Page 1

ISMAEL Vargas en el imperio de la multiplicaci贸n


2


1


ISMAEL Vargas en el imperio de la multiplicaci贸n


GOBIERNO DEL ESTADO DE TAMAULIPAS Egidio Torre Cantú

Gobernador del Estado Libre y Soberano de Tamaulipas

Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes Libertad García Cabriales Directora General

PORTADA El Cielo / óleo sobre lino / 120 x 150 cms. / 2014 EDICIÓN E IMPRESIÓN Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes Hecho e impreso en México ISBN Obra Independiente: 978-607-8222-71-1 Primera edición, 2014 D. R. © 2014, Gobierno del Estado de Tamaulipas Se prohíbe la reproducción, el registro o la transmisión parcial o total de esta obra por cualquier sistema de recuperación de información, existente o por existir, sin el permiso previo por escrito del titular de los derechos correspondientes.

CURADOR Ricardo Duarte Méndez MUSEÓGRAFO Fernando Guerrero Flores


El gobierno de Tamaulipas reconoce a las artes visuales como prácticas de alto impacto social que hacen suya la diversidad, la coincidencia, la armonía y la transformación para el desarrollo integral de las comunidades y sus ciudadanos. Nuestro país se ha definido en gran parte gracias a la tradición de larga data de las artes visuales; vehículo para la formación, la identidad y la memoria de los mexicanos, el arte es también motivo para el orgullo en nuestra entidad. En ese contexto, los tamaulipecos nos sentimos muy honrados de recibir la obra de uno de los grandes artistas plásticos de México: Ismael Vargas. Nacido en el hermano estado de Jalisco, el maestro Vargas llega a nuestra tierra para afirmar con sus creaciones nuestra identidad de mexicanos, al tiempo que nos invita con sus propuestas de vanguardia artística a celebrar la diversidad, manifestada en cada una de sus imágenes. Reconocido por la crítica y admirado por los grandes públicos, Ismael Vargas se suma al proceso cultural de Tamaulipas a través de vitales expresiones que favorecen la contemplación, el encuentro y el diálogo. Una exposición que reafirma su gran talento y nos muestra especialmente su enorme compromiso social y su indeclinable amor a México. Bienvenido Ismael Vargas en el imperio de la multiplicación. Gracias por permitirnos acceder a su creación, ejemplo del siempre vital universo de las artes en nuestra nación. Hacemos votos porque los tamaulipecos se reconozcan en el espejo infinito de esta exposición que es una acción más para construir el Tamaulipas fuerte para todos.

Egidio Torre Cantú Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Tamaulipas

7


Ismael Vargas y su incesante acto de amor. Conocí a Ismael Vargas hace muy poco tiempo, pero bastó una conversación para sentirlo como amigo entrañable. Llegué a su casa en Guadalajara una mañana de fresco diciembre y en su universo personal reconocí al artista, cuyas obras me habían seducido tiempo atrás y por fortuna descubrí también al hombre generoso, al ser humano excepcional. Todo en casa de Ismael Vargas parece estar alineado con la armonía. Un hogar habitado por el arte, un espacio pleno de aromas, de magia y calidez: los cuadros, la artesanía, los colores, las orquídeas. Todo invita al diálogo, al asombro, al encuentro. Sentarse a su mesa es otra cosa. Sentarse a su mesa es una experiencia completa. Así la llevo intacta en mi memoria. Así aprecio todavía el sabor del desayuno, la conversación acerca del arte y de la vida, así siento la presencia de todos los comensales, incluida Judith Gutiérrez, la esposa fallecida hace más de diez años, pero viva en el corazón de Ismael Vargas. Habíamos llegado para invitarlo a Tamaulipas, para hablarle de Tamaulipas, de nuestros mares y nuestros desiertos, de nuestra luz y nuestros claroscuros, de nuestro deseo de tener su obra en nuestra tierra. Tal vez por su amor a la entera “suave patria” o por su ser de creador tan sensible, es que nos conectamos inmediatamente. En esa mesa poblada de detalles, entre los aromas del café recién hecho y las explicaciones acerca del pan blanco tapatío, Ismael Vargas aceptó venir a esta “altiva y heroica” para mostrarnos el fascinante universo de su obra. Hoy Ismael Vargas está por primera vez en Tamaulipas en una exposición que abre infinitas posibilidades de diálogo. Con sus lenguajes llenos de color y las seductoras texturas que lo identifican, el artista jalisciense conversa y nos invita a conversar . “Todo es mirar y dejarse mirar” apuntaba el enorme Octavio Paz, quien además creía que el diálogo entre la obra y el observador era directa, “sin intermediarios y sin palabras, como en el amor y en otros actos decisivos”. Sin palabras, o con muchas dentro, nos quedamos cuando accedemos al “encuentro silencioso” con los cuadros y las esculturas de un hombre que ha hecho de la creación un acto de amor. En sus lienzos se nos revela la pasión, el erotismo, el paraíso. Su edén particular que es México y sus muchas manifestaciones culturales. Un edén que no excluye, -como todo 9


