Page 1

UNA REVISTA DE INVESTIGACIÓN ACADÉMICA DE LA UNIVERSIDAD ADVENTISTA DE LAS ANTILLAS

Relación entre el cuidado de pacientes con demencia mayores de 65 años y la ansiedad en sus cuidadores. p. 6

Relación entre la terapia del humor y el nivel de depresión de las personas institucionalizadas mayores de 65 años del oeste de Puerto Rico. p. 14

El progreso y la desvaloración de la mujer cubana: Un análisis comparativo del ensayo de Campuzano y de Madrazo. p. 20

Developing assesmentes to influence practice: Aplication of the Targeted Misconception Inventory for General Chemistry p. 24

Prevalencia de Anorexia Nerviosa y Bulimia Nerviosa en una Maestra de Estudiantes Universitarios de una Institución Privada del Área Oeste de Puerto Rico. p. 34

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 1


CONTENIDO

3 | Editorial 4 | Política editorial 5 | Reflexión 6 | Relación entre el cuidado de pacientes con demencia mayores de 65 años y la ansiedad en sus cuidadores. 10 | Stat3 Inhibition in trastuzumab-resistant her2-positive jimt1 cells decreases cell viability and causes morphological channges. 14 | Relación entre la terapia del humor y el nivel de depresión de las personas institucionalizadas mayores de 65 años del oeste de Puerto Rico. 18 | El Buen Decir 20 | El progreso y la desvaloración de la mujer cubana: Un análisis comparativo del ensayo de Campuzano y de Madrazo. 24 | Developing assesmentes to influence practice: Aplication of the Targeted Misconception Inventory for General Chemistry 34 | Prevalencia de Anorexia Nerviosa y Bulimia Nerviosa en una Maestra de Estudiantes Universitarios de una Institución Privada del Área Oeste de Puerto Rico.

Patrocinado por el

Dr. Benjamin Pérez Soto 2 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016


EDITORIAL

La búsqueda del saber, de desarrollar nuestras capacidades, nuestro conocimiento -- sin desconectarnos de Aquel que dirige el Universo y nuestra vida – es la forma en la que se descubren nuevos paradigmas. Nos hace capaces de contribuir a la sociedad con estudios y descubrimientos que nos harán seres pensantes, en fin, mejores seres humanos. Son éstas las razones por las cuales les invito a leer las investigaciones realizadas por miembros del personal docente, estudiantes graduados y subgraduados de la UAA. Investigaciones académicas trabajadas con esmero y con la seriedad que caracteriza a los expertos en temas de enfermería, piscología, estudios hispánicos y química. Espero disfruten de la lectura de la tercera edición de la Revista VESTIGIUM UAA, la cual nos ayudarán a colocarnos a la vanguardia del siglo XXI. Prof. Magda. Hernández Con el fin de promover y divulgar la producción creativa e investigativa se ha creado el Comité Editorial de la Universidad Adventista de las Antillas (UAA). Este Comité fomenta las publicaciones académicas de la facultad, así como de estudiantes a nivel sub graduado y graduado. Nuestra aportación al área académica a la cual pertenecemos, es de suma importancia para el crecimiento intelectual entre nuestra facultad, los estudiantes a nivel sub-graduado, estudiantes graduados, y la comunidad. La revista Vestigium UAA surge bajo la encomienda de publicar investigaciones de calidad y veracidad, que ayudan al desarrollo profesional de la Facultad y los estudiantes de nuestra Institución. Las funciones de este Comité son las siguientes: • Formular las políticas y procedimientos sobre la edición y publicación de artículos para una revista institucional. • Desarrollar un Plan de Trabajo Anual sobre posibles publicaciones.

• Verificar el cumplimiento de los procedimientos, según la Guía para la Elaboración y Publicación de Artículos para una Revista. • Motivar a los miembros de la comunidad académica para que publiquen sus trabajos de investigación. • Asesorar al editor, sobre la publicación de artículos de acuerdo a su categoría. • Revisar los artículos sometidos conforme a la reglamentación para su aprobación. • Solicitar dictámenes externos del contenido de cualquier artículo propuesto para decidir su aprobación, cuando lo entienda necesario. • Dar seguimiento a la publicación de la revista institucional a través de medios cibernéticos. • Velar por el cumplimiento de las regulaciones federales en relación los derechos de la propiedad intelectual. • Identificar recursos financieros para apoyar las publicaciones entre la facultad y el estudiantado.

Editora Magda Hernández Editora Asociada Sandra Mosquera Asesora Dra. Myrna Colón Diseñador Gráfico Joseph Amaya Ventura Comité Editorial Magda Hernández, Presidente Sandra Mosquera Yanitza Olivencia Roberto Morán José J. Ruiz Leroy Miller Aixa Vega Joel Rodriguez Myrna Colón, ex-oficio VESTIGIUM UAA es una revista de investigación académica publicada dos veces al año por la oficina de asuntos académicos de la Universidad Adventista de las Antillas. Preguntas o comentarios deben ser enviados al editor de VESTIGIUM UAA Magda Hernández PPOHA P.O. BOX 118 Mayagüez, P.R 00681 o enviadas a mhernandez@uaa.edu

Miembros del Comité Editorial de la UAA:

Todos los derechos reservados. El contenido de esta revista no puede ser reproducido ni transmitido, ya sea total o parcialmente, por ningun medio sin el permiso previo de los editores.

Sentadas de izquierda a derecha: Aixa Vega (Bibliotecaria), Myrna Colón (Miembro Ex-Oficio, VP Asuntos Académicos), Magda Hernández (Secretaria y Editora), Sandra Mosquera (Co-Editora). Parados de izquierda a derecha: Israel Torres (Presidente del Comité), Roberto Morán (Editor), José Ruiz (Editor). Ausentes: Joel Rodríguez y Leroy Miller.

Copyright © 2016 Design by Joseph Amaya

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 3


POLÍTICA EDITORIAL

VESTIGIUM UAA INVITA AQUELLOS INTERESADOS A COMPARTIR SUS TRABAJOS CREATIVOS, INVESTIGATIVOS Y REFLEXIVOS. NUESTRA POLÍTICA EDITORIAL ES LA SIGUIENTE:

1. La revista se publica dos veces al año. a. Edición de octubre – Los trabajos deben someterse en o antes del 15 de agosto. b. Edición de marzo – Los trabajos deben someterse en o antes del 15 de enero. 2. Los trabajos deben enviarse al correo electrónico smosquera@uaa.edu o zsantiago@uaa.edu. 3. Las contribuciones de trabajos no serán remunerados. 4. El autor debe incluir con el escrito, su nombre completo, correo electrónico, una foto y una breve reseña biográfica. 5. Los escritos deben ser originales e inéditos. 6. No se establece mínimo de páginas para los artículos. 7. Los escritos deben obedecer el Manual de Publicación de APA. 8. Las referencias bibliográficas deben incluirse al final del trabajo. 9. Los autores aceptados serán notificados vía correo electrónico. 10. Las contribuciones serán evaluadas por pares profesionales y editores de estilo y redacción. 11. La revista Vestigium UAA responde a la filosofía, misión y visión de la Universidad Adventista de las Antillas.

4 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016


REFLEXIÓN ¿QUIERES SABIDURÍA? MYRNA COLÓN, PhD

N

o sabemos la fecha exacta del nacimiento de George Washington Carver, posiblemente en 1864, al final de la Guerra Civil de los Estados Unidos. Nació de esclavos negros en el estado de Missouri. Ellos no pudieron atender a George y su hermano por lo tanto, como bebés fueron adoptados por los “amos” Susan y Moises Carver, quienes no creían en la esclavitud. La señora Carver enseñó a ambos muchachos a leer y escribir, ya que las escuelas para aquel tiempo no aceptaban a estudiantes negros. Al abolirse la esclavitud, George asistió a varias escuelas y universidades. Eventualmente obtuvo una maestría de Iowa State University. Una vez terminado sus estudios de maestría fue a trabajar al Instituto Tuskegee, donde enseñaba en el Departamento de Agricultura, e investigaba métodos de rotación de siembra y otras alternativas que no fueran el algodón. Esto ayudó a los sembradores que luchaban con la siembra en el Sur de Estados Unidos y contribuyó en la estabilidad de la vida económica de ellos. El profesor Carver aprovechaba hablar con Dios antes de iniciar sus labores en el “taller de Dios”, su laboratorio en el Instituto Tuskegee. En cierta ocasión Carver le preguntó a Dios qué podía hacer con el maní y el Omnisapiente Dios le reveló como desmenuzarlo y extraer más de 300 productos del mismo tales como: plástico, aceite, comida, tinta, jabones, entre otros. También el Creador le reveló alrededor de 115 productos que se podían obtener de la batata dulce. Sus investigaciones ayudaron no solo a personas de su propia raza sino a toda la humanidad. ¡Qué bendición ser partícipe de los secretos de Dios!

George W. Carver llegó a ser un ilustre científico e investigador obteniendo reconocimientos de hombres ilustres y dignatarios como Thomas Edison, Henry Ford, Mahatma Gandhi, Presidente Franklin D. Roosevelt, entre otros. Fue nombrado miembro de la Real Academia Británica de las Artes, un reconocimiento inusual para un americano. Carver murió el 5 de enero de 1943, y fue enterrado cerca de la tumba del distinguido Booker T. Washington en el terreno del Instituto donde trabajó. En vida fue una bendición para los demás y aún muerto sus frutos continúan. Al igual que George Washington Carver, nosotros podemos realizar investigaciones que contribuyan al conocimiento y mejores prácticas. Primeramente, necesitamos conectarnos con la fuente de sabiduría, Dios. Él ha prometido en Su Palabra, “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada” (Santiago 1:5). De Él proviene el conocimiento y la inteligencia (Job 12:13). Segundo, hay que ser humildes y dar el reconocimiento a Dios de todas las buenas ideas y secretos que comparte con nosotros. Tercero, se necesita pensar, observar, revisar la literatura y buscar asesoramiento acerca de qué investigar. Cuarto, hay que hacer un plan para lograr esa tarea. Quinto, hay que perseverar y no desmayar en nuestro ejercicio de investigación, y sexto, es recomendable compartir con otros los hallazgos para ser una bendición para los demás. Este es nuestro legado.

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 5


RELACIÓN ENTRE EL CUIDADO DE PACIENTES CON DEMENCIA MAYORES DE 65 AÑOS Y LA ANSIEDAD EN SUS CUIDADORES POR KAREN BORGES PÉREZ RN MSN

INTRODUCCIÓN El envejecimiento poblacional va en aumento constante y más en las personas mayores de 60 años de edad, esto debido al progresivo incremento en la esperanza de vida según estudios de población en América Latina realizados por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (2007). En el mundo existen entre 18 y 22 millones de personas aquejadas de demencia y el estimado en el 2025 es de 34 millones.

MARCO CONCEPTUAL Sistema de Interacción y Teoría de la consecución de objetivos de Imogene King. La filosofía personal de King sobre los seres humanos y la vida. Influyó en sus suposiciones, incluidas con el entorno, la salud, la enfermería, las personas y las interacciones enfermera – paciente. Están basados en una suposición global de que el centro de la enfermería son los seres humanos que interactúan con su entorno y llevan a un estado de salud a las personas, lo que constituye una habilidad para funcionar en roles sociales (King 1981, p.181).

6 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

Mientras más edad tenga el paciente, mayor será su deterioro cognitivo. De aquí surge la interrogante por conocer ¿alguien se preocupa del cuidador? PROPÓSITO DEL ESTUDIO El propósito de este estudio fue analizar la relación entre el cuidado de pacientes mayores de 65 años con demencia y la ansiedad de sus cuidadores.


RELACIÓN ENTRE EL CUIDADO DE PACIENTES CON DEMENCIA MAYORES DE 65 AÑOS Y LA ANSIEDAD EN SUS CUTIDADORES

G

ibson (2012) explicó que existen 65.7 millones de cuidadores informales en los Estados Unidos, muchos de los cuales no tienen la capacitación en salud y desconocen de los desafíos para la salud asociados con el aumento del estrés al ser cuidadores.

debido a los trastornos de conducta y otras alteraciones, el esfuerzo físico en la movilización y la descompensación de enfermedades crónicas por abandono de tratamientos médicos y cuidados propios. METODOLOGÍA

Agullo (2006) afirmó que cuidar no es únicamente una actividad física sino también y fundamentalmente, una actividad mental. Cuidar significa, sobre todo, planificar y estar pendiente, prever las necesidades antes de que surjan. Numerosos trabajos empíricos demuestran que el cuidar a una persona mayor con discapacidad mental es un proceso estresante, que genera en los cuidadores un aumento en el riesgo de padecer problemas físicos y mentales, convirtiendo así a estos actores sociales, en un grupo de riesgo (Pearlin, Mullin, Semple & Scaff,1990, Todd & Zarit, 1986; Kielcot- Glaser et al., 1991 Schulz & Wwilliamson, 1991; Moritz, Berkman, & Kasl, 1989). (Espin et al, 2006) define la afectación del cuidador en tres dimensiones, físicas, donde aparece el agotamiento por excesiva cantidad de tareas, sensación de fatiga y cansancio motivada por la falta de sueño

DISEÑO: Descriptivo correlacional no experimental. LUGAR: Tres Asilos de Ancianos Institucionalizados del área oeste de PR. Zona rural. MUESTRA: 30 cuidadores INSTRUMENTOS: Cuestionario Demográfico y Cuestionario de Ansiedad de Beck. COLECCIÓN DE DATOS: Luego de haber solicitado autorización y tener aprobación de los asilos, se orientó a los participantes sobre la naturaleza y propósito del estudio. Firmaron un consentimiento informado y se les explicaron ambos cuestionarios. PROTECCIÓN DE LOS SERES HUMANOS: Se obtuvo la autorización del comité graduado de participante humano de la investigación UAA. Los participantes

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 7


firmaron un consentimiento informado donde, en caso de sentirse incomodos ante alguna premisa, podían desistir de su participación. Análisis de Datos: Programa SPSS versión 17. Datos demográficos tales como medidas de tendencia central, moda, mediana, media y promedio

Prueba de Hipótesis o preguntas de Investigación: Las pruebas estadísticas de correlación indicaron que no hay correlación aparentemente entre los niveles de ansiedad y las otras variables. DISCUSIÓN

Prueba de Hipótesis: Prueba paramétrica con estadística z con un nivel de significancia de 95%. La prueba de hipótesis fue mediante enlace de correlación Pearson. El nivel de significancia fue establecido a p<.05.

