Issuu on Google+

El hombre que dormia Del amor verdadero. Has sentido alguna vez que el azar se obceca en presentarte a alguiĂŠn sin que seas capaz de descubrir el motivo?, algunas personas lo llaman amor KĂĄrmico, yo lo llamo amor verdadero.Dedico este poemari al hombre que me provocĂł escribirlo. Sandra D.Roig.


L’EREMITA

1

Sandra D.Roig

Epístola imaginaria a alguien que no me leera.

Esta noche he decidido lanzar la piedra atada a la cuerda en la profundidad de mi foso, para saber hasta que profundidad se han visto afectados los daños de usted en mi. Esta sera otra misiva ininteligible des del silencio al que me infrinjo, seguramente si vos fueráis capaz de reunir el valor necesario, exactamente el mismo que yo reuno para escribirlo, alomejor pensaria que mientras cae la arena de nuestro tiempo, no sé hacer otra cosa que girar en circulos como un halcón, i nada me doleria tanto como esta percepción. Si como mínimo puediera explicar que todo ha sido fortuito y que todo lo que me confunde es precisamente el momento en que vos habeis entrado n mi via, y yo en la suya y no paro de preguntarme cual es el motivo y el porqué del encuentro, ese constante devaneo de casualidades, de vernos en los lugares más inhóspitos y comunes sin entender el propósito, alomejor de esta manera no me condenaria el pensamiento, y me seria más fàcil liberarlo de la mente de una forma más liviana.No querria que pensara que no he tenido escrúpulos y he sido tan avara de romperle la vida con apariciones estelares.Des de aquel accidente y los fotogramas de vida pasando ante tus ojos que me enamoré de la alegria por la vida, la alegria de ser y estar en el momento en el que suena la música por haber recibido una segunda oportunidad. Si alomejor un dia le apetece reirse de todo esto, de la misma manera que lo han hecho los señores de los destinos y los Dioses, tratándonos como marionetas, avíseme por favor.Se me ocurre un monólogo que no tiene pérdida.El resto supongo que lo intuye, una vida miserable exaltada pro la letra y por algunos momentos que reconfortan la agonia de saber si su momento en el tiempo es literalmente como el mio. Mientras tanto, reciba mis condolencias des de lo más profundo del alma. Sandra D.Roig.


L’EREMITA Sea Teseo que yo, seré Ariadna.

Un velo de agua desvela el incontrolado giro de la profecia. ¿Cómo podia la sacerdotisa sollar los atàvicos muros del asceta con esas débiles manos?. El Hermitaño que la delirava en trance por una fiebre oscura y ella callada y muda velando a los pies de la cama, cada temblor. Que alta y firme Se alza la horca de la negativa. La misión de la sacerdotisa es rezarle siempre a su Diós.

2

Sandra D.Roig


L’EREMITA Prescrita la cúpula del cielo.

Un profundo oscuro falto de claro de luna. De la nostálgia prisionera Solitária Por pionera, nómada.

La intuición se hizo espuma Fundida en el pretérito.

3

Sandra D.Roig


L’EREMITA

PREGÁRIA Proclamad la evasión de la amargura. Redimid el rencor del absuelto. Lloradme luz de luna. Venga a mi, La constáncia de giro de la bailarina De la cajita de música, harmonia de la peregrinación, paciéncia y consagradme con la corono exquisita del perdón.

4

Sandra D.Roig


L’EREMITA Para el sabio del silencio.

Beberemos el deseo de no podernos, Erranntes en un horizonte pasado, Ébrios de imposibilidades, Y llevaremos la miorada del estanque invisible a la percussión del corazón nos huiremos el uno del otro mientras ahogamos suspiros invertidos con el vértigo de retarnos a duelo.

5

Sandra D.Roig


L’EREMITA Reminiscéncia En la reminiscéncia fulgura el amor fundido. Instante líquido Cristalizado en la memória. Luciérnagas reptando En la ceniza de un pretendido olvido.

6

Sandra D.Roig


L’EREMITA

Esta noche

Se eleva un viento obsceno de orquesta: se aferra la ropa tendida de Ăşltimo intento. se manifiestan persianas, antenas oscilando son la garganta del tenor.

Es un viento adverso, convierte el corage, en abatimiento en lugar de alzarte de impulso.

7

Sandra D.Roig


L’EREMITA Alud El alud desprendiéndose en el foso del pecho. Mudos, los salmos de los Dioses dentro de una válvula calcária.

Sedienta de historias Permanece seco el estanque del sueño Se desvaneció el atrevimiento soy de nuevo, un óvulo desganado por nacer.

8

Sandra D.Roig


L’EREMITA Providencia

A la providencia le pido el vértice de los caminos nuestros por más que nos separen los ángulos. La caida abrupta del velo del sueño el segundo tren del idilio la estación donde el perfume es perenne. El orígen de todo amor en mis manos.

9

Sandra D.Roig


L’EREMITA Desangrarse

Desangrarse por lo lavios Con las llagas húmedas apretando el rictus. La atávica frenesia de girar consciente de un vértigo enfermizo. Se descolgó una estrella y me me dejo ciega el eclipse.

10

Sandra D.Roig


L’EREMITA

11

Sandra D.Roig Dedicado a Susanna Burgos

Empapadas de luna deshacíamos los caminos cosidos, descosiamos secretos y pensamientos. He vuelto al cruze donde se abrian todos los caminos y divergian las intenciones coronárias de las emntales. No he encontrado el saquito que contenia el papel con un compendio de deseos caligráficos escritos, he pensado que finalmente se havia rendido y desprendido de la ramita que lo sotenía para deshacerse. Y ahora se nos impone una noche estrellada que me ha desatado una hilaridad prácticamente infantil. Nunca dispondré de tanto léxico para agradecer a la naturaleza este estado de invencible con tan sólo un paseo por el bosque.