edén que se respete- la rebeldía, el grito ante lo indeseable, la ironía. El México que retrata el maestro Vargas son muchos Méxicos, con sus ángeles y demonios, con lo extraordinario de su multidiversidad. Ismael Vargas ama a México y ese amor se hace rebozo, sombrero y jarros, flores y frutos que reflejan la abundancia en el mercado interior de sus infancias repetidas. Águila y sol en sus imágenes, que en medio de la presencia repetida de la muerte, apuestan siempre por la vida. Vitalismo que nos contagia y nos envuelve, pulsaciones que en cada pincelada, en cada trazo, nos ayudan a seguir viviendo y conviviendo, pese al global absurdo de todos los días. Tamaulipas recibe a Ismael Vargas, reconociendo en sus visiones, nuestros sueños. Nada de lo que expresa nos es ajeno porque conlleva la universalidad del arte, la esencia de lo mexicano, los claroscuros de la existencia. En sus característicos lienzos, en su escultura (que confiesa crear para descansar de la pintura grande), en cada objeto salido de sus manos, Ismael nos des-cubre la belleza, esa belleza que como bien decía Schiller, es capaz de producir escalofrío, de detenernos en medio de este “mundo líquido” y sus velocidades insospechadas. Lector incansable, devoto del arte que confiesa querer ser recordado como un “descubridor de la belleza”, Vargas llena nuestra mirada con su arte pleno también de fundamentos comunitarios. Los “montones” de figuras tan nuestras nos hablan de ese ser común, de ese deseo de ser todos en uno. Cúmulos que representan la unión de lo diverso, al tiempo que multiplican lo distinto, lo que parece único. Así, con la esencia del “espíritu colectivo”, las obras del maestro Vargas, nos invitan a la tan necesaria fraternidad. En nombre del Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes, agradezco profundamente al maestro Vargas quien favoreció con sus empeños y generosidad, la exposición de su maravillosa obra. Gracias también al curador Ricardo Duarte, a los coleccionistas de la obra reunida y a todos los que hicieron posible que esta exposición nos llene con su luz en Tamaulipas. Una muestra que es también reflejo de una política cultural incluyente y dinámica, un quehacer que a través del arte, busca construir esperanza en el Tamaulipas que todos queremos. El Gobierno de Tamaulipas expone hoy con orgullo Ismael Vargas en el imperio de la multiplicación, una exposición que reafirma al artista jalisciense como uno de los grandes de nuestro país. Esperamos que la 10


disfruten, que todos los tamaulipecos descubran en los incesantes lenguajes de la creación, los significados más profundos de nuestra vida en común.

