Issuu on Google+

When you’ve Got to Cut Costs—Now You’ve been a good manager of a large department for some time now. You’ve run a tight ship. When possible, you’ve cut costs. But now an order has come down (from high enough above that you don’t have the liberty of debating its wisdom or feasibility) decreeing that you must find an additional 10%, 20%, or even 30% in administrative cost reductions, severance aside. You just don’t see how it can be done. What’s the Right Level of Overhead? Further complicating your life are the limitations on your choices. Because you don’t report directly to the CEO, you’re not in a position to advocate strategy changes or pursue wholesale shifts like offshoring. Nor do your instructions allow you to push for large investments—in new technology, for example—that would enable you to replace other departments. No, you have to do this the hard way: one item at a time and in short order. You are not alone. Over the past 30 years, we have worked in, led, or provided consulting assistance to numerous organizations in this situation—including manufacturing companies, financial institutions, professional-services firms, hightech start-ups, utilities, and universities. Our experience shows that administrative cost-reduction opportunities follow similar patterns virtually everywhere. The lessons we’ve gleaned may not solve your entire problem, but they should give you a substantial jump on it.

Sacado de: http://hbr.org/2010/05/when-youve-got-to-cut-costs-now/ib Reseña: el articulo anterior es un articulo de la universidad de Harvard que habla sobre la reducción de costos en la empresa y su titulo traducido al español seria CUANDO TOCA REDUCIR COSTOS-YA. Nos habla sobre preguntas frecuentes como la son: Le han ordenado bajar los costos de su departamento en 10%, 20% o 30%. ¿Cómo hacerlo? y las respuestas sencillamente son los resultados de estudios realizados en la universidad que ayudan al progreso de la contabilidad mundial y estatal, a continuación veremos tres ítems para la reducción de costos a nivel empresarial. Para reducir 10%: busque ideas incrementales que no afecten significativamente la interacción de su organización o departamento con otros. Para reducir 20%: explore ideas de rediseño que reorganicen las actividades. Esto con frecuencia lleva a eliminar las actividades de menor valor, con un impacto moderado en otros departamentos. Para reducir 30% o más: busque ideas que afecten a varios departamentos, y del tipo “eliminación de programa”. Pero recuerde que estos tienen el mayor potencial de ser organizacionalmente disruptivos.


Artículo sobre Normas Contables – Juan Fernando El 13 de julio de 2009, el Congreso de la República expidió la Ley 1314 “por la cual se regulan los principios y normas de contabilidad e información financiera y de aseguramiento de información aceptados en Colombia, se señalan las autoridades competentes, el procedimiento para su expedición y se determinan las entidades responsables de vigilar su cumplimiento”. Esta ley le otorga facultades al Presidente de la República para que, a través de las entidades señaladas en la misma ley (Consejo Técnico de la Contaduría Pública, Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Ministerio de Hacienda y Crédito Público), expida las normas contables, de información financiera y de aseguramiento de la información, que conformen un sistema único y homogéneo de alta calidad, comprensible y de forzosa observancia, por cuya virtud los informes contables y, en particular, los estados financieros, brinden información financiera comprensible, transparente y comparable, pertinente y confiable, útil para la toma de decisiones económicas por parte del Estado, los propietarios, funcionarios y empleados de las empresas, los inversionistas actuales o potenciales y otras partes interesadas, para mejorar la productividad, la competitividad y el desarrollo armónico de la actividad empresarial de las personas naturales y jurídicas, nacionales o extranjeras.

