Page 6

tribuna abierta desde La Poesía

Deseamos vivir en paz Teodoro graCia JiMénez

Es increíble y sobre todo penoso que en un país, aparentemente unido, en cuestión de unas horas se adueñe de él la sin razón y la locura, convirtiéndose en espacios de tierra heridos, fragmentados, divididos… y siempre motivado por el mismo protagonista: el ser humano. No me gustaría hablar en este artículo ni de un bando ni de otro sino de la bochornosa capacidad que tenemos los humanos de tirar por la borda todo aquello en lo que hemos creído, hemos amado y hemos respetado por el simple hecho de que, unos u otros, siempre por intereses políticos, nos ponen delante de los ojos para que nos provoque una ira que parece que está pidiendo a gritos que le demos amnistía. ¡Deseamos vivir en paz!, sin que la política nos manipule ni intente ocultar tras miles y miles de banderas esas grandes brechas que tiene nuestro país por culpa de la corrupción y otras muchas injusticias. La razón y el diálogo es lo único que le pido al ser humano para creer en él porque la fuerza bruta, la rabia y los palos solo pueden llevar a una situación caótica para todos y sobre todo, que esto es lo malo, para que la sufra una mayoría que lo único que quieres es vivir en paz. Son muy respetables todas las ideas pero, sin duda alguna, lo más respetable es no provocar un miedo que enquiste nuestra convivencia y que levente humo que impida ver esa transparencia que todos deseamos. Que poco aprendemos los humanos, pasan y pasan los años y siguen todo sin avanzar lo más mínimo. Yo, en los años 80, escribí

el poema “No creo en el hombre”, da la sensación que está escrito hace unas horas… Mientas que el hombre venda hasta su alma. Entregue sus amores con cadenas, hable, hable y nunca oiga y se pueda comprar el silencio fácilmente… ¡No puedo creer en él! Mientas su vida la viva entre sonrisas fabricadas con las penas de un amigo, pida pan y escupa vino y por él otro sufra lentamente… ¡no puedo creer en el! Mientras se lancen piedras con rencor y odio, se escuchen murmullos en habitación oscura; se ignore el cáncer y se conozca la luna… ¡no puedo creer en él!. Mientras exista el hambre y una paz inventada, se oculten las verdades, se ahoguen las palabras y bailen provocativas banderas trasnochadas… ¡no puedo creer en él! Solo pido que reine la cordura en favor de esa mayoría que deseamos vivir en paz porque será de la única manera que yo crea, de una vez por toda, en el ser humano.

Menudas oCurrenCias

T

Paseo lunar

odos los 20 de julio me creo Neil Armstrong y piso la calle como aquel astronauta pisó por primera vez la Luna. Tras dejar una primera huella indeleble en el Mar de la Tranquilidad, camino por la superficie de talco en medio de un sepulcral silencio, sólo acompasado por el ruido de mi respiración dentro del traje espacial. La escasa gravedad me hace moverme de modo lento, como un oso perezoso cuando escala ceiba arriba y se pierde entre sus ramas y sus hojas.

6

La Ventana de las Vegas Bajas

aMeCh zeravLa

De repente observo esa tenue luz que me llega desde el sol, una penumbra donde la falta de atmósfera convierte todo en difuso. Me resulta difícil girar la cabeza, con este engorroso casco cuya visera reduce mi campo de visión y la luz me deslumbra. Tal vez fue por eso que no me percaté del peligro, que no lo pude ver ni oír, y para cuando quise darme cuenta ya estaba entre las fauces de ese terrible puma que también había subido tras de mí al árbol.

Profile for Ventana Digital Comunicacion SL

La Ventana de las Vegas Bajas - noviembre de 2017  

Revista gratuita de información general de la comarca de las Vegas Bajas del Guadiana (Badajoz, Extremadura), España.

La Ventana de las Vegas Bajas - noviembre de 2017  

Revista gratuita de información general de la comarca de las Vegas Bajas del Guadiana (Badajoz, Extremadura), España.

Advertisement