Page 1

Autora: Ver贸nica Derderian | Ilustraciones: Jonathan A. Cavalli


ULISES VA A TENER UN HERMANITO

La mamá de Ulises día a día tenía la panza más grande. Al principio parecía un globito, después un globo grande, y ahora parece una piñata a punto de explotar. Además camina muy despacito y cuando sale para en todas las esquinas porque dice que el bebe que tiene adentro le da patadas. Come tomate todo el día, mira películas para llorar y todos le tocan la panza con cara de pescado enamorado. Lo peor del caso es que en todas partes dicen lo mismo: -¿Ulises, estas contento que vas a tener un hermanito? Ulises todavía no sabe. Lo que sí sabe es que desde que empezó a crecer la panza de su mamá todos están muy raros.

Le compran juguetes, le pellizcan las mejillas, le dan golosinas todos los días, y cada vez que no quiere comer pescado, le acarician el flequillo y le dicen: _¿Querés que te prepare papas fritas?_ Así fue como un día apareció el papá de Ulises en la casa con tres tachos grandes llenos de pintura y todos aplaudieron emocionados. Fabricaron gorros de papel de diario, le dieron un rodillito a Ulises y vaciaron todo el cuarto. _¿Adónde llevan mis juguetes? _ preguntó Ulises desconcertado. Los ponemos todos en esta cajita , los vamos a limpiar , a reparar y después van a parecer como nuevos _¡Vas a ver que lindos van a quedar! _ le contestó el papá con voz de maestra de jardín de sala de chiquitos. En pocos minutos el cuarto de Ulises quedo vacío. El papá, el abuelo y Ulises pintaron todo la habitación con la pintura blanca. Y las puertas ...y las cerraduras... y la ventana y el piso y también la bola de papel que cubre la lamparita. Cuando la mamá de Ulises fue a ver como había quedado casi se desmaya del desastre que habían hecho, pero en vez de enojarse como siempre se apareció con un montón de trapos, productos de limpieza y con la abuela. _¡A limpiaaaaar!_canturreó alegremente. Eso sí que era mas que raro, pero bueno todos ayudaron un poquito y despues tuvieron que ir a comer hamburguesas al balcón porque no se podía estar del olor a pintura y a limpieza general que había en la casa. _¡Esta noche Ulises va a dormir en la cama grande con mamá y papá!_ declaró la mamá mientras llenaba de mayonesa la hamburguesa. Ulises ya estaba empezando a preocuparse, hacia años que lloraba por dormir en la cama grande y siempre lo llevaban a su cuna y se quedaban sin dormir inventando cosas para que desistiera de la idea. En ese momento llegó la madrina tocando seis timbres y dando palmadas. _¡Mirá todos los que conseguí!_ dijo la madrina. Y empezó a sacar de su cartera muchos chupetes; unos redonditos, otros aplanados, con dibujitos, blanditos, más grandes, más chiquitos, pero eso sí, ¡¡todos rosas!!! _¡Si yo ya no uso chupete!- pensó Ulises.


Todos miraban los chupetes y estudiaban sus formas, los tocaban, los chupaban, los pesaban, los estiraban y después.....¡¡¡¡suspiraban!!!! Ulises creyó que lo mejor sería ponerse a jugar con su masa y se sentó en la alfombra que vaya uno a saber por que estaba en la puerta del baño. Preparó comiditas, un tren, un barco y un muñeco con ¡súper-poderes! _¡Vayan a ver lo que hizo Ulises!- dijo el abuelo medio sonriente, medio preocupado. _¡Por fin se acordaron de suspirar por mi!_pensó Ulises Y entonces al levantar su vista vio; a su madrina agarrandose la cabeza, a su mamá casi desmayada, a su papá tratando de sostenerla, a su abuela con todo el set de limpieza general en la mano y a su abuelo,¡ con toda la nariz colorada de tanto rascarse! _¡Pobrecito, no lo reten!_ gritó la abuela. Y ahí nomás levantaron todo y se pusieron cola para arriba a limpiar la alfombra con cepillos de dientes. -Pero si siempre juego en mi alfombra con la masa dijo Ulises