Libertad García Cabriales Directora General del Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes

11


12


Ramillete / mรกrmol - flores del desierto / 173 x 59 x 63 cms. / 2012

13


F贸sil / caracoles - c谩ntaros de acero / 215 x 61 x 61cms. / 2012

14


15


16


Hallazgo / mรกrmol - celulares / 89 x 120 x 28 cms. / 2013

17


Autorretrato / mรกrmol - resinas / 97 x 80 x 55 cms. / 2012


20


Preludio / f贸sil - vidrio - tezontle / 100 x 90 cms. de di谩metro / 2013

21


Tzompantli / madera - espuma de uretano - arena de rĂ­o / 150 x 130 x 25 cms. / 2012

22


23


ISMAEL Vargas en el imperio de la multiplicación La exposición de obra de Ismael Vargas que ahora nos ocupa da cuenta de los procesos de sensibilidad y creación de un autor visual, con más de medio siglo de carrera, alejado de los dimes y diretes del sofisticado mundo del arte contemporáneo; no obstante, es una muestra que compendia la evidencia estética de una trayectoria actual por derecho propio. Vargas ha desplegado el cúmulo seductor de su propuesta desde una posición signada por la autenticidad y el apasionamiento creativo. Las piezas exhibidas –pinturas y esculturas- son el resultado, tanto de un hondo recorrido de la mirada, como del logro de un artista-artesano ubicado en el lugar sin límites de una manera única de entender el objeto plástico. Ismael Vargas, creador incansable de objetos desbordantes de energía plástica, es un artista con un gran sentido del valor de la cultura. Desde los años de formación, el maestro se interesó en escudriñar (y en propiciar con su propia producción) los poderes que se revelan en nosotros durante la experiencia de la contemplación de un objeto de arte. En su obra se manifiestan los saberes estéticos de la artesanía y del vasto legado del arte popular, aunados a un profundo sentido de lo cotidiano visto a través de lo sagrado. Ismael Vargas es un experto en la combinación delirante de materiales, de ahí que cada pieza trabajada por el artista aparece, de entrada, en términos de consumación matérica. La historia social, el cuerpo simbólico, la arquitectura occidental, la naturaleza silvestre, los utensilios inmemoriales, son los temas aludidos por Ismael Vargas en el cuerpo de obra realizado. Cabe señalar, sin embargo, que en la visión del artista dichas temáticas nunca tienen el carácter de reflexiones pretenciosas o impostadas. Vargas se refiere a sus temas en un tono desenfadado y cargado de sentido. De hecho, puede afirmarse sin lugar a dudas que Ismael Vargas ha imbuido la apariencia de sus piezas con un manto de belleza producto de un efecto muy particular: el imperio de la acumulación de elementos. Este principio constructivo basado en la reiteración de módulos iconográficos, otorga al discurso del artista una vigencia indiscutible en el espíritu de la época del ámbito contemporáneo. La estética de la repetición, hay que decirlo, no es exclusiva del arte actual 25


