Page 2

expresión. Estas son las diversas ocurrencias que se generan a partir de un tipo ya existente. Arbitrariedad del signo Para entender esta nueva concepción de signo, hay entender que Hjelmslev se apoya en el principio de arbitrariedad del signo. Este principio establece justamente que no hay relación estable y fija entre un referente y su significado. Por ejemplo, Eco se apoya en Hjelmslev para indicar que hay signos cuyo referente no existe o que para significar no es necesario que estemos frente al referente. Imaginemos un unicornio. Todos podemos imaginarlo aunque nunca hayan existido, o los anillos de Saturno, que todos conocemos y damos por hecho que existen, pero que nunca hemos visto (y lo que es más triste es que tal vez nunca los veremos). Así, Hjelmslev sostiene que la forma lingüística es independiente de la sustancia mediante la cual se manifiesta, y que la forma sólo puede ser reconocida y definida por medio de la abstracción de la sustancia, situándonos en el terreno de la función. Conclusión Para concluir, citemos nuevamente a Hjelmslev: "Por muy paradójico que pueda parecer, el signo es al mismo tiempo signo de sustancia de contenido y signo de una sustancia de la expresión. Es solamente en este sentido que podemos decir que un signo es signo de otra cosa (…) El signo tiene dos direcciones, al "exterior" hacia la sustancia de la expresión, y al "interior" hacia la sustancia del contenido." [Hjelmslev, 1971:76]. Referencias: Hjelmslev, L. (1971). Prolégomènes à une théorie du langage. Paris: Minuit. Eco, U. (1988). Le signe. Brusleas: Labor. Documento recuperado el 3 de Octubre de 2007, en: http://hipercomunicacion.com/pubs/hjelmslev-signo.html

Lecturas  

Lecturas, Semiotica

Lecturas  

Lecturas, Semiotica