Page 1

LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y SUS PROGRAMAS ECONÓMICOS: REALISMO DE OFERTAS  Y GRADO DE CUMPLIMIENTO DE LAS MISMAS. ÁMBITO DE HUELVA  Alfonso Vargas Sánchez   Catedrático de Organización de Empresas  Universidad de Huelva    Saludos y agradecimientos.  Preámbulo  El  proceso  de  estudio  y  análisis  se  ha  centrado  en  los,  hoy  por  hoy,  dos  grandes  partidos de gobierno a nivel local y provincial, que parece mantendrán este estatus en  los  próximos  comicios  locales  pese  a  la  mayor  fragmentación  del  mapa  político  que  pudiera producirse.   A  los  economistas,  al  menos  a  un  servidor,  nos  gustaría  encontrar  otro  tipo  de  configuración en los programas electorales, más parecida a planes de actuación que a  carta a los Reyes Magos, con acciones priorizadas y con una aproximación al coste que  pudieran  tener  (para  poder  así  valorarlos  con  más  propiedad),  y  en  las  instituciones  públicas  una  información  accesible  al  ciudadano  acerca  de  las  medidas  que  se  presupuestaron  y  cuanto  finalmente  costaron.  Pero  no  es  así,  haciéndose  difícil,  cuando no imposible, el trabajo encomendado, al menos con el detalle y rigor al que  los académicos estamos acostumbrados.   Siguen algunas apreciaciones generales fruto de este ejercicio, que ha terminado por  ser,  lamentablemente,  un  ejercicio  incompleto  aunque  con  ánimo  constructivo,  1   


arriesgándome a  incluir  propuestas.  Lejos  del  ánimo  de  quien  suscribe  sumarse  a  la  moda  de  atizar  como  sea  a  la  mal  llamada  clase  (o  aún  peor  casta)  política.  Bien  al  contrario, se trata de ayudar, aunque sea modestamente, a construir algo mejor, eso  sí, desde un diagnóstico honesto y sin cerrar los ojos a la realidad, aunque no resulte  agradable.  1.‐Deficiente calidad de nuestro sistema democrático, dada su escasa transparencia.   No es este el camino: me refiero a:  ‐La  dificultad  (o  incluso  imposibilidad)  para  conseguir  los  programas  electorales,  difícilmente  accesibles  al  ciudadano,  lo  cual  no  es  ni  democrática  ni  éticamente  aceptable.  Y  no  piensen  que  son  los  actuales,  cara  a  las  próximas  elecciones,  que  podemos  creer  que  aún  no  estén  del  todo  elaborados,  sino  los  de  las  elecciones  autonómicas  y  locales  anteriores,  que  seguramente  no  diferirán  mucho  de  los  que  presenten  ahora,  3  o  4  años  después,  respectivamente.  No  parecen  estar  acostumbrados  a  este  escrutinio,  que  en  una  democracia  madura  debería  ser  algo  normal y muestra de su buena salud.  ‐Los  portales  de  transparencia  de  las  instituciones  públicas  locales  son  claramente  insuficientes.  No  sé  si  serán  conformes  a  la  ley,  o  estarán  aún  en  fase  de  incorporar  contenidos, pero la realidad es que en su estado actual no aclaran gran cosa. El de la  Universidad de Huelva, por ejemplo, está bastante mejor. En la web correspondiente  pueden  encontrar,  por  ejemplo,  entre  una  abundante  información,  el  desglose  de  ingresos  y  gastos,  tanto  los  presupuestados  como  los  ejecutados  (o  contabilizados).  Inténtenlo en esas otras instituciones públicas. 

2  


‐Los Profesores Daron Acemoglu y James Robinson se preguntan en su reciente obra  (2012)  “Por  qué  fracasan  los  países”  (subtítulada  “los  orígenes  del  poder,  la  prosperidad  y  la  pobreza”),  llegando  a  una  documentada  conclusión:  no  es  por  el  clima, la geografía o la cultura, sino por las instituciones de cada país. Afirman algo tan  básico como que para invertir y prosperar, la gente necesita saber que si trabaja duro   puede  ganar  dinero  y,  sobre  todo,  conservarlo.  Ahí  es  donde  entran  en  juego  unas  instituciones  sanas  y  en  las  que  poder  confiar.  Ya  Michael  Porter  en  uno  de  sus  clásicos,  “La  Ventaja  Competitiva  de  las  Naciones”  (1991),  nos  demuestra  que  la  capacidad  de  los  pueblos  para  organizarse  es  más  importante  que  sus  recursos  climáticos o naturales.  Todo esto viene a colación, perfectamente, al caso de Huelva; una provincia bendecida  por  la  naturaleza  (por  su  luz,  su  clima,  sus  playas,  su  naturaleza,  sus  paisajes,  su  biodiversidad,  sus  recursos  mineros,  sus  tierras  fértiles,  etc.),  pero  que  parece  tener  que soportar alguna “maldición” que le impide despegar y alcanzar mayores cotas de  desarrollo  económico  y  bienestar  de  sus  gentes.  Ya  tampoco  carece  de  recursos  humanos  cualificados:  ahí  está  su  universidad  para  formarlos  desde  1993.  ¿Cuál  es,  entonces, esa “maldición”?  Es  la  gran  pregunta  para  una  provincia  en  la  que,  en  general  (y  por  tanto  con  sus  excepciones, caso del sector de las berries) estamos fracasando, pese a contar con esa  referida  diversidad  de  recursos.  Seguimos  siendo  la  tierra  de  las  eternas  potencialidades  que  no  terminan  de  transformarse  en  una  floreciente  realidad  económica y social. Hasta en este último año, en el que se ha empezado a atisbar una  ligera  recuperación  a  nivel  general  del  país,  con  una  cierta  mejora  en  la  creación  de 