En lo que al género se refiere, se obtiene la mayoría de la muestra, eran del sexo femenino. Los resultados de la edad entre las edades de 41 a 50 años.

RESULTADOS

En cuanto a la zona de trabajo de los participantes, todos informaron trabajar en la zona rural.

RESPONSE RATE: 30 cuidadores (todos participaron) CARACTERÍSTICAS DE LA MUESTRA: Género: 76.7% (n=23) femenina Edad: 40% (n=12) 41-50 años Zona de trabajo: 100% (n=30) Escolaridad: 46.7% (n=14) Iglesia: 53% (n=16) práctica religiosa activa Relación con el paciente: 100% (n=30) cuidador Tiempo como cuidador: 100% (n=30) Experiencia con pacientes con demencia: 100% (n=30) Tiempo que le dedica al cuidado: 50% (n=15) 4-8 horas

El nivel académico de los participantes que predominó fueron los que solamente habían llegado hasta la escuela superior. Más de la mitad de los cuidadores tienen una vida religiosa activa. El cuidado a personas mayores de 65 años de edad con demencia recae en las mujeres mayores de edad e incorporan la fe, para combatir la ansiedad y el estrés, especialmente la cuidadora afroamericana, según el estudio realizado por (Lee, 2006). CONCLUSIÓN Cuando se correlacionó el índice de ansiedad con las variables cuantitativas de tiempo y experiencia como cuidador, años de experiencia cuidando a pacientes con demencia y horas dedicadas al servicio de cuidadores, no se encontró una correlación significativa en ninguno de los casos; aunque se observó que hubo una correlación negativa en los tres casos; es decir, valores altos en el índice de ansiedad se correspondieron a valores bajos en los valores de las t res variables, pero la correlación no alcanzó a ser significativa. IMPLICACIONES PARA ENFERMERÍA •

• •

8 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

Ampliar la muestra y llevarlo a los distintos puntos geográficos de PR, para así comparar los niveles de ansiedad de los cuidadores en distintos puntos geográficos de la isla. En la educación, sería más beneficioso para el cuidador, el ofrecerles talleres de capacitación para trabajar con este tipo de paciente. En la práctica, brindarles mecanismos para reducir los niveles de ansiedad y en la política pública, crear grupos de apoyo y terapias grupales para los cuidadores.


REFERENCIAS Abad-Corpa, E., González Gil, T., Martínez Hernández,A., Barderas Manchado, A., De La Cuesta-Benjumea, C., Monistrol-Ruano,O., & Mahtani-Chagani, V. (2012). Caring to achieve the maximum Independence possible: Asynthesis of qualitative evidence on older adult’s adaptation to dependency. Journal Of Clinical Nursing, 21(21/22), 3153-3169. Doi: 10.1111/j.1365-2702.2012.04207.x Ciao, C.,& Schepp, K. G. (2012). The impact of foreign caregiving on depression among older people in Taiwan: model testing. Journal Of Advanced Nursing, 68(5), 1090-1099. Doi: 10.1111/j.1365-2648.201105814.x Consejería de Sanidad de La Mancha (CSLM). (2005). Plan de Salud Mental de Castilla-La Mancha 2005-2010. Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Cuéllar Flores, I., & Sánchez López, M. P. (2012). Adaptación Psicológica en Personas Cuidadoras de Familiares Dependientes. Clinica Y Salud, 23(2), 141-152. Daveson, B.A., Harding, R., Shipman, C., Mason, B.L., Epiphaniou, E., Higginson, I.J., & Murray, S. (2014). The Real-WorldProblem of Care Coordination: A Longitudinal Qualitattive Study with Patients Living with Advanced Progressive Illness and Their Unpaid Caregivers. Plos ONE, 9(5), 1-12.doi:10.1371/ journal.pone.0095523

KAREN BORGES PÉREZ RN MSN Graduada en la Universidad Adventista de las Antillas de Puerto Rico; de la Maestría de Medico Quirúrgico con especialidad en Cuidado a Personas de Tercera Edad. Miembro de la Sigma Theta Tau. Líder comunitaria donde trabaja con la prevención y cuidado de enfermedades. Reconocida recientemente como líder comunitaria por el Colegio de Profesionales de Puerto Rico. Continuará estudios doctorales en Psicología, ya que desea brindar ayuda en esta área.

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 9


STAT3 INHIBITION IN TRASTUZUMAB-RESISTANT HER2-POSITIVE JIMT1 CELLS DECREASES CELL VIABILITY AND CAUSES MORPHOLOGICAL CHANGES BY ALFIDA FERNANDEZ, XOUSAEN HELU AND DAISY D. DE LEÓN CENTER FOR HEALTH DISPARITIES AND MOLECULAR MEDICINE, SCHOOL OF MEDICINE, LOMA LINDA UNIVERSITY, LOMA LINDA CA.

B

reast Cancer is the second leading cause of cancer related death in women. Approximately, 20%-30% of breast cancer patients overexpress Human Epidermal Growth Factor Receptor 2 (HER2). HER2 Is a Tyrosine Kinase receptor involved in proliferation and survival and its overexpression makes it a good target for patients with HER2 positive breast cancer. Trastuzumab is a recombinant monoclonal antibody that binds HER2 receptor and inhibits its signaling. Unfortunately, clinical studies have demonstrated that 30% of patients that overexpress HER2 do not respond to trastuzumab treatment. Therefore, understanding the molecular mechanisms underlying trastuzumab resistance is essential to develop new therapies to treat these breast cancer patients. Previous studies in our lab demonstrated that a decrease in cell growth of HER2 overexpressing cells occurred when IGF2 and HER2 were inhibited. Nevertheless, these cells overcame the growth inhibition and the resulting proliferative growth was associated with an increase in STAT3 activation. STAT3 is a transcription factor that promotes cell proliferation and can regulate apoptosis in cancer cells. These findings lead us to hypothesize that blocking STAT3 together with IGF2 and HER2 will inhibit proliferation and cell viability of trastuzumab resistant breast cancer cells. We treated trastuzumab-resistant HER2 positive JIMT1 cells with HER2, IGF2, and/or STAT3 inhibitors. After 24 hours of treatment, there was a marked difference in cell morphology observed between the treatment groups. Cell viability was measured using WST-1, a reagent that measures mitochondrial activity. A significant decrease in cell viability was observed when cells were treated for 24 hours with a commercially available STAT3 inhibitor (Sttatic). There was no difference

10 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

between the treatment groups when STAT3 was inhibited by Sttatic or when STAT3 was inhibited in combination with IGF2 and/or HER2 inhibitors. These findings suggest that in trastuzumab-resistant HER2 positive JIMT1 cells, STAT3 activation overcomes the inhibition of the HER2 and IGF2 proliferation pathways resulting in cell death prevention. Our study demonstrates that trastuzumab-resistant HER2 positive JIMT1 cells can activate STAT3 as an alternative pathway to evade apoptosis and promote chemo resistance. Our data also illustrates the challenge of treating cancer based on single therapies since tumors have many alternative pathways to promote tumor growth. La Inhibición dual de IGF2 y HER2 aumenta la activación de STAT3 .

ALFIDA L. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ Joven Dominicana de 20 años de edad, graduanda del bachillerato en biología de la universidad adventista de las Antillas. Ha sido un miembro de la lista de honor desde su primer año de universidad, animándola a ser un líder en su universidad. El verano de 2015 estuvo trabajando en el laboratorio de cáncer de mama de la Dra. Daisy De León, en la universidad de Loma Linda en California, ayudándole de esta manera a expandir su experiencia laboral. En sus planes futuros está la posibilidad de realizar estudios en medicina.


Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 11


RELACIÓN ENTRE LA TERAPIA DEL HUMOR Y EL NIVEL DE DEPRESIÓN DE LAS PERSONAS INSTITUCIONALIZADAS MAYORES DE 65 AÑOS DEL OESTE DE PUERTO RICO POR YAHAIRA RIVERA ROSARIO,RN,MSN

INTRODUCCIÓN

L

os seres humanos poseen distintos tipos de humores, cada humor se va a desarrollar de acuerdo a las diferentes situaciones que le vayan surgiendo al individuo. Es por esta razón que es necesario cambiar el humor desagradable en agradable, principalmente en personas que estén deprimidas. La terapia del humor es una forma de comunicación y es una respuesta emotiva subjetiva que tiene valor multidimensional en el tratamiento y es un mecanismo de supervivencia en situaciones de estrés (Tanay, 2013). Según Moore (2008), el humor puede ser una estrategia de afrontamiento útil durante lo que a menudo puede ser un momento vulnerable en la vida de una persona. Además, McGhee (1979) mencionó que el humor usado de forma adecuada en terapia puede ayudar a crear una atmósfera más relajada, ayudar a entender los conflictos, facilitar la expresión de

12 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

sentimientos de forma segura y no amenazante, y ayudar a superar un estilo social formal y rígido, (citado por Villasante, 2002). Propósito del estudio El propósito de este estudio fue analizar si existe relación entre la terapia del humor y el nivel de depresión en personas institucionalizadas mayores de 65 años del Oeste de Puerto Rico. PROBLEMA DEL ESTUDIO Los trastornos depresivos son la enfermedad psiquiátrica más frecuente en la vejez. Los pacientes mayores reportan más la falta de interés, miedo a la pérdida, la culpa, el miedo al futuro, la pérdida de memoria, auto reproche, y los pensamientos pesimistas (Konradt, Hirsch, Jonitz, & Junglas, 2013). Se ha comprobado que el humor es capaz de reducir el estrés y la ansiedad, de mejorar el afrontamiento ante las situaciones difíciles y de facilitar la comuni-

cación y las relaciones sociales (Leñero, M.). Los resultados de estos tres estudios muestran que la terapia de la risa es una intervención de bajo costo, seguro y eficaz para los pacientes de edad avanzada que sufren de síntomas de la depresión. Audrey L. Shaw PREGUNTA DE INVESTIGACIÓN ¿Cuál es la relación que existe entre la terapia del humor y el nivel de depresión en personas institucionalizadas mayores de 65 años del Oeste de Puerto Rico? MARCO CONCEPTUAL Betty Neuman (Modelo de sistemas). Neuman, hace énfasis en la prevención como intervención y nos dice que hay que buscar que el cliente sostenga o consiga la estabilidad. La intervención se inicia cuando hay sospecha de la existencia de un elemento estresante.


Neuman plantea las intervenciones en 3 niveles. Primaria, secundaria y terciaria. RELACIÓN DEL MARCO CONCEPTUAL CON EL ESTUDIO En el paciente ya existe un factor estresante que es el estado de depresión, ya sea por alguna condición de salud, problemas familiares, entre otras. La principal variable que se afecta es la psicológica si esto ocurre se afecta todo el paciente. De los tres niveles un paciente deprimido caería en prevención secundaria, ya que existe el problema de un factor estresante y lo que se desea es mantener la estabilidad del paciente. En este nivel hay que realizar intervenciones utilizando mecanismos internos o externos que ayuden a estabilizar el sistema del cliente con el propósito de reforzar líneas de resistencia y disminuir la reacción.

HIPÓTESIS ¿Existe relación entre la terapia del humor y el nivel de depresión en personas institucionalizadas mayores de 65 años del Oeste de Puerto Rico? No existe relación entre la terapia del humor y el nivel de depresión en personas institucionalizadas mayores de 65 años del Oeste de Puerto Rico . REVISIÓN DE LITERATURA Hae- Jin Ko & Chang- Ho Youn (2011), investigaron los efectos de la terapia de la risa en la depresión, disminución de la función cognitiva, la calidad del sueño y la calidad de vida para las personas mayores. Se llegó a la conclusión de que demostraron que el sentido del humor está correlacionado con el aumento de la autoestima y la disminución de rasgos depresivos. Además, se demostró que la tera-

pia de la risa tiene efectos positivos sobre la depresión geriátrica, el insomnio y la calidad del sueño. Konradt, Hirsch, Jonitz, & Junglas (2013), investigaron la eficacia de la terapia del humor estandarizada en un contexto clínico especialmente para los pacientes mayores con depresión. Como resultado se llegó a la conclusión que el grupo experimental mostró aumento en el estado de la alegría, una recuperación mayor que el grupo de control. La satisfacción con la vida aumenta más para los participantes del grupo experimental. Walter, Hänni, Haug, Amrhein, Krebs-Roubicek, Müller-Spahn, & Savaskan (2007). Ellos investigaron el impacto de la terapia del humor en la calidad de vida de los pacientes con depresión y Alzheimer. En conclusión, los pacientes depresivos en ambos grupos de terapia del humor y la estándar, mostraron la más alta calidad de vida después del tratamiento y

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 13


en el alzheimer no se encontró mejoría.

-Se seleccionaron los participantes, se les explicó el estudio y todos firmaron consentimiento.

METODOLOGÍA

-Su participación fue voluntaria.