Sacado de: http://www.actualicese.com/opinion/articulo-sobre-normas-contables-juan-fernandopelaez/

Reseña: es una ley que piensa impartir parámetros y normas que regulen la actividad financiera y contable en Colombia, cabe señalar que esta ley pretende general unas normas generalizadas para todos los procesos contables, las autoridades determinan el cumplimiento y legitimidad de esta ley. La ley le otorga facultades al presidente de la república para que pueda impartir parámetros de cumplimiento sobre las actividades estatales y privadas. Es claro, entonces, que durante el año 2010 no habrá, aún, modificaciones a la normatividad vigente para las empresas privadas que regula el manejo de su contabilidad y de la presentación de información financiera, así como de la fiscalización de la misma, esto es, Decreto 2649 de 1993, Decreto 2650 de 1993, Código de Comercio y demás normas de carácter específico para los diferentes sectores de la economía definidas por las entidades estatales que ejerzan funciones de supervisión (Superintendencias), ya que la ley establece que las normas legales sobre contabilidad, información financiera o aseguramiento de la información expedidas antes de la expedición de la Ley 1314 de 2009, conservarán su vigor hasta que entre en vigencia una nueva disposición expedida en desarrollo de esta Ley que las modifique, reemplace o elimine. Tomando en cuenta, entonces, los plazos definidos por la Ley, las nuevas normas contables en Colombia, podrían estarse promulgando en julio de 2012 y solo entrarían en vigencia el 1° de enero del año 2014.


LA CONTABILIDAD DE GESTION EN ARGENTINA Enrique Cartier, Antonio Jarazo y Amaro Yardín

1. NIVEL DE NORMALIZACIÓN DE LA CONTABILIDAD DE GESTIÓN La competencia para emisión de Normas Contables en la República Argentina es descentralizada, por cuanto la ley otorga las facultades en este ámbito a los Consejos Profesionales en Ciencias Económicas de cada una de las jurisdicciones provinciales y la Capital Federal. La circunstancia apuntada proviene de la organización política consagrada por la Constitución Nacional, que adopta el sistema federal de gobierno, siendo la supervisión del ejercicio de las profesiones uno de los aspectos reservados para la autonomía de cada estado provincial y la Capital Federal. Debido a ello, existen en Argentina 23 Consejos Profesionales, los cuales fueron adoptando, para cada jurisdicción, lo que cada uno de ellos entendía como "Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados", por los cuales debía regirse la labor de los profesionales en Ciencias Económicas. Dichos "principios" fueron, desde mediados de siglo, integrándose en un cuerpo de "normas mínimas para la confección de Estados Contables", consensuadas a través de asambleas de alcance nacional celebradas por los graduados en Ciencias Económicas. Lo expuesto no invalida la estructura federal a que hemos aludido pues, en última instancia, cabía a cada Consejo Profesional de las respectivas jurisdicciones sancionar su propio cuerpo normativo, de aplicación obligatoria para los Contadores Públicos a quienes les correspondiera emitir opinión sobre los Estados Contables de entes con sede en cada jurisdicción. Para hacerlo, se requería que el profesional dictaminante estuviera matriculado en el Consejo Profesional con autoridad sobre la misma. Al mismo tiempo, el Estado nacional intervino sancionando una "fórmula de balance" de aplicación obligatoria, mediante un decreto y, a posteriori, mediante resoluciones de los organismos de contralor del funcionamiento de las sociedades comerciales. Dichas disposiciones regulaban lo referido a la emisión en tiempo y forma de los Estados Contables destinados a la información de terceros, denominados Estados Contables de publicación. Por otra parte, una entidad de contralor de los entes que hacen oferta pública de acciones, la Comisión Nacional de Valores, se ha ocupado de imponer normas que regulan el contenido, forma y frecuencia de emisión de los Estados Contables de los organismos cuyas acciones gozan de cotización pública.

Sacado de: http://www.observatorio-iberoamericano.org/Libro%20%20La%20contab%20de%20gesti%C3%B3n%20en%20Latinoam%C3%A9rica/Argentina.htm