3  


empleo, con un año record (y no es el único en este dilatado periodo de crisis) en el  sector  turístico,  tanto  nacional  como  autonómico,  Huelva  ha  ido  contracorriente:  hemos pasado de la crisis (en general) a nuestra crisis (particular).   El caso más claro de fracaso colectivo (y no sólo de los partidos políticos y los poderes  públicos) está en el turismo provincial. A pesar de esa corriente alcista, el 2014 ha sido  reconocido  por  todos  como  un  mal  y  preocupante  año,  en  el  que  hemos  seguido  cayendo.  Y  es  preocupante  porque  lo  que  nos  pasa  es  que  no  sabemos  lo  que  nos  pasa. Y no sé si en realidad queremos saberlo, porque supone reconocer errores, y más  en un año electoral triple. Como decía Einstein, "Locura es hacer la misma cosa una y  otra  vez  esperando  obtener  diferentes  resultados".  Todo  lo  hemos  justificado  con  la  clásica barrera al aprendizaje del enemigo exterior: la crisis, el gobierno de otro color  político  que  no  invierte  en  las  infraestructuras  necesarias…pero  hay  algo  más:  sin  autocrítica no hay progreso.  En  todo  caso  no  hemos  de  olvidar  que  las  instituciones  las  hacen  las  personas,  a  las  que me referiré más adelante.  2.‐Gobernar,  y    más  en  estos  tiempos  de  estrecheces,  es  difícil.  Quienes  nos  dedicamos  a  la  gestión,  sea  desde  el  ámbito  académico  o  profesional,  público  o  privado,  podemos  dar  fe  de  esa  dificultad,  aderezada  con  los  tintes  de  cambio  acelerado de estos tiempos de vértigo tecnológico, hiperconectividad y globalización.  Hoy  nos  corresponde  hablar  de  los  partidos  políticos  y  sus  programas  económicos;  y  criticar,  poner  de  manifiesto  los  incumplimientos  es  fácil.  Pero  en  una  realidad  cambiante,  supercompleja,  cuando  no  caótica,  en  la  que  tantos  factores  interactúan  entre si y entran en juego, es indiscutible que en algunos momentos es  preciso cambiar el  4   


paso. Que  eso  puede  ser  interpretado  por  la  opinión  pública  y  publicada  como  incumplimientos  de  un  programa  electoral,  entendido  como  un  contrato  con  la  ciudadanía,  pues sí. Pero seamos realistas, son tiempos de incertidumbres que requieren de flexibilidad y  de una gran capacidad comunicativa, pedagógica, para explicar aquello diferente que se hace o  que se deja de hacer cuando se dijo que se haría. La frontera entre la necesidad de alterar el  camino  trazado,  porque  circunstancias  que  no  fueron  anticipadas  así  lo  exigen,  y  el  incumplimiento que haga a muchos sentirse defraudados, engañados o incluso indignados,  es  muy fina y difícil de delimitar. Es lo mismo que sucede en el ámbito empresarial cuando en un  determinado momento se pasa de la estrategia definida a priori (o estrategia intentada) a una  estrategia  emergente.  Y  el  quid  de  la  cuestión  está  en  que  ese  componente  emergente  va  a  tener cada vez un mayor peso. Es algo que tenemos que asimilar: en una legislatura de cuatro  años cada vez se cruzan más incertidumbres en el camino y, parafraseando a Charles Darwin,  quienes sobreviven son los que mejor se adaptan al medio.  Con todo, el caso de Huelva es un paradigma de flagrantes incumplimientos que luego no han  tenido  un  reflejo  electoral  significativo:  un  aspecto  sociológico  interesante  a  investigar.  Un  querido amigo de profesión me permitirá que tome unas sarcásticas palabras suyas que le oí  en una entrevista que le hicieron en una televisión local, en las que decía que en Huelva podría  utilizarse  alguno  de  los  muchos  inmuebles  cerrados  (algunos  de  ellos  con  alguna  nobleza)  y  abocados  a  la  ruina  y  utilizarlo  como  museo  de  las  maquetas,  refiriéndose  a  los  numerosos  proyectos  virtuales  que  han  sido  presentados  como  promesas  electorales  rutilantes  y  que  siempre han quedado en eso, en bonitas maquetas. Podría así justificarse el dinero invertido  en tales proyectos y maquetas, transformándolas, como conjunto, en un atractivo turístico de  la capital onubense.  Ahora  bien,  los  políticos  no  son  extraterrestres,  son  parte  y  reflejo  de  la  sociedad.  Si  la  sociedad es en general apática, tenemos muchas papeletas para que nuestros representantes 

