero de Villazón.

Ubicar la casa del benemérito no fue muy difícil, en el pueblo todos se conocen y mucho más a nuestro personaje.

Los ojos de aquel hombre brillaron y un gesto de coraje, desafiando a su propio cuerpo empezó a pronunciar algunas palabras, claro estaba que Absalón Rivera quería contar su verdad, quería ser oído, deseaba con el corazón que su historia sea conocida por Bolivia.

Apoyado por un bastón, con mucha dificultad para caminar y con el rostro visiblemente cansado por el paso del tiempo, se presentó la figura de Absalón Rivera, sus ojos nunca dejaron de mirar hacia el frente, tomó asiento en la sala de su casa, apoyó su bastón en las piernas, tal vez como lo hizo hace muchos años con su fusil. El frío invernal y al estar dos desconocidos frente a frente congeló en un principio la conversación. Hace tiempo y por las tantas entrevistas realizadas perfectamente se comprende que los ancianos son muy desconfiados. Las nietas de Absalón, ayudaron a romper el hielo, además de una estufa que rápidamente fue encendida para calentar el ambiente. A diferencia de otros entrevistados y por primera vez tropezamos con un verdadero problema comunicacional, el benemérito por su avanzada edad había perdido casi por completo su capacidad para hablar. Lo que debería ser una larga entrevista como muchas otras, se convirtió en un silencio frustrante que hasta se

De esa forma se inició una conversación muy pausada y hasta especial, fue como armar un rompecabezas en el aire, pero al final después de muchos minutos se había construido una corta pero linda historia de otro valiente soldado boliviano que al llamado de su Patria se presentó en un cuartel y armado de valor fue al Chaco a vencer o morir, además de escribir su propia historia hasta ahora desconocida. Absalón nació el 22 de junio de 1915, en Nazareno, Provincia Sud Chichas, sus padres fueron Moisés Blacut e Isidora Rivera .Luego de la guerra se casó con Severina Soza Yáñez y tuvieron una bella hija llamada Betty Rivera Soza, la cual le dio 4 hermosos nietos: Nelson, Martín, Yandira e Isabel De La Quintana Rivera. Se desempeño como Juez Agrario en toda la Provincia Modesto Omiste, con el tiempo se fueron a vivir a la ciudad de La Paz y ya en su senectud volvió a Villazón

A su edad aún conserva la marcialidad

Con una de sus nietas

"Salíamos de las trincheras gritando Viva Bolivia, mueran los pilas"


T ÍTULO

P ÁGINA 5

cuando falleció su esposa y lamentablemente también le tocó vivir la muerte de su única hija. Su residencia actual sigue siendo Villazón en la cual vive con sus nietas que retornaron para cuidarle, y gracias a Dios goza de buena salud. TESTIMONIO

Los más de 90 años pesan en su humanidad

"T Ú , A BSALÓN , YO S ALOMÓN , HIJO DE PAISANO "

En 1930, conocí el Chaco con mi padre que era hijo de un alemán y estudió en Inglaterra la profesión de Ingeniería de Minas. En el Chaco vimos como el petróleo era llevado a la Argentina a escondidas

Recuerdo que hubo una gran batalla en el asalto y la retoma de Tarairí, Charagua y Casa Alta, combates en los cuales hubo muchos muertos paraguayos y gracias a Dios en mi regimiento hubo pocas bajas de soldados que murieron por las balas del enemigo. Al ver caer muerto a un soldado boliviano no se podía hacer nada y teníamos que pasar por encima de su cadáver y seguir combatiendo por resultó ser hijo de un alemán. Nunca olvidaré lo que me dijo: "Tú, Absalón, yo Salomón, hijo de paisano"; con ese doctor hicimos una linda amistad el tiempo que estaba enfermo.

Dibujo de la guerra mostrándonos lo cruel que fue

El 14 de junio de 1935, llegó el cese de hostilidades, la guerra se había terminado por el agotamiento del combustible humano que alimentaba la

por la empresa Stardar Oil Compañy, eso fue denunciado al gobierno. Yo tenía 19 años cuando me presenté al cuartel en la población de Tupiza, me incorporaron al Destacamento 322, caminando nos llevaron al Chaco, pasando por Sococha, Fulario que era un puesto militar donde estaban reclutando a los campesinos, luego llegamos a Quebrada Onda, Campos de Tajsara hasta llegar a Tarija. Seguimos la marcha llegando a Villamontes y pasando en

nuestra Patria. Pero, otros bolivianos murieron por el clima, porque en el Chaco la temperatura era de 45 grados centígrados bajo la sombra, la insolación era otro adversario que muchos compatriotas no pudieron vencer y quedaron muertos en los campos de batalla. Pero, muchos bolivianos preferíamos morir a balazos antes que caer por la insolación o la falta de agua y sacábamos hoguera bélica. A los tres meses me dieron de alta del hospital y me mandaron a Tupiza, donde el 30 de septiembre de 1935 me dieron mi licenciamiento con el grado de cabo. Hace poco se recordó el cese de hostilidades y aún recuerdo que fue una guerra amarga, una experiencia dolorosa, una muestra de heroísmo inútil, porque luchamos tan-

