Issuu on Google+

Soy Gina y así empecé de puta (PARTE 2) Recuerdo que desde mi trozo de sofá me arrastré por encima de ellos hasta quedar repartida sobre sus faldas. Aún no les había dado tiempo de reaccionar, hipnotizados por el televisor, que yo ya me había tumbado boca arriba, con medio cuerpo (de cintura para abajo) sobre Luís y el resto sobre los otros dos, que todavía jugaban. Entonces a Javi y Juanma les quité las manos de los mandos y se las puse en mis pechos. Yo estaba súper excitada y ellos me miraban como si no entendieran nada. Entonces bajé al suelo y me puse de cuatro patas, como si les suplicara. “Me aburro, ¿jugamos?¿o tendremos que avisar a las putas de Terrasa?”.

De rodillas me quité frente a ellos la camiseta y les dejé observar mis pezones endurecidos sobresalir por encima del sujetador. Luego me levanté y suavemente me desabroché todo lo que llevaba hasta quedarme sólo con el tanguita negro que yo me había puesto para la playa. Y puse los brazos en jarras y repetí “¿jugamos?”. Vi en sus ojos que ya no se acordaban de la pantalla y que tampoco llamarían a las putas de Terrassa, todo lo que les pasara por la cabeza


en ese momento se lo podría ofrecer yo y yo me moría de ganas. No hizo falta esperar mucho para que todos se levantaran. Estaban a mi alrededor y Juanma tímidamente me acariciaba. Luís desde detrás fue el primero en comprobar lo húmeda que yo estaba, pues introdujo su mano por delante de mi tanga. Yo me lo quité y me tumbé en el sofá, de nuevo provocándoles, y les dejé a todos que me tocarán.

Y allí empezó lo que yo no quiero que nunca acabe: pollitas para mí y yo para todas las pollitas. Hice de todo con ellos y ellos quedaron saciados pero yo aún quería más. Cuando ya estaban todos sentados de nuevo en el sofá, agotados, les dejé ver cómo me masturbaba, tendida en el suelo y desmelenada. Entonces fue Luís me dijo “Gina, eres mejor que las escorts de Terrassa”, a lo que yo respondí “soy LA escort de Terrassa”. Y desde entonces no me he vuelto a aburrir.


Soy Gina y así empecé de puta (PARTE 2)