o postvanguardista, vamos, ni siquiera de la producción de las Vanguardias Históricas de la primera mitad del siglo pasado. Es, digamos, un modelo creativo presente en la mentalidad de la especie humana desde tiempos remotos y a través de las diversas épocas culturales. Aunque tampoco debe olvidarse el hecho incontestable de que fue a partir de la era industrial avanzada y de la llamada época post-industrial (curso del siglo XIX y XX), cuando se hizo muy patente y especializada la lógica de la repetición obsesiva en las metodologías artísticas tardomodernas y recientes. Incluso se hizo evidente que el arte de los últimos cien años llevó el recurso de la repetición al estatus de una finalidad en sí. Por lo que respecta a la relevancia del uso que ha hecho Ismael Vargas del modelo de reiteración de elementos visuales, es posible que aquélla tenga que ver con el asunto de que la proliferación de motivos en Vargas es, simultáneamente, de tipo ancestral y de tipo contemporáneo: cada modo de acumulación y cada cosa que ha elegido el artista para ser representada en serie (esqueletos, vestuarios, rostros, texturas matéricas abstractas, ornamentos, cacharros de barro, etcétera), connotan lo mismo algo que se liga al pasado y algo que se encuentra en el presente. Digamos que Ismael Vargas es un practicante de la proliferación entendida como una tecnología de la imagen sin vinculación con, o carente de pertenencia a un tiempo cultural preciso. Y eso, es un logro de la mentalidad del artista. La curaduría de la exposición permite al público espectador descubrir inusitadas asociaciones en la producción de Ismael Vargas, quien se interesa de igual manera en proponer una escultura/monumento especular referida al desastre del 2001 en Nueva York, que en meditar a propósito de la relación oculta entre el eje de un esqueleto humano construido por él, y la identidad estructural de una columna corintia prefabricada. Asimismo, están presentes en la selección de obra las conocidas paráfrasis al tzompantli (muro de cráneos) prehispánico, las pinturas y objetos casi pattern and decoration con elementos neo-confesionales, y las piezas que juegan a hipertrofiar la anatomía del cuerpo con intervenciones de objetos relativos a la producción del arte. Ismael Vargas, artista con reconocimiento internacional y ampliamente coleccionado –sobre todo por acervos regiomontanos- forma parte ya de los tributarios contemporáneos de una tradición que se proyecta hasta 26


el escenario del arte de nuestros días. Ésta es una cuestión de suma importancia, toda vez que la testificación de una obra como la del artista tapatío-universal nos recuerda que vivimos en un mundo que requiere una crítica afirmativa del conocimiento del presente, que incluya una fascinación por las realizaciones del pasado. Ismael Vargas, amante de lo popular y cultivador del reciclaje estético, nos ha demostrado en el decurso de los años y en el conjunto de los artefactos que ha concebido, que lo maravilloso puede suceder mil veces en cualquier momento y en todo lugar.

Erik Castillo

páginas 28 y 29 páginas 30 y 31

Caballos / óleo sobre lino / 170 x 270 cms. / 2013

Ronda nocturna / óleo sobre lino / 260 x 400 cms. / 2012 27


28


29


30


31


32


M谩scaras elegantes / 贸leo sobre lino estofado / 160 x 260 cms. / 2008

33


Bodeg贸n / 贸leo sobre lino / 160 x 260 cms. / s/f

34


35


36


Folgorio de fiestas / óleo sobre lino / 160 x 260 cms. / s/f

páginas 38 y 39 Sombreros

blancos / óleo sobre lino / 260 cms. x 4 mts. de diametro / s/f

páginas 40 y 41 Revolución

en el Cielo / óleo sobre lino / 170 x 270 cms. / 2010 37


38


39


40


41


Virgen de Guadalupe formada con fragmentos de cer谩mica provenientes de Tlaquepaque, Jalisco. 贸leo sobre lino estofado / 160 x 260 cms. / 2008

42


43


44


Crucifixi贸n de Talavera 贸leo sobre lino / 180 x 120, 180 x 180 y 180 x 120 cms. Total 180 x 420 cms. / 2012 45