DEL BOLETÍN

canoas el río Pilcomayo, hasta llegar a la zona de operaciones, donde me incorporaron al Regimiento Lanza 5 de Caballería. Los disparos eran a diestra y siniestra era una orden terminante luchar y morir por la Patria, con ese lema los soldados bolivianos llenos de coraje y valor salíamos de las trincheras al asalto gritando "Viva Bolivia, mueran los pilas". Con mi regimiento defendimos los sectores petrolíferos de Caicandia, Caipipendi.

fuerzas de donde no había para seguir combatiendo hasta derramar la última gota de sangre de nuestros cuerpos desnutridos. Lamentablemente, cuando estaba en campaña caí enfermo y por mi malogrado estado de salud fui evacuado en primara instancia a un hospital de Villamontes y posteriormente hasta Tarija. En el hospital conocí al Cnl. Dr. Isaac Mardoqueo Salomón, quien to, para que por un tratado el Paraguay se quedara con gran parte del territorio en disputa, pero me reconforta el sentido del deber cumplido. Los beneméritos de la Patria merecen gratitud y respeto de su pueblo….


V OLUMEN 1,

1

P ÁGINA 6

EL BOLIVIANO QUE PELEÓ EN EL CHACO Y LA II GUERRA MUNDIAL Boliviano qELue peleó en el Chaco y en Boliviano que peleó en el Chaco y en II Guerra Mundial fue reconocido en EEUU

El boliviano Hugo Pinedo, de 95 años, que luchó en la Guerra del Chaco (19321935) en defensa de los recursos naturales de Bolivia, y seis años más tarde se sumó a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos para pelear en la Segunda Guerra Mundial contra los japoneses y los alemanes fue reconocido en Washington D.C. por la Coalición Por la Democracia y destacados residentes bolivianos en el Capitol Hill, sede política de los congresistas Republicanos. 

“Fue un gran honor pelear por mi patria y también por mi segunda patria que es los Estados Unidos de América en la segunda Guerra Mundial”, dijo Pinedo, quien se muestra firme con ayuda de un bastón y muestra una mirada serena y sonrisa atenta.

 El ex combatiente de la Guerra del Chaco y militar jubilado de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de América se excusó de hablar de política y de la administración del presidente Evo Morales y las Fuerzas Armadas de Bolivia en el proceso de cambio: “Nunca me metido en política, yo soy militar, y como militar estuve en el Chaco defendiendo los recursos naturales y en la segunda Guerra Mundial contra el nazismo, soy militar jubilado de la aviación americana y respetuoso de

mi país Bolivia”.

 “Me vine a los Estados Unidos el año 1934, después de haber disputado la batalla en Boquerón, pero las batallas que fueron bien encaradas fueron las de Fortín Saavedra y Kilómetro 7; ahí el soldado boliviano demostró valor y estrategia militar en la Guerra del Chaco. Me vine a los Estados Unidos porque en Bolivia me iban a cortar la pierna, mi familia me envió a este país donde me recuperé y me uní en 1936 a la aviación de los Estados Unidos, yo siempre fui militar y después de 20 años me jubilé”, dijo Pinedo en entrevista con la Agencia de Noticias Fides (ANF) tras el reconocimiento público que le hicieron en la noche del martes.
 
“Voy a Bolivia cada dos años. Nosotros hemos pelado con valor por la patria y espero que el Gobierno boliviano siempre reconozca ese valor. Aquí en los Estados Unidos a mí me reconocen bien, tengo dos pensiones, la primera es de 38.000 dólares al año y tengo otra pensión de 34.000 dólares al año; con eso yo puedo vivir decentemente, espero que los ex combatientes de la Guerra del Chaco que aún viven reciban lo mismo y el respeto del Gobierno boliviano porque se lo merecen”, manifestó emocionado por los aplausos y gestos de cariño que recibió cuando

abandonó el salón de eventos del Capitolio.

 En Bolivia los beneméritos de la Guerra del Chaco reciben una renta vitalicia mensual de menos de 300 dólares, que anualmente llegue a un poco más de 3.200 dólares. Mientras que las 6.000 viudas reciben un poco más de 1700 bolivianos mensualmente.

 El boliviano Jorge Lozano, Chairman of the American Business Council, destacó la trayectoria del dos veces ex combatiente, mientras que Manuel Rosales, director de la Coalición Latina, al igual que Teddy Gamboa, presidente de la Coalición Por la Democracia, calificaron de ejemplar la vida de Pinedo. 