5  


sean apáticos; si la sociedad está ayuna de ciertos valores, esos valores muy probablemente no  estarán presentes en la gestión pública, etc. Pero a la vez son ellos, en el ejercicio de su poder,  quienes inciden y condicionan la sociedad, adormeciéndola o estimulándola, inyectando unos  valores u otros. Somos producto de la sociedad pero a la vez productores de la misma. Es la  autopoiesis  propia  de  los  sistemas  complejos,  como  la  denominaron  los  biólogos  chilenos  Maturana y Varela. En otras palabras, ahí está precisamente su responsabilidad.  Estoy convencido que la inmensa mayoría de quienes se dedican a la “cosa” pública lo hacen  con  la  mejor  intención  de  servir  a  sus  conciudadanos,  y  tanto  más  cuando  nos  acercamos  a  ámbitos locales como los nuestros. Yo así lo he percibido en personas de un color político y de  otro que he podido conocer. Otra cosa es que, como todos, puedan errar en sus decisiones o  estén  suficientemente  cualificados  y  tengan  la  necesaria  experiencia  para  asumir  ciertas  responsabilidades.  Como  escribió  el  glorioso  estratega  militar  chino  Sun  Tzu,  en  su  famoso  libro  “El  Arte  de  la  Guerra”,  los  buenos  gobernantes  son  aquellos  que  tienen  conocimiento,  sinceridad, benevolencia, coraje y firmeza. A mi juicio, aún representa una descripción a tomar  en cuenta a pesar de haber sido hecha  en el siglo IV antes de Cristo.  No creo en la política como profesión, sino en la política como servicio público limitado en el  tiempo (otra cosa es la militancia orgánica). Quizás ahí esté uno de nuestros males: el haber  convertido el desempeño de cargos públicos en una profesión. En esto creo que la universidad  nos da ejemplo: un rector sólo puede estar como máximo ocho años; después ha de volver a  su verdadera profesión, a su cátedra.  Pero vayamos ya a los aspectos clave de los temas candentes de la economía local y provincial,  con sus correspondientes propuestas económicas, si las hubiere.  En los documentos que he podido manejar, no encuentro grandes diferencias entre unos y  otros, más bien de matiz o de sesgo en la disyuntiva sociedad civil vs Estado. 

6  


Es sabido que a nivel local el peso de  la persona (el cabeza  de  cartel), el  conocimiento de la  misma, la creencia en su capacidad de gestión (suya y de su equipo) adquiere más importancia  que  en  comicios  donde  las  estructuras  de  poder  están  más  lejanas  y  ese  conocimiento  personal es mucho más superficial.  Todos hablan, con unas palabras u otras, de la necesidad de sumarnos a un nuevo modelo  económico basado en el conocimiento, la innovación, la sostenibilidad.   Sin embargo, la realidad es que tenemos un Parque Científico y Tecnológico en vía muerta y un  Parque Huelva Empresarial que, a pesar de sus vaivenes en cuanto al destino u orientación del  mismo, no ha respondido ni mucho menos a las expectativas creadas. Siempre se podrá acudir  a la crisis como justificación, pero diría que es algo más que eso: la falta de unidad de acción  política  en  proyectos  claramente  estratégicos  y  de  una  gestión  coherente,  en  proyectos  que  tienen largos periodos de maduración.  En  materia  de  innovación,  hubo  una  propuesta  de  creación  de  un  “Observatorio  de  la  Minería”,  que  se  desconoce  por  completo,  mientras  que,  paradójicamente,  la  provincia  de  Huelva  es  la  única  de  Andalucía  que  carece  (y  siempre  ha  carecido)  de  un  Observatorio  Turístico.  Todos apuestan por la Universidad de Huelva como centro neurálgico de generación de nuevo  conocimiento,  pero  ni  las  autoridades  competentes  ni  los  propios  universitarios  hemos  sido  capaces  de  definir  el  modelo  de  universidad  que  necesitamos,  su  perfil,  su  singularidad,  aquellas áreas en las que pretende ser referencia para contribuir al desarrollo socioeconómico  de la provincia, alineándose con las bases de ese nuevo modelo económico del siglo XXI. Aquí  todos somos corresponsables, incluso de su precaria situación financiera. Como investigador,  puedo decir que a menudo tengo la sensación de que lo que nos piden son milagros, y el caso  es  que  a  veces  se  producen.  En  el  trabajo  conjunto  con  el  tejido  productivo  mucho  se  ha  hablado pero poco se ha hecho aún, y esto también es responsabilidad de todos.   7   