L’EREMITA

12

En la isla de los intentos

Caen aludes de impoténcia te inyectan la miel los insectos, sorbes del amargo elixir del espejismo pero si alcanzas el apex dormiran auroras a tus pies. El precio de la danza en la tormenta es un baño inaudito de mareas y vencer la inclemència de todos los caminos.

Sandra D.Roig


L’EREMITA El poso.

Nos acabaríamos la vital emoción de sabernos a pesar del plomo si finalmente sucumbieras débil al embrujo de poseerte.

13

Sandra D.Roig


L’EREMITA Oráculos. Estos oráculos por ojos sólo musitan verdades. Guardare sonrisas, callaré inprovisaciones mientras los señores del destino se adaptan a la conveniencia guardaré secreta la tristeza transitando los mismos caminos a destiempo.

14

Sandra D.Roig


L’EREMITA

15

Soledades

Del trajín de soledades inasumibles Qué sabrán las fúrias Del hombre que dormía… de chispas estallando en unos ojos de abismo, Del instante que se prolonga. La búsqueda hasta allí donde alcanzan las pupilas ¿qué sabrán las fúrias de la proyección en el otro y de la cálida luz ténue que sostengo para ti entre mis manos?.

Sandra D.Roig


L’EREMITA Profáname Si me profanaras más allá de una mirada fortuita o intencionada descifrarias el abandono de este claustro. Por la mirilla de estas dos gotas de miel Soplaria el viento obsceno que soy y la puerta sepultada en el polvo y la ceniza se abriria de par en par a nuestro mundo.

16

Sandra D.Roig


L’EREMITA Inapetencia

Calmaré la inapetencia Con una gota de vino, subiré un escalón al cielo imaginaré que soy tu incontenible anhelo esperaré paciente de independencia que me retires el flequillo que me impide mirarte por dentro.

17

Sandra D.Roig


L’EREMITA Ergonomia

Del alcohólico, la soledad de la enfermedad, el decaimiento con que inocencia invertimos el tiempo!

Desconocia la ergonomia de acercar las mejillas a la medida exacta del descubrimiento el impulso; un abrazo a medias parco de un brazo la felicidad visible condimentada con un estallido de risas por colofón.

18

Sandra D.Roig


L’EREMITA

19

Si no tienes ojos

Si no tienes ojos, ¿con qué miraras el mundo? si no soportas la penumbra de la vela y el espejo es un reto temible. Como dejarás de esconderte entre vapores Y brumas de espuma efervescentes. Si no tienes ojos, ¿con qué mirarás el mundo?.

Sandra D.Roig


L’EREMITA

20

Sandra D.Roig

Alejarse de la intención primera consciente de que no te es propícia, y llegar a el estado de análisis de la situación permitiendo que el agua del tiempo se cuele entre las manos. Pedirle a los profetes que se abstengan de situaciones capciosas y se dediquen a trabajar para resolver la situación de estanque, y no en partirme en momentos de història romàntica que solo apagan mi luz. Permitir que el cerebro active los P300 en la dirección coirrecta, recuperar la ilusión en la justa medida para mi avanze, y dejar por una vez de mirar el suelo, que no soy bajo ningún concepto una inmundícia. Recuperar la luz desde la calma y no desde el nérvio intenso que me sacude a cada momento. Punto por punto, y paso a paso, hasta ser la que fui antes de la destroza emocional en todos los ámbitos.


L’EREMITA

21

Sandra D.Roig

EPÍLOGO Todo sería más efímero, sinó fuera por la barca deambulando en un mar infinito y verde al que nunca llego por más que nado. Serias en mi mentes prescinfible, y habria eliminado cada pensamiento y verso. Sinó te presintiera la escorza donde brotar, y si tu no fueras ese roble que percibo una compañía emocional y de un cómodo silencio más allà del tiempo, y de las palabras y la extraña seguridad de sentirte la presencia sin habernos visto jamás. Si todo seria más senzillo, cerrar los ojos y alojarte en el fondo del fondo del sueño, sin rendir homenages a palabras o a momentos tan simples, a los que diria que mi mi mente de poeta ha atribuido un mérito que ni les correspondria. Si no fuera por la barca bordeando la costa de esa isla verde, verdísima que nos delata profundamente solos, alomejor la tela de araña dejaria de atraparme y seria libre. Saberte roble y reconocerte entre una multitud como el fin de todos mis caminos, y al hombre que siempre escribi sin saber que se me haria real.


L’EREMITA

A Alejarse ........................................................... 20 Alud .................................................................. 8 D Dedicado a Susanna Burgos ........................... 11 Desangrarse ................................................... 10 E El poso. ........................................................... 13 En la isla de los intentos ................................ 12 EPÍLOGO ......................................................... 21 Epístola imaginaria a alguien que no me leera. ....................... 1 Ergonomia ...................................................... 18 Esta noche ........................................................ 7 I Inapetencia .................................................... 17

22

Sandra D.Roig

O Oráculos. ......................................................... 14 P Para el sabio del silencio. ................................. 5 PREGÁRIA ......................................................... 4 Prescrita la cúpula del cielo. ............................ 3 Prescrita la volta celeste. ................................. 3 Profáname ...................................................... 16 Providencia ....................................................... 9 R Reminiscéncia ................................................... 6 S Sea Teseo que yo, seré Ariadna ....................... 2 Si no tienes ojos.............................................. 19 Soledades........................................................ 15


El hombre que dormia