La Coalición por la Democracia organizó un evento de distinción con la presencia de los legisladores bolivianos Marcelo Antezana, senador de Convergencia Nacional, Mauricio Muñoz diputado opositor, Manfred Reyes Villa, ex prefecto de Cochabamba y ex candidato a la Presidencia de Bolivia, acto que contó además con la presencia de los embajadores Cresencio Arcos, Senior Advisor to the IABC; Bosco Matamoros, Senior Advisor to the IABC, congresistas Republicanos y empresarios bolivianos.

El Benemérito de Guerra del Chaco, Hugo Pinedo.

“F UE UN GRAN HONOR PELEAR POR MI PATRIA Y TAMBIÉN POR MI SEGUNDA PATRIA QUE ES LOS E STADOS U NIDOS DE A MÉRICA EN LA SEGUNDA G UERRA M UNDIAL ”


REVISTA DEDICADA A LOS HÉROES ANÓNIMOS DEL CHACO QUE CON SU SANGRE ESCRIBIERON LAS FOJAS DE LA HISTORIA DE NUESTRO PAÍS

El director de la Fundación Cultural Héroes del Chaco, Keni Gonzales, nieto de Aniceto Vedia Arancibia, un héroe de la guerra, realizó un trabajo de recopilación de más de 60 entrevistas a diferentes beneméritos de la Guerra del Chaco. Su fundación tiene el objetivo de difundir los materiales recopilados durante quince años.

comencé a interesarme por el tema y pude viajar a varias partes del país, especialmente a Tarija y Yacuiba, visitando a los héroes”, comentó el director.

Cada fotografía encierra en sí una historia que testifica el valor de cientos de bolivianos por la defensa de nuestra patria ya que muchas veces esta característica En un principio, el mencio- fue ignorada por los libros nado excombatiente, prestó de historia. algunas de las fotografías de “Es por eso que nosotros su archivo sobre esta cruentratamos de difundir estas ta batalla contra el Paraguay experiencias, las que pude a su nieto y él empezó a compilar, especialmente apasionarse por la informapara la población estudianción de la guerra. til, no sólo de La Paz sino de “Desde el momento que él toda Bolivia, con el objetivo me presta la primeras fotos, de fomentar el civismo y

patriotismo que lamentablemente en esta época están venidos a menos”, aseveró Gonzales. Según Gonzales, todas las entrevistas fueron muy interesantes, sin embargo, algunas las recordará por siempre. “La más resaltante es la que le hice a don Miguel Azurduy Estensoro, el año 2003 en Tarija, él era el presidente de la Asociación de Beneméritos de la Guerra del Chaco Filial Tarija, fue una entrevista muy hermosa donde me mostró materiales, fotografías y entre sus hazañas me contó que él era parte del famoso grupo de militares „Tres pasos al frente‟, compartió conmigo muchas de sus experiencias


V OLUMEN 1,

1

P ÁGINA 8

L OS En 1926, Bolivia firmó un importante contrato con Vickers Armstrong estimado en cerca de 3 millones de libras esterlinas a ser pagadas con parte del empréstito de Dillon&Read originalmente destinado a la mejora de la red ferroviaria entre las ciudades de Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra. Este contrato habría incluido una docena de tanques, además de otros equipamientos militares, como radios, cascos, máscaras antigás, motocicletas blindadas, ametralladoras, más de 200 cañones, aviones, fusiles y camiones. Este acuerdo se redujo posteriormente a menos de 1,25 millones de libras esterlinas debido a la crisis del año 1929, donde los tanques fueron aparentemente dejados de lado. Durante el año 1930, Bolivia empezó la negociación para la adquisición de 10 tanquetas blindadas Carden-Loyd, que se mantuvo abierta hasta que comenzó el conflicto con Paraguay. La Guerra del Chaco empezó el 9 septiembre de 1932 con el ataque del ejército paraguayo sobre Boquerón y en uno de los intentos por abrir el cerco paraguayo sobre dicho fortín se empleó una tanqueta Carden-Loyd. El 20 de septiembre, el Estado Mayor, con la firma del general Filiberto Osorio solicitó, con carácter de urgencia, 6 tanques ligeros, cada uno con dos torretas