En materia de empleo, todos vienen a coincidir en la necesidad de apoyar la formación, esto  es, la cualificación profesional, a los autónomos y emprendedores, etc.  La  realidad  que  muestra  el  diagnóstico  realizado  recientemente  por  investigadores  de  la  Universidad de Huelva, entre los que me encuentro, es, en cuanto a necesidades de formación  orientada a la empleabilidad en la provincia de Huelva, que los problemas de fondo siguen sin  resolverse, mostrando, por tanto, la ineficacia relativa de las políticas públicas. También aquí  hay  quien  dirá  que  nos  hemos  topado  con  los  recortes  presupuestarios,  pero,  de  nuevo  hay  algo más, porque con crisis o sin ella seguimos tropezando con la misma piedra en el mundo  del siglo XXI que nos toca vivir, que tiene reflejo en las siguientes conclusiones:  ‐La  identificación  de  los  colectivos  más  desfavorecidos,  sobre  los  que  habría  que  aplicar  políticas activas de empleo más agresivas, para su formación o reciclaje: mujeres y generación  de  “baby  boomers”,  con  especial  incidencia  en  Huelva  y  su  área  metropolitana  y  en  el  Condado.  ‐Entre las necesidades de recualificación sigue siendo muy acusada la de los idiomas.  ‐La movilidad geográfica sigue actuando como una barrera muy poderosa para reequilibrar el  mercado de trabajo, sobre todo entre las mujeres de mediana edad y en la Sierra. En concreto,  la inmensa mayoría limita su demanda de empleo, como máximo, al ámbito provincial…”.   ‐Seguimos contando con un mercado de trabajo dual: por un lado, un elevado contingente con  escasa  formación  (que  demanda  empleos  poco  cualificados  en  la  agricultura,  el  comercio,  la  limpieza,  la  construcción),  frente  a  otro  en  el  que  podría  hablarse  de  sobreformación  (de  titulados universitarios con salidas muy limitadas en ciertas titulaciones ‐Maestro en Educación  Infantil,  Diplomado  en  Relaciones  Laborales,  en  Trabajo  Social  y  Licenciados  en  Derecho,  fundamentalmente‐). 

8  


‐Una mayor  titulación  no  garantiza  un  mayor  tiempo  de  experiencia  laboral,  aunque  sí  se  adquiere antes.  ‐En el Andévalo y la Sierra es donde se encuentra la proporción más elevada de demandantes  de empleo de mayor edad (consistente con el envejecimiento de sus poblaciones).  ‐En  la  Cuenca  Minera  es  donde  se  manifiesta  un  mayor  porcentaje  de  demandantes  de  empleo,  y  además  relativamente  jóvenes  (1/3  tiene  32  años  o  menos).  Este  colectivo  está  entre los más formados y también entre los que menos experiencia laboral ostenta.  ‐En el Condado y la Costa Occidental es donde se dan los menores niveles de formación para el  acceso al empleo, mientras que en el área metropolitana de Huelva están los más formados y  con más experiencia.  ‐Se identificaron tres perfiles (o clusters) de demandantes de empleo:  *El primero, jóvenes y formados, denotado por las siglas JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente  Preparados), pondría de manifiesto el fenómeno de la sobreformación expresado más arriba.  *La  segunda  tipología,  con  una  escasa  cualificación,  suelen  proceder  del  parón  de  la  construcción, lo que exigiría aplicar una política de reciclaje para este colectivo.  *La tercera y última aparece vinculada al sector agrario, con un mínimo nivel de formación y  una elevada rigidez y especificidad en su demanda de empleo. Cabe plantear en qué grado el  crecimiento del sector agrario provincial puede llegar a absorber este contingente de mano de  obra, y en qué medida y actividades debería cualificarse para ello.  En  lo  que  al  apoyo  a  autónomos  y  a  emprendedores  en  general  se  refiere  aquí  sí  que  se  observa alguna diferencia sobre el papel: unos optan más por la vía de la subvención (con unas  fórmulas  u  otras)  mientras  que  otros,  sin  descartar  estas  ayudas,  priorizan  la  bajada  de  impuestos y aliviar las cargas que recaen sobre las empresas.  9   