Diseño: Cuasi experimental, cuantitativo, descriptivo Correlacional. Cuasi experimental, porque se aplicó un tratamiento. Es cuantitativo porque se analizan datos numéricos a través del instrumento de colección de datos. Además, es correlacional, porque establece una relación entre ambas variables (Hernández Sampietri, 2010). LUGAR DEL ESTUDIO Muestra (criterios de inclusión y exclusión) Proceso de reclutamiento de la muestra: -Se solicitó permiso a las 2 instituciones.

14 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

Se utilizó un instrumento. El instrumento (GDS) fue evaluado a través de 15 preguntas que se contestaron con si, algunas veces o no. No se utilizó Cronbach debido a que el instrumento es valido COLECCIÓN DE DATOS Se utilizó la escala de la depresión geriátrica antes de aplicar la terapia del humor, luego se aplicó la terapia del humor 3 veces en semana por una hora por 3 semanas. Al terminar la última hora de terapia se les explicó y se les brindó nuevamente GDS.

PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS Para respetar los derechos de los participantes se tomó en consideración la participación voluntaria firmando un consentimiento informado. Se les mencionó en qué consistía el estudio de investigación y se les explicó que la información obtenida será únicamente para fines educativos y de manera confidencial. BENEFICIOS DEL ESTUDIO PARA LOS PARTICIPANTES Pasar un momento agradable durante las actividades planificadas en la terapia del humor. RIESGOS DEL ESTUDIO PARA LOS PARTICIPANTES


Los riesgos que podrían surgir sería ansiedad e incomodad emocional. Para minimizar estos riesgos se coordinó con la ayuda de una trabajadora social por si esto llegase a ocurrir. ANÁLISIS DE LOS DATOS Para el análisis de estos datos se utilizó el programa estadístico SPSS (stadistical package for social sciences for personal computer) versión 22. Los resultados se analizaron con una prueba T porque se compara la media de los resultados antes y después de la terapia del humor. El nivel de significancia para este estudio fue de 0.05 (p<0.05) RESULTADOS Porcentajes de respuesta Fueron 30 participantes y no se excluyó a nadie.

HALLAZGOS DESCRIPTIVOS: CARACTERÍSTICAS DEMOGRÁFICAS • • • • • • •

La mayoría de los participantes eran féminas La mitad de los participantes eran solteros Casi en su totalidad eran de 80-89 años. Más de la mitad eran católicos La mitad tuvo escolaridad de 9no- 12mo grado. La mayoría tuvo como apoyo a los familiares. Antes de ser aplicada la terapia, entre los 30 participantes

hubo un 49% de depresión. Luego de aplicada la terapia solo hubo un 30.56% de depresión. Esto da como resultado que la terapia de humor fue significativa, el grupo mejoró con la terapia. Paciente que reciben terapia del humor tendrán menos índice de depresión.

Por lo tanto, se acepta la hipótesis investigada a un margen rol 0.05 (p<0.05). Por lo tanto, esto es similar a lo que dijeron Konradt, Hirsch, Jonitz, & Junglas (2013), que las personas que reciben terapia del humor tienen más satisfacción con la vida y un aumento en la alegría. Además, es similar a lo que mencionaron Hae- Jin Ko & Chang- Ho Youn (2011), que la terapia del humor disminuye los rasgos depresivos. IMPLICACIONES PARA ENFERMERÍA Educación- Se podría enseñar la terapia del humor como parte del currículo de enfermería y añadirla como una terapia complementaria para darle a conocer a los estudiantes los beneficios de la misma y que ellos aprendan a cómo utilizarla.

la terapia del humor en los diferentes escenarios clínicos, cuando se intervenga con los pacientes brindándoles un tratamiento para su condición y a su vez poder aplicar dicha terapia de modo que los pacientes se mantengan de buen humor y así poder lidiar efectivamente con su condición. Estudios futuros- Se recomienda aplicar la terapia en otras poblaciones u otros escenarios como hospitales de niños, centros pediátricos entre otros, para evaluar si esta modalidad es efectiva. Además, se debe realizar esta intervención en un periodo más de tiempo para verificar si la depresión disminuye aún más. Sería importante que se incluyan a personas de otras nacionalidades para evaluar si esta terapia funciona en personas de otros países para disminuir la depresión. LIMITACIONES Este estudio se encontró limitado por la honestidad de los participantes al llenar el cuestionario. La muestra fue pequeña solo de 30 participantes. El tiempo para realizar el estudio fue muy limitado. Los resultados de este estudio no se pueden generalizar a otros escenarios diferentes al estudiado.

Política pública- que se legisle para que en los centros de ancianos haya actividades variadas, para así promover la mejora de sus condiciones. Práctica- Es importante que los profesionales de la salud incluyan

YAHAIRA RIVERA ROSARIO,RN,MSN, Cursó sus estudios de Maestría en enfermería en la Universidad Adventista de las Anitllas graduándosa exitosamente en el 2015. Disfruta de la investigación y espera que el tema presentado sea implementado en las instituciones respectivas para beneficio de la comunidad envejeciente.

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 15


EL BUEN DECIR D

ios en Su bondad y Su eterna misericordia me ha honrado con la agradable tarea de enseñar el bello idioma de Cervantes a una juventud de habla-inglesa. La confusión que veo de cuando en vez en sus rostros me hace recordar el camino por el cual yo viajé con mis esfuerzos para aprender el español.

Una de las personas que más me impactó en mi aprendizaje fue la española María del Carmen Núñez, de Santander, España. Me enseñó algo de la gramática y de la belleza del idioma cuando éste se habla en forma correcta. De modo que, me sacude a veces al escuchar en el español de Puerto Rico expresiones como “A la orden”en vez de “a sus órdenes” o desde el púlpito “Oramos” en vez de “Oremos” o “de nada” en vez de “por nada”. La última expresión llegó al idioma del francés “de rien”, una de dos expresiones que se utilizan para responder cortésmente a “merci”.

De modo que enemos nosotros la dicha y la responsabilidad de hablar bien dondequiera que estemos. Son muchos los oídos que nos están escuchando, tanto oídos terrenales como los celestes.

Hablemos bien; el idioma vale la pena.

PROF. LEROY MILLER Profesor de idiomas en el Departamento de Educación, Humanidades y Psicología de la Universidad Adventista de la Antillas. Apasionado por aprender idiomas de los cuales ha estudiado 28 y puede hablar fluidamente cinco de ellos. Apasionado por la lectura y escritor de su más reciente libro “Morning Star”. 16 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016


SAY IT WELL O

nce upon a time the English Language, like it Latin-based languages, had gender for its nouns. There were three genders for the English noun which turned the brain of the early speakers. (German, English’s sister language, still presents these hurdles to the learner today!)

One today should scarcely think of one’s wife as a sexless object, and yet, in the Old English Tongue, wifmann was neuter! Natural gender was phenomenally lacking in the praiseworthy language of the King. A maegden (maiden) was once upon a time neither a he nor a she, but an it! (Cf. das Mädchen in the German Language)

Language tends to change down through the years. I should scarcely think that my dear companion of forty-two years would appreciate being referred to as it instead of she, and yet, such was the grammatical classification she should have received in Ye Olde English Tongue!

Language is always in a state of change, with foreign elements slipping past King’s Royal Guards and into our dictionaries; e.g. smörgåsbord (Swedish), hors d’oeuvres (French), Kindergarten (German). So if you’re currently learning the language of the King, I say, keep a stiff upper lip, tally-ho, pip pip, and such nonsense.

There’s a good lad!

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 17


EL PROGRESO Y LA DESVALORIZACIÓN DE LA MUJER CUBANA: UN ANÁLISIS COMPARATIVO DEL ENSAYO DE CAMPUZANO Y DE MADRAZO MAGDA M. HERNÁNDEZ GONZÁLEZ

Ser cubanas y no morir en el intento es un ensayo escrito por la Dra. Luisa Campuzano, quien se distingue por ser una mujer de vasto conocimiento literario y lingüístico en Cuba. Es una autora nacida y criada en Cuba, conoce muy bien el ambiente y la sociedad desde los comienzos de la Revolución del país hasta nuestros días. Es interesante notar cómo muestra en su ensayo problemas no exclusivamente cubanos. Tal como se expone en el Prólogo de la Antología sobre el Ensayo cubano del Siglo XX, este ensayo: “…es una pequeña pieza de literatura de ideas, notables por su valor de reflexión y conocimiento, así como por su discurso expresivo, legibilidad e interés contemporáneo” (p. 7).

C

uba, antes del 1959, vivía bajo una fuerte influencia de Estados Unidos de Norteamérica. Las industrias de azúcar y turismo eran dominados por empresarios norteamericanos. En la política, Cuba era influenciada por los norteamericanos y se apoyaba en presidentes cubanos pro-estadounidenses. En cuanto a lo económico, Cuba era un país capitalista y dependiente de Estados Unidos. Sin embargo, había desigualdad social, racial y mucha pobreza. Para enero del 1959 comienza un movimiento popular, conocido como la Revolución Cubana. Este movimiento, dirigido por el líder guerrillero Fidel Castro, derrotó al Presidente Fulgencio Batista y se implanta en Cuba el sistema socialista. El Partido Comunista dominó la vida política en la Isla, sin dejar espacio para cualquier partido de oposición. Actualmente Cuba es considerada el único país que mantiene el socialismo plenamente vivo.

18 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016


Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 19


Campuzano vivió el momento en que comenzó la Revolución en Cuba, tenía solamente quince años; treinta y cinco años después escribe este ensayo. Ella infiere que la Revolución enfrenta un proceso de cambio de vida hacia nuevas prácticas; pero para eso hay que reflexionar sobre lo que son las mujeres de Cuba. Reconoce que la crítica feminista se basa en la autoconciencia; y que hay que derribar los pensamientos y conocimientos tradicionales que separan lo profesional de lo personal. Los inicios de este profundo y exquisito ensayo fue a comienzos del 1984, le hicieron un acercamiento a Campuzano, de la Asociación de Escritores de Cuba, para que escribiera sobre la mujer en la narrativa de la Revolución en un congreso que se celebraría en La Habana. Ella acepta sin saber que era un campo en el que nadie había escrito en veinticinco años. Esto hace que comience a investigar y realiza un largo estudio al que le puso como título “ponencia sobre una carencia”; este indicaba que “entre 1959 y 1984 en la isla no había pasado nada notable, contable, novelable, en la vida de las mujeres.” Campuzano infiere en que las mujeres recorrieron, en forma silente, un gran avance en la liberación de la mujer; y se lo achacaba a la Revolución como una de las grandes hazañas logradas. Su experiencia personal afirmaba este hecho, tomando en consideración la presencia de las mujeres en lo que respecta al arte y a las comunicaciones. Campuzano estuvo alejada de la literatura escrita por mujeres por mucho tiempo; pero cuando le instaron a investigar sobre la mujer en la narrativa de la Revolución, estudió el tema iniciando con el siglo XVIII, vio las producciones de los años ’60 y ’70 de las narradoras cubanas (entre ellas, Jústiz de Santa Ana, primera escritora cubana); sólo así podría iniciar una nueva identidad que contribuyera al autoconocimiento y a la autoestima de la mujer cubana. Además construiría las bases de una narrativa histórico-literaria en la cual las mujeres dejaran de ser invisibles a la sociedad. Su objetivo principal fue que “las mujeres cubanas no fueran solamente reproductoras, sino productoras de las más alta calidad de la nación.” La Revolución, según Campuzano, ofreció un cambio profundo en los conflictos entre las relaciones de género, de clase, de índole sexual y de discurso social. También condujo a priorizar una conciencia de clase, que garantizaría la unidad por encima de una conciencia de género; esto a través de un discurso nacionalista épico, marcadamente masculino (rotundamente machista). En 1996, en un sistema completamente patriarcal y machista, Ser cubanas y no morir en el intento causa un gran impacto en la sociedad; ya que este ensayo era una respuesta a la necesidad de promover los estudios de la mujer para -- dejando a un lado la

20 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

autocomplacencia -- ayudar en la crisis que atravesaba Cuba desde comienzos de los años ’90; donde las mujeres eran las más afectadas. A principios de los años ’90 hubo una situación de crisis económica que hizo que Cuba diera un gran retroceso y un deterioro en la alimentación y en el empleo; esto pone en peligro las dos grandes conquistas de la Revolución: la salud y la educación. Esto hizo que se hicieran grandes esfuerzos por revertir la situación y producir una nueva reconversión económica cubana. Asediados por el bloqueo norteamericano, al gobierno cubano se le hizo difícil persuadir a los posibles interesados en hacer comercio o invertir en Cuba. El gobierno cubano exige grandes sacrificios a su pueblo; mientras que las mujeres eran responsables de la atención y las demandas de la familia. A partir del 1994 hubo una leve mejoría económica, los retrocesos alcanzaron dimensiones morales, políticas y sociales. Cada vez que trataban de llevar al Congreso del Partido las reclamaciones de las formas sutiles de discriminación contra la mujer en el trabajo y en la política; no se llevaban a cabo dichas reclamaciones porque habían otros asuntos más importantes que atender en el país. Lo interesante de la transformación de Cuba, en la Revolución, es que “la mujer se produjo en el contexto de un cambio revolucionario que nunca tuvo como objetivo prioritario a las mujeres, sino a la modificación radical de la estructura política y económica del país […] la categoría fundamental era la de clase y no la de género; y las tácticas inexcusables, la igualdad y la unión, no la diferencia.” La Federación de Mujeres Cubanas, organización creada para el 1960, surgió para hacer un frente unitario, donde su lema era colocar la fuerza de la mujer al servicio de la Revolución del país. En fin, el objetivo de esta organización era la de apoyar cada medida de interés de la Revolución; o sea, Cuba no es otra cosa que el espacio de la Revolución, no hay nada más importante que mantener viva la Revolución del país. El ensayo de Campuzano expone, aparentemente, que las mujeres en Cuba se han incorporado positivamente y progresivamente en el trabajo, en negociaciones domésticas, en la intervención pública, y que son más activas en la sociedad. Según Campuzano, a nivel educativo, es más alto el porcentaje femenino que el masculino. En especial, en la educación a nivel superior, las mujeres son más de la mitad de los estudiantes universitarios. Inclusive, Campuzano expone en su ensayo que en el 1993, Marta Núñez, una sicóloga cubana, formula claramente que las mujeres cubanas son la fuerza trabajadora de Cuba, y que son promovidas a empleos más complejos, donde se requiere más conocimiento.