TANQUES

V ICKERS

armadas con una ametralladora cada una y otros 6 tanques ligeros de 6 toneladas cada uno, con un cañón de 65 milímetros y una ametralladora. El 16 de septiembre de 1932, la Comisión Militar encargada de las compras en Inglaterra remitió al Estado Mayor los presupuestos completos de los tanques Vickers. Casi al mismo tiempo, la Legación de Bolivia en París comunicó que disponía de dos presupuestos para la compra de tanques Renault, nuevos o de segunda mano. El 30 de septiembre, como el plazo de entrega de los tanques Vickers era muy largo, se solicitaron presupuestos a firmas de Estados Unidos y la Legación en Washington respondió enviando ofertas de tanques Christie de 380 caballos de fuerza armados con una ametralladora. Finalmente, el 3 de octubre, el Ministerio de Guerra cerró el trato con la firma inglesa Vickers Amstrong Limited por 6 tanques, 3 dotados con ametralladoras pesadas y 3 con un cañón y una ametralladora pesada cancelando al mismo tiempo la compra de las 10 tanquetas Carden-Loyd que se venia negociando desde 1930. Se especificó que, de ser posible, los tanques debían estar dotados con cañones de 65 milímetros. Se

BOLIVIANOS

ordenó también compensar el costo de estos vehículos con los 10 carros CardenLloyd cuya compra fue cancelada (no se aclara en qué consistían esos "carros" pero al parecer se tratarían de tanquetas Carden-Lloyd modelo Mk.IV). Oposición a la compra de los tanques Al cable de confirmación de la compra respondió el coronel Merino, miembro de la Comisión Militar en Inglaterra, diciendo: “En mi opinión es imposible obtener resultados satisfactorios con ellos (los tanques) en el Chaco”. Esa opinión fue transmitida al Ministerio de Relaciones Exteriores el 25 de octubre. Al mismo tiempo se comunicó a La Paz que la firma Vickers ya había empezado la fabricación de los tanques, pero que todavía se podía anular el pedido. Otra recomendación contraria a la compra de los tanques provino del general Lanza, a la sazón jefe interino del Ejército con sede en Muñoz: "Referente adquisición tanques Vickers se coincide con opinión coronel Merino imposibilidad obtener resultados satisfactorios en el Chaco, por ser máquinas destinadas a desenvolverse en terrenos abiertos y no en bosques". La opinión del general Lanza fue objeto de enérgica


LA ARTILLERĂ?A BOLIVIANA

Una tanqueta Carden-Loyd.

Tanque Vickers Mark E, type B, de 6 ton.

Tanque Vickers Mark E, type A, de 6 ton.