Con todo, admito que los esfuerzos realizados a través de las redes de centros de apoyo a las  empresas, y diría que especialmente los denominados CADEs (Centros de Apoyo al Desarrollo  Empresarial) están haciendo una buena labor aunque no sea muy visible, porque se trata de ir  ayudando  a  consolidar  esa  especie  de  lluvia  fina  de  nuevos  emprendedores  que  está  surgiendo, aunque haya sido por necesidad, no por tradición. Se trata de jóvenes (en edad y/o  en espíritu) que encaran la realidad con una visión más amplia (generalmente han salido fuera,  lo cual deja una impronta) y de una forma proactiva e innovadora, aún a pesar de que  nuestro  país, según datos del Banco Mundial en su reciente estudio “Doing Business 2015”, ocupa el  puesto    74  (entre  189  economías)  en  lo  que  se  refiere  a  apertura  de  un  nuevo  negocio,  por  ofrecer  sólo  un  botón  de  muestra  de  que,  pese  a  algunos  progresos  (como  la  autolicencia  o  “licencia  express”  que  pueden  otorgar  los  ayuntamientos  para  la  apertura  de  nuevos  establecimientos), seguimos sin ponérselo fácil a quienes se plantean crear su propia empresa.  No obstante, echo de menos un expreso reconocimiento del pozo en el que estamos y de las  crecientes  bolsas  de  pobreza  existentes,  cuya  configuración  ha  cambiado  en  estos  últimos  años,  como  así  han  puesto  de  manifiesto  diversas  organizaciones  solidarias:  muchas  familias  de la cada vez más estrecha clase media han pasado a una situación de pobreza lacerante.  Veamos los proyectos de futuro  En este momento, esa apuesta por un nuevo modelo económico se traduce en una vuelta al  siglo XIX, salvando las evidentes diferencias tecnológicas: a las explotaciones mineras, en cuyo  camino  hacia  la  reapertura  no  han  faltado  controversias  políticas  (muchas)  y  un  dilatadísimo  periodo  de  tiempo  (sobre  todo  en  la  más  emblemática  de  Riotinto,  aun  por  reanudar  su  actividad)  que  nos  va  a  perjudicar  en  la  medida  en  que  su  viabilidad  depende  fundamentalmente  de  una  variable  ajena  a  nuestro  control:    el  precio  de  los  metales  (sobre  todo el cobre) en los mercados internacionales, que ya no mantiene ni mucho menos los altos  niveles de aquellos años en que volvió el apetito por esta economía meramente extractiva. Si  10   


de verdad  hemos  aprendido  la  lección  del  pasado,  esta  bocanada  de  oxígeno  en  comarcas  hipercastigadas  por  el  desempleo  deberíamos  aprovecharla  para  generar  diversificación  económica  en  la  zona,  sin  conformarnos  otra  vez  con  el  “monocultivo”  minero:  no  encontré  propuestas al respecto en los documentos que me fueron facilitados. Me atrevo, sin embargo,  a  apuntar  alguna  idea:  si  hemos  tenido  que  luchar  mucho  para  preservar  nuestro  medio  ambiente (sobre todo por razón de la minería y la industria química ligada originariamente a la  misma),  esto  debe  indicar  la  existencia  de  un  valioso  stock  de  conocimiento  en  esa  materia  que cabe poner en valor con iniciativas empresariales basadas en el tratamiento de residuos, la  descontaminación de suelos, etc.  Pero  afortunadamente  hay  otros  proyectos  tractores  que  poco  a  poco  van  tomando  cuerpo,  sobre  todo  el  del  Centro  de  Ensayos  y  Experimentación  de  Aviones  no  Tripulados  de  gran  tamaño  (conocido  como  proyecto  CEUS),    que  estará  ubicado  junto  a  las  instalaciones  del  Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en El Arenosillo (Moguer), que supondrá una  inversión de en torno a los 40 millones de euros y la creación de unos 800 empleos. Además de  poner un pie en la apuesta por la industria aeronáutica que se está haciendo desde el gobierno  regional, la Universidad de Huelva, esta vez sí, ha sabido responder con rapidez a la demanda  de  personal  cualificado  para  este  Centro,    de  forma  que  ya  empresas  punteras  de  ingeniería  aeronáutica y espacial se están interesando por los futuros egresados del Máster en Sistemas  Aéreos  Pilotados  de  Forma  Remota,  única  oferta  formativa  de  este  género  en  la  Europa  continental.  Para  mí,  el  Parque  Científico  y  Tecnológico  de  Huelva  (PCTH)  sigue  siendo  un  proyecto  de  futuro  si,  sobre  todo,  se  sabe  orientar  bien  desde  una  articulación  inteligente  de  su  relación  con  la  universidad  y  sus  investigadores  más  punteros,  pese  a  proyectos  frustrados  (por  mal  gestionados) como el del acelerador de partículas, que hubiera subido un potente imán para la  atracción de talento. Se necesita aglutinar, coordinar y poner a trabajar al unísono esas masas 