Sin embargo, en la actualidad, Cuba no tiene tanto que ofrecerles a las mujeres como antes. Por lo tanto, las mujeres jóvenes de medios urbanos o de otras zonas apartadas del país, recurren a la prostitución. Las “jineteras”, como le llaman a las prostitutas en Cuba, se han convertido en símbolo de la decadencia de la sociedad cubana. Es en este contexto donde las mujeres letradas se convencen de la necesidad de introducir en las mujeres una conciencia de género que ayude a fortalecer la autoestima de las cubanas a través del conocimiento de su historia y de sus realizaciones culturales. En el ensayo de Campuzano se denotan unas mujeres cubanas inteligentes, letradas, de progreso, activistas, nacionalistas; pero se habla muy poco de las mujeres del vulgo, del populacho. En Ser cubana y no morir en el intento de Juan Antonio Madrazo Luna, Coordinador nacional del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), se denota una gran diferencia entre la mujer negra y la mujer blanca de Cuba.

hacia la mujer. Por ejemplo, las palabras de la sicóloga Marta Núñez fueron las siguientes: “Las mujeres cubanas no sólo permanecen en la fuerza de trabajo sino que continuar siendo promovidas a empleos más complejos y que requieren más conocimientos, en todas las esferas de la economía y en todas las categorías ocupacionales, porque desde hace años han llegado a ser la fuerza de trabajo más calificada del país y el mayor número de estudiantes universitarios; porque una nación que busca cambiar las estructuras de exportación con renglones de punta como la biotecnología, no puede prescindir de quienes constituyen más de la mitad del personal técnico y profesional en estas ramas; porque casi la tercera parte de las trabajadoras son jefas de hogar, y si dejan sus empleos, sus familias quedan sin sustento; porque una buena parte de las trabajadoras más jóvenes lo son de segunda generación y cuentan con un importante patrón de madre trabajadora.”

Llama la atención que estos ensayos, teniendo títulos similares, muestran vertientes muy diferentes de la mujer cubana. Indiscutiblemente, los temas de género y raza son de grandes discusiones y, aunque se exponga que todos somos hijos de Dios y que no debemos marcar diferencias entre los seres humanos, la realidad es que somos seres finitos y egocéntricos.

Estas palabras de Núñez, en el ensayo de Campuzano, hablan de las mujeres cubanas como un todo, que éstas reflejan ser fuertes, trabajadoras, calificadas. En nada se parece a las mujeres discriminadas y subyugadas por el machismo y la violencia que expone Madrazo en su ensayo y que existe actualmente en el país.

El discrimen racial y de género siempre ha sido un tema controversial a través del tiempo. Madrazo expone en su ensayo que la mujer cubana, la negra y la blanca, está presente en el sector de la salud, la ciencia, la cultura, la educación; pero la representación de éstas en la nación, en especial de la mujer negra, no es equitativa.

Madrazo insiste en su ensayo que históricamente la mujer negra y mestiza ha sido siempre vinculada a la sexualidad desenfrenada. Padecen de violencia física, sicológica, sexual, moral; a lo que se le añaden los prejuicios y a la discriminación racial. El estereotipo negativo que tiene la mujer negra y mestiza en Cuba aumenta y continúa a través de los medios de comunicación y en la ciudad letrada. Se les llama prostitutas, mujeres ligeras, jineteras, la querida. “La televisión y el cine cubanos aún no han sido descolonizados…Ambas herramientas de comunicación colaboran activamente como ambiente de apoyo en la socialización de esquemas de prejuicios hacia la otredad.” Madrazo llama otredad a las mujeres que no son negras, sino blancas; esto alude a que los blancos son de mayor importancia y tienen más relevancia en la sociedad que los negros. Las vidas de las mujeres cubanas negras y mestizas estás atrapadas por la idea de lo exótico, lo sexual, por la belleza expuesta por el nacionalismo criollo y narcisista. Se hace invisible la historia de resistencia y lucha en que la mujer negra ha sido protagonista.

Siendo Madrazo un hombre, llama la atención cómo éste trata el tema de la mujer cubana. Él infiere que la sociedad cubana es patriarcal y expone que nadie podrá cambiar a la sociedad cubana de su pensamiento machista. En fin, denuncia que es una sociedad patriarcal, machista y violenta. La Revolución, según el autor, no ha logrado exterminar el racismo; está permeable en la conciencia social del cubano. El racismo está en el sujeto discapacitado, en el homosexual, en la mujer (especialmente, la mujer negra y mestiza), en todo lo que se oponga al orden cubano público y atente a las mentes patriarcales y machistas. La mujer debe ser obediente al hombre, a la sociedad, a su familia, a la Revolución. Madrazo expone que la mujer negra y mestiza enfrenta continuamente situaciones de discriminación, marginación y desvalorización; y que éstas tienen que trabajar y luchar más que la mujer blanca. En ningún momento Campuzano habla explícitamente sobre este asunto en su ensayo, sí hace mención que por causa de asuntos económicos del país, algunas mujeres tuvieron que prostituirse, pero no hace mención de la gravedad de la existencia de la discriminación

Madrazo nos ofrece información de mujeres negras y mestizas que han servido al país con dignidad. No como la publicidad del turismo, que utiliza la imagen de éstas mujeres para la comercialización de lo erótico, de la santería y de la marginalidad. Por ejemplo, en el 1844 fue fusilada Fermina Lucumi, quien dirigió los alzamientos de Triunvirato; le llamaban la cimarrona heroína y mártir de dichos alzamientos. Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 21


María Cabrales y Dominga Moncada, ejemplo de mujeres negras y mestizas que se destacaron como guerrilleras y enfermeras en la guerra de independencia. Otras tenían trabajos forzosos en plantaciones de caña o como empleadas domésticas. Hubo algunas que tenían negocios propios. En el Siglo XVIII hubo mujeres negras y mestizas que se dedicaban a la educación, a las letras, a las artes, poetas, músicos, investigadoras, ensayistas, escritoras; publicadoras independientes que ayudaron a crear la revista Minerva, que contribuyó a dignificar la belleza y la autoestima de estas mujeres. También se menciona a la primera mujer compositora nacida en Cuba, Catalina Berroa. El ensayo de Madrazo nombra a muchas mujeres negras y mestizas que dignificaron a estas mujeres; sin embargo, son éstas las grandes ausentes en las narrativas históricas del país. En el 1987, en el IV Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, una representante cubana respondió lo siguiente a la pregunta de por qué seguía existiendo un modelo cultural patriarcal en Cuba: “La cultura popular es tan machista en Cuba como en cualquier otro país latinoamericano. Nuestro discurso con respecto a los problemas de la mujer está cambiando; estamos avanzando y profundizando: tenemos que trabajar con la realidad y deshacernos de viejos esquemas para abrir nuevos caminos. La Revolución cubana no es un proceso terminado, como tampoco lo es el feminismo.” Esta afirmación declara enfáticamente que la cultura social cubana es patriarcal y machista; y que el feminismo no es un proceso terminado. En conversación sostenida con hombres y mujeres cubanos, han hablado de la pobreza y la discriminación por raza y por género que existe en Cuba en pleno Siglo XXI. Las mujeres blancas se tratan diferentes a las mujeres negras y mestizas; es la realidad de la sociedad cubana. Madrazo está escribiendo sobre una realidad que muchos no ven; o que no quieren ver. Los turistas que van a Cuba viven una vida irreal, ven lo que el gobierno les deja ver, no lo que vive el pueblo cubano a diario. Estamos conscientes que no existen personas únicas, perfectas, universales; hay un refrán que dice que “cada cabeza (persona) es un mundo”. No somos iguales; tenemos diferentes realidades, y hay que aprender a estar conscientes de todas ellas. Es lamentable que en pleno Siglo XXI, tengamos que reconocer que todavía hay discriminación, egocentrismo, marginación y desvalorización de la mujer, esto no es solamente en Cuba, sino en todo el mundo, en especial en Latinoamérica.

22 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

BIBLIOGRAFÍA Academia Cubana de la Lengua. Biografía de Luisa Campuzano. http://www.acul.ohc.cu/letra_c.html Campuzano, Luisa. “Literatura de mujeres y cambio social: narradoras cubanas de hoy.” Revista Revolución y Cultura No. 32 (2003): 38-47. http://www.temas.cult.cu/revistas/32/art05.pdf>. _______________. “Mujeres Latinoamericanas: Historia y Cultura: Siglos XVI al XIX.” Cuadernos Casa. Casa de Las Américas; abril 1999. _______________. “Ser cubanas y no morir en el intento.” Rojas, Rafael Hernández y Rafael. Antología ensayo cubano del siglo XX. Primera Edición. México: Fondo de Cultura Económica, 2002. 489-504. Guerra, Sergio y Maldonado, Alejo. Historia de la revolución cubana. Primera Edición. Txalaparta, 2009. Kohan, Néstor. Fidel para principiantes. Ed. Era Naciente SRL. Primera Edición. Buenos Aires: Sedvagraf, S.A., 2006. Madrazo Luna, Juan Antonio. “Ser cubana y no morir en el intento.” (n.d.): 41-43. http://www.angelfire.com/planet/islas/Spanish/v6n17pdfs/41-43.pdf.

MAGDA M. HERNÁNDEZ FUNGE COMO COORDINADORA Y PROFESORA del Área de Español del Departamento de Humanidades de la UAA. Actualmente está cursando un PhD. en Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras. Obtuvo una MA en Educación en Currículo e Instrucción con una especialidad en Español de la UAA. Tiene 27 años trabajando en la UAA, ha ocupado diferentes posiciones administrativas en su Alma Máter. Le apasiona la enseñanza de nuestro vernáculo, pero lo que más le apasiona es inculcar en los jóvenes los valores y principios morales y éticos que rigen a la humanidad y que hace que cada uno de nosotros seamos mejores seres humanos.


Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 23


BY KEILY HEREDIA

DEVELOPING ASSESSMENTS TO INFLUENCE PRACTICE: APPLICATION OF THE TARGETED MISCONCEPTION INVENTORY FOR GENERAL CHEMISTRY INTRODUCTION The falling number of students choosing to pursue sciences has become a concern among faculty members, creating the need to improve the ways in which students are taught and assessed (Rogan & Anderson, 2011; Osborne, Simon & Collins, 2003). Assessment is a central component of instruction, as it determines to what extent the educational goals are being met. Results from assessment tools are used for diverse purposes, such as to promote student learning and to evaluate curriculum quality (Anderson & Rogan, 2010). As a result, a variety of quantitative measures has been developed to assess students. Well-constructed instruments that incorporate student reasoning in the responses to each of the items, provide a relatively straightforward method for identifying student incorrect ideas (Ozmen, 2008; Villafañe, Loertscher, Minderhout, & Lewis, 2011). In fact, studies have shown that multiple-choice items, which contain distractors based on students’ identified incorrect ideas, can be used by instructors as pedagogical tools to tailor instruction (Chandrasegaran, Treagust, & Mocerino, 2007, Othman, Treagust, & Chandrasegaran, 2008). PURPOSES OF THE STUDY he purposes of this study are (1) to describe the use of a parallel structure in a multiple-choice diagnostic test by examining the psychometrics of the instrument’s scores; (2) to identify students’ incorrect ideas in three specific content areas; and (3) to engage two instructors’ participation in addressing student incorrect ideas. RESEARCH QUESTIONS The study was guided by the following research questions: (1) Do test scores align with test design, result-

24 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

ing in interpretable factors? Does the instrument function as it was designed to function? (2) Which incorrect ideas, if any, do students enrolled in a specific college general chemistry course have about the three measured concepts? (3) What is the effect of a small instructor-chosen intervention on student understanding of the measured concepts? INSTRUMENT The Targeted Misconception Inventory (TMI) was inspired by one of Treagust’s diagnostic tests, The Particulate Nature of Matter and Chemical Bonding Diagnostic Instrument, a two-tier test designed to assess students’ conceptions about basic chemistry concepts (Othman, et al., 2008). However, items from Mulford & Robinson (2002) or Tan & Treagust, (1999), were also incorporated, as well as some newly created items. A chemistry faculty member and five chemistry graduate students were responsible for creating the new set of items. The resulting TMI includes items related to bond energy, phase changes, and ionic bonding only. While Othman, et al.’s, (2008) diagnostic instrument was originally developed for secondary school students, these three selected concepts are taught in secondary school, but also covered in more depth in introductory college chemistry. They are thus suitable concepts for an assessment targeting college general chemistry students. While the TMI follows a two-tier structure, the second tier (reasoning) also has a parallel structure across sets of items that includes three consistent incorrect ideas as distractors. In other words, the same incorrect ideas are probed across all items related to a concept, though in different order and with different wording. Furthermore, the TMI has a total of nine items (18 questions), comprising three two-tier multiple-choice items for each of the concepts. Using similar distractors across three items related to a specific


concept provides an understanding of the consistency of student responses. For example, if students are selecting a parallel distractor for all three items, there is a high level of certainty that a student has that specific incorrect idea. Therefore, this parallel structure allows looking in detail at how students are answering for a particular concept, and identifying which incorrect idea they are choosing consistently.