Reseña: Como consecuencia de lo descrito, se planteaba una situación conforme a la cual los entes debían satisfacer requerimientos de organismos de control y de los Consejos Profesionales a un mismo tiempo. Bien podía plantearse -y, de hecho, ello ocurría- que, respecto de algún aspecto, existiesen disposiciones contradictorias (sobre valuación de algunos rubros, por ejemplo) que colocaban a los profesionales en la curiosa situación de tener que emitir opinión con salvedades sobre algún Estado Contable, porque la entidad emisora se veía forzada a cumplir una norma de cierto organismo de contralor opuesta a los principios sustentados por los entes reguladores de la profesión. En la última década se produjo un fuerte impulso tendente a la armonización de las normas profesionales de todas las jurisdicciones del país, a través de la emisión de disposiciones denominadas "Resoluciones Técnicas". Protagonista fundamental de este proceso fue el organismo que ha nucleado a todos los Consejos Profesionales del país: la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas. Esta Federación cuenta con un cuerpo de investigación: el Centro de Estudios Científicos y Técnicos (CECYT), cuya labor ha sido relevante en la preparación de los proyectos destinados a convertirse en Resoluciones Técnicas.


CONTABILIDAD DE COSTES VERSUS CONTABILIDAD DE GESTIÓN José Luis Iglesias Sánchez

El entorno actual en el que se desarrolla la Contabilidad ha experimentado en relación con el de décadas pasadas cambios revolucionarios. La utilización de ordenadores con una alta capacidad de almacenamiento de datos, permite la utilización de métodos cuantitativos para la resolución de problemas que no sería posible, o al menos no sería económico hace tan solo unos pocos años. Los problemas con los que hay que enfrentarse diariamente en el mundo de los negocios cruzan los límites de varias disciplinas, tal cual se estudian en la Universidad, y por consiguiente el contable de gestión ha de utilizar todo sus conocimientos para integrarse en los procesos de decisión empresarial. Para ello ha de conocer los fundamentos conceptuales de la Contabilidad de Gestión y éstos se fundamentan en Como señalan los profesores Antonio López Díaz y Manuel Menéndez.: "Curso de Contabilidad Interna". Editorial AC. Madrid 1989. Pág. 8.: "Como consecuencia en los avances en el tratamiento electrónico de datos, la técnica de la partida doble pierde el protagonismo que tiene la estructura formal de la Contabilidad, aún cuando en el sistema de información se encuentre latente el principio de dualidad o aspecto bidimensional de origendestino". Conceptos teóricos de varias disciplinas, por lo que ha de ser capaz de utilizarlos convenientemente en la solución de los problemas. La Contabilidad de Gestión es una rama de la Contabilidad que tiene por finalidad apoyar todo el proceso de toma de decisiones económicas en una organización. Por ello, la información que suministra al usuario ha de cumplir con una serie de requisitos o características cualitativas y ha de fundamentarse en una serie de conceptos y técnicas diferentes a los de otras ramas de la Contabilidad.

Sacado de : http://www.observatorioiberoamericano.org/paises/spain/art%C3%ADculos%20diversos%20sobre%20contabilidad%20de %20gesti%C3%B3n/Jos%C3%A9%20Luis%20Iglesias%203.pdf

Reseña: Los libros de costes que se publicaron en la década de los 80 y a principios de los 90 asumen, o al menos no analizan en profundidad el concepto de coste. El concepto que subyace en sus planteamiento a la hora de analizar o evaluar un determinado sistema de costes, es el mismo concepto que proviene de los años 1.925, cuando ya Sterling (1.979, págs. 36-37 y Staubus (1.987) han dado suficientes argumentos en contra el concepto tradicional de costes, el cual es vago debido a su pobre definición. Los libros de texto que definen el coste siguen usualmente el concepto tradicional iniciado por Clark (1.923) el cual define el coste en relación con algo. Por ejemplo, Horgren y Foster definen el coste "como los recursos sacrificados o consumidos para alcanzar un determinado objetivo". Colin Drury señala tres objetivos del cálculo de costes: (1) Costes para valoración de las existencias, costes para la toma de decisiones y (3) costes para el control. Cooper y Kaplan no analizan el concepto básico del coste, y toman el viejo concepto de coste como válido, al decir que la clave del nuevo enfoque para determinar el coste de los productos está en las actividades, dado que son estas las que consumen recursos. Si aceptamos que la contabilidad tradicional está en crisis no deberíamos tomar los conceptos en los que se fundamenta como evidentes y deberíamos someterlos a un análisis crítico, al menos mientras se siga manifestando el vacío entre teoría y práctica.


articulos contables