11  


grises complementarias  que  no  han  logrado  hasta  ahora  interaccionar  entre  sí,  que  incluiría  también, como es obvio, a otros agentes del conocimiento.  No he encontrado tampoco en los documentos a mi disposición una idea clara, concreta acerca  de  esa  orientación.  En  mi  opinión,  lo  de  menos  son  las  instalaciones  físicas  (el  “brick  and  mortar”, como dicen los anglosajones), ni su papel debe ser el de convertirse en un vivero de  empresas más, aunque esta siga siendo una parte de su actividad. Tal y como yo lo veo, debe  ser  algo  así  como  el  puente,  el  “pegamento”  entre  fuentes  de  conocimiento  dispersas  pero  que trabajando juntas pueden generar sinergias muy significativas en términos de innovación.  Las  grandes  oportunidades  de  negocio  hoy  están  en  la  combinación  de  tecnologías  antaño  desconectadas, pero que ahora somos capaces de hibridar generando soluciones nuevas. Por  ejemplo,  la  Internet  de  las  Cosas  abre  campos  de  aplicación  formidables  para  sectores  estratégicos en la provincia como el turismo, el ocio y otros.  Y  también  el  Parque  Huelva  Empresarial  lo  es,  con  ese  cluster  de  tecnología  e  innovación  agroalimentaria que se está configurando en torno al CIDERTA (centro de investigación de la  Universidad de Huelva), la planta experimental para productos de cuarta y quinta gama de la  Cámara  de  Comercio  y  la  ampliación,  complementaria  de  esta  última,  que  se  está  construyendo junto a la misma.  Si a ello le unimos otros centros tecnológicos, como Adesva,  que  está  llevando  a  cabo  una  encomiable  labor  de  dinamización  de  nuestro  sector  agroalimentario, debemos conseguir afianzar un sector agroindustrial con mayor capacidad de  generar riqueza a través de tecnologías punteras. Confiemos en que las empresas del sector,  las principales de economía social (sobre todo cooperativas) terminen por entender que han  de dar este nuevo paso para generar más valor añadido, nuevas vías de ingresos y hacer frente  a  una  competencia  creciente.  El  conformismo,  la  parálisis,  la  osificación  de  nuestras  estructuras  productivas  es  lo  peor  que  nos  podría  pasar;  las  empresas  de  este  sector  han 

12  


mostrado históricamente  su  dinamismo,  y  ahora  deben  entrar  en  una  nueva  fase,  que  les  permita seguir por delante de sus rivales.  Las infraestructuras  En este apartado los incumplimientos han sido múltiples: aquellos de las maquetas de unos y  de otros que podrían llegar a  conformar hasta un museo: la autovía de la cuenca minera; la  conexión  (terrestre  o  marítima)  entre  Huelva  y  Cádiz,  las  dos  únicas  provincias  limítrofes  de  España  que  carecen  de  conexión  directa;  la  puesta  en  funcionamiento  del  Palacio  de  Exposiciones  y  Congresos  de  Ayamonte,  así  como  la  construcción  de  un  nuevo  Centro  de  Congresos  para  la  capital  (quizás  demasiadas  infraestructuras  de  congresos  para  esta  provincia,  si  consideramos  las  ya  existentes);  los  puentes  a  Punta  Umbría;  el  desdoble  de  la  carretera  nacional  435  (que  vertebra  la  provincia  de  sur  a  norte);  el  AVE  con  sus  varios  proyectos  de  estación,  la  ceremonia  de  la  confusión  entre  alta  velocidad,  velocidad  alta  y  lanzadera; entretanto la mejora de las conexiones ferroviarias con Sevilla y Madrid; sin olvidar  la línea férrea que nos conecta con Extremadura. Y cómo no, la estrella: el aeropuerto…  En el ámbito cultural: el Guggenheim rabideño, el Museo Iberoamericano en el antiguo edificio  del Banco de España, la restauración del Muelle Cargadero de Tharsis, traer a Huelva parte del  Tesoro del Odissey, la promesa de organizar una Exposición Iberoamericana en La Rábida en  2017 con motivo del 525 aniversario del descubrimiento de América  (de la que nada se sabe,  como tampoco del estado de la propuesta para la declaración de La Rábida como patrimonio – material  o  inmaterial,  tampoco  se  ha  hecho  explícito‐  por  parte  de  la  UNESCO,  después  de  cinco años rellenando los papeles de un expediente que debe ser extraordinariamente arduo  por el tiempo que ha llevado).  Para que no quede tan mal sabor de boca, algo se ha hecho en el enclave de La Rábida para su  embellecimiento, aunque también con su inevitable controversia. 