METHODOLOGY PARTICIPANTS AND DATA COLLECTION This study took place at a large public research university in the southeastern United States. The TMI instrument was administered to all students enrolled in general chemistry in Spring 2011, during the second week of class, as a paper and pencil test. The structure of this general chemistry course has been discussed elsewhere (Lewis & Lewis, 2005, 2007, 2008). The students were given 30 minutes and received 20 points for answering the 9-item instrument. A total of 710 responses were collected. Student responses were checked for missing data and patterns. No patterns were found in the data, but 28 sets of responses were incomplete. A total of 682 students with complete sets of responses were therefore, used for analysis. A total of 56% of the 682 students were female. Student majors included bio-medical sciences (26%), biology (16%), and pre-medical sciences (10%). Only 2% of the students were majoring in chemistry. DATA ANALYSIS Data collected for this study was first analyzed to investigate the psychometric evidence for the internal structure of the instrument. Factor analysis was performed to determine whether the instrument’s designed factors (three distinct concepts) were supported by the student responses. Analysis then shifted to interpretation of the students’ responses to investigate whether students consistently selected any of the incorrect ideas presented by the instrument. This analysis was followed by a description of the instructors’ participation in deciding how to address student incorrect ideas, and an examination of student performance on in-class and exam questions. Descriptive statistics for the nine items, the factor scores, and the total score on the TMI diagnostic instrument were obtained using SPSS software version 19.0. A factor analysis was conducted to examine the relationships among items. For factorial validity, a confirmatory factor analysis in Mplus 5.2 estimated how well the 3-concept model for the instrument fit the data obtained with the sample (Crocker & Algina, 2006). Since the collected data was categorical (non-continuous data), a robust weighted least square mean and variance approach (WLSMV) was employed to estimate

goodness of fit for the model based on the tetrachoric correlation matrix for the 9 items. To determine how well the proposed model fits the data, different types of fit indices were examined. For example, a non-significant chi-square suggests a good model fit. However, this index is sample size dependent. This means that as sample size increases, the chance to observe significant lack of fit between the proposed model and data increases as well. A ratio of ten respondents for every item is often recommended when performing factor analysis (McCallum, Widaman, Hing, & Zhang, 1999). However, the rule of thumb ratio recommendation does not always hold (Gagné & Hancock, 2006), and other indices that are not sample size dependent are used to determine how well the model fits the data. For example, a value of less than 1.0 for the Weighted Root Mean Square Residual (WRMR), a parsimony index for categorical data, represents a good fit (Brown, 2006). Another type of index is the Comparative Fit Index (CFI), which is a common incremental fit index that compares the proposed model with a completely uncorrelated model. Hu & Bentler (1999) reported that CFI values greater than .95 indicate a good fit. In addition to recommended cutoffs for model fit statistics, including chi-square and p-value, factor correlations and item loadings are used to evaluate the model fit (Brown, 2006). Items that are measuring the same concept should produce scores that are correlated. Cronbach’s alpha estimates were calculated using SPSS 19.0 to check if the instrument is producing consistent scores for items within each scale (Thompson, 2003). While the most common cutoff reported is .70 (Murphy & Davidshofer, 2005), the higher the correlation among items measuring the same concept, the higher the value for the alpha coefficient. USING THE PARALLEL STRUCTURE: IDENTIFYING INCORRECT IDEAS Student responses from the TMI were coded to reflect the parallel structure of the instrument. In this study, the presence of a robust incorrect idea is accepted if students consistently select the same distractor for all three reasoning questions (second tier) associated with a concept. For example, the numbers 1, 2, and 3 (shown in Table 1.1) represent the three incorrect ideas included in the second tier of the Phase Changes concept. These ideas are present within the second tier distractors for all three items associated with that concept. Students’ raw responses were recoded to account for changes in distractor order across the set of questions. The other two concepts are similarly parallel and were also recoded. After the recoding, a cross tabulation analysis was performed to identify which incorrect ideas, if any, students were choosing consistently.

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 25


Table 1.1. Sample Item for the Concept of Phase Changes

FIRST TIER: Assume a beaker of pure water has been boiling for 30 minutes. What is/are in the bubbles that are produced in the boiling water?a a. Air b. Oxygen gas and hydrogen gas c. Oxygen d. Water vapor (gaseous state) SECOND TIER: The reason for my answer to question # isb a. The hydrogen and oxygen atoms in water molecules break away from each other to form gases. 1 b. When the water is heated, the air between the water molecules is released in the form of bubbles. 2 c. The energy absorbed enables the molecules to break free of the attractions between each other. d. Water is turning into air. 3 Sample item is from Mulford & Robinson, 2002. bIncorrect Ideas: 1. Adding heat would separate water molecules into hydrogen and oxygen gases. 2. There is air between water molecules: it is released upon heating. 3. Phase change upon heating means disappearing or turning into air.

a

SMALL CLASSROOM INTERVENTION Student responses to the TMI were shared with the three instructors teaching general chemistry, and used to create a small intervention. The course instructors commonly use in-class questions as part of instruction. However, in this study, the creation of questions that specifically target the common incorrect ideas held by students in the sample constitute a small intervention. Data for the students’ answers to the in-class questions were collected via clickers. RESULTS For the 682 students with complete sets of data, the item mean scores range from 0.21 to 0.66, and standard deviations range from 0.40 to 0.50. Descriptive statistics including the item mean with standard deviation, the concept score, and the overall mean for the nine items are shown in Table 1.2. The item mean is the same as the percentage of students who answered the item correctly. For instance, the item mean of .21 for Item 2 indicates that only 21% of the students answered that item correctly. The concept score is the number of items correct (out of 3 possible correct items) for that concept. For example, the concept score for Bond Energy was .73, demonstrating that most students did not get even one of the three items correct. Overall, the low item means and concept scores suggest a poor understanding of the three chemistry concepts.

26 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

RELIABILITY AND VALIDITY The reliability of the TMI instrument scores was examined using Cronbach’s alpha estimates (Heredia & Lewis, 2012). A Cronbach’s alpha of .52 is obtained when students’ responses for the 18 questions are considered, which is below the usual benchmark of .7 (Murphy & Davidshofer, 2005). However, splitting the instrument into its three suggested factors resulted in higher reliability coefficients for Bond Energy (=.70) and Phase Changes (=.60), which supports the idea that these are distinct concepts within the instrument. Unfortunately, a low coefficient was produced for Ionic Bonding concept (=.37). Overall, these reliability investigations suggest that student responses are consistent for Bond Energy and Phase Changes, but that Ionic Bonding items should be further revised before making any claims beyond the item level. Table 1.2. Summary of item means, and standard deviations for the three measured concepts (N=682)

CONCEPT

ITEM MEAN (SD)

Bond Energy

Concept Score: .73

Item 2

0.21 (.40)

Item 4

0.28 (.45)

Item 9

0.24 (.43)

Ionic Bonding

Concept Score: .80

Item 3

0.21 (.41)

Item 6

0.24 (.43)

Item 8

0.35 (.48)

Phase Changes

Concept Score: 1.6

Item 1

0.44 (.50)

Item 5

0.48 (.50)

Item 7

0.66 (.48)

Cronbach’s alpha coefficient indicates how well the item scores are correlating with each other and with the item-total score. Therefore, one possible reason for the low coefficient (=.37) produced for Ionic Bonding is that the parallel structure of the items included in the reasoning part was not as strong as for the other two concepts. Since a three-factor structure was proposed, and the sample size is large (Gagné & Hancock, 2006; McCallum, 1999), a confirmatory factor analysis (CFA) was performed on a first-order model with three latent factors that were allowed to correlate. According to the proposed model items 2, 4, and 9 were set to load on factor “Bond Energy” only; items 3, 6, and 8 were set to load on factor “Ionic Bonding” only, and items 1, 5, and 7 were set to load on factor “Phase Changes” only. Model fit statistics indicate that the values of CFI and WRMR are within the cutoffs for good fit (See Table 1.3). However, CFA factor loadings for the Ionic Bonding concept showed non-significant values suggesting that items in this scale need attention.


Table 1.3. Chi-square test of model for the three-factor solution confirmatory factor analysis (N=682)

χ2

df

p

CFI

WRMR

28

21

.15

.98

.78

COMMON INCORRECT IDEAS Even though the instrument is not yet optimal, the TMI can still provide useful information about students’ thinking. Therefore, student answers to the second tier of each item were examined to identify patterns. The percentage of students who consistently selected the correct idea, and the percentage who consistently selected an incorrect idea for the three concepts are shown in Table 1.4. Having an incorrect idea means that students consistently selected the same incorrect idea (distractor) in all three questions as their reasoning for the answer. Table 1.4. Incorrect ideas about Bond Energy, Ionic Bonding, and Phase Changes concepts (N=682)

Concept

% of students consistently selecting the correct idea

Incorrect Idea

% of students consistently selecting the incorrect ideaa

Bond Energy 6

Bond formation requires energy.

10

Ionic Bonding

3

An ionic compound involves direct transfer of one or more electrons from one atom to another.

4

Phase Changes

24

Adding heat would separate water molecules into hydrogen and oxygen gases.

5

Percentage of students choosing incorrect ideas is above the guessing value of 1.6% for the three four-option questions

a

INCORRECT IDEAS FOR THE BOND ENERGY & PHASE CHANGES CONCEPTS As shown in Table 1.4, for the concept of Bond Energy

the most common incorrect idea is bond formation requires energy with 10% of the students selecting this option. For Phase Changes the most common incorrect idea is water molecules separate into hydrogen and oxygen gases with 5% of the students choosing this idea across the three items. When considering the percentage of students with the correct response, we found that students were more consistent in selecting the correct answer for the Phase Changes questions. Although a small percentage of students is selecting the same incorrect idea across the three questions, a larger percentage (24%) is consistently providing the correct response. On the other hand, only 6% of the students consistently selected the correct answer for the Bond Energy concept. The incorrect idea was more prevalent than the correct one! Although for both concepts the majority of students are answering inconsistently, the difference in the consistent responses suggests that students have a better understanding of Phase Changes as compared to Bond Energy concept. INCORRECT IDEAS FOR THE IONIC BONDING CONCEPT Using the parallel structure approach, the common incorrect idea found for Ionic Bonding concept was An ionic compound involves direct transfer of one or more electrons from one atom to another with 4% of the students consistently selecting this option. However, the CFA results and the Cronbach’s alpha coefficient indicate that the Ionic Bonding concept is not functioning as intended. Based on the reliability and validity evidence, the safer way to interpret student responses for the Ionic Bonding concept is to follow their performance on individual items. A guessing value cutoff of 25% was calculated as described by Heredia, et al. (Heredia, Xu, & Lewis, 2012), and used to identify Ionic Bonding incorrect ideas. The observed percentage of students selecting an incorrect idea in the reasoning tier is then compared with the guessing value cutoff for the particular question. The item level analysis (Table 1.5) for the Ionic Bonding concept supported that the most common incorrect idea is an ionic compound involves direct transfer of one or more electrons from one atom to another (with 35%, 43%, and 26% of student responses for each of the three items, respectively). Also a popular choice selected was ionic bond involves the sharing of electrons between two atoms. However, the percentage of students selecting this particular incorrect idea was under the guessing value cutoff. Nevertheless, the same idea was not selected for the item that included a diagram representation of ionic and covalent bonds. This observation reinforces our idea that the items’ parallel structure for Ionic Bonding concept was not very strong. While the use of representations has shown to improve learning (Bunce & Gabel, 2002), in this case having a diagram instead of text may have prompted students in a different way, resulting in inconsistent responses. Collectively, these results suggest that student under-

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 27


standing of the three concepts is poor at the beginning of their college general chemistry course. Students particularly lack understanding of the Ionic Bonding and Bond Energy concepts. Therefore, the next logical step is to further examine student performance at another time in the curriculum.

ent. However, regardless of the instructional design, instructorsâ&#x20AC;&#x2122; interest in addressing student incorrect ideas allowed us to examine student performance at three different times in the curriculum: pre-instruction, post-instruction, and end-of-chapter exam. Table 1.6. Timeline followed for in-class questions

Table 1.5. Percentage of students selecting incorrect ideas about Ionic Bonding concept

Incorrect Idea (N=682)

% of Students Item 1

Item 6

Item 8

An ionic compound involves direct transfer of one or more electrons from one atom to another.

35

An ionic bond involves the sharing of electrons between two atoms.

24

22

under guessing value (UGV)

A lattice consists of covalently bonded atoms.