46


San Sebasti谩n / 贸leo sobre lino con flechas de madera / 140 x 170 cms. / 1993

p谩ginas 48 y 49 (detalle) Altar

de Talavera / 贸leo sobre lino / 170 x 140 cms. / 1992 47


48


49


Ismael Vargas “La pittura è una cosa mentale” Leonardo Da Vinci

Ismael Vargas resulta, desde su planeación, un homenaje al reconocido creador y un ejercicio de curaduría vinculado a las nuevas teorías y prácticas de las artes visuales. No necesariamente sujeta a los procesos contemporáneos, más bien a la lectura de un artista que utiliza procesos tradicionales (sentencia también en discusión) pero inmiscuido, con o sin intención, en las prácticas, mercados, difusiones y herramientas del circuito de las artes visuales actuales. ¿Cómo es la obra de Ismael Vargas desde el ojo actual? La exposición intenta más que crear una retrospectiva: reflexionar en torno a las nuevas posiciones, teorías, validaciones y procesos en torno a la obra pictórica, escultórica y en otros soportes de Ismael Vargas, uno de los artistas visuales contemporáneos más importantes de México. Debido a las transformaciones del arte, la polémica sobre la validación de un objeto como medio artístico se torna más y más compleja. En tiempos donde todo puede ser arte y todos somos artistas, parece ser el espacio físico lo que consolida la idea de lo que sí o lo que no es arte, independientemente de su soporte. Dentro de los muros de un museo, un objeto (por más cotidiano que parezca) será observado desde otra manera, y si ese objeto, además, forma parte de una colección, es nombrado por algún protagonista, agregado a una curaduría, museografía o simplemente expuesto, entonces se torna no sólo arte, también documento histórico. Así es como hoy, para muchos teóricos y críticos, la validación de un objeto como arte corre a cargo de los museos, colecciones, coleccionistas, curadores, críticos, galerías y galeristas, y ya no de su materia, objetivo, soporte o incluso maestría técnica (perfección) en y de la expresión, como antes ocurría con una pintura o una escultura (que se validaban casi automáticamente per se): “Un cambio en la colección del museo produce un cambio en nuestra percepción de la realidad misma, después de todo, la realidad puede ser definida en este contexto como una suma de todas las cosas que aún no han sido coleccionadas. Por tanto, la historia no puede entenderse como un proceso completamente autónomo que tiene lugar fuera de las paredes del 51


museo. Nuestra imagen de la realidad depende de nuestro conocimiento del museo” explica Boris Groys. En el marco de estas nuevas prácticas, los medios de expresión visual tradicionales tuvieron que cambiar. Es por esto que para muchos la pintura o la escultura ya no es (o ya no debe de ser) la misma. Las transformaciones teóricas del arte cambiaron no sólo la visión del arte, sino también su exhibición, venta y difusión, independientemente de la experiencia estética e intelectual del espectador. Hoy los protagonistas son los espacios (límites físicos que según algunos teóricos dividen la cotidianidad de la experiencia artística) y sus cuidadores, seleccionadores y coleccionistas. Ismael Vargas cuenta que la primera pintura que vendió fue adquirida por una coleccionista estadunidense en mil dólares, cuando apenas cumplía los veinte años. Autodidacta, aunque con estímulos y formación desde grandes maestros como Ramiro Torreblanca, el creador comenzó una carrera fundamentada en exhibición y la colección, proceso fundamentado en la idea de la independencia que su naturaleza autodidacta le permitía por cercanía pero también por distancia entre sus colegas artistas, museos, especialistas y críticos. Dueño de un estilo singular y exquisito, la creatividad del maestro Vargas parecía crecer junto a sus relaciones con el circuito del arte mediante sus compradores, admiradores, curadores, galeristas y otros acercamientos al “circuito” de exhibición, todos admiradores de un barroco y un amontonamiento delicado, colorido y detallado en sus mínimas pinceladas o dimensiones, que hoy se considera la firma del artista y que lo hacen, más allá de su confeso autoaprendizaje, un creador diferente, fuera de escuelas, categorías, movimientos, manifiestos y estilos del arte mexicano del siglo XX, aunque muchos pretendan “ajustar” las características o las “fechas” de su obra con otros creadores. Quizá por eso la dificultad al tratar de reunir su obra, dispersa en colecciones y museos en México y Estados Unidos, primordialmente. Ismael Vargas es un artista diferente. Su obra se vincula a lo mexicano, y en su contexto hace guiños irónicos y críticos. Es su representación de la identidad una repetición y un barroco, pero también habrá que ajustar bien la vista hacia el detalle que comprende parte de su conceptualización: la identidad como un juego que incluso podría rayar en lo profano, presente en obras donde utiliza la iconografía religiosa, los mecanismos discursivos 52