13  


Y por  si  fuera  poco,    no  olvidemos  otros  edificios  abandonados  en  Huelva  capital  que  no  se  sabe  qué  hacer  con  ellos  después  de  tantos  años,  como  el  de  la  antigua  delegación  de  Hacienda, el antiguo Colegio Ferroviario, el antiguo cuartel de la Policía Nacional o la antigua  prisión.  Con  todo,  probablemente  lo  que  más  tiene  sensibilizada  a  la  sociedad  onubense  son  las  infraestructuras de transporte y comunicaciones, con una palpable y continua pugna partidaria  en cuanto a prioridades, urgencias y modos de proceder para su consecución o reivindicación.  En todo caso, esta larga falta de inversiones, de unos gobiernos y de otros, es una rémora para  el desarrollo provincial que el Consejo Económico y Social de la provincia ha dejado patente en  su primer informe, de hace unos meses.   Es  obvio  que  con  mejores  comunicaciones  y  una  más  fácil  y  rápida  accesibilidad  la  provincia  tendría mayores posibilidades de desarrollarse económicamente, siempre teniendo claro, por  haberlo  definido  previamente,  el  modelo  de  desarrollo  al  que  aspiramos.  La  cuestión  no  es  sólo  cuantitativa,  sino  cualitativa.  Y  es  también  cuestión  de  planificación:  en  materia  de  transportes  es  muy  importante  la  intermodalidad;  por  ejemplo,  estando  muy  próximas  o  conectando muy bien la estación de tren y de autobuses interurbanos. En la ciudad de Almería,  por poner un caso, ambas están juntas: te bajas del tren y te montas en el bus para trasladarte  a cualquier punto de la provincia, sin costes y tiempos añadidos.   Con todo, estas infraestructuras son condición necesaria pero no suficiente, y cada vez más a  menudo se tiene la sensación que se han convertido en una excusa para no llevar a cabo otro  tipo de actuaciones que sí están en nuestras manos. En otras palabras, esta reivindicación se  ha  convertido,  como  ha  sido  referido,  en  una  de  las  clásicas  barreras  al  aprendizaje:  la  búsqueda del enemigo exterior. 

14  


Este secular déficit de infraestructuras viarias ha mantenido casi virgen un patrimonio natural  extraordinario,  como  demuestra  que,  aproximadamente,  el  30%  de  su  superficie  cuente  con  alguna  figura  de  protección,  en  especial  los  parques  naturales,  o  que  el  70%  de  la  superficie  provincial  (10.148km2)  esté  cubierta  de  masa  forestal.  Una  debilidad  que,  en  términos  estratégicos, debe ser convertida en fortaleza a partir de un modelo de desarrollo respetuoso  con el medio ambiente, sin excluir a ninguna actividad productiva que se adapte a este criterio  de sostenibilidad, compatible con la económica y social.  ¿Qué nos falta, pues?  ‐Un  pacto  de  “Estado”  por  la  provincia  que,  a  modo  de  grandes  directrices  de  lo  que  podría  llegar  a  ser  un  plan  estratégico  provincial,  consensue  las  prioridades  en  materia  de  infraestructuras. Pese a los retrasos acumulados que podamos esgrimir, una carta a los “Reyes  Magos” no es un planteamiento que nos fortalezca y legitime, y más en tiempos de apreturas  como los que vivimos y seguiremos viviendo al menos a medio plazo. El documento inicial de la  Agrupación  de  Interés  promovida  por  la  Autoridad  Portuaria  va  en  este  sentido,  aunque  necesita un determinado liderazgo del que quizás se carece, como inmediatamente referiré.  ‐Esto exige, para que tenga éxito, una  altura de miras por parte de los dirigentes políticos y  sociales en general, oteando más allá de los tiempos electorales e intereses propios, además  de un liderazgo políticamente neutral que, al inspirar la confianza suficiente, pueda aglutinar  las voluntades necesarias y dinamizar este proceso.  ‐Con ese resultado y el apoyo de toda la ciudadanía, procurar las complicidades necesarias a  nivel  autonómico  y  nacional.  Hemos  tenido  escaso  peso  donde  se  toman  las  decisiones  y  se  priorizan las inversiones.  

15  


‐No dejar esta reivindicación sólo en manos de nuestros representantes. Cada ciudadano ha de  asumir su propio rol activo. La campaña “Teruel existe. Somos todos” puede ser un referente  para la movilización ciudadana. ¡Huelva también existe!  ¿Es todo esto demasiado pedir, a estas alturas y estando como estamos?  Finalmente,  incluso  trascendiendo  este  planteamiento,  Huelva  tiene  un  problema  de  imagen  (o  incluso  de  no  imagen)  exterior,  que  acaba  por  afectar  a  todos  sus  sectores  productivos.  Cabría plantear, pues, la creación de un ente gestor de la marca e imagen de Huelva.  Por último, un apunte final en este apartado sobre el aeropuerto, asunto en el que las posturas  de  los  partidos  no  han  sido  convergentes.  Estimados  colegas  de  universidad  como  los  profesores Juan Antonio Márquez y José Manuel Jurado concluyen en uno de sus trabajos al  respecto  “que  un  aeropuerto  para  la  provincia  es  necesario,  posible  y  viable”.  Afirman  que,  aparte  de  restarle  competitividad,  la  ausencia  de  aeropuerto  en  la  provincia  hace  que  ésta  aparezca, para muchas transacciones, como “un no lugar”. Una expresión para reflexionar: “un  no lugar”.  Mi reflexión al respecto es la siguiente:  ‐Es un proyecto privado, que, por tanto, parece no drenará recursos públicos. En consecuencia  es  de  esperar  que  esos  inversores  privados  estudiarán  con  todo  detalle  su  viabilidad:  no  se  trata de una inversión menor.  ‐Debe definirse si será para transporte de viajeros (pensando principalmente en el turismo) o  también  para  cargo.  Los  condicionantes  son  diferentes  si  incluye  también  transporte  de  mercancías (pensando en este caso en la distribución de nuestros productos agroalimentarios).  ‐Si  será  un  aeropuerto  con  vuelos  regulares  o  para  vuelos  chárter  (más  bien  me  inclino  por  esta última opción). 