respuesta por parte del Estado Mayor General y en comunicación a Muñoz, se le contestó: "Necesario comunicar a Coronel Merino que no se ha solicitado opinión respecto empleo tanques Chaco, sino inmediata adquisición y embarque que debe dar cumplimiento sin mayor dilación". Esto implicaba que el Estado Mayor obedecía a presiones que iban más allá de los técnicos que había enviado a Inglaterra o del responsable del Ejército en el Chaco. Características de los tanques El 19 de octubre, la Legación informó que Vickers ya tenía preparados tres tanques para el embarque. Se desconoce la razón por la cual de esa orden de compra original de 6 Mk.E sólo llegarían al país 3 tanques. Tampoco se tiene la certeza de si las tanquetas Carden -Loyd formaron parte de esta compra, o si habían llegado antes al país como parte de la primera compra hecha a Vickers con el empréstito Dillon&Read, o si Vickers no aceptó compensar totalmente el precio de los tanques al haber ya entregado entre 2 y 5 de las mismas pedidas en 1931, de las cuales, al menos una, había entrado ya en acción para el mes de septiembre de 1932. Los tanques ligeros fabricados por Vickers eran máquinas bien construidas. Su rodamiento era de un diseño excelente, pero la estructura y la torreta eran algo toscos. Eso llevó a que algunos países se centraran en mejorar esas partes. Todos estos ejemplares tenían un sistema innovador de suspensión, compuesto por un conjunto de bogies con pequeñas ruedas llamado "suspensión Vickers", que fue copiado y adoptado por muchos países. Era un buen sistema para bajas velocidades pero no para altas, por requerir de mucho mantenimiento. Había un gran número de modelos de Vickers ligeros, fundamentalmente diseñados para guerras "coloniales" pero los comprados por los bolivianos fueron únicamente los Type A y Type B, que diferían en el tipo de torreta. El Type A tenía dos torretas cilíndricas gemelas armadas con ametralladoras pesadas Vickers de calibre 7,65 x 54 (llamado también 7,65 Mauser), refrigeradas por agua. Las torretas estaban montadas una al lado de otra, cada una cubriendo 120° a cada lado del eje longitudinal del tanque. La tripulación normal era de 3 personas: 2 ametralladoristas (uno en cada torreta, siendo uno de ellos el comandante) y el conductor/mecánico El Type B poseía una única torreta y estaba armado con un cañón corto de baja velocidad de 47 mm, y una ametralladora pesada coaxial Vickers calibre 7,65 Mauser refrigerada por agua, que tenía el cañón embutido en una pesada protección metálica. La torreta, de diseño troncónico tosco, tenía una sección horizontal circular y una sección vertical trapezoidal. Esta torreta contenía a dos miembros de la tripulación, el comandante y el artillero, que también oficiaba de cargador. El conductor/mecánico ocupaba la porción frontal derecha del chasis principal del vehículo. La torreta era estrecha e incómoda, por lo que varios países que licenciaron su fabricación se empeñaron en mejorar esta parte del vehículo, como fue el caso de Rusia con su versión del Mk.E bautizada como T-26. Las tanquetas Carden-Loyd estaban armadas con una ametralladora pesada Vickers calibre 7,65 Mauser. Estos vehículos no habían sido diseñados originalmente como carros de asalto, sino como plataformas móviles para desplazar las ametralladoras por el campo de batalla, vehículos de reconocimiento o vehículos de tracción de cañones y morteros. Mejoras posteriores en el diseño les permitieron actuar como plataformas móviles de tiro, pero su blindaje era escaso debido a la baja potencia del motor por lo que brindaban poca protección a la tripulación, mientras que su campo de fuego estaba muy limitado por estar la ametralladora prácticamente fija apuntando hacia el frente del vehículo. También se suele hablar de la presencia de tanques Renault FT-17 en Bolivia, y que también habrían tomado parte en la guerra del Chaco pero esto no se ha comprobado. Se supone que una unidad de segunda mano fue enviada para demostración, arribando a La Paz para mediados de 1932, pero que nunca fue desplazada al Chaco; es más, ni siquiera habría sido adquirida. Hacia el final del conflicto, en 1934, Bolivia adquirió también catorce tanquetas italianas Fiat Ansaldo CV-35crII(L3/33), cuyo diseño estaba basado en la tanqueta Carden-Loyd. Los primeros 5 ejemplares llegaron meses antes de la firma del tratado de paz en 1938, 3 años después de finalizado el conflicto. Los Vickers Mk.E disponían de un equipo de radio de dos canales que debido al calor y la humedad del Chaco quedaron rápidamente inutilizados y no prestaron ninguna utilidad. Historial de Combate El ejército boliviano tuvo instructores extranjeros que formaron parte de las misiones alemanas que prestaron servicios en Bolivia desde fechas tan tempranas como 1904. Algunos de estos volvieron entre 1931 y 1934, como el mayor Wilhelm 'Wim' Brandt y el mayor Achim R. von Kries, que llegaron a comandar tanques en la guerra del Chaco. Se tienen datos de otros dos extranjeros: el ingeniero estadounidense John Kenneth Lockhart y el Capitán austriaco Walter Kohn. Ambos fallecieron en la contienda, el primero en la batalla de "Kilómetro 7", y el segundo en "Nanawa". Al menos dos mecánicos de las unidades blindadas habrían sido de origen chileno. El resto de las tripulaciones estuvieron integradas por voluntarios bolivianos que recibieron una breve instrucción que duraba 8 semanas.