morales de nuestra cultura, e incluso el humor negro desde la raíces ideológicas mexicanas. Utiliza calaveras, vírgenes, telas, mantos, juguetes, arte popular o incluso imágenes y objetos prehispánicos para darles la vuelta, para descontextualizar al objeto mismo y contemplarlo desde un ángulo erótico, satírico, reflexivo y crítico. Para explicar más amenamente esta característica, cabría aquí una cita sobre el Pop Art que recae más que bien en la obra de Vargas: “El Pop Art reveló los mecanismos que generaban los deseos de una colectividad. Desenredó ese hilo artificioso y postizo, alevosamente preparado que producía las aspiraciones y las imágenes homogeneizadas anheladas por una comunidad, a esas ‘deformaciones’ de la conciencia, cuestionando así el significado de libertad, individualidad e igualdad en su sociedad” . El cambio de rol en la validación del arte, desde afuera hacia adentro, transformó la visión de la obra artística desde el espacio físico y el documento como herramienta de legitimación, convirtiendo estos elementos (coleccionista, curador, crítico, gestor y al espacio físico) en productores de roles sociales y culturales en los mercados y circuitos de las artes contemporáneas, no sólo son los jueces, también los benefactores y muchos sentidos, los productores del arte actual, mediante ellos se produce arte, sin ellos, la duda circula alrededor de un artista o una pieza. En 1972 Guillermo Sepúlveda fundó Galería Arte Actual en Monterrey y comenzó a reunir nuevos valores de las artes visuales en torno a los circuitos de compra-venta en México. Es de él el descubrimiento de artistas ahora tan reconocidos como Julio Galán o Enrique Guzmán, y es también de esta galería el “boom” de ventas en colecciones nacionales de Ismael Vargas, incluyéndolo en exposiciones, ferias y colectivas de arte contemporáneo, que ayudaron a su reconocimiento en medios y en la crítica e historia de las artes del país. Desde la plataforma de esta galería, la obra del maestro Vargas tuvo oportunidad de extenderse no sólo fuera de México (la mayoría de sus coleccionistas antes de Arte Actual eran extranjeros) sino también en destacados acervos locales, Claves para sus más de 40 exposiciones individuales en México, Panamá, Estados Unidos, Japón y España desde 1983, fecha de su primera individual en Galería Arte Actual. Al plantearse la curaduría de Ismael Vargas, se pretendía, debido a las características del conjunto de obra del artista, el difícil desafío de 53


reunir obra de fuera y dentro de México, como una especie de retrospectiva no sólo a través del ojo del curador o de lo más reconocido del estilo del maestro, sino crear un ejercicio de comunicación, un vínculo cercano entre la mirada del espectador y el valor de estas obras para el circuito, el grupo de protagonistas que lo validan. Durante el trabajo de curaduría descubrimos una ambivalencia en la obra de Ismael Vargas: por un lado sus espectadores se conectan con su obra a través de esas “repeticiones” y el amontonamiento de objetos e imágenes en un desorden sólo aparente pero perfectamente calculado; por su colorido que rememora los tonos y las pinceladas intensas del “Neomexicanismo”, mediante una imaginería netamente mexicana, surgida del arte popular, tradiciones y sus formas, colores e intensidades. Por otro lado, está la visión de sus coleccionistas, compradores, curadores, gestores, promotores y críticas, normalmente ligada al espíritu de la identidad mexicana: la obra de Ismael Vargas como un reflejo y un legado de lo nacional transformado en colores y dimensiones, pero siempre con un toque de humor y un guiño cínico, a la manera del Pop Art. Estas dos visiones, diferentes y complementarias, significan parte fundamental del guió curatorial de esta exposición, pero agregando, además, una disciplina no muy conocida del artista: la escultura. Es la escultura, el arte objeto e incluso atisbos de la instalación la parte menos vista o coleccionada del artista (quizá por caprichos del mercado o incluso por voluntad del artista), pero es también la parte que habla más sobre sus procesos. Es la escultura el reflejo más directo de la gran pasión por la experimentación y la vanguardia. Desde siempre la escultura ha estado presente en la obra de Ismael Vargas, y es en ella donde ha integrado su búsqueda constante de nuevos soportes, superficies, volúmenes, formas y temas. Es su escultura parte de su estilo, y no se deslinda completamente de su pintura, pero, y al mismo tiempo, describe en ella una parte técnica, teórica y discursiva que también hay que apreciar para entender su trabajo.