Pero estaban tan concentrados que nadie lo escuchó. Y entonces aprovechó que estaban tan ocupados para ir a la cocina a comer vainillas. En la cocina encontró un regalo y aunque le pareció un poco extraño decidió abrirlo. Era un saquito. Rápidamente se lo probó para ver como le quedaba..Hizo tanto esfuerzo para poder ponérselo que finalmente se descosió. _¡Me parece que se equivocaron el talle!-dijo Ulises apareciendo en la puerta del baño Todos, que estaban cola para arriba, quedaron cola para abajo y los cepillos de dientes se cayeron todos juntos de las manos volviendo a manchar la alfombra. Pero esta fue la primera y única vez que por romper un regalo en vez de retarlo dijeron todos juntos: _¡Pobrecito, le vamos a comprar un saquito a Ulises!_ y por supuesto, suspiraron. Ulises a esta altura ya estaba preocupadísimo. Prendieron la tele y en vez de poner la película del Rey León como siempre pusieron una que se veía una gran mancha gris mas claro y más oscuro y lo peor no era que todos lo miraban embobados ,lo peor era que cada dos minutos le decían: _¿Lo querés al hermanito?_ ¿¿¿¡¡¡¡Cómo podría querer a esa mancha en el televisor!!!!??? Después de cenar con los abuelos y la madrina apareció el papá de Ulises con un cuaderno y dijo con voz de maestra de jardín de nenes chiquitos: _Ulises mi amor, vas a pasar un fin de semana en la casa de los abuelos y en este cuadernito vamos a anotar todo lo que te gustaría hacer_


Era tal la sorpresa de Ulises que no se le ocurrió nada así que entre todos armaron su lista, incluyeron; papas fritas, películas, figuritas, el álbum, un paseo al zoo con el tío Pablo,y hasta ¡¡una pelota de cuero nueva!! Por suerte se hizo de noche y se fueron las visitas y llego el mejor momento para Ulises:¡¡ Dormir en la cama grande!! ¡Cuánto tiempo deseando ese momento! Esa noche Ulises durmió como un rey. A la mañana siguiente su papá lo despertó con el desayuno y lo llenaron de besos, abrazos, y por supuesto....¡suspiros! Ulises feliz fue a saludar al oso que estaba en su cuarto, pero su felicidad no duro mucho. Al entrar no solo no estaba su oso sino que habían puesto unas sabanitas con puntillas, una almohadita con volados, un muñequito que dabas vueltas por el aire y ¡¡¡la habían pintado de color rosa!!! _¿Dónde está mi oso, que pasó con mi cuna?_ lloraba y gritaba Ulises mientras sus papas trataban de levantar las vainillas del suelo que había tirado. Ustedes son muy malos y yo no quiero ningún hermanito¡¡Todavía no llegó y ya me pintó la cuna de rosa, me escondió los juguetes, no me deja jugar en la alfombra y quiere que me vaya a vivir a la casa de los abuelos a cambio de unas papas fritas!! Su mamá y su papá se miraron sorprendidos. En realidad con el apuro y la alegría de los preparativos no se habían dado cuenta de lo que decía Ulises. Cuando salieron de su sorpresa, le secaron los mocos a Ulises y esta vez sin suspiros le dijeron: _Lo que pasa es que tu hermanito, que es una nena ya esta por nacer, entonces tenemos que preparar la casa para poder recibirla y también un lugar para que duerma y ropita para no tenga frío. Tus cosas ya van a volver a estar en su lugar, pero también hay que hacer lugar para las cosas de ella. _Y para que veas que también pensamos en vos, te compramos una cama nueva con un acolchado que tiene una pista de autos-agregó el papá Ulises corrió hasta el living para ver su cama nueva ,¡¡era fantástica!!!Ahora si pudo comprender lo que pasaba ... Cuando volvió de la casa de los abuelos ya estaba su hermanita en casa, la habitación estaba muy linda y sus juguetes de verdad habían quedado como nuevos.

Además ya no se sentía solo por las noches y su hermanita cada vez que él se acercaba le sonreía. ¡¡Cuantos líos podrían hacer juntos cuando creciera!!!! Al final había sido una muy buena idea esto de tener una hermanita, y aunque era muy chiquita Ulises ya sabía...¡¡¡ que se iban a querer un montón!!! Y con este final amoroso termina este cuentoso.


Autora: Ver贸nica Derderian Ilustraciones: Jonathan A. Cavalli

Cuento: Ulises va a tener un hermanito  

Edad sugerida: Inicial-primer ciclo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you