UGV

UGV

20

43

26

Guessing value of 25%, was calculated based on 4 options per item (1/4). Concept mean: .80

a

IMPLEMENTATION OF THE SMALL CLASSROOM INTERVENTION A detailed report including the common incorrect idea for each concept was given to the three instructors teaching general chemistry to provide information about the level of understanding of the concepts among students enrolled in the course. Instructors were surprised about the extremely low performance of students, and requested individual meetings to discuss student results from their own section(s). As a result of the meetings, two instructors chose to take action. However, both instructors expressed that it would be too difficult to focus on all three concepts, given the time constraints of the curriculum; instead, each chose the topics of most concern personally. Based on the TMI results and their perceptions of curricular needs, instructors decided to give pre-instruction and post-instruction in-class questions for either Phase Changes or Bond Energy, and to use post-instruction questions for Ionic Bonding. As shown in Table 1.6, while both instructors decided to use in-class and exam questions, their approaches were differ-

28 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

Concept

Instructor I

Instructor II

Pre-instruction

Post-Instruction

Pre-Instruction

Post-Instruction

Bond Energy

5th week

12th week

-

-

Ionic Bonding

-

12th week

-

16th week

Phase Changes

-

-

15th week

16th week

Note. The Targeted Misconception Inventory (TMI) was given the 2nd week of classes

INSTRUCTOR I. is a senior chemistry instructor with a doctoral degree in chemical engineering. This instructor has ten years of experience teaching at the institution where the study took place. Instructor I gave two pre-instruction and three post-instruction Bond Energy questions, as well as three post-instruction Ionic Bonding questions. No pre-instruction questions were given for the Ionic Bonding concept. However, student responses were still examined to see if regular instruction (without pre-instruction questions) helped to improve understanding of the concept. Additionally, a Bond Energy question was included in one of the four midterm exams. A total of 189 students were enrolled in Instructor Iâ&#x20AC;&#x2122;s section, but only 70 and 105 students respectively had complete sets of responses for Bond Energy and Ionic Bonding questions, which is indicative of the fact that not all students attend each class session. Regardless, demographics of the students with complete set of responses are reasonably representative of the overall sample. The administration of the TMI during the second week of classes revealed that students had a poor understanding of the Bond Energy concept. As shown in Table 1.7.1, the average concept score for this group of students on the TMI was .94 out of 3, or 31%. Table 1.7.1. Percentile Score for the Targeted Misconception Inventory (TMI) and the in-class questions: Instructor I

Concept

TMI 2nd tier

No. of questionsa

3

2

3

1

Concept Score

Concept Score

Concept Score

Concept Score

Bond Energyb

Exam


n=70

c

Correct

No. of questions

.94

.53

2.6

.80

31%

27%

88%

80%

3

-

3

-

Ionic Bonding

Concept Score

-

Concept Score

-

n=105

.86

Correctc

29%

1.2

-

42%

-

Guessing value cutoff for 1, 2, and 3, questions is 25%, 6.3%, and 1.6% respectively. bConcept score is the sum of each question mean. cCorrect is the concept score divided by the maximum points.

a

As part of the small intervention, pre-instruction questions were given during the fifth week of classes. The average concept score for the pre-instruction questions was .53 out of 2, or 27%, supporting that students do have a hard time responding to questions about the concept of Bond Energy. Recall that the instructors believed that students would do better during class, where points were on the line. The fact that they did not indicates that the TMI did a reasonable job in identifying student lack of knowledge of the Bond Energy concept. During week twelve (see Table 1.6), students were tested again with similar questions, to examine if the explicit instruction that followed the pre-instruction questions given on week five had helped them to understand the concept of Bond Energy. The average concept score for the post-instruction questions was 88%, which is considerably higher than the 27% reported for the pre-instruction questions. This improved performance was also extended to the endof-chapter exam, where most of these students (80%) selected the correct answer. The marked difference in the percentage of students selecting the correct response after explicit instruction was provided, suggests that their understanding of the Bond Energy concept was improved. Pre-instruction questions were given for the concept of Ionic Bonding. Regardless, student responses were examined to determine if regular instruction (without pre-instruction questions) improved understanding of the Ionic Bonding concept. The percentile score for the post-instruction questions was 42%, revealing that more than half of the students were still confused about this concept even after instruction was provided. Results from the Ionic Bonding questions suggest that regular instruction did not help student understanding. To further examine student responses, the percentage of students consistently selecting the correct response on the TMI and the in-class questions was examined (Table 1.7.2). A total of 11% and 16% of the students consistently selected the correct answer

for the TMI and pre-instruction questions respectively. These results suggest that students were not consistent when selecting a response, and confirm student lack of knowledge of the Bond Energy concept. However, a total of 71% of the students consistently selected the correct response for the post-instruction questions. In other words, students not only improved their performance, they were also consistently selecting the correct responses for all three post-instruction questions. Student consistency in selecting the correct answers for the in-class questions also supports that the understanding of the Bond Energy concept was improved after instruction of the concept was provided. Table 1.7.2. Percentage of students consistently selecting the correct answer for the Targeted Misconception Inventory (TMI) and the in-class questions: Instructor I Concept

TMI 2nd tier

Pre-Questions

PostQuestions

No. of questionsa

3

2

3

Consistently Correct

11%

16%

71%

No. of questions

3

-

3

3%

-

5%

BOND ENERGY (N=70)

IONIC BONDING (N=105)

Consistently Correct

Guessing value cutoff for 1, 2, and 3, questions is 25%, 6.3%, and 1.6% respectively.

a

The consistency of the student responses was also examined for the concept of Ionic Bonding. Only 5% of the students consistently selected the correct response. These results suggest that normal instruction did not improve student understanding of this concept. While, psychometric evidence suggested that the Ionic Bonding scale was not functioning well, poor performance on in-class questions indicates that students do have a problem with this concept. Therefore, modifications of the Ionic Bonding items are crucial to assess student understanding, and create instructional interventions that can target student incorrect ideas about this concept. After sharing the results with Instructor I, it was very evident that this instructor believes that student understanding of the concept of Bond Energy was improved after instruction was provided. Instructor I referred to the higher average percentage correct as proof that the students did understand the concept. This instructor also pointed out that a similar result was found for the exam, and expressed that the 8% difference could be due to test-taking stress. While looking at Table 1.7.2 about consistency, Instructor I stated, that asking questions using different contexts did not confuse the students, which to her indicated solid understanding. Instructor II. is a visiting professor with a doctorate degree in chemistry. This instructor has experience with chemistry education research, and taught a prepaTomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 29


ratory chemistry and a general chemistry course for one year at the institution where this study took place. While having less teaching experience, this instructor had an excellent working relationship with the Department of Chemistry, and an understanding of the program based on a history of work in the Department. Instructor II chose to give two pre-instruction and two post-instruction Phase Changes questions, as well as two post-instruction Ionic Bonding questions. Her students also had an additional Phase Changes question included in one of the four midterm exams. Results for the students with complete sets of data are presented in Table 1.8.1 and 1.8.2. During week fifteen of classes, students were asked about the concept of Phase Changes (Table 1.6). As shown on Table 1.8.1, the percentile score for the TMI questions is 56% while for the pre-instruction is 84%. Looking at these results, it is evident that students are performing better on pre-instruction questions even before formal instruction of the concept of Phase Changes was provided. Table 1.8.1. Percentile Score for the Targeted Misconception Inventory (TMI) and the in-class questions: Instructor II Concept

TMI 2nd tier

Pre Questions

Post Questions

Exam

No. of questionsa

3

2

2

1

PHASE CHANGES

Concept Scoreb

Concept Score

Concept Score

Concept Score

(n=80)

1.6

1.6

1.7

.88

Correctc

56%

84%

86%

88%

3

-

2

-

Concept Score 1.0

-

Concept Score 1.2

-

34%

-

63%

-

No. of questions IONIC BONDING

(n=65)

Correct

a Guessing value cutoff for 1, 2, and 3, questions is 25%, 6.3%, and 1.6% respectively. b Concept score is the sum of each question mean. c Correct is the concept score divided by the maximum points.

First, it is important to note that, as compared to the other two concepts, Bond Energy (~30%) and Ionic Bonding (~30%), student understanding of Phase Changes was already relatively good at 56% on the TMI. Second, the Phase Changes pre-instruction questions were given during week fifteen, just one week before the end of the semester, and there is a high chance that the concept of Phase Changes was embedded in other concepts taught during lecture and laboratory throughout the semester. It must also be acknowledged that one reason for the improvement could also be that students did not put much effort into answering the TMI questions for which students were given only 20 points. On the other hand, in-class questions contributed 10% of the course grade over the semester. As a result, the instructors expected that students would try harder to answer in-class questions compared to the TMI questions. In the case of Bond Energy questions, given by Instructor I, the average percent correct did not increase between the 30 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

TMI and the pre-instruction questions. In that case, it was clear that students did have a problem understanding the concept. However, when students were asked to answer questions about Phase Changes, during class, an increase in the percentile score was noticed. The high percentile score for the pre-instruction questions confirms that students had an acceptable understanding of Phase Changes before formal instruction of this concept was provided. While students demonstrated some understanding of the Phase Changes concept before instruction, their responses for the post-instruction and exam questions were examined to determine if instruction further improved student performance. The percentile score for the post-instruction questions is 86%, which is very close to the 84% reported for the pre-instruction questions. A similar performance was noticed on the exam question with a percentile score of 88%. These results highlight the importance of early assessment of student knowledge, and the identification of specific problems students may have before creating instructional interventions. Results for the Ionic Bonding concept show that the percentile score for the TMI is 34%, and for the post-instruction questions is 63%, suggesting that almost half of the students still have a poor understanding of this concept. In general, these results supports that the next version of the TMI should include modified items of the Ionic Bonding concept, which will allow instructors to create in-class questions that can be used as a small intervention to further improve student understanding of this concept. As shown in Table 1.8.2, the percentage of students consistently selecting the correct answer for the pre-instruction Phase Changes questions is 69%, and for the post-instruction questions is 71%. Table 1.8.2. Percentage of students consistently selecting the correct answer for the Targeted Misconception Inventory (TMI) and the inclass questions: Instructor II

Concept

TMI 2nd tier

Pre Questions

Post Questions

No. of questionsa

3

2

2

Consistently Correct

21%

69%

71%

No. of questions

3

-

2

9%

-

34%

PHASE CHANGES (N=80)

IONIC BONDING (N=65)

Consistently Correct

Guessing value cutoff for 1, 2, and 3, questions is 25%, 6.3%, and 1.6%

a

respectively.

These results support that students were consistent, and suggest good understanding of this concept even before formal instruction was provided. On the other hand, results for the Ionic Bonding concept suggest that students were not consistent when selecting a response. A total of 9% of the students consistently se-


lected the correct answer for the TMI questions while 34% consistently selected the correct response after instruction was provided. These results reinforce that students do have a problem with this concept. Therefore, it is important that the Ionic Bonding concept is included in the next version of the TMI but will not be necessary to include items for the concept of Phase Changes. Results for the Phase Changes and Ionic Bonding questions were shared with Instructor II. A conversation with this instructor revealed that during a review session given the first two days of classes, the concept of Phase Changes was discussed. While looking at the syllabus and the textbook, Instructor II pointed out that the pre-instruction questions were very similar to one specific section from the textbook covered during the review session. Instructor II explained that although the concept of Phase Changes is discussed in more depth during the last weeks of the semester, it is expected that students have a basic understanding of the concept by the end of the first week of classes. CONCLUSIONS Student responses to the TMI supplied information about their understanding of the specific chemistry concepts, which was used to develop a small instructional intervention. Results from the small intervention revealed that student performance on the Bond Energy concept was improved after explicit instruction was provided with no changes for the concept of Phase Changes. One of the limitations of this study includes using a low-stakes exam to identify student incorrect ideas. While the TMI was given under similar conditions as the regular course exams, students were aware that it was a low-stakes exam. This is often a problem since it can influence studentsâ&#x20AC;&#x2122; motivation to think harder and perform well. However, findings from pre-instruction questions confirmed that the TMI did a fairly good job in identifying student problems within the three chemistry concepts. Moreover, this study highlights the importance of having assessments like the TMI instrument that can be used as diagnostic tools to identify student problems with chemistry concepts early in a semester. Results from this study shows the importance of using results from assessment tools to create instructional interventions that can improve student understanding of the chemistry concepts. Nevertheless, having TMI like instruments are beneficial to practitioners and researchers, providing more tightly and focus instruments that can be used at any point in the curriculum.

Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 31


REFERENCES Anderson R. D. (2007). Inquiry as an organizing theme for science curricula. In S. K. Abell, and N. G. Lederman (Eds.), Handbook of research on science education (pp. 807-830). New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates, Inc. Brown, T.A (2006). Confirmatory Factor Analysis for Applied Research. Spring street, NY: The Guilford Press. Chandrasegaran, A. L., Treagust, D. F., Mocerino, M. (2007). The development of a twotier multiple-choice diagnostic instrument for evaluating secondary school students’ ability to describe and explain chemical reactions using multiple levels of representation, Chem. Educ. Res. Pract., 8(3), 293-307. Crocker, L., Algina, J. (2006). Introduction to classical and modern test theory Wadsworth: Mason, OH. Gagné, P., Hancock, G. R. (2006). Measurement model quality, sample size, and solution propriety in confirmatory factor models, Multivar. Behav. Res., 41, 65-83. Heredia, K., Lewis, J.E. (2012). A Psychometric Evaluation of the Colorado Learning Attitudes about Science Survey for Use in Chemistry, J. Chem. Educ., 89, 436-441. Heredia, K., Xu, X., Lewis, J.E. (2012). The application and evaluation of a two-concept diagnostic instrument with students entering college general chemistry, Chem. Educ. Res. Pract., 13, 30-38. Hu, L., Bentler, P.M. (1999). Cutoff criteria for fit indexes in covariance structure analysis: conventional criteria versus new alternatives. Struct. Equ. Modeling: A Multidisciplinary Journal 6(1), 1-55. Lewis, S. E., Lewis, J.E. (2005). Departing from lectures: An evaluation of a peer-led guided inquiry alternative, J. Chem. Educ., 82(1), 135-139. Lewis, S. E., Lewis, J.E. (2007). Predicting at-risk students in general chemistry: comparing formal thought to a general achivement measure, Chem. Educ. Res. Pract., 8(1), 32-51. Lewis, S.E., Lewis, J.E. (2008). Seeking effectiveness and equity in a large college chemistry course: An HLM investigation of peerled guided inquiry. J. Res. Sci. Teach., 45(7), 794-811. MacCallum, R. C., Widaman, K.F., Hing, S., Zhang, S. (1999). Sample size in factor analysis, Psychol. Method., 4(1), 84-99. Murphy, K. R., Davidshofer, C.O. (2005). Psychological testing: Principles and applications. Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall. Osborne, J., Simon, S., Collins, S., (2003): Attitudes towards science: A review of the literature and its implications, Inter. J. Sci. Educ., 25(9), 10491079.