Ricardo Duarte Curador 54


56


Columna / fibra de vidrio / 115 x 33 x 33 cms. / 2012

57


San Sebastiรกn pinceles / fibra de vidrio - pinceles / 61 x 50 x 40 cms. / 2011

58


59


60


San Sebastiรกn Busto Vidrio / fibra de vidrio - vidrio pirex / 61 x 50 x 40 cms. / 2011

61


Multimaternidad / porcelana china - cerรกmica mexicana / 210 x 85 x 85 cms. / 2013

62


63


64


Corazón de maíz / maíz - resina / 110 x 70 x 50 cms. / 2013

65


Maternidad / porcelana - cerรกmica / 60 x 40 x 60 cms. / 2013

66


67


68


Victoria de Samotracia / laja cristal / 165 x 70 x 70 cms. / 2014

69


Flores del mal / mixta / 278 x 190 x 140 cms. / s/f

70


71


ISMAEL Vargas Nació en Guadalajara, Jalisco, en 1947. Abandonó sus estudios de secundaria y asistió como oyente a la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Guadalajara. Presentó su primera exposición en 1968 en una galería de la capital del país, y al año siguiente en el Patio de los Ángeles, en Guadalajara. En 1972 se instaló en Tepoztlán, Morelos, junto con su esposa, la también pintora Judith Gutiérrez. Trabajó un tiempo con Alberto Gironella y se relacionó con Pedro Coronel. Ha expuesto en diversas ciudades del país, así como en el extranjero. Actualmente reside en Guadalajara. 72


73


ISMAEL Vargas EXPOSICIONES INDIVIDUALES 1947

Pintor Autodidacta; Guadalajara, Jal., México.

1968

O.P.I.C.; México, D.F.

1969

Museo de Historia de Jalisco, Guadalajara, Jal., México.

1970

Galería Municipal de Jalisco, Guadalajara, Jal., México.

1971

Casa de la Cultura Jalisciense, Guadalajara, Jal., México.

1972

Galería Edward Munch, México, D.F., México.

1973

Casa de la Cultura Jalisciense, Guadalajara, Jal., México.

1974

Centro de Arte Moderno, Guadalajara, Jal., México. Galería Lepe, Puerto Vallarta, Jal., México.

1975

Polyforum Cultural Siqueiros, México, D.F., México. Casa del Lago, México, D.F.

1977

Galería Arvil, México, D.F.

1979

Museo Carrillo Gil, México, D.F.

1980

Promoción de las Artes; Monterrey, N.L., México.

1981

La Piedra del Sol, Galería Miró, Monterrey, N.L., México.

1983

Altares y Cúpulas, Galería Arte Actual Mexicano, Monterrey, N.L. Salinas Yacht Club, Guayaquil, Ecuador.

1984

Obsesiva Imagen, Museo Arqueológico del Banco del Pacífico, Ecuador.

1985

Galápagos Miméticos, Salinas Yacht Club, Salinas, Ecuador.

1986

Museo de Arte Moderno de la Cd. de Panamá, Panamá. Acumulaciones, Galería Madeleine Hollader, Guayaquil, Ecuador.

1988

Museo de Monterrey, Monterrey, N.L., México.

1991

Memories, Jansen-Perez Gallery, San Antonio, Texas, E.U.A. Galería de Arte Actual Mexicano, Monterrey, N.L., México.