16  


‐Y un  último  apunte  que  me  parece  el  más  importante  para  la  reflexión:  un  aeropuerto  condiciona el modelo turístico; para ser rentable requiere de un elevado número de pasajeros  y si no lo hacemos bien corremos el riesgo de que esos inversores nos lleven hacia un modelo  de  turismo  de  masas  de  escaso  valor  añadido  para  nuestra  provincia,  para  nuestra  gente.  Pienso en macro‐hoteles o resorts con todo incluido. La rentabilidad no viene necesariamente  de la mano de la cantidad, sino de la calidad. Y no es sólo económica, sino social; amén de la  sostenibilidad ambiental. Que otros no nos impongan el modelo.  Entre tanto, la activación de los aeropuertos más próximos de Faro y Sevilla (especialmente el  primero,  aunque  sea  de  otro  país)  es  una  línea  de  trabajo  inexcusable,  sabiendo  que  los  tiempos  son  más  importantes  que  las  distancias.  Faro  es  nuestro  mejor  aliado  como  aeropuerto de servicio, sobre todo para el turismo internacional.  Medio Ambiente  Los partidos no han aclarado hasta ahora sus propuestas sobre el grave problema de las balsas  de fosfoyesos de la capital, como tampoco se ha avanzado lo suficiente en las infraestructuras  hídricas  que  lleven  el    agua  superficial  a  los  regadíos  del  Condado.  Ahí  están  las  recientes  protestas y manifestaciones de los regantes.  Epílogo  Este  es  parte  de  mi  sueño,  que  me  permito  compartir  con  ustedes:  caminar  hacia  una  economía moderna y sostenible significa hacerlo hacia una economía sustentada en las clases  creativas, ya sea en el campo de la ciencia, de la técnica, del arte... Hagamos una gran apuesta  colectiva  en  nuestra  provincia  para  que  nos  conozcan  (hay  que  mejorar  nuestra  imagen  exterior) y se queden entre nosotros ofreciéndoles, además de lo que ya la madre naturaleza  nos ha dado, unas condiciones atractivas para su desempeño profesional, para desarrollar su  creatividad. Aportarán mucho valor. Abrámonos y acojámosles: cambiarán nuestra faz, nuestra 

17  


manera (aún  demasiado  localista)  de  ver  el  mundo,  nuestra  sociología.  Esta  sería  la  nueva  Huelva  del  siglo  XXI.  Talento,  Tecnología  y  Tolerancia,  tomando  la  fórmula  del  Prof.  Richard  Florida.  Pero  para  cerrar,  y  en  relación  con  ello,  tomo  unas  palabras  del  Prof.  Ramón  Tamames,  escritas en 1993 en su libro “La España alternativa”. Al final de su página 223 puede leerse lo  siguiente: “…en el modelo de trabajo en España, si podemos llamarlo así, debemos introducir  un  poco  de  calvinismo:  sentido  de  mayor  afición  al  trabajo,  de  orgullo  por  la  obra  bien  realizada,  de  búsqueda  de  la  calidad…Es,  más  bien,  una  exigencia  que  se  da  en  todo  el  desarrollo industrial de nuestro tiempo, porque sin calidad no hay cuota de mercado, y sin ella  no hay progreso. En pocas palabras: o se trabaja más (con mayor intensidad, no más horas), y  mejor (con  más preocupación por la calidad), o el futuro es desindustrialización y declive sin  paliativos”.  Ojalá no lleguemos a esa desindustrialización (otro punto candente en esta provincia) y declive  en  Huelva,  sino  que  a  partir  de  ahora  empezamos  a  remontar,  cada  uno,  como  dice  el  Prof.  Tamames,  trabajando  más  y  mejor,  asumiendo  nuestra  responsabilidad  individual  de  sacar  esta hermosa  tierra adelante. No es sólo cosa de nuestros políticos, sino de cada uno de los  que    nos  sentimos  concernidos  por  ser  onubenses  de  nacimiento  o  adopción.  Pongámonos  manos a la obra y construyamos “La Huelva alternativa”.  Nada más. Muchas gracias por su amable atención.  En Huelva, a 19 de Febrero de 2015.   

18  

Economistas 190215  

ECONOMISTAS. Colegio de Huelva. Conferencia pronunciada el 19 de Febrero de 2015.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you