Se prepararon al menos 2 tripulaciones por cada vehículo. El historial de combate de los blindados es limitado y poco documentado. Participaron principalmente como parte de unidades de artillería o como reserva móvil de estas. Una unidad entró en combate por primera vez en el cerco de Boquerón, los días 15 y 16 de septiembre de 1932. Lo que los paraguayos describieron como un "pequeño tanque boliviano con forma de cajón" era una tanqueta Carden-Loyd al mando del capitán Lockhart perteneciente al "Destacamento Peñaranda" que habían sido enviados para ayudar al "Destacamento Marzana" sitiado en Boquerón. En esa ocasión, Lockhart fue herido por disparos de fusil al operar con las escotillas abiertas debido al calor imperante, por lo que la unidad debió retirarse y no se la volvió a ver en esa batalla. El general Luis Fernando Sánchez Guzmán, en su obra sobre Boquerón, habla del empleo de 2 blindados en esta batalla, pero no se han encontrado informes que confirmen esa afirmación. Los blindados entraron en acción nuevamente en la batalla de "Kilómetro 7". Dos de ellos, al mando en esa oportunidad de Kohn y Lockhart, actuaron juntos con el "Destacamento Z" en apoyo del teniente coronel Bilbao Rioja encargado de frenar el avance paraguayo hacia a Saavedra. Debido a averías mecánicas y al calor, ambos tanques dejaron de operar y sus tripulaciones terminaron combatiendo como soldados de infantería. Así perdió la vida Lockhart, acribillado en el pecho por una ráfaga de ametralladora mientras lideraba una escuadra en un ataque frontal. Kohn quedó herido por impactos de fusilería. No existen detalles del tipo de vehículos que actuaron en esta batalla, debido a que los partes bolivianos y paraguayos hacen referencia a los blindados genéricamente como "tanques Vickers" o simplemente "tanques". Por un tema de logística se asume que se habría tratado de las tanquetas Carden-Loyd, porque a mediados de octubre de 1932 todavía se estaba discutiendo la compra de los Mk.E más pesados. Para el 19 de noviembre, una unidad, al mando del Tte. José Quiroga, se sumó a la Batería de Artillería "Rivera" en la defensa del flanco izquierdo de la línea boliviana. Entre el 8 y 15 de diciembre de 1932, una de las tanquetas Carden-Loyd fue empleada en los reconocimientos en el área que luego se llamaría "Campo Jordán". El 26 de diciembre, un solitario tanque al mando de Kohn fue empleado por el centro del dispositivo de ataque de la 4ª División de Peñaranda, en apoyo al RI-3 "Pérez". Al poco tiempo de partir, el tanque empezó a moverse más lentamente y, aparentemente averiado, fue abandonado por su tripulación sin haber siquiera entrado en combate debido al intenso calor de más de 60°C dentro del vehículo. Más tarde, los zapadores bolivianos recuperaron el vehículo para su reparación. Es significativo que los bolivianos no usaran tanques en el importante primer ataque contra las fortificacioness de Nanawa, en enero de 1933 ni en Toledo. Nuevamente se usaron los tanques en la toma de Alihuatá, realizada entre el 13 y 18 de marzo de 1933, aunque no se tienen detalles de su participación, cantidad ni conductores. Segunda batalla de Nanawa (julio 1933) Los tanques intervinieron en la segunda batalla de "Nanawa", el 4 de julio de 1933, con el nombre de "Destacamento de Blindados" y bajo el mando del mayor alemán von Kries. La fuerza blindada operó dividida en dos grupos, con órdenes de actuar independientemente en apoyo de la infantería y de acuerdo a la evolución del ataque (Orden de Ejército Nro.21-33 emitida por el general Kundt el 1 de julio). Uno de los grupos, bajo la conducción de Kohn, dotado de dos tanques Mk.E Type A y B (uno al mando del mismo Kohn y el otro al mando del Sub-oficial Saavedra Acha) tuvo la misión de apoyar el avance de la Agrupación Norte; y el otro grupo, bajo la conducción de Brandt, dotado del Type A restante más 2 tanquetas Carden-Loyd, tuvo la misión de apoyar a la Agrupación Sur. En el sector sur, ambas tanquetas afrontaron fallas mecánicas que les impidieron actuar de forma conjunta. Durante el ataque, los blindados estuvieron apoyados por soldados de infantería armados con lanzallamas alemanes Flammewerfer M.16 Modelo 1918 recibidos ese mes, 2 en el ala izquierda de Nanawa y 6 en el ala derecha, como compensación por la falta de poder de fuego del grupo Brandt. Sin embargo, los vehículos quedaron aislados de la infantería y presentaron averías por lo que tuvieron que retirarse, mientras que los soldados que portaban los lanzallamas eran capturados o muertos por los defensores paraguayos. Muchos de los lanzallamas no lograron ser efectivamente utilizados por insuficiente entrenamiento de sus operadores y la combustibilidad del monte chaqueño que podía afectar a los propios usuarios. El Mk.E de Brandt debió retirarse por averías mecánicas que incluía el atasco de una de sus torretas, al igual que ambas tanquetas. Una de ellas fue operada por el mayor von Kries, comandante del destacamento. Esta unidad fue alcanzada por disparos de las ametralladoras paraguayas dotadas con munición antiblindaje y resultó dañada y mal herido su comandante que debió ser evacuado a La Paz. Se dice que la segunda Carden-Loyd fue quemada por su tripulación cuando quedó atascada en una trinchera o fosa antitanque paraguaya para que no fuera capturada por el enemigo dado que no podía ser recuperada. En el sector norte, el tanque al mando de Kohn fue inutilizado por un certero impacto frente a "Punta Mojoli". Se ha asegurado que fue blanco de un cañón Schneider o Krupp de 75 mm que penetró bajo la torreta. Sin embargo, la artillería paraguaya carecía de munición apropiada para tal efecto, y por la ubicación de esas piezas y los resultados que obtendría después la artillería boliviana de 75 mm sobre este mismo tanque hacen dudar de esas afirmaciones. Otras fuentes aseguran que fue una granada de mortero Stokes-Brandt de 81 mm la que penetró por la escotilla abierta de la torreta matando al artillero y al comandante e hiriendo severamente al conductor. El vehículo averiado quedó inmovilizado en el campo de batalla. El tanque se desplazaba con la escotilla abierta debido el calor reinante (pese a que se estaba en pleno invierno) y porque Kohn solía dirigir observando cuidadosamente el terreno circundante para evitar obstáculos, trampas o infantes emboscados con granadas de mano que podían herir a la tripulación. Según el general paraguayo Genaro