1993

Ecos, Galería de Arte Actual Mexicano, Monterrey, N.L., México.

1998

Pasionario, Galería Arte Actual Mexicano, Monterrey, N.L., México.

2000

Obsesiva Pasión, Galería Vértice, Guadalajara Jal., México

74


EXPOSICIONES COLECTIVAS 1982

Pintores Contemporáneos de México, Security Pacific National Bank, Los Angeles, Cal., E.U.A.

1984

11 Artistas Mexicanos, Galería Arte Actual Mexicano, Monterrey, N.L.

1986

Museo de Arte Contemporáneo de Panamá, Panamá.

1989

Pintura Mexicana de Hoy: Tradición e Innovación, Centro Cultural Alfa, Monterrey, N.L., México.

1990

Subasta 1990; Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, Monterrey, N.L. Popular Culture And The Imaginary Parallel Project, New York, N.Y. Bookworks From The Edge Of The Pacific, College Of Creative Studies Gallery, Universidad de California, Santa Bárbara, Cal., E.U.A. Osaka Triennale ‘90, Osaka, Japón. Aspects Of Contemporary Mexican Painting, Americas Society, New York, N.Y., E.U.A.

1991

Mito y Magia en América: Los 80’s, Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, Monterrey, N.L., México.

1993

Bestiario (Subasta), Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, Monterrey, N.L., México. Diálogos del Arte Mexicano, Instituto Cultural Mexicano, Washington, D.C., E.U.A.

1994

Sueños y Fantasías (Subasta), Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, Monterrey, N.L., México. Autorretrato (Compulsivamente Yo), Universidad de Monterrey, (UDEM), Monterrey, N.L., México. Diálogos del Arte Mexicano, Instituto Cultural de Washington, Washington, D.C., E.U.A. Pinturerías, Fundación Cultural Artención A.C., México, D.F.

1995

Museo de Monterrey, Monterrey, N.L. Museo de Aguascalientes, Aguascalientes. Centro Cultural Tijuana, Tijuana. Instituto Cultural Cabañas, Guadalajara. Museo de Arte de Querétaro, Querétaro.

1995

Premio M.A.R.C.O., Museo de Arte Contemporáneo, Monterrey, N.L., México. Del Deseo y la Memoria, Una Visión Plural de 21 Artistas Contemporáneos Mexicanos, Centro Museográfico Amparo, Puebla, Pue., México. Perfiles Gráficos, Near North West Arts Council Gallery, Chicago, Il.

1996

Premio M.A.R.C.O., Museo de Arte Contemporáneo, Monterrey, N.L.

1997

ARCO Latino 97, Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Madrid, España. El Xoloitzcuintle en la historia de México, Museo Dolores Olmedo Patiño, Xochimilco, México.

1999

Expresiones plásticas del siglo XX, Centro Cultural El Refugio, Guadalajara Jal., México. Del desencanto a la armonía, Museo el Centenario, Monterrey N.L. Los Amigos, Galería Haus Der Kunst, Guadalajara Jal., México. Día de muertos, Galería Haus Der Kunst, Guadalajara Jal., México.

2000

Galería Topor, Guadalajara Jal., México.

2001

Exposición Arte Objeto, Galería La Mandrágora, Guadalajara Jal., Mex.

2002

Museu de Arte AssisChateaubriand Fundación Margarita Miranda Mascareñas, Chihuahua Chih. 75


GOBIERNO DEL ESTADO DE TAMAULIPAS Egidio Torre Cantú

Gobernador del Estado Libre y Soberano de Tamaulipas

Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes Libertad García Cabriales Directora General

Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas Ada Lozano González Directora

Centro Cultural Tamaulipas Laura Monserrat Xóchitl Casamitjana y de la Hoz Directora


3


Catalogo Ismael Vargas  

Obra escultura y pintura del Mtro. Ismael Vargas

Advertisement