32 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

Othman, J., Treagust, D. F., Chandrasegaran, A. L. (2008). An investigation into the relationship between students’ conceptions of the particulate nature of matter and their understanding of chemical bonding, Int. J. Sci. Educ., 30(11), 1531-1550. Özmen, H. (2008). Determination of students’ alternative conceptions about chemical equilibrium: a review of research and the case of Turkey, Chem. Educ. Res. Pract., 9(3), 225-233. Rogan, J.M., Anderson, T.R. (2011). Bridging the educational research-teaching practice gap. Biochem. Mol. Biol. Educ. 39(3), 233-241. Thompson, B. (2003). Score reliability: Contemporary thinking on reliability issues. Thousand Oaks, CA: Sage Publication, Inc. Villafañe, S. M., Loertscher, J., Minderhout, V., and Lewis, J.E. (2011). Uncovering students’ incorrect ideas about foundational concepts for biochemistry, Chem. Educ. Res. Pract., 12, 210-218.

KEILY HEREDIA received her doctorate degree in Chemistry from University of South Florida, Tampa Fl. Her research interests include, instrument development, and the use of quantitative measures to examine, student understanding of chemistry to inform the design of curricular material. Dr. Heredia is currently working as an adjunt professor at Antillean Adventist University.


Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 33


PREVALENCIA DE ANOREXIA NERVIOSA Y BULIMIA NERVIOSA EN UNA MUESTRA DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS DE UNA INSTITUCIÓN PRIVADA DEL ÁREA OESTE DE PUERTO RICO POR ROBERTO CARLOS MORÁN ARGUETA

Los trastornos de la conducta alimentaria, especialmente la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, han sido ampliamente estudiados entre los adolescentes y jóvenes. En Puerto Rico existe carencia de información acerca de la prevalencia de estos trastornos en la población de jóvenes (Núñez, 2002). En éste estudio, se tuvo como propósito principal determinar la prevalencia de la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa en estudiantes universitarios mayores de 21 años de una institución privada del área oeste de Puerto Rico.

34 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016


pureza y acercamiento con la perfección del espíritu. La concepción médica de la anorexia nerviosa como se conoce hoy en día tiene su origen en el neuropsiquiatra francés Ernest Charles Lasegue, quien describió la condición de “anorexia histérica” (Vandereycken y Vandeth, 1989). La bulimia nerviosa fue descrita por primera vez como entidad clínica por Gerald Francis Morris Russell en 1979. Russell propuso el término para describir un cuadro caracterizado por episodios de atracones, inducción del vómito o uso de purgantes para mitigar las calorías de los alimentos y temor mórbido al sobrepeso (Rodríguez y Mesa, 2011). PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

INTRODUCCIÓN

L

a quinta edición del Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5 (2013), establece que los trastornos de la alimentación e ingesta están conformados por: pica, trastorno de rumiación, trastornos por evitación o restricción de ingesta de alimentos, anorexia nerviosa, bulimia nerviosa y el trastorno por atracón. No obstante, el DSM-IV-TR hace referencia de la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa como los dos únicos trastornos de la alimentación. Por tal razón, la literatura identifica estos dos desordenes exclusivamente como trastornos alimentarios. ANTECEDENTES O TRASFONDO HISTÓRICO Los trastornos de conducta alimentaria se han presentado desde tiempos inmemoriales en la historia. Los mismos se han manifestado en diversos contextos culturales y sociales. Desde los tiempos remotos los penitentes observaban ayuno extremo como signo de religiosidad, castidad,

Los trastornos alimentarios son enfermedades graves y potencialmente mortales que afectan a la salud personal, emocional y física. Bajo este planteamiento, es relevante comprender estos trastornos desde distintas perspectivas, para abordarlo preventiva y/o curativamente de manera más efectiva. Es de suma importancia analizar y estudiar la prevalencia de la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa en los jóvenes de las instituciones universitarias en Puerto Rico debido a que estos trastornos tienen implicaciones tanto en el ajuste socio-emocional, físico y en el rendimiento académico. Investigaciones hechas por Wade, Keski-Rahkonen y Hudson (2011), muestran que alrededor de 20 millones de mujeres y 10 millones de hombres sufren de un trastorno de la conducta alimentaria clínicamente significativo en algún momento de su vida. La Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, presentó las conclusiones de un estudio que muestra los resultados de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), en la población estudiantil de su sistema. El estudio mostró que 3.60 por ciento de los universitarios poseen sintomatología correspondiente a la anorexia nerviosa y 4.90 por ciento a la bulimia nerviosa (Reyes, 2010). PROPÓSITO U OBJETIVO GENERAL DEL ESTUDIO El propósito de esta investigación fue determinar la prevalencia de anorexia nerviosa y bulimia nerviosa en una muestra de estudiantes universitarios de una institución privada del área oeste de Puerto Rico. A la vez, se buscó conocer la relación entre los trastornos de la conducta alimentaria con la edad, el género y estatus civil de los jóvenes participantes. JUSTIFICACIÓN Y RELEVANCIA DEL ESTUDIO Un problema en común entre los estudiantes a nivel universitario es que la alimentación en muchas ocasiones es voluntariamente sacrificada debido a factores sociales como la preocupación excesiva por la Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 35


apariencia y el deseo de ser igual o mejor físicamente que los demás. Por tal razón, es de vital importancia mostrar las repercusiones que tienen los TCA en la juventud y como proveer el tratamiento para el control de dichas condiciones. Al investigar la prevalencia de anorexia nerviosa y bulimia nerviosa en una muestra de estudiantes universitarios, se contribuyó a la disciplina de la psicología en Puerto Rico como una investigación pionera sobre este tema en una institución privada del área Oeste de Puerto Rico. MARCO TEÓRICO O CONCEPTUAL La presente investigación se enmarcó desde la Teoría del Interaccionismo Simbólico. El interaccionismo simbólico concibe al ser humano en constante interacción con los otros seres sociales, por lo que comparten ciertas escalas normativas de valoración comunes a cada sociedad. Esta teoría describe como la acción social de los individuos y su interacción con el ambiente, afecta el orden de la percepción de los individuos y su cuerpo (Piedras, 2012). PREGUNTAS DE INVESTIGACIÓN 1. ¿Cuál es la prevalencia de los trastornos de la conducta alimentaria en la muestra de estudiantes universitarios de una institución privada del área Oeste de Puerto Rico? 2. ¿Existe relación entre la edad, y los trastornos de la conducta alimentaria en la muestra de estudiantes universitarios de una institución privada del área Oeste de Puerto Rico? 3. ¿Que relación existe entre el género, y los trastornos de la conducta alimentaria en la muestra de estudiantes universitarios de una institución privada del área Oeste de Puerto Rico? 4. ¿Existe relación entre el estado civil y el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria para determinar la prevalencia entre los mismos?

os de una institución privada de área oeste de Puerto Rico, con un nivel de significancia de .05. H¹ Existe relación entre el estado civil los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios de una institución privada del área oeste de Puerto rico, con un nivel de significancia de .05. Hº No existe relación entre el estado civil y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios de una institución privada del área oeste de Puerto Rico, con un nivel de significancia de .05. VARIABLES Para fines de la investigación, las variables a estudiar fueron las siguientes: • Variable Independiente: Edad, Género y Estado Civil. • Variable Dependiente: Anorexia Nerviosa y Bulimia Nerviosa. REVISIÓN DE LITERATURA Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), como lo son la anorexia nerviosa (AN) y la bulimia nerviosa (BN), junto con sus variantes, son enfermedades graves que a menudo tienen una variedad de complicaciones médicas, algunas de ellas irreversibles y potencialmente mortales, y tienen comorbilidad psiquiátrica significativa. En los últimos años, estos trastornos han sido a menudo considerado como síndromes ligados a la cultura occidental, que surgen en las sociedades con excesivo énfasis en el peso, la forma y la apariencia (Klump, Bulik y Kaye, 2009). INVESTIGACIONES EN AMÉRICA

HIPÓTESIS Para efectos de esta propuesta de investigación, se formularán las siguientes hipótesis: H¹ Existe relación entre la edad y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios de una institución privada del área oeste de Puerto Rico, a un nivel de significancia de .05. Ha No existe relación entre la edad y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios de una institución privada del área oeste de Puerto Rico, a un nivel de significancia de .05. H¹ Existe relación entre el género y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios de una institución privada del área oeste de Puerto Rico, con un nivel de significancia de .05. Hº No existe relación entre el género y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitari-

36 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

INVESTIGACIONES EN EUROPA, ASIA Y ÁFRICA


ANOREXIA NERVIOSA En la anorexia se presenta una pérdida de peso por debajo del índice de masa corporal (IMC) de 17.5 o 15 por ciento, menos del peso esperado, se experimenta miedo extremo al consumo de grasa y la ganancia de peso. Aunque el individuo pierda peso el miedo no desaparece, ya que cuentan con una forma alterada muy significativa de la percepción de su propia imagen corporal. Otras personas, aunque estén en el peso adecuado se encuentran descontentos con su figura, ya sean los muslos, glúteos o el abdomen. También, miden las partes de su cuerpo con frecuencia, se pesan o se miran al espejo de manera compulsiva. En la anorexia se presenta una pérdida de peso por debajo del índice de masa corporal (IMC) de 17.5 o 15 por ciento, menos del peso esperado, se experimenta miedo extremo al consumo de grasa y la ganancia de peso. Aunque el individuo pierda peso el miedo no desaparece, ya que cuentan con una forma alterada muy significativa de la percepción de su propia imagen corporal. Otras personas, aunque estén en el peso adecuado se encuentran descontentos con su figura, ya sean los muslos, glúteos o el abdomen. También, miden las partes de su cuerpo con frecuencia, se pesan o se miran al espejo de manera compulsiva. BULIMIA NERVIOSA La bulimia es la ingestión episódica incontrolada de grandes cantidades de alimentos durante un periodo breve. Las personas con bulimia se percatan de sus hábitos alimenticios, pero suelen no percatarse del hambre durante las comilonas, puesto que no son capaces de detenerse por sí solas, sino hasta que sienten dolor abdominal intenso, se les interrumpe, se quedan dormidos, se desmayan o se inducen el vómito (Bahamón, 2012). En la bulimia nerviosa los individuos no alcanzan pesos inferiores a los normales, por lo que su distorsión de la imagen corporal no es tan grave. No obstante, la preocupación por su peso y la forma de su cuerpo es un componente muy importante en el trastorno. Se imponen niveles inferiores de medidas corporales al límite personal, aquellas que van acorde con su ideal de belleza. En este trastorno el síndrome de restricción se da en un tercio de los casos, se diagnostica entonces como bulimia nerviosa no purgativa. TRATAMIENTO PARA LOS TCA El uso de tratamiento psicoterapéutico: Las investigaciones evidencian que el modelo más efectivo en el control y prevención de los TCA es el que utiliza técnicas cognitivo-conductuales (TCC). El uso de psicofármacos: El empleo de algunos antipsicóticos, ansiolíticos e inhibidores selectivos de la receptación de serotonina puede ser de utilidad para personas con anorexia nerviosa.

La combinación del tratamiento psicoterapéutico con el tratamiento psicofarmacológico: Según Halmi (2005), el tratamiento de los trastornos de la conducta alimentaria se basa en un modelo multimodal, reconociendo que estos trastornos no tienen una causa única o un curso predecible. DISEÑO DE INVESTIGACIÓN El diseño de esta investigación fue uno cuantitativo, transversal y correlacional El método cuantitativo es el procedimiento utilizado para explicar eventos a través de una gran cantidad de datos. Dicho método utiliza la recolección de datos para probar la hipótesis, con base en la medición numérica y el análisis estadístico, para establecer patrones de comportamiento y probar teorías. El diseño de investigación tipo transaccional o transversal recolecta datos en un solo momento, en un tiempo único. El diseño tipo correlacional tiene como finalidad establecer el grado de relación o asociación no causal existente entre dos o más variables. POBLACIÓN Y PARTICIPANTES La selección del tamaño de la muestra se determinó tomando en cuenta los índices de matrícula de la población total de 998 estudiantes de la institución universitaria donde se realizará la investigación. Los estudiantes fueron jóvenes mayores de 21 años de edad, los cuales estaban cursando estudios durante el semestre agosto-diciembre 2013. Krejcie y Morgan (1970) indican que el tamaño de la muestra según una población dada puede ser extraída a través de una fórmula matemática. Basado en la formula se obtiene que la muestra para el presente trabajo de investigación fue de 278 estudiantes. INSTRUMENTOS El primer instrumento fue una hoja de consentimiento informado, donde se informa al estudiante que su participación es estrictamente voluntaria. El segundo instrumento fue la hoja de datos sociodemográfico desarrollada por el investigador con el propósito de recopilar información sociodemográfica del participante. Entre la información recopilada se encontrará el género, la edad, el pueblo de residencia, los miembros de la familia, estatus civil y grado académico que cursa. El tercer instrumento fue la Escala para el Diagnostico de los Trastornos Alimentarios de Puerto Rico, la cual fue construida y validad por la Dra. Ana H. Ortiz. Esta escala contiene los reactivos que cubren todos los criterios del DSM IV-TR y DSM-5 para el diagnóstico de los Trastornos de Anorexia Nerviosa y de Bulimia Nerviosa. La puntuación total de la Escala de Trastornos Alimentarios de Puerto Rico (ETA) se fundamenta en la suma de sus 31 reactivos que se le otorga puntuTomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 37


ación. Las puntuaciones de este instrumento pueden oscilar entre los 31 y 155 puntos, figurando esta última puntuación como la más severa (Ortiz, 2007). PROCEDIMIENTO La participación fue voluntaria y no conllevó riesgos físicos ni emocionales a los participantes, así como el nombre de la institución se mantuvo en anonimato y se realizó bajo una estricta confidencialidad. La administración de las escalas tardó unos 15 a 25 minutos en realizarse. ANÁLISIS ESTADÍSTICOS • • • •