Espínola (teniente 1° en aquellos días), el tanque habría quedado inmovilizado al ser alcanzado en el habitáculo del conductor, en vez de la torreta, por lo que el tanque habría permanecido inmóvil, pero siguió disparando su cañón de 47 mm por un buen rato hasta que su tripulación fue liquidada por la infantería paraguaya. La infantería boliviana del RI-7, con apoyo de zapadores y la tripulación de reserva del vehículo, intentaron en repetidas ocasiones recuperar el tanque, pero cuando esto se hizo imposible, la artillería boliviana fracasó en el intentó destruirlo pese a lograr impactos directos con un cañón Vickers Mk.EE de 65 mm situado a 200 metros del tanque. Luego se emplearan un par de piezas Schneider MPC2 de 75 mm y más tarde una batería de obuses Vickers Mk.KK de 75 mm, sin lograr resultados. El tanque fue finalmente destruido 4 días después con una carga explosiva colocada debajo del mismo. Aún se discute si lo hicieron los paraguayos con una potente mina AGM de fabricación nacional accionada desde sus trincheras, para impedir la recuperación del tanque por los bolivianos que venían cavando una zanja perpendicular a la trinchera paraguaya o por los mismos zapadores bolivianos debido a la proximidad con las líneas paraguayas ubicadas a menos de 60 metros. Al menos uno de los tanques Type B del grupo Kohn, comandado por el sub-oficial Juan Saavedra Acha, logró ingresar en las primeras líneas de Nanawa, viéndose forzado a retroceder cuando quedó aislado de la infantería de apoyo por lo que se vio en serio peligro de ser rodeado y capturado. Saavedra Acha seria luego reprendido y castigado por esa acción temeraria que puso en riesgo la unidad, siendo transferido como chofer de las columnas de camiones. Los tanques actuaron nuevamente en la batalla de Gondra, entre el 23 y 26 de agosto de 1933, cuando se emplearon con éxito para desalojar a los defensores paraguayos de la división de Bray de Pirizal (Pirijayo para Bolivia) y Rancho Ocho. En esta oportunidad, fue el humo despedido por la mala carburación del motor de uno de los blindados al mando del sub-oficial Granier Chirveches lo que hizo presumir a los defensores paraguayos que Bolivia estaba empleando gases tóxicos en el asalto, lo que produjo la retirada de sus posiciones defensivas. Cabe señalar que Bolivia no disponía de gases tóxicos en su arsenal. En estas acciones se emplearon los 3 vehículos existentes en el inventario a esa fecha: 2 Mk.E (1 Type A y 1 Type B) y una Carden-Loyd Mk.VIb, que había sido recuperada después de la batalla en Nanawa. A partir de esta batalla desaparecen las referencias a las tanquetas, por lo que se presume que esta última quedó completamente inutilizada y debió ser de destruida o abandonada poco después. Captura de 2 tanques bolivianos Como el Tipo B podía hacer estallar los nidos de ametralladoras paraguayos protegidos por quebracho con su cañón de 47 mm, mientras el Tipo A podía barrer las trincheras con el fuego de sus dos ametralladoras, siendo prácticamente invulnerables al fuego cuando operaban con las escotillas cerradas, los paraguayos, por carecer de armamento antitanque, decidieron construir obstáculos y formar unidades especializadas para darles caza con tácticas no convencionales. Los 2 Mk.E remanentes fueron asignados como reserva al Primer Cuerpo de Ejército con base en Saavedra y fueron empleados aisladamente en las operaciones, para ser vueltos a ver juntos en la batalla de Alihuata-Campo Vía (diciembre de 1933). Está en discusión si lo hicieron operando desde Saavedra, o si se desplazaron en retirada desde Alihuatá con la 9.ª División del Coronel Banzer. Con certeza se sabe que el RC-7 "San Martín", que poseía unidades asignadas a la caza de los tanques bolivianos, logró capturar ambos tanques el 10 de diciembre (un día antes de la rendición de dos Divisiones bolivianas en "Campo Vía") al bloquearles el paso talando árboles por delante y por detrás a la altura del km. 21. Las tripulaciones resistieron por un tiempo la aproximación de los atacantes haciendo uso de las ametralladoras de ambos vehículos, pero el calor imperante y la falta de apoyo de la infantería hizo que ambas tripulaciones, al mando de los sub-tenientes alemanes Ernst Bertel y Fritz Stottuht, se rindieran exhaustas, encontrándose además herido uno de sus comandantes. Por otro lado, los informes bolivianos reportaron que los tanques formaban parte del efectivo de la 4.ª División, y que fueron capturados mientras eran remolcados por camiones hacia Saavedra como parte del movimiento de retirada, haciendo suponer que éstos no estaban operativos. Esta versión podría haberse hecho para esconder al Alto Mando y a la opinión pública que los tanques, considerados como un "arma estratégica", habían sido capturados intactos y totalmente operativos. Significativamente estos tanques nunca fueron utilizados por el ejército paraguayo en los siguientes 18 meses de combates lo que prueba su escasa utilidad práctica en el teatro de operaciones chaqueño. Destino de los Vickers El destino de los 3 tanques livianos Vickers ha sido el siguiente: En la Segunda batalla de Nanawa, un Type B (el VAE447) fue inmovilizado por la artillería paraguaya y luego destruido con explosivos para evitar su captura. Los dos tanques restantes fueron capturados intactos por el RC-7 en el cerco de Campo Vía. Del destino de las tanquetas Carden-Loyd no se tienen datos concretos después de la Segunda batalla de Nanawa. Existe la certeza de que las dos que participaron en el ataque, una se atascó en una trinchera paraguaya y la otra fue seriamente dañada por la munición antiblindaje de las ametralladoras paraguayas. Por la falta de registros verificables de su presencia y uso, se cree que ambas se habrían perdido o habrían sido desechadas en esta ocasión. La que quedó atascada habría sido presuntamente incendiada y destruida por su propia tripulación. No existe un informe verificable del último destino, o expediente de servicio que aclare el verdadero final de estos vehículos. Se especula que uno de los tanques usados en Pirizal, o incluso los 2, habrían sido tanquetas Carden-Loyd, y que habrían sido descartados poco después. Rumores, especialmente de origen paraguayo, hablan de la recuperación y posterior uso por parte de Bolivia de una de las Carden-Loyd en la defensa de Villamontes; pero esto no ha sido verificado, ni se han encontrado referencias en los partes bolivianos de esta batalla. Otras fuentes señalan que para esa fecha habrían arribado a Bolivia los primeros ejemplares de Fiat Ansaldo CV-33 (L3/33), que tenía un diseño similar.