Se determinó el porciento de prevalencia de Trastornos de la Conducta Alimentaria para el grupo estudiado. Estadísticas Descriptivas (media, desviación estándar, frecuencias y porcientos) tomando en consideración los datos sociodemográficos Prueba Chi-Cuadrado (X²) de contraste de hipótesis para determinar si las variables estaban relacionadas o no. Se realizó la prueba de correlación (Pearson) entre la presencia de Trastornos de la Conducta Alimentaria y la edad, género y estado civil.

icancia de .05. La segunda hipótesis investigó si existe relación entre el género y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios. Los resultados demuestran que existe una relación alta y estadísticamente significativa (r= -.231, p=.000 ≤ .05). Por lo tanto, se rechaza la hipótesis nula y se acepta la segunda hipótesis de trabajo la cual establece que existe relación entre el género y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios, con un nivel de significancia de .05. La tercera hipótesis pretendió conocer si existía relación entre el estado civil y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios de una institución privada del área oeste de Puerto Rico. Los resultados demuestran que existe una relación baja y estadísticamente no significativa (r= -.050, p=.410 ≥ .05). Por tal razón, se acepta la hipótesis nula, la cual establece, que no existe relación entre el estado civil y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios, con un nivel de significancia de .05. DISCUSIÓN DE LOS RESULTADOS DEL ESTUDIO

El análisis de los resultados demostró que la prevalencia de anorexia nerviosa y bulimia nerviosa en la muestra de estudiantes universitarios fue de 6.1 por ciento. Los hallazgos de la investigación sugieren además que el 36.1 por ciento de los estudiantes presentó criterios moderados de trastornos de la conducta alimentaria. Con el objetivo de corroborar o rechazar las hipótesis de investigación se realizó la prueba chi cuadrado. Los resultados de la prueba se plantean de la siguiente manera: X² (2) = 112.516, p = .000 lo que significa que se encontró diferencias significativas entre las variables estudiadas y los trastornos de la conducta alimentaria.

La primera pregunta de investigación pretendió explorar la prevalencia de los trastornos de la conducta alimentaria en la muestra de estudiantes universitarios de una institución privada del área oeste de Puerto Rico. Los resultados obtenidos después de aplicar la escala para el diagnóstico de trastornos alimentarios en Puerto Rico encontraron que la prevalencia de trastornos de la conducta alimentaria en los estudiantes universitarios de la institución privada del área oeste de Puerto Rico fue de 6.1 por ciento. Este resultado refleja un aumento en la prevalencia de TCA, esto en comparación con la investigación realizada por Reyes (2010), la cual mostró que un 3.60 por ciento de los jóvenes universitarios en Puerto Rico poseen sintomatología correspondiente a anorexia nerviosa y un 4.90 por ciento presentan criterios para el diagnóstico de bulimia nerviosa. Por otra parte, la presente investigación reveló que un 36.1 por ciento de la muestra de estudiantes presentó criterios moderados para el diagnóstico de trastornos de la conducta alimentaria.

CORROBORACIÓN DE LAS HIPÓTESIS

Este resultado podría corresponder a diferentes factores entre los cuales se destacan:

PREVALENCIA Y CORROBORACIÓN X²

La primera hipótesis exploró si existe relación entre la edad y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios de una institución privada del área oeste de Puerto Rico. Los resultados demuestran que existe una relación baja y estadísticamente no significativa (r= ‾.035, p=.559 ≥ .05). Por tal razón, se acepta la hipótesis nula, la cual establece que no existe relación entre la edad y los trastornos de la conducta alimentaria de los jóvenes universitarios, a un nivel de signif-

38 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

1. Los ideales corporales que la sociedad ha formado en la juventud. 2. Las prácticas religiosas de la población entrevistada. A través del modelo teórico conceptual y de la revisión de literatura sobre las creencias religiosas de la población estudiada, se explica cómo los factores antes mencionados pueden influir en los resultados del estudio.


Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 39


La segunda pregunta de investigación buscó explorar la relación entre la edad y los trastornos de la conducta alimentaria en la muestra de estudiantes universitarios. Los resultados de la investigación y los hallazgos discutidos en la primera hipótesis en el capítulo anterior, establecen que no existe relación estadísticamente significativa entre la edad y los trastornos de la conducta alimentaria. La edad de los/as participantes del estudio osciló entre los 21 a 52 años y la media de la edad fue de 24. 5 años, por tal razón, los hallazgos sobre la edad son consistentes con la literatura revisada donde se tiende indicar que la anorexia y bulimia nerviosa son trastornos exclusivos de la adolescencia, de modo que el inicio posterior a los 22 años se considera de inicio tardío y es poco probable (Lindberg y Sailas, 2011). La tercera pregunta de investigación pretendió investigar si existe relación entre el género y los trastornos de la conducta alimentaria en la muestra de estudiantes universitarios. Según el análisis de los datos de la investigación y los hallazgos discutidos en la segunda hipótesis en el capítulo anterior, los resultados establecieron que existen relación estadísticamente significativa entre el género y los trastornos de la conducta alimentaria. De manera divergente a los resultados de esta investigación, la literatura revisada tiende indicar que las mujeres presentan trastornos de la conducta alimentaria en una proporción cuatro veces mayor al de los hombres (Rivas, Bersabé y Castro, 2001). La cuarta pregunta de investigación pretendió explorar si existe relación entre el estado civil y los trastornos de la conducta alimentaria en la muestra de estudiantes universitarios. Los resultados de la presente investigación establecen que no existe relación estadísticamente significativa entre el estado civil y los trastornos de la conducta alimentaria. Los hallazgos de este estudio son consistentes con la literatura revisada donde se tiende indicar que la prevalencia de anorexia nerviosa y bulimia nerviosa se presenta exclusivamente y con mayor frecuencia en las personas solteras y no en todos los estados civiles (Núñez et al. 2012). CONCLUSIONES DE LA INVESTIGACIÓN A través de la información obtenida luego de administrar la Escala para el Diagnostico de los Trastornos Alimentarios de Puerto Rico y el análisis de los datos se puede concluir que existe una prevalencia de trastornos de la conducta alimentaria de 6.1 por ciento en la muestra de estudiantes universitarios, lo cual es similar a lo reportado por la literatura a nivel nacional (Núñez, 2002). En adición, los resultados obtenidos de las variables estudiadas de esta investigación sugieren que no existe relación estadísticamente significativa por edad y estado civil. No obstante, si existe una relación estadísticamente significativa entre el género y los trastornos de la conducta alimentaria. Este último resul-

40 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

tado es divergente con lo expuesto en estudios como el de Murray (2009), el cual encontró que los hombres son significativamente menos propensos a experimentar trastornos de la conducta alimentaria. APORTACIONES Primeramente, el presente estudio realiza una contribución al área de la investigación y la literatura puertorriqueña. Al realizar la revisión de literatura se observó una marcada ausencia de investigaciones dedicadas a estudiar la prevalencia de trastornos de la conducta alimentaria en estudiantes universitarios de instituciones privadas de la Isla. Esta investigación provee información preliminar sobre la prevalencia de trastornos de la conducta alimentaria en jóvenes universitarios de Puerto Rico. De la misma manera, los resultados obtenidos se podrían utilizar como herramienta para psicoeducar a profesionales de la salud mental sobre el tema de los trastornos de la conducta alimentaria. La presente investigación aporta a la disciplina de la psicología clínica: ya que los resultados obtenidos permiten establecer el impacto de los trastornos de la conducta alimentaria tanto en la comunidad universitaria, así como en la salud mental de los puertorriqueños, provocando e incentivando el desarrollo de estudios, investigaciones e informes que beneficien a la comunidad científica en general. A la misma vez, los hallazgos de este estudio evidencian la relación existente entre el género y los trastornos de la conducta alimentaria en los jóvenes de la muestra. La investigación demostró que la diferencia de género no es un factor determinante en la prevalencia de anorexia y bulimia nerviosa, estos trastornos afectan y perturban la salud de hombres y mujeres por igual. Estos resultados son una aportación pertinente para el campo de la investigación en Puerto Rico, debido a que puede servir de inspiración para que futuros investigadores puedan crear un instrumento adecuado que mida los factores que contribuyen al surgimiento de trastornos de la conducta alimentaria por género. RECOMENDACIONES PARA FUTURAS INVESTIGACIONES 1. Para futuras investigaciones se recomienda que se evalúe la prevalencia de la anorexia nerviosa y bulimia nerviosa en una muestra representativa de estudiantes universitarios de la población puertorriqueña, en vez de realizarlo con un solo centro educativo como se efectuó en esta investigación. 2. Realizar investigaciones de trastornos de la conducta alimentaria con una muestra más amplia en edad y poblaciones más jóvenes para poder intervenir en edad temprana y prevenir efectivamente estas conductas perjudiciales para la salud. 3. Integrar estudios cualitativos con personas de


ambos géneros que presenten historial de trastornos de la conducta alimentaria, para que puedan aportar entorno a sus experiencias y la percepción de la sintomatología de los trastornos. 4. Desarrollar estudios donde se investigue como las prácticas o creencias religiosas pueden promover la etiología de los TCA. 5. Efectuar estudios similares en otros escenarios psicoterapéuticos más específicos y comparar los resultados con los de éste estudio. 6. Incluir otras variables de investigación que amplíen el marco de referencia, tales como: la autoestima y percepción de belleza. LIMITACIONES DE LA INVESTIGACIÓN Una de las limitaciones de la investigación fue la metodología utilizada para la recolección de la muestra. Esta fue seleccionada de forma probabilística por conveniencia, voluntariedad y disponibilidad. Se rechazó la participación de estudiantes universitarios menores de 21 años. Esto representa una limitación ya que la mayor prevalencia de trastornos de la conducta alimentaria se observa entre los 12 a 19 años de edad. Otra limitación fue que la revisión de literatura no llevó a identificar estudios en Puerto Rico con los cuales se pudiera establecer alguna comparación de tipo investigativo con las variables de edad y estado civil. De la misma manera, se considera como limitación en esta investigación, que la muestra seleccionada no haya sido representativa de la población puertorriqueña. Además del factor presente relacionado al tiempo limitado empleado durante la administración de los instrumentos. REFERENCIAS American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders: Text revision. (5th Ed.). Washington, DC: Author.

Marcos, Y. Q., Terol M. C. y Marzo J. C. (2009). Representación de la Enfermedad, Afrontamiento y Ajuste en los Trastornos Alimentarios. Clínica y Salud, 20(2), 159-175. Nasser, M. (1993). A Prescription of Vomiting: Historical Footnotes. International Journal of Eating Disorders, 1(1), 129-131. Piedras, E. (2012). La Experiencia Subjetiva del Cuerpo con Sobrepeso. Sociológica, 27 (75), 125-155. Ritzer, E. (2000). Teoría Sociológica Moderna. Argentina: Mc Graw-Hill. Rodríguez J. y Mesa, P. (2011). Manual de Psicopatología Clínica. Madrid. Ediciones Pirámide. Vanderlinden, J. (2008). Why Does Cognitive Behavioural Therapy Remain Unsuccessful for Many Eating Disorder Patients? European Eating Disorders Review, 16(1), 329-333. Wade, T. D., Keski-Rahkonen, A. y Hudson, J. I. (2011) Epidemiology of Eating Disorders, Textbook in Psychiatric Epidemiology, Third Edition.

El Dr. Roberto C. Morán Argueta

trabaja como Profesor del Programa de Psicología en la Universidad Adventista de las Antillas en Mayagüez Puerto Rico. Actualmente está cursando un segundo doctorado Ed. D. en Educación en Liderazgo e Instrucción en la Educación a Distancia en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto de Ponce. Obtuvo una BA en Teología Bíblica Pastoral de la UAA. Ha laborado como maestro de Biblia e Historia en la Academia Adventista Dr. Dennis Soto de Ponce. A la misma vez, ha trabajado como manejador de casos y terapeuta en el Centro de Ayuda Psicológica y Servicios Integrales de Ponce. Le entusiasma la investigación, el estudio de las psicopatologías y como la psicología interactúa con la religión.

Bahamón, M. (2012). Bulimia y Estrategias de Afrontamiento en Adolescentes Escolarizadas de la Ciudad de Pereira, Colombia. Psicología desde el Caribe, 29 (1), 105-122. Blowers, L. C., Loxton, N. J., Grady, M., Occhipinti, S. y Dawe, S. (2003). The Relationship Between Sociocultural Pressure to be Thin and Body Dissatisfaction in Preadolescent Girls. Eating Disorders, 4(3), 229-244. Garaigordobil, M. (1998). Bases Teórico-Metodológicas, Situación Actual y Directrices de Futuro. Salamanca: Editorial Amarú. Hernández Sampieri, R.; Fernández Collado, C. y Baptista, Lucio, P. (2010). Metodología de la Investigación. (4ta ed.). México: Mc Graw-Hill. Klump, K., Burt, S., Spanos, A., McGue, M., Iacono, W. y Wade, T. (2010). Age Differences in Genetic and Environmental Influences on Weight and Shape Concerns. Int J Eat Disorder, 43 (8), 679-88. Tomo 3: Octubre de 2016 VESTIGIUM UAA | 41


Publicación auspiciada por el Dr. Benjamín Pérez Soto 42 | VESTIGIUM UAA Tomo 3: Octubre de 2016

Vestigium UAA Tomo 3  

Edición 3 de la revista de investigación académica de la Universidad Adventista de las Antillas.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you