Terminada la guerra, de la gran cantidad de armas bolivianas capturadas por el ejército paraguayo y que fueron vendidas por el gobierno del coronel Franco al bando republicano durante la Guerra Civil Española se incluyó el tanque Vickers Mk.E Type B (VAE446). Esto se hizo a través del traficante de armas suizo Thorvald Elrich y si bien está confirmado su arribo a España, el 30 de septiembre de 1937 a bordo del Ploubazla, no se han encontrado informes sobre su empleo en combate. Existe la posibilidad de que haya sido sometido a una remodelación completa de la torreta para homologarlo con los tanques T-26 soviéticos de los que ya disponía la República. El otro tanque capturado, el Type A (VAE532), bautizado "Ina" por los paraguayos, acabó como monumento en una plaza, frente al Colegio Militar de Asunción. Posteriormente fue devuelto a Bolivia en 1994. También se devolvió la torreta del Type B destruido frente a Nanawa. Ambos están ahora en el "Museo Histórico Militar de Bolivia", en el Colegio Militar del Ejército "Gualberto Villarroel" de la ciudad de La Paz. Experiencia boliviana y tácticas La utilidad de los blindados en el Chaco fue pobre debido a muchos factores: su escaso número, el desconocimiento de la doctrina de uso de los mismos y las limitaciones imperantes debidas al clima, geografía y la logística del ejército boliviano. Las opiniones desfavorables del coronel Merino y el general Lanza respecto de la compra de esos tanques y tanquetas se confirmó ampliamente en el terreno de los hechos. El arma blindada hizo su aparición en la fase inicial de la guerra. Los tanques fueron empleados principalmente como parte de las unidades de artillería, casi como cañones autopropulsados de apoyo o nidos de ametralladora móviles. Esto hizo que no se entrenase a la infantería para operar en conjunto con las unidades blindadas. Sólo en la segunda batalla de Nanawa (julio de 1932) se intentó combinar los blindados con la infantería para el ataque a posiciones fuertemente atrincheradas. Pese a las condiciones favorables: suelo duro, baja temperatura, campo abierto, posiciones enemigas bien determinadas, su éxito fue casi nulo. La falta de coordinación entre infantería y los blindados llevó al fracaso a la mayoría de los intentos de uso del arma blindada. Las tanquetas fueron la mayor decepción debido a su uso en condiciones inadecuadas. El delgado blindaje proveía de escasa protección a sus dos tripulantes que sufrían frecuentemente lesiones del tipo rociado, tras ser alcanzadas por el fuego de ametralladoras. La ametralladora prácticamente fija al frente del vehículo, limitaba enormemente su campo de tiro. La estrechez de sus orugas restaba velocidad y maniobrabilidad en las condiciones de terreno chaqueño, lo que impedía el uso de su principal atributo,la velocidad. Por estas mismas razones se retiraron del uso en casi todos los países a comienzos de la Segunda Guerra Mundial, exceptuando al Japón.

EL VETERANO  

DEDICADO A LOS HEROES ANONIMOS QUE SACRIFICARON SUS VIDAS POR LA HEREDAD NACIONAL

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you